En busca de las voces perdidas; Jordi Sierra i Fabra

Literatura española contemporánea. Narrativa y novela juvenil. Reino de Anihabarad. Palabras

  • Enviado por: Vf
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad

EN BUSCA DE LAS VOCES PERDIDAS:

Capítulo 1: De cómo en el viejo reino de Anihabarad se perdió el don de la palabra;

En el viejo reino de Anihabarad, la gente había olvidado hablar. Era un reino ignorado, perdido.. El motivo de que allí nadie hablara, se perdía en el pasado. Hacia muchísimos muchos años una vez en el reino de Anihabarad un rey, el rey Calib tenía una esposa maravillosa, hijos e hijas, hermanos, sobrinos. El viejo reino de Anihabarad, su soberano y sus gentes disfrutaban pues de aquello que es más preciado en toda naturaleza humana: paz, salud y riqueza anímica. Un día en el que toda la familia real visitaba las legendarias cuevas de Adjan ocurrió una tragedia. Una vez al año, toda la familia real acudía a las cuevas, precisamente para honrar a esos primeros pobladores de las montañas, origen de su linaje. Aquel día cuando todos estaban dentro menos el rey, por un inesperado asunto, sobrevino un terremoto fulminante y la familia real quedó sepultada en sus entrañas. Nada pudo hacerse, ni siquiera rescatar los cuerpos, la montaña entera se había desplomado sobre ellos. El rey Calib no pudo soportar aquel dolor y al día siguiente ordenó cien años de luto, cien años de recogimiento y meditación, cien años de absoluto silencio en el viejo reino. Cuando aquel extraordinario período de tiempo hubo transcurrido, las gentes del viejo reino habían olvidado hablar y ni siquiera sabían el motivo. Hablaban por signos, con las manos y expresiones faciales. No habían conocido nada distinto por lo tanto, no lo echaban de menos. I así comienza la historia de cómo a poco a poco recuperaron aquellas gentes el don de la palabra, la escritura y la lectura.

Capítulo 2: De cómo, cien años después, un rey descubrió los sonidos de la vida;

Un día, el rey que gobernaba por entonces se subió a la montaña más alta del mismo. El rey contempló el horizonte, un mundo desconocido e inexplorado, prohibido por las leyendas del pasado. Pero el rey siempre curioso e inquieto, se hizo de pronto la gran pregunta en su silenciosa mente: ¿qué habría allí, en los cuatro puntos cardinales del horizonte? Al regresar al palacio, el rey meditó mucho acerca de la cuestión. ¿Valdría la pena ser osado? ¿Merecería su curiosidad arriesgar la paz del reino? ¿Y si al otro lado había gentes belicosa, con afanes de conquista, dispuestos a la maldad en lugar de al bien como ellos? Aquella noche el rey salió al balcón más alto de su palacio. Su corazón sintió el picotazo indeleble de la inquietud. Desde su balcón, el rey vivió aquella noche una de las experiencias más intensas de su vida. A lo lejos oyó aullar a un perro. A lo lejos oyó maullar a un gato. A lo lejos oyó silbar el viento. A lo lejos oyó retumbar las nubes del cielo. A lo lejos oyó descargar un rayo. Sonidos. Sonidos bellos, fuertes armoniosos, dulces; y también sonidos caóticos, estremecedores, ásperos. El rey tomo la gran decisión, que iba a cambiar los destinos del viejo reino.

Capítulo 3: La gran expedición de los hijos y las hijas del rey;

El rey mando llamar a sus hijos e hijas. En la Gran Sala del Trono los hizo partícipes de sus inquietudes. Por signos y gestos les hizo entender que quería que ellos, sus hijos salieran a conocer mundo, mundo exterior e inexplorado para así poderle traer los sonidos mas bonitos que hubieran hallado durante el trayecto. Los hijos y las hijas sabían que los deseos de su padre eran órdenes para ellos asique si en el mundo existían sonidos ellos los encontrarían y se los regalarían. La expedición de los hijos del rey se fijo para aquella primavera de aquel año. Cada hijo y cada hija tenían su propio séquito a punto, aunque en ningún caso era numeroso. Todos acordaron que pasado un año, en la siguiente primavera, se reunirían al otro lado de la montaña para iniciar el regreso. Se hizo larga la espera de aquel año que parecía no avanzar. Asta que llego la primavera del siguiente año y estalló con rotundidad el día del primer gran sol.

Capitulo 4: De cómo, al regresar los hijos y las hijas del rey, el don de las palabras volvió al viejo reino;

Toda la ciudad se agolpó en las calles para recibir a los príncipes y las princesas. Toda la ciudad manifestó su alegría agitando brazos y dedicándoles sonrisas. En silencio. Pero jamás hubo algarabía mayor. Cada príncipe y cada princesa entró por la avenida que conducía a palacio presidiendo su propia comitiva. El rey aguardaba impaciente a sus vástagos. La reina quería abrazarlos y besarlos, ver con sus propios ojos lo que el tiempo, la distancia, la soledad y el mundo habían echo de ellos. Y los dos querían, por encima de todo, sentirlos con su alma, tocarlos con su aliento, amarlos con sus sentidos. Fue un reencuentro muy especial. La Gran Sala del Trono se encontraba a rebosar. Allí estaban las esposas de los príncipes prometidos, los esposos de las princesas prometidas y algunos casos asta sus primeros hijos e hijas. Pasadas las primeras emociones, llegó el gran momento. El rey ocupó su trono. La reina, el suyo, a su derecha. El hijo mayor de la pareja real avanzó el príncipe abrió la boca y… pronunció –A. Seguidamente después de el príncipe, su hermana la princesa del hermosos y llamativo cabello rojo pronunció – U. Seguidamente avanzo la tercera princesa, de ojos verdes y piel blanca y pronunció –M. Todos estaban muy emocionados y contentos e intentaban retener el sonido en su cabeza haciendo eco para poderlo imitarlo ellos. La gente se repetía A, U, M… pero no se había acabado aun quedaban mas. El cuarto hijo exclamó –X. La quinta, la princesa de pecas, susurró: –I. El sexto, el príncipe rubio, cantó rotundo: –K. La séptima, la princesa de labios rosados en tonó: –S. Y después, uno tras otro, una tras otra emitían su sonido. La Gran Sala del Trono se llenó de voces. La gente imitaba los sonidos. Reían y eran felices, y sus ojos cantaban, al igual que sus corazones. Así llegaron al reino aquellos sonidos y aquellas voces.

Capitulo 5: De cómo los habitantes del reino aprendieron a trazar palabras;

Durante los días siguientes de aquella primavera gozosa, el reino entero de Anihabarad no paraba de pronuncias aquellos sonidos en distintos ordenes, con exclamaciones, en formas cómicas, tristes en diversos tonos. Una noche en la Gran Sala del Trono un avispado bufón famoso por la locura de su ingenio y el acierto de sus bromas, dio el segundo gran paso en aquella lenta recuperación de la voz y la palabra. Tocado por su chispa, puso en el centro de la sala a tres de los hijos del rey: la princesa que había pronunciado el sonido P, el príncipe que trajo el sonido A y la princesa que aportó el sonido Z. Los coloco de izquierda a derecha y entonces unió sus tres sonidos, así: –P-A-Z. PAZ repitió el rey, ¿PAZ? Le sonó a canto dulce a la reina ¡PAZ! gritaron todos los presentes. El bufón volvió hacer lo mismo juntando las letras A-M-O-R. ¡AMOR! Le sonó a canto aún más dulce a la reina. A lo largo de aquella noche singular, en la Gran Sala del Trono se construyeron y trenzaron muchos, muchísimos nuevos sonidos. ¡Había tantas y tantas palabras que hilvanar y trenzar, recordar y devolver a la vida! Aquel día, el reino conoció la lluvia de estrellas, el manto cálido del conocimiento, el bálsamo del ingenio puesto al servicio de la más hermosa de las razones.

Capítulo 6: De cómo el rey quiso inventar la escritura;

Cinco años después del regreso de los hijos del monarca, en el viejo reino todos hablaban, todos habían recuperado el don de la comunicación oral, todos se expresaban como si siempre lo hubieran hecho. Para empezar, tenían nombres. El rey se llamaba Shafed, la reina, Jirad, Amok el hijo mayor, Zaida la princesa de pelo rojo, Jarisada la de los ojos verdes y piel blanca, Ireiala la de las pecas, Ajishey el príncipe rubio, Beyaidín la princesa de labios rosados… A la montaña más alta la habían bautizado con el nombre de Amud, el pico de la Luna, y a la cordillera con el de Isad. Y, casualidad o no, el reino… se llamaba Anihabarad. Anihabarad se convirtió en un reino vivo, y sus gentes, en el grito del renacer. Hablar era el gran pasatiempo. Muy pronto surgieron contadores de historias, fabuladores, compañías que escenificaban breves piezas destinadas al divertimiento general, asta se aprendían de memoria los diálogos, claro porque todo era oral y nada mas que oral. Pero el rey Shafed sintió nacer en su espíritu una nueva inquietud. Las palabras se pierden en el viento. Asta que encontró la solución <<Escribir>> Escribir los sonidos. Espero al siguiente día para convocar una reunión en la Gran Sala del Trono.

Capitulo 7: La elección del enviado;

Todos los presentes en la Gran Sala del Trono miraron a su rey, que se puso en pie para dar un mayor énfasis a sus palabras. – Hace cinco años, mis hijos e hijas nos trajeron el mayor de los dones que nuestro reino ha conocido en los últimos tiempos. Desde aquel día aprendimos a hablar, a expresarnos, a llamar y definir cada objeto con una palabra. Sin embargo dejadme deciros una cosa: no es suficiente. Todos se miraban extrañados. El rey continuo: - Hemos de hallar la forma de que cuanto decimos, cuanto pensamos, cuanto somos ahora, quede reflejado en nuestra historia. Y a eso lo llamaremos escribir. A los presentes les sorprendió, les gustaba la idea. La reina Jirad inquieta le pregunto a su esposo: -¿Volverás a enviar a nuestros hijos más allá de nuestras fronteras? – No -dijo el rey-. El no se refería a eso, el rey quería a una sola persona que no solamente supiera dar forma visual a los sonidos, sino unificarlos bajo un criterio único. Los presentes se miraban entre ellos cada uno con su criterio pensando quien podría ser el elegido. Asta que el gran chambelán de la corte preguntó: -¿Quién será el elegido, mi señor? –El rey respondió: -He meditado acerca de ellos, muchos podrían ser los candidatos, pero el elegido ha de ser una persona que nos represente a todos quien vaya a buscarlos y los interprete. Alguien que tenga también alma de artista. Y esa persona será…: el herrero Alphabet!

Capitulo 8: De cómo el herrero Alphabet partió al encuentro de los signos;

El herrero Alphabet fue conducido a presencia del rey Shafed, estaba perplejo, y, aún más abrumado por la ingente tarea que le iba a encomendarle su soberano. Alphabet era un hombre sencillo, afable, cordial, lleno de sentimientos puros y nobles, de aspecto físico era alto, tosco, de fornidos brazos, abundante cabello y barba espesa, negra y cerrada. Sin embargo le delataban sus ojos limpios y transparentes en los que se podía ver honestidad. Y en cuanto a su trabajo era capaz de manejar cualquier metal y a nadie había dejado insatisfecho jamás. Alphabet no estaba seguro si podría cumplir lo que el rey quería, pero el rey le había escogido a el justamente por su humildad y sus buenos dotes como herrero. Alphabert lo seguía sin entender pero el rey le dijo:- Alphabet, no quiero signos maravillosos, sino prácticos, ni quiero formas imposibles de reproducir, sino caracteres que todos, desde un niño hasta un anciano, logren aprender y escribir, quiero que encuentres aquello que equivalga a cada sonido, aquello que lo evoque. Y por ultimo añadió:- Tú sabrás modelar los signos que deberán representar los sonidos que ya conocemos. El herrero se inclinó con respeto, y aquello fue todo. Ese mismo día, Alphabet se despidió de su llorosa esposa, después con dos zurrones como único equipaje y un odre para el agua partió rumbo a su destino.

Capítulo 9: De cómo el largo viaje de Alphabert le hizo plantearse la duda;

Alphabet partió a lomos de la mejor mula de la cuadra del rey, se llamaba Acento. Durante los primeros días de viaje ascendió y ascendió por las montañas. Fueron días duros, se alejaba del reino, de su casa, de su esposa de su futuro hijo o hija... Un poco preocupado por todas las preguntas que le rondaban por la cabeza. – Vamos, Acento- animaba a la mula su única compañía durante todo el trayecto. Cuando Alphabet coronó las cumbres, miró hacia atrás por última vez. Alphabet le decía a la mula –Ah, mula, ¡tenemos tanto que ver y tendremos tanto que contar! Acento parecía feliz. La comida y el agua no faltaban. No faltaban los árboles llenos de frutos ni la caza. Alphabet contaba los días transcurridos. Una semana. Un mes. Dos meses. Tiempo. Pero tres meses después de su partida no había encontrado nada. Pensó en regresar, confesando su fracaso. Pensó en su egoísmo. Y se dijo que no podía hacerlo. Así que, tras las vacilaciones y las dudas, las tentaciones y la inquietud, se sintió más fuerte. Aquella noche, acampando creyó ver un resplandor a lo lejos. Un pueblo. Quizá una ciudad. Vida. Y tal vez la clave de una primera victoria. Alphabet se llenó de esperanza.

Capitulo 10: La historia de la R:

Aquel día, Alphabet conoció a los primeros seres humanos fuera de Anihabarad. No se extrañó que fueran como él. Fue uno más entre ellos y perdió el temor de no ser recibido. Para la mayoría permaneció indiferente, solo un hombre le pregunto: -Eres extranjero, ¿verdad? A lo que Alphabet respondió: - Sí, lo soy. – Bienvenido seas- lo saludó entonces el hombre. El herrero se sintió complacido y se dijo que entre aquellas gentes por fuerza tenía que encontrar algo que le motivase a crear la primera de las formas que perseguía. Las palabras del rey revolotearon por la mente de Alphabet. Observo cuanto lo rodeaba pero no encontró nada. Se sintió inquieto, sabía que estaba cerca. Siguió caminando. En una plaza, encontró a un anciano tomando el sol. Era un hombre cargado de años y de arrugas, de historia y de paz, de recuerdos y de sueños. Alphabet se sentó a su lado. El anciano, tras unos segundos de quietud compartida, volvió la cabeza hacia él y lo observó. Tal vez reconociese su ansiedad, tal vez su miedo. – Eres un buen hombre- le dijo. –Cómo lo sabes? -preguntó Alphabet. – Te has sentado en este banco, a mi lado, y no me has hablado para no importunarme o quebrar mi silencio, pero al mismo tiempo sé que lo has hecho buscando algo, pues necesitas todas las respuestas que por tu rostro asolado de preguntas se que persigues. –Es cierto.- El anciano y Alphabet siguieron ablando asta que el anciano le dio la respuesta. <<La cabeza- pensó Alphabet-. La mente>>, se dijo.- Gracias, anciano- se estrecharon manos con una sonrisa de cordial amistad. Alphabet lo único que hizo fue caminar con Acento asta encontrar un prado cercano. Se sentía excitado, nervioso. Se sentó en una piedra, tomó una rama y en el polvo de la tierra dibujo una cabeza. Después, la esquematizó y la fue moldeando asta que en menos de una hora consiguió moldear el primero de los signos pedido por el rey. Cuando acabo de herrar el primer signo dijo: –Tú serás R- y guardó la R de hierro en su zurrón y se dispuso a seguir su búsqueda.