Estado liberal español

Historia de España siglo XVIII. Liberalismo. Guerras Carlistas. Cuestión foral. Reinado Isabel II

  • Enviado por: Sisiak
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad

LA CONSTRUCCIÓN DEL ESTADO LIBERAL

  • La oposición al sistema liberal: Las guerras Carlistas. La cuestión foral.

  • El Carlismo es un movimiento originado por el pleito dinástico y el deseo de algunos de proseguir en el absolutismo. La aprobación de la Pragmática Sálica produjo la entrada de los liberales; aquellos que eran partícipes del absolutismo se aliaron a Carlos María Isidro; en 1833 se produjo el estallido de esta situación tras la muerte de Fernando VII; el ideario del Carlismo se basa en la unión del poder civil y religioso, la costumbre es el fuero que eran los derechos especiales de cada territorio, con la llegada de Felipe V en 1714, muchos de éstos fueron eliminados con los Decretos de Nueva Planta, exceptuando los de Navarra y País Vasco. La Corona de Aragón aspiraba a recuperar sus fueros, Carlos Mª Isidro será partícipe de ello dado que el liberalismo atentaba a la tradición; los Carlistas defenderán la nación frente al extranjero, el monarca, elegido por Dios será el padre del Estad y por ello, recibirán el apoyo aristocrático y de la Iglesia. En Navarra y País Vasco, verán sus fueros en peligro, simbolizando los liberales, los Isabelinos, la pérdida de los mismos. La Santa Alianza apoyará el Carlismo aunque no intervendrá.

    Existen tres grandes corrientes con ideales distintos, los Exaltados, partidarios del absolutismo del S. XVIII que defienden la unión trono - altar, el Antiguo Régimen y la intransigencia religiosa; Los Realistas, herederos del Manifiesto de los Persas, un retorno al absolutismo del S. XIX y Los Constitucionalistas, que defienden el fuero y firmarán el Convenio de Vergara. El Carlismo perdurará hasta el S. XX y se levantará siempre que haya un vacío hereditario.

    1833 - 1835: Se trata de la etapa de alzamiento, se levantan los Carlistas triunfando en País Vaco, Navarra, Levante y Cataluña, contarán con el general Zumalacarregui que controlará el territorio, dominando el campo aunque no las ciudades, estos territorios perfectamente controlados serán inaccesibles para los liberales. Exigiendo Carlos el dominio de una ciudad para situarla como capital, obliga tomar Bilbao, fracasando, acabando con la muerte de Zumalacarregui.

    1835 - 1837: Dominando el norte, se decide conquistar España a través de dos campañas, una primera que, llegando hasta Andalucía son derrotados por los Isabelinos, mejor armados y numerosos; retornan al norte y una segunda expedición a Madrid la cual también finaliza en fracaso, así, el ejército ve evidente que jamás dominará la Península.

    1835 - 1837 (40): Los Isabelinos presionan las fronteras pero no conquistan, el ejército Carlista padece una crisis interna; firmándose en agosto de 1839 el Convenio de Vergara, se concede el respeto a los fueros vasco - navarros y los militares que juran lealtad a Isabel, preservarán su empleo y sueldo, acabando oficialmente la guerra; Carlos Mª Isidro, tacha a sus seguidores de traidores, nombra a Carrera comandante y éste prosigue la guerra hasta 1840 donde es capturado y exiliado.

  • Isabel II: La organización del Régimen Liberal.

  • Durante el Trienio Liberal 1820 - 1823, se hizo patente la división de los liberales, doceañistas, partidarios de los cambios puntuales, los cuales serán conocidos como moderados y los radicales, que aspiraban romper la tradición, progresistas. En 1833 ambas corrientes quedan consagradas en dos grupos; se alternarán el poder durante todo el reinado de Isabel mediante pronunciamientos y golpes de estado.

    Minoría de Edad:

    Período Moderado 1833 -1835: Isabel tiene 3 años, regenta su madre Mª Cristina que se apoya en los liberales moderados, principalmente en Martinez de la Rosa, en 1834 se aprueba el Estatuto Real especie de carta otorgada, se concibe como una transición del absolutismo al liberalismo, bicameral, donde una cámara sólo será consultada por las clases privilegiadas y otra, electos de renta alta; se creará una nueva división provincial con criterios de equilibrio, uniformidad de desarrollo territorial y centralista.

    Período progresista 1835 - 1843: En el Motín de la Granja, Mª Cristina es obligada a jurar la Constitución de 1812 medida transitoria al aspirar a una constitución más avanzada; convocando los Cortes, se redactará la Constitución de 1837 incrementando el sufragio, la soberanía nacional, unidad juridistencional y la militancia nacional. En 1836 con la Desamortización de Mendizábal se restará poder a la Iglesia. En 1839, se firmará el Convenio de Vergara, el cual Mª Cristina aprovechará para abandonar la regencia y cedérsela a Espartero, no obstante en 1840 Las Cortes declaran mayor de edad a Isabel con 14 años.

    Mayoría de Edad:

    Década moderada 1844 - 1854: Con el pronunciamiento de Narváez, reaccionario apoyado por la burguesía, los moderados retornan al poder, realizando nuevas leyes, limitando el papel progresista, restablecen la relación con la Iglesia firmando el Concordato de la Sta. Sede debilitada por la Desamortización de Mendizábal. Con política centralista, unifica los derechos del sistema fiscal, la educación y crearán la Guardia Civil. La Constitución de 1845 se aprueba rápidamente defendiendo los principios del liberalismo censitario, la soberanía compartida entre las Cortes y el propio rey, bicameral, donde el Senado está compuesto por miembros elegidos por el rey, con carácter vitalicio; el congreso de los diputados estará compuesto por miembros elegidos con un sufragio restringido a las cámaras altas; se suprime la milicia nacional, la autonomía municipal y elimina parte de las atribuciones a los municipios. A finales de éste periodo, los escándalos de corrupción provocan la dosodencia dentro del partido, en consecuencia pierden el poder. La coyuntura europea es de revueltas populares (1848) para obtener el sufragio universal, publicación del Manifiesto Comunista y el triunfo de los ideales demócratas.

    Bienio progresista 1854 - 1856: La Vicalmarada es el pronunciamiento en el que Serrano y O'Donell vencen a las tropas moderadas, paralelamente Antonio Cánovas redacta el Manifiesto de Manzanares en el que invita a la población a levantarse, habiendo una revuelta social, Isabel dará el gobierno a Espartero y los progresistas rápidamente inician la redacción de una nueva constitución. Las medidas de gobierno fueron la Desamortización de General Madoz contra los municipios, expulsión de los jesuitas, prohibiéndose las procesiones, se aprueba la Ley de ferrocarriles, se dan los primeros pasos del movimiento obrero al crear el Partido Demócrata; vuelve la milicia nacional y se produce un incremento de la autonomía municipal.

    Unión liberal 1856 - 1868: el Bienio termina cuando O'Donell se pone a la cabeza de gobierno siendo apoyado por un grupo nuevo que reunirá a los moderados más avanzados y a los progresistas menos radicales; desplazando a Espartero, defenderán la expansión ferroviaria (desarrollo capitalismo - industria) incrementará la colonización (Marruecos, México, Conchin China) con objetivo de influenciar internacionalmente y reorganizándose los ayuntamientos. En 1861 Narváez, militar moderado se hace con el poder expulsando a la Unión Liberal. Se inicia una dura represión contra los progresistas que se pronunciarán con constantes conspiraciones, en 1866 la sociedad quiere más participación en la vida política, se produce una crisis de subsistencia y el descrédito del gobierno de Isabel queda patente, con el Pacto de Ostende la Unión liberal, progresistas y Partido Demócrata, acuerdan un cambio de régimen. Con la Revolución Gloriosa, donde éstos militares vencen en Córdoba más la organización de Juntas Revolucionarias causan el exilio de Isabel.

  • Sexenio Democrático 1868 - 1874: El reinado de Amadeo I y la I República.

  • Con la insurrección del cuartel de San Gil, los escándalos de corrupción y el Pacto de Ostende, se había acorralado a la reina. Con la Revolución Gloriosa, se reclamó el abandono de Isabel del poder, los levantamientos en ciudades y los movimientos militares (Alcolea) originan su exilio a Francia. Le seguirá un gobierno provisional, teniendo a Serrano como regente y Prim como jefe de gobierno, durando dos años; Cánovas se preocupó por mantener la derecha de los Borbones confiando que Alfonso pudiese gobernar algún día. Estallará el Conflicto Cubano; en el norte de España, surgirá un nuevo auge Carlista que propondrá al nieto de Carlos Mª Isidro como monarca; se multiplicarán las insurrecciones republicanas sintiéndose engañados. Serrano y Prim buscarán un nuevo monarca en la dinastía de los Saboya, en 1870 Amadeo I aceptará la corona.

    Anteriormente, los revolucionarios buscan una constitución más democrática, promulgada por las Cortes, la Constitución de 1869 se basará en la soberanía nacional, en la división de poderes aumentando el sufragio, reconociendo los derechos a la ciudadanía, manteniendo la libertad de culto y la monarquía como forma de estado. El reinado de Amadeo I se caracteriza por el escaso apoyo, Prim, su valedor, morirá asesinado antes de su llegada; las clases populares apoyan la república, se extenderá el movimiento Carlista y el Conflicto Cubano toma mayor envergadura, en Febrero de 1873 estando aislado, Amadeo abandona la Corona.

    La I República apenas tuvo apoyo, en once meses gobernarán cuatro presidentes, se caracterizará por la Guerra con Cuba; el Carlismo en auge en el norte; crisis económicas multiplicadas; el ejército con tendencia moderada obstaculizará las labores de gobierno y una serie de desacuerdos ante la adopción de la misma al ser unitaria o federal. Figueras, centralista, luchará contra la República Federal, durante su mandato se convocan las Cortes Constituyentes para eliminar la Constitución de 1869. Crea una amplia amnistía, excarcelando a numerosos presos republicanos durante la monarquía, además de abolir la esclavitud en Puerto Rico y Cuba suprimirá la mili, al tener poco apoyo le seguirá otro candidato. Pi I Margal, desde el principio defenderá los 17 estados federados. Se crearán dos bandos, por un lado los transigentes que defenderán la orden social para que las Cortes creen una República Federal y por otro, los intransigentes que defienden la república desde el pueblo. Surgirá el Movimiento Cartonista, a favor de la creación de territorios independientes, estallará en Murcia y se extenderá por el levante y sur peninsular, buscando un mayor reparto de la riqueza. Salmerón tomará el relevo, ejercerá una política muy represiva, extendiéndose el cantonismo, nada más llegar al poder dimite. Castellar, intelectual, centralista, ilegaliza el federalismo, gobernando de modo autoritario, perderá el poder en 1874 por el Golpe de Estado del General Pavia que entra en las Cortes con la Guardia Civil, disolviéndolas, dará el gobierno a Serrano. En Diciembre de 1874 regresan los Borbones con el Golpe de Estado de Sagunto.