Estimación del Peso Corporal por medidas zoométricas

Carne de camélidos. Alpaca. Indices zoométricos. Rendimiento de carcasa

  • Enviado por: Isaac C.
  • Idioma: castellano
  • País: Perú Perú
  • 143 páginas

publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información


INDICE

Página

SUMMARY

  • INTRODUCCIÓN

  • II. REVISIÓN BIBLIOGRAFICA

    2.1. LOS CAMELIDOS AMERICANOS

    2.1.1. ORIGEN Y EVOLUCION

    2.1.2. PALEONTOLOGÍA Y EVOLUCION DE LAS FORMAS ANCESTRALES.

    2.1.3. CLASIFICACION Y NOMENCLATURA DE LAS ESPECIES EXISTENTES.

    2.2. LA ALPACA

  • Distribución y Ecología.

  • Fenotipos.

  • Población.

  • Características generales.

  • 2.2.5. Peso corporal.

  • Producción de carne.

  • Desarrollo corporal.

  • Factores que influyen sobre el desarrollo corporal.

  • Destino de los animales de saca

  • 2.2.6. Rendimiento de carcasa.

  • Comercialización.

  • 2.2.7. Fibra de alpaca.

  • Producción de fibra.

  • Comercialización.

  • 2.2.8. Reproducción.

  • Estación sexual.

  • Celo y ovulación.

  • Pubertad.

  • Gestación.

  • Parto y puerperio.

  • 2.2.9. Manejo y control de la reproducción.

    2.3. MEDIDAS CORPORALES.

    2.4. INDICES ZOOMÉTRICOS.

    2.5. PRECISION EN LA MEDICION DEL GANADO.

    2.6. ECUACIONES DE PREDICCION.

    2.7.CORRELACIONES ENTRE MEDIDAS BIOMÉTRICAS, PESO CORPORAL Y PESO DE CARCASA.

    III. MATERIALES Y METODOS

    3.1. LUGAR Y FECHA DE EJECUCIÓN.

  • LOCALIZACIÓN

  • CONDICIONES METEOROLOGICAS

  • MANEJO Y ALIMENTACIÓN

  • Empadre.

  • Gestación y parición.

  • Destete y esquila.

  • Mortalidad.

  • Parámetros productivos y reproductivos.

  • Sanidad.

  • Alimentación.

  • DE LOS ANIMALES

  • INSTALACIONES Y EQUIPOS

  • Camal frigorífico.

  • Galpón de esquila.

  • Bernier.

  • Cinta métrica.

  • Balanzas.

  • Accesorios.

  • PROCEDIMIENTO EXPERIMENTAL.

  • Identificación y determinación de la edad.

  • Peso corporal.

  • Peso del vellón.

  • Medidas Zoométricas.

  • Peso de beneficio.

  • Peso de carcasa.

  • Rendimiento en carcasa.

  • Calificación y clasificación de carcasa.

  • Decomiso de vísceras.

  • Índices zoométricos.

  • ANÁLISIS ESTADÍSTICO

  • Modelo 1

    Modelo 2

    Modelo 3

    IV. RESULTADOS Y DISCUSIÓN

  • MEDIDAS ZOOMÉTRICAS

  • INDICES ZOOMÉTRICOS.

  • CORRELACIONES FENOTIPICAS.

  • ECUACIONES DE PREDICCION PARA PESO CORPORAL.

  • ECUACIONES DE PREDICCION PARA PESO DE CARCASA.

  • 4.6. ECUACIONES DE PREDICCION PARA RENDIMIENTO DE CARCASA.

    V. CONCLUSIONES

    VI. RECOMENDACIONES

    VII. RESUMEN

    VIII. BIBLIOGRAFÍA

    ANEXOS

    11

    15

    18

    18

    18

    20

    21

    23

    23

    24

    25

    26

    27

    27

    29

    29

    32

    33

    34

    35

    36

    36

    37

    37

    37

    38

    39

    40

    41

    42

    45

    46

    47

    48

    50

    50

    50

    51

    53

    53

    55

    55

    56

    58

    59

    60

    61

    62

    62

    63

    63

    63

    64

    64

    64

    64

    65

    65

    65

    68

    68

    68

    68

    69

    69

    70

    71

    72

    73

    74

    74

    82

    82

    86

    101

    102

    104

    107

    108

    111

    121


    LISTA DE CUADROS

    CUADRO 1. Población de alpacas por departamentos.

    CUADRO 2. Composición química de las carnes. (Porcentaje)

    CUADRO 3. Promedios de pesos vivos, vellón y longitud de mecha en alpacas Huacaya, hasta los 12 años de edad.

    CUADRO 4. Índices Zoométricos para ganado vacuno de carne

    CUADRO 5. Promedio anual de temperaturas y precipitación pluvial durante los últimos cinco años (1995 -1999)

    CUADRO 6. Empadre - Parición en alpacas Huacaya de la SAIS Tupac Amaru Ltda. N° 1.

    CUADRO 7. Principales causas de mortandad en alpacas adultas. SAIS Tupac Amaru Ltda. N° 1.

    CUADRO 8. Parámetros productivos obtenidos en la SAIS Tupac Amaru Ltda.. N° 1.

    CUADRO 9. Parámetros reproductivos logrados en la SAIS Tupac Amaru Ltda.. N° 1.

    CUADRO 10. Calendario ganadero para alpacas.

    CUADRO 11. Existencia del ganado alpacuno al 31 de diciembre de 1999.

    CUADRO 12. Distribución de los animales del experimento por edad y sexo

    CUADRO 13. Promedios y desviación estándar de las medidas biométricas, pesos y rendimientos de carcasa, peso de vellón y longitud de fibra a diferentes edades en alpacas Huacaya de la Sierra Central.

    CUADRO 14. Promedios y desviación estándar de las medidas biométricas (DL, 2D, 4D y 6D), peso y rendimiento de carcasa, peso de vellón y longitud de fibra en diferentes sexos en alpacas Huacaya de la Sierra Central.

    CUADRO 15. Promedios y desviación estándar de los índices zoométricos a diferentes edades en Alpacas Huacaya de la Sierra Central.

    CUADRO 16. Coeficientes de correlaciones fenotípicas entre las medidas corporales, peso en carcasa y rendimiento en carcasa en alpacas Huacaya de la Sierra Central. a

    CUADRO 17. Ecuaciones para predecir el peso corporal en alpacas Huacaya en la Sierra Central, de cualquier edad y sexo.

    CUADRO 18. Ecuaciones para predecir el peso corporal en alpacas Huacaya de la Sierra Central, Machos de cualquier edad.

    CUADRO 19. Ecuaciones para predecir el peso corporal en alpacas Huacaya de la Sierra Central, hembras de cualquier edad.

    CUADRO N° 20. Ecuaciones para predecir el peso corporal en alpacas Huacaya de la Sierra Central, Boca llena de cualquier sexo.

    CUADRO 21. Ecuaciones para predecir el peso corporal en alpacas Huacaya de la Sierra Central, cuatro dientes permanentes cualquier sexo.

    CUADRO 22. Ecuaciones para predecir el peso corporal en alpacas Huacaya de la Sierra Central, Dos dientes permanentes de cualquier sexo.

    CUADRO 23. Ecuaciones para predecir el peso corporal en alpacas Huacaya de la Sierra Central, Dientes de leche de cualquier sexo.

    25

    28

    31

    45

    52

    54

    56

    58

    58

    59

    61

    62

    77

    81

    83

    85

    87

    90

    92

    95

    97

    99

    100

    LISTA DE FOTOGRAFIAS

    Foto 1. :

    PA = PERIMETRO ABDOMINAL

    AA = ALTURA ABDOMINAL

    AC = ALTURA A LA CRUZ

    Foto 2.:

    PT = PERIMETRO TORAXICO

    LG = LONGITUD DE GRUPA

    AT = ALTURA TORAXICA

    LC = LONGITUD DE CUERPO

    Foto 3.:

    ANT = ANCHO DE TORAX

    ANC = ANCHO DEL COSTILLAR

    ANG = ANCHO DE GRUPA

    66

    67

    67

    LISTA DE ANEXOS

    CUADRO I. Ecuaciones para predecir el peso de carcasa en alpacas Huacaya de la Sierra Central, cualquier edad y sexo.

    CUADRO II. Ecuaciones para predecir el peso de carcasa en alpacas Huacaya de la Sierra Central, machos de cualquier edad.

    CUADRO III. Ecuaciones para predecir el peso de carcasa en alpacas Huacaya de la Sierra Central, hembras de cualquier edad.

    CUADRO IV. Ecuaciones para predecir el peso de carcasa en alpacas Huacaya de la Sierra Central, boca llena de cualquier sexo.

    CUADRO V. Ecuaciones para predecir el peso de carcasa en alpacas Huacaya de la Sierra Central, cuatro dientes permanentes de cualquier sexo.

    CUADRO VI. Ecuaciones para predecir el peso de carcasa en alpacas Huacaya de la Sierra Central, dos dientes permanentes de cualquier sexo.

    CUADRO VII. Ecuaciones para predecir el peso de carcasa en alpacas Huacaya de la Sierra Central, dientes de leche de cualquier sexo.

    CUADRO VIII. Ecuaciones para predecir el rendimiento en carcasa en alpacas Huacaya de la Sierra Central, cualquier edad y sexo.

    CUADRO IX. Ecuaciones para predecir el rendimiento en carcasa en alpacas Huacaya de la Sierra Central, machos de cualquier edad.

    CUADRO X. Ecuaciones para predecir el rendimiento en carcasa en alpacas Huacaya de la Sierra Central, hembras de cualquier edad.

    CUADRO XI. Ecuaciones para predecir el rendimiento en carcasa en alpacas Huacaya de la Sierra Central, boca llena de cualquier sexo.

    CUADRO XII. Ecuaciones para predecir el rendimiento en carcasa en alpacas Huacaya de la Sierra Central, cuatro dientes permanentes de cualquier sexo.

    CUADRO XIII. Ecuaciones para predecir el rendimiento en carcasa en alpacas Huacaya de la Sierra Central, 2 dientes permanentes de cualquier sexo.

    CUADRO XIV Ecuaciones para predecir el rendimiento en carcasa en alpacas Huacaya de la Sierra Central, dientes de leche de cualquier sexo.

    CUADRO XV. Modelo de dos variables PT y LC.

    CUADRO XVI. Modelos de dos variables PT y ANC.

    CUADRO XVII. Verificación de las ecuaciones de predicción para conocer su precisión

    CUADRO XVIII. Verificación de las ecuaciones de predicción para conocer su precisión

    122

    124

    126

    128

    130

    131

    132

    133

    134

    135

    136

    138

    139

    141

    142

    143

    144

    145


    SUMMARY

    The present investigation was carried out in the Agricultural Society of Social Interest Tupac Amaru Ltda. N° 1, Located in the Department of Junín, county of Jauja, district of Canchayllo, between 4,100 and 4,800 m.s.n.m., with an annual precipitation of 900 mm., with an annual temperature of 10.63 °C and with a relative humidity of 60%; with the purpose of (1) to calculate the characteristic productive: meat and fiber of a flock of alpacas Huacaya; (2) to analyze the variations of the measures animal, in function to the age would and sex; (3) with the measures animal, corporal weight and weigh of the carcass, to calculate their correlations phenotypic; and (4) starting from the measures animal, to establish equations to estimate the corporal weight classified by age and sex.

    740 alpacas Huacaya was chosen at random (361 males and 379 females) of different ages you would and coming from the production units Cochas and Pucará, which were identified with metallic earrings or plastic.

    The population characteristic animal showed a general average of:

    Perimeter toraxic 88,13 ± 4,54 cm.; abdominal perimeter 78,60 ± 5,99 cm.; long of the body 77,13 ± 3,55 cm.; wide toraxic 21,29 ± 1.71 cm.; wide of the riber 24,84 ± 1,59 cm.; wide of croup 20,41 ± 1,50 cm.; height to the cross 84,22 ± 2,98 cm.; height of the thorax 33,84 ± 1,58 cm.; croup longitude 22,84 ± 1.25 cm. and height of the abdomen 29,38 ± 2.52 cm. The results confirm that these animals are narrow of thorax and of stomach agalgado, conformation that they present some wild herbivores as the vicuña. Mostly the variables spread to be increased as the age advances. Between males and females all the measures don't almost show difference significant statistic (P <0.01); that which confirms that the sexual dimorphism in this species is imperceptible.

    Live weight averages were: 46,89 ± 4,89 KG. for the 740 animals; 46,47 ± 4,87 KG. for the males and 47,31 ± 4,90 Kg. for the females, not being different statistically (P <0.01), due possibly to that the females in reproductive age were between the tenth and one tenth month of gestation.

    The general averages for the weight and yield of the carcass, were 24,44 ± 2,51 kg. and 51,03 ± 0,18% respectively. In this last case, the SAIS Tupac Amaru considers to the carcass without neck, the one which this included in the viscera.

    Also, the general averages of the index opposing zoométricos, were:

    compactibility 3,53 ± 1,56; toraxic 62,77 ± 4,01; anamorphosis 91,89 ± 7,79; corporal 87,55 ± 4,14 and pelvic 88,80 ± 5,67 respectively, demonstrating us that the alpacas Huacaya doesn't have the phenotype of meat animal.

    In the correlations a high, positive and significant association was observed (P <0.01). The corporal weight with the measures biometric was positively correlated (P <0.01); on the other hand, the yield of the carcass showed negative correlations with the measures animal.

    Prediction equations were developed by the procedures of R2 maximum and regression stepwise. The pattern to predict the corporal weight that includes the variable PT, LC, ANC and AC a R2 0,87 took place for any age and sex. The corporal weight was estimated in a sample of 40 animals of different age and sex, using the models of two variable PT and ANC, also, PT and LC.

    It was found that the dear and observed corporal weight, they were highly correlated (R = 0,97 and 0.96 respectively) and they were not statistically different (P <0.0001) according to the test t.

    The equations for the prediction of the weight of the carcass starting from the measures biometric reach values of R2 from 0,81 up to 0,91; with 1 and 5 variables respectively, for alpacas of any age and sex.

    The equations to predict the carcass yield, for the models selected for any age and sex, reflected low values of R2, varying of 0,47 for the pattern of a variable, up to 0,64 for the pattern of four variables.

    They were also equations for each age and sex that in general, they show a similar tendency.

    The results suggested us that, the corporal weight, weigh of the carcass and yield of the carcass, they can be estimated starting from the corporal measures, with certain accuracy and precision to the alpaca Huacaya of the Central Sierra from the Peru.

    I. INTRODUCCIÓN

    Los datos históricos de la alpaca están íntimamente ligados a la historia del Perú, específicamente a la época incaica, permitiéndonos conocer la existencia de ellos desde los primeros tiempos. Los siglos XI y XII fueron cuando la ganadería alpacuna alcanzó su más grande apogeo, dándose en ese entonces mas importancia a la fibra que a la carne.

    Con la conquista española, en la colonia y en la república se acentuó la explotación de la alpaca como un animal para fibra, por su finura y fué desechado como productor de carne. Sin embargo, el consumo de carne de alpaca en las comunidades siempre se mantuvo.

    Los estudios de la alpaca se han centrado en la producción de fibra, considerándolo como un animal rústico por el consumo de pastos duros y fibrosos que regulan su crecimiento dentario.

    Las investigaciones han determinado que el afinamiento de la fibra por efectos de la altura y de la alimentación con pastos naturales es falso. Puede ser el resultado de un régimen nutricional pobre. La finura de la fibra también puede lograrse a través del proceso de selección, aun con una sobrealimentación que favorecería a un mayor incremento del peso corporal y por consiguiente a la producción de carne y a un mayor peso del vellón.

    La producción de alpacas es una actividad de suma importancia socioeconómica para el Perú. La capacidad de su adaptación a las grandes alturas, a permitido utilizar estas áreas de pastos naturales, que de otra manera seria desperdiciada porque no es posible la explotación de otras especies, por las condiciones adversas asociadas con este ecosistema.

    La alpaca, es un buen productor de carne en estas áreas, por lo que se hace necesario el estudio de su mejora genética como animal carnicero. Uno de los problemas en el campo, es la estimación del peso vivo de los animales, que se hace en forma muy rústica e inexacta, por lo que la estimación del peso corporal con base técnica y científica, mejorará la producción y otorgará un justiprecio para el criador alpaquero, lo que se hace impostergable.

    En el Perú se han realizado pocos trabajos sobre la estimación del peso vivo en los animales domésticos y en los casos estudiados el perímetro toráxico ha sido considerado como la medida que más se ajusta para estimar el peso corporal. Se carece de información sobre si otras medidas corporales pueden predecir el peso de carcasa o incrementar la precisión de la estimación.

    Por estas razones, se dio inicio al presente estudio para determinar la relación entre diez medidas Zoométricas: Perímetro toráxico (PT), Perímetro abdominal (PA), Ancho del Costillar (ANC), Longitud del cuerpo (LC), Ancho Toráxico (ANT), Ancho de la grupa (ANG), Altura a la cruz (AC), Altura toráxico (AT), Altura abdominal (AA), y Longitud de grupa (LG); con el peso corporal, peso de carcasa, rendimiento de carcasa.

    Los objetivos del presente estudio, son: (1) Calcular las principales características productivas: carne y fibra de un rebaño de alpacas Huacaya; (2) Analizar las variaciones de las medidas zoométricas, en función a la edad dentaria y sexo, como medio para contribuir a la caracterización de la alpaca Huacaya en condiciones de Sierra Central; (3) Con las medidas Zoométricas, Peso corporal y Peso de carcasa, calcular sus correlaciones fenotípicas, y (4) A partir de las medidas zoométricas, establecer ecuaciones para estimar peso corporal clasificado por edad dentaria y sexo.

    II. REVISIÓN BIBLIOGRAFICA

    2.1. LOS CAMELIDOS AMERICANOS

    2.1.1. ORIGEN Y EVOLUCION

    Los camélidos americanos y los del viejo mundo se clasifican taxonómicamente en el orden Artiodactyla, suborden Tylópoda y familia Camelidae. Al nivel de tribu se dividen en Lamini y Camelini.

    A nivel del genero en Lama y Vicugna para los del nuevo mundo y Camelus para los del viejo mundo (Wheeler, 1988).

    Ambas tribus exhiben procesos básicos de rumia, pero se diferencian del suborden Pécora (rumiantes), por la morfología del estomago que presenta tres compartimientos.

    Otras características diferenciales y únicas, son: ausencia de cuernos, presencia de caninos separados de los premolares por diastema, anatómicamente las piernas traseras les permite descansar sobre el vientre con las rodillas dobladas y los garrones hacia atrás, además la presencia de una almohadilla digital en lugar de cascos (Wheeler, 1988).

    Ambas tribus se originaron en América del Norte, durante el Plioceno. Al final de éste periodo, hace tres millones de años, los Camelini migraron al Asia y los Lamini a América del Sur. (Wheeler, 1988).

    Actualmente existen seis especies:

    En el nuevo mundo:

    Llama (Lama glama. Linnaeus, 1758)

    Alpaca (Lama pacos Linnaeus, 1758 ó Vicugna pacos. Linnaeus, 1758)

    Guanaco (Lama guanicoe. Müller, 1776)

    y Vicuña (Lama vicugna. Molina, 1782. o Vicugna vicugna.(Molina), Miller, 1924).

    En el viejo mundo:

    Dromedario (Camelus dromedarius. Linneaus, 1758)

    y el Bactriano (Camelus bactrianus. Linneaus, 1758)

    (Wheeler, 1988).

    Las formulas dentarias en los camélidos americanos son:

    I1/3, C1/1, P1-2/1-2, M3/3 =28 -32 en adultos.

    Id1/3, Cd1/1, Pd1-2/2-3 = 18 -22 en nonatos. (Wheeler, 1988).

    Otras características comunes de los camélidos son la presencia de glándulas metatarsianas, labio leporino, organización social polígama, utilización de estercolero, ausencia de significante dimorfismo sexual y ovulación inducida con una sola cría.

    Las cuatro especies del nuevo mundo tienen el mismo cariotipo, pudiendo cruzarse entre ellos y producir crías fértiles. Esta cualidad de estas especies, no han sido utilizados en la mejora genética (Flores, A. 2000).

    2.1.2. PALEONTOLOGÍA Y EVOLUCION DE LAS FORMAS ANCESTRALES.

    La tribu Lamini, representada por fósiles del genero Plianchenia, tuvo su origen en los grandes llanos de América del norte, hace de 9 a 11 millones de años.

    Este genero dio origen a Alforjas (10 - 4.5 millones de años) (Harrison, 1979) y Hemiauchenia (10 - 0.1 millones de años) (Webb, 1974).

    En esta misma zona geográfica, Alforjas y sus descendientes Camelops (4.5 - 0.1 millones de años) tuvieron una distribución netamente norteamericana (Harrison, 1979 y Webb, 1965 - 1974).

    En contraste, algunos Hemiauchenia se desplazaron a América del Sur, al final del Plioceno o comienzo del Pleistoceno, hace aproximadamente 3 millones de años, para un millón de años después, dar orígen a los géneros Lama y Vicugna (Webb, 1974).

    Al final del Pleistoceno, hace 10 a 12 mil años, Camelops y Hemiauchenia desaparecieron, quedando Lama y Vicugna como los únicos sobrevivientes de la tribu Lamini.

    2.1.3. CLASIFICACION Y NOMENCLATURA DE LAS ESPECIES EXISTENTES.

    Existe confusión en la literatura sobre la clasificación sistemática de los camélidos americanos.

    A nivel de genero, muchos autores todavía utilizan incorrectamente Auchenia Illiger, 1811 (Wheeler, 1988), mientras otros ignoran Vicugna Miller, 1924. Algunos autores difícilmente aceptan Vicugna Miller 1924, porque en este genero existe una sola especie, Vicugna vicugna (Molina) Miller, 1924. Además, tiene el mismo cariotipo (2n = 70) que los otros camélidos americanos, pudiéndose cruzar y producir híbridos fértiles en las otras tres especies (Fernández, 1971).

    La creación del genero Vicugna propuesta por Miller en 1924, esta basado en el estudio de un número muy limitado de incisivos del guanaco y vicuña, sin haber incluido muestras de llama, alpaca o híbridos.

    Miller encontró que los incisivos de la vicuña exhibían características morfológicas excepcionales dentro de los ungulados, pues no forman raíces. Son de forma alongada, semejante a los roedores y el esmalte cubre solo la superficie labial. En cambio los incisivos del guanaco son de forma espatulada, con raíces cerradas y posee una corona cubierta de esmalte.

    Es evidente que las características peculiares de los incisivos de la vicuña, justifican la creación de un nuevo genero.(Wheeler, 1984)

    Desgraciadamente el estudio de Miller fue incompleto, pues al no considerar los incisivos de la llama y la alpaca, deja a estas especies junto con el guanaco en el género Lama; considerándose por tanto, que ambas especies son descendientes del guanaco.

    Sin embargo los incisivos de la alpaca son semejantes a las de la vicuña y los de la llama se asemejan a las del guanaco, (Wheeler, 1984, 1988).

    Basados en estas informaciones, la clasificación taxonómica de los 4 camélidos americanos, podría ser la siguiente:

    Genero : Lama Cuvier, 1800

    Lama guanicoe: Müller, 1776 o guanaco silvestre.

    Lama glama. Linnaeus, 1758 o llama doméstica.

    Genero Vicugna: (Molina) Miller, 1924.

    Vicugna vicugna (Molina) Miller, 1924 o vicuña silvestre.

    Vicugna pacos Linnaeus, 1758 o Lama pacos Linnaeus, 1758. o alpaca domestica.

    Se requiere de estudios morfológicos y bioquímicos adicionales para darle validez a esta clasificación; pero, los restos ósteoarqueológicos procedentes de sitios ocupados hace 6 mil años, cuando se inicia la domesticación, aportan evidencias de que la alpaca es la vicuña domesticada, y la llama el guanaco domesticado. (Wheeler, 1984 y 1988)

    2.1.4. LA ALPACA

    (Vicugna pacos, Linnaeus, 1758 o Lama pacos, Linnaeus 1758)

    De los camélidos domésticos es la especie más pequeña en ciertos aspectos morfológicos y organización social, se asemeja en extremo a su probable antecesor, la vicuña.

  • Distribución y Ecología.

  • La domesticación de la alpaca fue hace 6 mil años en las punas centrales del Perú. (Wheeler, 1984, 1988). Su crianza se desarrolló en los valles interandinos, hace aproximadamente 3,800 años, según evidencias procedentes de sitios arqueológicos de Kotosh, Huanuco (Wing, 1972) y Cajamarca (Shimada, 1985).

    Es probable también que se haya extendido hacia la costa norte (Shimada y Shimada, 1985) y costa sur del Perú (Wheeler 1988) hace 900 a 1000 años.

    A consecuencia de la invasión española, las alpacas fueron diezmadas y desplazadas de la costa y valles interandinos, hacia los alto andes, donde se encuentran hasta hoy. (Flores, 1988)

    Actualmente están distribuidos desde Cajamarca en el Perú, hasta el lago Poopo en Bolivia, pudiéndose encontrar en pequeñas cantidades en el norte de Chile y noroeste de Argentina.

  • Fenotipos

  • Por un periodo de aproximadamente de 3 mil años (Wheeler, 1984), la alpaca fue seleccionada para producir fibra, dando origen a los fenotipos Huacaya y Suri.

    En el incanato, dado el extremo control ejercido sobre la reproducción es probable que estos tipos sean la herencia de razas antiguas que han perdido su integridad a consecuencia de la conquista española. (Murra, 1975)

    El 90% de la población de alpacas están constituidos por Huacayas, que se caracterizan por un abundante crecimiento de fibra que los cubre el cuerpo, piernas, cuello, frente y mejilla de la cara, formando un copete que les cubre los ojos. La cara y pata están cubiertas por pelos cortos. La fibra es rizada, dando al animal una apariencia esponjosa semejante al ovino Corriedale. El crecimiento anual de la fibra es de 9 a 12 cms. De longitud con una densidad folicular promedio de 15,93 por mm2. (Villarroel, 1963)

    En cambio la fibra de la Suri es ligeramente ondulada, más sedosa, lacia y de mayor crecimiento longitudinal (11 a 20 cms), con una densidad folicular promedio de 17,29 por mm2. La distribución corporal de la fibra en el cuerpo de la Suri es la misma que en la Huacaya, pero debido a su estructura, desde la línea media cae a ambos lados del cuerpo, dando la apariencia de un ovino Lincoln. (Villarroel, 1963)

  • Población.

  • El 89 % de la población de Alpacas en el mundo, están localizados en el Perú y el 10 % en Bolivia. Durante los últimos años, la población de alpacas ha sufrido altibajos considerables, disminuyendo de 3 293,000 (1967) a 2 510,912 (1986) e incrementándose a 2 720,995 (1993).

    CUADRO 1. Población de alpacas por departamentos.

    Tumbes

    ------------

    Piura

    ------------

    Lambayeque

    ------------

    La libertad

    5,000

    Ancash

    4,800

    Lima

    29,501

    Ica

    --------

    Arequipa

    232,000

    Moquegua

    48,000

    Tacna

    29,500

    Cajamarca

    6,784

    Amazonas

    --------

    San Martín

    --------

    Huanuco

    2,750

    Pasco

    13,770

    Junin

    14,200

    Huancavelica

    172,240

    Ayacucho

    132,540

    Apurimac

    169,000

    Cuzco

    247,000

    Puno

    1 613,910

    Loreto

    ---------

    Ucayali

    ---------

    Madre de Dios

    ---------

    TOTAL

    2 720,995

    Fuente: III Censo Nacional Agropecuario. 1994

  • Características generales.

  • En los rebaños compuestos por machos y hembras, los primeros tratan de establecer dominio sobre las segundas, demostrando así el típico comportamiento polígamo territorial de la vicuña (Fernández Baca y Novoa 1968). En general, los sistemas de crianza de alpacas empleados en las áreas alto andinas, están diseñados para modificar su comportamiento.

    La alpaca tiene un periodo de gestación que varia de 342 a 345 días y el peso de las crías al nacer también varia de 6 a 7 kilos (Novoa, 1991).

    En su alimentación, la alpaca escoge las especies y partes de la planta más suculenta y tiene preferencia por las herbáceas. Durante la estación seca el consumo de gramíneas cortas representan del 29 al 38% de su alimentación y el de las herbáceos el 35% (San Martín, 1991).

    La mortalidad anual de crías puede llegar a 70% durante los primeros meses de vida. La gran parte de estas muertes están asociados a los brotes de enterotoxemia causado por el Clostridium perfringens tipo A. (Ramírez, 1991) Los brotes epizoóticos de esta enfermedad dependen de la existencia de condiciones medioambientales que faciliten la esporulación de la bacteria. En los andes, estos brotes están asociados al uso de corrales sucios durante la época lluviosa, que coinciden con la parición.

    La información obtenida del estudio de la fauna en Telarmachay (170 Kms. al nor-este de Lima, Departamento de Junín), indican que enfermedades como la enterotoxemia se han originado y evolucionado como parte del proceso de domesticación de la alpaca, hace 6 mil años. (Wheeler, 1991)

    2.1.5. PESO CORPORAL.

    Entre los principales productos que se obtiene de la alpaca, la carne tiene especial importancia (Flores J., A. 1988).

    El poblador alto andino tiene como única Fuente proteínica confiable para su alimentación, la carne de los camélidos; porque los ovinos y vacunos no tienen posibilidad de explotarse económicamente a mas de 4,000 m.s.n.m.

    No se conoce efectivamente la cantidad de carne fresca o charqui que se obtiene anualmente de la saca de estos animales. Las cifras que registran las entidades del estado son aproximaciones únicamente; necesitándose aunar esfuerzos para conocer como este recurso beneficia a la economía del campesino.

  • Producción de carne.

  • La carne de los camélidos se produce y consume en América del Sur, desde tiempos inmemoriales. El Cuadro 2, nos muestra la composición de las carnes de diferentes especies. La alpaca tiene 71.8% de agua, 21.8% de proteína, 4,13 de grasa y 1.3% de cenizas (Téllez, 1988).

    CUADRO 2. Composición química de las carnes.

    (Porcentaje)

    Especie

    Agua

    Proteína

    Grasa

    Ceniza

    Bovino

    72,01

    21,01

    4,84

    0,94

    Ovino

    72,24

    18,91

    6,53

    2,16

    Porcino

    59,18

    19,37

    20,06

    0,79

    Caprino

    73,80

    20,65

    4,30

    1,25

    Caballo

    75,00

    20,60

    2,70

    1,00

    Cuy

    77,50

    19,50

    1,60

    1,40

    Ballena

    72,04

    21,87

    3,76

    1,31

    Pato

    70,07

    19,60

    7,85

    1,47

    Pavo

    70,04

    22,16

    5,22

    1,37

    Alpaca

    71,80

    21,80

    4,13

    1,30

    Llama

    69,17

    24,82

    3,69

    1,44

    Vicuña

    71,92

    23,04

    2,22

    1,45

    Fuente: Producción y mercadeo de carne de Llama y Alpaca. (Téllez, 1988)

    Las investigaciones de Belón y Clavo, (1968) encontraron que la proteína alcanza en promedio 20,3% la del agua 75.8%, la grasa a 1,33% y la de cenizas a 1,09%. No se encontró diferencias importantes para raza, sexo y edad para las características mencionadas.

  • Desarrollo corporal.

  • Bustinza et al., (1985), indican que la alpaca desarrolla aceleradamente hasta los 29 meses de edad, para luego hacerlo lentamente hasta los 40 meses.

    La cría nace con 9 Kg. Crece rápidamente y al destete (8-9 meses) alcanza 29 Kg. Este peso aumenta hasta 54 Kg. a la edad de 3 años. A partir de esta edad los incrementos son menores, hasta la edad de 6 años, momento en que pesan 65 Kg. En casos aislados, se ha informado que reproductores machos y adultos pueden llegar a 72 Kg. (Avila y Rojas, 1979)

    Sato et al., (1987) mencionan que las alpacas hembras alcanzan su máximo desarrollo a los seis años de edad y la evolución de peso corporal es independiente del sexo y variedad.

    En otro estudio realizado por Bustinza et al., (1988), informa que el 50% del peso vivo máximo que alcanzan las alpacas, se produce a los nueve meses de edad, el 28% el segundo año, el 17% el tercer año y el resto durante los dos años siguientes. A partir de los 13 años se produce un descenso lento.

  • Factores que influyen sobre el desarrollo corporal.

  • Bustinza et al., (1988), también estudió sobre los factores que tienen influencia sobre el peso corporal y pudieron observar que hasta el año de edad no existe diferencia marcada entre sexos; pero, al año y medio se nota que los machos pesan mas que las hembras, inclusive los castrados. A los dos años se mantiene esta diferencia y a la edad adulta, los machos pesan mas que las hembras.

    Al estudiarse el color del vellón y su influencia sobre el peso vivo de las alpacas, se determino que el primer año de vida los animales de colores pesaban mas que los blancos, el segundo año no hay diferencias, y a la edad adulta, los blancos pesan mas que los de color (Calderón y Fernández Baca 1972; Gamarra et al., 1986).

    Otro factor observado fue las condiciones ecológicas y se pudo determinar que en las mejores condiciones ambientales, el desarrollo corporal fue mayor. (Flores et al., 1986)

    Finalmente, el nivel tecnológico también tuvo influencia positiva sobre el mayor peso vivo promedio (Bryant et al., 1989).

    En el CUADRO 3 se presentan los promedios de pesos vivos, vellón y longitud de mecha en alpacas Huacaya hasta la edad de 12 años, en el departamento de Puno. (Condorena, 1985)

    CUADRO 3. Promedios de pesos vivos, vellón y longitud de mecha en alpacas Huacaya, hasta los 12 años de edad.

    INTERVALO EN AÑOS

    SEXO

    PESO VIVO

    Kg.

    PESO VELLON Kg.

    LONGITUD MECHA cms.

    0 - 1

    M

    27,3

    1,3

    12,6

    H

    28,2

    1,2

    12,3

    1 - 2

    M

    40,6

    1,7

    12,7

    H

    47,2

    1,7

    12,4

    2 - 3

    M

    51,1

    2,2

    11,7

    H

    54,6

    1,9

    10,5

    3 - 4

    M

    58,9

    2,6

    11,7

    H

    58,0

    1,7

    10,5

    4 - 5

    M

    62,0

    2,6

    11,2

    H

    58,8

    1,8

    9,6

    5 - 6

    M

    62,5

    2,5

    11,2

    H

    61,7

    1,7

    9,6

    6 - 7

    M

    63,9

    2,5

    10,4

    H

    64,1

    1,7

    8,9

    7 - 8

    M

    63,9

    2,5

    10,4

    H

    64,1

    1,7

    8,9

    8 - 9

    M

    63,6

    2,6

    H

    64,9

    1,6

    8,9

    9 - 10

    M

    64,9

    2,8

    H

    65,9

    1,6

    10 - 11

    M

    H

    64,8

    1,6

    11 - 12

    M

    H

    64,6

    1,6

    Fuente: Condorena (1985).

  • Destino de los animales de saca

  • En las comunidades campesinas, las ventas los realiza el jefe de familia; pero, la que selecciona los animales es la esposa, como responsable del manejo y conocedora del hato.

    Durante el año puede ejecutarse una saca normal y otra forzada. La normal se realiza al final de las lluvias (marzo a julio) coincidiendo con el inicio de la escasez de pastos y cuando los animales se encuentran en buena condición de carnes. En estas sacas, las mejores alpacas se venden en pie y al mejor precio, y el resto se beneficia para ofrecerlos como carne fresca o elaborar charqui. Las sacas forzadas se realizan en cualquier época del año, para solucionar las necesidades de la familia (Téllez, 1996).

    La carne seca o charqui se destina para el trueque o autoconsumo (Casaverde, 1988; Mamani, 1988).

    En las empresas organizadas también se programan las sacas normales, las forzadas y previa licitación. La normal se realiza inmediatamente después de la esquila, en los meses de diciembre con la finalidad de disponer de canchas descansadas para la parición que justamente se inicia en estos meses. La forzada se produce durante el inicio de la época seca o cualquier mes del año, cuando la empresa requiere de ingresos económicos urgentes. Las ventas se realizan en pie o beneficiado, dependiendo del acuerdo suscitado entre el productor y el comprador (Santiago, 1999).

    2.1.6. RENDIMIENTO DE CARCASA

    En alpacas el rendimiento promedio de la carcasa es superior al 50%. Factores como la edad y el peso corporal parecen influir sobre el rendimiento de carcasa, aunque la información al respecto es escasa (Téllez, 1996).

    Bustinza et al., (1975) estudiaron 150 alpacas Huacaya de 2 a 6 años de edad (50 machos enteros, 50 machos castrados y 50 hembras), encontraron que los machos enteros de 4 años de edad tenían el mas alto rendimiento de carcasa; pero en machos castrados y hembras, esto ocurría cuando tenían 3 años de edad.

    Los rendimientos de carcasa de acuerdo al sexo, edad y estado fisiológico, oscilan entre 43 y 60%, con un promedio cercano al 56% en alpacas criadas en praderas y engordadas intensivamente durante 8 semanas en la costa central del Perú (Soto, 1989).

    Calderón y Fernández Baca (1972) trabajando con Huacaya y Suri no encontraron diferencia significativa en cuanto al rendimiento de carcasa.

    El rendimiento porcentual de carne es mayor que en otras especies. Tiene cifras menores a los 2 y 6 años (56.2%) y cifras altas a las edades de 3 y 4 años (59.5%) (Avila y Rojas, 1979).

    Tapia (1965), trabajando con hembras adultas de descarte encontró un rendimiento de carcasa de 53.5%. De igual manera Téllez (1988) trabajando con hembras y machos adultos de deshecho y carcasas con 24 horas de oreo, encontró un rendimiento de 54.0%.

    Debemos mencionar también las investigaciones de Ampuero y Alarcón (1988), quienes trabajando con machos de 1.5 y 1.6 años de edad, encontraron rendimientos de carcasa de 52,9 y 51,5% respectivamente.

  • Comercialización.

  • En las comunidades campesinas alto andinas, la venta de la carne puede hacerse directamente del productor al consumidor. También el comunero puede venderle a los comerciantes rescatistas; estos, efectúan la compra al contado o pueden dar adelantos en dinero o productos alimenticios, cuando los productores solicitan en casos de emergencia (Tenicela, 1988).

    Si se trata de ganado en pie, el rescatista forma el precio de acuerdo a la oferta y la demanda presente. Si es carne fresca, clasifica la carcasa en primera, segunda y tercera. El precio varia de 15 a 30% entre una y otra calidad.

    En las empresas organizadas, las ventas tanto de ganado en pie como carne se hacen por licitación y se otorga la buena pro, a quien ofrece mayor precio.

    Actualmente, las carcasas obtenidas en los camales se clasifican en primera, segunda y tercera, de acuerdo a la apariencia.

    En cambio, los intermediarios clasifican en primeras o “riñón tapado” (gorda, color claro y buen aspecto sanitario) segunda o “medio riñón” (regularmente gorda, buen color y aspecto sanitario) y tercera (flaca, aspecto gelatinoso, color oscuro y aspecto sanitario dudoso) (Tenicela, 1988).

    Existen varias propuestas para clasificar la carne de alpacas, llamas e híbridos (ITINTEC, 1977; Reglamento tecnológico de carnes, D.S. 22-95-AG ).

    Un sistema de comercialización y fijación de precios, de acuerdo a la calidad de carcasa, podría constituirse en una valiosa herramienta para estimular la crianza de camélidos (Turin, 1998).

    Cuando la alpacas son beneficiados en los camales, las vísceras, patas y cabeza se venden como menudencia en un solo conjunto. Los cueros se venden por unidad, esquilados o sin esquilar (Tenicela, 1988).

    2.1.7. FIBRA DE ALPACA

    Hasta la Reforma Agraria que se inicio con el D.L.17716 (24-06-69), en el país se había desarrollado una crianza mejorada, en una minoría de alpacas, las que fueron expropiadas o adjudicadas a los campesinos, agrupados en empresas colectivas, como: SAIS, Cooperativas Agrarias de Producción, etc., muchas de las cuales se han desintegrado y unas cuantas se encuentran en un proceso lento decaimiento.

    En el país, el 90% de camélidos americanos está representado por alpacas y llamas, y mayormente se encuentran en manos de comunidades campesinas, donde los criadores solo subsisten; constituyendo estas especies Fuentes de trabajo para un considerable sector de la población alto andina y donde la producción primaria y la utilización de la fibra merecen la asistencia técnica de las instituciones del estado; de lo contrario, la decadencia en el que se encuentran se agravará.

  • Producción de fibra

  • El Perú produce aproximadamente 3,000 TM de fibra bruta de alpaca, la mayor producción del mundo, sin embargo, los criadores no se benefician de buenos precios, que dependen de un sistema de comercialización que tienen muchos intermediarios.

    La producción de fibra se inicia con la esquila que puede ser muy rudimentaria con cuchillo, vidrio, etc; o con esquiladoras. Se realiza entre octubre - diciembre o de enero - abril.

  • Comercialización

  • En el caso de los criadores alpaqueros, se inicia con los rescatistas o compradores que van a las comunidades y termina en las empresas que las exportan.

    El valor depende del color, la finura, el brillo, suavidad y longitud en cm. Se prefiere el color blanco y finura hasta 28 micras. Los que no pueden ser comercializados se utiliza artesanalmente combinado con la fibra de llama.

    2.1.8. REPRODUCCIÓN

    La reproducción sexual requiere que las hembras y machos, sean sanos, capaces de producir descendencia viable. Es el punto de partida de la producción de carne. Por ello es importante conocer los factores que inciden en una reproducción eficiente.

  • Estación sexual.

  • La parición coincide con la estación lluviosa (diciembre - marzo), con buena disponibilidad de alimento y temperatura medio ambiental (Fernández Baca y col, 1972). También observaron que la conducta sexual fue similar a lo largo del año; pero la taza ovulatoria disminuyó a partir de agosto, principalmente en hembras vírgenes probablemente debido a una menor disponibilidad de forrajes.

    Donde las hembras se mantienen con los machos durante todo el año, la parición se circunscribe a la estación lluviosa y considerando la gestación de alpacas (342 - 345 días), los servicios son restringidos a dicha estación. Los estudios también han demostrado que la asociación continua entre hembras y machos por más 15 días, ejerce un efecto inhibidor sobre la actividad sexual de los machos. (Fernández Baca et al., 1962).

  • Celo y ovulación

  • La alpaca no tiene celo cíclico como otras especies. Por ejemplo, las ovejas muestran periodos de celo cada 16.5 días (de 24 a 48 horas de duración), la alpaca exhibe celo continuo.

    En efecto, las hembras permanecen receptivas al macho con periodos cortos de no-aceptación no mayores a 48 horas.

    La ovulación es inducida y ocurre 26 horas post cópula San Martín y Col (1968). También pude ser inducida mediante inyecciones de HCG, DLH de factores de liberación de gonadotropinas (GnRH) (Sumar y Bravo, 1981).

    En la alpaca continúa el celo después de la cópula por un período variable. Aunque no se tiene una interpretación clara de esta conducta, es probable que las hembras que fallan en ovular inicialmente, continúan en celo hasta recibir el estímulo capaz de inducir la ovulación; por otro lado, una vez ocurrida la ruptura folicular, la hembra permanece en celo mientras transcurra un tiempo (de 4 a 5 días) necesarios para que el cuerpo lúteo inicie su actividad secretora.

    En las hembras preñadas, el tamaño y la activad del cuerpo lúteo alcanzado el día 8 permanecen estables. (Fernández Baca y col, 1970)

    C. Pubertad.

    En la mayoría de las explotaciones, las hembras son empadradas a los 2 años de edad y la tasa media de natalidad es alrededor del 50%; solo la mitad tienen la primera cría a los 3 años de edad y el resto a los 4 años o más.

    Varios estudios han demostrado que la alpaca al año de edad muestra una conducta sexual similar observada en hembras de 2 o más años de edad (Fernández Baca 1971, Novoa et al., 1972). Estos resultados en condiciones prácticas demuestran la pérdida innecesaria del potencial reproductivo en aquellas explotaciones alpaqueras que esperan 2 años de edad para empadrar a sus animales y en consecuencia una cría adicional.

    En otras especies domésticas, la pubertad está relacionada más con el peso corporal que con la edad. Los niveles nutricionales modifican la edad de la pubertad, adelantándola o retrasándola según la disponibilidad alimenticia. Las investigaciones han comprobado que las hembras que alcanzan el 60% (33 Kg.) de su peso adulto se reproducen sin problemas.

    En los machos la pubertad es más tardía. De 200 machos observados al año, 2 años y 3 años, se encontró 16, 50 y 100% de individuos sin adherencia pene prepucial (Condorena, 1985), condición esencial para la función reproductiva.

    Estos resultados nos indican el potencial que existe para elevar la eficiencia reproductiva y consecuentemente la producción de carne, mejorando el nivel nutricional de los animales en crecimiento o mediante selección por peso corporal.

    D. Gestación

    La actividad ovulatoria de ambos ovarios es similar; pero la implantación de los embriones es en el cuerno uterino izquierdo.

    El número de preñeces con cuerpo lúteo en el ovario izquierdo, no difiere de aquellos con cuerpo lúteo en el ovario derecho, lo que parece indicar que, las pérdidas embrionarias por efecto de la migración de derecha a izquierdo no son importantes.

    Existe evidencias de que la actividad lúteolítica del cuerno derecho tiene acción local, mientras que el cuerno izquierdo tiene acción local y sistémico, es decir, actúa sobre el ovario derecho. Esto indicaría que el embrión procedente del ovario derecho deben migrar al izquierdo para sobrevivir (Fernández Baca et al., 1970) El 50% de los embriones sobreviven después de 30 días de gestación, sin embargo; las hembras que fallaron en producir un feto viable pueden preñar y llegar a buen término la gestación, si son nuevamente servidas. Ello puede elevar la natalidad de 50 a 90%.

  • Parto y puerperio

  • El parto en alpacas solo ocurre de las 05:00 horas hasta las 14:00 horas (Bustinza et al., 1970). Se desconoce el mecanismo que estimula a los animales a parir dentro de este horario, así mismo, los mecanismos maternos que lo controlan.

    A 4,200 m.s.n.m. las temperaturas nocturnas descienden bajo cero; en cambio, en horas indicadas líneas arriba, la temperatura es mas abrigada y la precipitación pluvial es menor.

    Las hembras presentan celo inmediatamente después del parto, pero, la ovulación ocurre a partir del décimo día, completándose la involución uterina 20 días después del parto. (Sumar et al., 1972); Durante este proceso nunca se observa descarga uterina.

    2.1.9. MANEJO Y CONTROL DE LA REPRODUCCIÓN

    El ciclo reproductivo de las alpacas es anual. El último tercio de la gestación coincide también con los últimos meses de sequía. Las hembras preñadas pierden peso y si no logran recuperarlo en los meses de lluvia, es probable que queden vacías hasta el próximo año, lo cual disminuye la producción de carne y la intensidad de selección en las explotaciones alpaqueras.

    El manejo reproductivo debe estar dirigido a minimizar el número de hembras vacías. Hoy sabemos porque muchas hembras potencialmente fértiles no preñan (Novoa, 1991). A continuación se hace un resumen:

    • La ovulación es inducida por la cópula.

    • Las hembras tienden a mostrar celo continuo a través de todo el año.

    • Lo anterior determina que los machos tengan un trabajo sexual intenso los primeros días del empadre y luego declinan su actividad.

    • Después del parto, la hembra muestra celo inmediatamente; pero, está apta para concebir entre el 10 - 15 día post parto.

    • Ocurrida la cópula 20% de hembras fallan en ovular y las restantes son fertilizados; pero un 40% de estos embriones mueren el primer mes de vida.

    • Tanto los que no ovulan, no son fertilizados y los que pierden su embrión, vuelve a presentar celo. Si son nuevamente servidas tienen la posibilidad de concebir y llevar una preñez a término.

    • La asociación continua de machos y hembras por mas de 15 días, inhibe la actividad sexual de los machos. Esta inhibición se rompe cambiando a las hembras o haciendo trabajar a los machos en forma discontinua.

    • Las hembras de 12 a 14 meses de edad, están aptas para reproducirse si alcanzan el 60% del peso corporal de una adulta.

    Con las consideraciones anteriores, el sistema de empadre consiste en usar el 6% de machos de los cuales el 50% inician el empadre por un lapso de 7 días, al término del cual son reemplazados por los otros 50% restante por un lapso igual. Así, alternando el periodo de trabajo y descanso se continúa por 8 semanas o más. Con esta modalidad se logran preñar mas de 85% de hembras.

    2.1.10. MEDIDAS CORPORALES

    Las medidas corporales, nos indican el desarrollo de los animales, pero además la caracterización de la especie o raza y es un medio de calcular el peso vivo o de carcasa, mediante formulas matemáticas; por ello es importante, conocer las principales medidas de la alpaca.

    En el Perú son pocos los resultados publicados sobre medidas zoométricas en camélidos. Entre estos podemos mencionar a Bustinza (1995), quien realizó un trabajo de investigación. Los datos están referidos a peso vivo, longitud de cabeza, perímetro toráxico, longitud de cuello, longitud de cuerpo, altura a la cruz, altura a la grupa, distancia entre los ísquiones y largo de la cola. De los resultados se dedujeron que las vicuñas de Pampas Galeras tenían medidas considerablemente mayores que las procedentes de Kala Kala.

    En otro trabajo de Ruelas, (1985) sobre selección de reproductores machos Huacaya, utilizando 100 alpacas Tuis de 1 año, se obtuvo lo siguiente:

  • El promedio de peso vivo fue: 76.42 ± 1.00 libra;

  • El promedio del perímetro toráxico fue 86.15 ± 6.53 cm.

  • Quispe (1997) realizó una investigación en la que evaluó, lo siguiente:

    En machos dientes de leche (DL) se encontraron las siguientes medidas, en centímetros:

    23.25 ± 1.58 (Lca), 48.87 ± 4.76 (Lcu), 136.50 ± 12.12 (Lc), 78.37 ± 5.71 (Ac), 83.00 ± 5.50 (Al), 82.88 ± 6.06 (Ag), 87.62 ± 3.07 (PT), 10.50 ± 0.76 (PC) y 54.13 ± 8.29 (AP) cm y 37.00 ± 6.65 kg. para PV.

    Para machos adultos se obtuvieron 26.11 ± 2.67 (Lca), 47.44 ± 3.78 (Lcu), 149.20 ± 10.56 (Lc), 86.00 ± 3.24 (Ac), 89.22 ± 3.11 (Al), 86.89 ± 3.59 (Ag), 102.33 ± 6.16 (PT), 13.44 ± 1.42 (PC) y 7.33 ± 85 (AP) cm., y 64.78 ± 16.87 Kg. para el peso vivo.

    Huanca (1997) utilizando 338 alpacas machos Huacaya, pertenecientes a la SAIS Tupac Amaru Ltda.. Nro 1, evaluó en dos periodos, uno coincidiendo con la época final de lluvias (abril) y el otro en el mes de agosto, durante la época seca, El perímetro toráxico (PT) en machos de 26 meses de edad fue el siguiente: 90.26 ± 4.53 cm y 93.31 ± 5.23 cm.

    Fernández (1987), considera las medidas biométricas siguientes para machos y hembras; altura a la cruz (AC) 94 y 98 cm, perímetro toráxico (PT) 115 y 96 cm. Y Perímetro abdominal (PA) 117 y 99 cm.

    Trabajos de Link (1949) en alpacas, en forma generalizada para ambos sexos consideran las medidas siguientes: Peso vivo (PV) 75 a 85 Kg, altura a la cruz (AC) 85 a 95 cm. y longitud del cuerpo (LC) 75 a 85 cm.

    Asi mismo Cardozo, (1954) consigue las siguientes medidas: altura a la cruz (AC) 0.80 a 0.90 m., longitud de las puntas de la espalda a la punta iliaca 0.75 m., y longitud de la punta de la nariz a la punta de la cola 1.40 m.

    2.1.11. INDICES ZOOMÉTRICOS.

    Se obtiene relacionando dos o más medidas biométricas. Los diferentes índices sirven de patrones a los cuales deben responder los animales sean reproductores de carne o leche (Inchaustegui y Tagle, 1980).

    En camélidos y especialmente hablando de las alpacas, no se a encontrado estudios al respecto. Puesto que uno de los objetivos del presente trabajo es estimar las medidas zoométricas de una población de alpacas Huacaya, es interesante calcular los índices, para ver si los animales responde al tipo carnicero o sirven de base para establecer un plan de mejoramiento genético.

    CUADRO 4. Índices Zoométricos para ganado vacuno de carne

    Indice

    Valor

    Promedio

    Rango

    Compactibilidad

    Alto

    > 20

    24 -28

    Toráxico

    Alto

    > 80

    80 - 90

    Anamorfosis

    Alto

    > 4

    4 - 5

    Corporal

    Bajo

    < 70

    69 - 64

    Pelviano

    Alto

    > 100

    105 - 120

    FUENTE: Inchaustegui y Tagle (1980)

    2.1.12. PRECISION EN LA MEDICION DEL GANADO

    Las medidas como peso corporal, producción de huevos, producción de leche, velocidad de crecimiento y medidas corporales lineales, son utilizados en zootecnia para determinar el progreso de los métodos de crianza o los efectos de diferentes raciones. Tales medidas pueden tener un alto grado de objetividad y son adaptables al análisis estadístico. Por lo tanto, la validez de las conclusiones obtenidas de los análisis estadísticos, depende en parte de la precisión de las medidas originales (Touchberry y Lush, 1950).

    Bazonov (1977) indica que, un elevado coeficiente de variación en la toma del peso vivo, puede atribuírsele a diferentes factores como errores del instrumento de medición, personal que manipula, los mismos movimientos del animal en la pesada, estado y contenido del tracto digestivo, etc.

    Así mismo, Almonacid (1980) nota que, los mayores errores se cometen al medir la longitud del cuerpo y perímetro toráxico, resultando los mas uniformes de todos, la altura a la cruz. Lo ideal en estudios comparativos de medidas es que una sola persona debe coleccionar los datos.

    2.1.13. ECUACIONES DE PREDICCION

    En camélidos es difícil obtener el peso corporal, porque son pocos los criadores que poseen balanzas para este fin. Ello se deben a que los criadores alpaqueros poseen rebaños pequeños (promedio 60 cabezas) y la explotación no arroja buena rentabilidad.

    Para dar solución a este inconveniente se recurre a la estimación de pesos a partir de medidas barimétricas. Entre las ecuaciones mas conocidas tenemos las formulas de Quetelet, Crevat y Matiewich, descritas por Torrent (1980).

    En nuestro país es arraigada la costumbre de realizar las compras de ganado de abasto en pié, utilizando la modalidad “al ojo”, adquisiciones que se tasan generalmente en kilos, casos en los que, no obstante la pericia del vendedor, el riesgo es de hacer un mal cálculo, como también se puede prestar a engaños por parte del comprador (Téllez, 1978).

    Al respecto Everitt citado por Campbell (1974) observó una acentuada tendencia a subestimar el peso de la res, especialmente en los animales más pesados, junto con una gran disparidad de estimaciones entre los apreciadores, en una prueba verificada con 25 personas expertas en manejo ganadero.

    Menéndez et al., (1983) destacan la conveniencia de precisar ecuaciones para predecir el peso vivo, las que deben adecuarse a determinado tipo de ganado y medio ambiente. Estas (ecuaciones) son imprescindibles para evaluar el crecimiento y el desarrollo corporal del ganado, planificar la alimentación para las diferentes categorías, formar grupos homogéneos, aplicar objetivamente la selección y para los casos de compraventa de ganado.

    No tenemos conocimiento de que en nuestro país los investigadores hayan estimado ecuaciones de regresión para determinar el peso corporal, y/o rendimiento de carcasa en alpacas.

    2.1.14. CORRELACIONES ENTRE MEDIDAS BIOMÉTRICAS, PESO CORPORAL Y PESO DE CARCASA.

    Son pocos los trabajos hallados al respecto. Así tenemos que Fernández Baca (1971) reporta que hay una correlación positiva y altamente significativa entre el peso corporal y el perímetro toráxico. Se ha encontrado coeficientes de correlación de 0.88 y 0.92 entre estas dos variables, lo que indica que a un incremento de peso corresponde un incremento del perímetro toráxico.

    Ruelas (1985) trabajo con 100 alpacas Tuis de 1 año y la correlación hallada entre peso corporal y perímetro toráxico fue 0.70, altamente significativo.

    Sin embargo, Quispe, (1997) sostiene que el coeficiente de regresión entre peso vivo y longitud de cabeza (Lca), así como peso vivo y perímetro toráxico (PT) en machos no es significativo.

    En el Perú, no hemos encontrado estudios respecto a la correlación entre medidas biométricas y peso de carcasa. Sabemos que en otras especies domesticas como el vacuno Criollo fueron estimados.

    En otros países un gran número de investigaciones han sido realizados sobre medidas corporales externas, su correlación con la producción de carne y su posible utilización en programas de selección.

    III. MATERIALES Y METODOS

    3.1. LUGAR Y FECHA DE EJECUCIÓN.

    3.1.1. LOCALIZACIÓN

    El trabajo se realizó en la Sociedad Agrícola de Interés Social (SAIS) Tupac Amaru Ltda. Nro. 1, que incluye a las unidades de Producción de Atocsaico, Casaracra, Cochas, Consac, Pachacayo, Piñascocha y Punabamba en las jurisdicciones de las provincias de Jauja, Tarma y Yauli del departamento de Junín.

    Los campos de pastoreo de las alpacas se encuentran entre 4000 y 4700 m.s.n.m. Exhiben un relieve topográfico relativamente suave y variado, complementándose con la presencia de montañas, áreas de nevados escarpados y riveras lacustre.

    La crianza extensiva de alpacas es exclusivamente a campo abierto, basado en pastos nativos, sin recurrir a la estabulación, ni a la alimentación suplementaria.

    Los pastizales útiles de la SAIS, que se encuentran en terreno quebrado con declives, laderas y mesetas, abarca en conjunto a 174,247 Has., mientras que las áreas de terreno abrupto y ariazo con peñascos, picos, nevados, lagunas, curso de agua, etc. suman 28,054 Has.

    La precipitación pluvial promedio anual registrada fué de 800 mm entre los 4,100 y 4,800 m.s.n.m. y de 900 mm sobre los 4,800 metros de altitud.

    La temperatura promedio máximo anual registrada fue de 20.6°C, el promedio mínimo anual 0.7 °C y la media anual 10.63 °C, con una humedad de 60%; entre 11°16' a 11°58' Latitud Sur y 75°44' a 76°01' Longitud Oeste de Greenwich.

    El estudio se realizó al final de la época seca e inicios de las lluvias, comprendiendo el trabajo de campo del 07 de septiembre al 18 de Diciembre de 1999.

    3.1.2. CONDICIONES METEOROLOGICAS

    En la Sierra Central, en las áreas alto andinas, el clima fue descrito por Bullón (1987). En la zona de vida denominado páramo húmedo sub alpino tropical, la bio temperatura media anual varia entre 3 y 6° C, y el promedio de precipitación anual es variable entre 500 y 1000 mm. Donde predomina la ganadería sobre la agricultura (ONERN, citado por Flores y Malpartida, 1987). Al igual que las precipitaciones, las mayores temperaturas se registran en los meses de mayor desarrollo vegetativo natural; es decir, de Octubre a Abril, disminuyendo a partir de mayo y alcanzar niveles críticos en junio, julio y agosto, meses en los cuales se registran temperaturas bajo cero. Un resumen de los años 1995 a 1999 sobre temperatura (máxima, mínima y promedio) y precipitación pluvial anual, se encuentra en el Cuadro 5.

    CUADRO 5. Promedio anual de temperaturas y precipitación pluvial durante los últimos cinco años (1995 -1999)

    AÑOS

    TEMPERATURA

    (°C)

    PRECIPITACIÓN PLUVIAL ANUAL

    (mm).

    MAX.

    MIN.

    PROM.

    1995

    18.20

    1.38

    9.79

    563.0

    1996

    18.56

    0.85

    9.71

    487.0

    1997

    19.09

    1.15

    10.12

    643.7

    1998

    19.29

    3.45

    11.37

    979.5

    1999

    18.54

    3.30

    10.92

    326.8

    PROMEDIO

    18.74

    2.03

    10.38

    600.0

    Fuente: Estación Meteorológica de Pachacayo. SAIS Tupac Amarú

    3.1.3. MANEJO Y ALIMENTACIÓN

  • Empadre

  • La época del empadre se circunscribe a los meses de febrero y marzo, no debiéndose prolongar mas de 70 días, con el fin de obtener crías uniformes.

    El método de empadre en la SAIS es el alternado, debiendo utilizarse el 6% de machos, dividido en dos series, (A - B) de los cuales el 50% inicia el empadre por el lapso de 7 días, al término del cual son reemplazados por el 50% restante y así sucesivamente.

    Al 5to. día después del servicio desaparece el celo y las hembras rechazan al macho. En caso de no haber sido fertilizada o haberse producido muerte embrionaria, la hembra presenta celo al 10mo. día.

    Las hembras ingresan al empadre por primera vez, de acuerdo al desarrollo corporal y peso vivo (33 Kg).

    Un análisis de los resultados del manejo reproductivo (empadre y concepción) y crianza (mortalidad y sus causas) se encuentra en el Cuadro 6.

    Desde el punto de vista de la explotación, se requiere obtener el mayor porcentaje de logrados, tanto en la producción de fibra como en la de carne. Como puede apreciarse, a mayor porcentaje de hembras que han concebido, corresponde también un mayor porcentaje de logrados.


    CUADRO 6. Empadre - Parición en alpacas Huacaya de la SAIS Tupac Amaru Ltda. N° 1.


    AÑOS

    Empadre

    Concepción

    %

    Abortos

    Total Nacidos

    Mortalidad

    Logrados a la marcación

    %

    Nacidos muertos

    Muerto al nacer

    Callejón

    Tantaje2

    Total