Enfermedad colectiva

Veterinaria. Enfermedades infecciosas. Epidemiología. Inmunidad. Determinantes

  • Enviado por: Sergio
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad
publicidad

Tema 2. Determinantes de la enfermedad colectiva.

El objetivo del tema es analizar la naturaleza multifactorial de la enfermedad colectiva y conocer los determinantes causales relacionados con el agente, el hospedador y el medio ambiente.

Un determinante es cualquier característica que afecte a la salud de la población. Se clasifican en: primarios o secundarios, intrínsecos o extrínsecos y relacionados con el agente, el hospedador o el ambiente. Los tres sistemas de clasificación no son mútuamente excluyentes, sólo son tres formas distintas de apreciar la naturaleza multifactorial de la enfermedad.

1. Determinantes primarios y secundarios.

Los determinantes primarios son factores cuya variación ejerce un efecto fundamental en la inducción de la enfermedad (son causas necesarias). Ej: la exposición al virus del moquillo para el padecimiento del moquillo canino.

Los determinantes secundarios son factores predisponentes o reforzadores. Ej: los perros machos son más propensos a padecer insuficiencia valvular que las hembras.

2. Determinantes intrínsecos y extrínsecos.

Los determinantes intrínsecos o endógenos son internos al hospedador. Ej. constitución genética, especie, raza y sexo.

Los determinantes extrínsecos o endógenos son externos al hospedador. Ej: clima, localización, manejo, transportes...

3. Determinantes relacionados con el agente, el hospedador y el ambiente.

En algunas enfermedades el principal determinante es un agente infeccioso (fiebre aftosa y tuberculosis) y los factores del hospedador y del ambiente son de menor importancia relativa.

En otras enfermedades predomina su naturaleza multifactorial y puede identificarse una interación entre el agente, el hospedador y el ambiente. Ej: las mamitis bovinas son el resultado de la interacción del hospedador (vacas al comienzo de lactación), el agente (Escherichia coli, streptococus uberis) y el ambiente (defectos en la máquina de ordeño y mala higiene).

3.1. Determinantes del agente.

La patogenicidad es la cualidad del microorganismo para producir enfermedad en el hospedador infectado.

La virulencia es la capacidad de un agente infeccioso para producir la enfermedad en un hospedador, en términos de frecuencia y gravedad (cuantitativo). Es decir, las variaciones del potencial de inducción de enfermedad de las distintas cepas del mismo microorganismo.

La patogenicidad y virulencia son características intrínsecas del agente infeccioso y están condicionadas fenotípicamente o genotípicamente. La capacidad de infección e inducción de la enfermedad en los animales varía de unos agentes infecciosos a otros.

La capacidad de infección está relacionada con la susceptibilidad inherente del hospedador y de si éste es inmune o no. El agente infeccioso debe ser capaz de multiplicarse en el hospedador y de resistir los mecanismos de eliminación y defensa del organismo. Un agente puede lograr la patogenicidad o aumentar la virulencia, mediante una modificación de su composición antigénica que eluda la resistencia genética o inmunológica del hospedador. La multiplicación y difusión de las bacterias se ve favorecida por la liberación de toxinas.

La infectividad se refiere a la cantidad de microorgnismos necesaria para iniciar la infección. Los virus animales presentan una relación partícula / infectividad entre 10:1 y 100:1. La infectividad puede variar de unas cepas a otras de un mismo microorganismo y puede depender de la vía de infección y de la edad del hospedador. Cuando un agente es capaz de infectar a más de un especie, su infectividad para cada hospedador suele ser diferente.

El periodo de tiempo durante el cual un microorganismo puede mantener su infectividad fuera de su hospedador es la estabilidad de dicho agente. Algunos microorganismos sobreviven solamente durante cortos períodos de tiempo, es decir, son muy lábiles (ej: leptospiras en ambientes secos) y otras durante largos peridos, es decir, son muy resistentes ( ej: esporos de Bacillus anthracis).

La antigenicidad es la capacidad del agente causal para inducir en el organismo infectado la producción de una respuesta inmune humoral o celular.

Interacción microbiana. Las enfermedades causadas por infecciones mixtas pueden ser de dos tipos. Enfermedades en las que los síntomas pueden deberse a agentes particulares que actúan de forma independiente, aunque normalmente aparezcan infecciones mixtas en los animales, ej: en la rinitis atrófica porcina la infección por Pasteurella multocida y Bordetella bronchiséptica. Enfermedades en las que son necesarias dos o más componentes microbianos para inducir el proceso (efecto sinérgico o potenciador) ej: en el pedero ovino interactúan Fusobacterium necrophorum, Bacteroides nodosus, Corynebacterium pyogenes y Fusobacterias móviles.

3.2. Determinantes del hospedador.

3.2.1. Receptividad, sensibilidad y contagiosidad.

La receptividad es la capacidad del hospedador para que se produzca la infección (penetración, fijacion y multiplicación) del agente.

La sensibilidad es la capacidad del hospedador tras la infección para enfermar. La susceptiblidad a la infección puede estar limitada a una sola especie o a un grupo de especies. Ej: solamente los équidos son naturalmente susceptibles a la infección por el virus de la rinoneumonitis equina. Por otro lado, varias especies muy distintas entre sí pueden se susceptibles a una infección, ej: todos los mamíferos son sensibles a la rabia.

La susceptibilidad dentro de una misma especie puede variar ampliamente y puede estar relacionada con la selección de animales genéticamente resistentes tras la exposición a un agente infeccioso ( ej: conejos expuesto a la mixomatosis).

La contagiosidad se refiere a la duración del periodo durante el cual un animal es infectante y a la cantidad relativa de agentes infecciosos que un animal puede transmitir.

Un animal no es contagioso desde el mismo momento en que resulta infectado, transcurre un periodo de tiempo entre la infección y la elminación del agente, este es el período de prepatencia. En cambio, el periodo de incubación es el tiempo que transcurre entre la infección y la aparición de la enfermedad.

La duración de la contagiosidad determina el número de individuos susceptibles que pueden ser infectados por un animal infectado. La tos de las perreras tiene un periodo de cuatro días, mientras que en la tuberculosis bovina es durante años.

3.2.2. Especie y raza.

La susceptibilidad y la respuesta a diferentes agentes infecciosos varía según la especie y la raza. Ej: los perros no sufren hidropericarditis infecciosa y las razas Rottweiler y Doberman padecen enteritis víricas (parvovirus y coronavirus) más graves.

Las distintas especies tienen diferentes receptores para los agentes infecciosos en las superficie de sus células y también es distinta la eficacia del sistema inmunitario frente a los agentes infecciosos.

Los animales con una estrecha relación filogenética son probablemente susceptibles de ser infectados por los mismos agentes, aunque el cuadro clínico puede ser distinto.

3.2.3. Sexo.

Las diferencias en la presentación de las enfermedades en relación con el sexo pueden ser atribuidas a determinantes hormonales, ocupacionales, sociales, etológicos y genéticos.

Las hormonas sexuales pueden predisponer a los animales al padecimiento de una enfermedad. Ej. la diabetes mellitus es más frecuente en perras, aparece después del celo.

La aptitud del animal es un factor de riesgo. Ej el padecimiento de filariosis en mayor en perros machos de caza (mayor exposición al mosquito que lo transmite).

El comportamiento social del animal es un factor predisponente. Ej: los abscesos formados como consecuencia de mordeduras son más frecuentes en gatos machos.

Las diferencias genéticas con respecto a la incidencia de las enfermedades pueden heredarse como ligadas al sexo (hemofilias caninas A y B, mas frecuentes en machos), limitadas por el sexo (criptorquidia canina) o influidas por el sexo (persistencia del conducto arterioso en perras).

3.2.4. Edad.

El número absoluto de casos de una enfermedad no es una indicación del impacto de la enfermedad en un grupo de edad determinado, porque dichos grupos constituyen distintos porcentajes de la población total.

La información más valiosa sobre la enfermedad en los grupos de edad se obtiene por medio de las tasas específicas por edades, porque relacionan la morbilidad y la mortalidad respecto a un tamaño uniforme de la población en riesgo.

Muchas enfermedades bacterianas y víricas son de aparición más probable y más mortales, en animales jóvenes que en adultos, debido a la asusencia de inmunidad adquirida o bién a una menor resistencia no inmunológica. Sin embargo, los tumores son más frecuentes en los viejos que en los jóvenes.

3.2.5. Genética

El tamaño, independientemente de su relación con la raza, ha sido identificado como un determinante de la enfermedad. Ej: displasia de cadera y osterosarcomas son más frecuentes en perros de razas grandes.

La conformación de los animales puede aumentar el riesgo de presentación de algunas enfermedades. Ej. la raza Azul Belga con un canal pélvico pequeño en relación a su tamaño están más predispuestas a las distocias.

El color de la capa constituye un indicador de riesgo a padecer algunas enfermedades. Ej: los gatos blancos están más predispuestos a padecer carcinomas cutáneos de células escamosas y un defecto genético que produce sordera.

3.2.6. Inmunidad colectiva.

La resistencia de la población se denomina inmunidad colectiva y representa la proporción de animales resistentes a la infección presentes en la población. La inmunidad colectiva puede ser congénita o adquirida por infección natural o por inmunización en masa.

Un ejemplo de inmunidad colectiva congénita es la adquirida por los conejos europeos introducidos en el continente Australiano tras la exposición al virus de la mixomatosis, gracias a la selección natural la población se hizo resistente a la mixomatosis.

La inmunidad colectiva (porcentaje de animales resistentes a la infección) adquirida tras la inmunización en masa dependera de los siguientes factores:

- la eficacia potencial de la vacuna en condiciones óptimas

- porcentaje de animales realmente vacunados

- porcentaje de animales inmunológicamente compententes de los vacunados

- porcentaje de dosis vacunal conservada en condiciones óptimas

- porcentaje de dosis vacunal suministrada de modo apropiado.

El nivel de inmunidad colectiva varía cuando en una población introducimos nuevos animales receptivos. Tal variación gradualmente resulta en un episodio epidémico, que explica la presentación cíclica de la enfermedad.

ACTIVIDADES DE APLICACIÓN Y AUTOEVALUACION.

(1).- Puntualiza las diferencias entre los siguientes conceptos:

  • patogenicidad y virulencia

  • receptividad y sensibilidad

  • infectividad y contagiosidad

(2) Indica enfermedades en las que sean determinantes la interacción microbiana.

(3) Recopila información sobre enfermedades en las que sean determinantes los siguientes factores:

  • especie

  • raza

  • sexo

  • edad

  • genética

(4) Señala microorganismos muy estables y muy sensibles en el medio ambiente.

(5) Reflexiona sobre los factoes que intervienen en la eficacia de la inmunidad colectiva.

2