Entrenamientos de fuerza

Deporte. Preparación física. Fuerza. Resistencia. Intensidad. Ejercicios. Prevención. Lesiones

  • Enviado por: Emma Gimr
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

publicidad

¿Cómo mejorar la fuerza?

MÉTODOS Y RECOMENDACIONES

  • Resistencia:
    Los músculos deben trabajar contra una resistencia superior a la que se enfrentan en sus actividades diarias. Pueden ser pesos libres más o menos pesados, máquinas u otros aparatos para trabajar grupos musculares específicos. También se puede mejorar la fuerza mediante ejercicios que utilicen el propio peso corporal y la acción de la gravedad: abdominales, fondos, dominadas, elevaciones de piernas.

  • Repeticiones:
    La acción debe repetirse el número suficiente de veces para producir fatiga muscular.

  • Intensidad:
    Una intensidad próxima a la máxima es la que desarrolla la fuerza con mayor rapidez. Se puede modificar la intensidad variando el peso, el número de repeticiones, y/o el tiempo de descanso entre las series. La fuerza se desarrolla aumentando el peso, y la resistencia con el número de repeticiones. Se debe procurar evitar realizar un exceso de trabajo para prevenir el dolor muscular o la lesión.

El American College of Sports Medicine recomienda:

1. Un circuito que incluya 8-10 ejercicios de los principales grupos musculares
2. Aunque una serie de cada ejercicio puede ser suficiente, llegar hasta 2 ó 3 de forma progresiva, si el tiempo lo permite proporcionará mayores beneficios.
3. Realice de 8 a 12 repeticiones (10-15 en mayores de 50-60 años) de cada uno de estos ejercicios hasta el punto de fatiga.
4. Realice los ejercicios de fuerza de 2 a 3 días por semana.
5. Utilice la técnica adecuada para cada uno de ellos.
6. Realice los ejercicios utilizando el arco articular completo para cada grupo muscular.

7. Los movimientos deben ser suaves, a velocidad de moderada a lenta, y manteniendo el control tanto al levantar como al bajar el peso.
8. Mantenga una respiración normal durante cada repetición.
9. Procure coincidir con un compañero en las sesiones de trabajo para animarse y ayudarse.

ENTRENAMIENTOS DE FUERZA EN CASA


La manera más fácil de comenzar a realizar entrenamiento de fuerza es en casa con pesas pequeñas o utilizando el propio peso corporal. Si se van a utilizar cargas pesadas debe hacerse con ayuda de otra persona.
Algunos ejemplos de ejercicios de entrenamiento de fuerza para hacer en casa:

  • Ejercicios con pesos ligeros (1 a 2,5 kg):

  • *Ejercicios de brazos

    Bíceps. Deje los brazos estirados a los lados del cuerpo y levante las manos hacia los hombros con los codos flexionados, hasta que los bíceps muestren signos de fatiga

    Tríceps. Con la mano detrás de la cabeza y el codo mirando hacia el techo, levante un peso (ligero) de forma repetida hasta que note cansancio. Repita con el otro brazo.

    Ejercicio de hombros. Encoja los hombros con los brazos estirados y una pesa en cada mano.

  • Ejercicios sin pesas:

  • Abdominales. Tumbados sobre la espalda con las rodillas flexionadas, y los brazos cruzados sobre el pecho, levante la cabeza y la parte superior de la espalda del suelo aguantando durante unos segundos. Repita hasta que note cansancio en la musculatura abdominal.

    Fondos. Se pueden hacer apoyando la punta de los pies, las rodillas, y/o sobre los brazos de una silla. Apoye el peso sobre los brazos y deje caer el cuerpo hasta tocar el suelo (o nivel de los brazos de la silla) con el pecho. Repetir hasta que sienta cansancio en brazos y abdominales.

    Extensión de cadera. Tumbado boca abajo con el abdomen sobre el suelo, levante una pierna (estirada) tan alto como pueda y aguante 15 segundos. Repita con la otra pierna. Realice de 15 a 20 repeticiones con cada pierna o hasta que note cansancio.

    Elevación lateral de pierna. Tumbado sobre el costado, levante la pierna (estirada) tan alto como pueda y aguante 15 segundos. Repita con la otra pierna. Realice de 15 a 20 repeticiones con cada pierna o hasta que note cansancio.

    Extensión de rodilla y elevación de pierna. Siéntese en una silla con la espalda pegada al respaldo. Levante una pierna cada vez, hasta que quede totalmente separada de la silla, y aguante durante 15 segundos. Repita con la otra pierna. Realice de 15 a 20 repeticiones con cada pierna o hasta que note cansancio.

    Subir y bajar escalones. Utilizando un escalón de 15 a 20 cm, suba su pie derecho. y luego el izquierdo. Baje el pie derecho. y luego el izquierdo. Suba y baje sucesivamente alternando el 1er pie, hasta que se canse.

    CÓMO INCLUIR EL TRABAJO DE FUERZA EN LAS SESIONES DIARIAS


    Aunque las sesiones de trabajo aeróbico no estén específicamente pensadas para mejorar la fuerza, se pueden incluir algunas variaciones con resultados sorprendentes.

    • Caminar: incluir cuestas y series largas de escaleras 1 o 2 días por semana. Probar caminos montañosos o con subidas y bajadas y cargando con una mochila de 5 a 10 kg.

    • Carrera: correr por terreno de subidas y bajadas o con escalones contribuye a incrementar la fuerza de forma sustancial. Los circuitos de carrera que incluyen estaciones para hacer dominadas o abdominales ayudan a mejorar la fuerza de la parte superior del cuerpo.

    • Ciclismo: las cuestas son muy buenas pero hay que tener cuidado para no llevar demasiado desarrollo (cadencia lenta de pedaleo) que puede perjudicar a las rodillas. Con la bicicleta de montaña, los caminos que con frecuencia obligan a ponerse de pie sobre los pedales contribuyen a desarrollar tanto la fuerza de los brazos y parte superior del cuerpo como la de las piernas.

    REGLAS BÁSICAS PARA LA PREVENCIÓN DE LESIONES

    • No sobreentrenarse: El entrenamiento de fuerza debe hacerse de forma gradual, como en cualquier otro tipo de actividad física. Si uno se siente mal después de una sesión de trabajo, es conveniente reducir o simplemente no seguir aumentando la carga. Sólo aumentar el peso o el nº de repeticiones cuando ya no se sienta fatiga con la actividad que se esté realizando.

    • Buscar consejo: Cuando se utilicen las máquinas es preferible buscar consejo de alguien experimentado. Si es en un gimnasio, es el monitor de la sala de musculación el que debe enseñar a utilizar las máquinas con una técnica adecuada y a fijar las cargas tanto en el principio como en el momento de aumentarlas.

    • Pedir ayuda: Si se pretende levantar grandes cargas con pesas libres, hay que hacerlo siempre con alguien que nos pueda ayudar si la carga es demasiado pesada. Los músculos y articulaciones son más vulnerables a las lesiones si tienen que soportar un peso excesivo cuando ya están fatigados.

    AUMENTO Y DISMINUCIÓN DE LA FUERZA

    La fuerza muscular es necesaria para realizar actividades de la vida diaria con las menores molestias y riesgo de lesiones. Si disminuye, este riesgo aumenta. El esfuerzo por desarrollar y mantener la fuerza muscular en el presente, se verá recompensado al asegurar la posibilidad de vivir de forma independiente y normal en el futuro.


    El entrenamiento de la fuerza aumenta además:

    • La densidad mineral ósea

    • La masa magra

    • La fuerza de los tejidos conectivos

    Aunque el aumento en la capacidad aeróbica ya lleva consigo un cierto incremento en la fuerza, este es pequeño, sobre todo en la parte superior del cuerpo.

    Disminución:

    • La edad, sobre todo a partir de la 2ª mitad de la vida, hace que se vayan perdiendo fuerza y masa muscular. Incluso aquellos individuos más fuertes, de forma lenta e imperceptible pueden llegar a encontrarse demasiado débiles para realizar las tareas más rutinarias en las últimas décadas de su vida.

    • La falta de ejercicio físico también actúa de forma conjunta con la edad para reducir la fuerza.

    Aumento:

    • Es necesario realizar actividades que desarrollen la capacidad aeróbica de forma específica al menos 3 veces por semana.

    • Por lo general, las actividades a realizar deben ser contra resistencia o levantando pesos.

    • Para trabajar los principales grupos musculares (piernas, brazos, abdomen, parte superior del cuerpo) es conveniente elegir ejercicios diferentes.