Enseñanza religiosa

Magisterio. Pedagogía de la religión. Objetivos. Religión Católica. Formación humana. Peculiaridades

  • Enviado por: Luisma
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 10 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

publicidad

MOTIVO DE ESTE DOCUMENTO

La Asamblea Española del Episcopado Español y su Comisión Permanente encargó a los obispos de la Comisión de Enseñanza que reflexionaran más profundamente sobre el carácter propio de la Enseñanza Religiosa en los centros docentes, a fin de ofrecer, por una parte, iluminación sobre cuestiones discutidas hoy acerca de la legitimidad y finalidad de esta enseñanza y, por otra parte, ayudar a padres de familia, educadores y sacerdotes a iniciar el camino que en este sector han abierto, sobre todo, la Constitución

y el nuevo Acuerdo entre el Estado y la Santa Sede.

Para la realización de este libro se han tenido en cuenta dos documentos:

La Declaración de la Comisión Permanente del Episcopado Español de 24 de

septiembre de 1976 denominada “Los planteamientos actuales de la enseñanza”.

La Declaración de la XXVI Asamblea de Obispos ( 25 junio, 1977 ) sobre el tema

“La enseñanza religiosa en las escuelas”.

¿ POR QUÉ UNA E.R.E.?

1.LA ENSEÑANZA RELIGIOSA, EXIGENCIA DE LA ESCUELA.

10.- Es función propia de la escuela transmitir de manera sistemática y crítica la

cultura.

12.- Para un sistema educativo entendido como factor de liberación y humanización,

la formación religiosa es una exigencia imprescindible, ya que, funda, potencia,

desarrolla y completa la acción educadora de la escuela.

13.- La formación religiosa aparece como necesaria en orden a una serie de

objetivos:

a)Situarse lúcidamente ante la tradición cultural.

b)Insertarse críticamente en la sociedad.

c)Dar respuesta al sentido último de la vida con todas sus implicaciones éticas.

a)Situarse lúcidamente ante la tradición cultural.

Esto se refiere a que nuestra cultura se apoya en creencias, ritos, costumbres, fiestas…y que la escuela debe transmitir a los niños todos los elementos, es decir, el patrimonio cultural cristiano, para que se produzca una maduración de la personalidad de éstos conforme a esta cultura tradicional.

b)Insertarse críticamente en la sociedad.

Aquí hace referencia a que la escuela es el marco ideal para que el niño madure y se le prepara para vivir en la sociedad donde debe actuar críticamente e intervenir en ella o modificarla. Por supuesto, aquí se considera que la religión, como instancia crítica en la sociedad, ejerce un papel muy importante en la escuela para el logro de este niño crítico.

c)Dar respuesta al sentido último de la vida con todas sus implicaciones

éticas.

Aquí, en conclusión se viene a decir que “la contribución más específica de la enseñanza religiosa al que hacer escolar es la respuesta al sentido último de la vida con sus implicaciones éticas”.

16.- De todo lo dicho se deduce que la E.R. en la escuela es una materia

propia y rigurosamente escolar, equiparable a las demás asignaturas en

el planteamiento de sus objetivos, en el rigor científico de sus

contenidos, en el carácter formativo de sus métodos, y en la

significación educativa dentro del conjunto del programa escolar.

2. LA E.R., UN DERECHO DE LA PERSONA Y DE LOS PADRES DE FAMILIA.

a)La enseñanza religiosa: estatuto original.

17.- El hecho de que la originalidad de la religión esté en ocuparse de las

cuestiones que afectan al sentido último de la vida, hace que la E.R. se sitúe

en una posición particular. No es una disciplina más al lado de las otras.

19.- La religión, bajo este aspecto de oferta de sentido último, siendo la

disciplina escolar más importante, es, sin embargo, la que menos puede

imponerse.

21.- La formación religiosa en los centros docentes tendrá siempre necesidad de

un tratamiento especial. A nadie se le puede imponer, pero tampoco se le

puede negar a nadie el derecho a recibirla.

b)Derecho de los padres.

Es un derecho fundamental del niño y del adolescente, del que deriva el derecho de los padres a exigir que se dé o que no se dé a sus hijos la formación religiosa en la escuela, y a que se les eduque en una u otra confesión religiosa: “corresponde a los padres el derecho de determinar la forma de E.R. que se ha de dar a sus hijos, según sus propias convicciones”. (VATICANO II, “DIGNITATIS HUMANAE”, Nº 5 ).

c)El derecho a la E.R. no dimana de la confesionalidad del Estado.

Este punto viene dado porque este libro se hizo cuando se constituyó la Constitución Española y entramos a ser un país democrático con un gobierno democrático. De este punto extraemos que “la razón jurídica de que se imparta la E.R. en el sistema educativo no está en la confesionalidad del Estado”.

24.- Esta tarea corresponde a las comunidades religiosas y a los grupos

culturales de la sociedad. “Toca a los grupos establecidos por vínculos

culturales y religiosos desarrollar en el cuerpo social, de manera

desinteresada y por su propio camino, estas convicciones últimas sobre la

naturaleza, el origen y el fin del hombre y de la sociedad”.( PABLO VII

“OCTOGÉSIMA ADVENIENS” Nº 25 ).

d)Escuela, Sociedad, Estado.

26.- La escuela no debe ser concebida como una institución independiente de las

familias, de los grupos sociales, de la socidad.

28.- La educación como servicio necesario de la sociedad a sus miembros, se

canaliza a través del Estado.

29.- El Estado debe hacer posible la formación religiosa para los alumnos cuyos

padres lo deseen.

e)La E.R. está en un plano distinto al de las ideologías políticas.

31.- La E.R. se sitúa en un plano que trasciende a las concepciones políticas, ya

que, su misión es ocuparse del sentido último de la existencia, de la relación

entre los valores últimos y tareas de cada día, dentro del diálogo gratuito de

Dios con el hombre.

Las ideologías políticas apuntan a ser eficaces en la acción, formalmente a

través de la consecución del poder, frente a ellos, el universo de lo cristiano

se mueve en un claro nivel de gratuidad.

3.LA E.R. INTEGRADA EN LA FORMACIÓN HUMANA.

a) Fe y cultura: dos interlocutores en constante diálogo.

35. Toda la obra evangelizadora de la Iglesia ha de emplazar a la fe en un

diálogo y confrontación con la cultura.

36. Este diálogo significa, en primer lugar, un reconocimiento y una asunción

leal de aquellos valores humanos que caracterizan la cultura de nuestro

tiempo.

  • El diálogo con los demás saberes puede realizarse, precisamente, porque la

  • fe es un saber razonable.

  • A lo largo de la historia, la Iglesia ha creído siempre necesario presentar el

  • Mensaje Cristiano a sabios e ignorantes. La confrontación creadora con las

    diversas filosofías está dentro de la mejor tradición de la Iglesia. Este

    diálogo ha dado origen al pensamiento teológico.

  • En segundo lugar, la fe descubre en la cultura actual elementos que, bajo

  • capa de progreso y autonomía, alejan a Dios e implantan nuevas

    servidumbres y dominaciones del hombre por el hombre.

    b)La síntesis Fe- Cultura en el proceso educativo escolar.

    41.- La cultura que el hombre asimila constantemente desde su universo cultural

    tiende a ser una fuerza totalizadora de su personalidad. Pero es en la escuela

    donde esa asimilación totalizadora se produce de una manera explícita,

    sistemática y crítica.

    Tal asimilación, función de la escuela, la realiza el alumno a través de las

    diferentes disciplinas escolares, entre las cuales se encuentra la E.R.

    4.LA E.R., SERVICIO ECLESIAL.

    a) Sociedad, Estado, Iglesia.

    42.- ¿Qué papel le corresponde a la Iglesia en la organización de la E.R.E.?

    La competencia e iniciativa radical sobre la escuela se encontraría en la

    sociedad basada en el derecho de la familia y confirmada por grupos

    diversos; la competencia garantizadora del tipo de educación en las diversas

    comunidades culturales y religiosas del país; la competencia e iniciativa

    promotora y de la tutela en el Estado.

    45.- La Iglesia puede y debe colaborar en el campo de acción social que el

    Estado tiene obligación de dejar libre en el ámbito de la cultura y de la

    enseñanza, en un marco jurídico de respeto a los derechos fundamentales de

    la persona y, en concreto , el derecho a la libertad religiosa.

    b)Sentido de la E.R.E. como servicio eclesial.

    47.- ¿Por qué una E.R.E.? Porque siendo una necesidad el que la dimensión

    religiosa se integre en los procesos de transmisión de la Cultura es,

    consecuentemente, una exigencia del sistema escolar, y, en su raíz, un

    derecho del educando tutelado por los padres.

    48.- En síntesis, entendemos la E.R. como materia escolar ordinaria, por su

    exigencia de la escuela.

    La entendemos como confesional, entre otras razones, por ser derecho de

    los padres el educar a sus hijos según sus propias convicciones.

    Y, finalmente, la concebimos como síntesis de Fe y Cultura ofrecida al

    alumno por ser inseparable de la formación humana.

    50.- No hay que proponerse tampoco en el ámbito escolar, a partir de la clase de

    religión, todas las dimensiones de la catequesis.

    51.- Consideramos que este servicio eclesial debe ofrecer una E.R.E. confesional:

    -Escolar: y, por tanto, con el rigor intelectual y con el estatuto académico

    de toda disciplina.

    -Confesional: es decir, impartida desde una actitud confesante y garantizada

    en cuanto a contenidos y métodos, por la Iglesia o por la correspondiente

    confesión religiosa.

    C) Aclaración complementaria.

    PECULIARIDAD DE LA E.R.E.

    1.E.R.E. Y CATEQUESIS DE LA COMUNIDAD CRISTIANA.

    a)Dos ámbitos distintos.

    59. - En la ESCUELA los grupos humanos quedan primariamente unidos por

    relaciones académicas de índole pedagógica, mientras que en los

    ÁMBITOS DE IGLESIA, los grupos de creyentes están, primordialmente,

    reunidos por un vínculo de Fe, constituyendo comunidades eclesiásticas; la

    relación de los catequizandos es de índole testimonial, exigiendo una

    comunión en la misma Fe.

    * Diversa fuente de iniciativa.

    60. - En la catequesis de la comunidad cristiana, la Iglesia actúa por propia

    iniciativa en las estructuras que ella misma establece para catequizar:

    catecumenados, parroquias, grupos apostólicos…

    Es la comunidad la que conoce e invita.

    61. - En la E.R.E., la Iglesia actúa en un ámbito creado primordialmente para la

    educación del ciudadano en cuanto a tal, en estructuras de la sociedad para

    tal fin. En ellas, la Iglesia es llamada a prestar un servicio, como pueden ser

    llamadas otras confesiones religiosas u otros grupos culturales.

    Distinta intencionalidad de los destinatarios.

    62. - Respecto a la catequésis de la comunidad cristiana, se supone una intención

    directa y explícita de buscar la evangelización y una más profunda

    integración en la comunidad cristiana.

    63. - Respecto a la E.R.E., lo que de modo más o menos explícito desean (los

    Padres) es que lo religioso se integre en la formación humana, que él

    sentido de la vida y la visión del mundo que van a recibir en la escuela

    tengan una perspectiva cristiana.

    Objetivos diversos.

    64. - La catequésis de la comunidad cristiana tiene como objetivo que la Fe del

    cristiano se inicie y madure en el seno de esa comunidad, enraizándose en

    la Fe de la misma…

    65. - La E.R.E. tiene como objetivo estimular que, desde un conocimiento de la

    Fe cristiana, tenga lugar el diálogo interdisciplinar que debe establecerse

    entre el Evangelio y la cultura humana, en cuya asimilación crítica madura

    el alumno.

    b)Complementariedad de las dos acciones.

    66. - Una catequesis viva en la comunidad es el terreno más apropiado para que

    fructifique la enseñanza de la religión. Y una buena E.R. creará el deseo de

    una plena catequización en el seno de la comunidad cristiana.

    67.- Cuando el grupo de alumnos que opta por la clase de religión sea

    mayoritariamente creyente, la formación religiosa escolar podrá alcanzar, a

    veces, no sólo sus objetivos propios, sino también dimensiones no éticas y de

    compromiso cristiano más propia de la catequesis de la comunidad.

    c)Un paso más sobre el carácter propio de esta enseñanza.

    74.- En la realidad del quehacer pastoral, la E.R. participará de aspectos de las

    restantes modalidades ( evangelización, catequesis, teología ), ya que “todas

    ellas están estrechamente unidas entre sí”.

    -La enseñanza religiosa asumirá de la evangelización, por ejemplo, el aspecto

    de propuesta del Mensaje Cristiano con vistas a una posible opción de Fe,

    aunque su intencionalidad interpelativa sea más discreta.

    -La E.R. asumirá, a veces, de la catequesis la búsqueda de maduración en la Fe

    de los alumnos creyentes.

    -La E.R. asumirá de la teología los resultados de la investigación científica en

    el diálogo Fe-Cultura, para integrar sus conclusiones, adecuándolas a la edad

    de los alumnos, en el proceso de adquisición de la Cultura.

    78.- Aunque participe en estos u otros aspectos de las restantes modalidades del

    Ministerio de la Palabra, la E.R. no se reduce a ninguna de ellas, sino que tiene

    un estatuto propio, su peculiariedad original ( su peculiariedad estribaría en la

    situación original en que se ejerce ( el ámbito escolar ) y en el fin original que

    pretende ( hacer posible la síntesis entre Fe y Cultura en el interior del proceso

    educativo )).

    2.LA E.R.E. Y LAS OTRAS DISCIPLINAS ACADÉMICAS.

    84.- ¿Cúal puede ser la aportación peculiar de la E.R. en el proceso general de

    maduración humana de la persona?. La enseñanza religiosa abre al alumno, en

    primer lugar, a la problemática del sentido último, profundo, de la vida:

    problemática inabordable desde las demás formas de aproximación propias de

    otras ciencias.

    85.- La relación de la E.R. y otras disciplinas escolares no debe establecerse

    exclusivamente en temas concretos especialmente afines. Ha de establecerse,

    ante todo, en aquel nivel en el que cada disciplina configura la personalidad del

    alumno.

    86.- La historia trata de educar al alumno en el sentido histórico.

    La E.R. establecerá una conexión interdisciplinar con la historia en este nivel

    descubriendo al alumno el sentido de la historia para la Fe Cristiana, y

    ayudándole a ser sujeto activo conforme al mismo.

    87.- Las ciencias naturales conforman la personalidad del alumno en la dirección de

    la racionalidad científica. En este nivel debe dialogar con ellas la E.R. tratando

    de aclarar la relación entre Fe y Ciencia y poniendo de manifiesto, al menos, que

    la comprensión total del mundo no puede reducirse a la racionalidad científica.

    88.- La literatura y las artes; a este nivel dialogará con ellas la E.R. haciendo ver

    hasta qué punto el Evangelio responde a las necesidades más hondas del corazón

    humano.

    EL CONTENIDO DE LA E.R. Y SU PRESENTACIÓN.

    1.EL MENSAJE CRISTIANO EN LA E.R.

    91.- El contenido de la E.R. consiste en una presentación del Mensaje y el

    acontecimiento cristiano que haga posible la síntesis entre la Fe y la Cultura, a

    fin de procurar al alumno una visión cristiana del hombre, de la historia y del

    mundo, y abrirle desde ella a los problemas del sentido último de la vida y

    orientarle en ellos.

    92.- Para ello será necesario presentar lo que es la Fe cristiana en sus elementos

    fundamentales: “En el Mensaje que anuncia la Iglesia hay muchos elementos

    secundarios. Tales elementos cambian. Pero hay un contenido esencial, una

    sustancia viva, que no se puede modificar ni pasar por alto sin desnaturalizar

    gravemente la evangelización misma”.

    Este núcleo esencial consiste en “dar testimonio, de una manera sencilla y

    directa, de Dios revelado por Jesucristo mediante el Espíritu Santo”, haciendo

    ver cómo “ en Jesucristo, Hijo de Dios hecho hombre, muerto y resucitado, se

    ofrece la salvación a todos los hombres, como don de la gracia y de la

    misericordia de Dios”.

    2.DIFERENTES MODALIDADES DE PRESENTACIÓN.

    97.- La E.R. tiene acentos distintos según la edad de los alumnos. Creemos que el

    despertar del juicio crítico en el alumno - con el nacimiento de la adolescencia -

    marca un momento determinante. Antes de esa edad, la E.R. se situará bajo el

    signo de una presentación de datos para integrar la síntesis del Mensaje en el

    proceso de su formación. Después se acentuará paulatinamente el análisis de

    datos de manera que la presentación sintética de la Fe cristiana se vea

    acompañada de un discernimiento crítico, tanto en el interior del propio Mensaje

    como respecto de la cultura humana. Ha de evitarse, sin embargo, en todas estas

    edades formativas, el polarizarse en aspectos conflictivos.

  • En las etapas medias (bachillerato y F.P.)

  • 99.- 1º) Propuesta del Mensaje y acontecimiento cristiano en el proceso de asimilación

    crítica de la tradición cultural:

    Si es deber de la escuela familiarizar a los jóvenes con las tradiciones

    espirituales que han contribuido a plasmar nuestra situación cultural, un

    conocimiento objetivo de lo que es el cristianismo y de lo que ha supuesto para

    el mundo occidental se hace imprescindible.

    100.- Para asimilar críticamente esas sustancias cultural en toda su verdad y realidad, el

    alumno habrá de descubrir lo original y peculiar del Mensaje y Hecho Cristiano y,

    desde el núcleo fundamental del mismo, compararlo con las demás concepciones

    religiosas y demás humanismos de la historia.

    101.- Será, pues, necesario que el alumno pueda conocer lo más objetiva y críticamente

    posible el Cristianismo en la originalidad de la persona, mensaje y destino de

    Jesús; En lo medular de las expresiones doctrinales, culturales y éticas de la fe

    cristiana en relación con las análogas expresiones de las diversas religiones y

    culturas; en su poder configurador de comunidades en relación con las diversas

    condiciones económicas y sociales de cada época; En su influjo y presencia en la

    historia….

    102.- 2º) Propuesta del Mensaje Cristiano y de sus implicaciones sociales.

    Para una inserción crítica del alumno en la sociedad actual consideramos

    necesaria una presentación del Mensaje Cristiano que ayude a descubrir los

    principios básicos de la convivencia social.

    104.- Una asimilación sintética y vital de las enseñanzas de la Constitución “Gaudim et

    Spes” , así como el magisterio de Juan XXIII, de Pablo VI y de Juan Pablo II

    sobre los problemas sociales y políticos y, en definitiva, sobre la concepción

    Cristiana de la liberación del Hombre, debe ser hoy parte integrante de una

    formación que ayude al alumno a encontrar la orientación adecuada para su

    compromiso en la transformación de la sociedad y para el diálogo con otras

    concepciones filosóficas y sociales contemporáneas.

    107.- 3º) Propuesta del Mensaje Cristiano y de su vertiente moral.

    Tal como se debatió en el S. Universal de Obispos de 1977, una de las

    dimensiones esenciales de la formación integral del alumno es la educación

    moral.

    108.- Una formación Cristiana exige hoy, una presentación del Mensaje moral que se

    fundamenta en Cristo. La teología moral “deberá mostrar la excelencia de la

    vocación de los fieles en Cristo y su obligación de producir frutos en la caridad

    para la vida del mundo”.

    111.- 4º) Propuesta del Mensaje Cristiano en orden a educar la dimensión religiosa de la

    personalidad.

    112.- El núcleo esencial del Mensaje se desarrolla aquí en una dimensión evidentemente

    Cristocéntrica, analizando la peculiar relación de Jesús con Dios, como hijo del

    Padre. Desde este Mensaje Cristiano, centrado en la figura de Jesús se procurará

    dialogar con las ciencias religiosas ( psicología, sociología…) y con las otras

    disciplinas que se ocupan del fenómeno religioso.

    114.- 5º) Introducción teológica a la totalidad del misterio Cristiano.

    115.- Entre una visión vulgarizada de la Fe Cristiana y el estudio científico de todos y

    cada uno de los Tratados Teológicos hay un medio: la presentación científico

    teológica de lo nuclear cristiano, la justificación de la fe Cristiana con honradez

    intelectual. Se trata, pues, de tematizar y legitimar el todo del Cristianismo en sus

    rasgos fundamentales. La dificultad de este enfoque estriba en saber conjugar la

    totalidad nuclear de la fe en sus rasgos fundamentales con el signo teológico.

  • En las etapas primarias ( preescolar y E.G.B.).

  • 121.- El primer ciclo o fase.

    Los años que abarca el momento llamado preescolar son básicos en la

    estructuración de la personalidad; de una forma inicial y embrionaria se primará

    ayudar al niño en su despertar religioso. A partir de una experiencia de los valores

    humanos fundamentales se le ayudará a crear actitudes básicas, humanas y

    religiosas. Estas actitudes permitirán, posteriormente, una iniciación más

    sistemática del Mensaje Cristiano. No hay que excluir en este tiempo de

    preescolaridad una primera aproximación a la figura de Jesús, que llama Padre,

    Dios y en primer contacto con la Palabra de Dios.

    122.- Cuando comienza la escolarización propiamente dicha, se puede iniciar ya una

    primera elemental sistematización del Mensaje Cristiano, teniendo en cuenta el

    modo “lógico - concreto” e inmediato del pensamiento del niño que conoce más

    actuando que en discurso.

    123.- Teniendo en cuenta que en este periodo se imparte la enseñanza globalizada, el

    educador puede integrar y relacionar el Mensaje Cristiano con los demás saberes

    que el niño va adquiriendo. La E.R.E. deberá estar muy en conexión con la

    catequesis familiar y escolar.

    124.- En una segunda fase.

    Hacia el tercer curso escolar, se despliega poco a poco la capacidad del niño para

    la adquisición de saberes. Esto permite al educador dar datos del Mensaje

    Cristiano que le permiten ir construyendo una primera síntesis de la Fe Cristiana,

    adecuada a su edad.

    125.- Aquí la E.R.E. insistirá más en los aspectos poéticos, mientras que la catequesis

    familiar y parroquial insistirá más en los aspectos vivenciales, a través de la

    iniciación a los sacramentos y a la oración. En la E.R.E. entra también la

    formación de actitudes básicas cristianas junto con el conocimiento de la Palabra

    de Dios.

    126.- En un tercer ciclo o fase terminal.

    En la preadolescencia se abre una nueva etapa. Es el momento en el que el

    psiquismo humano concentra sus energías en la adquisición de un profundo

    sentido de identidad.

    127.- La propuesta del Mensaje Cristiano, en esta edad, deberá acompañar, ilustrar y

    potenciar el laborioso de nacimiento de este sentimiento de identidad.

    Corresponde muy peculiarmente a la E.R. dar sentido a este deseo del

    preadolescente de aprender a situarse ante sí mismo, ante los demás, ante la

    historia, ante la sociedad.

    128.- Si se llega a conseguir que el Mensaje Cristiano sea captado en esta etapa en su

    significación viva, la E.R.E. habrá contribuido a poner bases muy decisivas para

    la personalidad del creyente adulto.