Era paleozoica

Biología. Prehistoria. Paleozoico. Cámbrico. Ordovícico. Silúrico. Devónico. Carbonífero. Pérmico

  • Enviado por: Manuel Bustamante
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 5 páginas
publicidad
cursos destacados
¡Ejercicios resueltos de Derivadas de Funciones!
¡Ejercicios resueltos de Derivadas de Funciones!
En este curso de 7 horas, el profesor Willians Medina explica de manera impecable el tema de Derivadas de funciones,...
Ver más información

PREICFES SABER 11 Sociales y Ciudadanas v. 2014
PREICFES SABER 11 Sociales y Ciudadanas v. 2014
NO TE PIERDAS EL MUNDIAL YENDO A UN PREICFES VACACIONAL TRADICIONAL, MEJOR ESTUDIA DESDE TU CELULAR...
Ver más información

publicidad

Era Paleozoica

    La Era Paleozoica, que duró desde hace 570 a 225 millones de años, la vida de nuestro planeta aumentó increíblemente. Muchos animales desarrollaron caparazón o esqueleto.

    A principios del Paleozoico, todos los seres vivos eran acuáticos: ni uno solo vivía en tierra firme, ni siguiera las plantas. Hacia finales del Paleozoico, la vida había avanzado tanto, que varios seres habían logrado conquistar la tierra firme. Esta era se compone de los períodos siguientes: Cámbrico, de 570 a 505 millones de años; Ordovicio, de 504 a 438; Silúrico, de 437 a 408; Devónico, de 407 a 362; Carbonífero, de 361 a 290; y Pérmico, de 289 a 246.

    Durante la primera mitad del Paleozoico evolucionaron formas de vida más complicadas. Los peces fueron los primeros animales que desarrollaron una espina dorsal, y los más antiguos vivieron hace más de 400 millones de años, en el período Ordovicio. A mediados del Paleozoico, los peces abarrotaban los mares, y algunos incluso intentaron colonizar la tierra firme.

    Durante esta era, algunos moluscos crecieron y desarrollaron un cerebro mayor y más eficaz atrapaban artrópodos extendiendo sus tentáculos. Estos nuevos moluscos nadaban utilizando un tipo de propulsión a chorro: expulsando agua a presión hacia delante, se impulsaban hacia atrás. Cuando avanzaban por los mares, estos moluscos buscaban artrópodos para comérselos.

    Hacia el período Devónico, evolucionaron los peces. Los primeros no tenían mandíbulas. Después evolucionaron peces gigantescos y, más tarde, los peces de aletas lobuladas desarrollaron pulmones que dieron origen a los anfibios.

Cámbrico

El período Cámbrico es, el posterior al Precámbrico, la primera división del paleozoico de la escala de tiempos geológicos, que abarca un intervalo de unos 65 millones de años, transcurridos de 570 a 505 millones de años atrás. El nombre fue acuñado en 1835 por el geólogo inglés Adam Sedgwick y procede de Cambria, nombre que los antiguos romanos daban a las rocas sedimentarias de Gales.

    Si hubiéramos visto nuestro mundo desde el espacio exterior durante el período Cámbrico, no lo habríamos reconocido. Veríamos un vasto océano azul y algunas nubecillas blancas, pero los continentes tendrían una forma completamente distinta, y no habría vegetación; sólo rocas desnudas.

En el período Cámbrico ocurrió algo muy extraño. De pronto, toda clase de animales desarrollaron conchas duras. No estamos seguros de por qué. Quizá las sales del agua del mar les permitieron absorber sustancias químicas y acumular capas duras sobre su piel. Las conchas duras se fosilizan mejor que los cuerpos blandos, por lo que las rocas de esta época están llenas de fósiles.

La vida animal era asombrosamente variada durante el período Cámbrico. Las calizas de Burgess Shale, que en un tiempo estuvieron bajo los océanos y hoy forman parte de las Montañas Rocosas canadienses, nos muestran la clase de vida que se desenvolvía allí. Miles de extraños animales diminutos, de cuerpo blando o concha dura, quedaron atrapados por un corrimiento de tierras, que los conservó a la perfección.

    En las rocas del Cámbrico vemos que muchos de los grupos de animales actuales ya habían empezado a surgir. Había moluscos con concha y tentáculos, que evolucionaron hasta convertirse en las almejas y bígaros actuales, y también artrópodos de patas articuladas, que evolucionaron hasta transformarse en los cangrejos y langostas de nuestros días.

Ningún ser del Cámbrico vivía todo el tiempo en tierra, aunque hay fósiles de huellas en una playa. Estos fósiles se llaman Climactichinides. Probablemente las dejaron animales que vivían en mares poco profundos y se arrastraban fuera del agua durante cierto tiempo. Estos animales medirían unos 30 centímetros de longitud. Los animales característicos de este periodo fueron los trilobites, unas formas primitivas de artrópodos, que alcanzaron su máximo desarrollo en este periodo y que comenzaron a extinguirse al final de la era paleozoica. Aparecen los primeros caracoles, así como los moluscos cefalópodos. Otros grupos animales representativos del cámbrico fueron gran variedad de invertebrados marinos, como esponjas, gusanos, briozoos, hidrozoos, braquiopodos y unas cuantas especies de equinodermos pedunclados(similares a los erizos de mar) . En el reino vegetal las plantas predominantes eran las algas en los océanos y los líquenes en la tierra.

Ordovícico

La segunda división del paleozoico en la escala de tiempos geológicos, que comenzó hace unos 504 millones de años y finalizó hace unos 438 millones de años. Su nombre procede del de una antigua tribu galesa, ya que las rocas de esta edad se estudiaron por vez primera de forma sistemática en Gales.

Los escudos continentales de Norteamérica y Europa, separados por una cuenca oceánica durante el precedente periodo cámbrico, colisionaron durante el ordovícico, comprimiendo entre ambas un gran espesor de sedimentos acumulados en el geosinclinal de los Apalaches y levantando esas rocas para formar una cordillera montañosa, la Taconic, cuyos restos son aún visibles hoy en el este del estado de Nueva York (EEUU). Los mares poco profundos que cubrían buena parte de Norteamérica al comienzo del periodo se retiraron y dejaron atrás grandes depósitos calizos. Cuando regresaron más adelante dentro del mismo periodo, los mares depositaron espesas capas de cuarzo y más caliza.

El clima en la mayor parte del ordovícico era cálido y húmedo en buena parte de lo que hoy son Norteamérica y Eurasia, pero más frío en los continentes meridionales, dado que el polo sur de aquel entonces se encontraba en lo que hoy es Argelia.

Los estudios de paleontología han demostrado que los invertebrados marinos seguían siendo la forma de vida predominante. En tierra aparecieron unas pocas formas de vida primitiva: plantas e invertebrados excavadores similares a miriápodos. Los mares daban ya cobijo a los primeros vertebrados, peces primitivos acorazados con placas óseas. Los graptolitos (organismos coloniales extintos), los corales, los crinoideos, los briozoos y los bivalvos aparecieron durante este periodo.

Al final del ordovícico se produjo un fuerte descenso de la temperatura media del planeta con la formación de casquetes glaciares que llegarían hasta los comienzos del silúrico. Este episodio, breve en términos de tiempo geológico, provocó una gran extinción en masa que diezmó fuertemente a grupos como los trilobites, briozoos o cefalópodos y extinguió a numerosas especies. Esta extinción en masa forma parte de los cinco mayores procesos de este tipo.

EL SILÚRICO

     El período Ordovicio terminó en una extinción masiva y fue seguido por el Silúrico, que duro desde los 437 millones a los 408 millones de años de Antigüedad.

De nuevo, los estudios de las rocas de Gales proporcionaron a los científicos pistas de lo que sucedio durante el período Silúrico.

Sabemos que en esa época los continentes de América del Norte y Europa se estaban acercando. El fondo del océano se arrugó y plegó. Se formaron grandes áreas con mares poco profundos. A principios del período, el nivel del mar subió. Las tierras próximas a la costa se inundaron y convirtieron en mares poco profundos. Los científicos creen que a mediados del Silúrico se produjo una importante glaciación.

   

A finales del período Ordovicio se produjo una extinción masiva muy importante, que acabó casi la mitad de las especies animales existentes. Estas extinciones sirven a los paleontólogos para marcar el fin del Ordovicense y el inicio del Silúrico. En esta época desapareció toda clase de animales. Los trilobites del Ordovicense se extinguieron, pero rápidamente evolucionaron los nuevos trilobites del Silúrico. También se desarrollaron nuevos graptolites y braquiópodos. A medida que los mares poco profundos del Silúrico se calentaban, empezaron a formarse vastas zonas de arrecifes, que no están compuestos de coral, como los actuales, sino por esponjas llamadas estromatoporoides, que se fueron acumulando en capas sucesivas. Entre los arrecifes, había uno enorme en el norte de EE.UU., se forma circular.

    Por los mares del Silúrico empezaron a extenderse unos peces muy simples, sin mandíbulas, pero hasta el Devónico no empezó la Era de los Peces propiamente dicha. Al final del período los peces desarrollan mandíbulas para comer y escamas para protegerse. Aparecieron muchos artrópodos más, animales con patas articuladas, por ejemplo los grandes y feroces escorpiones de mar.

Observemos lo que ocurría en tierra firme. Es la costa, y avanzando hacia las tierras desérticas, parece extenderse una alfombra verdosa. Las plantas fueron los primeros seres que vivieron en tierra firme. La Cooksonia fue, probablemente, la primera planta terrestre. Tenía una red de conductos que transportaban agua por su cuerpo. Los milpiés y los primeros insectos siguen esta fuente de alimento. El avance evolutivo más importante fue la aparición del primer animal de respiración aérea, un escorpión.

El periodo devónico

Al iniciarse el período Devónico, hace 400 millones de años, ya existían seres vivientes, tanto en tierra como en el mar. Sin embargo, el Devónico es conocido como la "era de los peces", puesto que a lo largo de este período aparecen los tres grandes grupos en los que se dividen los peces con mandíbulas, los placodermos, los condríctios y los osteíctios.

El Devónico fue un período de grandes cambios topográficos. La corteza de la Tierra ascendió y descendió, formándose inmensas cordilleras. Los océanos avanzaron y retrocedieron varias veces, poniendo al descubierto un fango rico en materia orgánica. Los hábitats más típicos de los peces los constituyen los mares interiores, muchos de los cuales se encontraban entre las recién formadas cadenas montañosas del continente septentrional.

Los trilobites, que hicieron su aparición en el Ordovícico, comienzan ya a declinar en este período. Son abundantes los braquiópodos, diversificándose en gran manera los peces cartilaginosos y óseos. De este modo, los mares llegaron a ser totalmente dominados por los peces. Durante éste periodo aparecieron los primeros peces con esqueleto cartilaginoso. De ellos derivaron los escualos, las rayas y las quimeras.

Los lagos de agua dulce del hemisferio Norte están poblados por peces con aletas pedunculadas (sostenidas por musculatura). Pero muchos de estos lagos se secaron posteriormente, haciendo desaparecer toda la vida que en ellos existía, al mismo tiempo que una exuberante vegetación se desarrollaba para tapizar el suelo desnudo, originando la primera flora terrestre. Aparecen los primeros insectos.

Por otro lado, comienzan a emerger del mar los primeros vertebrados, peces pulmonados capaces de respirar fuera del agua y poseedores de aletas pedunculadas que les proporcionan un desgarbado, pero útil, modo de movilizarse en tierra, los cuales pueden permanecer, al menos durante cortos períodos, fuera del agua, lo cual a menudo es suficiente para llegar a otros lagos. En el transcurso del tiempo, las aletas pedunculadas se transformaron en soportes más eficaces para caminar por tierra, llegando a convertirse en las cuatro extremidades. Estas eran formaciones primitivas, formadas por dos partes principales y terminadas en varios dedos, se convierten en el modelo básico a seguir por los vertebrados terrestres.

En el Devónico Superior hacen su aparición los primeros anfibios, siendo el más primitivo, hasta ahora conocido, el Ichthyostega.

EL CÁRBONÍFERO

    El período Carbonífero transcurrió desde 361 a 290 millones de años. Este período debe su nombre al carbón. El que consumimos hoy, inició su vida como plantas hasta hace unos 300 millones de años, en el período Carbonífero.

Cuando los árboles muertos y otros vegetales caían en los pantanos, quedaban cubiertos de lodo. Con el tiempo, los restos vegetales se secaron y formaron lo que llamamos turba. Enterrada bajo capas de tierra y roca a gran profundidad, la turba quedó comprimida y se calentó hasta que, finalmente, se convirtió en carbón.

El paisaje en este periodo estaba caracterizado por la gran cantidad de ciénagas y tupidas selvas; también, había un denso lecho de lo que parecen de color amarillo verdoso. Las plantas que te rodean son gigantescos equisetos, los antiguos parientes de las pequeñas plantas espigadas con las que te tropiezas en las acequias de hoy. En este período se formaron muchos deltas. Las vastas cordilleras que se habían formado durante el período Devónico empezaron a desgastarse por la acción del viento y la lluvia. Las rocas eran trituradas hasta transformarse en una arena fina llamada limo, que se acumulaba cuando el agua que las transportaba llegaba al mar.

El período Carbonífero se conoce también como la Era de los Anfibios. Las condiciones eran ideales para ellos. Había mucha agua donde poner sus huevos. De éstos salían los renacuajos, que se desarrollaban en el agua y después se arrastraban en tierra firme, donde disponían de mucha comida. Había milpiés más grandes que el hombre. Otros animales más pequeños vivían también en el suelo del bosque, parecidos a lagartos correteaban utilizando su lengua para saborear su entorno. Eran los primeros reptiles. El período Carbonífero contempló la evolución de los primeros reptiles, antepasados tanto de los dinosaurios como de los mamíferos.  Los árboles del período no se parecían a los actuales. En realidad, eran versiones gigantescas de algunas plantas que hoy llamamos equisetos y licopodios. Las ramas y las hojas de árboles como el Lepidodendron y el Sigillaria formaban un techo sobre la selva, sumiendo el suelo en la oscuridad. Cerca del suelo había una densa maraña de helechos que crecían en la húmeda tierra. Cuando las plantas y los árboles morían, quedaban hundidos en el fango, y gradualmente se convertían en turba. Ésta se compone de capas de vegetación descompuesta aplastadas. Cuando la propia turba se quedaba aplastada por nuevas capas de barro y arena, se convertía en carbón.

El periodo pérmico

El período Pérmico debe su nombre a Perm, que es una zona de Rusia donde se han encontrado muchos fósiles, en otras regiones del mundo se han realizado muchos descubrimientos de la misma época. Algunos de los más emocionantes se hallaron en Sudáfrica y en los yacimientos rojos, de Texas y Oklahoma, EE.UU. Estos yacimientos deben su nombre al color rojo de la roca arenisca de los esquistos que las componen. Estos yacimientos nos permiten conocen los pormenores de la variada que vivió allí.

   

El período Pérmico transcurrió hace entre 289 y 246 millones de años. Durante este tiempo los mares retrocedieron y dejaron más tierra firme al descubierto. Surgieron grandes desiertos. La blanda y exuberante vegetación que crecía en las tierras pantanosas durante el Carbonífero fue sustituida por plantas más correosas, que costaban más de digerir. Había extensos bosques de abetos y altos pinos. En este mundo cambiante, desaparecieron los lagos y estanques poco profundos, y algunos animales se instalaron definitivamente en tierra firme. Como los reptiles actuales, ponían huevos en tierra firme y tenían una piel impermeable. Como ya no habían de poner los huevos en el agua, estos animales pudieron abandonar los pantanos y disfrutar de vivir en tierra firme.

Entre estos nuevos grupos, el de mayor éxito fue el de los reptiles mamiferoides. Un grupo especial de estos animales primitivos fue el de los pelicosaurios, que incluían algunos asombrosos reptiles con una vela en el dorso. Una enorme variedad de reptiles mamiferoides dominaba el mundo a finales del Pérmico. Algunos eran tan pequeños como ratones; otros avanzaban pesadamente como corpulentos hipopótamos. Cuando estos reptiles ocuparon el seco paisaje, algunos animales pasaron al aire y al mar. A pesar de su éxito, muchos de estos animales desaparecieron para siempre. No sabemos qué catástrofe acabó con tantos de ellos, cuánto duró la extinción masiva, ni por qué se produjo. Los científicos creen que hasta el 50% de los animales y plantas terrestres y más del 80% de los animales marinos se extinguieron a finales del período Pérmico. Entre estos había grupos importantes: como los trilobites, anfibios gigantes, la mayoría de los reptiles mamiferoides.