Endorfinas y los no opiáceos

Dolor. Multirreceptores opiáceos. Narcóticos

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 2 páginas
publicidad

Dolor

Vías de las endorfinas y de los no opiáceos

A mediados de la década de 1970 se identificaron sustancias semejantes a los narcóticos secretadas por el propio cuerpo llamadas endorfinas. El término “endorfina” es una combinación de las palabras endógeno y morfina, y significa morfina interna. Se cree que su liberación está desencadenada por un impulso cerebral. Las endorfinas se encajan en los receptores narcóticos de las terminaciones nerviosas en el cerebro y la medula espinal para bloquear la transmisión de la señal dolorosa, evitando que el impulso alcance consistencia.

La investigación sobre las endorfinas nos ha ayudado a comprender que la percepción dolorosa y la necesidad de analgesia varían de un individuo a otro. Diferencias en la cantidad de endorfinas presentes en los distintos individuos y la posibilidad de que otros factores aumenten o disminuyan los niveles de endorfinas ayudan a explicar las diferencias en la percepción.

La investigación preliminar indica que los siguientes factores tienden a aumentar o disminuir los niveles de endorfinas.

+ endorfinas - endorfinas

Dolor prolongado Dolor breve

Estrés recurrente Estrés breve

Uso prolongado morfina o alcohol Ejercicio físico

Traumatismo masivo

Acupuntura, algunos tipos

Estimulación nerviosa

Placebos

Actividad sexual

Puede ser tentador suponer que puesto que las endorfinas no son sustancias “naturales”, producen más beneficios y presentan menos efectos secundarios que los narcóticos que administramos actualmente. Esto ciertamente plantea preguntas sobre el beneficio de destinar cantidades considerables de tiempo, energía y dinero a aumentar las propias endorfinas del paciente.

Aunque inicialmente las endorfinas despertaron grandes expectativas, de esta investigación se desprenden pocas conclusiones de utilidad clínica. Persiste la esperanza del descubrimiento de nuevos fármacos analgésicos basados en estas sustancias semejantes a los narcóticos.

Parece ser que la analgesia mediante las endorfinas no es el único sistema que produce efectos de alivio del dolor. Existe la evidencia de que vías no opiáceas producen alivio a pacientes con dolor clínicos.

Teoría de los multirreceptores opiáceos : aspectos prácticos

¿Cómo puede un fármaco aliviar de la misma forma que un narcótico pero también suprimir o antagonizar a otro narcótico? La teoría de los multirreceptores opiáceos ayuda a explicar estos hechos. El uso efectivo de los narcóticos, especialmente los narcóticos agonistas-antagonistas, depende de una comprensión básica de esta teoría.

La teoría de los multirreceptores opiáceos es una de las teorías más recientes relacionadas con el alivio del dolor, y sorprendentemente se ha escrito muy poco sobre ella en la literatura de las ciencias de la salud. Por lo tanto, resulta poco familiar para la mayoria de los profesionales clínicos y es algo difícil de comprender inicialmente. Como todas las teorías, no es un hecho, es una idea generalizada por la necesidad de explicar algo, y se pretende que estimule la reflexión y la investigación. Sin embargo, la realidad es que los narcóticos alivian el dolor por diversas vías, vías que pueden complementarse, competir o ser específicas de una forma que aún no comprendemos totalmente.

Esta teoría sugiere que en el sistema nervioso central, a nivel espinal y supraespinal, los narcóticos pueden unirse a zonas de receptores de opiáceos en las terminaciones nerviosas.

  • Zona receptora mi

  • Zona receptora kappa

  • Zona receptora sigma

  • Loa fármacos se unen a las zonas de opiáceos con distintos grados de afinidad o intensidad; es decir, algunos se unen muy estrechamente, y se les denomina “puros” y otros se unen más flojamente y se les denomina “parciales”. Cuando un fármaco se une a una zona receptora, la acción puede ser agonista o antagonista, pura o parcial.