Esperando a Godot; Samuel Beckett

Literatura universal contemporánea del siglo XX. Teatro francés de posguerra. Absurdo. Premio Nobel. Argumento. Personajes

  • Enviado por: Robertoam88
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 8 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

publicidad

RELATO: ¿Qué pasa cuando no pasa nada?

Pues cuando estoy en mi casa todas las tardes y no se que hacer empiezo a escuchar música para distraerme.

Mientras que la musica esta puesta me lo paso bien y canto y eso, pero cuando la musica ya se ha acabado estoy otra vez que no se que hacer.

Y alomejor vuelvo a poner otra vez musica para no acabar en el juego del aburrimiento y vuelvo otra vez a escucharlo y llega un momento en el que ya has cogido asco a la musica y estas aburrido, y estas como al principio sin saber que hacer ya aburrido de nuevo.

Dialogo: En este, se habla mucho, pero al final no se decide nada en concreto.

Pues por ejemplo son dos amigos que han quedado para contarse unas cosas.Y este es mas o menos lo que se cuentan:

Pepe: ¡Hola! ¿Qué tal? ¿En fin que querías contarme?

Juan: Pues esque en realidad nose lo que te quería contar, se me ha olvidado.

Pepe: Bueno pues intenta acordarte que no tengo todo el día.

Juan: Pues no me acuerdo, no se cuando me acuerde ya te llamare para contártelo. Adiós.

Pepe: Adiós.

Personajes.

hermanos Marx, comediantes estadounidenses, nacidos en Nueva York, conocidos por sus nombres artísticos: Chico Marx, Harpo Marx, Groucho Marx y Zeppo Marx

.

Formados como músicos, los cuatro hermanos comenzaron su carrera artística actuando en el vodevil con su madre y su tía, con el nombre de las Six Musical Mascots y, más tarde, como los Four Nightingales. Un quinto hermano, Gummo Marx (Milton), también trabajaba con ellos, aunque nunca actuó en ninguna de su películas. Finalmente, tras presentarse como los Hermanos Marx, aparecieron en una serie de películas cómicas, famosas sobre todo por sus alocados golpes visuales, deudores de su anterior trabajo teatral. Entre estas películas están Los cuatro cocos (1929), primera de la serie, El conflicto de los Marx (1930), Plumas de caballo (1931) y Sopa de ganso (1933). Tras la retirada de Zeppo en 1935, que actuaba sin caracterización cómica, como un actor normal o incluso de galán, Harpo, Chico y Groucho continuaron juntos, cosechando grandes éxitos con Una noche en la ópera (1935), Un día en las carreras (1937), El hotel de los líos (1938), Los Hermanos Marx en el Oeste (1940) y Tienda de locos (1941), Debido a las exigencias comerciales que les obligaban a incluir junto a sus números cómicos, historias y canciones de amor ajenas a la personalidad y el ritmo de los Marx, fueron perdiendo el humor absurdo e incisivo, surrealista en ocasiones, que les había hecho famosos. Su última película juntos fue Amor en conserva (1949).

Cada hermano asumía una identidad reconocible de inmediato: entre otras características, Groucho lucía un llamativo bigote, fumaba puros y hablaba sin parar, desplegando un ingenio cáustico; por el contrario, Harpo hacía de mudo, tocaba el arpa, perseguía a las mujeres e iba desastradamente vestido; entre ambos, Chico, más descarado, hablaba con acento italiano y tocaba el piano. Después de disolverse como grupo, Groucho continuó en solitario su carrera, como presentador de la serie televisiva You bet your life (¡Ya lo creo!). También escribió las recopilaciones humorísticas autobiográficas Groucho y yo (1959) y Memorias de un amante sarnoso (1964). Harpo publicó su autobiografía Harpo habla, en 1961. La influencia del trabajo de los Hermanos Marx, especialmente de Groucho, sobre las generaciones posteriores de humoristas ha sido inmensa, y ha inspirado directamente a comediógrafos de la talla de Woody Allen.

El argumento: de la obra de los Hermanos Marx esperando a Godot.

Esta obra de teatro tiene mucha diversión, pero no tiene que digamos mucho argumento.

Esta obra trata de dos hombres que están esperando a un tercero pero este tercero nunca viene y ellos se cansan de esperarle, y mientras les esperan pues les van pasando pasando unas series de anécdotas divertidas.

Una de ellas es que llegan un militar con una mascota y empiezan ha hacer cosas divertidas. Y así muchas más.

Lo absurdo de las situaciones.

La absurdidad se percibe como poco razonable como totalmente falto de sentido o de conexión lógica con el resto del texto de la escena.

En la filosofía existencialista el absurdo es lo que no puede ser explicado por la razón y lo que niega a la acción del hombre toda justificación filosófica o política.

En el teatro hablamos de elementos absurdos cuando no conseguimos vincularlos a su contexto dramático, escénico, ideológico.

Estos elementos aparecen en las formas teatrales con bastante anticipación a lo absurdo de los años 50.

El nacimiento del teatro absurdo se produce con la cantante calva de ionesco y con esperando a Godot de Beckett.

Samuel Beckett

(1906-1989), poeta, novelista y destacado dramaturgo del teatro del absurdo. De origen irlandés, en 1969 fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura.

Beckett nació el 13 de abril de 1906, en Foxrock, cerca de Dublín. Tras asistir a una escuela protestante de clase media en el norte de Irlanda, ingresó en el Trinity College de Dublín, donde obtuvo la licenciatura en lenguas romances en 1927 y el doctorado en 1931. Entretanto pasó dos años como profesor en París. Al mismo tiempo continuó estudiando al filósofo francés René Descartes y escribió su ensayo crítico Proust (1931), que sentaría las bases filosóficas de su vida y su obra. Fue entonces cuando conoció al novelista y poeta irlandés James Joyce.

Entre 1932 y 1937 escribió y viajó sin descanso y desempeñó diversos trabajos para incrementar los ingresos de la pensión anual que le ofrecía su padre, cuya muerte en 1933 le supuso un duro golpe. En 1937 se estableció definitivamente en París, pero en 1942, tras adherirse a la Resistencia, tuvo que huir de la Gestapo, la policía secreta nazi. En el sur de Francia, libre de la ocupación alemana, Beckett escribió la novela Watt (que no se publicó hasta 1953).

Al final de la guerra regresó a París, donde produjo cuatro grandes obras: su trilogía Molloy (1951), Malone muere (1951) y El innombrable (1953), novelas que el propio autor consideraba su mayor logro, y la obra de teatro Esperando a Godot (1952), su obra maestra en opinión de la mayoría de los críticos. Gran parte de su producción posterior a 1945 fue escrita en francés. Otras obras importantes, publicadas en inglés, son Final de partida (1958), La última cinta (1959), Días felices (1961), Acto sin palabras (1964), No yo (1973), That Time (1976) y Footfall (1976); los relatos Murphy1938) y Cómo es (1964); y dos colecciones de Poemas (1930 y 1935). Una de sus últimas obras es Compañía (1980), donde resume su actitud de explorar lo inexplorable.

Tanto en sus novelas como en sus obras, Beckett centró su atención en la angustia indisociable de la condición humana, que en última instancia redujo al yo solitario o a la nada. Asimismo experimentó con el lenguaje hasta dejar tan sólo su esqueleto, lo que originó una prosa austera y disciplinada, sazonada de un humor corrosivo y alegrada con el uso de la jerga y la chanza. Su influencia en dramaturgos posteriores, sobre todo en aquellos que siguieron sus pasos en la tradición del absurdo, fue tan notable como el impacto de su prosa.

Esperando a Godot; Samuel Beckett