Estatuto de Estella

Historia contemporánea de España. País Vasco. República española. Estatuto vasco. Nacionalismo. Sentimiento nacionalista

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad

El estatuto de Estella. Titulo cuarto, Art. 15

Clasificación

Naturaleza del texto

Según la naturaleza del texto y con relación a la forma se trata de un texto narrativo y por su origen, las fuentes se manifiestan en el Estatuto de Estella por lo que se puede considerar un texto historiográfico.

Contenido

Por su contenido el texto es político, jurídico, económico, social e incluso cultural ya que abarca amplios campos de la vida en el País Vasco. Puesto que el texto es un fragmento del Estatuto de Estella.

Autor

El autor del texto es colectivo. El estatuto de Estella fue redactado por la Sociedad de Estudios Vascos promovido por carlistas y nacionalistas principalmente.

Destinatario

El destinatario era público puesto que abarcaba a toda la sociedad vasca, es decir, las tres provincias vascas, Álava, Guipúzcoa y Vizcaya.

Localización

Se promulgo el 14 de junio de 1931, poco después de la proclamación de la II República española, con la aprobación de 427 de los 548 alcaldes del País vascos gracias al apoyo de nacionalistas, carlistas y católicos independientes.

Análisis

Tema

El tema principal del texto es la promulgación de un Estatuto vasco tras la proclamación de la II República española.

Ideas principales

Como ideas principales cabrían destacar la búsqueda desde unos años antes por los nacionalistas de un estatuto propio para el País Vasco donde se vieran recogidas todas las aspiraciones nacionalistas que estos tenían tanto con respecto a la educación, al ejercito, a la sanidad, al régimen tributario y económico e incluso a las relaciones con la Iglesia, las cuales pretendían que también fueran únicamente competencia del gobierno Vasco, punto que provocaría el mayor problema a la hora de aprobar el Estatuto por parte de las autoridades del gobierno central de la República.

Una de las ideas claves del texto que cabria a tener en cuenta es el espíritu católico de carlistas y nacionalistas vascos, los cuales fueron los principales promotores de este Estatuto realizado por la Sociedad de Estudios Vascos. Esta actitud religiosa se oponía al carácter laico y quizás hasta cierto punto anticlerical de la República en estos primeros meses de su andadura, esto fue lo que provoco la no-aprobación de este Estatuto por parte del gobierno de la República presidido entonces como por Alcalá Zamora como presidente y como jefe de gobierno se encontraba Manuel Azaña.

Comentario

Este texto fue redactado el 14 de junio de 1931 y posteriormente aprobado por la mayoría de alcaldes de municipios vascos pero rechazado por el gobierno central poco después. Este primer estatuto realizado en el País Vasco se le llamo también estatuto Nuria.

Como antecedentes de este Estatuto cabrían destacar el auge del nacionalismo vasco durante los últimos años del siglo XIX y posteriormente durante los primeros años del siglo XX principalmente. Estos ideales nacionalistas en el País Vasco proceden principalmente de los carlistas cuyo lema principal era Dios y Ley Vieja o lo que es lo mismo Fueros y tradiciones. Estos fueros y tradiciones fueron suprimidos por diferentes gobiernos lo que dio un sentimiento nacionalista y antiespañol que buscaba la restauración en el territorio del orden jurídico tradicional. Con este ideario surgió en 1895 el Partido Nacionalista Vasco y con este las primeras discrepancias entre la búsqueda de una independencia o de tan solo una autonomía dentro del estado. Como principal promotor en los primeros años del nacionalismo vasco de este espíritu independentista cabría destacar a los hermanos Arana, y dentro de los autonomistas cabria destacar a Ramón de la Sota, un importante industrial que alcanzaría el poder dentro del nacionalismo vasco inculcando así en el ideario del PNV los intereses económicos dentro de los patrones tradicionales de la raza, la lengua, la ley, el carácter y las costumbres.

Estas ambiciones nacionalistas en el País Vasco no pudieron verse transformadas en forma de Estatuto hasta la proclamación de la II República española de un carácter mas democrático que los regímenes anteriores, tras esta proclamación los ideales nacionalistas buscaron la elaboración de un Estatuto, el cual le encargaron a la Sociedad de Estudios Vascos, que elaboro un proyecto de estatuto en el que quedaban en poder del gobierno vasco las competencias con respecto a el régimen jurídico, tributario, económico, la vida y política en el País Vasco, la seguridad pública, abarcando tanto a la policía como al ejercito, la enseñanza, obras públicas, comunicaciones, legislación civil, y otorgaba al gobierno vasco poder para negociar las relaciones con la Santa Sede mediante un Concordato. Fue este último punto el que provocó el rechazo del gobierno central, pese que la mayoría de los alcaldes del País Vasco habían aprobado ya este Estatuto, por lo que fue declarado anticonstitucional por reservarse una facultad que correspondía al gobierno central como era la de las relaciones con la Santa Sede.

Tras esta declaración del carácter anticonstitucional del Estatuto redactado por la Sociedad de Estudios Vascos que contaba con la aprobación de la mayoría de los alcaldes, gracias sobre todo al apoyo de los nacionalistas, de los carlistas y de los católicos independientes, se encargo la elaboración de una nuevo proyecto de estatuto a las comisiones gestoras con lo que el gobierno se aseguraba el carácter laico y republicano del texto. Este nuevo estatuto no pudo ser aprobado hasta 1936 en plena guerra civil y tuvo una vigencia de unos cinco meses, lo que tardaron las tropas nacionales en ocupar toda Vizcaya, la única provincia donde se pudo llevar a cabo el estatuto redactado por las comisiones gestoras tras el rechazo del estatuto realizado por la Sociedad de Estudios Vascos años antes y que contaba con un mayor apoyo que el estatuto final.

El Estatuto de Estella