Enfermedades de los huesos

Artritis. Cáncer de uso. Ciática. Osteoporosis. Escoliosis. Gota. Raquitismo

  • Enviado por: Ramonech
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 19 páginas
publicidad
cursos destacados
Álgebra Lineal
Álgebra Lineal
En este curso se estudian los conceptos básicos sobre Álgebra Lineal. Se explica que es una matriz, los...
Ver más información

Productos Notables & Ejercicios resueltos Nivel 2
Productos Notables & Ejercicios resueltos Nivel 2
Aprende como trabajar con Productos Notables de forma fácil y divertida. En este curso de nivel 2...
Ver más información

publicidad

ENFERMEDADES

DE LOS

HUESOS

Índice

-Artritis

-Cáncer de hueso

-Ciática

-Osteoporosis

-Hernia de disco

-Distrofia muscular

-Enfermedad de Paget en el hueso

-Escoliosis

-Espondilitis anquilosante

-Estenosis espinal

-Gota

-Osteogénesis imperfecta

-Osteonecrosis

-Raquitismo

-Lumbago

-Lesiones y otras enfermedades

¿Qué son las enfermedades de los huesos?

Las enfermedades de los huesos engloban una serie de dolencias que no siempre están asociadas directamente con el hueso, sino con las articulaciones o los músculos. Ya que el sistema muscular y el óseo están estrechamente ligados.

Muchas enfermedades de los huesos están asociadas al deterioro de los años, otras a un sobreuso y/o mal uso, mala alimentación o problemas congénitos.

Síntomas de las enfermedades de los huesos

Estos son variados y algunos son asintomáticos, es decir no presentan síntomas visibles. Por ejemplo la osteoporosis produce una fragilidad en el hueso que lo hace fácilmente fracturable pero quien la padece no siente nada que lo indique hasta que sufre un traumatismo que, aún sin ser muy fuerte, produce una rotura ósea.

En otros casos las enfermedades de los huesos a nivel articular son dolorosas como cuando se permanece en reposo o se está en movimiento y en otros tras estar un rato inactivo. Suelen dificultar el movimiento y empeorar con el frío y la humedad.

Las enfermedades de los huesos asociadas al sistema muscular están producidas generalmente por contracturas crónicas dolorosas y limitantes en el movimiento. En alguna de estas dolencias se producen malformaciones en dedos, extremidades o en la curvatura de la espalda.

Hábitos para huesos sanos:

1) Alimentos saludables para los huesos: El 99 % del calcio que consumimos se almacena en los huesos (los dientes son huesos).
2) Suplementos de calcio: Tome suplementos de calcio fortificado con vitamina D.
3) Tomar 15 minutos de sol por dia: La vitamina D3 o colecalciferol es esencial para la absorcion del calcio y la remodelacion ósea. 15 minutos al sol puede impulsar los niveles de vitamina D.
4) Realizar actividad física diaria:
5) Dejar de fumar y beber con moderaciín: El alcohol reduce la capacidad del cuerpo para convertir la vitamina D, dando lugar a la disminución de la absorción del calcio.
6) Hacerse un chequeo una vez al año con su médico de cabecera o especialista, a partir de los 40 años es aconsejable comenzar el proceso de la prevención, más aun para las mujeres.
7) No automedicarse.

Artritis

La mayoría de los tipos de artritis causan dolor e hinchazón en las articulaciones. Las articulaciones son los lugares donde se unen dos huesos, como el codo o la rodilla. Con el transcurso del tiempo, una articulación hinchada puede lesionarse gravemente. Algunos tipos de artritis también causan problemas en los órganos, como los ojos o la piel.

Osteoartritis

 La osteoartritis es la forma más común de artritis. Causa dolor, inflamación y disminución de los movimientos en las articulaciones. Puede ocurrir en cualquier articulación, pero suele afectarle las manos, las rodillas, las caderas o la columna.

La osteoartritis degrada el cartílago de las articulaciones. El cartílago es el tejido resbaloso que cubre los extremos de los huesos en una articulación. El cartílago sano absorbe los impactos de los movimientos. Cuando se desgasta el cartílago, los huesos se friccionan entre sí. Con el transcurso del tiempo, esta fricción puede dañar la articulación permanentemente. Entre los factores que pueden causar osteoartritis se incluyen:

  • El sobrepeso

  • El envejecimiento

  • Las lesiones en una articulación

Las terapias para el manejo del dolor que causa la osteoartritis y mejorar su funcionamiento incluyen ejercicios, control del peso, reposo, alivio del dolor, terapias alternativas y cirugía.

Artritis infecciosa  

 La mayoría de los tipos de artritis causan dolor e hinchazón en las articulaciones. Las articulaciones son los lugares donde se unen dos huesos, tales como el codo o la rodilla. La artritis infecciosa es una infección en la articulación. La infección proviene de una infección bacteriana, viral o por hongos que se disemina desde otra parte del cuerpo. Además de los síntomas usuales de la artritis, la artritis infecciosa puede causar escalofríos y fiebre.

Un tipo de artritis infecciosa es la artritis reactiva que es la inflamación de una articulación como reacción a una infección en otra parte del cuerpo. Las articulaciones afectadas son generalmente la rodilla, el tobillo o el pie. La infección que causa la artritis reactiva es a menudo en la vejiga, la uretra (tubo de la orina), o para las mujeres, en la vagina. Las bacterias transmitidas sexualmente o las transmitidas por los alimentos pueden causar artritis reactiva.

Para diagnosticar la artritis infecciosa, un médico puede hacer pruebas de sangre, orina y líquido de la articulación. El tratamiento incluye medicamentos y, a veces, cirugía.

Artritis reumatoide

La artritis reumatoide (AR) es una forma de artritis que causa dolor, inflamación, rigidez y pérdida de la función de las articulaciones. Puede afectar cualquier articulación, pero es común en las muñecas y los dedos. Es más frecuente que las mujeres padezcan de la artritis reumatoide que los hombres. Suele comenzar entre los 25 y los 55 años. Usted puede padecer de esta enfermedad durante apenas un corto período o los síntomas pueden aparecer y desaparecer. La forma severa puede durar toda la vida.

La artritis reumatoide es diferente a la osteoartritis, la forma común de artritis a edad avanzada. La AR puede afectar otras partes del cuerpo además de las articulaciones, como son los ojos, la boca y los pulmones. La AR es una enfermedad autoinmune, lo que significa que la artritis es el resultado de un ataque de su sistema inmunológico a sus propios tejidos.

Nadie conoce la causa de la artritis reumatoide. Los genes, el ambiente y las hormonas pueden contribuir. Los tratamientos incluyen medicamentos, cambios en el estilo de vida y cirugía. Pueden disminuir o detener el daño en las articulaciones y reducir el dolor y la inflamación.

Artritis reumatoide juvenil

 La artritis reumatoide juvenil (ARJ) es un tipo de artritis que ocurre entre los niños hasta los 16 años de edad. Provoca inflamación y rigidez en las articulaciones y, algunas veces disminución de la movilidad. Puede afectar cualquier articulación y en algunos casos puede afectar también los órganos internos.

Un signo anticipado de ARJ puede ser cojear por la mañana. Los síntomas pueden aparecer y desaparecer. Algunos niños pueden tener una o dos crisis. Otros tienen síntomas que persisten. La ARJ causa problemas de crecimiento en algunos niños.

Nadie sabe exactamente cuál es la causa de la ARJ. Los científicos saben que se trata de un trastorno autoinmune, lo que significa que el sistema inmunológico, que normalmente ayuda al cuerpo a combatir las infecciones, ataca los tejidos del propio cuerpo. Las medicinas y la fisioterapia pueden ayudar a mantener el movimiento y disminuir la inflamación y el dolor.

Cáncer de hueso

 Es raro que un cáncer empiece su desarrollo en el hueso. Es más común que el cáncer se haya diseminado al hueso desde otras partes del cuerpo.

Existen tres tipos de cáncer óseo:

  • Osteosarcoma: se desarrolla en los huesos en crecimiento, generalmente entre los 10 y los 25 años de edad

  • Condrosarcoma: comienza en el cartílago, por lo general después de los 50 años de edad

  • Sarcoma de Ewing: comienza en el tejido nervioso de la médula ósea de las personas jóvenes, con frecuencia después de un tratamiento por otra afección con radiación o quimioterapia

El síntoma más común del cáncer de hueso es el dolor. Otros síntomas pueden variar dependiendo de la localización y el tamaño del cáncer. La cirugía suele ser el tratamiento principal. Otros tratamientos pueden incluir la amputación, quimioterapia y radiación.

Ciática

 La ciática es síntoma de algún problema del nervio ciático, un nervio grande que corre por la parte baja de la espalda y por detrás de cada pierna. Controla los músculos de la parte posterior de la rodilla y de la parte inferior de la pierna y contempla las sensaciones en la parte posterior del muslo, parte de la pierna y la planta del pie. Cuando se tiene ciática, se siente dolor, debilidad, entumecimiento u hormigueo. Puede empezar en la parte baja de la espalda y extenderse hacia las piernas, las pantorrillas, los pies e inclusive los dedos de los pies. Suele afectar un sólo lado del cuerpo.

La ciática puede deberse a la ruptura de discos intervertebrales, con estrechamiento del canal medular que ejerce presión sobre el nervio, llamado estenosis medular o a una lesión como una fractura pélvica. En muchos casos, no se encuentra una causa.

Algunas veces, la ciática desaparece espontáneamente. Cuando es necesario, el tratamiento dependerá de la causa del problema. Puede incluir ejercicios, medicinas y cirugía.

Osteoporosis

 La osteoporosis debilita los huesos y aumenta la posibilidad de fracturas. Cualquier persona puede padecer osteoporosis, pero es más común entre mujeres de edad avanzada. Casi la mitad de todas las mujeres y una cuarta parte de los hombres mayores de 50 años se fracturará un hueso debido a la osteoporosis.

Entre los factores de riesgo se incluyen:

  • El envejecimiento

  • Ser de talla pequeña y delgada

  • Antecedentes familiares de osteoporosis

  • Tomar ciertos medicamentos

  • Ser mujer de raza blanca o asiática

  • Tener osteopenia, que significa, pérdida de densidad ósea

La osteoporosis es una enfermedad silenciosa, puede que hasta que el paciente no tenga una fractura no sepa que la tiene. Un examen de densidad mineral ósea es la mejor manera de controlar la salud de sus huesos. Para mantener huesos resistentes, de consumirse una dieta rica en calcio y vitamina D, practicar ejercicios y no fumar. También pueden servir de ayuda algunos medicamentos.

Hernia de disco

 La columna vertebral está formada por 26 huesos llamados vértebras. Entre éstas hay discos blandos rellenos de una sustancia gelatinosa. Estos discos amortiguan a las vértebras y las mantienen en su lugar. Una hernia de disco es un disco que se desplaza fuera de su lugar o se rompe. Si ejerce presión sobre un nervio, puede causar dolor de espalda o ciática.

Los síntomas incluyen:

  • Dolor de espalda que se extiende hacia las nalgas y las piernas, cuando el disco herniado se encuentra en la parte baja de la espalda

  • Dolor en el cuello que se extiende hacia los hombros y la parte superior de los brazos, cuando la hernia se encuentra en la parte superior de la espalda

  • Hormigueo o entumecimiento

  • Espasmos musculares o debilidad

Con tratamiento, la mayoría de las personas se recuperan. La recuperación puede tomar mucho tiempo. Los tratamientos incluyen reposo, analgésicos y antiinflamatorios, fisioterapia y, algunas veces, cirugía. Perder peso también puede ayudar.

Distrofia muscular

 La distrofia muscular (DM) se refiere a un grupo de más de 30 enfermedades hereditarias que causan debilidad muscular y pérdida de la masa muscular. Algunas formas de DM aparecen en la infancia o la niñez, aunque otras no aparecen hasta que se alcanza la mediana edad o más. Las distintas distrofias musculares varían en cuanto a quienes afectan y a los síntomas. Todas las formas de DM empeoran a medida que los músculos se debilitan. La mayoría de las personas con DM tarde o temprano pierden la capacidad de caminar.

No existe una cura para la distrofia muscular. Los tratamientos incluyen fisioterapia y terapia del habla, dispositivos ortopédicos, cirugía y medicamentos. Algunas personas con distrofia muscular tienen casos leves que empeoran lentamente. Otros casos son discapacitantes y severos.

Enfermedad de Paget en el hueso

La enfermedad de Paget en el hueso hace que sus huesos crezcan más grandes y más frágiles de lo normal. También pueden fracturarse fácilmente. La enfermedad también puede conducir a otros problemas de salud, tales como artritis y pérdida de audición. Puede tener enfermedad de Paget en cualquier hueso, pero es más común en la columna, la pelvis, el cráneo y las piernas. La enfermedad puede afectar uno o varios huesos, pero no todo el esqueleto. La enfermedad es más frecuente entre los hombres que entre las mujeres. Es más común en las personas mayores.

Muchas personas no saben que tienen la enfermedad de Paget porque los síntomas son leves. En otros casos, los síntomas pueden incluir:

  • Dolor

  • Huesos que aumentan de tamaño

  • Huesos fracturados

  • Daño del cartílago en las articulaciones

No se conoce la causa de la enfermedad de Paget. En algunos casos, el responsable puede ser un virus. Tiene una tendencia familiar. La enfermedad de Paget se puede tratar con medicinas y, algunas veces, cirugía. Una buena dieta y ejercicio también puede ser de ayuda.

Escoliosis

 La escoliosis causa una curvatura hacia los lados de la columna vertebral o espina dorsal. Las curvas suelen tener forma de S o de C. La escoliosis es más común al final de la niñez y el inicio de la adolescencia, que es cuando el crecimiento es más rápido. Las niñas tienen más tendencia a presentarla que los varones. Suele ser hereditaria. Los síntomas incluyen inclinación hacia un lado e inclusive tener hombros y caderas desiguales.

Algunas veces, la curvatura es temporal. Puede deberse a espasmos musculares, inflamación o a la diferencia de longitud entre ambas piernas. Un defecto congénito, un tumor u otra enfermedad podrían hacer que aparezca una curvatura que no sea temporal. Las personas con escoliosis leve pueden necesitar solamente exámenes médicos para ver si la curva empeora o no. Otros, pueden necesitar del uso de aparatos ortopédicos o una cirugía.

Espondilitis anquilosante

 La espondilitis anquilosante es un tipo de artritis de la columna vertebral. Provoca hinchazón entre las vértebras, que son los discos que forman la columna vertebral, y las articulaciones entre la columna y la pelvis. La espondilitis anquilosante es una enfermedad autoinmune. Eso significa que su sistema inmunológico, que normalmente protege el organismo de las infecciones, ataca los tejidos de su propio cuerpo. La enfermedad es más común y más grave entre los hombres. Suele ser hereditaria.

Los síntomas prematuros incluyen dolor y rigidez en la espalda. Estos problemas suelen empezar justo después de la adolescencia o al inicio de la vida adulta. Con el tiempo, la espondilitis anquilosante puede fusionar sus vértebras y limitar los movimientos. Los síntomas pueden empeorar, mejorar o desaparecer. La enfermedad no tiene cura, pero las medicinas pueden aliviar el dolor, el edema (hinchazón) u otros síntomas. El ejercicio también puede ayudar.

Estenosis espinal

 La columna protege la médula espinal y le permite mantenerse de pie e inclinarse. La estenosis espinal causa un estrechamiento en la columna. Este estrechamiento puede ocurrir en el centro de la columna, en los canales que se derivan de ella y/o entre las vértebras o huesos de la columna. El estrechamiento ejerce presión sobre los nervios y la médula espinal y provoca dolor.

La estenosis espinal ocurre principalmente en personas mayores de 50 años. Las personas más jóvenes con un traumatismo de columna o un canal vertebral estrecho también corren un mayor riesgo. Las enfermedades como la artritis y la escoliosis también pueden causar estenosis espinal. Los síntomas pueden aparecer gradualmente o no presentarse. Estos incluyen dolor en el cuello o la espalda, entumecimiento, debilidad o dolor en los brazos o las piernas y problemas en los pies. El tratamiento incluye medicamentos, fisioterapia, aparatos ortopédicos y cirugía.

Gota

 La gota es una forma común y dolorosa de artritis. Produce hinchazón, enrojecimiento, calor y rigidez en las articulaciones. La gota ocurre cuando se acumula ácido úrico en la sangre. Esto sucede si el cuerpo produce demasiado ácido o éste no se elimina adecuadamente, o si se consumen demasiados alimentos con purinas, tales como hígado y legumbres secas. La pseudología tiene síntomas parecidos y a veces se confunde con la gota. Sin embargo, es causada por fosfato de calcio y no por ácido úrico.

Con frecuencia, la gota ataca primero el dedo gordo del pie. También puede atacar los tobillos, los talones, las rodillas, las muñecas, los dedos y los codos.

Una persona tiene más posibilidades de tener gota si:

  • Es de sexo masculino

  • Tiene antecedentes familiares de gota

  • Consume alcohol

Al comienzo, las crisis de gota suelen mejorar en algunos días. Finalmente, se hacen más duraderas y ocurren con mayor frecuencia. La acumulación de ácido úrico puede conducir a cálculos renales. En caso de no tratarse, la gota puede resultar en daños permanentes en las articulaciones y los riñones. Es posible tratar la enfermedad con medicinas.

Osteogénesis imperfecta

 La osteogénesis imperfecta (OI) es un trastorno genético en el cual los huesos se fracturan con facilidad. Algunas veces, los huesos se fracturan sin un motivo aparente. La OI también puede causar músculos débiles, dientes quebradizos, una columna desviada y pérdida del sentido del oído. La causa es un defecto genético que afecta la producción de colágeno, una proteína que ayuda a conservar huesos resistentes. Generalmente, el gen defectuoso se hereda de uno de los padres. Algunas veces, se debe a una mutación, un cambio genético aleatorio.

La OI puede variar desde leve hasta severa y los síntomas varían de una persona a otra. Un individuo puede tener apenas algunas fracturas o alcanzar varios cientos de fracturas en toda la vida. No existe una cura, pero los síntomas pueden controlarse. Los tratamientos incluyen ejercicio, analgésicos, fisioterapia, sillas de ruedas, aparatos dentales y cirugía.

Osteonecrosis

 La osteonecrosis ocurre cuando los huesos pierden el suministro de sangre. Los huesos mueren y tarde o temprano se colapsan, provocando dolor y artritis. Se puede tener osteonecrosis en uno o varios huesos. Es más común en la parte superior de la pierna. Otros sitios comunes son el brazo, las rodillas, los hombros y los tobillos. La enfermedad puede afectar a hombres y mujeres de cualquier edad, pero suele atacar a personas entre los treinta y los cincuenta años.

En el comienzo de la enfermedad, es posible que no haya síntomas. Posteriormente, es probable que el dolor articular se haga más severo a medida que la enfermedad empeora.

Nadie conoce con seguridad la causa de la enfermedad. Entre los factores de riesgo se incluyen:

  • Tratamiento con esteroides a largo plazo

  • Abuso del alcohol

  • Lesiones articulares

  • Presencia de ciertas enfermedades, como artritis y cáncer

Los tratamientos incluyen medicinas, uso de muletas, limitación de actividades que ponen peso en las articulaciones afectadas, estimulación eléctrica y cirugía.

Raquitismo

 El raquitismo causa huesos blandos y débiles en los niños. Suele ocurrir cuando no reciben suficiente vitamina D, que ayuda a los huesos en crecimiento a absorber nutrientes importantes. La vitamina D proviene de los rayos solares y de los alimentos. La piel produce vitamina D en respuesta a los rayos solares. Algunos alimentos también contienen vitamina D, inclusive los productos lácteos, los cereales fortificados y algunos tipos de pescado. Además del raquitismo debido a la alimentación, los niños pueden tener una forma hereditaria de la enfermedad.

Lumbago

El dolor de espalda es una de las dolencias más comunes. Casi toda persona tendrá dolor de espalda en algún momento en su vida. La mayoría de las veces, la causa exacta del dolor no se puede encontrar.

Algunos de los síntomas son:

  • Sensación de hormigueo o ardor

  • Dolor sordo

  • Dolor agudo

  • Debilidad en piernas o pies

El lumbago puede variar ampliamente. El dolor puede ser leve o puede ser tan intenso que usted sea incapaz de moverse.

Dependiendo de la causa de su dolor de espalda, también puede tener dolor en la pierna, la cadera o la planta del pie.

Lesiones y enfermedades del brazo

De los 206 huesos en el cuerpo, 3 se encuentran en el brazo: el húmero, el cúbito y el radio. Los brazos también están formados por músculos, articulaciones, tendones y otros tejidos conectivos. Pueden ocurrir lesiones en cualquiera de estas partes del brazo al practicar algún deporte, en caso de una caída o un accidente.

Los tipos de lesiones en el brazo incluyen:

  • Tendinitis y bursitis

  • Torceduras

  • Dislocaciones

  • Fracturas óseas

Algunos problemas nerviosos, la artritis o un cáncer pueden afectar todo el brazo y causar dolor, espasmos, hinchazón y dificultad en el movimiento. También puede haber problemas o lesiones en partes específicas del brazo, tales como la mano, la muñeca, el codo o el hombro.

Lesiones y enfermedades de la cadera

La cadera es la articulación donde se une el hueso del muslo con el de la pelvis. Las caderas son articulaciones en rótula y se conocen como articulaciones de bola y cavidad porque la extremidad superior en forma de bola del hueso del muslo (fémur) se mueve dentro de una cavidad situada en la pelvis. Las caderas son muy estables. Cuando están sanas, hace falta mucha fuerza para lastimarlas. Sin embargo, algunas veces los deportes, correr, el uso excesivo o las caídas pueden conducir a lesiones en las caderas. Estas lesiones incluyen:

  • Distensiones

  • Bursitis

  • Dislocaciones

  • Fracturas

Algunas enfermedades también pueden conducir a lesiones o problemas con las caderas. La osteoartritis puede causar dolor y limitar los movimientos. La osteoporosis de la cadera causa que se debiliten los huesos y se rompan fácilmente. Ambos cuadros son comunes en personas de edad avanzada.

El tratamiento de los problemas de las caderas puede incluir reposo, medicinas, fisioterapia o cirugía, incluyendo reemplazo de cadera.

Lesiones y enfermedades del codo

La articulación del codo se compone del hueso, cartílago, ligamentos y líquidos. Los músculos y los tendones ayudan a que el codo se mueva en su articulación. Cuando alguna de estas estructuras se lastima o se enferma, surgen los problemas en el codo.

Hay muchas cosas que pueden ocasionar dolor en el codo. Una causa común es la tendinitis, una inflamación o lesión de los tendones que unen los músculos al hueso. La tendinitis del codo es una lesión deportiva, con frecuencia por jugar tenis o golf. También puede ocurrir una tendinitis por usar excesivamente el codo.

Otras causas de dolor en el codo incluyen distensiones, torceduras, fracturas, dislocaciones, bursitis y artritis. El tratamiento dependerá de la causa.

Lesiones y enfermedades del cuello

Las distensiones musculares o la tensión suele causar dolor en el cuello. El problema suele ser el exceso de uso, como ocurre al sentarse durante demasiado tiempo frente a una computadora. Algunas veces, los músculos del cuello pueden torcerse por dormir en posiciones incómodas o por excederse en el ejercicio. Las caídas o los accidentes, incluyendo los accidentes automovilísticos, son otra causa común de dolor en el cuello. El latigazo cervical, una lesión de los tejidos blandos del cuello, también se denomina distensión o torcedura del cuello.

El tratamiento depende de la causa, pero puede incluir aplicarse hielo, consumir analgésicos, fisioterapia o usar un collarín cervical. Raras veces se requiere cirugía.

Enfermedades del cartílago

El cartílago es el tejido firme, pero flexible, que cubre los extremos de los huesos en una articulación. También da forma y apoyo a otras partes del cuerpo, tales como a las orejas, la nariz y la tráquea. El cartílago sano ayuda a moverse al permitir que los huesos se deslicen por encima de los otros. También protege a los huesos impidiendo que se froten entre sí.

El cartílago lesionado, inflamado o dañado puede causar síntomas como dolor y limitación del movimiento. También puede conducir a daños articulares y deformidad. Entre las causas de problemas en los cartílagos se encuentran:

  • Rupturas y lesiones, como en las lesiones causadas por los deportes

  • Factores genéticos

  • Otras enfermedades, tales como algunos tipos de artritis

La osteoartritis resulta de la degradación del cartílago.

Enfermedades de la columna vertebral

La columna vertebral está formada por 26 huesos llamados vértebras. Las vértebras protegen la médula espinal y le permiten mantenerse de pie e inclinarse. Hay varios problemas que pueden alterar la estructura de la columna o lesionarle las vértebras y el tejido que las rodea. Entre ellos:

  • Infecciones

  • Traumatismos

  • Tumores

  • Enfermedades, tales como la espondilitis anquilosante y la escoliosis

  • Cambios óseos que ocurren con la edad, tales como estenosis espinal y hernias de disco

Con frecuencia, las enfermedades de la columna provocan dolor cuando los cambios óseos presionan la médula o los nervios. También pueden limitar el movimiento. El tratamiento varía según la enfermedad, pero algunas veces incluyen aparatos ortopédicos para la espalda y cirugía.

Lesiones y enfermedades de los dedos

 Usted utiliza sus dedos y pulgares para hacer de todo, desde tomar objetos y tocar instrumentos hasta escribir en la computadora. Cuando no funcionan bien, puede hacerle la vida difícil. Los problemas más comunes incluyen:

  • Lesiones que producen fracturas ruptura de ligamentos y luxaciones

  • Osteoartritis: desgaste que también puede causar deformidad

  • Tendinitis: irritación de los tendones

  • Contractura de Dupuytren: una afección hereditaria que produce un engrosamiento del tejido por debajo de la piel de su mano, lo que causa contractura y curvatura en sus dedos

  • Dedo en gatillo: una irritación del revestimiento de los tendones flexores, lo que a veces causa que el tendón se flexione en forma de gatillo

Lesiones y enfermedades de los dedos del pie

Catorce de los 26 huesos en los pies están en los dedos. Los dedos de los pies, especialmente el dedo gordo, lo ayudan a moverse y a mantener el equilibrio. Practicar deportes, correr y recibir golpes en los pies puede lesionar los dedos. El uso de zapatos demasiado holgados o demasiado ajustados también puede causar problemas en los dedos del pie. Algunas enfermedades, como la artritis severa, pueden causar problemas y dolor en los dedos. Con frecuencia, la gota causa dolor en el dedo gordo.

El tratamiento de las lesiones y los trastornos puede variar. Puede incluir aparatos que se insertan en el calzado o zapatos especiales, plantillas, esparadrapos, medicinas, reposo y, en casos severos, cirugía.

Lesiones y enfermedades del hombro

La articulación del hombro está compuesta de tres huesos: la clavícula, los omóplatos y el húmero. Los hombros son las articulaciones con más movilidad en el cuerpo. También pueden ser inestables debido a que la cabeza del hueso del brazo es mayor que la cavidad que la aloja. Para permanecer en una posición estable o normal, hay músculos, tendones y ligamentos que mantienen el hombro inmovilizado. Como el hombro puede ser inestable, en él ocurren muchos problemas comunes. Entre ellos, torceduras, distensiones, dislocaciones, separaciones, tendinitis, bursitis, ruptura del manguito rotador, hombro congelado, fracturas y artritis.

Generalmente, los problemas del hombro se tratan con RICE. Estas son las siglas en inglés para reposo, hielo, compresión y elevación. Otros tratamientos incluyen ejercicios, analgésicos y antiinflamatorios y cirugía, cuando los otros tratamientos no surten efecto.

Infecciones de los huesos

 Como otras partes del cuerpo, los huesos pueden infectarse. Las infecciones son generalmente causadas por bacterias (bacterianas) pero también pueden ser causadas por hongos. Pueden extenderse al hueso desde la piel cercana, los músculos de alrededor o a través del torrente sanguíneo. Las personas con mayor riesgo de infecciones óseas son las que padecen de diabetes, mala circulación o una lesión reciente en el hueso. También las personas que son tratadas con hemodiálisis.

Los síntomas de una infección en un hueso incluyen

  • Dolor en el área infectada

  • Escalofríos y fiebre

  • Hinchazón, calor y enrojecimiento del área infectada

Un examen de sangre o un diagnóstico por imágenes (como rayos X) pueden develar una infección en un hueso. El tratamiento incluye antibióticos y muchas veces, cirugía.

Lesiones y enfermedades de la pierna

Las piernas están formadas por huesos, vasos sanguíneos, músculos y otros tejidos conectivos. Son importantes para moverse y como soporte del cuerpo. La práctica deportiva, correr, las caídas o los accidentes pueden lesionar sus piernas. Las lesiones más comunes incluyen torceduras y distensiones, dislocaciones y fracturas.

Estas lesiones pueden afectar toda la pierna o solamente el pie, el tobillo, la rodilla o la cadera. Algunas enfermedades también causan problemas en las piernas. Por ejemplo, la osteoartritis de la rodilla, común en personas mayores, puede causar dolor y limitarles sus movimientos. Los problemas en las venas de las piernas pueden causar várices o trombosis venosa profunda.

Lesiones y enfermedades de la mandíbula

Su mandíbula es un conjunto de huesos que sostiene sus dientes. Consiste en dos partes principales. La parte de arriba es el maxilar superior. Esta parte no se mueve. La parte inferior es movible y se llama mandíbula o maxilar inferior. Usted la mueve cuando habla o mastica. Las dos partes se juntan en su mentón. La articulación donde la mandíbula se encuentra con su cráneo es la articulación temporomandibular.

El tratamiento de los problemas de la mandíbula depende de la causa.

Lesiones y enfermedades de la rodilla

La articulación de la rodilla se compone de hueso, cartílago, ligamentos y líquidos. Los músculos y los tendones ayudan a que la rodilla se mueva en su articulación. Cuando alguna de estas estructuras se lastima o se enferma, surgen los problemas con la rodilla. Los problemas con la rodilla pueden provocar dolor y dificultades para caminar.

La artritis es la enfermedad más común que afecta los huesos de las rodillas. El cartílago de la rodilla se desgasta gradualmente y provoca dolor e inflamación. Las lesiones en los ligamentos y tendones también causan problemas con la rodilla. Una lesión común se produce en el ligamento cruzado anterior (LCA). Estas lesiones frecuentemente suelen ocurrir por un movimiento de torsión repentino. Las lesiones del LCA y otras son lesiones deportivas comunes.

El tratamiento de los problemas con la rodilla depende de la causa. En algunos casos, el médico puede recomendar un reemplazo de rodilla.

Lesiones y enfermedades de la muñeca

La muñeca está formada por ocho huesos pequeños conocidos como carpianos. Éstos forman un conducto que corre a través de su muñeca. Ese conducto, llamado túnel del carpo, contiene tendones y un nervio en el interior. Está cubierto por un ligamento, que lo sostiene en su lugar.

El dolor en la muñeca es común. Los movimientos repetidos pueden lesionar la muñeca. El dolor en la muñeca con hematomas e inflamación puede ser signo de un traumatismo. Los signos de una posible fractura incluyen tanto la deformación de la articulación, como la incapacidad para mover la muñeca. Algunas fracturas de la muñeca son a consecuencia de la osteoporosis.

Otras causas comunes de dolor son:

  • Torceduras y distensiones

  • Tendinitis

  • Artritis

  • Gota y pseudogota

Lesiones y enfermedades de la mano

Los problemas en las manos incluyen:

  • Síndrome del túnel carpiano: compresión de un nervio en su paso a través de la muñeca que provoca entumecimiento frecuente de los dedos

  • Lesiones que resultan en fracturas, ruptura de ligamentos y dislocaciones

  • Osteoartritis: artritis por desgaste, que también puede causar deformidad

  • Tendinitis: irritación de los tendones

  • Lesiones y enfermedades de los dedos

Lesiones y enfermedades del tobillo

El hueso del tobillo (astrágalo) y el extremo inferior de los dos huesos de la pierna forman la articulación del tobillo. Los ligamentos, que conectan los huesos entre sí, estabilizan y dan soporte a la articulación. Los músculos y tendones lo mueven.

Los problemas más comunes de tobillo son las torceduras y las fracturas. Una torcedura es una lesión en los ligamentos. Puede tomar entre unas semanas y varios meses para que una lesión de tobillo sane completamente. Una fractura es una ruptura de un hueso. También pueden ocurrir lesiones en otras partes del tobillo como los tendones, que unen los músculos al hueso, y los cartílagos, que amortiguan los roces e impactos de las articulaciones. Las torceduras y las fracturas de tobillo son lesiones deportivas comunes.

Dislocaciones

Las dislocaciones son lesiones en las articulaciones que fuerzan los extremos de los huesos y los sacan de su posición. La causa suele ser una caída o un golpe, algunas veces como consecuencia de practicar un deporte de contacto. Cuando ocurre una dislocación, no es posible mover la articulación. Pueden producirse dislocaciones en los tobillos, las rodillas, los hombros y los codos. También pueden dislocarse las articulaciones de los dedos de las manos y los pies. Las articulaciones dislocadas suelen hincharse, presentar dolor y encontrarse visiblemente fuera de lugar.

El tratamiento dependerá de la articulación afectada y de la gravedad de la lesión. Puede incluir maniobras para reposicionar los huesos, medicinas, una férula o un cabrestillo y rehabilitación. Cuando se reposiciona correctamente, la articulación funcionará y se moverá normalmente en unas semanas. Una vez que ocurre una dislocación en el hombro o rótula, hay más probabilidades de que vuelva a dislocarse. Utilizar ropas protectoras durante la práctica deportiva puede ayudar a prevenir las dislocaciones.