En la luz de la Verdad-Mensaje del Grial; Abd-Ru-Shin

Literatura religiosa. Moralidad. Antagonismos religiosos. Creación. Exordio. Guía espiritual. Anticristo. Ascensión. Silencio

  • Enviado por: Abanderado Compasivo
  • Idioma: castellano
  • País: Ecuador Ecuador
  • 30 páginas
publicidad

COLEGIO FRANCÉS DE QUITO

Trabajo de:

Estudios Sociales

'En la luz de la Verdad-Mensaje del Grial; Abd-Ru-Shin'
Tema:

“¿QUÉ BUSCÁIS?”

Conferencias de introducción al Mensaje del Grial

>>En la luz de la Verdad<<

de Abd - ru - shin

Por:

6to FI.MA.

Fecha de entrega:

2003-11-17

INTRODUCCIÓN

Abd - ru - shin explica con un lenguaje adaptado a la forma incorrecta de pensar de hoy la verdad sobre la existencia e intentará de manera seria y objetiva, mas no fanática, convencer a los ateos de la existencia de algo más allá de sus sentidos, a demás de tratar de cambiar visiones cerradas e influenciadas sobre la Creación y la palabra de Cristo.

A continuación encontraremos un preámbulo de lo que muchos consideran de gran importancia y urgencia para la libertad del espíritu, para la vida y su eternidad y para una felicidad aquí y ahora en la tierra.

Conoceremos las Leyes divinas de nuestro Cosmos, las cuales son aplicables a toda situación terrenal y intuitiva las cuales, con bondad sincera y obediencia nos llevarán en ascensión ante el Altísimo.

Conoceremos quién es el verdadero Anticristo, que en sí ya se ha presentado, y tomado forma en la inteligencia, tecnología, sociologías, ciencias en general las cuales solo traen confusión y agotamiento al espíritu humano. Por lo que casi toda la humanidad es partidaria de Satán.

Veremos a demás un punto de gran interés, como es el de la Verdad sobre instituciones que aseguran hablarnos de la palabra de Dios, pero que se ven modificadas como con un filtro, el cual deja pasar únicamente lo que el hombre que las maneja considera de su utilidad terrena, y bajo mandatos de la Inteligencia, ceguera espiritual, y por ende de Satán nos llevan a un abuso y una injusticia social por el poder de la fe.

Hablará sobre lo que en realidad es la Moralidad, y lo que creemos nosotros que es la Moralidad. Sobre la desvaloración del ser humano como tal, sino como un objeto, como simple materia útil o inútil, productiva o improduciva, en lugar de tener una alma buena o llena de maldad.

OBJETIVOS

GENERALES:

1. - Determinar el origen de Dios gracias a un análisis personal flexible hacia nuevas y mejores ideologías.

2. - Sintetizar lo que es en sí la Moralidad, gracias a una crítica individual de Abd - ru - shin y mía.

3. - Generalizar los puntos necesarios para llegar a la “ascensión y felicidad espiritual”

ESPECÍFICOS:

4. -. Establecer una posible explicación frente a los antagonismos religiosos.

5. - Conocer las leyes Divinas o de la Creación explayadas en este texto.

6. - Explicar con claridad mis opiniones y las de Abd - ru - shin sobre lo que realmente se “Buscáis en la vida” y encontrar similitudes.

MARCO TEÓRICO

EL MENSAJE DEL GRIAL

El Mensaje del Grial de Abd - ru - shin tiene por objeto el trasmitir el conocimiento de la estructura de la Creación, ofreciendo una visión de esta y explicando sus relaciones existentes.

Nos muestra el camino para hallar en la Tierra la verdadera felicidad y gozo la cual veremos que radica en el individuo mismo; explica lo que significa en realidad el libre albedrío del hombre, el intelecto, intuición, espíritu y cual son sus funciones e interrelaciones.

Encontramos a demás las tres grandes Leyes de la Creación explicadas con abundancia de metáforas:

  • Ley del efecto recíproco

  • Ley de la atracción de afinidades

  • Ley de la gravedad del alma

Veremos como si el hombre fundamenta toda su existencia terrenal sobre dichas leyes, será posible una verdadera edificación, redención, voluntad de Dios, purificación.

Muchas otras cuestiones de importancia que inquietan al hombre son tratadas de manera clara y objetiva, como el destino, encarnación, Misión de Cristo, Juicio Final, etc.

Recibe a demás una importancia singular por el hecho de surgir en una época en que la humanidad se halla en una encrucijada decisiva que con un lenguaje adaptado a la forma del pensar del hombre actual transmitiendo, en lugar de una fe ciega, la convicción en ella.

EXORDIO

Mis palabras van dirigidas a quienes buscan con seriedad una respuesta a la vida. Los fanáticos religiosos y los entusiastas solo perjudican a la Verdad de ser realmente hombres, de encontrar el camino recto a las anheladas alturas, en las cuales sólo quienes se mueven por sí mismos puede avanzar espiritualmente; donde se aprovecha el “talento” que fue le fue confiado.

!Que despierten es mi anhelo, ya que sólo en la convicción reside la fe auténtica!

¿QUÉ BUSCÁIS?

¿Qué significa este instar impetuoso?. Vemos que se quiere propagar una nueva luz en donde actualmente se desata una tormenta sobre el alma, consumiendo todo albor de pensamiento libre y lúcido antes de que este adquiera fuerza y consistencia.

Tormenta que ha sido erigida precisamente por quienes creen estar ayudando. Podemos considerar el sinnúmero de libros publicados. Con ellos el espíritu no hace sino fatigarse, y no vivificarse.

Todo hombre sencillo debe desesperar al ver los muros que se levantan por las pretendidas ciencias espirituales. Pero me pregunto ¿Será preciso una ciencia para comprender la Divinidad?. Los desviados de la senda de la sencillez, titubeantes, cautivos, inseguros y embriagados no se dan cuenta que la erudición no es la puerta de acceso, mas bien esta idea es el mayor enemigo del hombre, en sí es una mentira.

¿Quién puede decir que es el saber en definitiva?

Es lo que el cerebro puede interpretar, pero conceptos como la eternidad misma, y lo infinito son incapaces de concebirlos una mente humana. El cerebro enmudece ante una fuerza incomprensible, en vano este intenta de aprender y concebirla. Por tanto la ciencia es apta para una mejor comprensión, mas si se pretende arrogar mando o crítica, como hasta ahora, se ve terriblemente limitada, suspensas en detalles, cuando en realidad todo hombre lleva un don para entender lo intangible, siendo incapaz de alcanzar sin agotador estudio, lo más elevado y noble. Podría compararse con la forma de pensar de un niño, quien con la firme voluntad de hacer el bien encontrará la senda al Altísimo, entonces todo lo demás vendrá por añadidura.

Entonces debemos de escuchar nuestro interior, sin prestar oído a las controversias de las iglesias, con sus dogmas que tratan de comprimir la Obra del Creador y Su gran Amor en moldes forjados por la mente humana, desvalorizando obviamente lo Divino.

Destruid las murallas dogmáticas, para que la luz penetre sin alteración, que el Amor del Padre entre como un don liberadora del caos.

EL CLAMOR POR EL REMEDIADOR

En todos aquellos que buscan un guía espiritual notamos grandes divergencias

Por la equívoca apreciación de sí mismos. Ha surgido una mendicidad plañidera, donde han admitido el “ora” pero no el “labora en tí mismo”.

Otros se creen lo suficientemente autónomos para poder hacerlo todo, inclusive alcanzar el cielo por sí mismos.

Existen otros que exigen y esperan a que Dios corra tras ellos.

A donde quiera que se mire no se encuentra más que arrogancia, será preciso que el hombre descienda de su encubrimiento artificial a fin de que pueda convertirse en un verdadero hombre y con ello iniciar su ascensión.

Pero pronto, los acontecimientos vendrán en su ayuda. Tal vez el hombre reflexione más cuerdamente cuando caiga a tierra bruscamente desde su tambaleante encubrimiento.

Piensan muchos que esta desidia podrá continuar. Sentados a sus anchas aguardan la venida de un gran guía, del cual esperan exigir que los prepare al camino de ascensión hacia la Luz. “Él ha de hacerlo todo tan sencillo, y os despertará, y convencerá”. Pero quienes piensan actualmente así, van al encuentro de un demasiado tarde.

!El guía no los despertará, pues el hombre no es tan valioso como se imagina, mas bien este necesita de su Dios!.

La humanidad en su pretendido progreso pasará buscando y criticando con aire de superioridad, sin hacer la más mínima reflexión necesaria para la salvación de la humanidad.

En una situación de separar fácilmente trigo de la paja el hombre recibirá lo que ha deseado en realidad.

También existen los que se creen particularmente despiertos. Pero la imagen del guía es la idea de un acróbata espiritual.

Otro grupo de personas cree en la clarividencia, pero esta nunca podrá remontarse por encima del aprisionamiento terrenal, su valor es harto exiguo.

¿Se pretende entonces acaso contribuir así a la ascensión de la humanidad, mostrándole o enseñándole a ver y oír las cosas en la materialidad etérea que se encuentran en su mismo nivel? Espero que no.

Que todos esos individuos deseen un salvador que se les asemeje y que sepa más que ellos es fácil de comprender, pero elevado es el número en la que tales consideraciones sobrepasan lo ridículo, como por ejemplo: Consideran que un ser poderoso ha de estar, gracias a su espíritu, muy por encima de futilezas como las enfermedades. Pero este pensamiento es de ignorantes, pues todo el que lo entrene puede hacerse insensible también, y no es nada extraordinario. Pensamientos de simple admiración servirán solo de mera diversión, mas nunca llegarán a construir un beneficio para la humanidad. Viven en la ilusión de que sólo es grande aquél cuyo espíritu domina el cuerpo de tal suerte que ya no conoce la enfermedad, pero este se debilita. La proporción necesaria para la sana armonía entre el cuerpo y el espíritu se disloca, es entonces donde el espíritu acaba desprendiéndose. Con esto faltándole al espíritu esa resonancia, éste pasa al más allá sin madurez, teniendo que volver a su existencia terrenal.

El cuerpo forma parte de un periodo de evolución del espíritu, por lo que si se debilita y reprime de poco le puede servir a este.

El hombre terrenal debe conservar su cuerpo como un bien que le ha sido confiado y tratar de establecer una sana armonía entre el espíritu y el cuerpo, con el objeto de llegar a un progreso y ascensión sin convertirse en un obstáculo en su misión en la materialidad.

Mas todo guía falso, permanecerá retenido, sin ascensión hasta que el último de todos los que detuvo llegue al verdadero conocimiento.

EL ANTICRISO

Cuando llegue la hora de la depuración y separación, atened a los signos celestiales. No dejéis turbar por los hombres, en sí las iglesias. Es triste que ni las iglesias no hubieran reconocido al anticristo, pero esto se debe a que los portadores de la religión terrena no se conformaron con la verdadera enseñanza de Dios, pues no encajaba en sus intereses de poder y expansión terrenal, ya que son siervos del intelecto humano. A demás resulta ser precisamente el intelecto humano el que constituye el único y verdadero obstáculo, y a demás por naturaleza es contrario a lo divino y espiritual.

Los dignatarios de la religión temían perder influencia en la antigüedad, por lo que sacrificaron al Hijo de Dios. Este hecho fue consecuencia de su intelecto terrenal, que sólo pugna por mantener su influencia. Se convirtieron en verdugos a servicio del anticristo.

Entonces si anticristo es el combatiente contra Cristo, Es precisamente el intelecto quien, cual planta venenosa planta Lucifer, el desproporcionado y desmesurado desarrollo del intelecto humano llegó a constituir desde antaño el pecado original del hombre.

Peor aún, este se sirve de toda la humanidad, agravándose a tal punto que hoy querrán luchar las religiones para conservar las prácticas terrenas de origen intelectual.

Si todos los esclavos del intelecto son en realidad siervos de Lucifer, víctimas de él y son servidores del Anticristo, veremos que ya está presente la cabeza levantada del mismo. El Anticristo descubierto y desenmascarado, repicará presuroso por boca de sus servidores, que son muchísimos.

Pongan mucha atención, pues cuando la lucha comience, reconoceréis a todo partidario suyo.

OJO: Este comentario en lo personal me inquieta, pues dice así:

“¡Atened a su falta de objetividad en la defensa y en el ataque, pues su acción volverá a ser difamadora, sembradora de sospechas, ya que sus secuaces no son capaces de proceder de otro modo!”

Hombres de esta calaña pretenden proteger a Lucifer.

Os digo a aquellos que buscan seriamente la verdad. Los signos divinos no aparecerán en una Iglesia, sino en aquel que los lleve en sí mismo como hijo de Dios.

Jamás podrán simularse estos signos sublimes de la Santa Verdad. Quien busca oponerse a esta legitimación divina, no hace sino dirigirse en contra de Dios, como su enemigo. ¡Cuidaos de que no forméis parte de ellos!.

MORALIDAD

Una sombría nube parece cernerse sobre la humanidad. Sólo los sentimientos y los instintos se hallan excitados por error de una falsa educación, actitud y autoengaño

El hombre actual es un ser portador de un mórbido apetito sexual. Vemos horrorizados la rapidez como va perdiéndose la facultad de juicio y cómo van cambiando en este campo los conceptos, hasta tal punto, que aquello que poco antes hubiera causado repugnancia y desprecio se acepta pronto como lo más natural.

La inseguridad hace presa por un instante en más de un corazón; mas no llega a despertar, a intuir claramente lo indigno, reprimiendo una mentalidad “anticuada”.

Es preciso progresar a cualquier precio, si lo hacemos hacia abajo, el choque los hará pedazos al final irremediablemente. Cabe esperar el resplandor del primer rayo que atraviese y esclarezca las tinieblas, llevando a la liberación para aquellos que anhelen la Luz, y la perdición para quienes no la necesiten.

Seguida de una corriente de aire fresco que traerá nueva vida. Todos los engendros quedarán despojados de sus falacias, sacudirá sus almas y liberará el yugo de una inmoralidad de millares de años.

Solo es necesario fijarse las lecturas, bailes, modo de vestir de la época actual. Hablan de preludio de una humanidad libre e independiente, de un desarrollo de la fortaleza interior, de cultura física, de la belleza del nudismo, del ennoblecimiento del deporte. La sublimación del género humano, despojándole de todo “falso pudor” para así crear al hombre noble y libre del futuro.

El hermano se erige en educador de la hermana, el hijo en educador de su padre.

Allí nos encontraremos algunos sensatos llenos de repugnancia, viendo venir una furiosa resaca.

Lo que se predica a favor del progreso, bajo el manto de tantos atractivos, no es más que un disimulado fomento de una gran desvergüenza, un emponzoñamiento de todo noble sentir intuitivo del hombre. Mas aquel que conozca las Leyes espirituales se apartará con repugnancia.

Para el puro, todo es puro. Analicemos:

Supongamos que se encuentren en un baño mixto de treinta personas de ambos sexos. Una persona estimulada por lo que concibe con sus pensamientos tendrá la capacidad de arrastrar consigo a personas análogas, turbando y envenenando el baño.

Esta nube de pensamientos sensuales provocará efectos en numerosas personas que no lo buscaron en un principio. Alimentados por esos llamados “progresos” de su medio, por lo que sin eliminar las provocaciones se irán creando sin cesar nuevos focos virulentos de las que se asfixia también lo bueno existente.

Es natural y doloroso que sea el sexo femenino quien haya descendido sin el menor escrúpulo, probando con exactitud las explicaciones de los fenómenos de la materialidad.

Sin razón se dice que cuando una mujer se pervierte es peor que un hombre.

Mas cuando por ser en parte un producto del medio no puede quedar excluida de su responsabilidad, pues ella posee la facultad de observar las impresiones que la acosan y de orientar sus actos y sus deseos según su decisión.

A demás su estado intuitivo es más decisivo que el del hombre, sobreviniendo una decadencia al futuro.

Pero esta culpa no es producto exclusivo de la mujer, sino de su reflejo del mundo, siendo su única curación la de operar radicalmente, dolorosamente pero al fin vendrá la curación, entonces habrá llegado el momento de hablar de curación, siendo ella y gracias a su alta capacidad intuitiva, capaz de elevarse presurosa por sus pensamientos.

¡DESPERTAD!

¡Despertad, hombres, de su pesado sueño!

Reflexionad: “Aprendiendo os subordináis vosotros mismos a formas ajenas que otros pensaron, os adherís voluntariamente a convicciones extrañas, no hacéis vuestras más que las experiencias que otros hicieron en sí”

Cada cual debe seguir su propio camino con las facultades que cada uno lleva, sino permanecerá un extraño para sí mismo, seguirá vegetando y le será imposible progresar.

El camino hacia la Luz ha de experimentar cada uno en su interior con sus intuiciones en sus variaciones.

Las penas y las alegrías llaman a un despertar espiritual, sintiendo una conexión con el espíritu que fluye.

Bienaventurado aquel que comprende y retiene esos instantes para levantar su vuelo hacia las alturas partiendo de su interior.

No hagáis caso de los burlones, que como ciegos caminan a tientas por la vida terrena y no ven el esplendor que les rodea. Están confundidos al afirmar que sólo existe lo que él ve, y sus ojos no han podido hasta ahora convencerle de lo contrario. No sabe que la vista se halla condicionada por el cerebro el cual es dependiente del tiempo y el espacio, el más allá es algo que sobrepasase contemplación como una gota de agua observada por un microscopio, donde distinguiremos millones de bacterias que pueden destruir el cuerpo pero no pueden ser reconocidas por métodos convencionales.

¿Quién puede atreverse aún a afirmar que no veréis nada nuevo tras una más amplia visión, descubriendo mundos nuevos?.

El más allá es simplemente todo aquello que no puede ser reconocido con la ayuda de medios terrenales. Mas lo cierto es que entre este mundo y el más allá no existe separación alguna. Todo es una unidad como la obra de la Creación

Lo que permitiría el siguiente razonamiento:

Como ocurre en el organismo, cuando un elemento se enferma todo el cuerpo se enferma, por lo que no existe este y otro mundo, sino que son una sola existencia. El concepto de la separación es invención del humano, que se limita violentamente impidiendo su desarrollo.

La postura errónea mantenida hasta ahora sólo os ha proporcionado fundamentos falsos, sobre los cuales, son incesantes pero vanos los intentos de edificar fe, puesto que topáis con peñascos y terminéis abandonándolo todo.

Pero si al fin terminas comprendiendo la Creación, también podréis sentir y comprender la verdadera meta.

Conoceréis a muchos cuyo origen de su burla radica en su comodidad y pereza espiritual. Ayudad con vuestro saber a los que no se conforman con placeres efímeros.

En el Universo es ley eterna que tratándose de valores imperecederos solamente dado desinteresadamente se puede recibir pues este camino lleva al Altísimo.

La muralla que vuestros propios pensamientos se erigirán como obstáculos, como realidades que toman forma espiritual, que sobrevivirán la existencia terrenal, recordadlo y muchas cosas se esclarecerán.

Ni protección ni intervención puede serviros de ayuda, pues decidís libremente, llevándote hacia el cielo o el infierno ya que las consecuencias de tus pensamientos las sufrirás luego.

“Conservad puro el hogar de vuestros pensamientos, así sembraréis paz y seréis felices”

Inclusive cada pensamiento tuyo puede alcanzar otro cerebro desprevenido, dando cabida a formas similares de pensar. No debéis malgastar esta facultad sino concentrarla en defensa y cura para la Creación entera.

A menudo suele tratarse de un concepto mal entendido que impide al hombre encontrar su camino. Es necesario volver al punto de partida, reanudando luego de un aturdimiento, su obra.

Malos conceptos que para muchos llegan a constituír base firme sobre las que edifican sus investigaciones y reflexiones, pero sin tardar en tropezar con obstáculos, con lagunas imposibles de llenar.

Esto hace que muchas personas recurran a la fe, pero el hombre no debe creer en cosas que no puede concebir, ya que de este modo se oprime el espíritu. Mas bien se debe llegar a investigar y examinar.

El tiempo... si aceptamos tal principio toparemos pronto con obstáculos, pero la razón es sencilla, la que el tiempo es inmóvil, y nosotros somos los que corremos en él. Solo las formas cambian, nada se pierde, todo se conserva.

También tú, entre el cuerpo y el espíritu, es este último el que es eterno.

Que es la verdad... lo que sentís ahora, mañana será un error, las revelaciones cambian, por lo que seguís en incesante búsqueda.

La Verdad en realidad nunca cambia, pues es eterna, por lo que jamás podrá ser comprendida por los sentidos terrenos. Por lo tanto séd espirituales, despojando todo pensamiento terrenal, bañándose bajo el resplandor de la su Luz. Os mantendréis a flote en ella, sin aprender ciencias pues ya lo sabréis todo.

Y si surgen obstáculos, acérquense con júbilo, ya que son obsequios que has de vencer por ventajas. Cualquier luchar es progresar. Así es como se brinda ocasión al ser humano para borrar deudas pasadas, donde a nadie se le perdonará un céntimo.

La Voluntad creadora del padre se revela en ellas y de tal modo nos perdona y elimina toda oscuridad. Si su voluntad es sincera, que comience alegre y confiado que al igual que otras formas de pensamiento, cobra vida en el dominio espiritual. Fuerzas semejantes van acrecentándose con sus afines hacia las alturas, caso contrario al fango y inmundicia.

Quien conoce esta Ley constante de la acción recíproca de la Creación, debe saber aplicarla, amarla y temerla sentirá intuitivamente las ondas de la actividad incesante del Universo.

Vosotros sois lentes, capaces de concentrar mediante vuestra voluntad esas corrientes invisibles de fuerza que llegan hasta vosotros, dirigiéndolas con una mayor potencia hacia fines para el bien de la humanidad o para su perdición.

Solo se requiere la fuerza de voluntad, artífice del destino, de la perdición o salvación.

Mas no temáis ahora que este saber os aleje del Creador, que debilite la fe que habéis tenido hasta hoy día. Al contrario, aprovéchenla.

Ya no volverá jamás el hombre a querer el mal. Con alegría se apoyará en el Amor, conciencia dela fuerza.

EL SILENCIO

Si surge en ti un pensamiento retenlo, para que adquiera más fuerza. Así resulta que pensamientos similares son atraídos y retenidos, intensificando la fuerza de tu propio pensamiento inicial, se va puliendo mediante la asociación de formas extrañas hasta alcanzar madurez, no solo por tu propia volición, sino una perfección, resultado de esa unión.

Principio que reposa en la Creación como un pequeño tesoro que quiere ser descubierto.

Un solo individuo no puede ofrecerte perfección, pero sí la humanidad entera en la pluralidad de sus caracteres. Todo individuo posee algo que necesariamente forma parte del todo.

Esta perfección, esta fuerza vendrá en forma de ondas energéticas que se sienten, (magnetismo de la persona) con lo que atraes hacia ti todo lo que espiritualmente te es afín, y de manera recíproca, despertando simpatía.

Ten presente que, expresando con nuestros conceptos, todo lo espiritual es magnético, y que lo débil sucumbe frente a lo más fuerte. Y si llega el día en que nadie pueda quitar nada a nadie, entonces el intercambio será voluntario, con lo que lo mediocre será eliminado.

Por eso seguirán encontrándose los bebedores, fumadores, jugadores y otros tantos más. No obstante también lo harán los de espíritu noble donde todo pensamiento mantiene contacto con su origen provocando radiaciones retroactivas.

Al hablar de pensamientos me refiero exclusivamente a pensamientos “reales” que portan en sí la fuerza vital de la intuición del alma y no al derroche de energías de la sustancia cerebral en frenética confusión.

Por ejemplo, si meditas seriamente sobre una cosa, tu pensamiento atrae lo que le es afín y se fecunda. Al madurar sobrepasa los límites de lo ordinario y penetra en otras más elevadas, a la inspiración. contrario a lo que sucede en un médium, tú con tu pensamiento tenderás el puente al más allá.

De este modo, por unión de elementos espirituales vas creando tú una forma nueva

“Guárdate bien de concebir pensamientos confusos, de toda trivialidad en el pensar.”

La superficialidad se venga amargamente denigrándote. Si concibes un verdadero pensamiento y lo retienes acabará infaliblemente a la realización, pues el devenir de todas las cosas es únicamente espiritual.

Es preciso que llegues a la convicción de que todo cuanto ves con los ojos terrenales es, en realidad, un efecto del espíritu en su eterna actividad.

La sabia disposición de la Creación ha dotado al hombre de capacidad para que, sirviéndose de la Fuerza del Creador mismo, se moldee sus propias condiciones de vida.

El espíritu se encuentra enturbiado por deseos terrenales.

“El hombre puede decidir y pensar lo bueno, o, lo que es lo mismo, puede guiar la Fuerza divina hacia le bien como hacia el mal”

Que muchos adversarios de la fe ya no quieran saber nada de la Divinidad, no altera absoluto los hechos expuestos. Sólo tiene que suprimir la palabra Dios y encontrarán en la ciencia exactamente lo mismo.

Incluso los mismos inflexibles incrédulos, confirman la existencia de esta Fuerza, ¿qué es lo que impide llamar Dios a esta Fuerza?

Todo intento de comprimirla en una imagen, solo la ha empequeñecido. En sí todo hombre lleva la idea de Dios, pero es el dogma el que tiene la culpa del gran número de antagonismos, dirigiéndose muchas veces en contra de la certeza individual interior.

¡Es necesario despertar para que las palabras del Redentor sean interpretadas correctamente! Cristo nos trajo la liberación de las tinieblas al mostrarnos el camino hacia la Verdad eterna e inmutable. Someterse a la Biblia es amar a Dios, pues no existe otra alternativa a poco que reflexiones.

Y esta Fuerza obra en ti, también cuando piensas, entonces solo piensa en el bien ya que todas las consecuencias recaen sobre ti mismo aquí en la Tierra o después de la muerte, ya que la vida propiamente dicha se desarrolla en el plano espiritual. Es por ello que algunas personas buenas sufren grandes desventuras, es porque son desenlaces que tienen que alcanzarles.

Los sumidos en su inveterado sueño, al despertar encontrarán en la inmensa Creación un camino que nace de la volición del bien. Fuerza que atenuará los peligros del karma.

Que es la gran defensa, se desarrolla y se acrecienta con el poder del silencio, facultad que nos puso el Espíritu del Padre.

¡Mantened puros vuestros pensamientos y practicad el gran poder del silencio, si queréis la ascensión. !

ASCENSIÓN

La carga que os imponéis por vuestros pensamientos, palabras u obras no puede ser desatada por nadie más que vosotros mismos. No demoréis la hora de poner término a ese deber de la expiación. Sin querer el bien firme y sinceramente no puede llevarse a cabo la expiación. Lo vil seguirá proporcionándose a sí mismo nuevo alimento una y otra vez, volviéndose necesarias nuevas y continuas expiaciones.

De este modo no hay jamás redención alguna. Únicamente queriendo siempre el bien se acabarán necesariamente las expiaciones, sin dar lugar a nuevas deudas por saldar. Es entonces cuando llegará la redención, pudiendo estar seguros que en el fin iniciará su ascensión. Con júbilo podréis entonces poneros a trabajar para ir pagando vuestras culpas, y lo que se os interponga será por vuestro bien.

Pensad que cada vida en la Tierra es una breve escuela y que al abandonar la carne no significa el fin para vosotros mismos. Gozaréis de felicidad sin ninguna interrupción o padeceréis continuamente.

Quien se entregue a la ilusión de que con el entierro todo queda solucionado, verá horrorizado al final la verdad, y entonces comenzará el sendero de dolor... ya que despojado de su cuerpo, será apresado por lo que le es afín, el cual no abriga pensamientos luminosos capaces de despertarte y de mejorar. Bajo estas circunstancias es mucho más difícil la ascensión, que cuando el cuerpo caminaba a lado de lo bueno camina junto a lo malo. Donde el “yo” puede progresar con su libre albedrío.

Enfrentad los hechos con decisión será necesario, puesto que si se acobarda nada se le quitará de encima. Demorar las cosas es hacerlas más difíciles, o imposibles por un largo tiempo.

Las piedras de los efectos de sus erróneos actos han levantado un muro que impedirá su avance. Pero le son puestas enfrente para que las reconozca y supere reparando sus faltas, si tardar en reconocer el amor circundante por su buena voluntad.

Si entonces se atreve a dar el primer paso, confiado en el triunfo de la volición del bien, se deshará el nudo fatal, franqueará el obstáculo y quedará libre, surgiendo la siguiente que exige ser redimida. El espíritu liberado así de la opresión, se eleva ligero y rápido, según la Ley de la gravedad espiritual, remontándose a la región a la pertenece según su liviandad.

Ya Jesús os mostró el camino “Ama a tu prójimo como a ti mismo”

Lo que hagáis por el prójimo, lo haréis en realidad por vosotros mismos. El camino señalado es sencillo para llegar a comprender cómo han de ser vuestros pasos hacia la volición del bien.

Con vuestra naturaleza debéis dar a vuestro prójimo, en su trato, ayuda, consideración y respeto voluntario De este modo le ofrecéis la posibilidad de cambiar, o de continuar su ascensión. Las radiaciones retroactivas te darán fuerza hacia la Luz.

Pobres necios lo que pregunten “¿Qué provecho saco abandonando viejos hábitos y cambiando mi modo de ser?”. Pues solo el ser más noble sería suficiente razón pero es más, sobrepasa los tesoros del mundo, donde el hombre puede liberarse de las esclavizantes cadenas que él mimo se forja constantemente.

¡Acabad con la ilusión de que la redención por el salvador es el salvoconducto con el cual podéis entregaros a un egoísmo despreocupado con tal de convertiros en creyentes al final. Sería lo mismo fomentar el mal!

EL LENGUAJE DEL SEÑOR

Ningún hombre se considera tan insignificante para imaginar que su vida carezca de objetivo, a menos que él mismo no le dé sentido. Y son pocos los hombres terrenales que consiguen liberarse de su pereza espiritual, por lo que la gran mayoría aceptan dócilmente las doctrinas rígidas, sin enseñarse a asumir la libertad absoluta de la decisión del espíritu el cual madura a la convicción, indispensable para elevarse

Tanto en la elección, en la aceptación como en la obediencia reposa una decisión personal, consecuencia de una pereza espiritual quizás en forma de hábito general. Naturalmente los que incitan al espíritu a una actitud tal, incurren a una responsabilidad propia.

Estáis suspendidos de los hilos tejidos por vuestra propia volición y no quedaréis libres de ellos, hasta que estos no se desprendan de vosotros al surtir sus efectos finales.

El espíritu es el único que posee un libre albedrío, hecho que hasta ahora él no ha podido ni explicarse ni comprender, dentro de los estrechos confines de su intelectualismo analítico.

Si no fuera así ¿Dónde residiría la Justicia Divina?

No obstante, esta justicia no siempre tiene en cuenta una sola existencia terrenal. Sucede a menudo que por vuestras decisiones recaen sobre vosotros la desgracia y se las imponéis a veces a vuestros hijos resultado de su indolencia en el esfuerzo de decidir, y no según vuestra más profunda intuición.

Lo que en un caso es culpa de la pereza espiritual en otro es resultado de la inteligencia calculadora, los que son enemigos de la libertad de resolución del espíritu.

Para la salvación no existe otro camino que el indicado claramente por las Leyes divinas de la Creación, Lenguaje de Dios, que tenéis que esforzaros en descifrar. Vibrar a su ritmo, obrar en ella, recibir enseñanzas, alcanzar madurez donde quedaréis finalmente repletos de alegría, rebosante gratitud, y de la más grande felicidad que pueda experimentar el espíritu humano basada en una convicción alcanzada a través del conocimiento, lo que establecerá vuestra meta. De otro modo jamás la encontrarás.

Con mi mensaje os abro el Libro de la Creación.

Imaginad un niño sobre la Tierra, que no pudiera comprender a su padre o a su madre, por no haber aprendido nunca el lenguaje en el que estos hablan. No sabrá lo que quieren de él, incurriendo en uno y otro error, incapaz de sentir alegría.

¿No tiene que aprender cada niño solo y por sí mismo el lenguaje de sus padres? Si no lo hace quedará desorientado, será un peso para los demás y tendrá que ser apartado para que no provoque daños.

Es el mismo caso para con Dios. Pero Dios habla a través de la Creación.

¡Así pues sois ahora vosotros lo que tenéis que hacerlo!

CONCLUSIONES Y ANÁLISIS

Antes de hacer mis conclusiones quiero referirme a que estas van a tener un ámbito crítico, tanto positivo como negativo del pensamiento del escritor del libro. Puesto que conclusiones tales como determinar las “Leyes Divinas” y otras similares, no nos llevan a ningún camino científico investigativo, por lo que llegará únicamente a un campo filosófico, de reflexión y actual. Por lo que a parte de conceptualizarlas, me concentraré en dar mi análisis personal de cada una de ellas.

OJO: Estos comentarios en cursiva y entre comillas en lo personal me inquietan, pues dicen así:

ANTICRISTO

“¡Atened a su falta de objetividad en la defensa y en el ataque, pues su acción volverá a ser difamadora, sembradora de sospechas, ya que sus secuaces no son capaces de proceder de otro modo!”

COMENTARIO: Debemos de analizar que el autor de este libro reconoce que la inteligencia es el mal de la humanidad, y que más tarde afirma que son los Instintos los que nos hacen reconocer a Dios. Les pregunto a los que leen este trabajo ¿Cómo es posible razonar con este tipo de personas, que se guían por instintos “animales” característicos de la involución del hombre?, ¿Cómo hablar con ellos?, si en sí, toda su materia, existencia, razón de vida, relaciones sociales, mal del mundo, son relacionadas a un único libro. Critica a demás a todos los demás libros de ciencia, afirmando que son pedazos y copias de pensamientos de otros. ¿Cómo es posible que crea firmemente en los pensamientos de un “profeta”, y no en los suyos mismos, como tanto predica y critica?.

Estoy sumamente seguro que si trato de hacerle entender estos claros y sencillos puntos de vista, pensará que por el hecho de difamarlo soy un secuaz del mismo Diablo. Deducimos entonces queridos amigos pensantes, que no es posible conversar o analizar puntos con este tipo de personas, ya que ni siquiera piensan en el mismo análisis, e incluso ven ridícula y completamente innecesaria esta investigación, suponen que estoy explotando mi “espíritu”. ¿Cómo esperan convencerme de estos puntos, si casi en su totalidad encontramos parciales argumentos e hipótesis no comprobadas?

Criticar a las Iglesias es un punto a su favor, pero criticar a todas las demás religiones, culturas, rituales es otra cosa. ¿Cómo está tan seguro que la suya es la indicada? Será por su razonamiento y análisis social?

MORALIDAD

Debemos tener muy claro que la sociedad es extremadamente cambiante DIALÉCTICA. A tal punto que en 2000 años, de los 3000 000 de años de existencia, hemos cambiado muchísimas veces nuestros modos de producción, territorios, ideologías, tecnologías, etc. Con esto es obvio que veremos que las concepciones de lo bueno y lo malo, con relación a la sociedad entera, irán cambiando también. Es así que hace tan solo medio siglo, viéramos el maltrato del indígena, y el esclavismo de los negros, como lo más natural y justo. Pero las concepciones cambian, unas para bien, y otras para mal, (en opinión personal por su puesto). Por ello para el y un gran número de personas, INCLUYÉNDOME, pensamos que es sumamente inmoral e injusto el trato hacia las mujeres, vestimenta, etc. Pero ¿quién sabe?, Tal vez en unos años no pensemos lo mismo, nadie es poseedor de la verdad absoluta, y mucho menos el autor de este libro.

Es por eso que es la sociedad en general la que decide que es bueno y qué es malo, por ejemplo hipotéticamente, si el 98% de la población mundial cree que matar es un delito, pues se impondrán leyes en contra de la misma. A sí mismo habrá pequeñas variaciones, pues por ejemplo algunos países musulmanes verán el tener varias esposas, como algo sumamente normal, y a ellas que yo sepa no les molesta del todo.

Por lo tanto la suya es una simple suposición, o la suposición de su “Cristo”.

En otra ocasión menciona que la mujer, como todo ser humano, tiene la facultad del libre albedrío. Pero en lo personal, y a riesgo de cometer un error, pienso que no existe tal cosa, lo cual ampliaré mucho después, puesto que como él mismo dice, nosotros somos en parte producto del medio, pero a demás somos producto de nuestro orden y azar al mismo tiempo del genoma humano producto de la mezcla de cromosomas en los padres, por lo que existen similitudes físicas y mentales entre estos.

¡DESPERTAD!

“El hermano se erige en educador de la hermana”

“Aprendiendo os subordináis vosotros mismos a formas ajenas que otros pensaron, os adherís voluntariamente a convicciones extrañas, no hacéis vuestras más que las experiencias que otros hicieron en sí”

Entonces busca como conclusión que nosotros mismos busquemos y encontremos nuestra propia verdad, y no la verdad prestada de los pensamientos de otro, lo que considera una pereza espiritual. Por lo tanto se va en contra de todo el sistema educativo en conclusión, puesto que no tolera este tipo de actitudes, y espera la reacción individual. Se contradice gravemente al escribir este libro, pues en el caso de que tuviese la razón esperaría que lo comentado en él, lo deduzcamos nosotros mismos, sin su “ayuda”.

El más allá no puede ser reconocido con la ayuda de medios terrenales.

Debo de comentar que últimas investigaciones científicas vistas en canales educativos y serios como Discovery Chanel, han demostrado que es el cerebro el que recepta y expresa emociones e “intuiciones”, en experimentos como el de una broma, y con ayuda de electrodos que captan estímulos nerviosos en distintas secciones del cerebro ven que en el momento de captar la broma, son varios los estímulos cerebrales los que aparecen. En el caso de emociones comparables entre hombres y mujeres, vemos que por ejemplo:

El hombre posee muchas más capacidades de manejo de gráficos tridimensionales, y las mujeres en su capacidad de interpretar sentimientos u expresiones. Gracias a que mientras que mayor sea la actividad cerebral, mayor será el esfuerzo de cada individuo en cada tarea.

El más allá no es más que el producto de las emociones, intuiciones e incluso instintos de nuestra parte “salvaje” y no civilizada de lo que es en sí ser un hombre, un ser pensante. El sentirnos ahogados en un mundo de información y desafortunados productos de las imperfecciones humanas, nuestra mente se ve tan agobiada que se ve obligada a crear mundos mucho más simples y fáciles de comprender, así sean estos una simple equivocación.

Por lo tanto si los crea la mente humana, individualmente, es lógico pensar que por los efectos del medio desde un tropiezo, un accidente hasta las inclinaciones religiosas de familiares nos llevarán a tener una perspectiva muy diferente de nuestro Dios.

Muchos compañeros, familiares, científicos, piensan de una manera muy similar a la descrita en este libro, es decir en la falsedad de las iglesias, de la religión impartida por los hombres, pero con la diferencia de que ellos no creen en la palabra de la Biblia, sino de su propia Biblia, la que ellos crean con sus vivencias y experiencias. Teniendo una visión distinta de nuestro Dios notaremos fácilmente muchas controversias, antagonismos, que incluso residen en lados opuestos de la moneda.

Tomando en cuenta que las leyes Divinas, como leyes de nuestro “Señor”, no tienen el más mínimo margen de error, como en la ley de la Siembra y la cosecha para incluso pensamientos, ni excepciones, ya que como dice nuestro libro “Consiste una responsabilidad unida a la garantía de tener libre voluntad de decisión, característica propia del hombre e inherente a él donde queda sometido ineludiblemente a las consecuencias de sus pensamientos, debido a la acción de las leyes de la Creación, de no ser así ¿Dónde residiría la justicia Divina, sólidamente anclada en la Creación, y que es el pilar, el equilibrio y la conservación de todo su funcionamiento?”

Por lo tanto si Reflexionamos que:

Una muchacha que ha nacido en un ambiente terrible, en el que su madre fue asesinada por su padre, el cual está en prisión. A demás de ser violada por sus padres sustitutos veremos que ella de por sí tendrá en muchos casos un creciente odio o recelo hacia la sociedad en general. A demás sin unas bases morales tendrá, mediante su análisis propio, que el consumir drogas y prostituirse le ayudan a conseguir alimento y alivio a su dolor interior. Cómo podemos entonces decir que sus pensamientos le llevarán al infierno, si ella mismo no tuvo la culpa de ser como es ahora, sino es un producto de su medio, que le llevará finalmente a despreciar y ser despreciada su vida.

Entonces producto de sus pensamientos, y por la “afinidad de almas y contagio de la suya” influenciará a otros a seguir su camino, por lo que como dice el libro “la retendrá hasta que su influencia, la que retuvo a esas personas en su ascensión se haya perdido” pero entre tanto la persona ya influenciada por ella, incita a su vez a más personas. Por lo que pregunto

¿Nadie llegará a la ascensión entonces? O es que ¿Nadie tiene culpa de sus acciones, cuyas responsables se remontarán a infinidad de personajes influenciadores?.

Aquellos que creen en Dios, verán muy pronto que cada uno crea a su Dios a su pensamiento y a la final inconscientemente a su conveniencia.

Abd - ru - shin nos dice que nosotros no escuchamos a nuestro llamado intuitivo hacia la verdad debido a nuestra “pereza espiritual y conveniencia”.

Pues yo le digo y con muchos más argumentos a mi favor que es suya la pereza, y es una pereza mental, y así mismo por conveniencia, pero una conveniencia emocional. En la que podemos ver que una vida más sencilla nos lleva a una vida más feliz, ya que nos impide ambicionar más de lo que tenemos, puesto que no lo conocemos. Por ejemplo, en mi manera de ver el Socialismo, como un sistema funciona, el problema es que la gente conoce que existen mejores y más cómodas “oportunidades” de formas de vida, por lo que posee una ansiedad, una ambición. Pero os aseguro que si esta estuviese en todo el planeta, con iguales condiciones de vida, no existirían problemas, quejas o migraciones ambiciosas.

Con este ejemplo, y si simplificamos nuestros conocimientos a una simple respuesta, si sustituimos todos los libros, pensamientos, ciencias, tecnologías con un libro que es la Biblia, donde respondemos a cada cuestión, es la voluntad o designio del Señor, veremos el camino más corto a la felicidad.

El indígena es feliz en el campo, hasta que ve en la ciudad la posibilidad de ser mucho más feliz, cuando esta no es la realidad.

En mi opinión el intelecto, el análisis, lógica, razonamiento, etc. Son el camino adecuado, verdadero, y por su puesto larguísimo hacia una verdadera felicidad, y bondad. Ya que con un análisis como este, veo que las intenciones de este libro son buenas, por lo tanto comunes con las mías, pero su camino es el intangible e irreal, es decir acorde con las emociones y capacidades educativas del pueblo del mundo.

“Malos conceptos que para muchos llegan a constituír base firme sobre las que edifican sus investigaciones y reflexiones, pero sin tardar en tropezar con obstáculos, con lagunas imposibles de llenar.

Esto hace que muchas personas recurran a la fe, pero el hombre no debe creer en cosas que no puede concebir, ya que de este modo se oprime el espíritu. Mas bien se debe llegar a investigar y examinar”.

No cabe duda que en este aspecto tiene absoluta razón, ya que ese sentimiento es el que realmente impulsa a muchas personas a seguir la fe. Pero se debe llegar a esta mediante investigación, lo cual requiere obviamente del intelecto humano. Por lo que nuevamente se contradice a sí mismo, o ¿sugiere que seamos consortes de Satán, pero con fe en la Creación y convicción?.

A demás mis investigaciones, análisis, reflexiones, que en realidad me persiguen y las persigo todos los días de mi vida, me han sugerido hasta el momento que no existe tal cosa como un Dios.

Puedo aceptar la presencia de una fuerza que da vida a la materia inerte, y que todavía no podemos encontrar o definir. Pero de que esta tenga conciencia lo dudo demasiado como para creerlo.

Es de saber que muchos de ustedes relacionan a Dios como las emociones en sí, las que no podemos ver pero que existen. Pero como ya os he informado, nuevas tecnologías nos permiten saber el verdadero y MATERIAL origen de las mismas.

“Que es la verdad... lo que sentís ahora, mañana será un error, las revelaciones cambian, por lo que seguís en incesante búsqueda. , sin aprender ciencias ya lo sabréis todo”

Es verdad que no existe, ni existirá jamás una verdad absoluta, pero no por ello debemos de inventarnos una con el simple hecho de sentir lo que queramos sentir de ella, donde tendrás la incoherente facultad de que sin saber nada de nada, lo sepas todo.

EL SILENCIO

“Guárdate bien de concebir pensamientos confusos, de toda trivialidad en el pensar.

La superficialidad se venga amargamente denigrándote. Si concibes un verdadero pensamiento y lo retienes acabará infaliblemente a la realización.”

Es verdaderamente simple lo que se intenta explicar en este contexto. Y consiste en que debemos concebir el “pensamiento correcto” de Dios desde el principio, conservándolo y no dejando que este decaiga o será modificado por los auténticos e imparciales argumentos de la ciencia o de la “masa cerebral”. Por lo que el no opinar o cerrarse a una solución es la mejor manera para conservar esta, por así decirlo, boya en una piscina donde puedes aprender a nadar.

“Que muchos adversarios de la fe ya no quieran saber nada de la Divinidad, no altera absoluto los hechos expuestos. Sólo tiene que suprimir la palabra Dios y encontrarán en la ciencia exactamente lo mismo. ¿Qué es lo que impide llamar Dios a esta Fuerza?”

Primeramente estos ni se acercan a hechos, sino a suposiciones relacionadas a innumerables metáforas. Por otro lado en cierta manera tiene la razón en este punto, pero si lo relacionamos con el deseo de hacer el bien. Me refiero a que si una persona ve en hacer el bien una satisfacción emocional, y a demás de la seguridad de que va en buen camino hacia las recompensas en el cielo; y otra lo ve puesto que esta beneficia social, política, económica y culturalmente a todo el planeta, ya que no existe punto o razón lógica de conciencia social para no hacerlo.

Y lo que impide llamar Dios a esta fuerza es la carencia de CONCIENCIA de la misma hacia sí misma o hacia nosotros.

ASCENSIÓN

El espíritu con la redención se irá liberando así de la opresión, se eleva ligero y rápido, según la Ley de la gravedad espiritual, remontándose a la región a la pertenece según su liviandad.

Ya Jesús os mostró el camino “Ama a tu prójimo como a ti mismo”

El problema de toda la sociedad en general es el EGOCENTRÍSMO desmedido, puesto que sin una conciencia social bien definida, o como se dice “Amor a tu prójimo” jamás podremos llegar a un progreso. Egocentrismo debido a la necesidad del hombre a tener una satisfacción personal rápida, sin llegar a complicaciones necesarias para su progreso. Vivir en una burbuja creada por sí mismo no es para nada de ayuda, puesto que luego de un largo análisis descubrirán que estas satisfacciones individualistas terminan rápidamente, pronto las ambiciones físicas pierden el gusto emocional de sus efectos. Como por ejemplo un yate en el cual un millonario se divierte los primeros años, para luego deprimirse al buscar algo mejor, por lo que no existirá una verdadera satisfacción personal.

Por otro lado vemos que la ayuda comunitaria, con colaboración y apreciación por su puesto, llevarán a una misma satisfacción personal e incluso una que no se extinga.

Por lo tanto, y como ya lo he mencionado en párrafos anteriores, la fe es el camino fácil hacia la felicidad interior. Diciendo en mi opinión “¿para qué saber, entender, estudiar, comprar, etc., si esto no es necesario para ser feliz?”. Para mí si es necesario, puesto que queremos buscar razones claras para hacer el bien, y no decir simplemente “porque Dios lo quiso así”, “pues es el camino a la redención”, “pues deseo llegar al altísimo”... y tantos otros. Tengan personalidad por favor!...... no sean siervos, no sean un rebaño sin opinión o duda alguna, por miedo de perder su fe!

“Pobres necios lo que pregunten “¿Qué provecho saco abandonando viejos hábitos y cambiando mi modo de ser?”. Pues solo el ser más noble sería suficiente razón pero es más, sobrepasa los tesoros del mundo, donde el hombre puede liberarse de las esclavizantes cadenas que él mimo se forja constantemente.”

Pues el beneficio es claro para mí. “Lleva a una vida más sencilla, fácil, FELÍZ, alcanzable, y emocionalmente estable de una manera rápida, eficaz y limpia. Pero no es así pues no es un camino de verdad absoluta y mucho menos relativa, que es la que alcanzamos los hombres, y que lleva estudio y tiempo alcanzarla para tener una verdadera felicidad y satisfacción social”

LENGUAJE DEL SEÑOR

“Tanto en la elección, en la aceptación como en la obediencia reposa una decisión personal, consecuencia de una pereza espiritual quizás en forma de hábito general”

Con un simple análisis de mis palabras veremos que estoy de acuerdo con esta idea, pero con un pequeñísimo cambio:

“Tanto en la elección, en la aceptación como en la obediencia reposa una decisión personal, consecuencia de una pereza MENTAL quizás en forma de hábito en general”

No obstante, esta justicia no siempre tiene en cuenta una sola existencia terrenal. Sucede a menudo que por vuestras decisiones recaen sobre vosotros la desgracia y se las imponéis a veces a vuestros hijos resultado de su indolencia en el esfuerzo de decidir, y no según vuestra más profunda intuición.

De ser así, es realmente culpa, o responsabilidad de los padres que los hijos actúen “desgraciadamente” como ellos, o es culpa a su vez de infinitas generaciones predecesoras. Entonces no sería el caso de que el “análisis o peraza espiritual” sean resultado de ninguna responsabilidad. Ya que sin la facultad de “entender sus palabras” por culpa de sus padres estarían ya “condenados al infierno”.

LEYES DIVINAS Y OPINIONES SOBRE EL ¿QUÉ BUSCAIS EN LA VIDA?

En cuanto a las leyes Divinas encontramos mencionadas por el autor de este libro a las siguientes:

  • Ley del efecto recíproco o de la Siembra y Cosecha. En la que todas tus acciones aquí en la tierra te llevarán o tendrán efectos inevitables sea en la materialidad etérea o sea en el mundo espiritual.

  • Ley de la atracción de afinidades. En la que un magnetismo de almas atrae a similares, el cómo se reúnen jugadores con jugadores, bebedores con bebedores, los de alma noble con sus homólogos, etc. Ley aplicable en el más allá.

  • Ley de la gravedad del alma e la que el alma tiende a alivianarse, a descargarse de pesos, deudas a través de querer el bien común, de manera sincera, y seguida de una redención continua y liberadora. Liviandad que te llevará a distintos estratos en el mundo espiritual.

Y en cuanto a lo que realmente “Buscáis en la Vida” en la que el verdadero propósito es el de alcanzar la felicidad mediante el bien común, mediante una conciencia social, mediante “Amar a nuestro prójimo”. Respetarlo, ayudarlo, obrar con él.

Los puntos en los que no estoy de acuerdo no los pasos, procesos que debe vivir el hombre para alcanzar dichos propósitos.

  • Rendirse y agachar la cabeza ante algo que pensamientos analíticos no pueden concebir.

  • Perder personalidad, y no atreverse a cuestionar la existencia o funcionamiento de la Divinidad.

  • Simplificar la mente, acto similar a “lavar nuestro cerebro” de manera que tiremos al tacho ideologías, dogmas actuales.

  • Emplear “intuiciones” o emociones para realizar decisiones, ya que estas tienden al error, y es posible que sean las causas del mal de la humanidad. (alcoholismo, drogas, inmoralidad, guerras, etc.).

VOCABULARIO

Redención

Constituye uno de los dogmas centrales del cristianismo, que expresa la intervención de Dios en favor de la humanidad, para devolver a ésta su verdadero lugar en el plan divino. La redención se realiza a través de Jesucristo, quien por eso recibe el título de redentor. En la teología se ha insistido, quizás demasiado, en los aspectos jurídicos de la materia, entendiendo el acto redentor de Jesucristo como el pago de un rescate destinado a satisfacer a Dios. La correcta interpretación debe ser mucho más dinámica. En el prefacio pascual la Iglesia católica apostólica romana afirma que Cristo "con su muerte destruyó nuestra muerte y con su resurrección nos dio nueva vida". La redención supone por ello recrear en el ser humano todo el dinamismo que Dios ha querido establecer para que los individuos colaboren de una forma activa en el plan de salvación.

Expiación

En teología cristiana, expiación del pecado y propiciación de Dios mediante la encarnación, la vida, el sufrimiento y la muerte de Jesucristo; obediencia y muerte de Cristo en representación de los pecadores como fundamento de la redención; en el sentido más estricto, obra de Cristo como sacrificio por los pecadores. En muchas tendencias teológicas, incluidas casi todas las universalistas y unitarias, la expiación significa el acto de acercar las personas a Dios, a diferencia de la idea de reconciliar a un Dios ofendido con sus criaturas.

efímero, -ra

(v. efémera )

adj. Que dura un solo día.

2 Pasajero, de corta duración.

3 adj.-s. Efémera.

SIN. 1 y 2 Huidizo, fugaz.

escrúpulo

(lat. scrupulu ¬ scrupu, piedra)

m. Duda o recelo que trae inquieto y desasosegado al ánimo: ~ de conciencia); un hombre sin escrúpulos.

2 Aprensión, asco hacia alguna cosa, especialmente alimentos.

3 China que se mete en el zapato.

4 astron. Minuto.

5 farm. Antiguo peso (1,198 miligramos; veinticuatro granos).

preludio

lat. prœludio ¬ ludere, jugar)

m. Lo que precede y sirve de entrada, preparación o principio de una cosa.

2 Lo que se toca o canta para ensayar la voz o probar los instrumentos antes de comenzar la ejecución de una obra musical.

3 Composición instrumental ejecutada antes de una obra, una representación o una ceremonia: un ~ de Chopin; el ~ de Lohengrin; un ~ y fuga de Bach.

depuración

f. Acción de depurar o depurarse.

2 Efecto de depurar o depurarse.

3 fisiol. Proceso por el cual el organismo elimina sustancias nocivas o inútiles.

exiguo, -gua

(lat. -uu )

adj. Insuficiente, escaso

exordio

(lat. -iu )

m. Introducción, preámbulo de una obra y esp. de un discurso.

albor

(lat.)

m. Albura (blancura).

2 Luz del alba.

3 fig. Comienzo o principio de una cosa.

4 fig. ~ de la vida, infancia, juventud.

arrogar

(lat. -are )

tr. Adoptar [al huérfano o al emancipado].

2 prnl. Atribuirse, apropiarse jurisdicción, facultad, etc.: arrogarse atribuciones

excesivas. CONJUG. como llegar.

divergencia

f. Acción de divergir: ~ de rayos luminosos.

2 Efecto de divergir.

3 fig. Diversidad de opiniones o pareceres.

SIN. v. Diferencia.GLSA = CONTR. 1 y 2 Convergencia. 3 Conformidad, acuerdo.

plañidera

f. Mujer que se contrataba para llorar en los entierros.

SIN. Endechadera, llorona.

desidia

(lat.)

f. Negligencia, inercia.

RECOMENDACIONES

Debo de admitir que en un inicio pensé que los argumentos ideológicos de esta obra vayan a superar los míos, cambiando radicalmente mi manera de ver la vida, pero la verdad no fue así. Mas bien se fueron cultivando y en otros casos desarrollando argumentos mucho más fuertes que me llevan a deducir que en la vida todo es simple materia.

Me siento satisfecho y agradecido por este libro, ya que ha confirmado todas mis conclusiones sobre la humanidad, y su creencia en Dios.

Debo de admitir que uno de los temas favoritos míos para discutir con otros estudiantes críticos, mas no emocionales, es este mismo. Por lo que me siento sumamente agradecido de tener la oportunidad de expresar mis profundas meditaciones sobre tema, pero antes debo de aclarar que:

“En este mundo, nadie tiene la palabra final, y no quiero ser aquel que diga que la tengo. Después de todo, las lenguas, matemáticas, sociologías, entre otras son totalmente relativas, por lo que se encontrarán en una dialéctica interminable, dependiendo por su puesto de la opinión de la humanidad en general. Pero debo de afirmar que hasta la fecha, nadie a podido comprobarme lo contrario de mis afirmaciones, por ende convenciéndome.”

Otra recomendación es la de ver nuevos libros sobre el mismo tema, que me permitan ganar y deducir nuevos argumentos para dar la contraria, a un punto que considero extremadamente fascinante, que va al mismo interior del pensamiento humano, que busca la razón de vida, ¿porqué venimos? y ¿Hacia donde vamos?, y las sencillas, pero ilógicas respuestas a dichas preguntas, que llenan esos espacios psicológicos a algunas personas necesitadas de la misma.

Como comentaba a mi padre, “una vida ignorante, sin ofender, es una vida más sencilla y feliz. Sin ambiciones ni envidias”. Razón por la cual creo gran cantidad de la humanidad se ve adormitada en una boya imaginaria en un océano infinito y relativo, demasiado complejo no solo para estas personas, sino para la sociedad entera.

O como seguiré afirmando “ Dios es un sentimiento humano de autoayuda, que permite solucionar fácilmente todos los problemas interiores de la población inquieta por los cambios radicales en la tecnología, modos de producción, injusticia, etc.”

Recomiendo a demás que se los dé o recomiende a solo las personas que no sientan demasiado dolor, o terquedad frente a estas duras verdades de la vida.

Ya que es un tema sumamente delicado, lo cual puede llevar a la depresión a muchas personas, que ven en esta ilusión una ayuda para continuar viviendo.

BIBLIOGRAFÍA

  • Conferencias de introducción al Mensaje del Grial

>>En la luz de la Verdad<<

de Abd - ru - shin

PUBLICACIONES HISPANAS DEL GRIAL

EDITORIAL STIFTUNG GRALSBOTSCHAT

STUTTGART

1998 by Stiftung Gralsbotschaft, Stuttgart, Alemania

  • Enciclopedia Microsoft® Encarta® 2002. © 1993-2001 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.

ANEXOS

COMO ANEXOS HE DECIDIDO COLOCAR ASUNTOS IMPORTANTES SOBRE LAS DISTINTAS CONCEPCIONES DE DIOS. DESDE LO GENERAL HASTA LO ESPECÍFICO DE ALGUNAS DE LAS CREENCIAS MÁS FUERTES SOBRE EL MUNDO, TOMANDO INCLUSO ALGUNOS ASPECTOS FILOSÓFICOS.

DIOS

INTRODUCCIÓN

Dios, centro y objeto de la fe religiosa, la última realidad o simplemente un ser sagrado a quien se adora y se dirigen oraciones. En las religiones monoteístas, el Ser supremo, a quien se considera el único Dios, creador y origen de todo cuanto existe, y al que se describe en términos de atributos perfectos, por ejemplo, su infinitud, inmutabilidad, eternidad, bondad, conocimiento (omnisciencia) y poder (omnipotencia). La mayoría de las religiones atribuyen a Dios ciertos rasgos de carácter, como la voluntad, el amor, la cólera y la misericordia, que pueden interpretarse tanto metafórica como literalmente.

Creación del hombre Según el Génesis, Dios creó con barro al primer hombre, Adán, a su imagen y semejanza. En este fresco de la bóveda de la Capilla Sixtina, el gran artista del renacimiento Miguel Ángel representó a Dios dando a Adán el soplo de la vida.Sistine Chapel, Vatican, Rome, Italy/SuperStock

2 CONCEPCIONES DE DIOS

Muchos pensadores religiosos han sostenido que Dios es tan diferente de los seres mortales que debe ser considerado en esencia como un misterio más allá de la capacidad de comprensión humana. No obstante, la mayoría de los filósofos y teólogos han supuesto que es posible un conocimiento limitado de Dios y han formulado diferentes concepciones de él en términos de atributos divinos y trayectorias de conocimiento.

2.1 Enfoques filosóficos y religiosos

Las concepciones filosóficas y religiosas de Dios han estado muy diferenciadas. En el siglo XVII, por ejemplo, el matemático y pensador religioso francés Blaise Pascal comparó de manera poco propicia el "Dios de los filósofos", una noción abstracta, con el "Dios de la fe", una realidad viva, experimentada. En general los místicos, que reclaman la experiencia directa del ser divino, han afirmado la superioridad de su conocimiento de Dios a las demostraciones racionales de su existencia y de los atributos propuestos por filósofos y teólogos. Algunos teólogos han intentado compaginar los enfoques filosóficos y experimentales de Dios, como en la doble vía del teólogo alemán del siglo XX Paul Tillich, que habló de Dios como la "causa del ser" y el "interés último". Una cierta tensión es quizá inevitable, no obstante, entre el modo en que los doctrinarios hablan de Dios y el modo en que la mayoría de los creyentes piensan de él y lo experimentan.

2.2 Atributos principales

Dios puede ser concebido como trascendente (por encima del mundo), haciendo hincapié en su "calidad de otro", su independencia absoluta y su poder sobre el orden mundial; o como inmanente (habitando en el Universo), resaltando su presencia y participación dentro del proceso del mundo. Ha sido pensado como personal, por analogía con los individuos humanos, pero algunos teólogos, por otra parte, han sostenido que el concepto de personalidad es inadecuada para Dios y que debe ser concebido como impersonal o suprapersonal. En las grandes religiones monoteístas, Dios es venerado como lo Uno, la unidad suprema que abarca o ha creado todas las cosas; pero el politeísmo, la creencia en muchos dioses, también ha permanecido enriqueciéndose a través de la historia.

Estos contrastes son a veces combinados mediante procedimientos dialécticos. Así, mientras el teísmo hace hincapié en la trascendencia divina y el panteísmo identifica a Dios con el orden del mundo, en el panteísmo Dios es entendido tanto desde una perspectiva trascendente como inmanente. La doctrina cristiana de la Trinidad y doctrinas similares de otras religiones admiten la unidad y la diversidad interna de Dios. El cristianismo es una modalidad de monoteísmo en que la unidad completa de Dios ha sido modificada. También se ha razonado que Dios tiene aspectos personales e impersonales, o también que sólo él es auténticamente personal y que en el ámbito de la finitud hay sólo una aproximación imperfecta al ser personal. Estos intentos, para unir de manera dialéctica en Dios características opuestas en apariencia, son comunes en escritores religiosos y místicos, y se proponen hacer justicia a la variedad y complejidad de la vivencia religiosa. El filósofo alemán del siglo XV Nicolás de Cusa, por ejemplo, creyendo que Dios sólo puede ser aprehendido a través de la intuición mística, acentuó la "coincidencia de opuestos" en Dios; el filósofo danés del siglo XIX Sören Kierkegaard insistía en la naturaleza paradójica de la fe religiosa. Estas formulaciones sugieren que la lógica del discurso sobre Dios es diferente por sí misma a la lógica que se aplica a las entidades finitas.

3 JUDAÍSMO, CRISTIANISMO E ISLAM

En el judaísmo, el cristianismo y el islam, las tres religiones enraizadas con la tradición bíblica, Dios es concebido ante todo en términos de trascendencia, personalidad y unidad.

3.1 La idea judía de Dios

La idea de trascendencia es introducida en los versos iniciales de las escrituras hebreas, en las que Dios es presentado como creador y este concepto imprime todo el discurso judío sobre Él. Decir que el mundo es creado significa que no es independiente de Dios o una emanación de Dios, pero sí es externo a Él, un producto de su voluntad, por eso Él es Señor de toda la tierra. Esto explica la antipatía que los judíos sienten hacia la idolatría (ninguna criatura puede representar al Creador, por lo que está prohibido hacer ninguna imagen material suya). Sin embargo, es también parte de la doctrina referida a la creación que el ser humano fue hecho a imagen de Dios; por ello, la comprensión hebrea de Dios fue francamente antropomórfica. Él prometía y amenazaba, podía enojarse y ser asimismo envidioso; pero sus atributos principales eran virtud, justicia, compasión, verdad y lealtad. Es representado como rey, juez y pastor. Él establece pactos con su gente y así se autolimita. Como Dios, a pesar de su condición antropomórfica, es una divinidad viva. Es verdad que el nombre de Dios, Yahvé, era entendido como "Yo soy el que es", pero no era tomado por los hebreos de la época bíblica en el sentido abstracto y metafísico en el que se le consideró más tarde. El Dios hebreo era único y su mandato fue, "¡No tendréis otros dioses delante de mí!" (aunque en algunos pasajes bíblicos el Espíritu del Señor y el Ángel del Señor y, en posteriores especulaciones judías, la sabiduría divina parecen ser seres divinos secundarios).

3.2 Concepción cristiana

El cristianismo emprendió su andadura como una secta judía y así asumió al Dios de los hebreos, y las Escrituras judías se convirtieron con el tiempo, para los cristianos, en el Antiguo Testamento. Durante su magisterio, Jesús fue quizá entendido como un hombre santo de Dios, pero a finales del siglo I los cristianos le habían ensalzado como pastor divino, y esto creó la tensión con la tradición monoteísta del judaísmo. La solución del problema fue el desarrollo de la doctrina de Dios trino o Trinidad que, pese a insinuarse en el Nuevo Testamento, no fue formulada de un modo completo hasta el siglo IV. El Dios del Antiguo Testamento se convirtió, para los cristianos, en el Padre, un título que el mismo Jesús le había aplicado y por el que se proponía hacer hincapié en su amor y cuidado más que en su poder. Jesús mismo, reconocido como Cristo, fue entendido como el Hijo encarnado o la Palabra divina (Logos), la manifestación concreta de Dios en el orden finito. Ambas expresiones, Hijo y Palabra, implican un ser, que es a la vez distinto del Padre e incluso tan próximo, relacionado como ser 'de la misma sustancia' (del griego, homoousios) con Él. El Espíritu Santo —en Occidente se dice que procede del Padre y del Hijo, en Oriente que procede sólo del Padre (después de la controversia del filioque)— es la presencia inmanente y la actividad de Dios en la creación, por la que lucha para conducirla a la perfección. Aunque la teología cristiana habla de las tres "personas" de la Trinidad, no hay tales personas en el sentido moderno, sino tres modos de ser del mismo y único Dios.

3.3 Islam

El islam surgió como una poderosa reacción contra las antiguas culturas paganas de Arabia y, como consecuencia de ello, es la que profesa su monoteísmo con mayor rigidez entre las tres religiones de raíz bíblica. El nombre de Alá significa simplemente 'El Dios'. Es personal, trascendente y único, y a los musulmanes se les prohibe representarlo con cualquier forma viviente. El credo principal se resume en la proclamación: "No hay dios más que Alá y Mahoma es su profeta". Alá tiene siete atributos básicos: vida, conocimiento, poder, voluntad, oído, vista y habla. Las tres últimas no se entienden en un sentido antropomórfico. Su voluntad es absoluta, y todo lo que ocurre depende de ella, incluso hasta el punto de que creyentes y no creyentes están predestinados a la fe o a la falta de fe.

4 RELIGIONES DE ASIA Y OTRAS

Siete Dioses de la Buena Suerte Esta talla en marfil, realizada en Japón y de carácter anónimo, representa a los Siete Dioses de la Buena Suerte a bordo de su barco repleto de tesoros. Según la tradición japonesa, estas deidades proporcionan fortuna, salud y longevidad.Victoria and Albert Museum, London/Art Resource, NY

A pesar de las diferencias, las concepciones de Dios en el judaísmo, el cristianismo y el islam tienen un obvio parecido familiar. Las grandes religiones de Asia, sin embargo, pertenecen a un esfera muy distinta. Incluso el uso de la palabra Dios en un contexto religioso asiático puede ser engañoso, porque por regla general lleva la connotación de personalidad. Una expresión más amplia que englobaría tanto la idea de un Dios personal y la idea de un absoluto impersonal o suprapersonal es el Ser Sagrado.

4.1 Hinduismo

En el hinduismo, el Ser Sagrado puede ser comprendido de diferentes maneras. Desde una perspectiva filosófica, es entendido como Brahman, la realidad única eterna, absoluta, que abarca todo lo que es, de modo que el mundo que cambia es sólo la apariencia exterior (maya). En la religión popular se reconocen muchos dioses, pero entendidos con propiedad, son manifestaciones de Brahman, y cada uno de ellos tiene su propia función. Los tres dioses principales, Brahma, Visnú y Siva (encargados de la creación, la preservación y la destrucción), están unidos como el Trimurti, o los tres poderes. Hablando en sentido estricto, el dios creador no crea en el sentido judeocristiano, porque el mundo es eterno y él es tan sólo el dios que ha estado desde la génesis de los Tiempos. En el hinduismo Bhakti, el camino de la devoción personal, el dios Isvara se concibe como personal y no es diferente al dios judeocristiano.

4.2 Budismo y religión china

Se dice a veces que el budismo Theravada es ateo, pero no es así. Los dioses son reales, pero no son lo fundamental. La realidad última o Ser Sagrado, constituye el orden cósmico impersonal. Una idea semejante se encuentra en la religión griega antigua, en la que el destino cósmico parece haber sido superior incluso a los grandes dioses. En el budismo Mahayana de China y Japón, Buda mismo fue transformado en un ser divino, aunque la vinculación con el Buda histórico se volvió muy tenue o incluso desapareció, de ahí que las figuras de Buda en el Lejano Oriente sean consideradas seres cósmicos.

En las religiones chinas indígenas, el politeísmo puro de las culturas populares fue modificado por el contacto con las tradiciones filosóficas desarrolladas por la minoría erudita. En estas filosofías el Ser Sagrado último también parece haber sido concebido como una categoría impersonal. En el taoísmo, es el ritmo del Universo; en el confucianismo es la ley moral del cielo.

4.3 Politeísmo y animismo

En el politeísmo, hay muchos seres sagrados, cada uno de los cuales manifiesta algún atributo divino particular o cuida de algún aspecto concreto de la naturaleza o de las cuestiones humanas. El politeísmo fue la forma más común de religión en el mundo antiguo y estuvo muy desarrollada en Egipto, Mesopotamia, Grecia y Roma, entre otras civilizaciones. Tiende, sin embargo, a evolucionar en una forma de religión que muestra una concepción unitaria de la divinidad (como demostró el hinduismo), bien por ejercer la crítica filosófica o porque una de las deidades en el panteón politeísta adquiera una superioridad contundente. Se solían concebir los dioses de un panteón con algún lazo familiar, lo que aseguraba desde el principio un sentido de su unidad. El politeísmo se desarrolló casi con regularidad a partir de una forma más tradicional de religión (todavía practicada en muchas partes del mundo) llamada animismo, la creencia en una multitud de fuerzas espirituales, localizadas y limitadas en su poder, algunas amistosas y otras hostiles. En el animismo el sentido de Ser Sagrado se difunde por todo el Universo.

4.4 Sumario de tipos principales

Una serie de tipos, cada uno transformándose en los otros, puede ser extraído de este estudio. En el monoteísmo del judaísmo y del islam, el Ser Sagrado se concibe en su aspecto más trascendente y personal. En el trinitarianismo cristiano, se hace un intento para sintetizar la trascendencia y la inmanencia. En las religiones de Asia que se han tratado, se resalta la inmanencia y naturaleza impersonal del Ser Sagrado (aunque algunas formas de hinduismo y budismo no excluyen aspectos personales de la condición divina).

5 FUNDAMENTOS PARA LA CREENCIA EN DIOS

Aunque las concepciones de Dios han variado de modo considerable, en dependencia del periodo histórico, cultura y grupo de que se trate, una misma fe en un Ser Sagrado ha sido predominante en algún sentido en casi todas las sociedades a través de la historia. Sin embargo, esta creencia ha sido puesta en duda desde los tiempos antiguos por doctrinas como el escepticismo, el materialismo, el ateísmo y otras formas de descreimiento, y la proporción de no creyentes es más alta en las sociedades modernas que en la mayoría de las sociedades del pasado.

MATERIALISMO:

Materialismo, en la filosofía occidental, doctrina según la cual toda existencia se puede reducir a materia o a un atributo o efecto de la materialidad. Según esta doctrina, la materia es la última realidad y el fenómeno de la conciencia se explica por cambios fisioquímicos en el sistema nervioso. El materialismo es, por lo tanto, lo opuesto al idealismo, que afirma la supremacía de la mente y para el que la materia se caracteriza como un aspecto u objetivación de la mente. El materialismo extremo o absoluto se conoce como monismo materialista. De acuerdo con la teoría mente-materia del monismo, según la expuso el metafísico británico William Kingdon Clifford en su obra Elementos de dinámica (1879-1887), la materia y la mente son consustanciales, siendo la una un mero aspecto de la otra. El materialismo filosófico data de la antigüedad clásica y ha tenido numerosas formulaciones. Los primeros pensadores griegos estuvieron de acuerdo con una variante del materialismo conocida como hilozoísmo, según la cual la materia y la vida son idénticas. Relacionada con el hilozoísmo está la doctrina del hiloteísmo, que afirma que la materia es divina y niega la existencia de Dios al margen de sí misma. El atomismo de Demócrito (460-370 a.C.) retomado por Epicuro, entra dentro de esta corriente filosófica. Materialismo cosmológico es un término que se usa para denominar una interpretación materialista del universo.

El materialismo antirreligioso nace del espíritu de hostilidad hacia los dogmas teológicos de la religión organizada, en concreto los del cristianismo. Entre los más notables exponentes del materialismo antirreligioso se encuentran los filósofos franceses del siglo XVIII Denis Diderot, Paul Henri d'Holbach y Julien Offroy de la Mettrie. De acuerdo con el materialismo histórico, formulado en los escritos de Karl Marx, Friedrich Engels y Vladímir Ilich Lenin, en cada época histórica el sistema económico imperante determina las necesidades de la existencia, la forma de organización social y política, así como los aspectos religiosos, éticos, intelectuales y artísticos de cada época.

En los tiempos modernos el materialismo filosófico estuvo muy influido por la doctrina de la evolución e incluso puede decirse que ha sido asimilado con la más amplia teoría de la evolución. Los evolucionistas trascienden el simple antiteísmo o ateísmo materialista y pretenden mostrar cómo las diversidades y las diferencias en el universo son el resultado de procesos naturales en oposición a los fenómenos sobrenaturales.

5.1 Variedades de incredulidad

Los argumentos en contra de la creencia en Dios son tan numerosos como los que existen a su favor. El ateísmo niega de modo absoluto la existencia de Dios. Algunos, por ejemplo, creen que el universo material constituye la realidad última; otros argumentan que el predominio del sufrimiento y del mal en el mundo imposibilita la existencia de un ser sagrado. Los agnósticos creen que la evidencia a favor y en contra de la existencia de Dios es cuestionable; por lo tanto suspenden el juicio en beneficio de la duda. Los positivistas creen que la investigación racional se halla restringida a las cuestiones del hecho empírico o demostrable por vías positivas y científicas, por lo que no tiene sentido ni afirmar ni negar la existencia de Dios.

5.2 La naturaleza de la creencia en Dios

Si Dios es el fundamento u origen del ser y no simplemente otro ser, aun el ser supremo o más elevado que concebirse pueda, entonces no existe en el sentido en que se encuentran las cosas en el mundo. Puede ser incluso engañoso decir, "Dios existe", aunque es el modo tradicional de hablar. Creer en Dios es tener fe en el fundamento último del ser, o confiar en la racionalidad última y la virtud de la disposición completa de las cosas. Este modo de expresar el tema deja en el aire las cuestiones de la trascendencia e inmanencia, ser personal e impersonal, entre otras. El fundamento principal para creer en Dios debe encontrarse en la experiencia, y en concreto en la experiencia religiosa. Hay muchas experiencias en las que la gente ha sido consciente del Ser Sagrado que afecta a sus vidas —experiencias místicas, conversión, una sensación de presencia, a veces visiones o locuciones— y que pueden sentirse con la fuerza de una revelación. Junto a experiencias religiosas en sí mismas hay otras en las que la gente llega a ser consciente de una profundidad o una finalidad que ellos llaman Dios (experiencias morales, relaciones interpersonales, sensación de belleza, la búsqueda de la verdad, la conciencia de finitud, incluso la confrontación con el sufrimiento y la muerte). A veces se producen las llamadas situaciones límite (término utilizado en el siglo XX por el filósofo alemán Karl Jaspers), porque aquéllos que sufren tales experiencias parecen chocar contra los límites de su propia existencia. Al hacer esto, sin embargo, llegan a ser conscientes de un ser que trasciende su propio ser, con el que todavía sienten tanto diferencia como afinidad. Llegan a ser conscientes de lo que en el siglo XX el teólogo protestante Rudolf Otto denominó, en una clásica descripción, mysterium tremendum et fascinans, el misterio que produce a la vez temor y fascinación.

5.3 Argumentos formales para la existencia de Dios

Para un incalculable número de personas estas experiencias del Ser Sagrado son auto-autentificadas, y sienten que no necesitan indagar más. Toda experiencia humana, sin embargo, es falible. Errores de percepción son experiencias cotidianas, y concepciones falsas del mundo natural, la Tierra, los cuerpos celestes y otras análogas han prevalecido durante miles de años. Es por lo tanto posible que la experiencia del Ser Sagrado sea ilusoria, y esta posibilidad ha llevado a algunos creyentes a buscar una base racional para sostener su fe en Dios con la confirmación de la propia experiencia. Numerosos intentos se han llevado a cabo para probar la realidad de Dios. El teólogo escolástico medieval san Anselmo afirmó que la misma idea de un ser de quien nada más perfecto puede ser concebido supone su existencia, pues la existencia es en sí misma un aspecto de la perfección. Muchos filósofos han negado la validez lógica de la transición de la idea a la existencia real, pero todavía se discute este razonamiento ontológico. El teólogo del siglo XIII santo Tomás de Aquino rechazó el razonamiento ontológico, pero propuso otras cinco pruebas de la existencia de Dios que todavía son aceptadas de forma oficial por la Iglesia católica apostólica romana: 1) la realidad del cambio requiere un agente del cambio; 2) la cadena de la causalidad necesita fundarse en una causa primera que no es causada; 3) los hechos contingentes del mundo (hechos que pueden no haber sido como son) presuponen un ser necesario; 4) se puede observar una gradación de las cosas desde lo más alto a lo más bajo, y esto apunta hacia una realidad perfecta en el punto más alto de la jerarquía; 5) el orden y el diseño de la naturaleza demandan como fuente un ser que posea la más alta sabiduría. El filósofo alemán del siglo XVIII Immanuel Kant rechazó y refutó los razonamientos de Tomás de Aquino, pero sostuvo la necesidad de la existencia de Dios como el soporte o garante de la vida moral. Estas razones para afirmar la realidad de Dios han sido sometidas todas a repetidas críticas y siguen siendo replanteadas para recibir nuevas apreciaciones. Hoy día está aceptado de un modo general que ninguna de ellas constituye una prueba, pero muchos creyentes dirán que los razonamientos acumulan una fuerza que, aunque tiene poco de prueba, supone una fuerte probabilidad, sobre todo en conjunción con la evidencia de la experiencia religiosa. En último extremo, la creencia en Dios es, como muchas otras creencias importantes, un acto de fe, una fe que tiene que estar enraizada en la experiencia personal.

PUNTUALIDAD “2”

ORIGINALIDAD “2”

PRESENTACIÓN “2”