Estampas de El Ejido; Mikel Azurmendi. El Ejido; Ubaldo Martínez Veiga

Antropología. Etnografía. Discriminación. Exclusión social. Racismo. Xenofobia. Inmigración. Ley de extranjería. Multiculturalidad. Interculturalidad. Etnocentrismo

  • Enviado por: Daemon
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 15 páginas
publicidad
publicidad

En este trabajo se intenta plasmar los diferentes métodos de estudios que se pueden hacer para llevar a cabo una etnología de un mismo suceso. Se parte de la elección de dos libros, los cuales a priori no se ve cual de los dos va a ser mas interesante.

Tras la elección de los libros para realizar el estudio, solamente hace falta una comparación en todo los ámbitos del estudios, trato con lo estudiado, tipo de estudios, prejuicios, etc.

La elección de los libros referente a lo acontecido en enero-febrero de 2000 en El Ejido, no llega a ser una coincidencia, ni un proceso aleatorio de ningún tipo, sino por el interés propio, por la coincidencia de ser trabajador social y estar muy mentalizado con el problema existente en España sobre la inmigración, y sobre todo la procedente de África, por ser el chivo expiatorio de todas las desgracias españoles, como son el paro, la economía, la delincuencia, etc. Y partiendo de un estado de derecho, creo que lo que se hizo en El Ejido, sobre todo la pasividad de los poderes públicos, fue una masacre de los derechos fundamentales, creando una xenofobia generalizada y frenética, que concluyo con la lucha campal, tanto de españoles como inmigrantes magrebíes, aunque pueden decirse que fueron hechos aislados los que desencadenaron las persecuciones y acosos, se vio un brote de violencia xenófoba y racista.

Tras la lectura de los libros se pueden muchas diferencias, aun no intentando hacer un estudio sobre ellos, debido a la redacción de los libros. El libro de Arzumendi da la impresión de estar ante una novela, mas que un estudio antropológico, siendo una lectura mucho mas rápida, sin ser tan densa en datos. Mientras que el libro de Ubaldo es un libro muy teórico y muy denso, siendo su lectura mas difícil y menos grata.

El contenido de los dos es totalmente diferente, partiendo de la posición que los autores hacen respecto al estudio. Siendo Arzumendi el autor defiende a los agricultores y ciudadanos de El Ejido, y en cambio, Ubaldo defiende a los inmigrantes que sufrieron las persecuciones. Se ven claramente que son dos etnologías totalmente distintas.

Las posturas a la hora de realizar el trabajo son bastantes claras, uno parte de la posición mas cercana a los inmigrantes, Ubaldo , mientras que otro pone en un posición mas del pueblo de Almería. Unas posturas que durante todo el libro quedan latentes, y explicando todo y cada uno de los hechos acaecidos desde la posición que los autores defienden. Claramente se pueden identificar las perspectivas ETIC y EMIC. Todo esto queda claramente demostrado en las dedicatorias que hacen los autores en sus libros, mientras Azurmendi da gracias a los almerienses, Ubaldo lo hace a varios marroquíes y familiares (conclusión sacada por el nombre de a quien va dedicado).

Según la explicaciones sacadas de los apuntes aportados en la asignatura, iré describiendo los hechos y las posturas. Según Marvin Harris, una descripción EMIC esta hecha en términos, utilizando distinciones y contraste que los agentes descritos consideran significativos, con sentido, reales, verdaderos o en cualquier caso apropiados.

Por el contrario la perspectiva ETIC, esta hecha en términos que involucran conceptos considerados adecuados por la comunidad científica para llevar adelante su tarea de análisis antropológico

Por este apunte teórico, Ubaldo utiliza una perspectiva ETIC, por la elaboración de su etnográfica, por no haber contactado directamente con los informantes, no involucrándose con ellos para no contagiarse con el hecho estudiado. Dejando claro su espacio de trabajo. La forma de explicar los hechos, el lenguaje, y la aplicación durante todo el libro de teorías para explicar las situaciones que se va encontrando.

Por el contrario, Azurmendi, opta por la postura contraria, escribe su etnográfica desde la perspectiva EMIC, debido a que se involucra mas directamente con los informantes, utilizando las propias declaraciones de los informantes, sin elaborarlas, según ellos vivencian los hechos, sin tener un análisis estructural. Así como al final enumera los documentos en los cuales se ha basado para organizar, sistematizar y estructurar su libro.

También hay una gran diferenciación en la aportación de datos sobre la geografía de la tierra de El Ejido, mientras Ubaldo hace mucho hincapié en el terreno, el tipo de cultivos, los avances técnicos acaecidos en la zona, haciendo mas entendible su lectura, Azurmendi no lo hace, y evita u omite estos datos, no se sabe si por no darles importancia o por no creer que son relevantes en el estudio que se hizo.

Tras analizar a los autores, y analizar la etnográfica, voy a intentar de explicar las dos versiones sobre el mismo hecho, en como los autores describen sus vivencias y sus anotaciones sobre hechos importantes o donde se ven claramente las posturas contrariadas, o en las que están de acuerdo. Apartados como la huelga, la ley de extranjería, las viviendas, etc.

AUTORES

UBALDO MARTINEZ :

Destacar su orientación teórica muy relacionada con Marx y todo el marxismo, el afán con el que explica las cosas como la economía domestica, relación entre el trabajador y el empresario, y citas al marxismo mas puro. “Para comprender todo este proceso vamos a fijarnos en algunas ideas de Marx que pueden ayudar a esclarecer este situación”.

Aunque hay que destacar la gran variedad de autores de lo que esta enriquecido todo el libro, haciendo citas constantes a muchos autores como Wilkinson o Schoenberger. Dependiendo de lo que esta explicando, aparecen en su libro desde filósofos, antropólogos, historiadores, etc., una gran variedad de disciplinas para dejar todo claro, donde el lector llega a perderse de la condensidad de tantos datos de los que el libro consta. “Para Dickinson y Friedman, en cambio, no se trata de esto, sino de las cualidades físicas de la producción que hacen que la agricultura sea poco atractiva para el capital, por lo que la penetración capitalista de la agricultura siempre sea menor”.

Durante todo el texto, Ubaldo, aprovecha para ir explicando conceptos que el piensa que son importantes para el seguimiento del libro, que aunque se centran en datos como la agricultura, lejos de dar explicación a los hechos acontecidos, los explica con máximo detalle, dejando al lector muy informado sobre dicho suceso.

En su estudio no se reflejan informantes nativos directos, tanto ciudadanos de la ciudad de El Ejido, como de los miles de inmigrantes que habitaban el pueblo. Normalmente utiliza el periódico de “La voz de Almería”, al cual hace constantemente referencia, y una cantidad incalculable de documentación de otros autores. Sin una profundarizacion en el asunto, sin llegar a tener una visión global de lo ocurrido o de lo que quiere describir, como si fuera un trabajo sobre algo que el no ha vivido en sus carnes. Como si no llegase a ser un estudio propiamente etnográfico, Ubaldo intenta dar explicaciones a lo ocurrido en El Ejido.

He leído algunos libros etnográficos, y el de Ubaldo, no da esa impresión del antropólogo que se interna en la tribu y empieza a describir como el vive los asuntos sociales de ese pueblo que el quiere estudiar, como si el trabajo le hubiera realizado sobre los apuntes tomados por otro informador, y él se hubiera dedicado a la recolección, elaboración, sistematización y estructuración del trabajo.

Da muchos datos cuantitativos, sin llegar a dar explicaciones claras de los sucesos, hace muchas referencias a la tierra, al cultivo, dedicando bastante parte del libro a explicar la evolución de los cultivos almerienses, poniendo mucho énfasis en dar muchos datos estadísticos e irrelevantes desde mi punto de vista.

Cuando escribe información de sus informantes, la cual esta sacada de libros o monografías, este autor al terminar la cita, cita con ella el autor y el año en el cual se escribió dicha cita.

Aquí, y por su etnografía, Ubaldo esta del lado de antropólogos como Geertz, el cual decía “no hace falta convertirse en un indígena, para estudiar a los indígenas”

MIKEL AZURMENDI

Tiene un estilo muy literario, una etnología con mucha facilidad de lectura, en la cual se esta ante una autentica novela, describiendo todo lo que se encuentra a su paso, dando mucha información al lector, de tipo cualitativa, y no tan cuantitativa.

No cita ninguna teoría a seguir principalmente, aunque realiza algunas citaciones durante el libro, Azurmendi, no utiliza ningún soporte documental, aparte de su propio estudio etnológico.

Tiene una redacción en primera persona, como dando a entender de que él estuvo allí, y realizo el estudio de campo. Muestra muchos detalles, e intenta dejar todo esto muy explicado. Es una etnografía mucho mas descriptiva, y mucho mas reivindicativa, exponiendo la realidad y denunciando con lo que el se encuentra.

Azurmendi, se entrevisto con bastantes personas para poder dotar a su trabajo de una veracidad importante, pero no realizo ninguna entrevista a los inmigrantes, de lo que se destaca que tiene la visión de uno de los grupos enfrentados, nunca contactando esos datos con el otro grupo de afectados,

CULTURA

El concepto es importante para la conceptualizacion de lo que se va a estudiar, según se parta del termino de cultura, la forma de defenderlo, hace que el estudio, en este caso, los libros, explican muy fielmente la concepción del autor.

En la Antropología ha sido la base del estudio, y dependiendo del concepto de cultura del que se parte, dará unos resultados u otros.

Según Tylor, la cultura “Esa totalidad compleja, que incluye conocimientos creencias, arte, moral, ley, costumbre y todas las demás capacidades y hábitos adquiridos por el hombre como miembro de la sociedad”

Según Clifford Geertz “El concepto de cultura al cual me adhiero (...) denota una norma de significados transmitidos históricamente, personificados en símbolos, un sistema de concepciones heredadas, expresadas en formas simbólicas por medio de las cuales los hombres se comunican, perpetúan y desarrollan su conocimiento de la vida, y sus actitudes con respecto a ella”

Tras estos conceptos, los autores como antropólogos, hacen referencia de la cultura en sus trabajos. Se trata el tema de inmigración y la lucha entre las dos culturas, tanto la española como la islámica.

Azurmendi, habla constantemente de multiculturalidad, interculturalidad y etnicidad. Se queja del trato de favor sobre los inmigrantes, con lo que se conoce como la discriminación positiva, una ley que él mismo no entiende, pues piensa que eso crea mas discriminación racial, debido a que el nativo se ve menos reforzado, y observa como se le dan facilidades a los inmigrantes, creando mas racismo y xenofobia, debido al rechazo generalizado a las ayudas de los gobiernos. Una discriminación que es positiva hacia el inmigrante pero negativa para el nativo. Caso el cual se asemeja al de los gitanos en España, a los cuales se le dan las máximas facilidades para la obtención de una vivienda, a la par que a los payos, no se les conceden.

Este autor aboga por la multiculturalidad, o mas bien por la interculturalidad, como proceso de inserción social, sin llegar a privilegiar a una cultura, desprestigiando a otra. Unas culturas homogéneas.

Una cita para explicar esto es “... El multiculturalista supone que a cada sociedad le corresponde una cultura fija, espesa e invariable; y supone que lo mejor para una cultura es mantenerse diferente, siempre igual a si misma. Y que una sociedad pluricultural consiste en que se reconozcan recíprocamente todos los grupos que la forman para mantenerse separadas, persiguiendo cada cual sus propios fines con su peculiar estilo de vida”.

Este autor aboga por el respeto de las diferentes culturas, con sus valores y diferencias, aceptando unos las culturas de los otros, y no acepta el racismo y el fascismo.

Ubaldo no queda claro su definición de cultura, no da datos suficientes en su etnográfica, una cultura de la negación, la cual consiste en pensar que la discriminación de las minorías ya no es un problema. Es un autor que no trabajo o le da menor importancia al termino cultura.

Los dos autores hacen culpable a la cultura de los hechos, mejor dicho, al choque cultural, a el no respeto de las diferencias entre culturas, debido a que todos los hechos, si hubieran sido de las mismas culturas, no hubiese producido todo el alboroto que paso en febrero. No hubiera habido un brote xenófobo y racista como el que se produjo.

ETNOCENTRISMO

Es la tendencia a ver la propia cultura como la mejor, y a juzgar el comportamiento y las creencias de personas de otras culturas como los patrones de la propia.

Aquí no se puede hablar de etnocentrismo claro, pues ninguno trata a la otra cultura como diferente e inferior, pero si que intentan explicar los hechos desde el lado donde se han posicionado para el estudio, sin tener en cuenta la otra parte.

Aquí se podría decir que los dos son etnocentristas, desde el punto de vista que pretenden defender. Aunque Ubaldo no es inmigrante, se pone de su lado en el libro e intenta defender lo que hicieron los inmigrantes, sin dar explicaciones, que no tiene, de lo que hicieron los nativos de El Ejido. Azurmendi, en cambio se pone del lado de los nativos, y defiende su propia cultura.

SOBRE LOS HECHOS

Mikel Arzurmendi, utiliza muchos informantes de importancia dentro de la sociedad de El Ejido, por ejemplo la visión de la trabajadora social, de algún vecino, etc,. Los cuales plantean de forma explicita un racismo latente, quejándose de los tratos que llegan a recibir los inmigrantes, a diferencia de los propios españoles, comentan que cuando hacen un delito, rápido los sacan de prisión o de las dependencias de la policía.

Se pueden sacar frase como “cuando la policía detiene a alguien, viene el abogado de Almería Acoge y lo saca”, dicho por la trabajadora social de El Ejido.

Se palpa el rechazo, no a los inmigrantes, sino a la multitud de inmigrantes que han colapsado el pueblo de El Ejido.

Mikel Arzurmendi culpa a los medios de comunicación el trato que dieron a esos hechos, “Sin embargo lo que realmente vieron los ojos de los televidentes no era precisamente lo que había pasado, ni tan siquiera lo que estaba pasando, pues el suceso venia comentado, interpretado y configurado según un marco conceptual exclusivamente antirracista y no según otro mas apto para entender el significado de propios agentes y hasta de la naturaleza misma de aquel brote de racismo.”

Según Arzurmendi, el pueblo de El Ejido actúa de una forma, provocada por muchos acontecimientos que no se reflejaron en la televisión, y dieron una opinión no correcta sobre el pueblo de El Ejido, tratando al pueblo de racista y senólogo, cuando, según Arzurmendi, cualquier pueblo hubiera actuado igual, sin tener que comparar a los ciudadanos con cualquier acto xenófobo o racista.

El no trata de explicar los sucesos ocurridos con ninguna teoría existente en el momento, sino que intenta ser un simple comunicante de las inquietudes y de los tratos recibidos por el pueblo del El Ejido, una visión propia del autor sin llegar a valorar la información, o intentar ocultar datos que son relevantes para ver el resultado y los hechos producidos en febrero de 2000.

Tampoco el autor refleja la forma de escoger a los informantes, o si esos informantes son lo bastantes fiables, o si escogió a los informantes con otras intenciones no etnográficas, sino para demostrar algo.

ubaldo martinez, nos introduce en los hechos remitiéndose a un contexto anterior. Una reunión realizada de la Mesa Hortofrutícola Almeriense. El fin de la reunión era evitar que la Unión Europea tratara de utilizar la agricultura como monedero de cambio en el tratado pesquero con los marroquíes.

Ubaldo hace referencia a unos asuntos totalmente diferentes a los de Azurmendi, hace referencia a la problemática de la agricultura, y las diversas manifestaciones acaecidas, pero no pone en relieve los asuntos con temas de delincuencia o legalidad, como lo hace Azurmendi, pero si hace referencia a los asesinatos, y desde hay los dos autores parten del mismo barco, aunque con diferentes direcciones.

Hace mas caso a la problemática política entre los países de Marruecos y Europa, mas que los problemas sociales del mismo pueblo de El Ejido, no concreta problemas del pueblo, sino en un ámbito mas global, un ámbito internacional, mientras que el problema del racismo fue solo en el pueblo de El Ejido.

Hace referencia a Marx, para la explicación de la invasión en el mercado de otros productos, de los trabajadores extranjeros, intentando dar explicación a los hechos que después hicieron lo que hicieron.

Explica que cuando se produjeron los hechos de los dos asesinatos de los dos campesinos, el primero que se manifestó públicamente fue el alcalde pidiendo a las ONG's, que trabajaban con inmigrantes que se manifestasen ahora por las familias de las victimas.

Ubaldo si que utiliza la teoría para dar explicaciones a los acontecimientos, utiliza el Marxismo para dar explicación a la diferencia de poder entre los empresarios y los trabajadores, como el empresario se aprovecha de los trabajadores. Utiliza un lenguaje mas denso, mas difícil de leer, y utiliza palabras muy técnicas para referirse a los hechos ocurridos. Palabras como “transvaluacion”.

Llega a explicar como un resurgimiento de un nacionalismo dentro del pueblo del El Ejido, al unirse todos sus habitantes para luchar, como el describe, contra los invasores, o los que están perjudicando a su pueblo, como el propio Ubaldo dice “mininacionalismo en contra de lo de fuera”...

Tras estas explicaciones me atrevo a decir o a exponer las diferencias de los dos autores, en un cuadro.

Hecho

Azurmendi

ubaldo

Perspectiva

Emic

Etic

Lado

Los nativos

Los inmigrantes

Explicación

Por informantes

Elaborada (sin informantes claros) Hace muchas referencias a La Voz de Almería

Trabajo de Campo

Estuvo en el pueblo de El Ejido, entrevistando personalmente

Da la sensación de no haber estado en El Ejido, como si etnografía la hubiera hecho con otros etnógrafos externos.

Medios de comunicación

Critica constante a lo medios de comunicación por esconder la verdad, según el autor

Narrativa

Como una novela, el lector se involucra dentro del texto rápidamente.

Una etnografía, llena de datos, con una densidad muy fuerte en la lectura.

Cultura

Multiculturalidad interculturalidad y etnicidad

Cultura de la negacion

Etnocentrismo

Etnocentrismo a favor de los nativos

Etnocentrismo a favor de los inmigrantes

Hay muchos aspectos que destacar entre las diferencias de vistas, como hechos tan simples pueden llegar a ser tan diferentes a la hora de describirlos, y se ve en un ejemplo muy claro si observamos como describen las casas los dos autores, como una siempre casa, una vivienda es descrita de distinta forma, como si no fueran las mismas casas, llegando a confundir al lector al intentar comprender la forma y estado de dichas casas, cuando te lees uno de los libros ves las casa de una forma, y cuando concluyes la lectura del otro, no piensas que hablen del mismo pueblo y de las mismas casas.

Claramente se ve como Ubaldo defiende a los inmigrantes, o por lo menos se pone de su parte a la hora de describir a las viviendas, diciendo que son viviendas infrahumanas, que estaban hacinados, sin higiene, y que no comprende que seres humanos puedan vivir en esas condiciones, en cambio, Azurmendi, ante esta misma situación, y viendo lo mismo, escribe que las buenas gentes del El Ejido, les dejaron las casa para que pudieran vivir, les dejaron sus cortijos, hasta que ellos mismo puedan llegar a tener mejores viviendas, como un préstamo generoso, debido a que ellos pasaron por lo mismo anteriormente. Se ve clara la diferencia de los dos autores.

Ubaldo, en todo momento sostiene que los inmigrantes están viviendo en situación inhumana, y explica las viviendas de una forma despectiva, sin llevar a valorar “la buena intención de los nativos”, que dejan sus viviendas para que puedan vivir los inmigrantes. Se pueden sacar párrafos enteros para explicar esta visión, pero creo que con uno o dos se ve claro:

“...Se trata de dos cuerpos asimétricos, en la parte de la derecha hay dos habitaciones y una pequeña sala de entrada en la que cabe una pequeña cocina de butano y un recipiente para lavar los platos; también hay una pequeña butaca para dos personas. En las dos habitaciones viven ocho inmigrantes. En el lado de la izquierda hay tres habitaciones, en las cuales viven diez personas. En el medio existe como un pequeño cajón de ladrillo en donde el dueño instalo unas duchas que consiste de un tubo de plástico con agua fría y poco mas. En ese cortijo los habitantes pagaban un alquiler que iba, desde 3.500 a 5.000 por persona y mes”.

Expone claramente que el régimen de alquiler era precario, y como pueden vivir allí personas, solamente hay que preguntarse si el lector pudiera vivir en esas condiciones, y cuanto tiempo podríamos aguantar.

Arzurmendi, utiliza como siempre informantes directos para poder explicar la situación que se vivía respecto a las viviendas de los inmigrantes.

Abduslam “Estábamos durmiendo uno con la cabeza para arriba y otro para abajo, como el pescado en la sartén, una cabeza para un lado y otra para el otro. Sin servicio ni agua corriente. Aquí la gente tiene miedo, nunca había habido emigrantes hasta venir nosotros; nosotros no estábamos muy expertos para alquilar una casa. Solamente alguno que otro solía alquilarte una casa, el resto te alquilaba cortijos abandonados. Hay casas cerradas y sin alquilar, pero no te las dan solo te ofrecen cortijos.

A esto Azurmendi, expone la situación de los primeros campesinos que migraron hacia el campo, los cuales no se encontraron nada hecho, y se tuvieron que hacer todo y además de ir a trabajar, sin pedir ninguna subvención, sin pedir misericordia, mientras que otros estaban en mejor situación tanto social como económica.

Otro argumento del autor es: “El agricultor suele prestarle gratis o por un montante simbólico a su buen trabajador inmigrante la vivienda que fue suya hasta hace bien poco por lo común un cortijo que careció de agua corriente pero disponía de un aljibe hasta hace relativamente poco. Ahí es donde vivió el propio agricultor hasta lograr comprarse un apartamento o chalet al aproximarse a los 50 años”

Arzurmendi, explica que el hacinamiento de los inmigrantes es una cuestión económica, debido a que de esa forma se ahorran bastante dinero, y hace hincapié, en que es parte de su cultura el descuidar la limpieza, como si diera a entender que por su cultura, ellos mismo se hacinan y viven en la miseria, en el desorden, en definitiva en la mierda.

La cuestión de la mano de obra, así como del trabajo existente es otro punto de discrepancia entre los dos autores.

Ubaldo sigue defendiendo la teoría marxista, en lo cual expone que se critica o se quejan de los inmigrantes cuando no hay trabajo, pero cuando hace falta la mano de obra barata, rápida si se los contrata, pero cuando el trabajo de temporero termina, o escasea, es cuando surgen los problemas con los inmigrantes, es cuando “estorban”. Aquí Ubaldo defiende a la mano de inmigrante, la cual es al fin al cabo, la que hace el trabajo pesado, es la que hace que las cosechas no se pierdan.

Azurmendi en es campo, es un poco mas prudente, y utiliza a un informador para exponer la situación, utiliza al párroco del pueblo: “No hay trabajo para tanta gente, no lo hay. Aquí hay muchos de estos que no trabajan nada, son muy vagos, los magrebies, los moros, son muy vagos. Van al bulevar y se quedan sentados ahí en los bancos y ahí se pasan el día. Y dice la gente que de que vive esa gente”.

LEY DE EXTRANJERIA

Tema, que debido a lo que estamos tratando no debería de quedarse fuera. Como es normal, y después de las anteriores explicaciones sobre las posturas de los dos autores, en este tema tampoco se ponen de acuerdo, y la explica cada uno desde su punto de vista, desde su paradigma personal.

Ubaldo, “En primer lugar, se afirma que la nueva ley favorece la llegada de una avalancha de inmigrantes, que va a inundar a la población nativa, que perderá sus características étnicas y nacionales...”

De aquí se puede sacar conclusiones, como que el autor hace ironía sobre la llegada de inmigrantes,

Azurmendi, no se pone ni a favor ni en contra de la ley de extranjería, no llega comentar, o por lo menos no lo percibo yo en mi lectura.

Una cosa curiosa es el trato sobre los periodistas, sobre estos últimos los dos autores se ponen de acuerdo, aunque cada uno lo expone de una forma diferente. Los dos autores critican a la prensa porque tratan a los inmigrantes como los perjudicados y a los nativos como lo causante de ese perjuicio, aunque Ubaldo hace un inciso y dice “los periodistas no arremeterían contra la población autóctona porque también tendrían miedo si vivieran rodeados de un montón de desconocidos sin documentos que viven en el anonimato y que no tienen trabajo”

Azurmendi, es mucho mas critico con la intervención de los medios de comunicación, tratando a los ciudadanos de poniente almeriense “como un colectivo marginal de racistas asquerosos”, “abandonados, incluso por la leyes, frente a la invasión del otro, el moro”. Debido al poder que tienen, los medios de comunicación, porque pueden trastocar toda la visión que se puede tener sobre un pueblo, eso es lo que critica Azurmendi, porque, según él, es lo que hicieron los medios de comunicación sobre los hechos de El Ejido. Sobre todo por la imagen negativa, según el autor, que dejaron sobre la población de El Ejido.

LA HUELGA

Ubaldo, como es normal, hecha la culpa de la huelga de los nativos y los dueños de las tierras de cultivo, defendiendo la postura de los inmigrantes sobre el encierro, y como los sindicatos mayoritarios UGT y CC.OO., no participan en las huelgas, el apoyo de los demás inmigrantes que están viviendo en España, como llegan hasta el pueblo en autobuses para poder defender a sus compatriotas. Como se unen para exigir sus derechos, como ciudadanos propiamente españoles, o mejor dicho trabajadores españoles, que delante de la ley, lo son, por tener trabajo en España. Comenta el autor, que hubo dos huelgas, una donde se manifiestan la mayoría de los inmigrantes del poniente almeriense, y otra en la que se manifiestan los sindicatos mayoritarios junto a inmigrantes que han sido traídos, pagándoles.

En ningún momento se percibe en el libro como una huelga con intenciones, o con violencia, sino una huelga licita y pacifica.

Azurmendi, como es de esperar el autor tiene una visión diferente, “si bien, perjudico al agricultor, esta huelga apenas rentabilizo mejora real alguna para los trabajadores marroquíes, a no ser cierto, orgullo grupal y mucho desprecio hacia los nativos...” El autor claramente explica que nadie gano mas derechos y mas obligaciones, sino que lo único que hubo fue una perdida de cosechas y jornadas, que aunque los inmigrantes fueron mejor vistos, por haber sembrado la duda sobre su trato, o el trato recibido por los ciudadanos de El Ejido, la ley no los amparaba en ningún momento, debido a ser directamente ilegales, y no poder someterse a las leyes españolas.

CONCLUSIONES A LOS AUTORES

UBALDO MARTINEZ

El fin de su etnográfica es explicar, desde la Antropología Económica que variables favorecieron dichos sucesos

Se postula del lado de los inmigrantes, como si todos los sucesos anteriores tuvieran que desencadenar en las situaciones que se produjeron posteriormente, explicando todo desde el capitalismo, a lo cual hace referencias continuas a Marx y su marxismo. Partiendo de esto, dice que los inmigrantes son los trabajadores en situación de exclusión social tanto del mercado de trabajo, como de la propia sociedad.

Utiliza muchas referencias históricas, comparando lo que paso en El Ejido, con lo que paso hace tiempo en california, con los mexicanos. Utiliza muchos datos estadísticos y geográficos para dar una explicación muy concreta de la zona en la que esta asentado el pueblo.

Un libro denso, con muchos datos de teorías, espeso en la lectura, aunque dejando muy bien explicado todo lo que el autor quiere recoger. Aunque con todas la teorías que toca en el libro, vas aprendiendo bastante con el avance de la lectura del libro.

Aunque cuando terminas el libro, tienes la misma impresión que obtuve cuando seguí la noticia por la televisión, que se había actuado de una forma racista, aunque el brote racista existe, con este autor me recordó todo el tema de los judíos en la Alemania nazi.

Sobre la fuente de datos, recoge algunas entrevistas, pero todas ellas rescatadas de los diarios o periódicos que trasmitieron la noticia, tanto El Mundo, La Voz de Almería, etc. No expone muchos informante claros.

MIKEL AZURMENDI

Libro de mayor facilidad en la lectura, aunque por los pocos datos aclarativos y explicatorios, se es mas difícil el conocer los hechos, al dar por sentado muchos datos, que habiendo leído el otro libro, los echas en falta.

Este autor en todo momento se pone a favor de los nativos de El Ejido, y solo hay que ver a los informantes que va cogiendo para hacer su estudio. Casi siempre intentando dar explicaciones desde el punto de vista del nativo, e intentado justificar los sucesos posteriores a las muertes de los agricultores.

El desarrollo de su escritura da más la impresión de estar ante una novela, haciendo referencias bíblicas al describir la zona del poniente almeriense. Dando muchos detalles y adjetivos para que el lector se encuentre cómodo en la lectura.

En la etnografía de Mikel, el autor intenta explicar el otro punto de vista, que por los medios de comunicación nunca salieron a la palestra, el punto de vista de los nativos, el como ellos lo vivieron, datos que en los medios de comunicación nunca salieron, tratando a lo nativos como racista y xenófobos, que aunque en un momento de confusión, y durante un tiempo prolongado en varias semanas, lo fueron.

CONCLUSIONES PROPIAS

Me da la impresión de que Ubaldo quiere demostrar que los hechos acaecidos en febrero de 2.000, fueron hechos que por las condiciones en que vivían los inmigrantes tenían que pasar tarde o temprano, justificando la muerte de tres personas de una forma irracional, como si matar a una persona se puede justificar, no con esto quiero decir que luego defienda los acontecimientos o los actos que pasaran, como la “caza del inmigrante”, ni mucho menos, ahí también me parece que tomarse la justicia por su mano no es lo normal dentro de un país democrático, y si una persona ha quitado la vida a otra, son los jueces colegiados y ejerciendo sus funciones los que deben de determinar la sanción para la persona responsable y depurar las distintas obligaciones y sanciones.

Azurmendi, al revés pone en relieve las muertes e intenta justificar lo que después hizo el pueblo, tampoco estoy de acuerdo con el, pues muchas injusticias son las cometidas en España, y si cada persona se tomara la justicia por su mano esto seria un caos.

En el concepto de cultura yo diría, que es el que viene de fuera el que debe de acomodarse con las costumbre, sin perder las propias, de la nación a la que va, y no los propios nativos hacerse a la cultura que llega.

Apuntar que el pueblo de El Ejido fue el primero de los muchos pueblos y sucesos, que por desgracia, nos tocara vivir, debido a la masiva llegada de inmigrantes sin papeles, y sobre todos de inmigrantes de África. Debido al choque entre las diferentes formas de vida, y en concreto de las diferentes culturas.

Un problema que habrá que ir buscando salidas, debido a que va a ser el futuro de la sociedad española, tanto en ciudades de agriculturas, como en ciudades industrializadas. Siendo mas fácil echar la culpa, o utilizar el chivo expiatorio fácil, en vez de buscar soluciones.

Cuando hablamos de sucesos como el de El Ejido, se nos vienen a la cabeza, la violencia, la miseria, que nos traen los inmigrantes, y sobre todo los inmigrantes pobres. Nadie se opone a que vengan inmigrantes con un nivel económico igual o superior al nuestro, esos son ganancias. Se oponen al que viene con menos, y nos puede quitar el trabajo, por esta mejor capacitados que nosotros, o necesitar menos que nosotros.

Con todo esto queda expuesto el trabajo, el cual no espero sea simplemente el trabajo de un aprobado en la asignatura, sino el trabajo que pueda ver la diferencia entre dos puntos de vista, y el como ponerse en un lado y otro, pueda variar tanto el contar unos hechos.

En el mundo se puede ver estas controversias, pues por ejemplo, en una noticia, dependiendo de los intereses creados, unos las pueden interpretar de una forma distinta a otros, dependiendo de sus afinidades políticas, religiosas, etc.

BIBLIOGRAFÍA

  • Apuntes facilitados por el profesor de la Asignatura de Teoría y Métodos de Investigación en Antropología social.

  • AZURMENDI, Mikel, 2001: Estampas de El Ejido, Taurus, Madrid.

  • MARTÍNEZ VEIGA, Ubaldo, 2001: El Ejido: discriminación, exclusión social y racismo, Los Libros de la Catarata, Madrid.

El Ejido, una realidad, y dos enfoques.