España

Historia. Roma. Romana. Hispania. Antigua. Arte. Cultura. Romanización. Conquista. Invasión

  • Enviado por: RUBIO
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad
publicidad

ESPAÑA EN LA EPOCA ROMANA

  • LA CONQUISTA Y SUS CAUSAS

  • La entrada de los romanos en España se produce cuando la presencia cartaginesa en la península alcanza su mayor importancia, especialmente en el siglo III a.C. Hasta la aparición de los primeros problemas con la potencia surgente (Roma) en el año 226 a.C. se establece un pacto entre Cartago y Roma que divide la península en dos zonas de influencia. El conflicto de Sagunto en el año 219 a.C. provocará la entrada de tropas romanas en el 218 a.C. a través de Ampurias, dirigidas por Publio Cornelio Escipión y su hermano Cneo. Sin embargo este primer ejército fue derrotado por los cartagineses en la batalla de Castulo (212 a.C.). Al año siguiente desembarcó otro Publio Conelio Escipión, hijo del primero de los anteriores y conocido en el futuro como "Africano" porque vencerá años después a Aníbal en Zama, que tomó Cartago Nova en el año 209 a.C. y acabó con los cartagineses en la batalla de Ilipa. El final de esta fase de la conocida como Segunda Guerra Púnica provoca que España se convierta en Provincia romana "de facto".

    En el año 197 a.C. la península fue dividida en dos provincias encomendadas a Pretores: España Citerior e España Ulterior, situándose el límite de ambas cerca de Cartagena.

    Tras las revueltas de los lusitanos dirigidos por Viriato, la guerra celtibérica de mediados del II a.C. y la caída de Numantia en el año 133 a.C. a manos de un tercer Escipión, conocido como "Emiliano" y "Numantino", Roma envía a la península una comisión de diez senadores para establecer el sistema provincial definitivo y sus leyes. Desde entonces hasta finales del I a.C. la presencia romana es constante. Se conquistan las Baleares, comienza un período de paz, se fundan las colonias, se construyen calzadas y el latín entra a formar parte de la vida de los habitantes peninsulares.

    No obstante, el siglo I a.C. tendrá a España como protagonista de buena parte de los conflictos internos de Roma. La guerra civil entre Mario y Sila tendrá su episodio bélico en el norte peninsular con la rebelión de Sertorio, antiguo gobernador de la Citerior. Cneo Pompeyo Magno, un general legendario, entrará en la península y le derrotará, terminando el intento secesionista en el año 72 a.C.

    Poco tiempo después el mismo Pompeyo y su gran rival, Julio César, tendrán en España enfrentamientos muy relevantes en la nueva guerra civil romana. En Lérida y Munda (Córdoba) se desarrollarán combates que acabarán con el dominio pompeyano en el año 45 a.C.

    En el 27 a.C. el emperador Octavio Augusto reestructuró España: la Citerior pasará a llamarse Tarraconense -provincia imperial, ocupando el mismo territorio- y la Ulterior se dividirá en Betica -provincia senatorial- y Lusitania -imperial- compartiendo un territorio que verá sus límites modificados a lo largo de la historia. El Emperador rematará la conquista total de España incorporando los territorios de cántabros y astures al norte del Duero en el año 19 a.C.

    Desde el siglo I d.C. España se distribuirá en "conventus", circunscripciones judiciales más pequeñas dependientes de las provincias (7 en la Tarraconense, 4 en la Betica y 3 en Lusitania). En cada provincia había un legado del Emperador; en la Betica y Lusitania, además un Procónsul y un Cuestor.

    España tuvo un gran florecimiento con la dinastía Flavia y, muy especialmente, con la iniciada por los primeros Antoninos, Trajano y Adriano. procedentes de España. El Imperio Romano, por entonces, alcanza su máximo esplendor y su máxima extensión.

    A principios del siglo III d.C. el emperador Caracalla, además de extender la ciudadanía romana a todos los habitantes del Imperio,creará por cierto tiempo la España Nova Citerior Antoniniana, incluyendo los territorios galaicos y astures.

    Con el emperador Diocleciano España fue una de las tres Diócesis de la Prefectura de las Galias, y tuvo seis provincias: Lusitania, Betica, Tarraconense, Gallaecia, Cartaginense y Mauritania Tingitana -en el norte de Africa-

    Desde la época de Constantino existirá también la provincia Balearica. 'España'

  • CONCEPTO DE ROMANIZACION Y QUE ASPECTOS MODIFICA

  • La Romanización de España por Roma empezó en el 218 a. C. Aníbal (cartaginés) destruyó la ciudad de Sagunto, aliada de Roma, y al frente de un poderoso ejército cruzó el río Ebro y los Pirineos y emprendió la marcha hacia Italia. Entonces los romanos planearon hacer una guerra contra los cartagineses en España. Los romanos, con una extraordinaria visión de la estrategia militar, mandaron a España un ejército bajo el mando de Cornelio Escipión. Éste desembarcó en Emporion y empezó la conquista de las tribus de Cataluña, conquista que se consiguió rápidamente después de la llegada de su hermano P. Escipión, que asentó su base militar en Tarraco, destinada a ser una de las capitales romanas de España.Cuando ya estaban ocupadas las zonas ibéricas del levante y divididas las fuerzas de los dos hermanos, en el año 212 a. C., tomó por sorpresa Cartago Nova. Después de dos victorias en Baecula e Ilipa, logró expulsar a todas las tropas cartaginesas de la Península, e hizo un pacto con la cuidad de Gades en el año 206 a. C.. Después de someter algunas tribus rebeldes (ilergetas), fieles a los pactos con los cartagineses, dominó toda la zona propiamente ibérica, que ya había pasado del dominio cartaginés al de los romanos a causa de la Guerra Púnica.

    Roma aplicó a los pueblos ibéricos y al territorio ocupado el derecho de conquista, comenzando una vergonzosa etapa de sistemática expoliación que causaría, en 197 a. C., una rebelión general de todos los pueblos ibéricos, exceptuando los ilergetas, que a causa de las anteriores represiones habían perdido su espíritu de resistencia. Roma mandó a España al cónsul Marco Pocio Catón, quien, tras una durísima represión, en el transcurso de la cual fueron destruidos todos los núcleos semiurbanos y urbanos de Levante y Cataluña, dominó firmemente el territorio, que quedaría dividido en dos provincias: la Citerior y la Uterior.

  • DIVISION ADMINISTRATIVA Y POLÍTICA EN LA ESPAÑA ROMANA

  • Inicialmente el territorio fue dividido en 2 provincias: España Citerior (la más cercana geográficamente a Roma, que comprendía el este y noreste peninsulares) e España Ulterior (la más alejada de la metrópoli). Durante doscientos años no se cambió, excepto en los límites geográficos, acrecentados por las conquistas (correspondiendo el centro y norte a la primera y el oeste y noroeste a la segunda).

    Sin embargo, Augusto en el 27 a.C. dividió la Ulterioren dos nuevas provincias —Lusitania, Bética— y llamó Tarraconense a la Citerior.

    El emperador Caracalla a comienzos del siglo III desgajó de la Tarraconense la provincia España Nova Citerior Antoniniana—futura Gallaecia—, que comprendía el noroeste peninsular. Su sucesor de principios del siglo IV, Diocleciano, creó la Cartaginense (centro y este peninsulares, más las islas Baleares) desgajada también de la Tarraconense. A fines del siglo IV las Baleares pasan a ser provincia insular llamándose Balearica. Por otro lado, el norte de África fue englobado en ese siglo como parte de España con el nombre de Mauritania Tingitana, con capital en Tingis (actual Tánger). Consecuencia de todo ello, en el siglo V España se componía de 7 provincias.

  • LA CRISIS DEL SIGLO III Y EL FINAL DE LA ESPAÑA ROMANA

  • Los romanos sufrieron una profunda crisis a partir del siglo III DC, manifestándose en el terreno económico y en el social. Bajo el punto de vista económico se aprecia un retroceso notable en la producción artesanal y en el comercio, a la vez que crecía la infracción y se depreciaba las monedas, por esto las ciudades experimentaron un declive imparable. En el punto de vista social, se hacía más grande la separación entre humiliores y honestiores, la esclavitud retrocedió debido al fin de las guerras de conquista y a la liberaciones frecuentes de esclavos, pero empeoraba la condición de los labriegos, convertidos en colonos que trabajaban en grandes propiedades. En los últimos tiempo del Imperio, los grupos más desfavorecidos como los campesinos, conocidos como bagaudas, protagonizaron sacudidas.

  • EL ARTE ROMANO EN ESPAÑA

  • Se desarrollo en las décadas finales del siglo X y en la mayor parte del XI. Se extiende por todo el noreste de España. Es así como comienzan a construirse en el norte de Cataluña un elevado número de templos en Lérida, Gerona y Barcelona. Fue este primer impulso el que llevó al reino de Aragón a comenzar la construcción de estas edificaciones que se conservan sobre todo en Huesca. En estas zonas se usaba la piedra para las obras escultóricas, las cabeceras adornadas con arquillos y bandas dispuestas rítmicamente, los templos están cubiertos por bóvedas de cañón, las naves son más amplias y elevadas, los pilares son una forma de sustentación, en vez de la columna y la escultura es casi inexistente.

    Luego se siguio desarrollo entre la segunda mitad del siglo XI y la primera del siglo XII. Constituye a la época dorada del románico español y se caracteriza por difundir en nuestro territorio el arte procedente de Francia que entró por la ruta de peregrinación del Camino de Santiago. Es en este periodo cuando se edifican los principales monasterios, las grandes catedrales románicas de las rutas de peregrinación y otras importantes iglesias en las ciudades de mayor influencia y poder económico. Se caracteriza por poseer una estructura de líneas y volúmenes armónicos, una escultura muy rica en fachadas, puertas, ventanas, etc. En la pintura se consigue dar expresividad a la escultura tradicionalmente tallada en piedra y tendrá una gran importancia la difusión en las obras artísticas el mensaje catequista y la justa simbología.

    'España'
    'España'

    Monasterio de Leire, en Navarra. Catedral de Jaca, en Huesca,


    Los monasterios más importantes de la España románica son sin duda

    los de Burgos.

    'España'

    Monasterio de Santo Domingo de Silos en Burgos

    Los repobladores pretendían conseguir una seguridad económica y de poder, y cuando así lo hicieron comenzaron a construir en sus aldeas parroquias que reunían todas las características de arte de moda en la época y por este motivo que se conservan en España gran cantidad de pequeñas iglesias románicas que constituyen un gran patrimonio arqueológico de una gran etapas de cambios para España.

    Tambien construyeron vias romanas como por ejemplo:

    VIA DE LA PLATA: Astorga , Salamanca , Alcántara , Mérida , Itálica.

    VIA HERCÚLEA O VIA AUGUSTA : Ampurias , Barcelona , Tarragona , Sagunto , Castulo , Córdoba , Cádiz .

    VIA DEL ATLÁNTICO : Brigantium , Lugo , Braga , Coímbra , Lisboa .

    VIA DEL NORTE : Astorga , León , Clunia , Numancia , Zaragoza , Lérida , Tarragona

    Vídeos relacionados