Enfermedad reumática

Medicina. Reumatismo. Síntomas. Reuma. Dolencias. Tratamiento. Causas

  • Enviado por: El Moro®
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 3 páginas

publicidad
cursos destacados
Razonamiento Lógico y Matemático para ingresar a la U
Razonamiento Lógico y Matemático para ingresar a la U
Si necesitas una ayuda extra para entrar a la Universidad entonces tienes que estudiar el curso de "Razonamiento...
Ver más información

Ejercicios resueltos de Álgebra Elemental
Ejercicios resueltos de Álgebra Elemental
Serie de ejercicios resueltos de Álgebra elemental Este curso va ligado al curso actual de álgebra...
Ver más información

publicidad

ENFERMEDAD REUMÁTICA

El término reumatismo se emplea para describir el dolor y la rigidez de las articulaciones u otras estructuras musculares y óseas. No se trata de una enfermedad específica, sino de un conjunto de síntomas, causados por otras dolencias, como son la artritis o la fibrosis uso genérico de los términos "reuma" o "reumatismo" se refiere a distintos procesos inflamatorios de las articulaciones y de los elementos constituyentes de éstas, así como de los músculos y de los huesos, que se presentan con dolor, limitación del funcionamiento normal e incluso deformación de las estructuras de una o varias partes del sistema músculo esquelético. 

Otros síntomas, reconocidos por aquellas personas que padecen reumatismo, suelen ser la inflamación, la hipersensibilidad y la rigidez de la parte afectada. 

Todas estas manifestaciones indican poco sobre el trastorno subyacente, puesto que resultan muy comunes en una amplia gama de enfermedades que implican las articulaciones y sus estructuras adyacentes, los huesos y los músculos. 

Existen dos tipos de reumatismo, clasificación de acuerdo con el lugar donde se presentan; el articular y el no articular. El reumatismo articular se localiza dentro de la propia articulación, afectando el cartílago o la membrana sinovial. Si el reumatismo es del tipo no articular, está causado por la inflamación de las estructuras periarticulares, como los tendones y los músculos.

CAUSAS 

Cada vez que una persona se mueve utiliza una o más articulaciones, y advierte casi de inmediato si existen problemas en alguna de ellas, sea por sentir dolor o presentar incapacidad o dificultad para realizar algún movimiento. 

Todas las articulaciones están unidas por bandas fibrosas llamadas ligamentos, que rodean la cápsula fibrosa de la articulación y la cápsula sinovial, una membrana delgada que produce de continuo pequeñas cantidades de líquido para lubricar la articulación. 

En el lugar en que los extremos de los huesos están en contacto, sus superficies se hallan recubiertas por una sustancia fuerte y fina denominada cartílago articular. 

Durante la vejez son muy frecuentes las dolencias articulares y existe una relación entre el tipo de uso que se ha dado a cada articulación, en cada etapa de la vida, y la tendencia a contraer reumatismo, aunque no se ha podido demostrar todavía el modo en que influye. 

El reumatismo puede aparecer durante el curso de muchas enfermedades, conocidas como enfermedades reumáticas. Por ejemplo, la osteartritis, la artritis reumatoide, la artritis juvenil y la espondilitis anquilosante dan origen a formas articulares de reumatismo. El reumatismo no articular puede ser causado por la bursitis y por la fibrositis, que es una inflamación del tejido fibroso de los músculos. Otras dolencias, como la gota y el lupus eritematoso también pueden causar dolores reumáticos. 

DOLENCIAS CAUSANTES DEL REUMA 

Osteoartritis 

Se produce como resultado del desgate de las articulaciones, cosa que ocurre, en muchos csos, entre los deportistas y las personas que han usado en exceso algunas de sus articulaciones. Se suele manifestar durante la vejez, ya que se trata de una consecuencia natural del proceso de envejecimiento, y afecta sobre todo las articulaciones de los huesos que soportan peso, como las caderas, las rodillas o la columna vertebral. 

Artritis reumatoidea 

En el proceso que origina esta dolencia se produce una inflamación de la membrana sinovial de alguna articulación, que se extiende alrededor de ella, llegando incluso a los huesos. Las articulaciones más afectadas son las de las manos y de los pies, aunque también puede presentarse en las muñecas, las rodillas, los tobillos o el cuello, entre otras articulaciones. Se trata de una enfermedad permanente, cuyos síntomas pueden aliviarse mediante la fisioterapia, alternando el reposo con la práctica de ejercicio, de una forma moderada y regular. 

Artritis juvenil 

También llamada enfermedad de Still, se trata de un tipo de artritis reumatoidea de muy rara aparición, que afecta las articulaciones de los niños menores de 16 años de edad. Aunque puede llegar a afectar el desarrollo esquelético del niño, tiene un alto índice de recuperación total. 

Espondilitis anquilosante 

Es una inflamación de las articulaciones que unen las vértebras. Cuando la inflamación cede, las articulaciones quedan endurecidas y lesionadas, llegando a soldarse los huesos de la columna vertebral. Aún no se ha descubierto la causa de esta enfermedad, que afecta primero las articulaciones sacroilíacas, que unen la base de la espina dorsal con el hueso de la cadera o pelvis. Aparece entre los 10 y los 40 años, y la padecen con mayor frecuencia los hombres que las mujeres, en una proporción próxima de 10 a 1. 

Bursitis

Esta dolencia, que consiste en la inflamación de la bursa, o bolsa que contiene un líquido lubricante de los tejidos que rodean ciertas articulaciones. Se origina como consecuencia de una artritis, una infección, una lesión traumática o un esfuerzo o ejercicio físico excesivo. Afecta por lo general las articulaciones de las rodillas, los codos, los talones, las bases de los dedos gordos de los pies y los hombros. No es un trastorno grave, y lo normal es que desaparezca de forma espontánea al cabo de una o dos semanas de su aparición.  

Fibrositis 

Se trata de una inflamación del tejido fibroso del cuello, los hombros o el tronco, que se caracteriza por el dolor y la rigidez de estas partes. Por lo general, aparece después de cambios climatológicos, infecciones o traumas físicos o emocionales, y puede ser recidivante o bien crónica. 

Para su tratamiento son de utilidad los tranquilizantes o los sedantes, los relajantes musculares y las inyecciones intraarticulares de algún anestésico local.

Fibromiositis 

Conjunto de trastornos que se manifiestan con rigidez y dolor muscular o articular e inflamación localizada. 

Entre los tipos que presenta esta enfermedad se incluyen el lumbago, la pleurodinia y el tortícolis. 

Gota 

Esta enfermedad está causada por un aumento de la cantidad de ácido úrico en el organismo y, con frecuencia se localiza en el dedo gordo del pie. Esta dolencia es incapacitante y, si no se trata, puede de originar tofos o alteraciones articulares destructivas.

Lupus eritematoso 

Consiste en una dolencia inflamatoria crónica que afecta numerosos sistemas del organismo. No se conoce con certeza su causa original, y la padecen las mujeres con una frecuencia cuatro veces superior a los hombres. 

Su inicio se manifiesta con una artritis, y suele presentarse acompañada, en muchos ocasiones, por un erupción eritematosa sobre la nariz y los pómulos, debilidad, fatiga y pérdida de peso. 

TRATAMIENTO 

El tratamiento del reumatismo depende de la enfermedad subyacente que lo cause; el diagnóstico se determina mediante una exploración física, diferentes análisis de sangre y radiografías. también pueden ser de utilidad la tomografía axial computarizada (TAC) y la resonancia magnética nuclear (RMN). La mayor parte de los casos de reumatismo no articular mejoran por sí solos o tras el reposo obligado que se guarda por el dolor. 

Las formas articulares de reumatismo suelen resultar más graves y prolongadas que las no articulares. Para tratarlas en necesario una terapia a largo plazo y reposo. En algunos casos se emplean inyecciones de cortisona y analgésicos en la articulación afectada, combinados con una fisioterapia adecuda. 

En muchos casos se prescriben analgésicos y antiinflamatorios para calmar las molestias. Cuando la articulación se encuentra muy afectada, o si se ha producido rigidez permanente o deformidades, pueden sustituirse las articulaciones naturales por prótesis articulares de metal, o una combinación de metal y de plástico. 

FACULTAD DE MEDICINA