España en el siglo XVIII

Historia de España. Guerra de Sucesión española. Tratado de Utrecht. Despotismo ilustrado

  • Enviado por: Marisa
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad

LA ESPAÑA EN EL SIGLO XVIII

  • La guerra de sucesión española

  • El siglo XVIII español inicia con la terrible Guerra de Sucesión, que determinará el futuro inmediato del país. Dos dinastías, Borbones y Austrias, se disputan el trono. Vencen los Borbones.

  • Austrias y Borbones

  • Carlos II el Hechizado, último monarca de la Casa Austria, murió sin descendencia en noviembre de 1700. En su testamento nombró como heredero a Felipe de Anjou, nieto de Luis XIV de Francia y miembro de la casa de Borbón. Felipe llegó a Madrid en 1701 y fue proclamado rey con el nombre de Felipe V.

    Sin embargo, Felipe de Anjou no había renunciado a sus derechos al trono de Francia, lo que alarmó a la alianza encabezada por Inglaterra, Holanda y Austria: los Borbones podían construir un gran estado (España más Francia) y desequilibrar Europa. Los aliados proclamaron los derechos del Archiduque Carlos de Austria, que fue designado rey de las coronas hispanas con el nombre de Carlos III. Como resultado inmediato, en 1702 estalló una guerra terrible en Europa. Por otra parte, la política centralista de corte francés practicada por Felipe V provocó resistencias en los estados de la Corona de Aragón.

  • El tratado de Utrecht

  • En 1711 la situación internacional dio un nuevo giro. La muerte del emperador José I de Austria puso la Corona austriaca en manos del Archiduque Carlos. A su vez, Felipe V renunció formalmente a la Corona francesa. Todas las potencias decidieron negociar y, 1713, se firmó la Paz de Utrecht. Felipe fue reconocido internacionalmente como rey de España, pero tuvo que ceder sus territorios europeos a Austria; Sicilia a Saboya, las fortalezas de Bélgica a Holanda y Gibraltar y Menorca a Inglaterra.

    Los catalanes por su parte continuaron la resistencia. Tuvo que ser necesario un gran ejercito para abatirla que fue vencida el 11 de Septiembre de 1714.

  • La guerra de Sucesión española tuvo una triple dimensión: mundial, peninsular y civil.

  • Mundial: Porque las principales potencias europeas se enfrentaron en Europa y en las colonias

    Peninsular: Los estados de la Corona de Aragón lucharon a favor de Carlos y Castilla, a favor de Felipe

    Civil: En los estados de Aragón y en Castilla, los partidarios de Felipe y Carlos también se enfrentaron

    2. Los Borbones en España

    2.1. Reforma política

    La victoria borbónica supuso cambios importantes en la organización de la Corona. Felipe V implantó una monarquía absolutista y organizó un solo estado suprimiendo la autonomía mediante la abolición de fueros y privilegios de los estados de la Corona de Aragón. Fueron asimilados a la estructura política y administrativa de Castilla. El proceso de asimilación se realizó por medio de los llamados Decretos de Nueva Planta.

    Los antiguos reinos se gobernaran directamente desde la corte a través de los capitanes generales, las audiencias y los intendentes; solo el País Vasco y Navarra conservaron una cierta autonomía.

  • Déspotas pero ilustrados

    • Felipe V: reinó entre 1701 y 1746, consolidó la monarquía absoluta y centralista y renovó la administración. Intervino militarmente en Italia con el fin de asegurar un trono para los hijos de su segunda esposa, Isabel de Farnesio. Intentó, asimismo, sin éxito que se revisara el tratado de Utrecht.

    • Fernando VI: reinó entre 1746 y 1759, y su hermano Carlos III entre 1759 y 1788. Ambos monarcas se enfrentaron a problemas similares. Intentaron una política de neutralidad exterior que permitiera una estrategia de desarrollo económico en el interior, así como una racionalización de las estrategias coloniales en América y reformas en el Estado. En tiempos de Carlos III la creciente intervención y las apetencias británicas en la América española fueron motivo de preocupación constante. A causa de los pactos de familia, alianzas entre Borbones españoles y franceses, los ingleses tuvieron excusa para atacar las posesiones españolas después de la guerra de los Siete años. Carlos III intervino también en la Revolución americana, de la que surgirán los Estados Unidos. En la Paz de Versalles de 1783 pudo recuperar algunos de los territorios que le habían arrebatado los británicos.

    • Carlos IV: reinó entre 1788 y 1808. Su reinado fue poco afortunado, ya que se vio sometido a las turbulencias de la revolución francesa y a un conjunto de desgraciadas guerras, contra Francia primero y contra Gran Bretaña después, que arruinaron cualquier posibilidad de desarrollo en el país.

    & Carlos III contó con la ayuda de ministros italianos como Antonio Esquilache. En 1766 el gobierno prohibió el uso de los tradicionales sombreros anchos y capas largas. El pueblo de Madrid se sublevó y obligó al monarca a retirar la prohibición, controlar los precios de los productos alimenticios básicos y retirar a los ministros extranjeros. A este episodio se le conoce como motín de Esquilache.

  • Reformas económicas y sociales

  • 3.1. Reforma de hacienda

    Se creó una secretaría de Hacienda y se modificó el sistema fiscal creando impuestos más equitativos, que tendían a que cada cual pagara de acuerdo con su riqueza.

    Los funcionarios de la monarquía elaboran censos muy completos que permitieron conocer el número de habitantes de cada provincia y localidad, así como sus posibilidades económicas.

  • Monopolio de la Corona

  • A pesar de estas medidas, el balance económico siempre fue deficitario. El Estado recurrió a monopolios como el tabaco y la promoción de la lotería o a la emisión de deuda pública a través de vales reales, lo que motivó la creación del Banco de San Carlos.

  • Mejoras en la agricultura

  • A lo largo del siglo XVIII se produjo un aumento demográfico. El crecimiento afectó indistintamente a la población rural y urbana. En el campo supuso la necesidad de aumentar la producción, para lo que se crearon con esfuerzos nuevas áreas de cultivo talando bosques, aterrazando montañas o desecando pantanos. La introducción de nuevas técnicas y maquinaria fue escasa y se limitó a algunas zonas del levante peninsular.

  • Liberización del comercio americano

  • Carlos III liberalizó el comercio con las colonias españolas en 1778. Hasta el momento, todos los barcos que quisieran comerciar con las colonias debían pasar por Cádiz. Con las nuevas medidas, todos los puertos podían comerciar libremente con América. Esto benefició a ciudades portuarias como la Coruña, Santander, Valencia y los puertos catalanes. Como consecuencia, aumentó el volumen de intercambio y se generaron capitales que en algunas ocasiones se reinvirtieron en nuevas manufacturas o fábricas.

  • Fomento de la industria por parte de la Corona

  • La Corona también estimuló la producción creando grandes fábricas, las Manufacturas Reales: los arsenales de Cartagena, la Habana y Ferrol.

    A finales del siglo XVIII, las fábricas o manufacturas de la nueva burguesía manufacturera o industrial que obtenían beneficios se consolidaban: las fábricas de tejidos de algodón de Cataluña y núcleos metalúrgicos dispersos en Galicia.

  • Reformas en infraestructuras

  • 4.1. La promoción de infraestructuras

  • Obras públicas

  • Potenciaron las obras públicas y utilizaron a los ingenieros militares para construir carreteras y puentes que aseguraran las comunicaciones. Los ingenieros militares también intervinieron en la construcción de nuevas poblaciones, como Ferrol o la Barceloneta, y en las más diversas obras civiles.

  • Defensa

  • La Corona también invirtió en defensa: se construyeron gigantescas fortalezas fronterizas en España y en los enclaves coloniales. En los astilleros se forjó una poderosa flota de guerra que tenía como misión principal garantizar la comunicación con América. El Ejército y la Armada también organizaron colegios de cirugía en Barcelona, Madrid y Cádiz.

  • Reformas de la vida cultural y científica

  • Los Borbones impulsaron la reforma de la enseñanza, modernizando universidades y colegios mayores. Pero la mayoría de universidades continuaron siendo poco operativas. Instituciones como la librería real y Academias como las de Lengua, Medicina, Historia y Farmacia que se fundaron con el objetivo de elevar el nivel cultural y promover la formación de calidad.

    En tiempos de Carlos III proliferaron la Sociedades Económicas de Amigos del País, que agrupaban a los ilustrados partidarios del progreso y emprendían las más diversas actividades e iniciativas de renovación económica.

  • El fomento de la Ciencia

  • La monarquía fundó instituciones de estudio e investigación, como el Gabinete de Historia Natural; el Jardín Botánico; el Gabinete de Máquinas de Retiro; las escuelas de Mineralogía; Escuelas de Ingenieros Industriales, Caminos e Hidráulica; el Real Laboratorio de Química o el Real observatorio Astronómico, todas ellas en la capital.

    La Corona también apoyó múltiples expediciones científicas como la de Jorge Juan al Perú, para medir el arco del meridiano o la de Alessandro Malaspina, que dio la vuelta al mundo y realizó diversos viajes de exploración y Domenec Badía “Alí Bey”, haciéndose pasar por un noble musulmán, viajó por África del Norte por orden de Carlos IV y fue el primer europeo occidental que consiguió entrar en la Meca.