Esta noche gran velada; Fermín Cabal

Literatura contemporánea de España. Teatro independiente español. Obras dramáticas. Libertad individual y rebeldía. Personajes. Vida

  • Enviado por: Chil
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad

ANALISIS DE TEXTO DE LA OBRA “ESTA NOCHE GRAN VELADA” (de Fermín Cabal)

ÍNDICE.

I.- El Autor Y su Contexto Cultural.

II.- Contexto Histórico de la Obra.

III.- La Obra y su género.

IV.- Análisis Del Contenido. (Tema, Argumento y Plan Ideológico)

V.- Análisis Formal Del Texto.

VI.- Análisis Estructural Del Texto.

VI. a.- Estructura interna de la obra dramática o “mundo dramático”.

1º.- El ambiente. (Espacio y Tiempo)

2º.- Los Personajes.

3º.- La acción e instancias dramáticas. - Presentación

- Desarrollo, nudo y clímax

- Desenlace

VI. b.- Estructura externa de la obra dramática. - Actos

- Cuadros

- Escenas

VII.- Análisis Crítico Del Texto.

I.- EL AUTOR Y SU CONTEXTO CULTURAL

Fermín Cabal perteneció, al igual que José Luis Alonso de Santos, al movimiento del Teatro Independiente español. Movimiento surgido desde el descontento de una serie de autores que en los primeros años sesenta iniciaron su andadura teatral. Sus posturas políticas y criterios estéticos, cerraban para ellos las vías de inserción en los escenarios españoles.

Por esas razones, y al amparo de corrientes e influencias como el Mayo Francés, los modelos comunales y los modos de producción igualitarios, nació la fórmula del “grupo independiente” como alternativa vital, cultural, política y profesional.

Más que un estilo común estos grupos independientes compartían características comunes como la itinerancia y la creación colectiva (y la consiguiente virulencia contra el concepto de Autor), la pura investigación escénica, la lejanía de los centros teatrales, la lucha contra la estructura política, contra el modo de hacer teatro al uso, contra las costumbres y contra la tradición.

Por el Teatro Independiente hicieron su entrada escuelas y tendencias teatrales, apoyadas en nombres de hoy en día tan asumidos como Stanislavsky, Grotovsky, Meyerhold, y lógicamente, Brecht.

En los primeros años 80 va teniendo lugar una cierta disolución del movimiento independiente, al empezar a integrarse sus nombres más importantes en otras formas de producción. Se ha producido, además del cambio en el país, un lógico cansancio entre sus componentes, a la vez que el teatro empieza a dejar de ser vehículo de contestación política. Los nuevos grupos, a diferencia de los anteriores, en los que se daba una cierta anarquía administrativa adoptan fórmulas legales diversas (cooperativas, sociedades anónimas, etc.) impensables en otras épocas, pero necesarias ahora para acceder a las ayudas y circuitos oficiales, ya que la Administración se erige como el principal empresario teatral del país. Es el fin de la “independencia” y el comienzo de la creación individual por parte de estos autores, en la cual debe inscribirse “Esta Noche Gran Velada”.

II.- CONTEXTO HISTÓRICO DE LA OBRA.

“Esta Noche Gran Velada” fue escrita en 1983. Dos años antes había fracasado el intento de golpe de estado del Teniente Coronel Antonio Tejero, y en 1982 el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) había ganado las elecciones llevando al poder al primer gobierno de Izquierda desde el final de la guerra civil. La democracia parece consolidada, los peores años del proceso político que condujo del franquismo al sistema democrático y que se conoció como “La Transición” ya han pasado y el clima político es más distendido, aunque la sociedad continua estando aún fuertemente polarizada..

En ese contexto, el contenido político que en los 60 y 70 había impregnado toda la creación cultural en España deja de tener sentido. Es el momento de lo nuevo y de la modernidad, de recuperar el tiempo perdido, de la “movida madrileña”. El fin del Régimen franquista obliga a los autores de la clandestinidad a modificar su discurso. La creación artística ya no es un modelo de acción política y sus obras deben adaptarse a la nueva realidad social. La crítica política se convierte en crítica social.

III.- LA OBRA Y SU GÉNERO.

Se trata de un fragmento de la obra “Esta Noche Gran Velada” del año 1983.

No resulta fácil encuadrar esta obra en un género concreto, a medio camino entre el drama y la tragedia. Presenta claros rasgos de la primera, como son la pretensión de realismo social y su intención de actuar sobre la conciencia del lector, aunque el tratamiento que se hace del conflicto entre “valores universales” más que entre personajes, la presentación del protagonista como héroe (el conflicto se plantea dentro del propio personaje) el ambiente épico donde se desarrolla la acción (el mundo del boxeo) y el desenlace de la acción (muerte del héroe que cumple su destino) hace que podamos hablar de la obra como de una Tragedia moderna.

IV.- ANÁLISIS DEL CONTENIDO.

El tema que aborda la obra es claramente una reflexión sobre la lucha por la libertad individual y la rebeldía que nace desde conciencia del individuo.

A lo largo de la obra somos testigos del nacimiento del compromiso ético de Kid, el boxeador en el papel de protagonista, y de su espíritu de rebeldía contra lo establecido.

El argumento se estructura de tal forma que la lucha de Kid no se produce contra los personajes antagonistas (Marcel, Mateos, Sony y Marina) sino contra si mismo. Y esto es así porque en realidad, y muy en consonancia con el espíritu trágico de la obra, lo único que se pone en tela de juicio es la capacidad de decidir libremente de Kid. El héroe sólo triunfará si se vence a sí mismo y a sus miedos, decidiendo libremente, actuando de acuerdo con sus principios éticos y aceptando su destino. Así, los antagonistas son personificaciones que constantemente recuerdan a Kid las repercusiones de su decisión, actuando en cierto modo de Coro griego, junto a las fuerzas abstractas que coartan nuestra libertad, representadas por el poder absoluto de Achúcarro.

V.- ANÁLISIS FORMAL DEL TEXTO

Toda la obra está escrita con un estilo coloquial y llano, que le dan a la obra un ritmo ágil y de lectura muy sencilla, dándosele una gran importancia al empleo del diálogo como principal instrumento para el desarrollo de la acción, tal como ocurre en el guión cinematográfico.

VI.- ANÁLISIS ESTRUCTURAL DEL TEXTO

VI. a.- Estructura interna de la obra dramática o “mundo dramático”.

1º.- El ambiente.

Por lo que respecta al espacio, toda la obra transcurre en el vestuario del boxeador Kid Peña, cumpliendo la regla de unidad del lugar en la obra dramática. El lugar, cuya escenografía sirve al autor para mostrarnos la épica del mundo del boxeo, dispone de dos puertas que alegóricamente representan los dos destinos entre los que el protagonista puede escoger. Una puerta es de salida a la calle y la otra da acceso al ring.

Respecto al uso del tiempo, Todo transcurre aproximadamente en dos horas de tiempo real, cumpliendo escrupulosamente con la unidad de tiempo. Además la obra mantiene un ritmo rápido que transmite una sensación de velocidad y urgencia en los acontecimientos.

2º.- Los Personajes.

- Kid. Es sin duda el protagonista y el héroe épico de la tragedia. Toda la acción dramática gira en torno a su lucha interna por actuar de acuerdo con su conciencia y en contra de lo que pudiera resultarle más práctico y conveniente. Hasta el segundo acto Kid no define su posición ante el conflicto, pues si en un principio planea abandonarlo todo y regresar cómodamente a su pueblo, es tras un engaño de Marina cuando decide enfrentarse con su destino.

- Mateos. Antagonista principal de la obra, y personaje dramáticamente negativo pues todos sus intentos tienden a evitar el final heroico de la acción.

Sin embargo y aunque dramáticamente sea un personaje claramente negativo, el autor muy inteligentemente no lo presenta así desde un punto de vista moral. Al fin y al cabo, Mateos sabe y advierte a Kid de las graves consecuencias de sus actos. Esta neutralidad moral hace que podamos comprender e incluso compartir su punto de vista, lo que da mas complejidad y dramatismo a la acción. Hace las funciones de padre froidiano, castrante y opresor para con Kid.

- Marina. Antagonista femenina en lo que podríamos denominar “mujer fatal”, personaje característico del cine y la novela negra. A diferencia de Mateos, Marina si es un personaje moralmente negativo. Egoísta y mentirosa, su engaño llevará a Kid a la muerte. Sin embargo no debemos hacer caer en Marina la culpa del destino de Kid, pues debemos insistir en que la decisión sobre sus actos es finalmente del protagonista y responsabilidad exclusivamente suya. Ahí radica la virtud del boxeador y el mensaje ético de la obra.

- Sony. Personaje positivo, su intervención es el detonante del conflicto (entrega de la carta y apuesta). Es ingenuo e inocente (desconoce el amaño del combate) colabora sin saberlo despertando en Kid el espíritu de rebeldía.

- Marcel. Personaje secundario que aporta poco a la acción. Dramáticamente es un personaje negativo y auxiliar de Mateos.

- Achúcarro. Personaje secundario pero muy importante en el argumento de la obra, pues personifica la amenaza que para Kid supondrá obrar según su conciencia. Hace las funciones de semi-dios trágico quien personifica los poderes absolutos capaces de decidir sobre el destino de los demás y especialmente capaz de decidir la muerte de Kid.

3º.- La acción. El autor ha planteado el conflicto con un desarrollo tradicional de la acción en tres instancias dramáticas.

• Exposición o presentación de los personajes y planteamiento inicial del conflicto.

En esta instancia nos es definido el ambiente en el que va a desarrollarse toda la obra, los personajes principales y sus circunstancias. El conflicto se plantea desde el momento en que Sony entrega a Kid una carta donde la novia de este le anuncia la ruptura de su relación. A partir de ese momento Kid decide que no combatirá esa noche.

Previamente, un diálogo entre Sony, quien ha apostado esa noche por Kid, y Marcel, nos deja adivinar que el combate estaba amañado, y que Kid Peña debía dejarse perder.

• Nudo o desarrollo de la acción. Los personajes actúan para alcanzar sus objetivos, aumentando el conflicto hasta alcanzar el “clímax” donde el problema alcanza su máximo grado. Esta instancia comienza con un largo diálogo donde Mateos se esfuerza por convencer a Kid de que debe pelear esa noche. Para ello utiliza todos los argumentos posibles. En un principio con la promesa de regreso de su novia, más adelante con la amenaza de la humillación y del fracaso en el regreso a su pueblo, de las dificultades económicas, de la deshonra y la vergüenza de su madre ante el incumplimiento del compromiso adquirido por su hijo, y finalmente con la amenaza directa ante un contrato firmado.

Pero ninguna de estas advertencias tiene efecto y Kid sigue dispuesto a regresar con su madre incluso ante los ruegos de Sony, quien le confiesa que ha apostado todo su dinero por el.

Parece que todo está decidido cuando al comienzo del segundo acto, asistimos a una larga escena entre Kid y Marina. La mujer, que suponemos hermosa, seduce a Kid desde un principio, y a través de la farsa de que está embarazada de Mateos logra engañar al protagonista para que pelee. Sin embargo este héroe trágico a decidido irremediablemente “cumplir con su obligación” y obrar según su conciencia por primera vez en su vida. Se ha decidido a pelear y a ganar.

Asistimos en este segundo acto a un incremento del conflicto inicial. Si en un principio la actitud del protagonista era de huída, tras la intervención de Marina, esta actitud se ha tornado en puro instinto de rebeldía. Nos encontramos en el clímax de la acción dramática.

• Desenlace de la acción y solución del conflicto planteado.

El desenlace de la acción no sorprende. Es el esperado de acuerdo con todo lo que se nos ha ido anunciando a lo largo de la obra. Kid pelea, gana el combate y poco después es herido de muerte por un esbirro de Achúcarro, cumpliéndose la predicción de Mateos.

Se cierra entonces el proceso clásico de la tragedia: El conflicto interno del protagonista, el triunfo de su conciencia frente a los poderes establecidos, y la aceptación de un destino ajeno a su voluntad, que transforma a un inicial boxeador fracasado en un héroe épico.

VI. b.- Estructura externa de la obra dramática.

Actos: La obra se compone de dos actos, ambos insertados en un mismo tiempo dramático de aproximadamente dos horas de duración. En el primer acto se incluyen presentación y un primer desarrollo de la acción con un conflicto inicial en el que el protagonista mantiene una actitud titubeante. En el segundo se plantea un incremento del conflicto con el triunfo de la conciencia del protagonista y un desenlace y solución del conflicto que lo convierte en héroe.

Cuadros: Al cumplir la obra la regla de unidad de lugar, no se dan cambios de cuadro.

Escenas: El autor ha prescindido de subdividir los actos en escenas, aunque evidentemente existen cambios en la estructura que se producen por medio de entradas y salidas de los personajes.

VII.- ANÁLISIS CRÍTICO DEL TEXTO.

Es para mi una virtud de la obra el tratamiento psicológico de todos los personajes. Aunque como en toda obra dramática los clasificamos en positivos o negativos respecto de la acción, no podemos clasificarlos tan sencillamente desde un punto de vista moral, donde los personajes presentan matices complejos que nos permiten situarnos en el punto de vista de todos ellos y comprender sus acciones.

Esto se debe al tema abordado por el autor. El conflicto interno planteado entre deber para con los demás y deber para con uno mismo, hace que la lucha de Kid no se resuelva contra los antagonistas, si no que sea estrictamente personal. Los antagonistas son un recurso para personificar fuerzas que operan en todos nosotros y en el propio Kid (responsabilidad, obligaciones, compromisos, miedo al fracaso, miedo a la soledad, etc.) y que vienen dadas por fuerzas ajenas demasiado poderosas para ser vencidas. Estas fuerzas son las personificadas por Achúcarro.

Se trata de un tema universal históricamente tratado en todas épocas y culturas. Es el eterno Don Quijote, Cyrano de Bergerac y Don Juan. Y ahí es donde radica la principal crítica de la obra, pues carece de la originalidad suficiente para que pueda destacarse literariamente. Al leerla, nos parece haber visto antes este mismo argumento, bien en el cine o en la literatura.

Ahora bien, su mayor crítica es también su mayor virtud. Esta obra será eternamente representable en cualquier lugar y en cualquier época, podemos preverle una vigencia intemporal porque el tema planteado y el argumento que lo desarrolla son eternos. Es la gran cualidad del género trágico.