En defensa de la política; Bernard Crick

Politización. México. Sistemas y gobiernos políticos. Sociedad. Ideologías

  • Enviado por: Ristory
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 6 páginas
publicidad
publicidad

SOBRE POLÍTICA.

Política, termino bastante repudiado y odiado dentro de la esfera social. Se utiliza para designar toda la gama de relaciones sociales y actividades que tienen lugar dentro del gobierno de un pais. Su inquina -de la sociedad hacia la política- deviene, en primer lugar, de la falta de claridad sobre el termino política, de saber lo que realmente significa. En segundo lugar, de confundir toda la actividad que realiza el gobierno con política. Y en tercer lugar, de la falta de verdaderos mecanismos políticos implementados por los lideres gubernamentales, ensuciando y mancillando el nombre de la política por sus ambiciones y deseos.

Quisiera empezar definiendo la política, según como la describe el Dr. Bernard Crick, como la forma o las formas de conciliar intereses divergentes en el seno de un pais plural. Es decir, buscar con astucia, tolerancia, prudencia y flexibilidad maneras para llegar a acuerdos sobre diferentes temas, desde diferentes intereses que estan en pugna, en un pais que es heterogéneo y tiene variedad de visiones sobre como debe resolverse o debe de tocarle a un grupo o actividad tal o cual cosa.

Crick, rechaza al consenso como un componente de la política, porque solo en el autoritarismo y en el totalitarismo puede haber un consenso total y estable, donde todo lo que diga el dictador es aceptado. Mas bien el consenso es la política en si misma, hacer política es estar buscando llegar a acuerdos inestables, pero eficientes, indefinida e ilimitadamente. Inestables por la diversidad de los intereses que estan en lucha dentro de una variedad multicolor que compone un estado.

En esa convivencia social entre individuos con intereses, ideas y proyectos muy variados y con fuerzas de distintas magnitudes, Crick utiliza el termino conciliación como el objetivo central de la política y lo entiende como la posibilidad de llegar a un punto aceptado por los conciliados. Este punto implica que las ideas de vida, que pueden ser contrarias, acepten temporalmente una determinada situación.

Claro, la conciliación no es algo sencillo y en muchas ocasiones no es satisfactoria, dado que no es armonía: es sujeción a un mínimo de coincidencia de las diferencias. No implica la cesión total, pero tampoco implica el medio justo. Puede ser muy desventajosa para todos, incluso para los mismos conciliados, y como no supone éxito de una parte y derrota de la otra, puede haber éxito para todos y derrota para todos.

La tesis de Crick, es la de que la política es diaria preocupación de los hombres libres, porque su vigencia es prueba de libertad. Es obvio, que cuando el autor habla de libertad hace referencia a una libertad normada, es decir, con derechos y obligaciones bien definidos. Se acoge a una autoridad como Aristóteles, teorizador del gobierno mixto, para emprender su defensa de la política. El concepto de la política ha resistido la más larga prueba del tiempo ( Aristóteles la denominó «ciencia de las ciencias», siglo IV A de J) en la interesante apreciación de que es la actividad que no se encamina a destruir otras y en cambio las fomenta a todas y contribuye a crear las óptimas circunstancias para su ejercicio. De lo cual se concluye que es disciplina altamente civilizadora. Y lo es, ciertamente, si propende a la búsqueda pacífica del poder, pues que libra al Estado y a la sociedad en general de luchas violentas. En el efecto de vivir en tolerancia, admitiendo que los demás pueden tener la verdad o una parte de ella.

la política es conservadora si preserva los beneficios mínimos del orden establecido; es liberal si se compone de las libertades particulares y practica la tolerancia; y es socialista si propende a condiciones que faciliten el cambio social deliberadamente; para que los grupos sientan que tienen participación equitativa en la prosperidad y supervivencia de la comunidad. Dependerá del tiempo, de las circunstancias y aún del talante de los hombres.

Podemos aceptar la información de que la política no es ciertamente un mal necesario sino un bien realista. La política es concebida por Crick como un tipo de actividad moral, libre, inventiva, flexible, placentera y humana. A la pregunta de cuándo es posible la política, responde que lo es cuando hay sociedades avanzadas o complicadas, sociedades con alguna diversidad de habilidades técnicas que no dependen para su supervivencia de una sola habilidad, una sola cosecha o un solo recurso. Y no todas las sociedades o grupos de personas se hallan en esta situación.

Sólo la estupidez permite aceptar el argumento de que porque hay políticos corruptos, la política debe ser despreciada. Los enemigos de la política, o quienes se benefician de su devaluación y desprecio, son precisamente los que no ven con buenos ojos la participación de su pueblo en el ejercicio del poder, como Fidel Castro o Augusto Pinochet en el presente, y Francisco Franco o Somoza en el pasado, que siempre denostaron a los políticos.

Ahora bien, La política había sido concebida y diseñada para la toma de decisiones en el marco del Estado, según la tradicional definición de un pueblo, un territorio y un gobierno.

Pero la apertura de la globalización hace que esté surgiendo un nuevo ámbito de toma de decisiones, denominado diplomacia, que tiene poco que ver con el principio de soberanía y para el que todavía no tenemos ninguna respuesta politica, pues la ONU, (que deberia fungir como un gobierno internacional) como ha demostrado la terrible crisis de Iraq, no es todavía una institución lo suficientemente desarrollada como para desempeñar el papel de Gobierno mundial que, antes o después, habrá que crear.

Reivindicar el valor moral de la política debe ser el camino. Sin ello, será difícil que las instituciones de gobierno reporten bienes públicos para la sociedad. La política debe huir del oportunismo inmediatista y del imposible intento de escalar el cielo. La política descarta la anarquía, porque privilegia los objetivos de orden, seguridad y libertad igualitarias; pero al mismo tiempo condena lo contrario a la anarquía que es el ejercicio arbitrario del poder, porque creen en el Derecho. Debe huir tambien de las ideologías que exaltan las pasiones humanas y los deseos exacerbados de poder, que privilegian la sumisión, la coercion, la violencia y subyugan la libertad. Debe huir incluso de la democracia exagerada, porque advierte -crick- que la libertad necesita ser defendida de la dictadura de la mayoría dando oportunidad a que las minorias tambien tengan participación en los procesos de tomas de desiciones. El sistema político de gobierno consiste en escuchar a esos otros grupos a fin de conciliarlos en la medida de lo posible y en ofrecerles categoría legal, protección y medios de expresión claros y razonablemente seguros, todo lo cual debe permitir que esos otros grupos puedan hablar y hablen con libertad. Además, la política debería acercar a esos grupos entre sí, de manera que cada uno de ellos y el conjunto de todos puedan hacer una contribución real al objetivo general de la gobernación: el mantenimiento del orden.

De hecho, la politica, sistema político o gobierno político solo es una forma de tomar desiciones importantes en la vida de cada pais, estan otras formas como el autoritarismo, la monarquia, etc. Nosotros debemos empezar a buscar las maneras, formas o medios de cómo hacer política. Empezar a politizar, no a despolitizar nuestro entorno social.

Justamente por falta de politización de la sociedad mexicana el PRI hizo durante setenta años lo que le dio la gana. La ausencia de participación ciudadana en el combate a la delincuencia, —ni siquiera se denuncian muchos delitos—, en la contribución al gasto público, en la fiscalización de las tareas de gobierno, es silencio político que facilita el delito, promueve la impunidad y deja el paso franco a la corrupción. Y en la escala internacional, la descalificación de la política deja el campo libre y sin control a las empresas multinacionales para orientar la globalización a donde les dicte la desnuda racionalización económica, que sólo habla el idioma de la ganancia y no escucha la voz de la justicia.

Nosotros como pueblo mexicano, somos diferentes, desde Yucatán hasta Baja California, tenemos distintas costumbres, partidos, religiones, hasta idiomas y, claro, maneras de expresarnos. Y el medio que debemos elegir para hacer relucir nuestras diferencias, es precisamente el terreno que debe servir para generar concordia y armonía entre los distintos, es justamente la zona de atenuar, procesar y resolver esas diferencias: el terreno de la política. La prioridad de regenerar, desde el gobierno, esa actividad humana que consiste en presidir a las sociedades plurales, con el monopolio de la fuerza legítima, para realizar el bien publico con el fin último de favorecer la dignidad humana. Asi pues, para concluir la política tiene un objetivo, conciliar. Tiene cualidades como la tolerancia, la flexibilidad, la astucia, la paciencia y la inteligencia. Tiene un fin ultimo, mantener el orden dentro de un marco de paz. Todo lo que sea contrario a esto descrito en este escrito, se puede denominar, antipolitica, cuasipolitica o despotismo etc, menos política.

BIBLIOGRAFÍA.

Crick, Bernard. EN DEFENSA DE LA POLÍTICA. 1ª. Ed. en español. Kriterios-Tusquets, editores. Barcelona. 2001. Capítulos 1,2,3 y 7.