Enfoque clásico de la Administración

Relaciones humanas. Incentivos salariales. Premios por producción. Taylor. Emerson. Ford

  • Enviado por: Emer31
  • Idioma: castellano
  • País: Colombia Colombia
  • 13 páginas

publicidad
cursos destacados
Tablas financieras de uso permanente para no financieros
Tablas financieras de uso permanente para no financieros
Cómo realizar por uno mismo cálculos financieros: valor final de rentas financieras, capitalización, actualización,...
Ver más información

Curso Básico de Negociación Bursátil
Curso Básico de Negociación Bursátil
Este curso va dirigido a aquellas personas con interés y curiosidad en aprender sobre los mercados financieros. Este...
Ver más información

publicidad

ENFOQUE CLASICO DE LA ADMINISTRACIÓN

A comienzos del siglo XX dos ingenieros desarrollaron los trabajos pioneros sobre administración. Un estadounidense Frederick Winslow Taylor quien desarrolla la escuela de administración científica, escuela que se preocupa por aumentar la eficiencia de la industria, inicialmente, de la racionalización del trabajo del obrero. El otro es el europeo Henri Fayol quien desarrolla la llamada teoría clásica la cual se ocupa del aumento de la eficiencia de la empresa a través de su organización y de la aplicación de principios científicos generales de la administración. Estos dos personajes no se comunicaron entre sí y partieron de puntos de vista diferentes y aún opuestos, lo cierto es que sus ideas construyen las bases del llamado enfoque clásico o tradicional de la administración, dominando casi las cuatro primeras décadas de dicho siglo.

La preocupación básica de la escuela es aumentar la productividad y el nivel de los trabajadores. La administración científica desarrolla un enfoque de abajo hacia arriba (del obrero hacia el supervisor y el gerente) y su principal característica es el énfasis en las tareas, de esto parte la (O. R. T.) Organización racional del trabajo, la cual permite la especialización del trabajador además de esto, una corriente de ideas desarrolladas por ingenieros para crear una verdadera ingeniería industrial.

De otro lado, la corriente de la anatomía (estructura) y fisiología (funcionamiento) de la organización, desarrollada en Francia con los trabajos pioneros de Fayol. Esta escuela está formada por ejecutivos entre ellos Henri Fayol, James D. Mooney, Lindall F. Urwick y otros. Crea un enfoque inverso a la administración científica, ya que hablaba sobre dividir la empresa, centralizando un jefe principal. Fue una corriente teórica, su énfasis es la estructura.

Orígenes del enfoque clásico.

Los orígenes del enfoque clásico de la administración supera las consecuencias de la revolución industrial y podrían resumirse en dos hechos genéricos, que son:

  • El crecimiento acelerado y desorganizado en la empresa, la cual exige un enfoque científico más depurado y que sustituya el empirismo. Con la gran empresa de dimensiones más limpias, surgen condiciones iniciales para el planeamiento de la producción a largo plazo, reduciendo la inestabilidad y la improvisación.

  • La necesidad de aumentar la eficiencia y la competencia de las organizaciones, los monopolios se instalan en Estados Unidos entre 1880 y 1890, la producción en masa, aumentando el número de asalariados en las industrias; se hace entonces necesario evitar el desperdicio y economizar en la mano de obra, dividiendo el trabajo entre quienes piensan y quienes ejecutan. Los primeros fijan estándares de producción, describen los cargos, fijan funciones, estudian métodos de administración y normas de trabajo. Los segundos operan. Inicialmente los autores clásicos pretendieron desarrollar una ciencia en la administración, cuyos principios, en sustituciones de las leyes científicas, pudiesen aplicarse para resolver los problemas de la organización.

  • La administración científica.

    El enfoque típico de la escuela de la administración científica es el énfasis en las tareas. Los principales métodos científicos aplicables a los problemas de la administración son la observación y la medición. Su preocupación inicial fue tratar el fantasma del desperdicio y de las pérdidas por las empresas estadounidenses y elevar los niveles de productividad, mediante la aplicación de métodos y técnicas de la ingeniería industrial.

    La obra de Taylor

    Frederick Winslow Taylor (1856-1915) fundador de la administración científica, nació en Filadelfia, Estados Unidos. Procedía de una familia de cuáqueros de principios rígidos; fue educado dentro de una mentalidad de disciplina, devoción al trabajo y al ahorro. En sus primeros estudios tuvo contacto directo con los problemas sociales y empresariales derivados de la revolución industrial. Inició su vida profesional como obrero en 1878 en la Midvale Steel Co., pasando después hacer capataz, supervisor, jefe de taller, y a ingeniero, en 1885, después de formarse Steven Institute. En esa época estaba de moda el sistema de pago o por tarea. Los patrones buscaban ganar el máximo, a la hora de fijar el precio de la tarea, y los obreros, a su vez, reducían a un tercio el ritmo de producción de la máquinas. Buscando equilibrar, de tal modo, el pago por pieza determinado por los primeros. Esto llevó a Taylor a estudian el problema de la producción en sus mínimos detalles pues, gracias a su progreso en la compañía no quería decepcionar a sus patrones, ni decepcionar a sus compañeros de trabajo. Estos últimos esperaban que el entonces jefe de taller no los tratase duramente en la planeación de trabajo por pieza.

    Se puede decir que tiene dos periodos:

    Primer periodo de Taylor. En esencia lo que Taylor expresa es:

    • El objetivo de una buena administración es pagar salarios altos y tener bajos costos unitarios de producción.

    • Para lograr ese objetivo debe aplicar métodos científicos de investigación y experimentación a su problema global, con el fin de formular principios y establecer procesos estandarizados que permitan el control de las operaciones de perdición.

    • Los empleados deben ser dispuestos científicamente en servicios o puestos de trabajo en donde los materiales y las condiciones laborales sean seleccionados con criterios científicos, para que de esta manera las normas puedan cumplirse.

    • Los empleados pueden ser entrenados científicamente para perfeccionar sus actitudes, con el fin de realizar un servicio o tarea, de modo que la producción se cumpla.

    • Debe cultivarse una atmósfera de íntima y cordial cooperación entre la administración y los trabajadores, para garantizar la continuidad de ambiente psicológico que posibilite la aplicación de los otros principios de el.

    Segundo periodo de Taylor.

    Taylor aseguraba que las industrias de su época padecían males que podrían agruparse en tres factores:

  • Holgazanería sistemáticamente por parte de los obreros quienes relucían deliberadamente la producción a casi un tercio de la que sería normal, para evitar que la gerencia redujese las tarifas de los salarios.

  • Desconocimiento de la gerencia en cuanto a las rutinas de trabajo y del tiempo necesario para su realización.

  • Falta de uniformidad en las técnicas y de las metas de trabajo.

  • La administración como ciencia.

    Para Taylor, la organización y la administración deben estudiarse y tratase científica y no empíricamente. La improvisación debe ceder lugar a la planeación, y al empirismo a la ciencia.

    Más que en términos de uno u otro de sus elementos, su obra debe evaluarse principalmente por la importancia de la aplicación de una metodología sistemática en el análisis y en la solución de los problemas de la organización, aplicando un criterio de abajo hacia arriba.

    La administración científica constituye una combinación global que puede reducirse así:

    • Ciencia en vez de empirismo.

    • Armonía en vez de discordia.

    • Cooperación, no individualismo.

    • Rendimiento máximo en vez de producción producida.

    • Desarrollo de cada hombre en el sentido de alcanzar mayor eficiencia y prosperidad.

    Para Taylor los elementos de aplicación de la administración científica son:

  • Estudio de tiempo y estándares de producción.

  • Supervisión funcional.

  • Estandarización de herramientas e instrumentos.

  • Planeación de tareas y cargos un

  • el principio de excepción.

  • Utilización de la regla del cálculo y de instrumentos destinados a economizar tiempo.

  • Guías de instrucciones de servicios.

  • La clasificación de los productos y del material utilizado en la mano factura.

  • La idea de tarea asociada a incentivos de producción por su ejecución eficiente.

  • Diseño de la rutina de trabajo.

  • La organización racional del trabajo.

    Taylor comprobó que en todos los oficios, los obreros aprendían la manera de ejecutar las tareas de su trabajo observando a sus compañeros vecinos. Ese intento de sustituir métodos empíricos y rudimentarios por métodos científicos, en todos los oficios, recibió el nombre de organización racional del trabajo. (O. R. T.)

    Los principales aspectos de la organización racional del trabajo (O. R. T.) son:

  • Análisis del trabajo y estudio de los tiempos y movimientos.

  • Estudio de la fatiga humana.

  • División del trabajo y especialización del obrero.

  • Diseño de cargos y tareas.

  • Incentivos salarios y pérdidas por producción.

  • Concepto de homo economicus.

  • Condiciones ambientales de trabajo.

  • Estandarización de métodos y de máquinas.

  • Supervisión funcional.

  • Análisis del trabajo y estudio de tiempo y movimientos.

    Para Taylor y sus seguidores, el instrumento básico para racionalizar el trabajo de los obreros era el estudio de tiempo y movimiento. Por ello comprobó que el trabajador puede efectuar mejor y más económicamente mediante el análisis del trabajo, de la división y subdivisión de todos los movimientos necesarios para la ejecución de cada operación de una tarea. El estudio de tiempo y movimiento, además de permitir la realización de los métodos de trabajo del obrero y la aplicación de los tiempos estándares para la ejecución de las operaciones y tareas, trabajo otras ventajas:

  • Eliminar los movimientos inútiles y sustituirlos por otros más eficaces.

  • Volver más racional la selección y entrenamiento del personal.

  • Mejorar la eficacia del obrero y, en consecuencia, el rendimiento en la producción.

  • Distribuir uniformemente el trabajo para que no haya períodos de falta o exceso de trabajo.

  • Tener una base uniforme de salario equitativo por aumento de la producción.

  • Calcular, con más precisión, el costo unitario y, por consiguiente, el precio de venta de los productos.

  • Los objetivos de Taylor eran más o menos los siguientes:

  • Eliminación de todos los desperdicios de esfuerzo humano.

  • Adaptación de los obreros a la propia tarea.

  • Entrenamiento de los obreros para que respondan a las exigencias de sus respectivos trabajos.

  • Mayor especialización de las actividades.

  • Establecimientos de normas y detalladas de comportamiento en el trabajo.

  • Frank B. Gilbreth (1868-1924) fue otro ingeniero norteamericano que acompañó a Taylor en su interés por el esfuerzo humano como medio de aumentar la productividad.

    Estudio de la fatiga humana.

    Para Gilbreth, el estudio de los movimientos de realizar una triple finalidad:

  • Evitar los movimientos inútiles en la ejecución de una tarea.

  • Ejecutar los más económicos posibles desde el punto de vista fisiológico en, los movimientos inútiles.

  • Dar a ese movimiento seleccionado una secuencia apropiada (principio de economía de movimiento).

  • El estudio de los movimientos se basa en la anatomía y en la fisiología humana, sobre los afectos de la fatiga en la productividad del obrero, verificando que la fatiga presidencial predispone al trabajador a:

    • Disminución de la productividad.

    • Pérdida de tiempo.

    • Aumento de rotación de personal.

    • Enfermedades.

    • Accidentes.

    • Disminución de la capacidad de esfuerzo.

    Con esto la administración científica pretendía racionalizar todos los movimientos, eliminando aquellos que producen fatiga y que están o no indirectamente relacionado con la tarea que el trabajador ejecuta.

    División del trabajo y especialización del obrero.

    El análisis del trabajador y estudio de tiempo y movimientos crearon condiciones para una total reestructuración de las operaciones industriales, eliminando los movimientos innecesarios y economizar energía y tiempo. A partir de ahí, el obrero perdió su libertad e iniciativa para establecer su manera de trabajar y pasó a ser confinado a la ejecución automática y repetitiva de una operación o tarea manual, simple y estandarizada durante toda su jornada de trabajo.

    Diseño de cargas y tareas.

    El primer intento de definir y establecer racionalmente los cargos y tareas hacer empeñada por las personas, se dio con la administración científica. En este aspecto Taylor fue pionero. La tarea constituye la menor unidad posibles dentro de la división del trabajo, en una organización.

    Si un cargo es complejo, está constituido por una variedad de tareas diferentes que su ocupante debe realizar mientras trabaja.

    El diseño de cargos es el proceso mediante el cual estos se crean proyectándolos y combinándolos con otros cargos, para la ejecución de tareas mayores.

    El énfasis en las tareas condujo los ingeniero norteamericano a simplificar los cargos con el fin de mantener la máxima especialización de cada trabajo; cada obrero debería ejecutar una tarea cíclicamente para aumentar su eficiencia. Para cada tarea hay un método apropiado ya que se diseñan para que el trabajador los ejecute en forma automatizada: este debe hacer, no pensar ni decidir, igualmente, la simplicidad permite el control y seguimiento visual por parte del supervisor.

    Líneas de producción: en vez del obrero ejecutar una tarea compleja alrededor de la materia prima, esta pasa por una línea móvil de producción, en la cual cada obrero especializado efectúa secuencialmente su tarea específica.

    El método de trabajo, es decir, la manera de ejecutar la tarea específica, cada obrero es entrenado para desempeñar las actividades rutinarias del cargo, y en caso de ocurrir un imprevisto, el debe acudir a su supervisor. El flujo secuencial de trabajo y también el tiempo de su duración se establece previamente.

    La simplificación en el diseño de los cargos manuales les permite obtener la siguientes ventajas:

  • Admisión de empleos con calificación mínima y salarios menores, reduciéndoles costo de producción.

  • Minimización de los costos de entrenamiento.

  • Reducción de la posibilidad de errores en la producción, con lo que se disminuye desperdicios y devoluciones.

  • Facilidad para la supervisión, permitiendo que cada supervisor pueda controlar un número mayor de subordinados.

  • Aumento de la eficiencia del trabajo, lo que permite tener una productividad mayor.

  • Incentivos salariales y premios por producción.

    Una vez analizado el trabajo, racionalizadas las tareas y estandarizado el tiempo para su ejecución, una vez seleccionado científicamente el obrero y entrando de acuerdo con el método preestablecido, sólo restaba que este colaborase con la empresa y trabajarse dentro de los estándares de tiempos previstos. Para alcanzar la colaboración del obrero. Taylor y sus seguidores desarrollaron los planes de incentivos salariales y de premios por producción.

    Conceptos del homo economicus.

    Con la administración científica se implantó el concepto del homo economicus esto es, el hombre económico según este concepto toda persona es concebida como profundamente influenciada por las recompensas salariales económicas y materiales. En otras palabras el hombre busca el trabajo no porque le guste sino como un medio de ganarse la vida a través del salario que éste le proporciona. El hombre está exclusivamente motivado a trabajar por medio del hambre y por la necesidad de dinero para vivir. Los principales partidarios de la administración científica creían que una vez seleccionado científicamente el trabajador desde el punto de vista físico, enseñado el mejor método de trabajo y condicionada su remuneración a la eficiencia, el trabajo produciría el máximo que pudiese físicamente. Así se buscó relacionar los más estrechamente posibles, el pago del trabajador con su producción a través de la remuneración por la producción y de los planes de incentivos salariales.

    Esa estrecha visión de la naturaleza humana el hombre económico no se limitaba a ver el hombre como alguien que se emplea por dinero, sino que peor aún veía el obrero de la época como un individuo limitado y mezquino, con perjuicios y culpable de la holgazanería y el desperdicio de la empresa el cual debía ser controlado continuamente mediante el trabajo previamente racionalizado y estandarizado en el tiempo.

    Condiciones de trabajo.

    Taylor y sus seguidores verificaron que la eficiencia depende no solamente del método de trabajo y de incentivos salariales sino también de un conjunto de condiciones que garanticen el bienestar físico del trabajador y disminuya la fatiga del trabajador.

    Las condiciones de trabajo que más preocuparon a los ingenieros de la administración científica fueron la siguientes:

  • La adecuación de instrumentos y herramientas de trabajo y de equipos producción al fin de minimizar el esfuerzo del operador y la pérdida de tiempo en la ejecución de la carrera.

  • La distribución física de las máquinas y equipos para racionalizar el flujo de la producción.

  • El mejoramiento del ambiente físico del trabajo, de manera que el ruido, la ventilación, la iluminación, el confort general en el trabajo reduzca la eficiencia del trabajador.

  • La provisión de instrumentos y equipos éste para cargos específicos, como transportadores, ordenadores, contadores y otro elemento para reducir movimientos innecesarios.

  • Estandarización.

    La organización nacional de trabajo no se preocupó solamente por el análisis del trabajo, el estudio de tiempos y movimientos, de la fatiga del obrero y de los planes de incentivos saláriales; fue mas allá, pasó a preocuparse además de la estandarización de los métodos y proceso de trabajo y de la estandarización de máquinas y equipos, herramientas e instrumentos de trabajo, materias primas componentes, con el fin de reducir la variabilidad y la diversidad en el proceso productivo y por consiguiente, eliminar el desperdicio y aumentar la eficiencia.

    Un estándar o patrón es una unidad de medida adoptada y aceptada comúnmente como criterio. Los patrones o estándares representan el desempeño deseado y están siempre relacionados con el resultado que se desea alcanzar. La estandarización es la aplicación de los patrones en una organización o sociedad, lo que significa la aplicación de métodos científicos para obtener uniformidad y reducir costos. Con la administración científica, la estandarización se convierte en una preocupación constante en la obtención de la eficiencia; además, puede conducir a la simplificación, en la medida en que la uniformidad obtenida reduzca la variabilidad si las excepciones que complican las actividades.

    Supervisión funcional.

    Esto es justamente la existencia de diversos supervisores, cada cual especializado en determinadas áreas y con autoridad funcional sobre los mismos subordinados, esa autoridad funcional es relativa y parcial. Para Taylor, el tipo de organización por excelencia es la organización funcional.

    Según Taylor las características más sobresalientes y visible de la administración funcional consiste en el hecho en que cada obrero, en vez de estar en contacto directo con la administración en un único punto, es decir, por intermedio de su jefe de grupo recibe orientación y órdenes diarias de otros supervisores a cargo, cada uno de los cuales desempeñan su propia función particular.

    La supervisión funcional es exactamente la aplicación de la división del trabajo y de la especialización, a nivel de los supervisores y jefes. La administración funcional deja también previstas las decisiones para la máxima utilización del principio de la división del trabajo, reduciendo al mínimo las funciones que cada empleado debe ejecutar. Tiende, por tanto, a producir alta eficiencia funcional en cada uno de los empleados y en el conjunto de estos. La supervisión funcional presupone una autoridad relativa dividida y distribuida por zonas tal concepción trajo muchos ataques a su creador, pues se argumentaba que un empleado no puede subordinarse a dos o más superiores. Dada la dirección de los problemas administrativos y empresariales habrían de tomar una creciente complejidad de las empresas.

    Principios de la administración científica.

    La preocupación por racionalizar, estandarizar y establecer normas de conductas al administrador, condujo a la mayoría de los ingenieros de la administración científica a pensar que estos principios podrían aplicarse a toda situaciones posibles de la empresa un principio es una afirmación válida de una determinada situación prevista; es una visión anticipada de lo que debería hacerse cuando ocurra aquella determinada situación.

    Dentro de la abundancia de principios defendidos por los diversos autores de la administración científica, los más importantes son:

    • Principios de Taylor.

    Para Taylor la gerencia adquirió nuevas atribuciones y responsabilidades descritas por los cuatro principios:

  • Principio de planeamiento: sustituir en el trabajo el criterio individual del obrero, la improvisación y la actuación empírico-práctica, por los métodos basados en procedimientos científicos. Sustituir la improvisación por la ciencia, mediante la planeación del método.

  • Principio de preparación: seleccionar científicamente a los trabajadores de acuerdo con sus aptitudes, prepararlos y entrenarlos para producir más y mejor, de acuerdo con el método planeado. Además de la preparación de la mano de obra, preparar también las máquinas y equipos de producción, como también la distribución física y la disposición racional de la herramientas y materiales.

  • Principio de control: controlar el trabajo para certificar que el mismo está siendo ejecutado de acuerdo con las normas establecidas y según el plan previsto. La gerencia debe cooperar con los empleados para que la ejecución sea lo mejor posible.

  • Principio de ejecución: distribuir y diferencialmente las atribuciones y las responsabilidades, para que la ejecución del trabajo sea disciplinada.

      • Otros principios implicados de la administración científica según Taylor.

    Además de los cuatro ya explicados, puede considerarse otros principios que Taylor enunció en forma dispersa en su obra:

  • Estudiar el trabajo de los obreros, descomponerlos en sus movimientos elementales y cronometrarlo para, después de un análisis cuidadoso, eliminar o reducir los movimientos inútiles y perfeccionar y racionar y racionalizar los útiles.

  • Estudiar cada trabajo antes de fijar el modo como deberá realizarse.

  • Seleccionar científicamente a los trabajadores de acuerdo con las tareas que serán asignadas.

  • Dar a los obreros instrucciones técnicas sobre el modo de trabajar es decir, entrenarlos adecuadamente.

  • Separar las funciones de planeación de las de ejecución, dándoles atribuciones precisas y determinadas.

  • Especializar y entrenar a los trabajadores; tanto en la preparación y control del trabajo como en su ejecución.

  • Preparar la producción, o sea, planearla y establecer premios e incentivos para cuando fuesen alcanzados los estándares establecidos, hacia convenios de incentivos mayores para cuando los mismos sean superados.

  • Estandarizar los instrumentos, los materiales, la maquinaria, el equipo, los métodos y los procesos de trabajo que va a utilizarse.

  • Dividir proporcionalmente entre la empresa, los accionistas, los trabajadores y los consumidores las ventajas que resulten del aumento de producción proporcionado por la racionalización.

  • Control la ejecución del trabajo para mantenerla en los niveles deseados, perfeccionarla, corregirla, y premiarla.

  • Clasificar de forma práctica y simple los equipos, procesos y materiales a ser empleados o producidos de manera que sea fácil su manejo y uso.

      • Principio de eficiencia de Emerson.

    Harrintong Emerson (1853 -1931), uno de los principales auxiliares de Taylor, ingeniero, desarrolló los primeros trabajos sobre la selección y entrenamiento de empleados. Los principios de rendimientos personalizados son:

  • Trazar un plano objetivo y bien definido, de acuerdo con los ideales.

  • Establecer el predominio del sentido común.

  • Mantener orientación y supervisión competentes.

  • Mantener disciplina.

  • Mantener honestidad en los acuerdos, o sea, justicia social en el trabajo.

  • Mantener registros precisos, inmediatos y adecuados.

  • Fijar una remuneración proporcional a trabajo.

  • Fijar normas estandarizadas para las condiciones de trabajo.

  • Fijar normas estandarizadas para el trabajo.

  • Fijar normas estandarizadas para las operaciones.

  • Establecer instrucciones precisas.

  • Fijar sentidos eficientes al mayor rendimiento y a la eficiencia.

      • Principio básicos de Ford.

    Henry Ford (1863-1947) inició su vida como un simple mecánico llegando posteriormente a ser ingeniero jefe en una fábrica, en (1889) fundó su primera fábrica de automóviles que poco después fue cerrada. Sin desanimarse fundó la Ford Motor Co. Allí fabricó un modelo de auto a precios populares, dentro de un plan de ventas y de asistencia técnica de gran alcance, revolucionando la estrategia comercial de la época. El (1913) ya producía 800 auto por día. En (1914) repartió entre sus empleados una parte del control accionario de su empresa. Estableció el salario mínimo de cinco dólares por día y la jornada diaria de ocho horas de trabajo, cuando en la época, en la mayoría de los países europeos la jornada oscilará entre 10 y 12 horas. El (1926) ya tenía 88 fábricas y empleaba 150.000 personas, fabricando entonces 2.000.000 de automóviles al año. Además de haber construido el primer auto popular a gran escala y de haber hecho fortuna, tuvo otros méritos, principalmente por haber formulado un conjunto de ideas y de teorías propias respecto de la administración. Utilizó un sistema de integración horizontal y vertical, produciendo desde la materia prima inicial hasta el producto final acabado, además de una cadena de distribución comercial propias. La condición previa necesaria y suficiente para la existencia de la producción en masa, es la capacidad de consumo masivo sea real o potencial.

    La condición clave de la producción en masas es la simplicidad. Tres aspectos dan soporte al sistema:

  • La progresión de producto a través del proceso productivo es planeado, ordenado y continuado.

  • El trabajo es entregado al trabajador en lugar de dejarlo con la iniciativa de ir a buscarlo.

  • Las operaciones son analizadas y divididas en sus elementos constituyentes.

  • Ford adopta tres principios básicos:

  • Principio de intensificación: consiste en disminuir el tiempo de producción. La

  • Principio de economicidad: consiste en reducir al mínimo el volumen de materia prima en transformación.

  • Principio de productividad: consiste en aumentar la capacidad de producción del hombre en el mismo periodo.

  • Se

    Taylor adaptó un sistema de control operacional bastante simple que se pasaba, no en el desempeño promedio sino en la verificación de las excepciones o desvíos de los estándares normales. De esta forma, tanto los desvíos positivos como los desvíos negativos que estuviesen afuera de los estándares normales deberían ser rápidamente identificados y localizadas para la debida toma de decisiones. El principio de excepción, entonces, un sistema de información que presenta sus datos solamente cuando los resultados, efectivamente verificados en la práctica, son divergentes o se distancian de los resultados previstos en algún programa el principio de excepción se fundamenta en informes condensados y resumidos demuestran sólo los desvíos, omitiendo los hechos normales, volviéndolos comparativos de fácil utilización y visualización. Según algunos autores, esta fue la forma como Taylor concibió la delegación que se convertiría posteriormente en un principio de organización ampliamente aceptada.

    CONCLUSIONES

    Hemos podido observar que las ideas de Taylor y sus seguidores constituyeron la base de la administración moderna. Logrando una integración entre la empresa y el trabajador para que ambos tuviesen un mejor provecho y satisfacción por los trabajos realizados.

    Se busca la eliminación del desperdicio, de la ociosidad de los obreros y la reducción de costos de producción. El diseño de cargos y tareas enfatiza el trabajo simple y repetitivo y las líneas de producción y montaje la estandarización y las condiciones de trabajo que aseguran la eficiencia los ingenieros de la administración científica pasaron a preocuparse por aquellos principios de la administración, capaces de marcar el conocimiento de los gerentes y jefes.

    INTRODUCCIÓN

    En este trabajo se presenta la obra de Taylor y sus seguidores, quienes dieron inicio a una revolución en la administración. Muestra el concepto que debería tener un jefe hacia sus trabajadores, para obtener mayor producción. Partiendo de estrategias y funciones para cada miembro de la empresa, estipulando nuevos horarios y mecanismos de trabajo.

    TABLA DE CONTENIDO

    INTRODUCCIÓN

    ENFOQUE CLÁSICO DE LA ADMINISTRACIÓN

    ORÍGENES DEL ENFOQUE CLÁSICO

    ADMINISTRACIÓN CIENTÍFICA

    LA OBRA DE TAYLOR

    PRIMER PERIODO DE TAYLOR

    SEGUNDO PERÍODO DE TAYLOR

    LA ADMINISTRACIÓN COMO CIENCIA

    LA ORGANIZACIÓN RACIONAL DEL TRABAJO

    ANÁLISIS DEL TRABAJO Y ESTUDIO DE TIEMPO Y MOVIMIENTO

    ESTUDIO DE LA FATIGA HUMANA

    DIVISIÓN DEL TRABAJO Y ESPECIALIZACIÓN DEL OBRERO

    DISEÑO DE CARGA Y TAREAS

    INCENTIVOS SALARIALES Y PREMIOS POR PRODUCCIÓN

    CONCEPTOS DEL HOMO ECONOMICUS

    CONDICIONES DE TRABAJO

    ESTANDARIZACIÓN

    SUPERVISIÓN FUNCIONAN

    PRINCIPIOS DE LA ADMINISTRACIÓN CIENTÍFICA

    PRINCIPIO DE TAYLOR

    OTROS PRINCIPIOS IMPLICADOS DE LA ADMINISTRACIÓN CIENTÍFICA SEGÚN TAYLOR

    PRINCIPIO CIENCIA DE EMERSON

    PRINCIPIOS BÁSICOS DE FORD

    PRINCIPIOS DE EXCEPCIÓN

    CONCLUSIONES