Envejecimiento

Trastornos orgánicos. Teorías. Telomerasa. Vitamina E o tocoferol. Proceso y efectos del envejecimiento humano. Vejez

  • Enviado por: Morpheo
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad
cursos destacados
De la Colección al Museo. Del Museo a la Historia del Arte: un Itinerario
UNED
El estudio de las colecciones artísticas y de quienes fueron sus protagonistas, los coleccionistas, es un medio...
Solicita InformaciÓn

Derecho de la Cultura: de la Ley de Patrimonio Histórico a la Normativa Internacional.
Instituto Superior De Arte - I/art
España posee un rico patrimonio cultural, que estamos obligados a proteger y a transmitir a las generaciones futuras....
Solicita InformaciÓn

publicidad

Problemas que ocasiona el proceso de envejecimiento

Los trastornos que produce el envejecimiento son sistémicos, es decir que afectan todos los órganos de la economía. Brevemente , las modificaciones que pueden ocurrir en los distintos aparatos son las siguientes:

Sistema nervioso : Se puede observar una disminución del impulso nervioso, disminución de los reflejos, disminución de la memoria y dificultad para el aprendizaje. La disminución de la irrigación sanguínea a nivel del sistema nervioso puede llevar a la demencia senil.

Los neurotransmisores son sustancias vitales para la transmisión del impulso nervioso y la conducción. La Serotonina, Acetilcolina, Norepinefrina, etc son ejemplos de esas sustancias.  Estos transmisores nerviosos son producidos y afectados por elementos dietarios tales como la colina, el ácido pantoténico, tirosina, fenilalanina, etc. Lo más destacable de estas sustancias ( neurotransmisores )  es la de mantener el buen funcionamiento cerebral, la memoria, la actividad sexual, el aprendizaje, el sueño, etc.

Una de las enfermedades de importancia que puede surgir tempranamenta ( alrededor de los 50 años ) es el Mal  de Alzheimer, una de las formas de demencia senil. Algunas  teorías responsabilizan la aparición de esta afección a la toxicidad por aluminio, a procesos autoimunes ,virus etc. Si se saben actualmente que  Alzheimer está directamente relacionada al hábito de fumar.  Muchos tratamientos han sido probados , ninguno con resultados alentadores.

Sistema músculo - esquelético :  Con el correr de los años el ser humano experimenta una pérdida de masa muscular que lo lleva a un progresivo debilitamiento. La disminución de los espacios intervertebrales con la consiguiente lesión de los discos, la degeneración de los cartílagos y en los ligamentos , la falta de elasticidad y flexibilidad   inciden en la capacidad motriz del individuo. También es común una reabsorción ósea (osteoporosis ), artritis, artrosis y propensión a las fracturas.

Aparato digestivo :  Los órganos  que forman este aparato son fundamentales para un correcto funcionamiento de los procesos digestivos, desde la incorporación de los nutrientes, la digestión, la absorción y la excreción de los desechos.  Cuando dichos órganos padecen enfermedades ya sea funcionales o degenerativas  no se concreta el proceso fisiológico   y lleva a la aparición de alteraciones.

Aparato génito - urinario :  También aquí declinan con la edad ciertas funciones vitales. Desde trastornos prostáticos en el hombre, disminución de la irrigación de los genitales, etc que llevan a modificaciones en la vida sexual.  En ciertos casos la función de excreción renal se ve disminuida y no permite  la eliminación de toxinas.                             

Sistema endocrino :   Muchos son los cambios que ocurren a nivel hormonal con el avance de la edad.   Desde disbalances en las hormonas sexuales, típicas en la edad de la menopausia en la mujer, disfunciones sexuales en el hombre, hipofunción  de la glándula tiroides con sintomatología variada como, cansancio, caída de cabello  y otras tantas manifestaciones producto de la declinación de la producción hormonal dado por el correr del tiempo.

Por último es importante destacar el deterioro orgánico que cumplen ciertos hábitos como el tabaquismo, la ingesta excesiva de alcohol, el  sobrepeso, la falta de ejercicio físico y el stress .

Merecen una mención especial los factores psicológicos que influyen sobre el organismo, las emociones extremas, la negatividad, depresión, soledad, ira, etc. Una actitud psicológica positiva frente a la vida sería una de las llaves que abriría el camino de la longevidad.

TEORIAS DEL ENVEJECIMIENTO

La Teoría del cronómetro celular : Afirma que  el proceso de envejecer es un  mecanismo  programado; como si las células consideraran solamente  un número  predeterminado  de  reproducciones   durante nuestra vida . Pero, diferentes células tienen sus propios tipos y velocidades de reproducción.

Distintos   factores tales como el stress,  nutrición, cambios degenerativos y modificaciones inmunológicas y hormonales inciden directamente sobre el potencial cronómetro de división celular .

Nuestros genes están directamente ligados a los Ácidos nucleicos : ( ADN ) ácido desoxirribonucleico y ( ARN ) ácido ribonucleico.  Estas estructuras, intervienen  directamente en   los procesos  de reproducción  celular  por lo que se considera   que cualquier  alteración que  ellos sufran sea  por factores tóxicos, nutricionales, hormonales, etc pueden hacer peligrar los procesos de división de la célula.

La ciencia, hasta el día de hoy no ha encontrado factores hormonales o códigos de autodestrucción celular. Lo que si se sabe  es que  el  ser  humano  consciente  o   inconscientemente,  presenta  conductas   autodestructivas  las   cuales  se manifiestan por ejemplo, descuidando el nuestro organismo.

La Teoría del Cross - Linking  ( Entrecruzamiento  ) : Sugiere que los cambios moleculares ocurren en las proteínas , en los tejidos del organismo que  originan microfibrillas las cuales descansan debajo de las fibras   normales pero en dirección anómala.  Esto trae  como consecuencia   pérdida  de  la elasticidad,  rigidez ; con el  subyacente   cambio  en  el tejido, inflamación y degeneración.  Pero lo más   probable es que el mecanismo esté ligado a la  formación de  Radicales libres.

La Teoría de los Radicales libres  ( RL ) :   Actualmente  es  la teoría  del  envejecimiento  más   aceptada.  Los  radicales  libres  (moléculas reactivas inestables con un electrón libre ) actúan sobre las membranas celulares cuando no encuentran ningún tipo de resistencia de elementos antioxidantes.

Los radicales libres están generados por los metabolitos del oxígeno. Algunos de los productos de oxidación son los iones hidroxilo y moléculas de peróxidos y superóxidos.

Las grasas insaturadas, los reactivos químicos inhalados o incorporados al organismo por cualquier vía, ya sea por agua, alimentos, etc, los microbios, el humo del cigarrillo, y otros irritantes son potenciales generadores de radicales libres.

Los antioxidantes nos protegen de los RL neutralizándolos . Eso ocurre cuando incorporamos suficiente cantidad de Vit E, Vit C, selenio, betacarotenos (precursor de la Vit A) en nuestra dieta o en forma de suplementos dietarios.

Nuestro organismo produce sustancias como la Superóxido Dismutasa ( SOD ) y el Gluatamato Peroxidasa ( GP ), que son enzimas que contrarrestan los RL . Estas enzimas , sin embargo, son por si mismas inestables  y no son específicamente útiles porque se metabolizan rápidamente  y son absorbidas fácilmente. Es por eso que podemos por medios exógenos      ( desde fuera del organismo ) suplir la falta de dichas enzimas para que su función siga cumpliéndose.

Otras teorías incluyen errores del ADN ( ácido desoxirribonucleico ) los cuales también pueden favorecer la producción de agentes oxidantes  . Incluimos aquí la exposición a químicos, toxicidad en general y factores genéticos.

Las modificaciones de los procesos neurohumorales pueden incidir en el proceso de envejecimiento. Las enfermedades autoinmunes como así también otras afecciones inmunológicas inciden en la producción de los  procesos degenerativos con el consiguiente deterioro orgánico. El stress y las enfermedades psicosomáticas juegan un papel preponderante en la producción de trastornos cardiovasculares.

Probablemente el proceso de envejecimiento  involucre  el conjunto de  las   alteraciones mencionadas. Está en nosotros, médicos y pacientes, tratar de retardar, frenar y hasta revertir  los procesos  de declinación que se generan a partir de la edad media de la vida.

Vitamina E

La vitamina E se denomina también Tocoferol o vitamina Antiestéril.

Envejecimiento
Envejecimiento

Es un diterpeno (C20 H32) que puede presentar tres formas moleculares: Envejecimiento
, Envejecimiento
y Envejecimiento
-tocoferol.

Envejecimiento

Fuentes:

-En vegetales, sobre todo en los de hoja verde y en aceites vegetales (oliva virgen, algodón,..).También, en semillas (especialmente de cereales, como el trigo).

-En alimentos de origen animal, escasea, aunque está presente en algunos como la yema de huevo y la mantequilla.

Acción fisiológica (función):

-Tiene capacidad antioxidante frente a los radicales libres. Parece ser que desempeña cierta actividad protectora para ciertas moléculas lipídicas (ácidos grasos,...) al impedir su oxidación, retardando el catabolismo celular. Actúan, por tanto, contra el envejecimiento celular, contribuyendo, por extensión, al aumento de la longevidad.

-En algunos animales se ha comprobado su contribución en la normalización de los procesos de fertilidad.

Déficit (alteraciones carenciales):

-Aceleración del catabolismo de ácidos grasos, por aumento del consumo de oxígeno a nivel celular. Estos procesos estan relacionados con el envejecimiento celular.

-En algunos animales: esterilidad; trastornos de motilidad (parálisis, distrofia muscular,...)

TELOMERASA Y LOS EFECTOS SOBRE EL ENVEJECIMIENTO

ARTICULO DEL Dr. Julio C. Rivera Madriz Hospital de niños.

Hoy, desde una perspectiva menos metafísica, cada vez más científicos están intentando descubrir algo que nos permita disfrutar de una inmortalidad terrenal: una prolongación indefinida de la vida humana. El objetivo de estos ambiciosos investigadores es, nada más y nada menos, encontrar alguna manera de impedir ese inevitable deterioro progresivo al que todos estamos predispuestos: el envejecimiento. Las mayores esperanzas provienen del campo de la genética, ya que muchos científicos consideran que las claves del envejecimiento se encuentran en el ADN.

De hecho, ya se han aislado genes que aparentemente provocan el deterioro gradual de la piel, y que debilitan la eficacia del sistema inmunológico, por ejemplo el gen responsable del síndrome de Werner, un trastorno que provoca una vejez prematura en sus víctimas, la mayoría de las cuales suele morir antes de cumplir los 50 años. Por lo tanto, para frenar el proceso del envejecimiento sería necesario tener en cuenta la actividad de todo un conjunto de genes y no de uno solo.

Otros científicos creen que la batalla contra el envejecimiento podría ganarse de una forma totalmente distinta: reduciendo drásticamente las calorías en la dieta, lo que provoca una combustión menor de energía y nos permitiría vivir más de 150 años.

Otra escuela de científicos está convencida, sin embargo, de que las claves del envejecimiento hay que buscarlas en el proceso de la división celular. Para este grupo, el reloj biológico que controla la vida de todas las células es el telómero, (del griego telos, final, y meros, componente), término acuñado por Hermann J. Muller en la Universidad de Edimburgo. El telómero está situado en los extremos de los cromosomas, a manera de capucha, protegiendo el final del cromosoma frente a la degradación, así como la unión de los extremos del ADN por enzimas reparadoras. No fue sino hasta los años setenta, sin embargo, cuando se determinó la composición de los telómeros.

Previamente a la división celular, la célula duplica su ADN, incluida la secuencia de bases que constituyen el telómero. Sin embargo, en una célula normal, la maquinaria de replicación no es capaz de copiar la totalidad de la secuencia del telómero en una de las hebras del ADN en el cromosoma y como resultado, el telómero se hace cada vez más corto en cada replicación. El desgaste del telómero con la sucesión de ciclos celulares, impide su función protectora, con lo que el cromosoma se hace inestable, originando errores en la segregación, aparición de anomalías y diversos tipos de mutaciones. Las células que presentan estos defectos, no solo son incapaces de duplicarse, sino que dejan de ser viables activándose los procesos de apoptosis o muerte celular programada. El desgaste del telómero limita la duración del ciclo vital celular de la mayoría de los tipos de células. Sin embargo, en el caso de las células germinales y embrionarias, de las que el organismo no puede prescindir; existe un elemento capaz de restaurar la secuencia del telómero para así prolongar la vida de la célula, manteniendo su capacidad de multiplicación. Este elemento es una enzima extraordinaria, la telomerasa, que es un complejo de proteínas y ARN. Durante cada ciclo de división celular se produce un acortamiento de los telómeros, con lo que se pierden unos 50-200 nucleótidos. Ello se debe a la incapacidad de la polimerasa de ADN de replicar los extremos de las moléculas de ADN. La telomerasa es muy activa en células fetales, manteniendo un alto nivel de proliferación en ellas, pero muy poca proliferación en las células de los tejidos de adultos.

La mayoría de las células suprimen la actividad de la telomerasa tras el nacimiento pero, por el contrario, muchas células tumorales la reactivan, contribuyendo así a la proliferación de clones malignos. Se sugiere así una nueva diana para el tratamiento del cáncer, por lo que varios estudios recientes han contemplado la posibilidad de inhibir la telomerasa para detener el crecimiento de las células tumorales. Aunque por sí sola la telomerasa no causa transformación de células normales en cancerosas, su reactivación coopera durante la carcinogénesis con mutaciones en oncogenes como ras y genes supresores como p53 y Rb. Si la expresión de p53 se anula por mutación, se produce lo que se ha denominado "la catástrofe genética", con acumulación masiva de mutaciones.

Como parte del complejo telomerasa existe una enzima que se denomina transcriptasa reversa telomerasa, la cual, empleando la plantilla de ARN del complejo, cataliza la síntesis de la secuencia final del telómero. Los investigadores han sido capaces de introducir en células tumorales en cultivo, un gen mutado que induce la producción de una transcriptasa reversa telomerasa inactiva que compite, inhibiendo la forma activa del complejo. La aplicación clínica de estos descubrimientos llevará más tiempo, ya que no debemos olvidar que los estudios se han llevado a cabo en cultivos celulares. Necesitaríamos conseguir este mismo efecto in vivo y no parece sencillo. Por otra parte, el inhibidor resultó tanto más eficaz cuanto más cortos eran los telómeros y no se sabe mucho acerca de la longitud de los telómeros en los estados primarios de los tumores humanos, ni de la existencia de otros mecanismos alternativos para mantener la longitud de los telómeros.

Se describe un acortamiento del tamaño del telómero con la edad en células normales somáticas humanas, pero se encuentran estables en células tumorales, lo que ha sugerido un papel de los telómeros en la muerte celular y en la inmortalización de células neoplásicas.

La importancia de mantener el tamaño de los telómeros en las divisiones celulares sucesivas evita el acortamiento de los telómeros, la pérdida cromosómica y la muerte celular. En humanos, las células germinales expresan telomerasa y mantienen el tamaño durante toda su vida. En cambio, los tejidos somáticos no tienen telomerasa y por tanto, pierden progresivamente la longitud del telómero; se calcula que los telómeros de las células de la piel y la sangre son más cortos que el de las germinales, perdiendo unos 15 a 40 nucleótidos por año.

La hipótesis del envejecimiento celular e inmortalización gobernada por el telómero postula que la presencia de telomerasa activa en células germinales permite mantener telómeros largos y estables; pero la enzima se encuentra reprimida en células somáticas, ocasionando pérdida del tamaño del telómero en las células en división. En la primera fase de mortalidad denominada M1 o límite de Hayflick, llega la pérdida de telómero a un punto crítico en uno o varios cromosomas, disparando irreversiblemente el paro del ciclo celular. Algunos eventos de transformación pueden causar que se haga un puente a M1 sin activar la telomerasa. Cuando los telómeros están en el punto crítico de encogimiento en varios cromosomas, las células entran en crisis (Fase M2). Son raros los clones que escapan a M2 activando telomerasa, que estabiliza a los cromosomas y adquieren una capacidad de crecimiento indefinida denominada inmortalidad.