Escocia

Itinerarios turísticos. Historia. Geografía. Cultura. Tradiciones. Ciudades: Edimburgo. Dundee. Glasgow. Clanes. Gastronomía. Leyendas. Wallace

  • Enviado por: Ludmir
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 49 páginas

publicidad
cursos destacados
Certifícate PMP - Plan Oro ¡Garantizado!
Certifícate PMP - Plan Oro ¡Garantizado!
¡CURSO 100% TELEPRESENCIAL!



Otorga las 35 Horas de...
Ver más información

Cómo invertir en bolsa
Cómo invertir en bolsa
Conoce los principales mercados bursátiles colombianos, cómo funcionan y cómo invertir en ellos.
Ver más información

publicidad

UNIVERSIDAD DE CADIZ

ESCUELA UNIVERSITARIA DE RELACIONES LABORALES, TRABAJO SOCIAL Y TURISMO

ESCOCIA

ASIGNATURA: ITINERARIOS TURISTICOS

Curso 2002-2003

Joaquín Flores Dorado

INDICE

  • Breve introducción a la Historia de Escocia. 3

  • Geografía de Escocia. 6

  • Ciudades más importantes. 7

  • Castillos. 23

  • Cultura y Tradiciones. 26

  • Clanes de Escocia. 28

  • Gastronomía. 36

  • Leyendas. 41

  • 1. BREVE INTRODUCCION A LA HISTORIA DE ESCOCIA

    -La historia escrita de Escocia comienza en el siglo I a. De C., cuando los romanos invadieron gran Bretaña. Los romanos añadieron el sur de gran bretaña a su imperio como la provincia de Britannia, Sin embargo fueron incapaces de doblegar a las tribus que habitaban en el norte. Para evitar la posibilidad de una invasión de Britannia por parte de esas tribus el emperador Adriano construyo una gran muralla a través de la isla de costa a costa. Los Romanos llamaron a las tierras del norte de la muralla Caledonia, y a sus habitantes Pictos, proveniente del latín piclus, que quiere decir pintados, ya que estos llevaban el cuerpo pintado. Partes de la muralla de Adriano se conservan aun en la frontera escocesa.

    -En el siglo V d. De C. Los inmigrantes celtas de irlanda, llamados escoceses (scots) se situaron en el norte de Clyde. Los escoceses (scots) ya eran cristianos cuando dejaron irlanda. Durante el siglo siguiente el rey de los pictos también fue convertido al cristianismo. En el siglo IX Kenneth MacAlpine, rey de los escoceses (scots) añadió a sus tierras el reino Picto. Sobre el siglo X estas tierras empezaron a ser conocidas como Escocia (scotland).

    -Después de que los Normandos conquistaran Inglaterra en 1066 muchos anglo-sajones de Inglaterra se situaron en las tierras bajas de Escocia. Así lógicamente los escoceses adoptaron gradualmente las costumbres inglesas. El feudalismo fue establecido y los jefes de los clanes se convirtieron en nobles, las ciudades crecieron, el comercio se intensifico y Escocia prosperaba.

    -En 1290 Margaret, heredera al trono, murió. Muchos fueron los candidatos a la corona.

    Edward I de Inglaterra reclamo los derechos de la corona, se los ofreció a John de Baliol y le hizo Rey. Sin embargo cuando Edward I Pidió ayuda a este para luchar contra los franceses, el rey de Escocia firmo un pacto con estos.

    -Edward I cruzo la frontera en 1296, copio prisionero a John de Baliol y se proclamo rey de Escocia. Para simbolizar la unión, se llevo la piedra sagrada en la que los reyes escoceses habían sido coronados a Westminster y la situó bajo el trono de la coronación.

    -William Wallace, el primero de los luchadores por la libertad de Escocia, derrotó a los ingleses en Stirling Bridge en 1297, pero su ejército fue vencido el año siguiente y William Wallace fue capturado y ejecutado, los ingleses colgaron su cabeza en el puente de Londres (esta parte de la historia de Escocia fue la utilizada en la película Braveheart). El espíritu escocés estaba aun deseoso de independencia y encontraron otro gran campeón en Robert the Bruce (el Rey Roberto I) fue coronado en 1306. Su campaña desembocó finalmente en la Batalla de Bannockburn en 1314, y el ejército inglés se marchó de Escocia. En 1320 los escoceses redactaron una Declaración de Independencia en la Abadía de Arbroath.

    -En el Tratado de Northampton de 1328, Inglaterra aceptó finalmente la independencia de Escocia, pero la muerte del Rey Roberto I en 1329 dio lugar a otra crisis de sucesión. La dinastía de los estuardo fue la responsable de la construcción de castillos y palacios grandiosos como los que se pueden visitar hoy día en Stirling, Falkland, Linlithgow y Edimburgo.

    -La figura más famosa de los Estuardo es la de María Estuardo, reina de los escoceses, cuya memoria ha quedado grabada en muchos lugares de Escocia debido a los viajes que la monarca realizó por Escocia, hospedándose en castillos, monasterios, etc. desde el castillo de Balvenie, en el norte, hasta el priorato de Whithorn en Galloway, en el sur.

    -El rey Jacobo VI de Escocia, hijo de María Estuardo, se convirtió en Jacobo I de Inglaterra con la Unión de las dos Coronas en el año 1603. El siglo XVII estuvo marcado por los conflictos de carácter religioso que terminaron con el exilio de los Estuardo y el levantamiento de sus seguidores, los jacobitas.

    -El príncipe Carlos Eduardo Estuardo, tataranieto del rey Jacobo VI, nació en el exilio en Italia y se declaró el heredero con derecho al trono. Desembarcó en la localidad de Eriskay en las islas del oeste en 1745 desencadenando una serie de eventos que cambiaron para siempre la fisonomía de las Tierras Altas. Su campaña terminó en 1746 en las praderas de Culloden Moor, en las cercanías de Inverness, donde las fuerzas gubernamentales vencieron a los jacobitas en la última batalla que tuvo lugar en tierras británicas.

    -La pérdida del Parlamento escocés así como de la capitalidad en 1707 con el Acta de la Unión trajo tiempos de paz, donde Escocia se erigiría como uno de los centros innovadores líderes en Europa. Filósofos de la talla de David Hume (1711-1776), y economistas como Adam Smith (1723-1790), poetas y artistas como Robert Burns (1759-1796) y Henry Raeburn (1756-1823) fueron figuras prominentes en este periodo remarcable de la historia de Escocia.

    -Durante este periodo, los instintos guerreros de los habitantes de las Tierras Altas se canalizaron hacia el ejército británico para luchar en las guerras del Imperio Británico. La emigración con destino al Nuevo Mundo exportó fuerza y talento como muestra el hecho de que nueve de los firmantes de la Declaración de Independencia americana fueran escoceses.

    -Durante el periodo de la Revolución Industrial, Escocia y especialmente Glasgow, llegaron a ser conocidos como "los talleres del mundo occidental”.

    En muchos campos, los inventores y científicos escoceses, consiguieron merecida fama. Lord Kelvin (1824-1907) fue el padre de la física del siglo XIX, James Young Simpson (1811-1870) desarrolló la anestesia y posteriormente Sir Alexander Fleming descubrió la penicilina; Thomas Telford (1757-1854), destacado ingeniero de obras públicas, construyó 1.480 kilómetros de carreteras y 1.017 puentes tan sólo en Escocia.

    -Esta rica y variada historia es uno de los motivos por los cuales, a pesar de que en 1707 se suspendiese el Parlamento escocés, la nación nunca perdiese su identidad sino que por el contrario retuvo su propio sistema legal, educativo y eclesiástico, que se ha visto consolidado por el nuevo Parlamento escocés con sede en Edimburgo, el cual ha contribuido sobremanera a la construcción de una identidad nacional.

    2. GEOGRAFÍA DE ESCOCIA

    -Escocia está situada en el norte de la isla mayor del archipiélago británico. El territorio escocés se distingue del resto de Gran Bretaña por sus montañas, sus lagos y sus ríos y, también, por sus numerosas islas entre las que destacan las Orcadas, Hébridas y Shetlands que conforman algo más de 78.213 kilómetros cuadrados divididos en treinta y tres condados. Sus tierras se dividen en las Highlands (Tierras Altas), una de las últimas zonas en estado natural de Europa y las Lowlands (Tierras Bajas). Sus costas son escarpadas con fiordos como los de la costa oeste en Loch Broom. Escocia combina el páramo y las montañas como en Glencoe o Rannoch Moor. Sus cumbres más altas se encuentran en las cotas de Ben Lawer

    -Con 440 kilómetros entre los extremos norte y sur, con 790 islas entre un quebrado litoral y apenas cinco millones de habitantes que se concentran en el sur, entre Glasgow, capital económica, y Edimburgo, la capital administrativa y ahora otra vez, la sede del Parlamento de Escocia. Durante muchos años reino independiente, siempre subordinado a los ingleses, tiene leyes propias, la mayoritaria Iglesia de Escocia, y mejores sistemas de enseñanza y de protección social que sus vecinos ingleses, que siempre la han considerado despectivamente como lugar bárbaro y pobre, algo asociado con las montañas. Su llamado idioma nacional, el gaélico, lo hablan apenas cien mil personas.

    2.1 Ciudades más importantes de Escocia.

    EDIMBURGO

    - Tiene un máximo de medio millón de habitantes incluyendo los alrededores aunque como se puede comprobar incluye todo lo que se espera de una gran capital, eso si concentrado en un espacio relativamente pequeño.

    Escocia

    -Su emplazamiento es bastante curioso ya que se encuentra a un par de kilómetros del mar entre siete u ocho colinas de origen volcánico. El mar es en realidad una ría que se conoce como Firth of the Forth (Firth es ría en escocés y Forth es el nombre del río que desemboca allí).

    - Edimburgo tiene dos centros históricos separados por un gran parque (Princess Gardens).Por un lado está lo que se conoce como Old Town que es la ciudad de origen medieval construida entre el gigantesco Castillo ciudadela y el Palacio Real. Las dos edificaciones están unidas por The Royal Mile, una calle mayor muy turística repleta de casas antiguas y tiendas de recuerdos con mucho ambiente. Las prendas de lana escocesa más baratas se encuentran sorprendentemente allí.

    - Por otro lado está la New Town, construida a finales del S.XVIII que representa uno de los mejores ejemplos de urbanismo neoclásico en toda Europa. El núcleo básico son tres calles paralelas que concentran todavía gran parte de la vida social y económica de la ciudad. Princess Street es una de las grandes calles comerciales del continente con la peculiaridad- de que sólo se permite construir edificios por un lado para no perjudicar la vista que se contempla de la Old Town.

    -La segunda es George Street que reunía a prácticamente la mayoría de los grandes bancos y que paulatinamente se está transformando en una calle de copas muy particular, y por último Queen Street donde sigue habiendo bastantes oficinas y centros bancarios en funcionamiento. Entre las tres hay plazas y calles de servicio, repletas de tiendas de anticuarios, pubs, salas de subasta y restaurantes de diseño

    -Desde hace unos cinco años hay que hablar de un tercer centro en el antiguo puerto de Leith. Allí se ha construido un enorme edificio para albergar a los nuevos funcionarios de Escocia lo que ha provocado inmediatamente una explosión inmobiliaria. En poquísimos años lo que era una zona muy deprimida pero que conservaba muchos edificios del S.XVIII, se ha convertido en un de los barrios más caros y atractivos. Se han abierto nuevos restaurantes y bares en cada esquina, hay planes para abrir grandes tiendas y por el momento ya se ha instalado en un de los muelles el antiguo yate real Britannia, como una de las nuevas atracciones de la ciudad.

    - En lo que respecta a los museos se ha producido una verdadera revolución encaminada a identificarlos con la nueva política nacionalista.

    Varios museos nacionales, el de historia, el de la ciencia y el arqueológico forman

    Ahora el Museum of scotland cuya visita resulta Escocia
    interesante para comprobar como se puede manipular la cultura. Es muy espectacular y vale la pena comer o tomar algo en su cafetería panorámica, en el último piso.

    -La National Gallery of Scotland tiene una colección de pintura extraordinaria que incluye algunas piezas, de escuela española estupendas como un extrañísimo Greco, uno de los Velazquez de su época de Sevilla más conocidos, un Zurbarán pero además hay obras maestras de prácticamente todas las escuelas hasta principios de este siglo.

    -La Scottish National Gallery of Modern Art que ocupa dos antiguos colegios del S.XIX en forma de palacios, contiene una colección de arte surrealista de primer orden además de buenos ejemplos de todos los maestros de este siglo.

    Entre los museos curiosos vale la pena acercarse a la Galería Nacional de Retratos (Scottish National Portrait Gallery), al Huntly Museum   (colección municipal que ocupa varias casas señoriales de la Royal Mile), al Lady Stair's House Museum, dedicado a los tres grandes escritores locales: Walter Scott, Stevenson y el poeta nacional Burns.

    - El Castillo de Edimburgo, domina la capital escocesa es un conjunto de edificios que datan del siglo XIV al XVII.

    Escocia
    Principal fortaleza real de Escocia. Situado sobre una colina de roca volcánica, emerge majestuosamente sobre la ciudad, vigilando el mar del Norte desde un punto estratégico. La capilla de Santa Margarita construida en el siglo XII durante el reinado de David I, fue la primera construcción en la roca. Poco queda de las defensas medievales a causa de las continuas modificaciones que se han producido a lo largo de los siglos. Posee torres, prisiones, palacios de cada época de la historia de Escocia. Los mejores edificios son los del reinado de Jacobo IV, como el gran atrio y su magnífico techo. Este monarca es también responsable de las mejoras introducidas durante el siglo XV en el Palacio Real de Jacobo I, que está situado en la plaza de la Corona. En él nació Jacobo VI, hijo de María I Estuardo. Hoy el castillo está abierto al público y se celebra cada año una parada militar.

    Escocia
    -Es la sede de las Joyas de la Corona Escocesa, las joyas de la corona más antiguas de toda Europa. Se guardaron en el castillo después de la última asamblea del Parlamento y allí permanecieron olvidadas durante 111 años. Su fascinante historia y la de los reyes y reinas de Escocia se cuenta en la exposición "Honours of Scotland". Aquí los visitantes pueden contemplar también otro símbolo nacional igualmente poderoso, la Stone of Destiny (Piedra del Destino), sobre la cual se coronaba a los monarcas escoceses.

    - Los Lothians: Con las aguas marinas del Estuario del Forth al norte y las Pentland Hills hacia el sur, Edimburgo se desparrama tanto por el este como por el oeste hasta los Lothians, una región con numerosas ciudades interesantes, una hermosa costa y un atractivo paisaje.

    -Hay lugares históricos como Linlithgow, el lugar de nacimiento de María, Reina de los Escoceses, y Haddington, con su hermosa silueta georgiana, además de centros de veraneo tradicionales, como Dunbar y North Berwick, con su nuevo centro de aves marinas. El patrimonio industrial podrá descubrirse en el recientemente rehabilitado Scottish Mining Centre en Newtongrange, donde la última tecnología narra la historia del carbón.

    -Los Lothians cuentan con una gran elección de magníficas casas históricas, castillos e iglesias. En East Lothian, el Castillo de Tantallon, el Castillo de Dirleton del siglo XIII y la Lennoxlove House se encuentran a pocos kilómetros unos de otros. En Midlothian la Rosslyn Chapel, del siglo XV, alberga las mejores tallas en piedra de Escocia, mientras que West Lothian cuenta con la magnífica Hopetoun House, del siglo XVIII, con sus bellos mobiliarios y techos de yeso.

    -La larga lista de atracciones de los Lothians también incluye el Museo de la Aviación, la casa de John Muir (lugar de nacimiento del fundador del movimiento conservacionista de los Estados Unidos), y la destilería Glenkinchie, todo lo cual se añade a la amplia elección de lugares para visitar.

    -Monumento a Sir Walter Scott: Uno de los monumentos más famosos de Edimburgo, con sus 287 escalones que le llevan hasta lo alto. Este monumento fue construido en memoria de Sir Walter Scott, una muy importante figura literaria para la historia de Escocia. Tras una competición arquitectónica se decidió el diseño de George Meikle Kemp. La construcción comenzó en 1840.

    -Festival de Edimburgo: Los organizadores dicen que es el 'Festival Artístico más grande del Mundo'. Reúne a 13 mil artistas del cine, la música, el teatro y la danza de todo el planeta, atrae a ciento de miles de turistas y se desarrolla en un escenario ideal.

    - El festival Internacional de Edimburgo podría describirse como una explosión cultural que tiene lugar en la capital escocesa cada año.

    -Durante agosto, mes en el que las temperaturas de esa ciudad del norte se tornan cálidas, Edimburgo se transforma en el escenario de un encuentro de festivales de arte para todos los gustos.

    -Allí confluyen el Festival de Teatro Experimental (fringe), el Festival de cine, el Festival de Jazz, el Festival del Libro, y los desfiles militares conocidos como Tatoo.

    -De esa manera, Edimburgo se convierte en el destino ideal para quienes quieren escapar del calor de otras capitales europeas y combinar una alta dosis de cultura con paseos por castillos medievales, montañas, mucha cerveza y scocht en la tierra de su creación.

    -Los organizadores calculan que tomaría unos cuatro años y 143 días ver consecutivamente cada una de las actuaciones del bullicioso festival.

    Escocia

    -Este festival de renombre internacional, nació en 1947 con el objetivo de alegrar la vida de la ciudad tras la II Guerra Mundial.

    DUNDEE

    -Situada en la costa oriental de Escocia, en el estuario del Tay, 60 Km. al norte de Edimburgo. Este sitio estuvo ocupado desde antes de nuestra era, pero el desarrollo de la ciudad se produjo con la construcción de barcos y con el establecimiento de plantas productoras de artículos de yute, en el siglo XIX. En la actualidad, la mayoría de esas plantas están cerradas, pero sus otras industrias florecen en la zona de los muelles y en los suburbios. El puente de ferrocarril construido sobre el río Tay se derrumbó en 1879 durante una tormenta, un tren se hundió en el río y se perdieron 75 vidas. A la construcción de otro puente acompañó, en 1966, la de un puente para vehículos de motor. Dundee es famosa por sus deliciosos pasteles y (desde el siglo XVIII) por su mermelada de naranja. Su población es de 180.000 habitantes.

    Escocia

    En las cercanías de Dundee se encuentra el Glamis Castle donde Shakespeare situó su Macbeth, Lugar favorito de San Fergus, quien desde las tierras de Irlanda pidió tener acceso a sus murallas. El Rey Malcolm II de Escocia murió allí en 1034.

    GLASGOW

    -Durante los últimos 20 años Glasgow ha experimentado un gran cambio. Desde los años setenta hasta la actualidad, la actividad principal de la ciudad ha pasado de las industrias pesadas como, por ejemplo, la construcción de barcos (aunque en la actualidad todavía se realiza a menor escala), a las industrias de servicios como por ejemplo la tecnología de la información y el turismo.

    Mientras que en décadas anteriores el centro de Glasgow se consideraba inseguro durante la noche, una transformación radical ha conseguido que Glasgow sea una de las ciudades más seguras de Gran Bretaña. El desarrollo constante de los principales centros y calles comerciales de Glasgow, además de la aparición de una nueva cultura de ocio y la apertura de locales de diversión hasta altas horas de la noche, ha hecho de Glasgow un entorno agradable en el que trabajar, vivir, comprar y entretenerse. Además, la gente de Glasgow tiene la fama de estar entre la más amigable y servicial de Gran Bretaña.

    Escocia

    -Durante muchos años, Glasgow ha sido un líder mundial en el diseño y las artes, y varias galerías y museos exponen el trabajo de artistas como, por ejemplo, Charles Rennie Mackintosh. En este sentido, también merece la pena visitar exposiciones como, por ejemplo, The Lighthouse.

    -Glasgow tiene un número asombroso de teatros, galerías de arte y museos, desde el gran Kelvingrove Gallery and Museum a innumerables establecimientos pequeños como, por ejemplo, el Tron. Muchos son gratuitos o cobran pequeñas cuotas de admisión, lo que hace posible que el visitante se pueda sumergir durante varios días o semanas en actividades culturales por poco dinero. Además, Glasgow es el hogar de la Scottish Opera y del Scottish Ballet, de la Royal Scottish National Orchestra y de la Royal Concert Hall.

    -El West End de Glasgow es la zona "de moda” de la ciudad, es el centro de actividad de muchos de los artistas, estudiantes y periodistas que viven o trabajan en la región de Strathclyde. En esta zona encontrará la Universidad de Glasgow, innumerables ejemplos de edificios notables por su belleza arquitectónica, varias iglesias y museos importantes, restaurantes en abundancia, Botanical Gardens y Kelvingrove Park.

    -En la zona central de Glasgow se puede encontrar la Merchant City. Este entramado de calles alberga varios bares, restaurantes, galerías de arte, cafés, tiendas y centros comerciales. De hecho, Glasgow tiene ahora una de las mayores colecciones de tiendas de Europa. Muchos de estos establecimientos abren hasta tarde, dando un aire continental a la ciudad en los largos días del verano. Glasgow también tiene un gran número de parques muy bien cuidados y posee más espacios abiertos públicos que cualquier otra ciudad del Reino Unido.

    -Monumento en Langside: Este monumento conmemora el lugar en el cual tuvo lugar la batalla de Langside cuando en 1568 Las tropas de Maria I Estuardo fueron derrotadas por los defensores del regente y tras la cual esta se vio obligada a abdicar en su hijo Jacobo VI.

    -Monumento a Maria I Estuardo Reina de Escocia: Conmemora el lugar en el que Maria I Estuardo permaneció durante su escape después de la derrota en la batalla de Langside, esta cerca de Ringford, conocida ahora como Queenshill.

    INVERNESS

    -Inverness, la capital de las Highlands, atrae a miles de visitantes cada año que vienen hasta aquí para descubrir su historia, cultura y tradiciones.

    - Situada en el mismo centro del norte de Escocia, es el lugar perfecto desde donde explorar con toda comodidad los espectaculares paisajes de las "Tierras Altas". Durante cientos de kilómetros se suceden profundos valles con oscuros lagos donde dicen que habitan seres tan extraordinarios y monstruosos como el del Lago Ness. El verdor de las praderas contrasta con los cobrizos y malvas del brezo que crece en sus laderas. Ruinas de románticos castillos y minúsculos pueblos, con todas sus casas pintadas de blanco, son las únicas huellas que aquí delatan la presencia del hombre

    -Desde el castillo de Inverness, se obtienen espléndidas vistas del río Ness y de Moray Firth y, cerca del castillo, se extiende la sombría atmósfera del campo de Batalla de Culloden, donde en 1746 Carlos Estuardo (Bonnie Prince Charlie), con sus aliados Jacobitas, luchó contra su primo lejano, el Duque de Cumberland, que estaba al mando de las tropas del Gobierno.

    -Hoy las marismas de Culloden son un remanso de paz que parece desmentir su sangriento pasado.

    -Balnain House es el mejor de los lugares si lo que desea es conocer un poco mejor la música tradicional gaélica. Allí encontrará una exhibición permanente de música gaélica y una muestra de su evolución a lo largo de los siglos y una serie de talleres en los que se enseña a tocar varios instrumentos tradicionales tales como el violín, el arpa y el silbato.

    -Hay numerosas tiendas en la ciudad y existen sucursales de las principales firmas. También hay diversas tiendas de antigüedades en sus serpenteantes calles, así como modernas zonas comerciales y mercados victorianos.

    -Los bares, cafés y restaurantes sirven todo tipo de comidas y puede encontrase desde el restaurante más tradicional hasta el más exótico.

    -Del Inverness de Macbeth sólo queda el emplazamiento de su castillo, arrasado por el cruel Malcolm Canmore. La capital de las Highlands se ha transformado en una acogedora ciudad marcadamente victoriana.

    -La catedral de San Andrés fue el primer edificio neogótico que se construyó en Escocia en la segunda mitad del siglo XIX. Por esa época también se edificó el modesto castillo que domina, con cierta timidez, el conjunto urbano. Tras largos años de abandono, fue entonces cuando Inverness volvió a renacer para ser el floreciente centro turístico y comercial que hoy es.

    -Las posibilidades de excursiones por las Highlands son casi ilimitadas. En esta ocasión se propone una ruta de unos 350 kilómetros que permite conocer algunos de los puntos más espectaculares de esta región escocesa. Desde Inverness es inevitable acercarse al Lago Ness que, con sus 40 kilómetros de largo y más de 200 metros de profundidad, es uno de los lugares más singulares de ese Gran Glen o valle que divide en dos el centro de Escocia. Forma parte del Caledonian Canal, una gigantesca obra de ingeniería construida en 1822.

    ABERDEEN

    -Aberdeen es la tercera ciudad en importancia y tamaño de Escocia y, a raíz del descubrimiento de petróleo en el Mar del Norte, aumentó su riqueza y prosperidad, lo que se refleja en su amplia oferta de excelentes tiendas, bares, restaurantes y museos. También existen numerosos e impresionantes paisajes que visitar, tales como los Montañas Grampianos, preciosos valles y ríos y pintorescos puertos pesqueros. También podrá visitar las grutas de sus playas y los altos acantilados de la costa del Mar del Norte. Desde aquí salen varias rutas si lo que desea es descubrir la fascinante historia y cultura de la ciudad. La ruta del Whisky de Malta le llevará a través de las más famosas destilerías, donde descubrirá la habilidad y los siglos que han sido necesarios para crear un whisky tan magnífico.

    -Las otras rutas incluyen la ruta costera y la de los castillos y la ruta del Patrimonio Victoriano que le conducirá hasta Balmoral, la residencia de verano de la reina de Inglaterra.

    -En los ríos Don y Dee se puede practicar la pesca de la trucha o del salmón, pueden viajar en pony por bellos senderos, caminar a través de colinas o jugar al golf en alguno de los muchos campos de golf. Además, como Aberdeen se encuentra a resguardo de buena parte de las lluvias, tan abundantes en Escocia, gracias a las montañas, el clima es mucho menos húmedo que el de la costa oeste, por lo que, durante los meses de verano, se puede tomar el sol en las doradas arenas de la playa de Aberdeen.

    ISLA DE SKYE

    -La isla de Skye tiene ahora un puente que la une a la tierra firme, aunque todavía existe un servicio de ferry de Mallaig a Armadale en el sur de la isla. Skye ofrece algunos de los más espectaculares accidentes geográficos de Gran Bretaña, la más conocida de las cuales son las colinas Cuillin Hills. Pasada la importante población de Portree, con su amplio surtido de alojamientos, el espectáculo geológico continúa con la roca del Old Man of Storr. El Quiraing, una extraordinaria mezcla de pináculos, monolitos y rincones ocultos es un ejemplo más del impresionante paisaje de Skye.

    Dunvegan Castle, la sede del Clan Macleod, es uno de los lugares más visitados de la isla, mientras que el Skye Museum of Island Life evoca las costumbres antiguas de los campesinos y granjeros del lugar. En Armadale, el Clan Donald Centre explora el tema del poderoso clan cuyos jefes eran los "Lords of the lsles" (los señores de las islas).

    El Aros Heritage Centre en Portree también es importante para comprender la historia de Skye, ya que narra la vida de la isla a partir del 1700 desde el punto de vista de sus habitantes. También encontrará una gran variedad de productos artesanales de la isla, entre los que destacan los objetos en mármol de Skye.

    Callanish Standing Stones. Si los dólmenes de Stonehenge tienen que ver con el sol, Callanish tiene que ver con la luna. Los megalitos aquí situados ofrecen una visión majestuosa y espectacular. Llevan aquí unos 4.000 años y son 13 piedras que trazan un círculo alrededor de menhir central de unos 5 metros de altura. A partir de este círculo se extiende una avenida doble formada por 19 piedras.

    STIRLING

    -Mención especial merece Stirling ya que aunque no es una gran ciudad, en esta región se concentran algunos de los más famosos monumentos de Escocia.

    -Stirling es un centro histórico, administrativo y comercial situado a las orillas de Ochil Hills cerca del río Forth, sobre una línea que marca la división geológica entre las montañas y la Baja Escocia.

    - El Castillo de Stirling, situado en una colina desde la que domina a toda la ciudad, es el más famoso de todos los castillos y de los de más belleza gracias a sus muchas zonas verdes en el interior. Es como un laberinto en el que conviene estar provisto de un mapa, con una gran cantidad de estancias: salones, mazmorras, las antiguas cocinas, la Capilla Real, etc. Recorrerlo entero lleva una hora aproximadamente, y es de los lugares más recomendables para visitar en Escocia.

    - Estatua del Rey Robert the Bruce: Esta estatua conmemora la Victoria del rey Robert the Bruce en la batalla de Bannockburn en 1314, esta en la esplanada del Castillo de Stirling

    Estatua de Rob Roy: Situada cerca del Albert hall en Stirling, MacGregor fue un verdadero hombre de las Highlands, comerciante de ganado y proscrito del S XVIII que se convirtió en un héroe popular escocés

    2.2 Castillos de Escocia.

    -Escocia, además de los ya nombrados, tiene muchos y muy bellos castillos, de los que vamos a destacar los más importantes, mejor conservados o con mas visitas turísticas.

    Dunnottar Castle

    -El nombre de este castillo deriva de la palabra escocesa Dun o tir, que significa "fuerte" en las tierras altas, las Highlands. Durante el siglo V, San Ninian construyó una capilla en el interior del recinto. En el 681 los anales del Ulster mencionan el castillo; en el 900, el Rey Donald II cayó en la batalla contra los vikingos en Dunnottar; en el 934 es recordado el Rey Aethelstan de Wessex.
    Este castillo fue protagonista de la historia escocesa contra la dominación inglesa, conquistado por los ingleses en 1297 y reconquistado de nuevo por Escocia. Finalmente pasó a ser propiedad inglesa con el rey Eduardo III.

    Dalhousie Castle

    Situado a las afueras de Edimburgo, este fabuloso castillo con fascinantes recuerdos de un turbulento pasado tiene alrededor de 700 años. Su restaurante, iluminado con antorchas, ofrece una excelente, y casi desconocida, cocina escocesa. Escocia

    Ballathie House

    Con vistas al río Tay, representa la hospitalidad escocesa en una casa con carácter y distinción, construida en el año 1850. Dispone de salones elegantemente decorados.

    Escocia

    Eilean Donan Castle

    Escocia

    -Este castillo se encuentra sobre una roca. Aunque la isla de Eilean Donan estuvo fortificada durante al menos 800 años, el castillo actual data de principios del siglo XX y fue construido sobre las ruinas del anterior. Ha sido escenario de la película “Highlander”. En el siglo XVIII fue ocupado por una guarnición española que apoyaba la causa del pretendiente Estuardo.

    Dunrobin Castle

    - El Castillo de Dunrobin es un autentico castillo de cuento de hadas, antigua sede de los duques de Sutherland. Es una de las más fantásticas casas solariegas de Escocia y está rodeada de hermosos jardines y con vistas al mar para resaltar aún más su hermosura. En su interior se pueden encontrar admirables tesoros como piezas de plata, mobiliario, pinturas y porcelanas.

    3. CULTURA Y TRADICIONES

    “De todas las pequeñas naciones en la tierra, quizá solo los antiguos griegos sobrepasan a los escoceses en su contribución a la humanidad”

    Winston Churchill

    -A pesar de no haber destacado históricamente en los campos del arte, la literatura y la música, Escocia irrumpió con fuerza en los ámbitos científico y filosófico. De estas tierras provienen los logaritmos, la segunda ley termodinámica y las leyes electrodinámicas; la revolución de la energía del vapor y el betún, el impermeabilizante, el teléfono, la televisión y el radar. Los escoceses fueron pioneros en la anatomía, los antisépticos y el desarrollo de la penicilina y Adam Smith creó la denominada corriente del liberalismo económico, que tanto influiría en los países occidentales.

    -A excepción del poeta Robert Burns, los artistas escoceses son prácticamente desconocidos fuera de sus fronteras, aunque en la actualidad Hollywood está potenciando la popularidad de actores como Ewan McGregor y Robert Carlyle; y los festivales literarios están solicitando escritores relacionados con el movimiento drugs & grunge, como Irvine Welsh (Trainspotting o Escoria). Quizá el icono más famoso de la cultura tradicional escocesa sea la gaita de las Highlands, que alcanzó su época de esplendor durante el mandato de la reina Victoria, dada la afición de la soberana por el sonido de este instrumento. Los tartanes, otro símbolo escocés, se remontan al período de la dominación romana, pero no se asociaron a los clanes familiares hasta después del siglo XVII. Aunque tras las rebeliones jacobitas se prohibieron las faldas escocesas y otros tipos de indumentaria propios de las Highlands, un siglo más tarde se retomó su uso. El pilar de la cultura tradicional era el ceilidh (la visita), una reunión social que se organizaba después de la jornada laboral y en la que un bardo local cantaba y narraba leyendas e historias folclóricas. En la actualidad aún se celebran ceilidh, aunque las canciones y la bebida han pasado a ser el centro de este festejo en detrimento de las narraciones.

    -Es muy probable que la religión haya desempeñado un papel más importante en Escocia que en el resto del territorio británico. El cristianismo se introdujo en el siglo IV y, con la reforma, la iglesia de Escocia rechazó la autoridad papal. Más tarde, surgió un cisma entre los protestantes escoceses, y los presbiterianos favorecieron una jerarquía simplificada del cristianismo. Dos terceras partes de los escoceses pertenecen a la iglesia de Escocia, aunque en las Highlands y las islas la iglesia libre de Escocia cuenta con más adeptos. Glasgow acoge una amplia población católica, y algunas islas adoptaron en secreto esta religión después de la reforma. Aunque sin la magnitud que ha alcanzado en Irlanda del Norte, en Glasgow se pueden sentir algunas tensiones sectarias, especialmente en los acontecimientos deportivos (destaca el enfrentamiento entre los Protestant Rangers y los Catholic Celtics).

    -Hasta los siglos XII y XIII el gaélico se hablaba en todo el territorio escocés y, en las Lowlands, sus habitantes se han comunicado durante siglos mediante el lallans, un dialecto del inglés con influencias francesas y escandinavas. En la actualidad, tan sólo unas sesenta y seis mil personas se expresan en gaélico, principalmente en las Hébridas y en el noroeste de Escocia. Se han realizado grandes esfuerzos para detener su declive; de hecho, aún pueden oírse muchos vocablos gaélicos que han perdurado en el lenguaje cotidiano y que han provocado que el inglés que se habla en Escocia sea prácticamente ininteligible para el extranjero.

    3.1 Clanes de Escocia

    Origen de los clanes

    -Los orígenes con un fundador mitológico, siempre han sido reivindicados por los clanes, reforzando su posición y status así como una noción romántica y gloriosa de sus orígenes. La mayoría de los más poderosos clanes apuntan a orígenes basados en la mitología celta. Así por ejemplo observamos la rivalidad entre el Clan Donald, que dice descender o bien del rey Conn Cétcathach del Ulster allá por el siglo II después de Cristo, o bien de Cú Chulainn, el legendario héroe del Ulster; y los Campbell que aseguran descender de Diarmaid Torc, personaje enraizado en el ciclo de los Fenianos o de Finn mac Cumall.

    -Por otra parte, como los MacKinnons o los MacGregors afirman tener un antepasado común en Alpin, misteriosos rey cuyo también misterioso hijo Kenneth mac Alpin, unió los reinos de Dál Riada y los pictos hacia el 844. Sólo una confederación de clanes, como los MacSweens, los Lamont, los MacLeys, los MacLachlan y los MacNeill, los cuales florecieron en Kintyre y Cowal a principios del siglo XII, dicen descender del poderoso rey irlandés del siglo V Niall Noígiallach (de los nueve rehenes). En realidad, los progenitores de los clanes rara vez pueden ser datados con fiabilidad más allá del siglo XI, y la continuidad en los linajes no se produce hasta los siglos XIII o XIV.

    -La emergencia de los clanes poco tiene que ver con un rasgo étnico, están más asociados a giros políticos y oportunidades basadas en el momento social. La reconquista por parte de la Corona escocesa de las islas occidentales del poder noruego en el 1263, y la pacificación de las rebeliones de Moray en los siglos XIII y XIV, dio las oportunidades para que nobles, señores de la guerra e incluso poderes eclesiásticos, con la ayuda inmediata de sus acólitos, pudieran imponer su dominio sobre familias de estos lugares por vías pacíficas o por la fuerza. Aunque estos nobles y señores de la guerra pudieran ser catalogados como de origen gaélico, sus orígenes se trazan desde raíces gaélico-noruegas, bretonas, e incluso pictas. Incluso la inestabilidad que supuso las guerras de independencia con la Corona inglesa a finales del siglo XIII y principios del siglo XIV, trajeron consigo un debilitamiento del poder de todos estos jefes gaélicos, permitiendo el desarrollo de familias y clanes de origen anglo-normando como los Fraser, Chisholm, los Grant y muchos otros.


    -Otro punto que hizo florecer la cultura de los clanes, también durante las guerras de independencia, fue la introducción por Robert de Bruce de derechos feudales y de títulos de propiedad que concedió a los clanes por sus servicios. Grandes porciones de tierra fueron concedidas por la Corona escocesa a los jefes de clan por su ayuda contra la causa inglesa. Esto produjo que clanes como los MacDonald, fuesen elevados a un rango superior sobre otros como los MacDougall con los que compartían un mismo origen, en Somerled el gran señor de la guerra gaélico-noruego del siglo XII. El subsiguiente poderío que alcanzaron los MacDonald como Ceannard nan Eilean o Señores de las Islas durante los siguientes dos siglos, hizo oscurecer el hecho de que, al igual que sus rivales los Campbell, habían conseguido su posición no sólo por el poder de su familia y una asociación de tipo local, sino también por la entrega por parte de la Corona de una influencia territorial. Los clanes se pueden definir entonces como el producto de una asociación de familias o grupos familiares de origen común y del resultado del feudalismo. Este componente feudal, creció y se fortaleció gracias a la ley escocesa que separa la cultura de clan de la cultura tribal; así como lo que históricamente diferencia los clanes escoceses de los grupos aborígenes de África, América o Australia.

    La estructura de los clanes

    -La cultura de los clanes contiene dos conceptos complementarios y a la vez distintos de lo que es patrimonio. La herencia colectiva del clan, su duthchas, era su derecho a asentarse en territorios en los su jefe o la clase dirigente habituaran a dar protección. Este concepto significa que la autoridad del jefe como guardián de la seguridad del clan era aceptada por el resto; éste reconocimiento del jefe es antiguo y es intrínseco al clan. No obstante, la amplia aceptación de los títulos otorgados por la Corona o por otros nobles, señores, jefes de clan o terratenientes se define como su oighreachd, y le confiere un énfasis diferente a la autoridad del jefe. Este concepto se refiere a un patrimonio individual y confiere al jefe el título de propietario de la tierra (posee la tierra como un derecho propio, no como una heredad colectiva del clan). La ausencia de este concepto diferencia a los sistemas de clanes de los irlandeses de los escoceses. Por supuesto los dos conceptos pueden coexistir, y desde los comienzos del sistema de clanes en Escocia, los fine (la élite de los guerreros del clan), pudieron ser propietarios de tierras así como señores de la guerra territoriales.

    Los clanes y la ley

    -Mientras que en la Edad Media el concepto de duthchas prevaleció, la balanza se decantó por el concepto de oighreachd en la época moderna. Este cambio refleja la continua importancia de la Ley Escocesa para conformar la estructura del sistema de clanes. Sumado a la concesión de títulos, la continuidad de la sucesión hereditaria estaba asegurada por la aceptación del primogénito, el tanasite. Este concepto designaba al heredero varón directo del jefe.

    -Los procesos legales usados en las disputas dentro de los clanes, ya sea de tipo civil o criminal, se realizaban por el arbitraje. Las dos partes presentaban sus casos ante un grupo de nobles del clan, sobre los cuales estaba el jefe de clan. En las disputas entre clanes, los jefes actuaban como procuradores de cada una de las partes ante un consejo formado por la mitad de nobles de uno y otro clan, encabezados por otro jefe de clan o señor vecino.

    -El arbitraje, que no contemplaba apelaciones, era registrado según convenía en la corte real o en otra de un noble superior, y estaba basado en reparaciones más que en retribuciones. La compensación que se daba a la parte agraviada dependía de variables como son la edad, status y responsabilidades familiares de la víctima, así como de la naturaleza del crimen. En pago a la reparación, la parte ofensora o agresora, era indemnizada por cualquier acción de desagravio. Este proceso dependía al final de la buena voluntad en hacer la reparación.

    Clanes y lazos sociales

    -Las formas más importantes de vínculos sociales dentro de los clanes, a parte de los grupos legales, eran la adopción y el arrendamiento. El matrimonio, que reforzaba los lazos entre clanes vecinos así como el esco entre diversas familias territoriales, también era un acuerdo comercial que involucraba cambios de bienes, dinero y tierras a través de pagos que en el caso de la novia era el tocher, y en el caso del novio la dote. Muchos de estos aspectos fueron reprimidos durante la Reforma.

    -A la inversa, la adopción, el criar a los hijos de otros nobles, cementó los lazos de tal forma que no era difícil encontrar a medio-hermanos que daban su vida por salvar la vida del otro o del mismo jefe de clan.

    -La tercera forma de relación era el arrendamiento. De esta forma, familias satélites que no estaban en la nobleza y que se afiliaban para recibir protección territorial. Los vínculos de arrendamiento estaban reforzados por el pago de los derechos de muerte. Cuando la cabeza de la familia arrendataria moría, sus familiares tenían que pagar normalmente con la mejor vaca o caballo al jefe de clan en reconocimiento de su protección y como símbolo de la alianza personal. Aunque estos métodos fueron tildados como opresivos por el Parlamento en 1617, la necesidad de protección no pudo ser proscrita por la legislación y el arrendamiento continuó aplicándose.

    La administración del clan

    -Todos los miembros del clan que vivían en una posición cercana al jefe y a la nobleza del clan, pagaban rentas y el diezmo; aquellos fuera de estas posiciones sólo pagaban el diezmo. Estos pagos, que podían ser en dinero, especias o trabajo, eran canalizados por los recaudadores, baja nobleza que servía como lynch-pins o linchadores del sistema de clanes y que daban una tangible fuerza de protección, hospitalidad y de uso de los recursos productivos del clan. Hasta el advenimiento generalizado de la escritura, en el siglo XVI las propiedades del recaudador, eran mantenidas por el jefe de clan y por sus terratenientes de acuerdo a la tradición oral. Su papel era esencialmente el de administradores que tenían la labor de conseguir una suficiencia confortable para granjeros, ganaderos y artesanos así como para la nobleza del clan.


    -La unidad básica de administración para el recaudador era el baile o la villa, que suponían un mantenimiento de cuatro a dieciséis familias, a las cuales le era asignado una propiedad individual pero trabajaban en la tierra comunal. En este contexto los recaudadores particularizaron su administración: supervisando la recogida de las cosechas y la organización de los movimientos de ganado a pastos de verano.

    -Su papel de administradores tendió a ser añadido al militar como movilizadores de las huestes del clan. Las fuerzas del clan eran movilizadas durante los periodos estivales que no tenían actividad agraria, para asignar un trabajo a los hombres del clan que de otro modo se dedicarían al pillaje. De este modo, en el mes de Agosto era el tradicionalmente dedicado a las cacerías y los juegos de virilidad, que posteriormente se han convertido en los Juegos de las Tierras Altas. Las movilizaciones militares servían como advertencia a los nobles y clanes vecinos para que frenaran sus posibles ambiciones.

    -De todas formas, las reuniones de los hombres de clan por razones sociales y recreativas no estaba exenta de un carácter militar, pudiendo (debido a las ingentes cantidades de bebida ingeridas) acabar en desórdenes producidos por motivos de sentido del honor, o por disputas por el rango de algunos individuos.



    Los clanes y los Steward


    -A pesar del colapso del Ceannard nan Eilean en 1493, la Corona Escocesa bajo control de la casa de Steward desde mediados del siglo XIV hasta comienzos del siglo XVIII, no tuvo una política coherente con el Gaeldom o dominios gaélicos salvo expediciones represoras contra clanes díscolos. Después de la Unión de las Coronas de 1603, Jacobo VI no abandonó este tipo de acciones, al contrario, expropió rigurosamente los bienes de tres clanes (los MacDonald de Kintyre e Islay, a los MacLeod de Lewis y a los MacDonald de Ardnamurchan) y proscribió a otro, los MacGregor. También dictaminó que los jefes de clan y sus nobles deberían permanecer atados por un gobierno local, una política que fue menos restrictiva en tiempos de su hijo Carlos I, cuyo poder político en Escocia se vio eclipsado por el movimiento Covenanter en 1638.


    Guerras civiles y su trascendencia en el sistema de clanes


    -
    El apoyo de los clanes a los Steward como gobernantes hereditarios de Escocia se basó primeramente en la proyección de valores tradicionales del sistema de clanes en un marco nacional. Los jefes de clan eran los protectores de duthchas como lo eran los Steward de Escocia. Al mismo tiempo el apoyo de los clanes a Carlos I en las guerras civiles de 1640 fue esencialmente reaccionario. Los clanes que se declararon inequívocamente por la causa realista lucharon menos a favor de la ausencia del monarca que contra el movimiento Covenanter, el cuál pidió un apoyo ideológico, financiero y militar a los escoceses sin precedentes. Mucho más acertado sería ver en este apoyo una reacción contra las poderosas casa nobles dominantes, sobre todo aquellas de Argyll y Sutherland, cuyo apoyo a la causa Covenanter escondía ambiciones políticas y territoriales.

    -Las guerras civiles no dividieron más a los clanes que al resto de Escocia. La religión fue uno de los factores principales de mantener a algunos clanes fuera del Levantamiento Jacobita de 1689. Los esporádicos esfuerzos de las misiones católicas en las Tierras Altas sirvieron para solidificar la oposición de los clanes realistas a la destitución de Jacobo VII. Este rey se había ganado el favor de los clanes cuando siendo aún Duque de York, durante el reinado de su hermano, instituyó una comisión para pacificar las Tierras Altas en 1682 que contó con el apoyo de los jefes y los nobles para mantener el orden. Además Jacobo mostró una notable responsabilidad de enmienda en el desagravio que produjo la codicia de la casa de Argyll y de los Campbell en general.



    Los clanes y los Jacobitas


    -A la muerte de Jacobo en 1701, el apoyo de los clanes a su hijo el Viejo Pretendiente, y a su nieto Carlos Eduardo el Joven Pretendiente, fue el resultado de la antipatía que causó en Escocia el Tratado de Unión de 1707. Pero como la Unión dejó sobrescrito el establecimiento del Presbiterianismo y a abrió a los escoceses los mercados ingleses e imperiales, esta ganó apoyos en los subsecuentes levantamientos de 1715, 1719 y sobre todo en el de 1745, y así se retomó el carácter de guerras civiles en Escocia. Estas rebeliones estuvieron marcadas por las continuas divergencias de opinión entre los diversos clanes de las Tierras Altas y también de las Tierras Bajas. Baste como ejemplo el decir que el jefe de los Mackintosh del Clan Chattan levantó una compañía de 600 hombres en apoyo de las fuerzas inglesas y que sólo 9 de esos hombres desertaron para unirse al contingente que su mujer levantó en apoyo del Joven Pretendiente. El gobierno británico de Londres encontró numerosas dificultades en contrarrestar este levantamiento, en las mismas Tierras Altas, primeramente debido a la barrera lingüística (era una zona gaélico-parlante) y sobre todo por tratarse de un territorio no amistoso con los ingleses.



    -Cada levantamiento Jacobita fallido fue seguido por una brutal represión contra el sistema de clanes y contra los mismos clanes. El gobierno del rey Guillermo de Orange tuvo mucho que ver en la masacre de los MacDonald de Glencoe en febrero de 1692. Pero lo peor estaba aún por llegar. Después de la desastrosa derrota de Culloden en abril de 1746, el gobierno británico practicó un ataque frontal y directo al sistema de clanes no con un motivo represivo, sino para su total eliminación. Muchos hombres y mujeres fueron desterrados de sus tierras en las Clearances o limpiezas étnicas de las Tierras Altas. Los cautivos jacobitas que sobrevivieron a los duros presidios de Carlisle, York o Londres fueron enviados a las plantaciones americanas o al Caribe. Se eliminó por anacrónico el derecho de los jefes de clan a dispensar justicia y su poder de llamada a las armas. Se prohibió el uso del tratan y el gaélico fue proscrito. El sistema de clanes fue herido de muerte.