Enseñanza y curriculum

Diferentes acepciones de enseñanza. Teorías de la enseñanza. Evolución. Conceptualización de Currículum. Fundamentos. Paradigmas del currículum

  • Enviado por: Inmetta
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 16 páginas
publicidad

Índice

A. ENSEÑANZA 2

1.- Diferentes acepciones de enseñanza 2

2.- Teorías de la enseñanza 3

2.1.- Aprendizaje por descubrimiento (Bruner) 3

2.2.- Instruccional ecléctica (Bandura) 4

2.3.- Instruccional sistémica (Gagné) 4

2.4.- Aprendizaje significativo (Ausubel) 5

3.- Evolución de la enseñanza 6

3.1.- La enseñanza en la actualidad 6

B. CURRÍCULUM 8

1.- Conceptualización de Currículum 8

1.1.- El Diseño Curricular Base (D.C.B.) 8

1.2.- El Proyecto Educativo de Centro (P.E.C.) 9

1.3.- El Proyecto Curricular de Centro (P.C.C.) 9

2.- Fundamentos 10

3.- Paradigmas del currículum 11

CONCLUSIÓN 13

BIBLIOGRAFÍA 16

A lo largo de este trabajo trataremos de analizar, en primer lugar, la enseñanza y sus diferentes teorías, así como también, su evolución a lo largo del tiempo. En segundo lugar, hablaremos del currículum, de sus teorías y modelos. Y por último, haremos una breve conclusión en base a lo expuesto anteriormente.

  • ENSEÑANZA

  • 1.- Diferentes acepciones de enseñanza

    Según el diccionario de la RAE, la enseñanza es la comunicación de un conjunto de conocimientos, ideas, principios… que se enseñan a alguien. Sistema y método de dar instrucción. O, ejemplo, acción o suceso que sirve de experiencia, enseñando o advirtiendo cómo se debe obrar en casos análogos.

    Puesto que estamos hablando de un término semánticamente muy amplio, consideramos importante mostrar algunas de las acepciones que se le dan, de manera que podamos englobar los diferentes aspectos de este concepto, evitando una definición insuficiente. Para ello vamos a seguir las acepciones dadas por Saturnino de la Torre.

    En primer lugar, se le da un sentido relacionado con su raíz etimológica “signare”. En este caso estaría coincidiendo con el significado que dimos al principio del apartado, que se basa en la transmisión de conocimientos. En este sentido, resulta incompleto, ya que reduce el concepto a la transmisión de informaciones sin hacer hincapié en otros puntos, también importantes.

    Otra acepción es entender la enseñanza como logro o finalidad. Presupone que el aprendizaje es la meta de la enseñanza. Se trata de dos conceptos que deben ir unidos, para que uno haya enseñado algo, debe haber alguien que haya aprendido. Esto está relacionado con la actividad del docente-discente mediante la cual se produce una actividad consecutiva.

    También se puede entender como actividad práctica anticipatoria. Enseñamos algo a un sujeto y lo hacemos con un propósito, hay una intencionalidad. Estas intenciones del maestro se transforman en valores o comportamientos de los alumnos.

    Otra forma de entender la enseñanza es como actividad normativa. Esto la relaciona tanto a un contexto socio-cultural como a un compromiso ético-profesional. La enseñanza precisa un contenido socio-cultural válido, es decir, al margen de los propios valores de cada uno, las personas encargadas de enseñar tienen que ajustarse a unos valores dados a través de programas.

    La siguiente acepción entiende la enseñanza como actividad interactiva que se refiere al carácter social de la misma. Hoy en día, en las aulas se produce una influencia mutua entre los miembros de ella, es decir, no sólo influye el profesor sobre los alumnos, sino que a su vez los alumnos sobre el profesor. Por lo que enseñar consiste en compartir conocimientos.

    Por último, concibe la enseñanza como una actividad reflexiva. Desde este punto de vista, el objetivo es que el alumno piense sobre lo que hace, que reflexione. Consiste en ampliar su capacidad reflexiva sobre su propia práctica.

    2.- Teorías de la enseñanza

    Las principales teorías de la enseñanza son cuatro y son fundamentales para entender el proceso de enseñanza-aprendizaje. A continuación, mostramos un esquema donde aparecen dichas teorías.

    2.1.- Aprendizaje por descubrimiento (Bruner)

    El representante de esta teoría es Bruner y consiste en favorecer la participación activa del alumno en el proceso enseñanza-aprendizaje. Se basa en que cuando al niño se le plantee una situación que le suponga un problema, motivarlo para que lo solucione y extraiga de ello un aprendizaje.

    Para Bruner, el desarrollo intelectual del alumno depende directamente de que domine ciertas técnicas, para lo que es muy importante la maduración e integración. La maduración le permite representar el mundo de estímulos desde tres dimensiones que poco a poco se van perfeccionando: acción, imagen y lenguaje simbólico. La integración consiste en el empleo de grandes unidades de información para la resolución de problemas.

    El niño, en su proceso de desarrollo, percibe el mundo en tres formas consecutivas, éstas son:

    • Forma enativa: consiste en realizar la representación de sucesos pasados, por medio de la respuesta motriz.

    • Forma icónica: depende de respuestas motrices y del desarrollo de imágenes representativas y secuenciadas de una determinada habilidad.

    • Forma simbólica: se expresa mediante el lenguaje. En esta forma de representación los objetos no necesitan estar presentes en el campo perceptivo del niño, ni ofrecer un orden determinado.

    Bruner defiende la posibilidad de la enseñanza de cualquier cosa a un alumno, bajo la condición de que la enseñanza se realice en el lenguaje del propio alumno. Los contenidos a enseñar deben ser percibidos por el alumno como un aprendizaje importante y significativo, en el que él será el protagonista, tendrá una acción determinante. Afirma que el descubrimiento realizado por un niño es parecido (como proceso) al descubrimiento que realiza en su laboratorio un científico.

    Bruner menciona la existencia de cuatro grandes ventajas en la manera heurística e hipotética de representar el material de enseñanza:

    • La potencia intelectual. El descubrir y resolver problemas por parte del alumno, habilita su capacidad de construcción y organización racional de los elementos de un problema.

    • Las motivaciones intrínseca y extrínseca. El alumno se recompensa con los efectos de sus propios descubrimientos.

    • El aprendizaje y la heurística del descubrimiento. Sólo se aprende realmente a través de la solución de problemas y el interés-esfuerzo por descubrir.

    • La memoria. El alumno retiene con mayor facilidad lo aprendido si él mismo organiza sus materiales y procesos respectivos.

    2.2.- Instruccional ecléctica (Bandura)

    Bandura realizó trabajos con los que pretendía cambiar la orientación tradicional de las teorías del aprendizaje, trabajos que culminaron con la presentación de una alternativa estructurada: la teoría del aprendizaje observacional. A partir de ésta se asienta la base de la teoría ecléctica de la instrucción.

    En esta teoría utiliza ideas del conductismo y cognitivistas, enfatizando el papel de la sustitución, el simbolismo y la autorregulación del funcionamiento fisiológico del alumno, ya que todos los fenómenos de aprendizaje experiencial son susceptibles de sustitución o de imitación. De tal manera, un alumno puede cambiar los patrones de comportamiento a través de la observación. Por ejemplo, los niños aprenden a no tener miedo observando cómo el adulto interactúa con las cosas o situaciones que le producen miedo al niño. Esta teoría se ha utilizado en las técnicas de modificación de conductas, en el desarrollo de la personalidad y en el aprendizaje de valores.

    Bandura habla de determinismo recíproco, refiriéndose al funcionamiento psicológico que se da en la interacción continua entre la conducta personal del alumno y el determinismo del medio ambiente.

    La teoría de Bandura cumple el siguiente esquema:

    2.3.- Instruccional sistémica (Gagné)

    Esta teoría apareció durante la década de 1930 y consiste en la aplicación de la teoría general de sistemas al campo educativo. Bertalanffy fue el principal exponente de la TGS, afirmando que el todo constituye algo más que la simple suma de sus partes, y para defender esto se basa en:

    • Que los fenómenos complejos no pueden ser explicados a partir de la suma de las propiedades de procesos individuales.

    • El modelo tradicional de Newton y Descartes, que únicamente posibilita el análisis de la relación existente entre dos o tres variables, pero no si las variables son más.

    • Y en la interacción de las unidades individuales correspondiente a un nivel de la realidad, que le permitió afirmar que el carácter fundamental de un objeto viviente es su organización y, por ello, trasciende a sus partes, percibidas separadamente.

    La TGS se ha utilizado en diversos campos científicos. La teoría propuesta por Gagné, se desarrolla dentro de un contexto en el que son estructurales los antecedentes, los procesos y los productos resultantes de ese esquema de aprendizaje.

    Para Gagné el aprendizaje es un proceso mediante el cual los organismos vivos adquieren la capacidad para modificar sus comportamientos rápida y permanentemente. El aprendizaje implica un sujeto social, una situación adecuada para el aprendizaje, un comportamiento explícito del sujeto y un cambio interno. Dice que para que el aprendizaje sea considerado como tal, debe presentar las condiciones de visible y estable.

    2.4.- Aprendizaje significativo (Ausubel)

    Ausubel, autor representante de esta teoría, asume que los sujetos obtienen el conocimiento, básicamente, a través de la recepción, ya que los conceptos se presentan y se comprenden. Enfatiza el valor de la información verbal, de la que se deriva el aprendizaje significativo.

    Por el contrario, no considera significativo el aprendizaje memorístico, pues piensa que aquello que se aprende de memoria no se relaciona con el conocimiento existente. Por ello, elaboró un modelo de enseñanza por exposición, a través del cual fomenta el aprendizaje significativo de las asignaturas escolares, por encima del aprendizaje de memoria por recepción. A continuación, exponemos algunas consideraciones que perfilan más concretamente esta teoría.

    En primer lugar, diferencia el análisis del concepto de aprendizaje de contenidos con sentido: lógico y psicológico. El sentido lógico se refiere a los propios contenidos, mientras el segundo consiste en la capacidad de transformar ese sentido lógico en comprensión psicológica.

    Hay una diferenciación entre aprendizaje significativo y aprendizaje con sentido. El aprendizaje de contenidos con sentido constituye el mejor mecanismo para lograr la adquisición de la información ambiental existente, mientras que en el aprendizaje significativo los contenidos tienen sentido únicamente de manera potencial, pues el alumno puede aprenderlos significativamente o no. Por ello, la teoría de Ausubel se dirige más en la consideración de contenidos con sentido, que a los procesos cognitivos del alumno, ya que un proceso cognitivo puede darse al margen de que el alumno comprenda o no el contenido.

    Otro concepto utilizado por Ausubel sería el de subsunción, que lo emplea para referirse al mecanismo cognitivo mediante el que el alumno, basándose en su conocimiento previo, es capaz de adquirir nuevos conocimientos. Esta subsunción puede manifestarse de dos maneras:

    • Subsunción derivativa: cuando el nuevo contenido se ha derivado de un conocimiento previo.

    • Subsunción correlativa: es lo que comúnmente sucede en los colegios, el nuevo concomimiento modifica el previo.

    Y por último, otro concepto muy importante en su teoría es el de organizador avanzado, que se trata de un contenido introductorio, muy claro y relevante para el alumno, que servirá de vínculo entre los conocimientos previos y los conocimientos que el alumno necesita adquirir. Un buen organizador avanzado debe integrar y relacionar los contenidos que hay que introducir durante el proceso de aprendizaje.

    3.- Evolución de la enseñanza

    Las actividades de enseñanza que realizan los profesores están inevitablemente unidas a los procesos de aprendizaje que, siguiendo sus indicaciones, realizan los estudiantes.

    Actualmente se considera que el papel del profesorado en el acto didáctico es básicamente proveer de recursos y entornos diversificados de aprendizaje a los estudiantes, motivarles para que se esfuercen, orientarles y asesorarles de manera personalizada; no obstante, a lo largo del tiempo ha habido diversas concepciones sobre cómo se debe realizar la enseñanza, así como sobre los roles de los profesores y sobre las principales funciones de los recursos educativos.

    La enseñanza ha evolucionado a lo largo de su historia, las principales visiones sobre la enseñanza son:

    * La clase magistral expositiva (modelo didáctico expositivo): durante el siglo XV cuando solamente unos pocos accedían a la cultura y a los libros, el profesor era prácticamente el único proveedor de información que tenían los estudiantes y por ello, la clase magistral era la técnica de enseñanza más común. La enseñanza estaba centrada en el profesor y el aprendizaje buscaba la memorización del saber que transmitía el maestro de manera sistemática, estructurada, didáctica…

    * La clase magistral y el libro de texto (modelo didáctico instructivo): los libros se fueron difundiendo entre la sociedad y la cultura se fue extendiendo por las distintas capas sociales. No obstante, el profesor seguía siendo el máximo depositario de la información que debían conocer los alumnos y su memorización por parte de éstos seguía considerándose necesaria.

    El libro de texto solamente complementaba las explicaciones del profesor y a veces sugería ejercicios a realizar para reforzar los aprendizajes. El profesor era un instructor y la enseñanza estaba ahora centrada en los contenidos que el alumno debía memorizar y aplicar para contestar las preguntas y los ejercicios propuestos por el profesor.

    * La escuela activa (modelo didáctico alumno activo): A finales del siglo XX y a causa de los grandes avances tecnológicos y culturales surge la “sociedad de la información”.

    Este nuevo paradigma, heredero del anterior modelo, cambia el rol del profesor, que reduce al mínimo su papel como transmisor de información: presenta y contextualiza los temas, enfatiza en los aspectos más importantes o de difícil comprensión, destaca sus aplicaciones, motiva a los alumnos hacia los estudios... Así, el profesor se convierte en un mediador de los aprendizajes de los estudiantes, y éstos pueden acceder fácilmente por su cuenta a cualquier tipo de información.

    3.1.- La enseñanza en la actualidad

    El principal objetivo del profesorado es que los estudiantes progresen positivamente en el desarrollo integral de su persona y, en función de sus capacidades y demás circunstancias individuales, logren los aprendizajes previstos en la programación del curso.

    Para ello, se debe dar, tanto un aprendizaje significativo, como un aprendizaje por descubrimiento.

    El aprendizaje significativo implica al sujeto en todos sus ámbitos, experiencias y conocimientos previos, es decir, se pone al alumno en condición de relacionar los aprendizajes nuevos con los conceptos que ya posee y con las experiencias que tiene. Para que éste tipo de aprendizaje sea eficaz es necesario que el profesor conozca a sus alumnos, que genere un clima estimulante y afectivamente estable, que adapte la zona de desarrollo próximo a cada niño, y que ofrezca una gran variedad de estrategias y actividades.

    Por su parte, el aprendizaje por descubrimiento se lleva acabo a través de actividades de indagación - exploración - investigación, por lo que el alumno ejerce su autonomía y adquiere mecanismos de autoconfianza y motivación. En este aprendizaje el profesor es un mediador que intenta favorecer el desarrollo de descubrimientos satisfactorios por parte del niño, estimulando y apoyando su conducta exploratoria.

    Así, la tarea del educador es combinar el aprendizaje significativo con el de descubrimiento, para que el niño descubra con ayuda de los adultos el mundo que le rodea y todo lo que le puede ofrecer, y que estos nuevos conocimientos se relacionen de manera coherente con sus conocimientos previos.

    En la actualidad el docente a parte de propiciar un aprendizaje significativo y por recepción tiene que tener en cuenta dos principios fundamentales para el proceso de enseñanza /aprendizaje. Estos principios son:

    - Principio de actividad: la actividad juega un papel muy importante en el desarrollo del niño a través de su aprendizaje, la verdadera actividad surgirá en el aula cuando las experiencias de aprendizaje se conecten con los intereses auténticos del alumno. Es muy importante diseñar actividades y periodos de tiempo de carácter individual y libre, en donde el niño, movido por la auténtica actividad generará relaciones significativas para el mismo.

    - Principio de la diversidad: la diversidad consiste en atender dentro de una misma aula y con un currículum abierto a niños de distinto nivel de capacidad intelectual, entre los que se encuentran niños con necesidades educativos especiales, y a su vez, alumnos muy dotados. Para poder atender a todos sus alumnos el profesor tendrá que partir de flexibilizar su intervención didáctica, como crear tareas diversificadas, trabajos con niveles diferenciados, materiales y espacios flexibles o alternar el trabajo individual con el grupal.

    Para que estos principios se cumplan, y para conseguir un aprendizaje significativo por descubrimiento el profesor ha de seleccionar las actividades a realizar en el aula teniendo en cuenta lo siguiente:

    • Se adaptarán a las características de cada niño.

    • Se diseñaran y presentarán en forma de juego.

    • Serán globalizadoras, es decir, ofrecerán variedad de experiencias.

    • Serán claras y precisas.

    • Serán variadas en cuanto a la satisfacción de las necesidades de los alumnos y variarán también en cuanto a su exigencia.

    Estas actividades han de estar organizadas a los largo del día en el aula, pero aun así, hay que dejar un gran margen para la flexibilidad. Durante el primer ciclo de infantil, la actividad se suele realizar más en torno a rutinas diarias; mientras que en el segundo ciclo la organización está relacionada con las tres áreas de currículum.

    En la actualidad el papel del docente aunque ha variado, como hemos dicho anteriormente, continúa siendo existencial; así su rol es el siguiente:

    - Programar la actividad del aula eliminando las dificultades que puedan surgir y haciendo que los recursos disponibles sean lo más útiles posibles.

    - Respetar las diferencias de cada alumno y crear actividades según las capacidades y el nivel de aprendizaje de cada uno.

    - Estimular la actividad exploratoria, de integración y de observación de los niños.

    En definitiva, la enseñanza que actualmente se quiere propiciar es aquella que cree en el alumno estructuras mentales organizadas, donde todos los conocimientos estén interrelacionados y dispongan de sentido; para ello el docente ha de estar preparado para atender a la gran diversidad de alumnos con los que se va a encontrar en el aula, y ser capaz de adaptar las actividades, los materiales y la evaluación a las capacidades especiales de cada niño.

  • CURRÍCULUM

  • 1.- Conceptualización de Currículum

    Una conceptualización del currículum debe quedar enmarcada en un ámbito amplio histórico, axiológico, social, cultural, político, económico y educativo que debe nuclear a los demás y a la vez, ser consciente de la influencia que recibe de todos ellos.

    El currículum determina una selección cultural muy concreta. Pretende ser un mediador cultural, un facilitador de la integración de la persona en el contexto sociocultural.

    Currículum: diseño de un programa que incluye objetivos, contenidos, procedimientos y evaluación con la finalidad de aprender.

    El currículum abarca todo lo que el medio escolar le ofrece al alumno con la posibilidad de aprender, donde se incluirán conceptos, principios, procedimientos y actitudes (contenidos).

    El currículum también incluiría las intenciones educativas, es decir, las finalidades que se quieren perseguir. Después se habría de planificar la acción donde se contemplaría el logro de los objetivos que queremos conseguir (plan de actuación), la metodología y los criterios de evaluación.

    Hacia la práctica, conceptualizamos el currículum como la integración de tres ejes, que se integran como un todo, pero que propician funciones que pueden ser contempladas desde dimensiones diferentes:

    1.1.- El Diseño Curricular Base (D.C.B.)

    Parte del marco legal básico (Constitución y leyes orgánicas), así como también de las finalidades del Sistema Educativo y, más concretamente, de los objetivos generales de cada etapa y los objetivos generales de cada área a nivel de etapa.

    El D.C.B. es de carácter prescriptivo (objetivos generales y bloques de contenidos) y es decidido por la Administración educativa (Ministerio de Educación y Ciencia y las Comunidades Autónomas, respectivamente, para sus zonas de competencias).

    El D.C.B. toma como punto de partida los reales decretos que establecen las enseñanzas mínimas para cada etapa.

    1.2.- El Proyecto Educativo de Centro (P.E.C.)

    Es el instrumento que recoge y comunica una propuesta integral para dirigir y orientar coherentemente los procesos de intervención educativa que se desarrollan en una institución escolar. El P.E.C. contiene:

    • Señas de identidad, que son el conjunto de principios que caracterizan al centro. Expresan cuál es la postura del establecimiento y sus asunciones respecto a determinadas convicciones antropológicas, sociales, ideológicas y pedagógicas.

    • Objetivos generales: constituyen los propósitos, las intenciones generales del centro. Tratan de dar respuesta a la pregunta "¿qué pretendemos?". Se construyen considerando las señas de identidad, la descripción del centro y de su entorno, la experiencia institucional acumulada y los requerimientos que los poderes públicos formulan al centro mediante las regulaciones que indican los objetivos de la educación escolar para cada etapa.

    • Estructura organizativa: Es el conjunto de elementos (equipos, cargos, servicios, órganos de gobierno, etc.) cuyo funcionamiento conviene regular y articular adecuadamente.

    1.3.- El Proyecto Curricular de Centro (P.C.C.)

    En el P.C.C. se incluyen los objetivos, contenidos y la metodología a seguir para cada etapa. Un elemento de conexión entre los diferentes P.C.C. de cada etapa es la distribución de los espacios y el establecimiento de vías de comunicación entre Infantil y Primaria.

    1. ¿Qué enseñar?

    Objetivos: aspectos a fomentar del desarrollo de los alumnos.

    Contenidos: conceptos, principios, habilidades, valores, normas,...

    2. ¿Cuándo enseñar?

    Secuenciación lógica y psicológica de los contenidos (objetivos y contenidos adaptados al nivel/ etapa psicológica del alumno): para cuanto tiempo será el programa que hemos planificado (un ciclo, una etapa,...)

    3. ¿Cómo enseñar?

    Metodología didáctica y actividades de enseñanza-aprendizaje adaptando una corriente pedagógica ligada al contexto: organización del centro educativo en cuanto a espacios para poder llevar a cabo el "qué, cómo y cuándo enseñar".

    4. ¿Qué evaluar?

    La evaluación implica la valoración de todo: el qué (objetivos, contenidos), cuándo se ha enseñado (secuenciación) y cómo (metodología). Por lo tanto, se evalúa todo: el alumno, el maestro,...

    2.- Fundamentos

    Se necesita apoyar el currículum en planteamientos, tanto de carácter teórico como práctico (biológico, psicológico, sociológico,...) de los que extraer principios en orden a diseñar planes y cursos de acción en relación a distintos contenidos y para diferentes alumnos.

    Para el modelo pretecnológico del currículum, la fundamentación de éste estaría en el conocimiento científico.

    La fundamentación filosófica-axiológica estaría presente en cuanto a fundamentar las necesidades de esa sociedad y los valores que precisa en torno a la cultura a transmitir con integridad.

    Para un modelo tecnológico, cualquier intervención pedagógica tiene que tener una justificación a priori, por tanto, esto lo tiene que tener presente el currículum que trata de buscar sustentación en disciplinas que puedan aportarle alguna base: psicología, sociología, filosofía, historia y biología.

    El modelo humanista del currículum va encaminado a formar un hombre completo; precisaría una fundamentación con una base axiológica, social e histórica y antropológica muy profunda.

    El modelo crítico, en el que el conocimiento guía a la actividad, la que está dirigida a modificar y transformar la realidad, mediante la interpretación personal que hace cada sujeto del mismo.

    Para elaborar el currículum se puede partir de varias fuentes o perspectivas:

    • Fuente Sociológica: Hace referencia al conjunto de las relaciones sociales, de los valores culturales, formas de pensamiento,...que se dan en nuestra sociedad e influyen directamente en el ámbito escolar.

    • Fuente Psicológica: Las aportaciones de la psicología educativa nos proporcionan sólidas herramientas para orientar nuestra planificación didáctica.

    • Fuente Pedagógica: Constituye una información muy importante sobre aquellas aplicaciones didácticas que han tenido éxito y aquéllas que no lo han tenido. Esta información nos permite ir modificando el currículum y adaptarlo al contexto concreto en que se ha de aplicar.

    • Fuente Epistemológica: Si partimos básicamente de cada disciplina (Matemática, Historia, Música, etc.), deberán ser los especialistas respectivos los que tendrán que decir cuáles son los conocimientos esenciales y cuáles los secundarios, cuál es la estructura lógica de estos conocimientos y qué relaciones se dan entre ellos.

    El currículum cumple varias funciones: orientativa, prescriptiva, de control social,... Según como se entienda cada una de éstas funciones estaremos hablando de una concepción más abierta o más cerrada del currículum.

    • Currículum abierto: El currículum abierto o flexible es aquel que deja un margen amplio al profesor para concretar sus actuaciones. Permite que sea el centro escolar y los profesores los que lo cierren adecuándolo al contexto educativo propio y específico.

    • Currículum cerrado: El currículo cerrado es aquel en el que las posibilidades de innovación y concreción del profesor son muy limitadas, ya que no tiene poder de decisión sobre su tarea. La administración prescribe muy detalladamente todo aquello que debe hacer el docente.

    • Currículum formal: El currículum formal se refiere al conjunto de documentos y disposiciones en que se recogen las propuestas oficiales de la tarea educativa, tanto de las generadas desde el Gobierno como de las elaboradas en el Centro Escolar por los profesores. El currículo formal se puede corresponder con el currículum real de la escuela, por eso se diferencia en el currículum formal los planes curriculares, propuestas y planes que se tienen que llevar a cabo, de las actividades curriculares desarrolladas.

    • Currículum ofertado y currículum efectivamente asimilado: El currículo ofertado a los sujetos que van a las escuelas es aquel que trata de reforzar todavía más el componente “acción” delante del componente “plano del currículum”, que sería el currículum efectivamente asimilado por cada alumno.

    • Currículum informal: La mayoría de las escuelas llevan a cabo estos programas complementarios que no forman parte del programa formal, pero desempeñan un papel importante en la formación y educación de los alumnos. Estas actividades tienen relación con actividades deportivas, artísticas, musicales,...

    • Currículum oculto: Se llama currículo oculto a ciertos aspectos que también forman al alumno, como son su relación con el profesor, los códigos de disciplina, el clima de trabajo, la identidad de la escuela, los contenidos a los cuales les da más importancia el profesor, el contacto, la convivencia,...

    • Currículum nulo: El currículo nulo es todo aquello que no se da. El currículum abierto deja la posibilidad de seleccionar ciertos contenidos formativos, dejando otros o priorizando ciertos ámbitos culturales. Estas ausencias o currículo nulo se suelen analizar cuando se compara entre unos países y otros; o de un centro educativo a otro.

    3.- Paradigmas del currículum

    Los paradigmas son posicionamientos que nos van a condicionar como entendemos el currículum, como lo vamos a aplicar, etc... Para diseñar y desarrollar el currículum encontramos tres paradigmas: el técnico, el práctico y el crítico. Éstos no constituyen fases aisladas, sino que forman parte de un único proceso, necesario para una fundamentación actualizada del currículum.

    Un enfoque del currículum es el paradigma técnico. La racionalidad técnica que se encuentra a principios de siglo XX en otros ámbitos, se traslada a éste paradigma. El objeto del paradigma técnico es guiar la práctica en un modo de trabajo de planificación y luego ejecución de objetivos, contenidos, actividades, materiales y evaluación. La función de este enfoque consiste en justificar la práctica y con una racionalidad técnica, racionalizar el proceso de enseñanza- aprendizaje.

    La práctica que nosotros realizamos en el aula, es consecuencia de la aplicación de la teoría, es decir, ésta es la encargada de guiar, objetivar, controlar y valorar la práctica, pero desde un contexto distinto al que se desarrolla. En esta visión, la práctica no obedece a las necesidades sociales, sino que la escuela es la encargada de ofrecer lo que los dirigentes han decidido.

    El tipo de aprendizaje aquí empleado, es la simple transmisión de conocimientos, y la evaluación se concibe en términos de eficiencia.

    Desde este paradigma, el profesor es visto como un técnico que posee unas competencias y habilidades que le califican como un buen profesional de la enseñanza.

    El tipo de diseño curricular que se trabaja desde aquí es el de la planificación por objetivos.

    Ahora trataremos de analizar lo positivo y lo negativo de este paradigma:

    • Las cosas positivas que encontramos es que el profesor tiene que planificar y crear unas etapas, y observar si sus alumnos las van cumpliendo.

    • Y lo negativo es que se reduce a unos contenidos planificados, que en algunas ocasiones no se realizan por el propio profesor, sino por sus superiores; y el docente simplemente tiene la función de aplicar estos contenidos en el aula de la misma manera para todos. Esto propicia un aprendizaje memorístico y sin significado.

    Otro de los enfoques que se aplica al currículum es el paradigma práctico. Este paradigma se centra más en realidades sociales y culturales que el paradigma técnico. Se parte de que la enseñanza y el aprendizaje son algo muy complejo y no se puede orientar con un pensamiento lineal de acuerdo con las reglas establecidas, sino con un pensamiento crítico.

    La reflexión es el eje de la teoría-práctica. Desde la práctica se reflexiona y de esta reflexión nace una teoría, que se utilizará como práctica en la clase siguiente, es decir, la teoría tiene la misión de orientar la práctica pero desde la reflexión generada desde la propia práctica.

    La función de la escuela es la de subsanar los desequilibrios sociales, sin embargo, no pretende cambiar la sociedad. Para subsanar, la escuela ha de observar y conocer a sus alumnos.

    En este paradigma, la planificación es sólo una orientación en cuanto a la selección y organización de contenidos.

    El diseño y desarrollo del currículum en el paradigma práctico, es un proceso de reflexión crítica, con una necesaria revisión y renovación. Asimismo, se debe centrar más en estrategias y procedimientos de indagación que de transmisión.

    En este enfoque, el profesor y el alumno forman una relación simbiótica explorando nuevos caminos y comprobando hipótesis. El currículo es el encargado de facilitar esta tarea.

    El currículum constituye una realidad simbólica donde es más interesante lo implícito que lo explícito, porque el currículum donde realmente se completa es cuando se lleva a la práctica.

    La planificación y la ejecución forman una totalidad en la relación teoría-práctica procesada por el profesor. Éste es visto como un analista e investigador de situaciones que se encarga de tomar decisiones.

    En el enfoque práctico, a la escuela se le atribuye una mayor autonomía y responsabilidad. La acción del profesor se da en un contexto real. La innovación se concibe en términos de comunicación y difusión de realidades vividas. Estas quedan integradas en el contexto real.

    El enfoque práctico ha recibido críticas: La práctica no cuadra con la actuación del profesor, no se justifica teóricamente que la práctica sea un modelo para mejorar la actuación del profesor, y la insuficiente propuesta en relación con la teoría curricular.

    Lo que sacamos en conclusión después de comentar este paradigma, es que tiene cosas muy aprovechables, ya que los contenidos vienen muy marcados, pero no se podrían realizar en su totalidad porque los currículums actuales están sobrecargados.

    El último paradigma es el crítico. Los defensores de éste creen en una revitalización del currículum como instrumento para cambiar la sociedad. Este enfoque, se fundamenta en el razonamiento dialéctico mediante la acción y la práctica, que trata de iluminar los procesos sociales y educativos. Otra característica de este paradigma es que tiene una perspectiva de participación democrática. Además, se cuestiona la concepción del currículum técnico y práctico.

    Para el paradigma crítico, el currículum es un subsistema social, con un enfoque sociopolítico e ideológico con unos procesos que lo fundamentan y lo legitiman. Y además, con capacidad para seleccionar, legitimar, difundir y controlar los conocimientos.

    Esta teoría entiende las relaciones entre valores, intereses, acciones y orienta a las personas en su acción. El conocimiento que se genera desde este punto de vista trata de factores que están más allá del contexto escolar, y así se podrá comprender y superar. Así, se pretende llegar a un conocimiento que transforme la práctica a partir de ella misma. Y es en la escuela donde se puede conseguir la transformación de ésta.

    En la teoría crítica, el profesor es un profesional con capacidad de análisis y comprensión de la sociedad. Él traslada su práctica como un instrumento nuevo a la hora de distribuir y valorar los contenidos.

    Este tipo de paradigma, no necesita un diseño curricular, ya que él mismo selecciona el contenido, plantea actividades, distribuye materiales, etc…

    Aquí, la práctica no es un lugar en el cual se aparcan las teorías, sino que va más allá de la crítica y es una práctica liberadora que permite superar las injusticias y la irracionalidad.

    CONCLUSIÓN

    La realización de este trabajo nos ha servido para conocer más a fondo conceptos básicos, como lo son enseñanza y currículum. A continuación, hacemos una breve reflexión acerca de ambos.

    Tras analizar las diferentes acepciones sobre la enseñanza, finalmente, podemos elaborar una definición más completa del término, que la que conocíamos previamente. Por tanto, entendemos que la enseñanza debería ser un proceso en el que se produce una transmisión de conocimientos, ideas, formas de actuar, etc. Donde no sólo aprende la persona que hace el papel de alumno, sino que hay una interactividad entre dos partes, en las cuales se produce una reciprocidad, pues el alumno también puede aportar conocimientos al profesor.

    Por otro lado, debería conseguir ser una actividad que se presentará de una forma más motivante, de manera que despertara el interés de los alumnos, teniendo en cuenta sus propios intereses.

    Sería conveniente que la escuela se centrara en enseñar a pensar, tratando de desarrollar las capacidades, destrezas y habilidades del aprendiz por medio de contenidos y procedimientos. Debería tratar de mejorar la inteligencia del alumno para que sea capaz de mejorar sus capacidades y luego pueda utilizar éstas para vivir como persona. Consiste en que el aprendiz se desarrolle tanto intelectualmente, como afectivamente.

    Para que todo esto sea posible, sería conveniente extraer de cada teoría de la enseñanza sus aspectos más útiles para la aplicación práctica. Desde nuestro punto de vista, éstos serían:

    • Bruner: de este autor destacamos la importancia que le da a que el niño descubra por si mismo las cosas, ya que así, su aprendizaje es más significativo y, por tanto, más duradero.

    • Bandura: lo importante en este caso sería la relevancia que le da a la observación, porque pensamos que la observación de modelos posibilita y acelera el desarrollo cognitivo y la forma de actuar con sus iguales.

    • Gagné: de su teoría tomaríamos la idea de dar los conocimientos de forma cohesionada, facilitando que el alumno integre los nuevos aprendizajes de manera holística.

    • Ausubel: de sus ideas hacemos hincapié en partir conocimientos previos del aprendiz, pues para que el aprendizaje se asiente correctamente debemos tener en cuenta lo que nuestros alumnos ya conocen, para que se puedan relacionar todas las ideas nuevas con las previas.

    Respecto al currículum, nosotras lo definiríamos como un plan de construcción integral del individuo, que se inspira en los conceptos y sistemas de la pedagogía y otras ciencias sociales afines que se producen en un marco de proceso efectivo y real de la enseñanza. Su fundamento se relaciona con la concreción de las teorías pedagógicas y  aquellas acciones relacionadas con el proceso de enseñanza-aprendizaje, lo cual asegura el crecimiento y desarrollo de un grupo particular de personas para la economía, la época y la convivencia de la comunidad de la que forman parte.

    Por último, añadiremos que los diferentes enfoques del currículum (técnico, práctico y crítico) evolucionan de un modo independiente. Pero para comprenderlo mejor hay que usar una mirada holística en la cual se analice y explique el currículum desde perspectivas diferentes.

    Además, es muy importante que se vayan aproximando los diferentes paradigmas. Por esta razón, últimamente, se intentan elaborar currículums combinando los tres puntos de vista, extrayendo de cada uno lo mejor:

    • Técnico: la planificación realizada por parte del profesor, ya que es importante tener todo organizado y fijarse unas metas, viendo si los alumnos las van cumpliendo.

    • Práctico: en este caso destacamos la importancia que se le da a la práctica para formular la teoría, es decir, a partir de una teoría se lleva a cabo una práctica, sobre la que se reflexiona y se decide si la teoría en la que nos basábamos era adecuada o no, y por tanto, si necesita modificación o no.

    • Crítico: éste pretende extrapolar los conocimientos de la escuela a la vida cotidiana de los alumnos, procurando que estos sean capaces de hacer frente a los problemas que se les planteen.

    Así, el currículum es un documento que toma vida en las aulas y que puede funcionar correctamente, tanto como un mecanismo de reproducción, como una herramienta cultural para transformar la sociedad y la educación.

    En definitiva, el currículum y la enseñanza están relacionados ya que a fin de cuentas, el currículum es en lo que se basa el profesor para desarrollar la clase y, por tanto, para enseñar.

    BIBLIOGRAFÍA

    • Antúnez, S., del Carmen, L.M., Imbernón, F., Parcerisa, A., Zabala, A. (2004). “Del proyecto educativo a la programación de aula” Barcelona: Grao.

    • Apuntes de Didáctica General (Raimunda Pérez).

    Enseñanza y currículum

    2