Envejecimiento de la población en Europa

Geografía europea. Demografía. Pirámide poblacional. Calidad de vida de ancianos y personas discapacitadas

  • Enviado por: New
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 10 páginas

publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información


EL ENVEJECIMIENTO DE LA POBLACIÓN

En los últimos años, la población de Europa esta envejeciendo de forma muy rápida. Desde la década de los 70, en la que había cerca de 3,3 millones de personas mayores de 65 (que representaban un 9,7 % de la población total), han pasado a ser unos 7,6 millones, por lo que ya representan más del 17,1 % de la población. Este fenómeno no parece que vaya a frenar, así que la cantidad de personas de tercera edad va a seguir incrementándose.

Años

<15 años

%

15-64 años

%

65 años y más

%

1991

7.579.702

19.5

25.948.786

66.8

5.343.780

13.7

1996

6.382.264

16.3

26.772.612

68.3

6.041.786

15.4

2001

5.762.516

14.6

26.924.570

68.4

6.678.746

17.0

2006

5.741.654

14.5

26.946.058

68.0

6.923.437

17.5

2011

5.992.762

14.9

26.918.450

67.1

7.223.049

18.0

2016

6.256.775

15.4

26.868.573

65.9

7.618.546

18.7

2021

6.220.539

15.1

26.965.016

65.4

8.039.945

19.5

'Envejecimiento de la población en Europa'

En este último gráfico se puede observar la evolución de la población según la edad de las personas. Vemos como hacia 1970 la gran mayoría de la población era joven, ya en el siguiente datado de 1996 se puede observar como ha habido un incremento de la población adulta y anciana. Por último también se pueden ver que estructura se supone que tendrá la población dentro de 20 ó 40 años, donde la mayoría de la población estará formada por las personas de tercera edad.

En las suposiciones o indagaciones que se han hecho actualmente se llega a la conclusión de que habrá 2 periodos diferenciados en los que la población evolucionará de forma diferente. El primero, comprendido entre los años 2000 y 2010, aparecerá un incremento de la población mayor a 75 años pero descenderán el número de personas entre 65 y 74 años. En el segundo periodo, desde 2010 hasta 2026, habrá un gran crecimiento de las personas de 65-74 años y la población de 75 años o más seguirá creciendo. En ambas etapas la demanda de cuidados a la tercera edad será proporcional al crecimiento de dicha población, por lo que también la demanda será cada vez más grande.

Además tenemos que hablar de un fenómeno conocido como “envejecimiento del envejecimiento” por que el grupo de personas mayores de 80 experimentan un gran crecimiento con relación al grupo de 65 años. Sólo en los últimos 30 años esta población se ha duplicado y que , de seguir así, en 2016, tres de cada diez personas mayores de 65 años superarán los 80.

Según la mayoría de expertos dicen que el problema del envejecimiento de la población sólo se trata de conseguir cubrir todas las necesidades de cuidados y atención que se necesitan ya que, como ya hemos tratado antes, el número de personas que van a necesitar dicha ayuda se va a incrementar en los próximos años.

Pero también es importante no sólo tomar este fenómeno de envejecimiento como problema, sino también como logro personal y de la sociedad en que vivimos que a conseguido vivir más y mejor. Además esto constituye un desafío complejo ya que hora la sociedad debe de tratar de poder suministrar las necesidades citadas a todas las personas que lo necesiten. En los últimos años ha habido una crisis en el sistema de apoyo de mayores, esto es debido a dos principales razones, el cambio del modelos familiar y la creciente incorporación de la mujer al mundo laboral. Esto ha provocado que de las personas con discapacidad que reciben ayuda personal tengan más de 65 años y lleguen a ser alrededor de un millón de personas.

Tradicionalmente, la labor de cuidar de estas personas discapacitadas o ancianas ha recaído sobre la mujer sobretodo en aquellas de median edad (45-69 años) , ya sea madre, hija, hermana, cónyuge,...

Este sistema de atención a personas de tercera edad que dependía exclusivamente de la familia se está viendo afectado ya que existen dos razones demográficas que lo están desequilibrando: la primera que cada vez hay más personas que necesitan estos cuidados; y la segunda que cada vez hay menos personas para ejercerlos.

Las mujeres, en la actualidad, siguen siendo las que se encargan del trabajo doméstico, así como el cuidado de ancianos o enfermos , labores domésticas,...esto supone un obstáculo para la integración de la mujer en un sistema productivo ya que, aún siendo esta una labor extradoméstica, se necesita o requiere mucho tiempo y un esfuerzo intensivo que se extiende durante muchos periodos.

Por otra parte, el trabajo remunerado y la complicada situación de la relación familiar , provoca o incrementa el envejecimiento social ya que retrasa la maternidad, y a su vez, esta se va reduciendo , lo que aun aumenta más el problema. Si nos fijamos en el ciclo vital de las mujeres, observamos que el periodo destinado a la maternidad y a cuidar de los niños, coincide temporalmente con el de integración laboral y su consolidación. Por esto mismo, las mujeres deben tomar decisiones, de las cuales la mayoría son tener un único hijo o , en el peor caso , decidir no tener ninguno. En comparación con lo anterior , hay un número muy reducido de mujeres que deciden aislarse de este mundo laboral para tener, consecuentemente, varios hijos.

Ahora vamos a citar diez puntos por los que la vejez puede llegar a considerarse positiva:

  • El alto índice de envejecimiento de la población es un logro histórico:

  • El envejecimiento de la población de un país está ligado con el progreso y el desarrollo del mismo, por lo que nunca debe ser entendido como problema o obstáculo social. Aunque parezca que el envejecimiento sea como una enfermedad (ya que parece estar acompañada de limitaciones, pérdidas, etc..) no es así debe entenderse como algo positivo.

  • Toda persona mayor deber sentirse orgullosa de haber llegado ahí:

  • Para una persona el haber llegado a esta etapa en su vida debería ser reconocida como logro ya que ha superado muchos obstáculos, enfermedades, accidentes, en su vida. Para mantener un envejecimiento saludable es necesario:

    -Mantener una nutrición sana y equilibrada. No se les puede prohibir todo.

    -Una actitud mental positiva y activa.

    -Hacer ejercicio físico , saludable y vigilado.

    -Mantenerse activo, ya que la pasividad psíquica y física acerca a la enfermedad.

  • La vejez puede ser una etapa tan positiva como cualquiera:

  • Esta etapa debe ser como cualquier otra: productiva, creativa, afectiva y llena de relaciones sociales ya que el progreso científico y el desarrollo cultural y económico ayudan a estas personas. Muchas veces se realizan estereotipos de esta etapa de la vida haciendo que se vea de forma negativa, pero no lo es. Además esta etapa puede ser mejor que las otras ya que está acompañada de la experiencia y sabiduría adquiridas.

  • No es justo que se fomenten temores y sobresaltos en las personas mayores:

  • Las personas que llegan a esta etapa de su vida se merecen vivir bien, sin sobresaltos; se lo han ganado por su esfuerzos y méritos. Hay mensajes injustos lanzados por grupos en los que se habla de la pérdida parcial de derechos básicos como las pensiones y/o la atención sanitaria.

  • Tienen que desaparecer todas las formas de discriminación por la edad:

  • La edad nunca debe entenderse como posible punto donde apoyarse para discriminar a alguna persona, ni debe influir en aspectos educativos, laborales o asintenciales. Por esto es por lo que es en este grupo de personas donde son más numerosos los malos tratos (negligencia, explotación,...)

  • La dependencia no es consecuencia de la edad:

  • Las situaciones de dependencia o incapacidad se relacionan con la edad, pero son consecuencias de la misma. En ocasiones es debida a patologías que se pueden agudizar con la edad que pueden interferir en la calidad de vida de las personas mayores Hoy la ciencia nos dice que estas dependencias se pueden disminuir y en algunos países ya lo están consiguiendo.

  • Es posible disminuir la frecuencia e intensidad de la dependencia:

  • La educación sanitaria, la prevención , el control, el adecuado manejo de enfermedades y la recuperación de la función perdida, son las medidas necesarias para disminuir esta dependencia. Con los recursos que cuenta cualquier país de la Unión Europea se podría conseguir dicha disminución de la dependencia con sólo enfocar u orientar los recursos hacia la población envejecida que ahora necesita ser atendida.

  • La atención geriátrica es un derecho básico al que, hoy en día, no tienen acceso la mayoría de las personas mayores cuando lo necesitan:

  • La geriatría demuestra que es una especialización sanitaria eficiente, viable e imprescindible para limitar la dependencia en su justa medida, disminuir el sufrimiento y elevar el nivel de vida de las personas envejecidas.

  • Es necesario una Ley de Dependencia justa y que apoye a las familias:

  • Cuando se produce una dependencia de la persona anciana, es necesario apoyar y ayudar a las familias para que potenciar la domiciliación y , si ya es muy necesario, internar a la persona, temporal o definitivamente, en un centro donde se garantice el cuidado total de dicha persona.

  • No se debe relacionar vejez con terminalidad:

  • No sólo la vejez puede terminar con la muerte, sino que cualquier otra etapa de la vida como la juventud o la madurez pueden acabar así. Tradicionalmente se transmite con esta concepción incluso desde el ámbito sanitario, pero está mal hecho. Por otra parte encontramos que los cuidados que se necesitas al final de la vida son más complejos, pero no tiene nada que ver con la terminalidad.

    Todos los puntos que acabamos de tratar se pueden resumir en tres básicos:

    1.La vida es desarrollo. Envejecer es crecer. Crecer es cambiar:

    La mayoría cree , que al ser mayor, uno se aparta o aísla del mundo en los recuerdos del pasado (“hay que dejar pasar el tiempo”). Esto es una concepción equívoca del envejecimiento. Pero esto no debe ser así , las personas mayores deben mantener una vitalidad para dar sentido a sus vidas, que significan que deben seguir relacionándose con los demás.

    2.Vivir un envejecimiento activo requiere ser protagonista de la propia vida y estar presentes en todo lo que sucede a nuestro alrededor:

    Hay que vivir de forma activa y participar en lo que se pueda y para esto las personas mayores tienen muchas oportunidades, de las que cabe destacar los programas que cada municipio o ciudad ofrece para participar en actos culturales, formativos o lúdicos. A través de estos se mantiene la capacidad de ser útiles y se desarrolla la convivencia y la solidaridad.

    3.Al participar las personas mayores favorecen su situación física y psíquica:

    Al permanecer activas se desarrolla las relaciones sociales, se descubren nuevos estímulos y se realizan proyectos destinados a transmitir sentimientos con otras personas.

    Para que se pueda desarrollar este enfoque del envejecimiento como algo positivo es necesario que todos actuemos y colaboremos en lo posible aunque sólo sea sin discriminar a estas personas.

    El gran reto: crear recursos de calidad para atender a todos los mayores, especialmente a los más dependientes:

    Uno de los mayores retos de la política social ha sido y será siempre conseguir que todas estas personas dependientes tengan la ayuda necesaria para que puedan vivir bien.

    La necesidad de ayuda para estas personas se ha incrementado en estos últimos años y seguirá incrementándose a lo largo de las décadas siguientes. Esto es debido a unos factores demográficos, sanitarios y sociales, como por ejemplo el aumento del envejecimiento o el aumento de las tasas de supervivencia.

    Para crear los recursos necesarios para ayudar a estas personas , se han clasificado en tres grandes grupos: el primero sería aquellas personas con discapacidad total (grandes dependientes) que requieren cuidados a intervalos cortos pero casi constantes; el segundo grupo lo formarían aquellas personas con discapacidades severas (dependencia grave) que requieren servicios diarios generalmente; y por último están aquellas con discapacidades moderadas que son aquellas que necesitan ayuda en determinados momentos.

    Posibles medidas, ámbitos y enfoques

    El modelo de la Unión Europea tiene conocimientos por los que ningún ciudadano puede quedarse nunca sin apoyo social ya sea económica en caso de jubilación o sin acceso a educación o salud. Muchos creen que este es el verdadero logro de la UE, o uno de ellos, y que además es responsabilidad del estado el ayudar a estas personas.

    Al aparecer nuevas necesidades sociales hace pensar que es necesaria la aparición de nuevas leyes o nuevos derechos sociales que ayuden a estas personas. Al igual que se universalizó el derecho a pensiones o a la educación.

    La opinión ciudadana sigue apoyando a favor del gasto a expensas se mejorar la situación y los recursos destinados a las personas necesitadas. Esto explica como la crisis del Estado de Bienestar no se haya producido aunque si haya provocado un decrecimiento de los gatos destinados a estos fines. En la década de los 90 el crecimiento del gasto en protección social sólo ha crecido de media, con respecto al PIB, unos 3 puntos. España estaba experimentando un gran crecimiento desde los años de la década de los 80 pero este desarrollo en protección social disminuyó mucho posteriormente como ya hemos citado anteriormente.

    Los países más avanzados han puesto en desarrollo actuaciones y programas dentro de su sistema de protección social, mediante los que se garantiza una serie de servicios que apoyan a todo aquel que lo necesite. Los países pioneros en esto fueron Holanda, Alemania, Austria, Luxemburgo y Francia, entre otros. Para poder pagar estos costes lo que han hecho es poner nuevos impuestos que colaboren en pagar estos gastos. También hay países como España que aún no se han decidido a actuar de ninguna forma, por lo que haría falta una nueva política que empezara a mirar por aquellas personas que lo necesitan y que actuara de forma rápida y urgente, para garantizar los servicios sociales a cualquier colectivo sin depender de la edad, no solo a la vejez.

    La dependencia es la incapacidad de una persona para valerse por si misma en un caso determinado o en varios. Estas incapacidades pueden ser tanto físicas como psíquicas, además no hay que atribuir directamente a las personas de tercera edad como principales personas dependientes ya que las discapacidades se pueden encontrar en cualquier colectivo de la población.

    La dependencia que existe cada vez es mayor por lo que los países deberían afrontar estos hechos e intentar buscar soluciones universalistas de protección de derechos de las personas en situación de dependencia y de sus familias.

    El Consejo de la Unión Europea considera que los derechos citados anteriormente deberían estar dentro del sistema de protección social y , además, no incluir únicamente a las personas dependientes sino que también a sus cuidadores. Todo esto incluye tato protección social, como económica, preventiva, rehabilitadora, sociosanitarios y la formación de los sanitarios.

    En España estos temas aún no han llegado a la opinión de la mayoría de las personas. Todo empezó con la aprobación del Plan Gerontológico y , actualmente, se han sumado algunas organizaciones e instituciones tanto privadas como públicas que se abren ante la perspectiva de la aparición de este tema. Actualmente aún no hay conciencia de el enorme gasto que estarán pagando algunas familias españolas por el apoyo a sus necesitados.

    En este último tema es con el que nos diferenciamos más de los otros países miembros. Y además nos damos cuenta de que la riqueza generada no esta siendo redistribuida entre los ciudadanos, esto se puede demostrar con cifras y hechos.

    Nuevos servicios sociales para ayudar a un envejecimiento sano y digno

    Para ayudar a las personas dependientes han aparecido un gran número de programas como la prevención de la dependencia; refuerzo y ampliación de los dispositivos y servicios de atención sanitaria primaria y especializada; desarrollo de servicios comunitarios (en especial el del domicilio); adaptación de la vivienda; centros de día; estancias temporales en residencias; mejora y ampliación de la red de residencias; apoyo familiar....y varios más que no vamos a citar. Aunque la mejor forma de para poder abordar todas las atenciones necesarias sería promulgar leyes como la ley de protección de las personas en situación dependientes (tomado del modelo alemán) e incluso se podría crear un gran acuerdo entre todas las administraciones y agentes sociales nacionales.

    El proceso para crear una ley o para realiza dicho acuerdo podría tardar mucho tiempo en realizarse debido a su alto grado de complejidad, por lo que es necesario aportar soluciones inmediatas para el problema de la dependencia. Así será más fácil la posterior creación de las leyes o acuerdos.

    Ayuda a Domicilio y Teleasistencia

    Este tipo de ayuda hace posible que algunas personas dependientes puedan seguir viviendo en sus propias casas, pero es necesario que este tipo de ayuda sea viable, adecuada y ,en algunos casos, rápidas. Además siempre debe ser posible la comunicación directa con otros centros como residencias o centros de día.

    La extensión, intensidad, diversificación y calidad son actualmente insuficientes. Además el Plan Gerontológico aprobado en 1991 definía todos estos aspectos, pero en la actualidad se deberían sumar más de medio millón de necesitados más, lo que supondría la incorporación de cerca de 8000 usuarios más para poder abordar estas situaciones. Para poder garantizar plenamente el servicio de atención asistida sería necesario incrementar la media de horas que actualmente está en torno a las 4,7 horas por semana.

    También sería necesario ampliar el servicio de teleasistencia ya que con la cobertura actual no se pueden coger a muchas personas, unas 50.000. este es uno de los servicios más eficaces ya que se consigue asignar de forma más eficiente los recursos para la persona que los necesite. Si contamos que la mayoría de los ancianos se sienten solos, inseguros o aislados, este sistema les puede dar más confianza en sí mismos y en caso de necesitar asistencia podrían comunicarse de una forma directa y con respuesta inmediata.

    Centros de Día y Residencias Asistidas o para “dependientes”

    Hay casos en que la dependencia llega a un caso extremo en el que la persona ya no puede valerse por sí mismo y requiera atención permanente. Existen algunos factores como los sociales o el equipamiento que hagan que dichas personas tengas que recurrir a servicios como los de un Centro de Día e incluso al ingreso en una Residencia Asistida.

    El Plan Gerontológico que ya hemos citado anteriormente, también constaba de una parte en la que se proponía que en el año 2000 deberían haber un mínimo de 3,5 plazas cada 100 personas ancianas especificando que deberían ser personas con dependencia prácticamente total. En la Unión Europea las plazas se sitúan en torno a 6,5 cada 100 personas , de las cuales, la mitad son plazas asistidas.

    Otros servicios y prestaciones demandados por las personas dependientes y sus familias

    Las familias de estas personas e incluso estas mismas hacen demandas o piden que se lleven a cabo algunos programas que les ayudarían. Ahora citaremos los más relevantes: servicios de respiro; servicios de comida y lavandería a domicilio; hospitalización a domicilio; ayudas técnicas para la autonomía personal; ayudas para la adaptación y accesibilidad del domicilio; programas de información y formación para familiares o cuidadores; programas de formación de servicios sociosanitarios para profesionalizar la atención prestada; etc...

    Reflexión Personal

    Yo creo personalmente que el envejecimiento de la población es más un problema social que político o económico. Si todos los gobiernos trataran estos temas de forma seria, dialogando entre ellos, seguro que sacarían iniciativas o programaciones que colaborarían por esta causa, y si de verdad lo hicieran no sería ni tan costoso ni se necesitaría tanto tiempo para llevarlas a cabo que son las principales razones que he encontrado para que el gobierno no de tanta importancia a esta causa a la que es necesario apoyar.

    Por tanto, si se supone que el problema desde un punto de vista político o económico se puede resolver, lo que faltaría es la integración de estas personas a la sociedad.

    No puedo ni imaginar en qué esta pensando una persona que se está aprovechando , explotando, a ancianos para único beneficio personal. La discriminación por la edad no tiene fundamento así que no debería existir.

    Creo que la mejor forma de integrar en la sociedad a los ancianos es realizando más actos o programas para la tercera edad, pero no excluyendo a este colectivo, sino haciendo que participe de forma activa con otros colectivos diferentes y de esta forma ayudará tanto unos como a otros.

    Por lo que he podido oír hablando con personas mayores sus mayores temores son la inseguridad que sienten. No creen que ellos puedan llevar a cabo acciones de las que a lo mejor si podrían. Sobretodo sienten pánico al temor por si pasa “algo” y no sean capaces de responder. Por esto mismo sería conveniente mejorar los sistemas de emergencia o atención, sobretodo aquellos que son directos y de respuesta inmediata como la teleasistencia, que con el gran desarrollo que hay actualmente con las comunicaciones estoy seguro de que se podría instalar una red, semejante a internet, por la que se podrían conectar cualquiera que necesitase ayuda y enviar una respuesta rápida.

    Por último, creo que el envejecimiento de la población debería tomarse como un logro de la sociedad actual y ,con poco que colaboremos todos, sería posible que estas personas necesitadas no se sientan tan inseguras y que puedan valerse por sí mismas.

    Documentación

    www.obrasocialcajamadrid.es

    www.modeloparlamentoeuropeo.com

    www.inforesisdencias.com

    www.geriatricas.com

    www.jubilatas.com

    www.todoancianos.com

    www.uniges.com

    www.ceoma.org

    www.tercer-edad.org

    www.enplenitud.com

    www.losmayores.com

    www.redmayores.net

    www.papelesdesociedad.com