Entomología

Biología. Ecología. Agronomía. Beauveria bassiana. Diatraea saccharalis. Hongos. Sacarosas. Caña de azúcar. Alcoholes. Aguardientes. Larvas. Controles químicos y biológicos

  • Enviado por: Marcelo
  • Idioma: castellano
  • País: Paraguay Paraguay
  • 14 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información


UNIVERSIDAD NACIONAL DE ASUNCIÓN

FACULTAD DE CIENCIAS AGRARIAS

CARRERA DE AGRONOMÍA

Presentado a la Cátedra de ENTOMOLOGÍA

Control de Diatraea saccharalis con Beauveria bassiana

Profesora

Alumno:

Fecha:

Quinto Semestre - Segunda Sección

INDICE

Pág.

Resumen y Abstract i

1. Introducción 1

2. Objetivos 3

2.1 Objetivo General 3

2.2 Objetivo Específico 3

3. Revisión de Literatura 4

3.1. Taxonomía del Insecto 4

3.2 Morfología y Biología 4

3.2 Morfología y Biología 4

3.2.1 Huevo 5

3.2.2 Larvas 5

3.2.3 Pupas 5

3.2.4 Adulto 6

3.3 Daños 6

3.4. Formas de Control 7

3.4.1. Control Químico 7

3.4.2. Control Biológico 7

3.4.3. Control Cultural 8

4. Metodología 9

5. Resultados y Discusión 10

6. Conclusión 12

7. Bibliografía 13

Control de Diatraea saccharalis con Beauveria bassiana

Marcelo Brusquetti

RESUMEN

Se realizó la aplicación de Beauveria bassiana, en condiciones de campo, según un diseño en bloques de azar, para el control de las larvas de Diatraea saccharalis (Fabricius).  Al aplicar el hongo a una dosis de 1012 esp/ha, en una población homogénea de la plaga, se evidenciaron diferencias significativas en los niveles poblacionales del insecto, así como en los daños y en los rendimientos del cultivo. Los resultados obtenidos demuestran que B. bassiana puede constituir un método alternativo de lucha biológica contra el talador de la caña de azúcar.

ABSTRACT

 Beauveria bassiana, application was tested on field conditions planted in random plots for control of Diatraea saccharalis (Fabricius) larvae. Significative differences of insect populations levels, sugar cane injuries and yield were observed when B. bassiana was applied at concentration of 1012 spores/ha on homogeneaus pest populations, in comparison with untreated plots. Results show that B. bassiana can be used as an alternative method for an integrate control programme against sugar cane borer.

1. INTRODUCCIÓN

La importancia del cultivo de la caña de azúcar radica principalmente porque es el proveedor de materia prima de tres líneas industriales: la de azúcar, alcohol, y la del aguardiente. Se estima que el 70% de la producción de materia prima se destina a la fabricación de azúcar, mientras que el restante 30% se utiliza para el procesamiento de alcohol carburante y miel. Otra fundamental importancia es que el cultivo de caña de azúcar es muy importante para el Paraguay cuyas condiciones ecológicas (clima y suelo) permiten una buena producción de esta importante planta sacarífera.

La superficie sembrada es de 75.000 ha. con una producción de 3.500.000 tn. y el rendimiento promedio nacional es de 55.000 Kg. /ha. La caña de azúcar en su mayor parte es cultivada en pequeñas parcelas con un nivel bajo de tecnología, sin el uso de fertilizante, semillas de bajo valor cultural y uso de variedades obsoletas. Otras explotaciones se realizan con el uso de tecnologías mejoradas, que ha permitido la obtención de altos rendimientos, y por lo tanto, con una mayor rentabilidad.

Son muchas las plagas que atacan al cultivo de Caña de Azúcar, entre los cuales se encuentra Diatraea saccharalis, pulgones (Aphis maydis), y las Cigarritas (Mahanarva spp.). Otras familias que atacan a la caña de azúcar son: Curculionidae, Elateridae y Scarabaeidae. También atacan a la caña de azúcar son los géneros Pyralidae, Noctuidae y Castniidae, Aphididae, Cercopidae, Coccidae, Delphacidae, Diaspididae y Pseudococcidae, Acridoidea. Los insectos plagas de la caña de azúcar en el suelo están representados por Coleoptera (Curculionidae, Elateridae y Scarabaeidae), Isoptera (Mastotermitidae, Rhinotermitidae y Termitidae), Hymenoptera (Formicidae), Diptera (Stratiomyidae), Heteroptera (Cicadidaeo, Cydnidae, Margarodidae y Pseudococcidae), y Orthoptera (Gryllidae y Gryllotalpidae).

En la fase larval, Diatraea saccharalis puede causar daños directos e indirectos. Los daños directos se dan por la alimentación del insecto; causan pérdida de peso (por la abertura de galerías en el entrenudo), muerte de la yema apical de la planta (“corazón muerto”), acortamiento del entrenudo, rotura de tallos, enraizamiento aéreo y germinación de las yemas laterales.

Los daños ocurren aisladamente o asociados, lo que puede agravar los perjuicios. Los daños indirectos son causados por micro-organismos que invaden el entrenudo a través del orificio abierto en los tallos por la oruga. Son predominantemente hongos (Fusarium moniliforme y Colletotricum falcatum) e invierten la sacarosa almacenada en la planta; provocando pérdidas por el consumo de energía en el metabolismo de inversión, y por causa de los azúcares resultantes de ese desdoblamiento no se cristalizan en el proceso industrial.

Perfora la caña que luego se marchita y se pudre (podredumbre roja o negra). Esta plaga se combate cultivando variedades resistentes, seleccionando para la plantación cañas no infestadas y, desinfectadas las cañas a plantar en agua caliente a 50º C por 20 minutos, y además evitando el cultivo de maíz en la rotación del cultivo, así mismo del sorgo.

2. OBJETIVOS

  • Objetivo General

  • Determinar la eficiencia de Beauveria bassiana en el control de Diatraea saccharalis

    2.2 Objetivos Específicos

    Determinar el porcentaje de mortalidad de larvas de Diatraea saccharalis tratadas con Beauveria bassiana a los siete, quince, treinta, cuarenta y cinco, sesenta y ciento un días después de la aplicación.

    3. REVISIÓN DE LITERATURA

    3.1 Taxonomía del Insecto

    Gallo et al. (1988) clasifica a Diatraea saccharalis en: Súper familia: Pyralidoidea, Familia: Pyralidae, sub. Familia: Grambinae, que son mariposas pequeñas, de colores poco vistosos, con ocelos y espirotromba, Palpo labiales desenvueltos formando una especie de rostro o pico delante de la cabeza.

    3.2 Morfología y Biología

    Según Gallo et al. (1988) la especie Diatraea saccharalis es una mariposa con alas anteriores de color amarillo-paja, con algunos diseños pardos y alas posteriores blanquecidas y con 25 mm de envergadura. Después del apareamiento, la hembra realiza la postura en las hojas de caña, de preferencia en la parte dorsal de las mismas. El número de huevos en cada postura es variable de 5 a 50, siendo esta postura imbricada, asemejándose a un segmento de cuero de cobra o escama de pez.

    Según los mismos autores, la eclosión se produce en 4 a 9 días. Las larvas recién nacidas se alimentan, en el inicio del parénquima de las hojas convergiendo, seguidamente para la vaina de las misma y después de la primera muda de piel penetran en la parte mas blanda del colmo, que es una yema y perforando abren galerías de abajo para arriba. Estas galerías pueden ser de dos formas, longitudinales en la mayoría de los casos y a veces transversales.

    Las larvas alcanzan su completo desenvolvimiento, en más o menos 40 días, miden cerca de 22 a 25 mm de longitud siendo de coloración amarillo pálida y cabeza marrón. Entonces hacen un orificio hacia el exterior, y cerrando hilos de seda el serrín, pasan a pupa, de coloración castaña (Gallo et al., 1988).

    Según los mismos autores, se quedan en este estado por 9 a 14 días, cuando emergen, el adulto que sale del orificio hecho anteriormente por oruga. El ciclo evolutivo completo es de 53 días a 60 días, generalmente pueden dar hasta cuatro generaciones anuales y en casos excepcionales, hasta cinco, despendiendo de las condiciones climáticas. En la última generación un alargamiento del ciclo quedando la oruga en el interior del colmo por 5 a 6 meses.

    El número de generaciones es distribuido de la siguiente forma: en octubre a Noviembre, después de la emergencia de los adultos, estos procuran las cañas recién nacidas y efectuando la postura, dan la primera generación. La segunda generación se verifica entre Diciembre a febrero; la tercera se efectúa entre Febrero para abril, y en mayo a junio tenemos la cuarta generación, que se prolonga por 5 a 6 meses. Esas generaciones pueden desenvolverse, tanto en los colmos de la caña como en los del maíz (Gallo et al., 1988)

    3.2.1 Huevo

    Bonzi (2004) menciona que las hembras depositan cerca de 300 huevos, en posturas con 5 a 50 huevos amarillentos dispuestos de forma imbricada, generalmente en el limbo foliar y con mayor frecuencia en la parte dorsal de la hoja. La duración de esta fase es muy variable (en función principalmente de la temperatura), promediando entre 1 y 2 semanas.

    3.2.2 Larvas

    Después de la eclosión, las orugas bien pequeñas se mueven de una hoja a otra, colgando de un fino hilo de seda; caminan por las hojas y pasan a alimentarse del parénquima foliar, y hacen galerías en la nervadura central alimentándose de la parte interna de la vaina. Después de hacer las primeras galerías penetran en el tallo, buscando siempre la parte más blanda (en la base del cartucho o vaina y en la región de las yemas). La oruga presenta el cuerpo de color amarillento con pequeñas puntuaciones o manchas marrones, que asemejan dos líneas dorsales. Normalmente cuando el ataque se produce en las proximidades de la región de crecimiento de la planta, muere la yema apical. Se reconoce fácilmente por el amarillamiento de las hojas más nuevas (corazón muerto). (Bonzi, 2004).

    Fig. 1 Larva de Diatraea saccharalis

    3.2.3 Pupas

    Bonzi (2004) muestra que es de color marrón, se encuentran en el interior de las galerías abiertas por las orugas en el tallo. Próxima a esta fase, la oruga abre un orificio en la cáscara y lo cierra parcialmente con hilos de seda y restos de su alimentación; así protegida ingresa a este estadio. La pupa libre es inicialmente de color marrón claro, oscureciendo a medida que se aproxima al estado adulto. Esta fase dura aproximadamente diez días.

    3.2.4 Adulto

    Dura un promedio de 7 días. Los adultos (Fig. 1) de Diatraea saccharalis son de color amarillo paja, con cerca de 25 mm de largo; las alas anteriores forman líneas diagonales en forma de W invertida, más nítidamente observables en los machos. Es un insecto que presenta desenvolvimiento holometabólico (pasa por las fases de huevo, larva, pupa y adulto). Las hembras son más grandes que los machos. (Bonzi, 2004).

    'Etomología'

    Fig 2. Adultos de Diatraea saccharalis

    3.3 DAÑOS

    Gallo et al. (1988) comentan que las orugas causan perjuicios directos en la abertura de galerías, que ocasionan perdida de peso de la caña y provocan la muerte de yemas, causando fallas en la germinación. Cuando la broca hace galerías circulares (transversales), seccionando el colmo, provocan el tumbamiento de la caña por el viento. En las cañas nuevas, la broca produce secamiento de las puntas, conocido por “corazón muerto”.

    Los daños indirectos son mas considerables, una vez que a través de los orificios de las galerías penetran hongos que causan una podrición amarilla del colmo, pudiendo abarcar toda la región comprendida entre las diversas galerías. Los hongos causadores de pudrición roja son Colletotrichum falcatum Went y Fusarium moniliforme Sheldom que invierten la sacarosa, disminuyendo la pureza del caldo y dando menor rendimiento en azúcar y alcohol. (Gallo et al. 1988)

    Los mismos autores, mencionan que los daños causados por la broca en el cultivo de la caña y la industria azucarera, en las regiones de los cañaverales de Piracicaba, Santa Bárbara D'Oeste, Araras y Araraquara, para las variedades Co-417, CB-4176 y CB-4069 que fueron determinados por Gallo (1963). La intensidad media de infestación encontrada en dicha localidad para la variedad Co-419 fue de 15,8%, así distribuidas: 6,1% para la base; 6,7% para el medio; y 3% para el ápice del colmo; para la variedad CB-4176 de 21,5% siendo respectivamente para dichas posiciones, de 6,9%; 9,7% y 4,9%, para la variedad CB-4069 fue de 28,8% dividido en: 8,4%; 13,8% y 6,6%. La medida general fue de 22,2%. Las perdidas medias de peso de caña para las variedades Co-419, CB-4176 y CB-4069 fueron respectivamente, de 4,4%; 3,2% y 6,7% con media general de 4,8%.

    Gallo et al. (1988) comentan que las perdidas medias de azúcar probable por ciento de caña para las variedades Co-419, CB-4176 y CB-4069 varían de 1.6% a 6,7% con media general de 4,1%. Estos daños representan una perdida estimada de 106,075 toneladas de caña en la cultura, allá de 60 Kg. de azúcar, en la industria azucarera, para las cinco regiones estudiadas. Estos dados de 4,1% a 4,8% están relacionados con intensidades de infestación media observada de 22,2%. Varios autores determinaran en otros países los perjuicios causados por la broca de la caña de azúcar.

    3.4. FORMAS DE CONTROL

    3.4.1. Control Químico

    Meagher et al. (1997) mencionan que en los EEUU la historia del uso de productos químicos en la producción de caña de azúcar se remonta a comienzos de los años 1920, cuando fluosilicato de sodio, criolita y riania se usaban contra el barrenador de la caña de azúcar en Louisiana. Usualmente se lograba el control con aplicaciones semanales de estos materiales. El uso de los hidrocarburos clorados fue recomendado por primera vez a finales de la década de 1950 con la introducción del endrin. Sin embargo, la efectividad del endrin solo duraba unos pocos años a causa del desarrollo de resistencia. Los organofosfatos y los carbamatos entraron al mercado a comienzos de los años 1960 cuando el azinfosmetilo reemplazó al endrin. Otros insecticidas organofosfatos y carbamatos tales como monocrotofós y carbofurán fueron recomendados en las décadas de los años 1960 y 1970. La reducción de las poblaciones de barrenadores debidas a las aplicaciones de insecticidas no siempre se traducían en un aumento del rendimiento o de la calidad del azúcar, estimulando un llamado de atención hacia una mejor comprensión de las relaciones entre la biología del barrenador de la caña de azúcar y el uso de insecticidas.

    3.4.2. Control Biológico

    Los artrópodos ejercen un importante papel en el control natural de la broca sobre todas las fases de desarrollo; con una participación más significativa en la fase de huevo, cuando los predadores parásitos llevan a cabo un eficiente control. Luego de la eclosión, la oruga está también sujeta a ese tipo de control, principalmente hasta la penetración hasta el entrenudo. En nuestras condiciones, se adquirió el material biológico (la llamada comúnmente “avispita”, Cotesia Flavipes), estando en estudio la factibilidad de establecer localmente el laboratorio de cría. (Bonzi 2004)

    Según Dueñas (1996) Control de Diatraea saccharalis con diferentes densidades de Trichogramma fasciatum en caña de azúcar variedad. Se ha determinado el porcentaje de parasitismo natural de Trichogramma fasciatum en posturas de Diatraea saccharalis antes de las liberaciones de diferentes densidades de T. fasciatum varía entre 0 y 34 %, que en promedio representa 10,08 % de parasitismo.

    Quienes han trabajado en control biológico, durante muchos años han usado parasitoides, predatores y nemátodos como enemigos naturales contra las plagas de la caña de azúcar. El primer parasitoide usado en caña de azúcar en los EEUU fue la mosca cubana, Lixophaga diatraeae (Townsend) introducido a Louisiana. Esta mosca tachínida introducida de Cuba fue liberada contra el barrenador de la caña de azúcar a diferentes intervalos desde 1915 hasta comienzos de los años 1970. La mosca cubana también fue liberada en Florida desde los años 1920 hasta los años 1960. Otros parasitoides liberados incluyen Alabagrus stigma (Brulle) [= Agathis stigmatera (Cresson)], introducido de Perú a Florida a comienzos de los años 1930 y a Louisiana a finales de 1940 y comienzos de 1950, y se sabe que parasita a Diatraea spp. en las islas del Caribe y en América del sur desde los años 1920s (conocido como Microdus o Bassus stigmaterus. Otras especies de parasitoides liberadas en Louisiana después de las introducciones originales incluyeron tachínidos, bracónidos y sceliónidos. Algunas de las especies mencionadas antes se han establecido en Louisiana y Florida, pero ninguna ha dado una supresión consistente de las poblaciones de barrenadores de los tallos. (Meagher et al. 1997)

    El primer parasitoide no neotropical liberado en la porción continental de los EEUU fue Cotesia (= Apanteles) flavipes (Cameron). Este endoparásito larval gregario nativo del sureste de Asia fue liberado en Florida en 1963. Poco después de las liberaciones se lograron recuperaciones, pero C. flavipes no fue recuperada al año siguiente. C. flavipes fue liberada y establecida en Texas contra el barrenador de la caña de azúcar en 1977 (Fuchs et al. 1979) y desde entonces ha sido exitosa para reducir las poblaciones del barrenador de la caña de azúcar. (Meagher et al. 1997)

    3.4.3. Control Cultural

    Una técnica de control cultural que ha despertado interés es el uso de feromonas para alterar el apareamiento. En Texas fue identificada la feromona para el barrenador mexicano del arroz e inicialmente se condujeron estudios para usarla como una herramienta de monitoreo. La continuación de la investigación ha abierto la puerta para el uso potencial de la feromona para reducir las poblaciones del barrenador mediante la alteración del apareamiento (Shaver & Brown 1993). Esta técnica está diseñada para permear el área con feromona de modo que los machos no puedan localizar a las hembras y aparearse con ellas. La alteración del apareamiento ha tenido cierto éxito en los agroecosistemas del algodonero y de árboles frutales. (Meagher, et al. 1997)

    4. METODOLOGÍA

    Estrada et al. (1997) mencionan que el experimento se realizó durante el período lluvioso, en áreas cañeras bajo riego, de la Cooperativa de Producción Agropecuaria “Playa Girón” ubicada al noreste de Ciudad Habana, Cuba. Se utilizó un diseño de bloques al azar comprendido por ocho parcelas de 96 m2 formadas cada una por 120 plantones de primer retoño de 3 meses de edad de la variedad CB 4452. Las parcelas se dispusieron de forma paralela, separadas a una distancia de 200 m.

    Según los mismos autores para garantizar una presencia homogénea de la plaga, todos los plantones de las parcelas fueron infestados artificialmente con puestas de D. saccharalis en estado de “Cabezas negras” (embriones desarrollados). La infestación se realizó con 960 puestas y el número promedio de huevos/puestas fue 26, 71. Cada puesta fue identificada y pegada en un cartón, el cual fue  colocado en la superficie abacial de las hojas superiores de la planta, próximo de la vaina. Antes de la aplicación de B. bassiana, se calculó el porcentaje de eclosión de los huevos del insecto.

    El hongo fue aplicado a la dosis de 1012 esp/ha en forma de suspensión acuosa de un producto granular de concentración 5 x 109 esp/g. La aplicación del microorganismo se realizó en 4 parcelas experimentales de forma manual, mediante una mochila convencional. El resto de las parcelas fue considerado como testigo, el cual fue tratado de igual forma pero con agua corriente. (Estrada et al. 1997)

      Se realizaron muestreos a los 7, 15, 30, 45, 60 y 101 días después de la aplicación del microorganismo. En cada muestreo se seleccionaron al azar 4 plantones/ parcela los cuales fueron cortados y analizados en el laboratorio. Se registró el número de tallos y entrenudos afectados, presencia de larvas vivas de D. Saccharalis y presencia de otros enemigos naturales de la plaga. Se determinaron los valores de la sacarosa total en jugo (pol) y de los rendimientos en las áreas tratadas y no tratadas con B. bassiana. Se realizó un análisis de varianza y las medias fueron comparadas mediante la prueba de Newman Keuls para 5% de probabilidad de error.

    5. RESULTADOS Y DISCUSIÓN

    Los resultados sobre la infestación artificial del taladrador en las parcelas experimentales se muestran en el cuadro 1. A pesar de que el número de huevos/puestas en las parcelas tratadas fue mayor que el de las parcelas no tratadas, no hubo diferencias significativas entre los valores de los porcentajes de huevos eclosionados. Por estas razones se puede estimar, que la infestación artificial de la plaga en el campo experimental fue homogénea. En el mismo cuadro, el aspecto de otros, se refiere al porcentaje de puestas que no se encontraron en la planta durante los muestreos ya las larvas neonatas muertas en la goma del cartón.

    Cuadro 1.  Distribución de la infestación artificial de Diatraea

    saccharalis en las parcelas experimentales

    Observaciones

    Parcelas Tratadas

    Parcelas no Tratadas

    N° total de puestas

    480,00

    480,00 

    N° total de huevos/puestas

    12218,00

    12014,00

    % huevos eclosionados

    75,61

    76,78

     % huevos no eclosionados

    2,90

    3,81

     Otros (%)

    22,29

    20,11

                 

    En el cuadro 2 se aprecian los resultados de las poblaciones larvales de D. saccharalis, así como los daños originados por la plaga en las áreas tratadas y no tratadas con B. bassiana. El número de larvas vivas en las parcelas donde fue aplicado el hifomiceto, fue inferior al número de larvas vivas presente en las parcelas no tratadas con el microorganismo. De igual forma, el número de entrenudos de la planta afectados por el taladrador fue menor en el área tratada con B. bassiana. Se evidencia una correspondencia entre la presencia de larvas vivas y el número de entrenudos afectados por la plaga, lo que demuestra que el microorganismo disminuye las poblaciones larvales de D. saccharalis y por consiguiente reduce los niveles de daño producidos por el lepidóptero en el cultivo. Similares resultados obtuvo Alves al aplicar suspensiones acuosas de B. bassiana contra la misma plaga en la caña de azúcar.

    Cuadro 2. Promedio de número de larvas vivas y entrenudos

    afectados en parcelas tratadas y no tratadas con B.

    bassiana.

    Muestreos (días)

    Numero de larvas vivas

    Entrenudos afectados

     Área tratada

    Área no tratada

    Área tratada

    Área no tratada

    7

    1 ,75 a

    2,50 b

    0,75 a

    3,75 b

    15

    2,00 a

    2,25 b

    2,75 a

    5,50 b

    30

    2,50 a

    3,50 b

    6,00 a

    9,00 b

    40

    4,75 a

    6,75 b

    11,50 a

    15,75 b

    60

    3,25 a

    5,00 b

    9,50 a

    16,25 b

    101

    0,56 a

    1,70 b

    4,25 a

    11,50 b

    Letras diferentes indican significación ( P< 0,05)

    El análisis comparativo de la sacarosa total en jugo (pol) y de los rendimientos del cultivo, se presentan en el cuadro 3. Estos resultados revelan que en las áreas tratadas con B. bassiana los valores de pol en jugo y de los rendimientos son significativamente superiores. De forma equivalente, Riba demostró el aumento de los rendimientos en maíz al aplicar un producto granular de B. bassiana contra las poblaciones larvales de Ostrinia nubilalis Hubner.

    Cuadro 3. Efecto de la aplicación de B. bassiana sobre las Tons

    caña/ ha, pol % en jugo, pol % en caña y Tn. de pol/

    I ha en la variedad CB 4452

    Dosis  (esp/ha)

    0

    l0¹²

    Tons Caña/ha

    94,13 b

    103,88 a

    Pol en jugo (%)

    16, 46 b

    19,33 a

    Pol en caña (%)

    14,40 b

    17,44 a

    Tons Pol/ha

    13,55 b

    18, 12 a

     Letras diferentes indican significación (P< 0,05)

    Por otro lado, Dávila et al. (2001) mencionan que algunos hongos como Beauveria bassiana, Metarhizium anisopliae y Paecilomyces fumosoroseus tienen un gran potencial como controladores biológicos de insectos como Diatraea saccharalis en caña de azúcar, siempre que se logre masificar aislamientos específicos, virulentos y eficientes.

    6. CONCLUSIÓN

    Diatraea saccharalis es unas de las plagas mas importantes en cultivos como la caña de azúcar y cultivos de maíz; es un insecto que causa perdidas de mucha importancia en los cultivos de caña de azúcar provocando perdidas casi incalculables; por esa razón motivo a muchos grandes científicos e investigadores a realizar trabajos de gran envergadura para poder controlar, o en su defecto eliminar, a Diatraea saccharalis, uno de los métodos mas rentables y sobre todo mas eficiente que se encontró es el control biológico, eso sin descartar los otro tipos de controles, que pueden ser químico y cultural. Si bien los trabajos de investigación que se describe en este trabajo no fueron hechos en este país, ni en países limítrofes al nuestro, las condiciones climáticas y de reproducción son similares, así también son similares las pérdidas que ocasionan a nuestros cultivos de caña de azúcar.

    7. BIBLIOGRAFÍA

    Gallo, D.: Nakano, S.: Neto, S.: Pereira, R. 1988. Manual de Entomología Agrícola. 2da ed. San Pablo

    Estrada, M. E.: Romero, M.: Snowball, M.: aplicación de beauveria bassiana en la lucha 
    biológica contra Diatraea saccharalis (en línea). Venezuela. Consultado el 2 de sep de 2004. Disponible en: www.ceniap.gov.ve/canazucar/ca15_1/beauveria.htm

    Dávila, M.: Zambrano, K.: Uso de la Técnica Rapd Para la Identificación de Fragmentos de ADN Posiblemente Relacionados con Virulencia en Hongos Entomopatógenos (en línea). Venezuela. Consultado 8 sep de 2004. Disponible en: http://pegasus.ucla. edu.ve/BIOAGRO/Bioagro13%20(3)/so%20de%20la% 20t%C3%A9cnica.htm

    Meagher, R. L.: Wilson, L. T.: MIP en Caña de Azúcar (en línea). Gainesville, FL. Consultado el 16 de oct de 2004. Disponible en: http://ipmworld.umn.edu/cancelado/Spchapters/MeagherSp.htm

    Bonzi J.: La Broca del tallo en caña de azúcar (en línea). Asunción. Consultado el 16 de oct de 2004. Disponible en: www.revistaelproductor.com/julio2004/labrocadeltallo.htm

    Dueñas, Q. M.: Laboratorio Entomológico (en línea). San Agustín. Consultado el 16 de oct de 2004. Disponible en: www.unsa.edu.pe/invest_cooper/lab_entomologico/ investigacion.htm