Enfermedades de los trabajadores

Anatomía humana. Sistema nervioso. Estímulos corporales. Encéfalo. Médula espinal. Funcionamiento y zonas del cerebro. Cerebelo. Bulbo raquídeo. Neuronas

  • Enviado por: Gabo
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 16 páginas
publicidad

El Sistema

Nervioso

Ramo : Salud Ocupacional.

Introducción

En un estudio sistemático de la anatomía y fisiología se describen separadamente los sistemas corporales, pero debe apreciarse que dependen unos de otros. El sistema nervioso recibe estímulos corporales internos y externos, que son analizados e integrados, y se produce la respuesta coordinada apropiada que puede estimular o deprimir la actividad en los tejidos musculares, glandulares u otros.

En otras palabras podemos decir que el Sistema Nervioso no es mas que un conjunto de órganos destinados a dotar el organismo en general de las facultades de sentir, moverse y nutrirse y, especialmente en el hombre, de desempeñar actos psíquicos, es decir, actos intelectuales y afectivos.

Objetivos Generales

Sintetizaremos en palabras simples de comprender, la composición y funcionamiento del sistema nervioso, junto con la implicancia que tiene en el lugar de trabajo.

Objetivos Específicos

Desglosar y explicar las partes de este sistema (nervioso). Además identificaremos las consecuencias que puede tener un trastorno de este sistema y que ponen en riesgo al trabajador.

Desarrollo

Mirada General al Sistema Nervioso:

No cabe duda que el Sistema Nervioso es el “alma” del cuerpo. De una u otra manera, todos los otros sistemas se ven afectados por éste. Las unidades principales son el Encéfalo y Médula Espinal. Es interesante notar que ambos se hayan protegidos por sendos escudos óseos, cráneo y columna vertebral, respectivamente.

Con objeto de que este trabajo tenga fin, voy a hacer solo un resumen del encéfalo y medula espinal (funcionamiento y anatomía).

ANATOMÍA

ENCÉFALO: Con propósito de no caer en inexactitudes, citare textuales ciertos párrafos que definen la anatomía y el funcionamiento de este órgano. El encéfalo comprende:

Cerebro: Es la parte mas grande del Encéfalo y ocupa las fosas craneales anterior y media. Esta dividido por una hendidura profunda, la fisura interhemisférica, en hemisferios cerebrales derecho e izquierdo; cada uno contiene un ventrículo lateral. En la profundidad del encéfalo los hemisferios están conectados por una masa de sustancia blanca (fibras nerviosas) llamada cuerpo calloso. La hoz del cerebro separa los dos hemisferios cerebrales y penetra hasta la profundidad del cuerpo calloso. La parte superficial (periférica) del cerebro está compuesta de neuronas o sustancia gris, formando la corteza cerebral y las capas mas profundas constan de fibras nerviosas o sustancia blanca.

La corteza cerebral muestra muchos dobleces o pliegues de profundidad variable. Las áreas expuestas de los pliegues son las circunvoluciones y éstas están separadas por surcos o fisuras, éstas circunvoluciones aumentan de manera importante la superficie del cerebro.

Con propósitos descriptivos, cada hemisferio cerebral ésta dividido en lóbulos, que toman el nombre de los huesos del cráneo debajo de los cuales se encuentran:

Frontal

Parietal

Temporal

Occipital

Los límites de los lóbulos están marcados por surcos (fisuras) profundos. Éstos son las cisuras de Silvio, de Rolando y parietooccipital.

Cerebelo: Está situado detrás de la protuberancia e inmediatamente por debajo de la parte inferior del cerebro, ocupando la fosa craneal posterior. Es de forma ovoide y tiene dos hemisferios, separados por una banda estrecha media llamada vermis. La sustancia gris forma la superficie del cerebelo, y la sustancia blanca se encuentra en la profundidad.

Bulbo Raquídeo: Se extiende desde la protuberancia por arriba y se continúa por debajo con la medula espinal. Mide cerca de 2,5 cms. de longitud, de forma piramidal con la base hacia arriba y se encuentra dentro del cráneo y justo por arriba del agujero occipital. Sus caras anterior y posterior están marcadas por los surcos medios. La superficie externa esta compuesta de sustancia blanca que va del encéfalo a la médula espinal y la sustancia gris que es central.

MÉDULA ESPINAL: Es la parte alargada y casi cilíndrica del SNC, que se encuentra suspendida en el conducto vertebral, rodeada por las meninges y el líquido cefalorraquídeo. Por arriba se continúa con el bulbo raquídeo y se extiende del borde superior del atlas (primera vértebra) al borde inferior de la primera vértebra lumbar. Mide aprox. 45 cms. de longitud caucásico masculino, y su grosor es de un dedo. Excepto por los nervios craneales, la medula espinal es el tejido nervioso de enlace entre el encéfalo y el resto del cuerpo.

La medula espinal esta dividida de manera incompleta por dos formas iguales, adelante por un surco medio anterior, corto y poco profundo y detrás por una tabique estrecho y profundo, el tabique medio posterior. Un corte transversal de la medula espinal muestra que esta compuesta por sustancia gris en el centro, rodeada por sustancia blanca sostenida por neuroglia.

FUNCIONAMIENTO

Cerebro: Hay tres variedades principales de actividades relacionadas con la corteza cerebral:

  • Actividades mentales relacionadas con la memoria, inteligencia, sentido de responsabilidad, pensamiento, razonamiento, moral y aprendizaje que se atribuyen a los centros superiores.

  • Percepción de sensaciones como dolor temperatura, tacto, vista, audición, gusto, y olfato.

  • Iniciación y control de la contracción muscular voluntaria.

  • Zonas funcionales del Cerebro

    Las zonas principales del cerebro relacionadas con la percepción sensorial y la actividad motora voluntaria son conocidas pero es poco probable que cualesquiera de ellas se relacione exclusivamente con una sola función. Con excepción de las mencionadas especialmente, las distintas zonas son activadas por ambos hemisferios.

    El área prerrolándica (motora) se encuentra en el lóbulo frontal justo delante de la cisura de Rolando. Los cuerpos neuronales son de forma piramidal (células de Beltz) e inician la contracción de los músculos voluntarios. Una fibra nerviosa procedente de una célula de Beltz desciende por la cápsula interna hacia el bulbo raquídeo donde cruza al lado opuesto y luego baja en la medula espinal. En el nivel adecuado en la medula espinal el impulso nervioso cruza una sinapsis para estimular una segunda neurona que finaliza en la placa motora terminal de una fibra muscular. Esto significa que el área motora del hemisferio derecho del cerebro controla el movimiento muscular del lado izquierdo del cuerpo y viceversa. La neurona cuyo cuerpo está en el cerebro es la neurona motora superior y la otra, con su cuerpo en la médula espinal, la neurona motora inferior. La lesión de cualquiera de estas neuronas da como resultado parálisis.

    En la zona motora del cerebro el cuerpo está representado boca abajo, esto es, las células cercanas al vértice controlan los pies y las que están en la parte más inferior controlan la cabeza, el cuello, la cara y los dedos. El tamaño de las regiones de la corteza que representan las diferentes partes del cuerpo es proporcional a la complejidad del movimiento de esa parte.

    El área premotora se encuentra en el lóbulo frontal justo por delante de la motora. Se piensa que las células ejercen control sobre la región motora, asegurando una secuencia ordenada de movimientos. Por ejemplo, al tratar de anudar el zapato, se contraen muchos músculos pero los movimientos deben ser coordinados y efectuados en una secuencia en particular. Cuando se establece dicho modelo de movimiento se describe como una destreza manual.

    En la parte inferior de esta zona justo por arriba de la cisura de Silvio hay un grupo de cuerpos neuronales que se conocen como área motora del lenguaje (de Brocca) que controla los movimientos necesarios para el lenguaje. El hemisferio izquierdo es el dominante en gente diestra y viceversa.

    El área o polo frontal se extiende hacia delante desde la zona premotora hasta incluir el resto del lóbulo frontal. Es una región grande y esta mas desarrollada en los humanos que en otros animales. Se piensa que las comunicaciones entre ella y las otras partes del cerebro son las responsables del comportamiento, carácter y estado emocional de la persona. Ninguna conducta, carácter o calidad intelectual en particular, se ha atribuido, hasta ahora, a la actividad de cualquier grupo celular.

    El área posrolándica (sensitiva) es la que se encuentra detrás de la cisura de Rolando. Aquí se perciben las sensaciones de dolor, temperatura, presión y tacto, conocimiento del movimiento muscular y la posición de las articulaciones. La zona sensitiva del hemisferio derecho recibe los impulsos procedentes del lado izquierdo del cuerpo y viceversa. El tamaño de las regiones que representan las diferentes partes del cuerpo es proporcional a la extensión de la inervación sensitiva, por ejemplo, la gran área para la cara concuerda con la extensa inervación sensitiva por medio de las tres ramas del nervio trigémino (5º par craneal).

    El área parietal se encuentra detrás de la zona posrolándica e incluye la mayor parte del lóbulo parietal del cerebro. Se piensa que sus funciones se relacionan con la obtención y retención del conocimiento preciso de los objetos. Se ha sugerido que estos pueden reconocerse sólo por medio del tacto debido a que se han retenido en esta parte las experiencias pasadas.

    El área sensitiva del lenguaje está situada en la parte inferior del lóbulo parietal y se extiende hacia el lóbulo temporal. Es aquí donde se perciben las palabras habladas. Hay una región dominante en el hemisferio izquierdo si la persona es diestra o viceversa.

    El área auditiva se encuentra justo por arriba de la cisura de Silvio en las capas profundas de la zona sensitiva. Esta es el área en que se perciben como sabor los impulsos de las terminaciones nerviosas especiales en los botones gustativos en la lengua y en el revestimiento de mejillas, paladar y faringe.

    El área visual se encuentra detrás del surco parietooccipital e incluye la mayor parte del lóbulo occipital. Los nervios ópticos (nervios del sentido de la vista) van del ojo a esta región que recibe e interpreta los impulsos como impresiones visuales.

    Cerebelo: El cerebelo tiene que ver con la coordinación de los movimientos voluntarios, la postura y el equilibrio. Sin embargo, sus actividades se llevan a cabo por debajo del nivel de conciencia, esto es, no bajo el control voluntario. El cerebelo controla y coordina los movimientos de varios grupos de músculos, asegurando que las acciones sean suaves, e incluso, precisas. Coordina las actividades relacionadas con la conservación del equilibrio del cuerpo. Las aferencias sensoriales para estas funciones provienen de los músculos y las articulaciones, los ojos y los oídos. Los impulsos propioceptivos de los músculos y las articulaciones indican su posición en relación al cuerpo al cuerpo como un todo y aquellos impulsos procedentes de los ojos y los conductos semicirculares del oído proporcionan información acerca de la posición de la cabeza en el espacio. Los impulsos del cerebelo influyen sobre la contracción de los músculos esqueléticos de tal manera que se conserve el equilibrio y la postura.

    La lesión del cerebelo da como resultado movimientos torpes e incoordinados, marcha tambaleante e incapacidad para efectuar movimientos suaves, constantes y precisos.

    Médula Espinal: Hay dos fuentes principales de sensación transmitidas al encéfalo vía médula espinal.

  • La piel. Las terminaciones nerviosas sensitivas en la piel, llamadas receptores cutáneos, son estimulados por dolor, calor, frío, y tacto. Los impulsos nerviosos pasan por tres neuronas para ir al área sensitiva en el hemisferio cerebral opuesto donde se localiza y percibe la sensación. El cruce al lado opuesto, o decusación, ocurre ya sea al entrar a la médula espinal o en el bulbo raquídeo.

  • Tendones, músculos y articulaciones. Las terminaciones nerviosas sensitivas en estas estructuras, llamadas propioceptores, son estimuladas por el alargamiento. Junto con impulsos procedentes de los ojos y los oídos se relacionan con la conservación del equilibrio y la postura y con la percepción del cuerpo en el espacio. Estos impulsos nerviosos tienen dos destinos:

  • Por medio de un sistema de tres neuronas los impulsos nerviosos alcanzan el área sensitiva del hemisferio cerebral opuesto.

  • Por medio de un sistema de dos neuronas los impulsos alcanzan el hemisferio cerebeloso del mismo lado.

  • Las neuronas que transmiten impulsos que se alejan del encéfalo son motoras (eferentes o descendentes). La estimulación de la neurona motora da por resultado:

  • La contracción de los músculos voluntariamente (estriados o esqueléticos).

  • La contracción del músculo liso (involuntario) y la secreción por las glándulas controladas por los nervios de la parte autónoma del sistema nervioso.

  • AMBITO LABORAL

    El sistema nervioso tiene una implicancia en cada cosa que hacemos. Todos los movimientos que efectuamos diariamente son controlados o impulsados por dicho sistema. Al existir un desequilibrio o mal funcionamiento de éste, las capacidades de acción de cada trabajador se ven en peligro, o simplemente se deterioran y pueden poner en peligro a las personas que los rodean. Tomemos por un momento el caso del stress.

    Esta enfermedad se está haciendo cada vez mas recurrente en el ambiente de trabajo. Al someter al empleado a condiciones apremiantes o con mucha presión, y sumándole a esto la susceptibilidad, junto con la implicancia directa de la enfermedad con el lugar de trabajo, tendremos un cuadro de deterioro nervioso, que tiene un sin número de reacciones posibles. El tener una iluminación adecuada, un buen ambiente, una higiene apropiada y con el control medico periódico, se puede evitar, aminorar o controlar dichos episodios. El examen preocupacional juega un papel fundamental en la prevención de este tipo de casos, ya que si arriesgamos a un trabajador a condiciones laborales que potencien su susceptibilidad a un desequilibrio nervioso, ponemos en jaque la integridad del operario y el proceso productivo que desarrolla.

    Otro ejemplo de esta situación, es el de un trabajador que tenga antecedentes de desbalance químico; el exponerlo a un ambiente de trabajo donde esté presente el mercurio o litio, podrían desencadenar una descompensación bipolar que tendría, no solo repercusiones en la labor que desempeña, sino que en su vida personal. Si el trabajador ya esta expuesto a dichas sustancias, se debe hacer un examen medico periódico (cada tres meses), para evaluar su reacción frente al agente. Si el operario esta expuesto a mercurio los exámenes médicos deben centrarse en especial en la piel, las vías respiratorias, el sistema nervioso central y los riñones; por lo tanto, deben hacerse pruebas de laboratorio, donde se analiza los niveles de mercurio en sangre, orina y pelo. De tal manera, que estos exámenes son de vital importancia como soporte médico, cuando un trabajador presenta signos de pérdida de peso, temblor, cambios de personalidad e insomnio, indicando una posible intoxicación con este agente. En el caso del litio el trabajador será examinado en su sistema nervioso central y riñones, soportándose el estudio con pruebas de laboratorio, donde se determina las concentraciones de litio en sangre y en orina.

    CONCLUSION

    Las enfermedades del sistema nervioso no siempre se presentan con dolores o disminución de movimientos. Se pueden manifestar por la pérdida de memoria, la carencia de atención o simplemente el desánimo o depresión. Como prevencionistas de riesgo no sólo debemos preocuparnos de los acontecimientos que puedan afectar a la empresa o al proceso productivo. Debemos prestar especial énfasis a los factores que desenfocan a nuestros trabajadores de sus labores habituales. No estamos sólo para eliminar los accidentes o minimizar sus consecuencias, sino que debemos velar (en toda la magnitud de la palabra) por el bienestar de quienes trabajan junto a nosotros. El sistema nervioso controla mucho más que impulsos eléctricos o movimientos. Controla actitudes y reacciones, y, en muchos casos, la esencia de la persona. Si descuidamos los factores que afectan o deterioran este sistema, podemos exponer a nuestros trabajadores a mucho mas que un simple accidente.

    RECOMENDACIONES

    - Controlar y evaluar constantemente los factores de exposición a agentes que produzcan daño o deterioro al sistema nervioso.

    - Preocuparnos de las condiciones y la higiene que existe en lugar de trabajo. Que sean agradables y saludables.

    - Crear conciencia desde gerencia hasta el último de los trabajadores de la importancia de controlar los eventos que puedan producir un daño, tangible o intangible, al sistema nervioso.

    BIBLIOGRAFIA

    - “Anatomía y Fisiología en la Salud y la Enfermedad”

    Kathleen J. W. Wilson, Editorial El manual moderno, 1994

    - “Guía de Anatomía Humana”

    Fermín Aramburo. Editorial Fontalba, 1981

    - Diccionario Enciclopédico Ilustrado

    Editorial Occidente, 1989

    FUENTES

    - Jorge A. Fredes Maya, Tecnólogo Médico, Universidad de Antofagasta.

    - Dr. Carlos M. Acevedo Negrete, Endocrinólogo, Universidad de Valparaíso.

    INDICE

    Introducción 2

    Objetivos 3

    Desarrollo del Tema 4

    Conclusión 13

    Recomendaciones 14

    Bibliografía 15

    Índice 16