Enfermedades asociadas al oído interno

Estímulo. Respuesta. Enfermedad de Ménière. Otosclerosis. Prevención

  • Enviado por: Feña León
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 6 páginas
publicidad

ENFERMEDADES ASOCIADAS AL OÍDO INTERNO

INTRODUCCIÓN

Todo estímulo en un organismo en buen funcionamiento tiene una respuesta. Los órganos sensoriales reciben el estímulo. Luego de transformaciones de este estímulo, se convierte en un mensaje que es enviado al centro nervioso correspondiente para después elaborar una respuesta. Los órganos sensoriales son los ojos, el aparato respiratorio, la lengua, la piel y el oído. Este último se encarga de captar las vibraciones del aire para ser interpretadas. El oído se divide en 3 partes: oído externo, oído medio y oído interno. El oído externo está compuesto por el pabellón auditivo y el conducto auditivo externo, el oído medio incluye el tímpano y los huesillos martillo, el yunque y el estribo. Por último, el oído interno se compone de los conductos semicirculares, el vestíbulo y la cóclea. Como todo nuestro organismo, el oído es propenso a enfermedades y cada parte del oído sufre diferentes problemas. A continuación estudiaremos el síndrome de Ménière y la otosclerosis.

DESARROLLO

1.- La enfermedad de Ménière es una enfermedad del oído interno que provoca algunos síntomas como vértigo o mareos, zumbidos en el oído, dificultades en la capacidad de escuchar y sensación de presión o dolor en el oído afectado. Por lo general, el trastorno sólo afecta un oído y es una causa común de la pérdida total de audición. El nombre se debe al médico francés Prosper Ménière quien fue el primero en describir el síndrome en 1861.

Su causa es desconocida, pero parece estar involucrado el sistema endolinfático del oído interno, que es responsable del sentido del equilibrio. Consiste en una dilatación del canal endolinfático coclear por un aumento del volumen de la endolinfa. La causa de este aumento de la presión endolinfática esta relacionada con el bloqueo del acueducto de la cóclea, que drena el exceso de endolinfa del laberinto membranoso. El bloqueo de este conducto determina que aumente la presión endolinfática y provoque esta distensión en el laberinto por donde circula la endolinfa. Estos síntomas también pueden ser causados por una infección en el oído, un trauma cerebral o infecciones persistentes del tracto superior respiratorio. El abuso de aspirina, que puede producir ototoxicidad, parece estar también involucrado en la aparición de la enfermedad, especialmente en niños. Los síntomas pueden incrementarse por el abuso de cafeína o incluso sal.

Esta enfermedad se diagnostica por descarte de otras causas de vértigo. Se requiere examen neurológico completo, una audiometría, una resonancia para excluir causas de tipo tumoral, como neurinoma del acústico.

No existe una cura para esta enfermedad. Sin embargo, la terapia médica y terapia de comportamiento a menudo son efectivas en el control de los síntomas. Lamentablemente, todas las operaciones del oído implican un riesgo de pérdida auditiva.

El tratamiento quirúrgico que se realiza con mayor frecuencia es la inserción de un minúsculo tubo de silicón en el oído interno y que sirve para drenar el exceso de líquido.

2.- La otosclerosis es un crecimiento óseo anormal en el oído medio que causa la pérdida de la audición, es un trastorno hereditario. En esta afección, se presenta crecimiento de hueso esponjoso en el oído medio, lo cual impide la vibración del oído en respuesta a las ondas sonoras, que es lo que tiene que suceder para que la persona escuche. Esta falta de vibración lleva a la pérdida de la audición que sigue empeorando con el tiempo.

El síntoma principal es la pérdida de la audición lenta y que sigue empeorando la audición puede ser mejor en ambientes ruidosos que en lugares silenciosos.

Una prueba de audición (llamada audiometría o audiología) puede determinar el grado de la pérdida auditiva.

Como tratamiento están los medicamentos como el fluoruro oral, el calcio o la vitamina D pueden ayudar a controlar la pérdida auditiva. Se puede utilizar un audífono para tratar la pérdida de audición, la cirugía para extirpar parte del oído (estribo) y reemplazarlo con una prótesis puede curar la afección. El reemplazo total del estribo se denomina estapedectomía. Algunas veces, se utiliza un rayo láser para hacer un orificio en el estribo con el fin de permitir la colocación de la prótesis, lo cual se denomina estapedotomía.

CONCLUSIÓN

Podemos concluir que si no tratamos el oído interno con cuidado, se pueden desatar distintas enfermedades, como las analizadas previamente: la enfermedad de Ménière y la otosclerosis. Para prevenirlas, debemos estar en constante chequeo, sobre todo para la enfermedad de Ménière que se deduce por descarte de otras enfermedades. Si queremos evitar la enfermedad de Ménière, es un poco complicado ya que no se tiene muy claro su causa pero para evitar algunos síntomas debemos controlar el abuso de algunos elementos. En el caso de la otosclerosis, se puede tratar después de ya diagnosticada la enfermedad.

BIBLIOGRAFÍA

http://es.wikipedia.org/wiki/O%C3%ADdo#O.C3.ADdo_interno

http://html.rincondelvago.com/oido_enfermedades-y-tratamientos.html

http://aparatoauditivo.blogspot.com/2007/08/enfermedades-del-odo-interno.html

http://sisbib.unmsm.edu.pe/bibvirtual/libros/medicina/cirugia/tomo_v/vert_y_transt.htm

http://lasaludylamedicina.blogspot.com/2007/12/la-ostosclerosis.html