Enfoque de investigación-acción en la enseñanza

Educación. Formación de profesores. Desarrollo curricular. Docencia. Pedagogía

  • Enviado por: Elías Domínguez
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información


Enfoque de investigación-acción y formación del profesor/a para la comprensión.

Se desarrolla en Gran Bretaña en los años 60 una corriente pedagógica .

Sus principales representantes son Stenhouse, McDonald y Elliott. Elliott es uno de los que representa los planteamientos más fundamentales de este enfoque.

Stenhouse: La enseñanza es primero un arte en el que las ideas educativas generales adquieren una expresión concreta. La enseñanza no puede ser considerada como una rutina mecánica de gestión o de ingeniería, es más un arte donde las ideas se experimentan en la práctica de manera reflexiva y creadora. Se implica en el desarrollo de un proyecto curricular de carácter nacional, para la etapa de secundaria, denominado Humanities Curriculum Proyect.

Rechaza el enfoque del currículum por objetivos y en su lugar, propone un modelo de desarrollo curricular que respete la ética de la enseñanza.Es el modelo procesual, en el que los valores de la intención educativa deben concentrarse en principios de procedimientos que orienten el proceso de enseñanza. Aquí el currículum es creado por el profesor y con la actividad intelectual y creadora de éste.

Stenhouse afirma que no puede haber desarrollo currícular sin desarrollo profesional del docente, concebido éste como un proceso de investigación en donde los profesores reflexionan sobre su práctica y los resultados de la reflexión les sirven para mejorar la calidad de su intervención. Para todo esto el profesor tiene que ser algo más que un técnico que aplica estrategias y rutinas aprendidas, tiene que convertirse en un investigador en el aula, en el ámbito natural donde se desarrolla la práctica, deben experimentarse estrategias de intervención adecuadas al contexto y a la situación.

Elliott: El modelo surge como una forma de desarrollar el currículum en las escuelas de innovación, por lo que su objetivo es mejorar la práctica antes de producir el conocimiento.

Entre sus propuestas destacan:

  • Mejorar la práctica, comprendida como una actividad ética y no instrumental, exige un proceso continuo de reflexión de todos los que participan en ella. El único modo racional de intervenir es por medio de la reflexión permanente en la acción y sobre ella.

  • La investigación en y sobre la acción debe abarcar todos los aspectos que puedan estar afectando la realización de los valores educativos.

  • Por medio de la investigación educativa, los profesores transforman el escenario de aprendizaje en uno que capacite a los alumnos para descubrir y desarrollar por sí mismos su poder y capacidades.

Se transforma la realidad porque este proceso de interacciones innovadoras requiere nuevas condiciones sociales, nueva distribución del poder y espacios para situar la nueva cultura que surge en el aula.

  • La investigacción-acción es la reflexión que consiste en la propia reflexión sobre los complejos intercambios en ciertas situaciones prácticas del aula requiere diálogos, debates,...Los resultados de las experiencias del método en el aula afectan a compañeros, alumnos y la vida en el centro, cuando la práctica del método a los miembros de un curso o centro es necesario iniciar estrategias de colaboración y debate entre los afectados y que así puedan conocer e intervenir en su propio desarrollo.

  • Por medio de este modelo se pretende eliminar el trabajo individual y jerarquizado. Las aportaciones de los especialistas externos al aula y al centro sólo se justificarán si sirven para facilitar y apoyar la práctica reflexiva de los que participan en el intercambio educativo.

La investigación-acción se propone un amplio programa de integración de procesos, para mejorar la calidad de la enseñanza por medio del perfeccionamiento de la práctica.

Para Elliott, la participación de grupos en el diálogo y en la indagación es un instrumento importante para el desarrollo profesional de los docentes y que para ello se necesita una reflexión cooperativa. La práctica del docente se considera intelectual y autónoma, es un proceso de acción y reflexión cooperativa.

El profesor aprende a enseñar y enseña porque aprende, y actúa como guía de las ideas y conocimiento de los alumnos.

Los centros educativos se transforman en centros de desarrollo profesional del docente, donde la práctica es el centro de la elaboración y experimentación del currículum.

MODELO DE INVESTIGACION -ACCION.

EBBUTT Y ELLIOT (1985) definen la investigación- acción como:

“El estudio sistemático de tentativas de cambio y mejoras educativas, realizadas por los maestros a través de sus propias prácticas y por medio de la reflexión sobre los efectos de su acción “.

En este contexto, el cambio se orienta hacia la transformación de la propia práctica con el loable objetivo de proporcionarlo.

ELLIOT añade a todo esto: “que la investigación- acción unifica procesos frecuentemente contemplados como separados por ejemplo: la enseñanza, el desarrollo del currículo, investigación educativa, evaluación y desarrollo profesional “ (1991).

La investigación- acción según el profesor MEDINA RIVILLA se caracteriza por ser una actividad sistemática en tanto que intenta justificar, de forma racional, la práctica educativa a la vez que suscita y enriquece posiciones críticas en los profesores y potenciando actuaciones constructivas en colaboración.

Aunque el modelo surge en principio, orientado hacia el ámbito del aula, puede ser adaptado con facilidad a una situación institucional, esto es, a un centro como unidad básica de innovación o cambio para formar decisiones de mejora.

La investigación- acción constituye un modelo válido para dinamizar la autorreflexión como elemento esencial de evaluación.

Un plan general de Investigación- acción deberá respetar las siguientes etapas:

-Una descripción revisada de la idea general, en prevención y ratificación de las modificaciones que se hayan podido producir en ella .

-Una descripción de los factores y de las acciones que se han de emprender, con la finalidad de mejorar la situación desde la que se parte.

-Una afirmación de las negociaciones ya emprendidas o a realizar en un futuro próximo antes de continuar con las estrategias pensadas.

-Una descripción de los recursos necesarios para emprender las medidas propuestas.

VER GRÁFICO 2.

-Una descripción de las normas éticas por las que se regirá el acceso a la información y a la disponibilidad de la misma, siendo aspectos esenciales en esta línea la confidencialidad , la negociación y el control.

Son también puntos importantes en este modelo el tiempo a utilizar para completar un ciclo, el grado de implicación del grupo en el plan de actuación y la elaboración del correspondiente informe sobre la intervención realizada, informe que deberá incluir detalles referidos a (KEMMIS, 1981):

-La forma en que evolucionó la situación problemática (funcionamiento del centro en nuestro caso), sobre la que se ejerce la autorreflexión, así como las medidas que se adoptaron al efecto.

-En qué medida se implementaron las acciones propuestas y cómo se desarrolló dicho proceso.

-Los efectos de las referidas acciones explicando por qué se presentaron.

-Las técnicas empleadas para recoger información acerca de la situación problemática y sus causas, así como las acciones emprendidas y sus efectos, y las dificultades que se dieron en el proceso de su aplicación.

-Y por último, la referencia de cualquier problema ético que se planteó al negociar el acceso, adquisición y utilización de la información; los pasos tiempos recursos y cooperación que se deseaba, y la forma como se intento resolverlo.

Como conclusión, diremos que este modelo incide sobre la posibilidad que ofrecen los centros docentes para armonizar la autoevaluación sumativa, con una valoración orientada a una mejora profesional ya que la investigación en la acción exige, como dice Pérez Serrano “Un proceso en espiral de retroalimentación constante, por ello no termina nunca... Al término de la misma estamos en condiciones más adecuadas para hacer una nueva reformulación del problema con un mejor conocimiento de la situación”.