Ensayos de la Teoría Económica General; A. B. Orlov

Empresas. Beneficios. Productividad. Mercado de valores

  • Enviado por: Jose
  • Idioma: castellano
  • País: Ecuador Ecuador
  • 9 páginas
publicidad

Ensayos de la Teoría Económica General

Ensayo N 4

El valor de consumo de los productos contenientes de energía es el factor de la creación del excedente valorativo en forma de amortización y ganancia.

Las ganancias se presenta como la diferencia entre el resultado real obtenido y los gastos generales, sin tomar en cuenta su absoluta y relativa magnitud con relación al costo de producción y el capital empleado, pero queda una interrogante: porque el resultado de producción en la gran cantidad de casos sobrepasan en si las ganancias? Los economistas ya mucho tiempo buscan respuesta a esta pregunta. Que son en realidad las ganancias? De donde aparecen y a cuenta de que surgen? La tarea de los científicos es determinar, de que fuente vienen las ganancias. Los economistas mencionan varias fuentes de ganancias. Pero cual es en si la autentica fuente de ganancias, como encontrarla?

De acuerdo con la opinión de los científicos, la fuente de valores extra es la productividad de la labor económica. Pero la aceptación de esta tesis significa repetir el hecho notorio, el cual no da repuesta acerca de la fuente de ganancias.

En el medio de los economistas existe la opinión, de que las ganancias surgen en como efecto del ahorro de trabajo. Tal concepto, mejor dicho metáfora, y no reflejo del real fenómeno económico, por lo que no se ahorra el trabajo en sí, sino productos con capacidad energética en forma de recursos humanos, los cuales tienen en si un valor monetario. El trato de energía realizado por la persona supone la utilización de recursos humanos en toda la palabra. Este tipo de situación tiene lugar incluso con los recursos laborales, para su funcionamiento es necesario gastar combustible y energía eléctrica, o sea, utilizar portadores de energía. Precisamente el contenido energético del producto en el cual entran recursos humanos y combustible, define el tamaño del costo desde el lado de los costos de producción, y por lo cual, ellos tampoco no definen el surgimiento de la ganancia. El hombre y la maquina participan con el rol de factores objetivos, de su propio tipo de requisito de abastecimiento de condiciones normales del proceso de producción, capacitando el recibo de ganancias con la existencia de relación producto-monetaria.

Muy conocido, que los valores de mercado de los productos libremente reproducidos en condiciones de libre concurrencia influyen en los costos. La impotencia objetiva de los propietarios del capital se apropia totalmente de la ganancia fue descubierto por K. Marx. “Parte del costo del producto, decía él, consta de el costo laboral. Pero la parte no pagada del costo laboral puede no ser contada en el costo del producto. Puede ser regalada al consumidor. Ese es el primer paso realizado bajo la concurrencia”. [1, Pág. 559]. Pero si la concurrencia en realidad obliga a darle al consumidor parte del costo no pagado, no se cuento en el precio del producto, entonces el equilibrio de la teoría de explotación y construidas bajo ella conclusiones, no solamente se vuelven dudosas, sino también sin compasión es quebrantada. Desde esta posición se puede hacer el siguiente paso en la búsqueda de respuesta acerca de la fuente de las ganancias.

Es necesario reconocer el hecho, de que la posición de la ideología clásica de economía (y entre ellas la teoría de explotación) en la relación del rol de la labor del trabajador como creador de valores del consumidor mas aun se quebranta con la practica de la gestión económica. Para salir a un nuevo nivel de conocimiento acerca de la fuente del producto extra y las ganancias, es necesario renunciar a las nociones dadas por la ciencia económica a través de los años. El problema esta en que los economistas continúan como rehenes de algunas posiciones fundamentales, adoptadas del arsenal de la economía política, lo cual dificulta la búsqueda científica. En muchos casos este tipo de posiciones son muy cercanas a la realidad y requieren reconsideración. En lo particular, el objeto de investigación conjuntamente y con el productor aparece el consumidor, quien es el propietario de los bines materiales. El cambio de atención hacia el consumidor, sin duda es provocado objetivamente por las circunstancias: se requería explicar la causa de la pobreza de la parte básica de la población en continuo surgimiento de crisis industriales de superproducción. Tal situación en el siglo XIX relacionaban con las posibilidades ilimitadas de la expansión de producción automatizada y con la limitación de la capacidad de consumo de la población. La misma causa, basada en las escalas de saciedad de las necesidades del individuo, la tomaron en cuenta como preferencia subjetiva-psicológica.

En la segunda parte del siglo XIX nuevas condiciones económicas crecieron en sus esfuerzos de los representantes de la escuela austríaca. Para la fundación de la dada situación por ellos fue formada la teoría de efectividad máxima (la teoría de los valores subjetivos), en la cual el lugar central ocupa el consumidor, con la capacidad elección de bienes con relación a sus propias inclinaciones, preferencias sociales y posibilidades económicas. Representante de esta teoría, Eugen von Böhm-Bawerk, sobresaliente por su gran originalidad en sus opiniones, se dio cuenta la causa de la obtención de beneficio no solamente de la inversión de capital, sino también en la dependencia de la corta duración y la fragilidad de nuestra vida, la cual puede terminar antes de haber recibido de los bienes futuros. Desde este momento, la persona la da a las necesidades futuras les da menos importancia, que a las presentes, y la diferencia en los costos de las cosas, presentes (medios vitales) y futuras (medios de las labores) y define la causa de la existencia de las ganancias a través del capital y los intereses. En resumen, la ganancia, según Böhm-Bawerk, es el resultado del cambio entre los bienes actuales y futuros, con la particularidad de que a los bienes actuales se les da más importancia que a los futuros [2, Pág. 349-416].

La noción del valor de los bienes basado en la causa de la efectividad máxima y sus propiedades de consumo. La efectividad es el síntoma de calidad del bien, y por lo cual presenta para el consumidor un valor concreto. La ley de saciedad de las necesidades para un concreto consumidor es un aspecto psicológico de problema, y precisamente por esto la teoría del valor subjetivo no propuso su propia ley de efectividad (analógico al estudio de la producción limitada) observa el crecimiento de la efectividad a medida del aumento de ofertas, o sea, se habla acerca de un sistema de necesidades y el grado de satisfacción a un sujeto concreto. En sí, la magnitud del valor del consumidor o el efecto de una unidad de producto por sus propiedades se vuelve irreemplazable, por lo cual el hecho no está en el cambio de los valores de los objetos obtenidos a medida del crecimiento y decrecimiento de su cantidad de un consumidor concreto. El valor de consumo del producto (por ejemplo, calorías de un kilogramo de pan) se queda constante fuera de la dependencia del grado de saciedad, o sea, va a ser o no utilizado para satisfacer el hambre o para dar de comer a un ave.

La ley de la saciedad de las necesidades es justa con relación a un individuo o sujeto de una empresa, pero no para la toda sociedad. Pero en si, el grado de saciedad de un individuo a través producto determinado esta puesta en base a la teoría de la efectividad máxima, en si el valor del bien cambia no en relación con una dinámica general de la saciedad, sino con la opinión del individuo. Esta condición no se comprueba en la práctica, la cual se ejecuta con un objetivo constante, completamente definido para cada momento y la cual no depende del grado de saciedad del consumidor por aquel producto. (Por lo que el marido de alguien se lleno con una pera, no depende la disminución del valor de consumo).

Si la teoría laboriosa del valor a medida del crecimiento del la ciencia económica gradualmente desgasto el presente y paso a ser parte de la historia del estudio económico, entonces en la relación de la teoría limitada, este tipo de hecho es imposible confirmar. Y eso sin tomar en cuenta, que la impotencia de sus posiciones iníciales fue establecida por una gran cantidad de economistas a finales del siglo XIX, principios del siglo XX [2, Pág. 349-416]. Wassily Leontief en su trabajo principal “Estructura científica de la economía americana” (1953) se niega a la utilización de ecuaciones con la efectividad máxima como prácticamente incorpóreo [3 Pág. 86], rechazando el principio principal de esta teoría. Su utilización en los libros de economía de la actualidad se explica, que en su arsenal se encuentra un instrumental universal en forma de demanda y oferta, concurrencia y otros elementos de la economía de mercado. Este instrumental continua siendo reclamado y en la actualidad, y junto con el se asegura la visibilidad de la autenticidad de la posición de la teoría de la efectividad máxima y la teoría de la producción máxima, dos hermanas gemelas. Precisamente tal instrumental existe en base a la económica mixta, disciplina que estudia los fenómenos económicos desde el punto de su aparición externa que tienen poca relación con la verdadera actualidad.

La confirmación de la relación superficial con la explicación de la tasa de intereses, y por consiguiente, y de ganancias en sentido lato es dada por la opinión de Armen Albert Alchian en el articulo “Costo” (1968): “La relación entre la valoración actual de dos objetos, idénticos en todo, a excepción del tiempo de obtención, define la tasa de intereses” [4, Pág. 408]. Esta definición no cuenta acerca de la fuente, el porcentaje llamado o la ganancia del capital, sino representa el hecho de desolación y debilidad de la ciencia económica ante el problema no resuelto: descubrir la razón de la aparición del excedente como de condición objetiva del proceso de producción. El problema no solamente se encuentra en el tiempo de adquisición, aunque él sea una condición indispensable, que maneja el proceso de creación del producto extra, y en el tiempo como la fuente, que provoca este proceso. Por si solo el tiempo no puede aparecer como fuente de producto extra, y también exactamente como preferencia subjetivo-psicológica del individuo en la elección del producto. En el proceso de “espera” del resultados de la inversión de capital las posiciones de la teoría del la efectividad máxima obtienen derecho a existir como reflejo del hecho real. El resultado de la producción es el efecto del los gastos de anteriores, lo cual expresa condiciones objetivas del ciclo laboral. En el proceso de su fin el resultado se supone so obtención, y esta posición es justa para todos sin excepción en las teorías económicas. (El tiempo es oro, pero esto es un decir, y no un hecho real).

En la literatura económica la influencia de una u otra acción en el sentido y dimensión de la ganancia (porcentajes) en condiciones de una economía concreta observado lo suficientemente completo y bajo todos los aspectos. Estos factores se los puede agrupar de acuerdo a las siguientes inclinaciones e indicios, en los cuales la ganancia participa en forma de un conglomerado de una gran cantidad de razones:

Pago por la actividad empresarial y posibilidades laborales;

Pago por el uso de capital o como ingresos de las propiedades;

Efecto de inversión e innovación, es decir recompensa por la inversión;

Suma de todos los ingresos en el resultado del pago incompleto a los empleados;

Pago por el riesgo e inestabilidad en la espera de resultados;

Ingresos sobrantes después del pago obligatorio de las relaciones de contrato;

Cierta parte de cada tipo de ingreso de los factores de producción.

Todas las direcciones numeradas de la actividad empresarial son los que impulsan a la obtención de ganancias por momentos, pero ellas no revelan la fuente de su aparición, sino que testifican el hecho de que no puede haber una misma norma de ganancia en un mismo capital. Tal posición totalmente se comprueba con la práctica de la gestión económica. Si es que esto no fuese así, entonces cualquier inversión de capital traería lo mismo en ganancias. Los diferentes factores y condiciones definen el grado de costos de producción, con relación a las cuales las empresas se alinean en una sucesión diferencial de rentabilidad y cada uno de ellos tiene la suya y no una ganancia media. Los costos más bajos en unas empresas permiten atraer el dinero del consumidor y ampliar las dimensiones de la producción a costa de la reducción de los volúmenes de producción en las otras empresas.

Las razones y causas dadas anteriormente, influyentes sobre la ganancia, tienen que ver con la aclaración de la fuente interna de la aparición del valor de consumo extra del producto y su costo; ella son tomadas del portador material de los productos energéticos y por lo cual representan solo una reacción externa del sistema económico en las resoluciones de organización y dirección. Aquí la ganancia participa como un conjunto de razones y causas heterogéneas, relacionadas entre ellas directa o indirectamente. La diversidad de puntos de vista de la causa de aparición de la ganancia del capital complica la búsqueda de aclaración de su esencia. Surge la pregunta: que escoger en calidad de su verdadera, principal y única fuente, por lo cual en el caso contrario, la ganancia se queda como indeterminada e incompresible teoría? En el articulo “Ganancia” (1935) Frank Hyneman Knight recalca: “… ni una concepción en las discusiones económicas no se utiliza en tal vía sin salida de variedades de significado muy fijo, como ganancia” [4, pag.434]. Y este tipo de declaraciones no tienen fin. $#@%$#@% “Concepción y teoría de la ganancia: nueva visión hacia el problema” (1954) confirma, que “La teoría de la ganancia mucho tiempo se la veía como controvertible, no muy clara, materia trabajada de manera insatisfactoria. En obras anteriores sobre este tema se pueden ver contradicciones” es necesario tomar en cuenta, que en el articulo el solamente declarado, mas no presentado, de acuerdo a la opinión de a%^&*&$, como base de la ganancia es necesario tomar la idea de indeterminación. [4, Pág. 464, 485]. Pero la indeterminación se presenta como la base material de la ganancia, sino que ella expresa el hecho objetivo de la espera de resultados de los medios invertidos.

Sin establecimiento de la fuente, que define la aparición del producto extra superior a los gastos materiales de producción, el análisis económico no se da por acabado. Para el entendimiento de las principales cuestiones de la ciencia económica el conocimiento de la naturaleza del excedente costoso continúa siendo la condición más importante. La existencia de las diferentes interpretaciones de l concepto “ganancia” es la demostración irrefutable, de que la ciencia económica no dispone de la solución para este problema. Las teorías económicas existentes no revelan la causa de la aparición de la ganancia, por lo cual ni una de ellas no indica la fuente de su formación. En el descubrimiento de la respuesta a la cuestión acerca del origen del producto extra y el exceso, la mayoría de las demás, no resueltas, cuestiones de la ciencia económica obtienen la respuesta en concepción general.

Con toda la certeza se puede constatar, que la causa del origen del producto extra y la formación del costo extra no está en el hecho de dar menos importancia a las futuras necesidades de la persona, que en las actuales. Esta causa es significativamente más aguda, definida no con las preferencias subjetivas, sino específicamente por medio de las condiciones materiales, es la utilización de las fuerzas energéticas de la naturaleza, hecho, situado en base de la doctrina de los fisiócratas y sus seguidores. La condición, que invoca el origen del producto extra y del exceso de costo, condicionado por una gran cantidad del valor del consumidor en la conseguida o retirada materia de la naturaleza con relación a la cantidad capacitada de gastos. El motivo de la producción es conocido: conseguir una gran cantidad de energía (cotos) en el producto obtenido con relación a la energía utilizada para su obtención. Por supuesto, todos utilizan los dones y frutos de la naturaleza, pero no todos son capaces de obtener ganancias.

La causa de la aparición del producto extra se debe, a que el efecto de la labor de producción está escondido para la observación externa, no solo como capa de relaciones producto-dinerarias entre el productor y el consumidor, sino también las propiedades de consumo del producto. Una cosa es definir la diferencia entre el costo y los gastos, y otro valorar las propiedades del producto con relación a la cantidad de gastos materiales. Esto es, lo que tiene que ver con el contenido real de las propiedades del producto. Si hablásemos de la parte externa del problema, entonces el efecto económico en las condiciones de la economía de mercado aparece como resultado de ahorros tanto del productor como del consumidor de los productos energéticos, necesarios para abastecer la mano de obra, y para el funcionamiento de los medios de obra son necesarios los portadores de energía, el costo de los cuales son definidos por los gatos de producción. Un ejemplo conocido de la literatura demuestra el hecho del negocio justo para los miembros del mercado.