Escuela Tradicional de Pedagogía

Escuelas pedagógicas. Pedagogos. Enseñanza y aprendizaje. Vigotski

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: República Dominicana República Dominicana
  • 7 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

publicidad

El surgimiento de la Escuela

La observación de la escuela tradicional a finales del siglo XIX por parte de los pedagogos que inician las propuestas pedagógicas coincide en el carácter rígido y parcial en la práctica educativa. Una de las restricciones fundamentales que vive la enseñanza tradicional es la limitación en el desempeño del profesor y del alumno en las actividades escolares, donde el ejercicio radica predominantemente en la memorización y trabajo exhaustivo respecto a los contenidos.

La creación de posturas por parte de los pedagogos trae consigo la renovación de los conceptos en materia de enseñanza y aprendizaje, factor fundamental en el desarrollo de las teorías surgidas al respecto.

Los rasgos sobresalientes en la Escuela Nueva corresponden a la libertad, la actividad, la vitalidad, la individualidad y la colectividad.

Cabe destacar que las perspectivas pedagógicas de esta escuela visualizan como importantes los siguientes aspectos:

1. El niño como elemento fundamental en el desarrollo del proceso (paidocentrismo).

2. El desarrollo de métodos para la búsqueda del aprendizaje.

3. Disposición normativa y formativa del profesor como guía en el proceso

4. Establecimiento de espacios educativos destinados a la actividad pedagógica.

5. Los contenidos corresponden a la intención de aprendizaje.

6. Teorización y postulados científicos para el desarrollo de la educación.

Funciones de la escuela

La escuela, como institución social encargada de llevar a cabo la educación en forma organizada, apoyada en planes y programas de estudio impartidos en diferentes niveles, desde jardines de niños hasta universidades, tiene como funciones principales las siguientes:

a) transmitir a las nuevas generaciones conocimientos que han sido adquiridos paulatinamente de generaciones anteriores.

b) Buscar en el educando las aptitudes naturales para desarrollarlas y contribuir de ese modo a la formación de su personalidad.

c) Desarrollar en el educando habilidades y destrezas, pero principalmente inculcarle valores humanos, que de alguna manera orientarán su vida.

d) Despertar, mantener y acrecentar en los integrantes de la comunidad, el interés por elevar su nivel cultural.

De este modo, la escuela, pretende formar al educando para que realice diferentes papeles en la vida social ya que desarrollará sus aptitudes físicas, morales y mentales. Por tanto, ayuda a formar una personalidad bien definida, lo cual contribuirá a que logre una mejor convivencia social.

El Papel de la Escuela

Para muchas personas no relacionadas con la prevención del abuso de sustancias, este concepto es sinónimo de educación sobre alcohol y drogas en la escuela. Como estrategia para prevenir problemas con la bebida entre los jóvenes, la educación sobre el alcohol tiene una larga tradición, ha formado parte del curriculum escolar desde hace 80 años, disfruta de una cierta legitimidad, y es obligatoria por ley en la mayoría de los estados (Estados Unidos nota del traductor).

 Como respuesta a la “cultura de la droga” de los años 60, las escuelas aumentaron su implicación en la educación sobre drogas. La estrategia a últimos de los sesenta, y a principios de los setenta, consistía solamente en información, basada muchas veces en “meter miedo” ¡y llevadas a cabo en tan sólo una hora de clase!, lo que dio como resultado, tal como encontraron posteriormente varios investigadores, un aumento en el consumo de alcohol y drogas. Siguiendo la habitual ley del péndulo, a mediados de los 70 se pasó de programas que se centraban solamente en la información a otros que lo hacían en estrategias afectivas (autoestima, clarificación de valores, habilidades de afrontamiento, de comunicación, de resolución de problemas y de toma de decisiones), omitiendo a menudo por completo la información sobre el alcohol y las drogas.

 Los estudios empezaron entonces a indicar que estos enfoques afectivos tampoco reducían el abuso de sustancias entre los jóvenes. Consecuentemente, a finales de los setenta, se desarrollaron programas más sofisticados con aspectos tanto cognitivos como afectivos. Aunque no se dispone aún de datos longitudinales, los resultados preliminares de dichos programas son similares, sin haberse encontrando niveles significativamente más bajos en el consumo de sustancias (Di Cicco).

 Como respuesta a estos resultados decepcionantes, muchas personas se cuestionan si la educación sobre el alcohol y las drogas tiene capacidad para producir cambios en la conducta. Han aparecido recientemente varios trabajos que intentan explicar por qué la educación sobre alcohol y drogas en la escuela ha tenido tan pocos efectos, y sugieren un replanteamiento de los programas escolares de prevención.

Perfiles de la Educación

El destino de la obra cinética de Lev S. Vigotski es excepcional. En primer lugar, Vigotski, uno de los más grandes psicólogos del siglo XX, no recibió nunca una educación formal en psicología. Fallecido a los 37 años, sólo pudo dedicar un decenio a su labor científica y no llegó a ver la publicación de sus obras más importantes.

 

Pero aún así, Vigotski, el Mozart de la psicología (como lo llamara el filósofo S. Tulmin), fue el autor de una de las teorías más prometedoras de esta disciplina. Más de medio siglo después de su muerte, recién ahora se han publicado sus principales obras, y Vigotski se ha convertido en un autor de vanguardia: “Es indudable que, en múltiples aspectos, Vigotski se adelantó considerablemente a nuestra propia época”, afirma uno de sus mejores interpretes (Rivière, l984, p.120).

 

Este fenómeno, harto raro en la historia de las ciencias, puede acaso explicarse por dos factores vinculados estrechamente entre sí: la envergadura y la originalidad de su producción científica, elaborada en un período relativamente breve, y que constituyen las pruebas palpables de que Vigotski era un genio.

 

El sistema psicológico de Vygostki se basa en una teoría del desarrollo mental ontogénico que a su vez, por muchos de sus aspectos, constituye una teoría histórica del desarrollo individual. Se trata, por tanto, de una concepción genética de un fenómeno genético. De ello cabe extraer seguramente una enseñanza epistemológica: parece ser que las épocas históricas de cambios revolucionarios agudizan la sensibilidad del pensamiento humano y la predisponen hacia todo lo que atañe a la génesis, la transformación, la dinámica, el devenir y la evolución.

Importancia de la Escuela

En nuestro país, a la escuela primaria asisten niños de entre seis y doce años. En ella trabajan profesionistas de la educación básica, con distintas especialidades.

Directores, maestros y supervisores de zona son personas que se han preparado para realizar adecuadamente sus tareas.

Además, las maestras y los maestros participan de manera continua en talleres donde se capacitan para enseñar mejor las distintas asignaturas de la primaria.

La participación de madres y padres, así como de los abuelos y otros parientes encargados de la educación de los niños, enriquece la vida escolar y contribuye a cuidar y mejorar este importante espacio de la comunidad.