Enrique Granados

Compositor. Pianista español. Música popular. Sociedad de conciertos clásicos. Director de orquesta. Concertista. Zarzuela. Ópera

  • Enviado por: Oscar Velasco
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad

ENRIQUE GRANADOS

Compositor y pianista español ( Lérida 1867- Canal de la Mancha 1916). Nació en Lérida y siendo todavía un niño murió su padre. Un amigo de éste se encargó de su primera educación musical. Al trasladarse su familia a Barcelona ingresó en la escolanía de la Merced y tuvo a Joan B. Pujol como profesor de piano. A los dieciséis años conseguía su primer premio de la academia Pujol interpretando a primera vista una sonata de Schumann. Estudió también armonía y composición con el maestro Felipe Pedrell. Por aquella época se vio obligado a alternar sus estudios musicales con un empleo como pianista en el antiguo café barcelonés de las Delicias.

En 1887 marchó a París. Allí convivió con el también pianista catalán Ricardo Viñes, y llegaría a ser muy amigo de Satié, Debussy y tantos otros músicos franceses. La intención de Granados era ingresar en el conservatorio de la capital francesa, pero unas fiebres le impidieron presentarse a las pruebas de admisión.

Pasados los años de estancia en París, regresó a Barcelona y obtuvo en 1890 su primer triunfo con un memorable concierto ofrecido en el teatro lírico de la capital catalana. En 1912 empezó a componer para piano una serie de obras de corte romántico en los que puso de manifiesto su admiración por Schumann y Chopin. Su interés por la música popular española no tardó en despertarse, siguiendo con ello una inclinación que en él estimularía el músico Pedrell. Así surgieron su “Álbum de piezas sobre aires populares” y su primera obra maestra: “las 12 danzas españolas”, cuyo primer cuaderno apareció en 1892 suscitando los más elogiosos comentarios de músicos como Grieg, Saint-Säens, Béirot y Massenet, quien al referirse a él hablaba del “Grieg español”.

La serie completa de las 12 “Danzas españolas” se trata de una de las obras más importantes de Granados y tal vez la más célebre entre todas ellas. Es ahí donde se muestra por primera vez la personalidad genial del compositor catalán. El estilo pianístico me resulta muy cercano a Chopin y muy impregnado de la música popular de las diversas regiones españolas que intentó evocar.

Después de haber contraído matrimonio con el público en 1895, estrenando “Miel Alcarria” y tres años más tarde se estrenó en el Price de Madrid su primera ópera “María del Carmen”

En 1900 fundó en Barcelona la sociedad de conciertos clásicos, de cuya orquesta fue director. Su actividad como concertista era entonces muy intensa, dando recitales en París y en ciudades españolas. Actuó junto Matats y Vidiella y colaboró en concierto con Joan Marén, J.E. Risten, Camille Saint Saëns, Jacques Thibaud y Pau Casals. Por estos años creó su propia academia de música en la que se han formado notables pianistas. Su aportación quedó plasmada en un interesante “Método teórico-práctico para el uso de pedales del piano”.

Su colaboración en el mundo teatral catalán no fue nada despreciable. Ya en 1897 había puesto música a una pequeña comedia del fundador y director del Teatre Intim, Adriá Eval. En 1901 compuso una zarzuela catalana, colaboró además en “Follet” en el liceo barcelonés en 1903 y en”Gaziel”, poema dramático con el que se inauguraron en Octubre de 1906 los Espectadores Granen. Al año siguiente empezaría la composición de un poema sinfónico, “Dante”, inspirado en la “Divina Comedia” del poeta florentino, cuya versión inacabada se estrenó en sesión privada en el Palau de la Música Catalana.

Otras abras suyas para el teatro tuvieron “Petrarca” y el poema lírico “Liliana” estrenado en el palacio de Bellas Artes de Barcelona, aparte de la ópera “Goyescas”, que sería finalmente estrenada en Nueva York. Pero donde demostró Granados mejores dotes como compositor fue en su producción pianística. El punto culminante de su carrera artística en este sentido lo constituyen las “Goyescas”, en su forma original para piano solo, y las “Tonadillas en estilo antiguo”, para soprano y piano.

Goyescas quizás represente el momento más duro de su creación. La obra consta de dos series. La primera serie fue estrenada por el propio compositor en 1911 en el Palau de la Música de Barcelona. El estreno parisiense de la obra completa fue en Abril de 1914 en la Salle Pleyel, junto con las “Tonadillas”, en un memorable concierto organizado por la Societé Musicale Indépendente. El éxito fue tan rotundo que el director de la Ópera de París le pidió que transformara la suite en una ópera ofreciéndole su estreno en París. Granados se dedicó a esta misión desde su retiro en Suiza. Pero al final la ópera no llegó a estrenarse en París por culpa de la Guerra Mundial y el compositor aceptó la invitación del Metropolitan Opera House neoyorquino para que la obra se estrenara allí en 1916. Se trata de una obra llena de ritmo y muy colorista, de estructura muy compleja. Intenta reflejar el ambiente de las clases populares del Madrid de fines de siglo XVIII; el mundo de los tapices de Goya y de los sainetes de Ramón de la Cruz, el mismo universo de “majos” y “majas” que estiliza en sus Tonadillas. En cuanto a su obra de madurez, las “Tonadillas en estilo antiguo” se estrenó en el retenido concierto de la Salle Pleyel de París, corriendo a cargo de la soprano Madame Polack la parte del canto. Se trata de una obra íntimamente emparentada con “Goyescas”, de la que incluso recoge algunos temas melódicos. Compuso otras canciones con acompañamiento de piano. Destaquemos las “12 Canciones amatorias”, basadas en textos del Cancionero español, la “Elegía eterna”, en catalán, y el “Cant de les Estrelles”.

Tras el triunfal estreno de la versión operística de “Goyescas”, que tuvo lugar el 28 de enero de 1916 en el Metropolitan de Nueva York, Granados fue invitado por el presidente Wilson a dar un concierto en la Casablanca, por lo que perdió su pasaje de regreso en un buque Español y volvió a Europa en un barco de vapor inglés, el “Sussex”, que fue torpedeado por un submarino alemán en el canal de la Mancha, entre Folkestone y Dieppe, pereciendo Granados junto su esposa bajo las aguas en la tarde del 24 de marzo de 1916.

Enrique Granados