Espacio subjetivo y percepción de la ciudad

Geografía Urbana. Demografía. Mapas mentales. Valoración subjetiva e imagen percibida de la ciudad

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 8 páginas
publicidad

Tema 2. EL ESPACIO SUBJETIVO Y LA PERCEPCIÓN DE LA CIUDAD. Los mapas mentales. La ciudad vivida, sentida y valorada. El imaginario urbano de la pintura, la literatura y el cine.

En 1960, Kevin Lynch publica el primer estudio sistematizado sobre lo que el llamó la imagen percibida de la ciudad, y a partir de esto las diversas ciencias humanas, entre ellas la Geografía, subraya que la ciudad es algo más que un simple contenedor de edificios, de actividades y de habitantes, y subraya que los espacios urbanos tienen un significado, y que simbolizan una identidad social. Al valorar esa faceta de lo subjetivo, muchos geógrafos consideran de gran interés elaborar y analizar los mapas mentales que los individuos o los grupos poseen acerca de su ciudad o de su barrio, o de su CCN. Estos mapas mentales pueden apoyarse tanto en las propiedades morfológicas (plazas, calles, etc...), como también en los valores o sentimientos que ese paisaje transmite a las ciudades.

Se supone que entre la realidad “presuntamente” objetiva y la imagen se interpone la experiencia personal y nuestra herencia cultural que opera como filtro ante los estímulos sensoriales y sensitivos que el medio urbano transmite a nuestro cerebro. Esos filtros nos ayudan a que nos fabriquemos una imagen subjetiva propia del mundo real y por ese signo individualista que tiene la percepción, el mismo estímulo puede ebocar imágenes diferentes en distintos individuos, puesto que cada persona tiene una experiencia única, una ideología propia, por lo que tendríamos que decir que lo que el geógrafo llega a conocer es un montón de mapas mentales únicos, pero también es lógico pensar que ciertas características de la imagen pueden ser comunes a varios individuos, puede ser compartida por otros núcleos o grupos de personas que hayan experimentado un proceso similar de experimentación que un individuo aislado.

El objetivo del geógrafo perceptual es averiguar , en una sucesión de mapas mentales, los aspectos que compartimos respecto a la imagen urbana, y port anto del conocimiento de esta percepción. Los geógrafos partes de la hipótesis de que el conocimiento de esas imágenes debe ser tenido en cuenta a la hora del proceso de toma de decisiones que los ciudadanos y las actividades y técnicas puedan tomar en relación a la mejora de las condiciones de vida del espacio urbano. El geógrafo Humanista piensa que tan importante o más es nuestra vivencia de esa realidad, teniéndose en cuenta a la hora de mejorar la ciudad.

Los estudios que sucedían a partir de la obra de Lynch son estudios básicamente morfológicos centrados en la estructura urbana. Lynch sostuvo que las personas estructuran y organizan su pensamiento y recuerda la ciudad a través de un proceso de selección de los elementos particulares del paisaje, que Lynch denominó distritos, sendas, nodos, hitos y bordes; y són estos elementos los que mexclados entre sí generan la legibilidad de la ciudad y además nos proporcionan una mayor o menos facilidad para construir imágenes, lo que Lynch denomina imaginibilidad. Estos dos aspectos son esenciales tanto para moverse por la ciudad como para influir en la valoración y en el significado simbólico de la ciudad. La legibilidad indica hasta que punto la estrucutra urbana es tal que resulta fácil para nosotros identificar los elementos de la misma de una forma coherente. La imaginibilidad es la característica.

Las sendas son las cías que sigue el observador para desplazarse, bien sean usual, ocasional o potencialemnte. Normalmente las sendas corresponden con las vías públicas como son todo tipo de calles y avenidas.

Los nodos son puntos estratégicos de la ciudad, en los que el espectador puede entrar. Se trata de lugares de confluencia de la circulación peatonal y rodada o bien se trata de puntos de ruptura o de intercomunicación de los transportes, como estaciones.

Los distritos son áreas homogéneas que poseen algunas características comunes, espacios bien diferenciados por los ciudadanos y que pueden utilizarse como elementos de referencia espacial.

Los hitos son elementos del paisaje puntuales pero muy relevantes como para servir de puntos de identificación y de referencia para el ciudadano, auqneu no puede entrar en ellos. Puede ser desde una catedral hasta un castillo.

Los bordes son elementos lineales como las sendas, pero que no se utlizan como tales sino que más bien sirven para separar espacios. Pueden ser límites psicológicos entre áreas sociales contrastadas, pero los bordes que se suelen esplicitar son de naturaleza física.

Imagibilidad es la propiedad que tiene un paisaje urbano de ebocar imágenes nítidas en la mayoría de los observadores. Una ciudad con alta imagibilidad es clara para el ciudadanop, el cual puede evocarla con facilidad.

La legibilidad significa hasta que punto las partes integrantes de una ciudad pueden ser reconocidas y podemos almacenarlas en nuestra mente. Las ciudades más confusas serán aquellas que tengan escasez de hitos, nodos y distritos identificables.

El enfoque de Lynch ha sido perfeccionado por otros autores pero ha sido criticado porque es una visicón descriptiva y concede demasiada importancia a los componentes visuales físicos en deprimento de otros componentes más mentales.

La percepción de la ciudad desde su dimensión espacio-temporal

La dimensión temporal ha sido utilizada por los geógrafos y ello hasta que surgió una nueva corriente en la Geografía llamada por algunos autores como Cronogeografía, que es acuñada o surge de la Escuela de Lund en Suecia en los años 60, donde destacaban geógrafos como Hägerstrand o Tornquist. Estas ideas fueron introducidas en Estados Unidos en 1970. Hägerstrand considera que la cronogeografía debe apoyarse en los siguientes supuestos: duración limitada de la vida, capacidad de simultanear varias tareas, el hecho de que cada taréa tiene una duración, los movimientos entre puntos del espacio consumen tiempo, el número de individuos que ocupa un espacio es restringido, hay un espacio concreto disponible para cada actividad y cada situación está enraizada a situaciones pasadas.

La escuela de Lund concibe al ciudadano como “una trayectoria vital” de espacio tiempo, y esto es el objetivo primordial de sus análisis. Uno de los análisis es de los itinerarios que a diario realiza una familia y el geógrafo pone de manifiesto los distintos recorridos de los miembros de la familia en función de la división de tareas, y como en cada momento ocupan, utilizan o viven en uno o varios determinados espacios, lo cual conlleva a varias consecuencias, por ejemplo, un mapa mental distinto. Tres bloques temáticos son los fundamentalmente estudiados por la Escuela de Lund:

  • La distancia cognictiva en la ciudad.

  • El análisis de la situación relativa en la ciudad.

  • Los aspectos valorativos o análisis de preferencias dentro de las formas de actividad espacio-temporales.

  • La distancia cognictiva en la ciudad

  • Se trata de insistir en el hecho de que la imagen urbana está constituida sobre el conocimiento de los nodos y de su localización relativa y su distancia mutua medida a lo largo de las sendas. Acerca de los resultados de estos estudios hay que señalar que manifiesta una tendencia a sobrevalorar la distancia objetiva o real independientemente del modo de transporte y de la talla de la ciudad y el significado de ese desajuste es importante el conocerlo porque la distancia cognictiva influye en tres tipos de decisiones a tomar por el ciudadano:

  • Quedarse o desplazarse

  • Donde ir

  • Que via o camino tomar

  • En resumen, a tenor de los resultados de estos estudios se puede apuntar una serie de tendencias generales:

  • La distancia cognictiva dentro del espacio urbano es mayor que la distancia real, especialmente en desplazamientos inferiores a 10 kilómetros.

  • La distancia cognictiva depende de la topografía de la ciudad, es decir, si no percibe que se tiene que desplazar cuesta abajo, percibe que la distancia es menor.

  • La distancia cognictiva depende del trazado de la calle, cuanto más sinuoso es el trazado percibimos más trayectoria. También depende la monotonía o variedad de la trama urbana. También se hacen más cortos los recorridos desde la periferia al centro que al sentido inverso.

  • La percepción depende mucho de la distancia social, que hace aumentar o disminuir la real entre áreas sociales urbanas diferentes.

  • Las ciudades que poseen una legibilidad clara, la discrepancia entre distancia mental y objetiva es pequeña.

  • El análisis de la situación relativa en la ciudad

  • Este análisis parte del hecho de que los ciudadanos nos interesamos no únicamente por la distancia sino también por la dirección y la situación relativa de los lugares. Al respecto, los esquemas mentales del ciudadano se clasifican en dos grandes grupos o categorías: esquemas secuenciales, q ue son los que se centran más en las conexiones, en los lugares, y esquemas espaciales, son los que centran la atención más en los hitos y en los distritos. De un modo general se observa que las clases bajas y las mujeres son más propensas a elavorar mapas mentales simples de tipo secuencial, mientras que la complejidad del esquema mental se asocia positivamente con el grado de instrucción y el tiempo de residencia de esos ciudadanos en ese lugar. Además, los esquemas mentales son función también de la edad, del grupo social y del estilo de vida. Respecto a este último, estos geógrafos hablan de los localistas que son los que se mueven en el ámbito reducido del barrio y estos poseen una visión muy tosca de la ciudad, en cambio, los cosmopolitas poseen una imagen más ajustada a la realidad de su ciudad.

  • Los aspectos valorativos o análisis de preferencia dentro de las formas de actividad espacio-temporal.

  • Se trata de la apreciación de las imágenes mentales las cuales pueden ser muy alocuentes y significativas para comprender el comportamiento de las personas en la ciudad. En esa valoración cabe diferenciar dos dimensiones:

  • Dimensión evaluativa, que es la expresión de una opinión respecto al barrio, al centro urbano, a la ciudad.

  • Dimensión afectiva, as la especificación de una preferencia. Este componente es el más fácil de determinar ya que es posible medir las respuestas a un estímulo que da el investigador, por ejemplo, clasificar los barrios de una ciudad según alguna preferencia.

  • A través de estas encuestas el geógrafo puede elavorar un mapa topológico de preferencias sea con técnicas elementales o complejas. Estos mapas topológicos se conocen como mapas de preferencia espaciales.

    Aproximación de la Geografía Humanista

    A este enfoque le interesa no tanto la imagen mental, que es el objetivo de otros enfoques que piensan que la imagen mental condiciona nuestras elecciones, nuestra conducta, sino que los humanistas cominezan planteándose interrogantes como, ¿cuáles son las experiencias significativas que poseemos de los lugares?, ¿cómo experimentamos el sentido de pertenencia e identificación con el lugar?, ¿cómo surgen los vínculos de afecto o de rechazo hacia los lugares?, ¿cómo se convierte el espacio en un lugar, en un centro de significación personal o colectivo? ó ¿de que modo se producen los movimientos casi insconcientes y cotidianos en el lugar?

    El concepto más elavorado por los humanistas es el tránsito desde la noción de espacio a la noción de lugar. Hay un geógrafo californiano, Yi-Fu-Tuan, que parte de la perspectiva experiencial, es decir, del que tiene experiencia para ver los distintos modos de comprender y de elavorar una realidad. Modos que van desde los sentidos más pasivos, incluso el olfato, gusto o tacto, hasta la vista y hasta la capacidad de simbolizar. De este modo, Yi-Fu-Tuan, reconstruye el aprendizaje del espacio y su transformación en lugar concevido como un foco con significación.

    Las fuentes cualitativas como la encuesta personal, la entrevista, son las utilizadas por el geógrafo Humanista , y todas esas fuentes complementarias que van desde las referencias escritas por los viajeros pasando por la prensa escrita, o incluso la novela, la poesía, el cine, la fotografía, etc. sin olvidar las guías turísticas urbanas. El gran tema central del Humanismo es el sentido y los sentidos del lugar. Se trata de subrayar la importancia de los lazos que vinculan a la persona con el lugar. Se considera que cuando esos vínculos son sólidos y afectivos confieren una cierta estabilidad al individuo y al grupo. Por el contrario, la tendencia tecnológica actual convierte el territorio y los lugares en espacios de flujos, o los no-lugares (Placeness). Ello se relaciona con una despersonalización de las ciudades modernas. Estos geógrafos auguran la muerte círica o desaparición del sentido de pertenencia a un barrio, y todo ello lo atribuyen al hecho de considerar cada vez más a la ciudad como una mercancía y un objeto capitalista. Yi-Fu-Tuan acuñó una nueva terminología muy utilizada. Habla de las relaciones de topofilia, aunque en ocasiones se estimula un sentimiento reberencial, como algo sagrado y tenemos la topolatría. Cuando los sujetos hablan del rechazo, Yi-Fu-Tuan habla de topofobia, y entre ambos estados estos geógrafos observan que cada vez más se aprecia una toponegligencia, lo que supone la aparición de una corte brusco en las raices del hombre con su entorno. La vivencia del lugar es sustituida por un orden abstracto y personal.

    El enfoque humanista incide en el punto de vista de los propios ciudadanos, en recuperar la situación tal y como es sentida y vivida por los habitantes, y hace comprender que un lugar en cualquier momento puede ser una realidad diversa para grupos sociales y culturales distintos. No siempre el vínculo es positivo, también se contempla que el lugar puede actuar limitando las posibilidades de sus moradores. En general resulta más adecuado hablar en plural porque no todas las personas experimentan los mismos sentimientos y en el caso de la ciudad esto los geógrafos humanistas lo ponen de manifiesto cuando van descubriendo distintos grados de topofobia o topofilia según el estado social, etc. Variedad de sentidos al punto en que Estebanez ha diferenciado seis sentidos del lugar los cuales son:

  • Sentido social, priman las relaciones entre las personas.

  • Sentido apático, cuando no hay sentido del lugar.

  • Sentido instrumental, cuando el lugar se considera un medio para lograr un fin.

  • Sentido nostálgico, sentimiento hacia el pasado.

  • Sentido escemio, el lugar es el ámbito de sus vidas.

  • Sentido arraigado, el lugar es importante porque les da identidad y pertenencia

  • Estebanez establece que pueden establecerse asociaciones entre los seis sentidos y los caracteres del individuo, así el sentido social aparece más en mujeres que en hombres, el apático se corresponde con los no localistas, el nostálgico es representativo en ancianos, etc.

    Las fuentes alternativas de tipo cualitativo (J.V. Boira).

    Información y tipos de informaciones geográficas contenidas en estas fuentes alternativas.

  • Infromación de tipo espacial. La centrada en los elementos territoriales que en estas fuentes irán marcados por un carácter subjetivo. En el centro de esa información se recomienda analizar los espacios.

  • Configuración morfológica. morfológica y física de la ciudad. Información que va desde la delimitación del espacio pasando por la localización de sus elementos o componentes, tratando así mismo los espacios visibles de esos componentes, su tipología, su ornamentación, etc. A su vez este punto se puede intentar cotejarlo con la realidad mediante el uso o la lectura de fuentes que consideremos “objetivas”, como planos, mapas, censos de población, fotografías, docuemntación histórica, etc.

  • Atender las diferentes escalas, es decir, distinguir la presencia de espacios jerarquizados, presencia de distancias, y su apreciación, entre lugares y puntos diferenciales, apreciación de extensión, el trazado de panorámicas generales, panorámicas particulares, aproximaciones de detalle. También se puede apreciar una aproximación a espacios privados, casa particular, etc.

  • Los espacios de acción de los distintos grupos sociales o personajes que aparecen. En esta cuestión podría trabajarse el tema de la apreciación espacial de tipo económico, étnico, religioso, cultural... Así mismo se puede contemplar la geografía del género, espacios acotádos para la mujer, etc.

  • Puntos principales de referencia que la obra resalta dentro de ese lugar, de esa ciudad. Podríamos denominarles los hitos de la ciudad que conforma realmente a modo de una selección de símbolos, de lugares significativos, selección la cual casi nunca es neutral sino que nos está monstrando una determinada relación que el autor establece con la sociedad urbana que está tratando.

  • La recreación de lops itinerarios urbanos: que rutas, que paseos privilegian dentro de la ciudad lo cual puede conducirnos a entresacar cuestiones como la estabilidad o las mutaciones acontecidas en el paisaje urbano. Por ejemplo la destrucción de un monumento.

  • Esta reconstrucción de la ciudad para completarla debemos acudir a la consulta cartográfica y a investigar diferentes fuentes como manuales, libros de geografía descriptiva, censos, guías de comercio y actividades, etc.

  • Información de tipo atributivo. Es aquella que hace referencia a los atributos o cualidades del espacio urbano. Podemos destacar los siguientes aspectos:

  • Evolución cronológica o temporal. Gracias a estas fuentes el geógrafo puede tratar conceptos como los de mutación, los de cambios sociales y funcionales y ponerlos en correlación con la transformación del paisaje.

  • Análisis de la imagen urbana. Entendida como la representación que de una ciudad tiene el autor de la obra y en la medida en que él lo refleje tiene la mayoría social. Podríamos reconstruir el mapa mental del autor, de la ciudadanía o incluso un mapa mental personal. Todo espacio refleja un sistema de valores, las personas emitimos juicios sobre ese o esos espacios y estas fuentes a menudo nos permiten revelar la percepción y los valores predominantes de una época y de una cultura ya pasada en la cual se gestó la obra.

  • Descubrimiento de los tipos urbanos. Resultan muchas veces no difícil entresacar de estas fuentes grupos sociales característicos que el autor describe. Ello nos permite analizar tanto las clases sociales como la actitud que el artista toma al describirlo. Sería pues una aproximación a la antropología.

  • Las funciones desempeñadas por los diferentes subespacios dentro de una misma ciudad. Aquí se pueden analizar las formas de vida, analizar los tipos de trabajo dominantes, analizar la jerarquía funcional, incluso reconstruir un cierto sector económico bien descrito en esa fuente y que a lo mejor hoy ha desaparecido.

  • La delimitación del archicitado mapa mental; mapa mental de los lugares que a menudo será plural, porque podemos reconstruir el mapa mental del autor, de los personajes incluso. Evidentemente como esos mapas pueden diferir con la representación “objetiva” o real que tenemos, comparando una y otra podemos entresacar una serie de consecuencias que van desde las deformaciones de escala y de distancias hasta la existencia de zonas prohibidas a ciertos grupos sociales pasando por la distorsión que en la imagen urbana introducen diversas variables.

  • Cabe también plantearse como se concibe la ciudad en estas fuentes. Hay que hablar de tres planos diferentes:

  • Se puede plantear la ciudad fundamentalmente como el entorno sobre el cual transcurre la acción de los protagonistas.

  • Considerar el espacio urbano como un ambiente el cual participa directa o indirectamente de la acción dondicionando en cierto modo los sucesos, la trama, los problemas, etc.

  • La ciudad como auténtico protagonista de la obra. Esa ciudad, el autor la trata en profundidad como un espacio de enorme complejidad, tratándose así de metrópolis o de ciudades de tamaño considerable.

  • Ejemplos: J. Joyce: “Dublineses

    Dos Pasos: “Manattan Transfer

    Göblin: “Berlín, Alexander platz

    Mendoza: “La ciudad de los prodigios

    La utilización de la prensa como fuente hace referencia a periódicos y prensa. Es un recurso utilizado desde los años 50, inicialmente en los países anglosajones, en un principio para la enseñanza y la didáctica. La ventaja es ofrecer una información que es abundante y que se nos da casi de una forma simultánea al momento de la noticia. Hay otras ventajas como por ejemplo que prácticamente todos los hechos que se suceden en la actualidad y reflejados en prensa tienen o pueden tener referencias espaciales o territoriales. Otra ventaja es que las noticias constituyen un complemento al libro de texto o manual universitario, una fuente que permite abrir experiencias a la actualidad, a parte de que la prensa suele o puede incluir suplementos que incluso con mayor rapidez que otras fuentes nos actualizan noticias sobre la materia que estamos investigando.

    Otra ventaja es que trabajar con esta fuente puede contribuir a formarnos un espíritu crítico cuando procedemos a comparar como diferentes periódicos tratan la misma noticia. Otra ventaja es que las noticias que en prensa tienen carácter geográfico a menudo van acompañadas con información didáctica útil: planos, mapas, gráficos, estadísticas, antecedentes, etc. Por último, desde el punto de vista didáctico el empleo de noticias en el aula puede desarrollar un debate enfrentando datos u opiniones.

    La contrapartida que puede tener esta fuente es que el sentido crítico lo debemos agudizar ante las distintas publicaciones de modo que debemos tener claro el sustrato ideológico de cada periódico y de cada columnista para ser lo más neutral posible para alcanzar una mayor objetividad.

    Centro Comercial y de Negocios

    Relaciones positivas del lugar