Empirismo y Racionalismo

Filosofía moderna. Pensamiento renacentista. Razón. Descartes. Experiencia. Conocimiento. Locke. Hume

  • Enviado por: Ana María Loaiza
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 8 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

publicidad

INTRODUCCIÓN

El renacimiento (siglos XV y XVI) significa una transición: se recupera el genuino pensamiento griego, surge el Estado moderno y la revolución científica transforma la imagen del mundo. Convencionalmente, la filosofía moderna comienza en el siglo XVII con el racionalismo de Descartes, Spinoza y Leibniz, al que se opone el empirismo de Locke y Hume. Lo que se debate es, fundamentalmente, la concepción de la razón. El racionalismo es un sistema de pensamiento que acentúa el papel de la razón en la adquisición del conocimiento, en contraste con el empirismo, que resalta el papel de la experiencia, sobre todo el sentido de la percepción.

RACIONALISMO

La “razón” es la única facultad que puede conducir al ser humano al conocimiento de la verdad. “Razón” se opone a los sentidos, la imaginación y la pasión, que son considerados como engañosos. El poder de la razón radica en la capacidad de sacar de sí misma las verdades primeras y fundamentales -llamadas ideas innatas—, a partir de las cuales, y por deducción, es posible obtener todas las demás, y construir el sistema del mundo. Si la razón se extravía es porque no sabemos hacer uso de ella. Pero si encontramos un buen método y lo seguimos fielmente, no deberíamos tener temor de equivocarnos. Los racionalistas quieren proceder del mismo modo que los matemáticos, de tal manera que el sistema filosófico posea la misma evidencia y necesidad que un sistema matemático. Durante el siglo XVII, triunfa el subjetivismo: el ser humano conoce las cosas desde su propio pensamiento. Por ello es posible dudar de su existencia. Sin embargo, la confianza en la razón que profesan Descartes y los cartesianos les permite superar los peligro del subjetivismo. Los sentidos no engañan, pero la razón es una facultad objetiva y si nos atenemos exclusivamente a ella, podemos llegar a conocer perfectamente la realidad. De ahí que los racionalistas se dedicaran a construir sistemas metafísicos.

DESCARTES

EL MÉTODO DE DESCARTES

En el Discurso del método propone una significativa comparación: todo el saber de su época es como un edificio en ruinas que no merece la pena restaurar. Hay que derribarlo y construir uno nuevo. El proyecto cartesiano supone: una reconstrucción del saber y la unificación de todas las ciencias en una sola.

Descartes se inspira en el método de “resolución y composición” de la escuela de Padua. Su método consiste únicamente en un análisis de ideas, ya que Descartes confía radicalmente del valor del conocimiento sensorial. Las reglas de su método son:

  • Admitir únicamente ideas evidentes, es decir, ideas claras y distintas: cree que tanto la filosofía como la ciencia de su época estaban construidas sobre ideas oscuras que nadie podía aclarar.

  • Analizar las ideas no evidentes: la evidencia se consigue únicamente mediante la intuición, un acto puramente racional por el que la mente “ve” de modo inmediato y trasparente una idea.

  • Reconstruir la idea previamente analizada: este proceso es una síntesis, que suele tener carácter deductivo.

  • Realizar frecuentes “comprobaciones” del análisis y ”revisiones” del proceso sintético deductivo: se comprueba que el análisis es correcto y que no se ha olvidado ningún dato con el fin de alcanzar la evidencia buscada.

  • METAFÍSICA

    El Cogito

    Descartes, para encontrar un primer principio, elige el procedimiento de la duda metódica. Es decir, emplear la duda para obtener la certeza. Dudar de todo para ver si queda algo que resista a toda duda. Descartes duda de sus creencias más firmes y observa que cabe dudar de todo, por lo que nuestra “realidad” podría ser un sueño. Pero cuando se podría pensar que no hay creencia alguna de la que no sea posible dudar, advierte algo de lo que no puede hacerlo: “Pienso, luego existo”. Negando y dudando de todo lo que conoce, llega a las conclusión de que si duda, piensa y si piensa, existe. Esta verdad indudable será el principio de su filosofía. “Pienso, luego existo” no es un silogismo, ya que si lo fuera, las premisas deberían ser anteriores y conocidas y “existo” no sería la primera verdad. Es una intuición, una evidencia inmediata. El Cogito es el primer principio del que se ha podido derivar todo un sistema filosófico. Descartes intentó construir toda la explicación de la realidad a partir de la única verdad de su propia existencia.

    Definiciones

  • Para Descartes es lo mismo substancia (substantia) que cosa (res), lo cual indica que la substancia es lo concreto existente. Lo propio de la substancia es la existencia independiente, no necesita nada más que de ella para existir. Sólo Dios es substancia. Hay dos clases de substancias: substancia infinita (Dios) y substancias finitas (cuerpos y almas).

  • El atributo constituye la esencia de la substancia y se identifica con ella. Cada substancia posee un solo atributo: el alma es pensamiento y el cuerpo, extensión.

  • El modo es las diversas formas en las que puede estar dispuesta la substancia.

  • La substancia infinita

    El que el hombre pueda dudar demuestra que es imperfecto. “Hay mayor perfección en conocer que en dudar”. Entonces Descartes descubre que en su alma se encuentra la idea de la perfección, que no puede haber sido construida por el mismo ni venir de fuera. Tiene que ser una idea innata, puesta en el hombre por un ser perfecto: Dios. Dios, por tanto, existe. Dios es la clave del sistema cartesiano:

    • la evidencia encuentra su última garantía en Dios

    • las substancias se mantienen en la existencia gracias a una creación continua

    • el mundo se mueve gracias al primer impulso recibido por Dios.

    Las substancias finitas

    • el alma no es sino pensamiento: es una substancia finita cuyo único atributo es el pensamiento. Los modos del pensamiento son múltiples: juzgar, razonar, querer, imaginar, sentir... el tipo de razonamiento empleado por Descartes para demostrar que el pensamiento es el único atributo del alma es la ficción mental. Según él, el hombre puede fingir mentalmente que no tiene cuerpo y no por ello dejará de existir; pero no puede fingir que np piensa; por tanto lo que constituye su esencia es pensar.

    • El cuerpo no es sino extensión: la extensión es el único atributo o esencia. Los modos propios del cuerpo son dos: la figura y el movimiento. Se afirma, por tanto, la subjetividad de la cualidades secundarias (color, sabor, sonido, etc.)

    La concepción del ser humano es dualista. Si el alma y el cuerpo son substancias, no se necesitan mutuamente para existir. El ser humano no es sino el alma.

    FÍSICA

    El método científico

    Es una adaptación del método único. Un método estricto a partir de la idea de Dios y de ciertas ideas innatas existentes en la mente humana. El método prescinde de la experiencia. Procede de las causas a los efectos. El concepto de “causa” se convierte, junto al de “substancia”, en el segundo concepto clave del sistema cartesiano. Pero la deducción tiene un límite, según Descartes: llega un momento en el que los efectos son contingentes (dependen de la libre voluntad creadora de Dios) y ya no pueden ser deducidos necesariamente a partir de las causas. Es entonces cuando interviene la experiencia, para determinar cuáles de estos son los que de hecho se realizan. La experiencia vale, pues, para comprobar suposiciones.

    Mecanicismo

    Descartes lo reduce todo a materia y movimiento. Pero la materia no es sino extensión, lo cual conduce a consecuencias importantes:

  • No existen últimas partículas indivisibles, ya que resulta inconcebible que la extensión pueda ser divisible indefinidamente.

  • No existe el vacío, todo está lleno de materia.

  • No sólo se niega la objetividad de las “cualidades secundarias” sino también el paso, y se niega la existencia de cualquier principio activo intrínseco a las cosas.

  • Las “leyes de la naturaleza”

    La máquina del mundo no se mueve en virtud de principios internos ni por la caída del vacío. A la pregunta del movimiento Descartes responde:

  • “Dios es la causa del movimiento, y conserva siempre la misma cantidad de movimiento en el mundo”. Dios ha creado la materia con movimiento.

  • De la misma inmutabilidad divina derivan las tres leyes de la naturaleza. Según Descartes son las “causas segundas de todos los movimientos”:

    • “Primera ley de la naturaleza: cada cosa permanece en el estado en que se encuentra si nada la cambia”. De este modo Descarte formula explícitamente el principio de inercia.

    • “Segunda ley: todo cuerpo que se mueve tiende a continuar su movimiento en línea recta”.

    • “Tercera ley: si un cuerpo que se mueve encuentra otro más fuerte que él, no pierde nada de su movimiento; y si se encuentra otro más débil que pueda ser movido por él, pierde tanto movimiento como transmite”. Esta ley puede ser llamada ay de la conservación del movimiento.

    El universo

    Puesto que el espacio está lleno de materia-extensión, cualquier movimiento de un cuerpo origina el desplazamiento de todos los demás. Por eso, aunque los cuerpos tiendan a moverse en línea recta, lo que resulta es un “círculo de cuerpos que se mueven juntos”. Así es como Descartes concibe que el universo está compuesto por un conjunto de torbellinos de materia que se tocan entre sí. Descarte también da una explicación mecanicista de los organismos, a los que cuales concibe como máquinas muy complejas. Le inspira en el descubrimiento de la circulación sanguínea, pero considerando que lo que mueve la sangre no es el bombeo del corazón, sino el calor vital que reside en él. Descartes rechaza que la necesidad de un alma vegetativa o sensitiva para explicar la vida: los animales son máquinas. Con esto, el ser humano -que es sólo un alma espiritual e inmortal- que separado del mundo animal. La relación entre el alma humana y su cuerpo-máquina queda sin explicar suficientemente.

    EMPIRISMO

    El empirismo nace como reacción contra el racionalismo de Descartes y los cartesianos. Parte de una negación de as ideas innatas y una recuperación del empirismo aristotélico. Sin embargo, el empirismo británico es llevado más allá de lo que hubiera admitido Aristóteles: hasta la negación de la metafísica. Los empiristas más importante son Hume, Locke y Berkeley. Con el empirismo el problema del conocimiento pasa a ser el tema fundamental o al menos el tema previo antes de comenzar cualquier otra investigación. Las tesis fundamentales del empirismo son:

    • El origen del conocimiento es la experiencia. La mente es como una “tabla rasa” y por tanto, todas las ideas que nos encontramos en ella procede de la experiencia. Esta tesis implica la negación de las ideas innatas.

    • El conocimiento humano no es limitado: la experiencia es su límite. Para el racionalismo la razón puede conocerlo todo. Los empiristas niegan tal posibilidad: no podemos ir más allá de la experiencia. También se reduce el campo de la filosofía, ya que sólo es posible conocer lo experimentable. La consecuencia filosófica más grave es la negación de la metafísica.

    • Todo conocimiento es conocimiento de las ideas. Lo que directamente conoce la mente son sus ideas (no las cosas) y pensar se reduce a relacionarlas entre sí.

    El empirismo propone un nuevo concepto de razón: una razón dependiente y limitada por la experiencia.

    LOCKE

    TEORÍA DEL CONOCIMIENTO

    El conocimiento humano

    Locke define el conocimiento como “la percepción del acuerdo y la conexión -o el desacuerdo y rechazo- entre cualquiera de nuestras ideas” conocer es percibir ideasen nuestra mente.

  • Las ideas. Locke define la idea como “el objeto del pensamiento cuando un ser humano piensa”. La idea hace de intermediario entre la cosa y la mente, representa a la cosa en la mente y por tanto el objeto de la mente es la idea.

  • Origen y clases de ideas. Locke niega que haya ideas innatas. Todas las ideas proceden de la experiencia. Pero Locke distingue dos tipos de experiencia: externa e interna. El ser humano comienza a tener ideas cuando tiene la primera sensación (experiencia externa): se origina entonces la idea de sensación. Si la mente reflexiona posee un nuevo tipo de experiencia (experiencia interna) y un nuevo tipo de ideas: las ideas de reflexión. Ambas clases de ideas son llamadas por Locke ideas simples y son producidas por la experiencia directa. Pero a partir de las ideas simples la mente puede formar una nueva clase de ideas: las ideas complejas, las cuales son combinaciones de ideas simples.

  • Las ideas generales. Aunque una idea representa, en un principio, a una cosa particular, en la mente humana se encuentran también ideas generales. Estas ideas se forman cuando se advierte el parecido que existe entre las ideas que nos formamos en varios cosas particulares: entonces prescindimos de las diferencias entre esas cosas y conservamos únicamente los que tiene en común.

  • Límites del conocimiento. Locke dice que no es posible ir más allá de las ideas simples. Todo lo más que se puede hacer es formar ideas complejas o generales.

  • El mundo real

    Aunque lo que conocemos son las idea, Locke no duda que exista un mundo real. Pero se trata de un realismo crítico. Locke afirma que no conocemos del mismo modo la existencia real de nosotros mismos, de Dios o de las cosas del mundo: “tenemos un conocimiento intuitivo de nuestra propia existencia, y un conocimiento demostrativo de la existencia de Dios; de la existencia de cualquier cosa no tenemos otro conocimiento sensible, que no va más allá de los objetos presentes en nuestros sentidos”. Para Locke (de acuerdo con Descartes) la mente está siempre presente en ella misma, por lo tanto, intuye inmediatamente su propia existencia. Admita la existencia de una mente humana substancial que tiene plena conciencia de sí misma. En cambio, las cosas materiales son conocidas a través de las ideas. Y Locke reconoce que “tener la idea de una cosa en nuestro espíritu no prueba su existencia”. Sin embargo, sería absurdo dudar de todas las cosas sensibles.

    La ciencia

    Locke divide la ciencia en tres “clases”: física, ciencia práctica y doctrina de los signos. Para mostrar el valor y alcance de las diversas ciencias, recurre al principio de que conocer no es sino percibir el acuerdo o desacuerdo de nuestras ideas. Por consiguiente, las matemáticas proporcionan un conocimiento cierto, ya que combinan nuestras propias ideas. Lo mismo sucede con la ética, ya que “el conocimiento moral se sitúa en la contemplación de nuestras propias ideas morales”. En cambio, la física sólo puede proporcionarnos un conocimiento probable.

    POLÍTICA

    Las principales ideas de Locke de la teoría política son:

    • en el estado de naturaleza todos los seres humanos son libre, iguales e independientes. Pero existe el derecho de propiedad o derecho a todo lo que es “propio”: la vida, la libertad y las posesiones. Además la ley natural impone el respecto mutuo.

    • El estado es creado por un contrato entre los seres humanos para proteger mejor el derecho de propiedad. El contrato supone ceder algunos derechos, fundamentalmente los de hacer leyes y castigar a los infractores.

    HUME

    CRÍTICA DEL CONOCIMIENTO

    Los principios

    El empirismo de Hume se asienta sobre los siguientes principios:

  • Principio “empirista”. La experiencia es el origen y el límite de nuestro conocimiento.

  • Principio de “inmanencia”. Sólo conocemos directamente nuestras representaciones mentales, no las cosas. Para Hume, los contenidos de la conciencia son denominados, genéricamente, percepciones, las cuales pueden ser de dos tipos: impresiones o ideas. La distinción entre ambas radica en el grado de “fuerza o vitalidad”. Las impresiones son “nuestras percepciones más intensas: cuando oímos, o vemos, o sentimos, o amamos, u odiamos, o deseamos, o queremos”; las ideas son menos intensas.

  • Principio de “copia”. “Todas nuestras ideas no son sino copias de nuestras impresiones, es decir, que nos es imposible pensar algo que no hemos sentido previamente con nuestros sentidos internos y externos”. Evidentemente, si todas nuestras ideas son copias, no existen ideas innatas.

  • Principio de “asociación de ideas”. Las ideas no se encuentran desconectadas en la mente. La imaginación tiene un gran poder y libertad para mezclar y combinar a su gusto. Pero existe también “una especie de atracción, que tiene en el mundo mental efectos tan extraordinarios como en el natural”.

  • Principio de “negación de las ideas generales”. “No existen las ideas generales y abstractas, sino que todas las ideas generales no son, en realidad, sino ideas particulares vinculadas a un término general”.

  • Relaciones de ideas y cuestiones de hecho

    Son relaciones de ideas todas las proposiciones matemáticas. Estas proposiciones son ciertas, ya que las proposiciones contrarias implican contradicción. Pueden descubrirse por el sólo pensamiento, con independencia de lo que sucede en el mundo. En cambio, las cuestiones de hecho carecen de la evidencia de las relaciones de ideas. “Lo contrario de cualquier cuestión de hecho es siempre posible, ya que jamás implica contradicción y pude ser concebido por la mente con la misma facilidad que si fuera totalmente ajustado a la realidad. A las relaciones de ideas corresponden razonamientos demostrativos; en cambio, a las cuestiones de hecho sólo corresponden razonamientos probables.

    El problema de la realidad (cuestiones de hecho)

    Después de establecer la distinción entre relaciones de ideas y cuestiones de hecho, Hume investiga “la naturaleza de la evidencia acerca de cualquier existencia real y cuestión de hecho” podemos estar seguros acerca de la “realidad” del presente y de nuestro pasado. Las “impresiones” aseguran la realidad del presente; y los recuerdos, la realidad del pasado. El problema está en el futuro, ya que sobre él no podemos tener ninguna impresión. Y sin embargo, hay acontecimientos futuros que parecen absolutamente seguros. La evidencia se basa en:

    • “Todos los razonamientos acerca d cuestiones de hecho parecen fundarse en la relación de causa y efecto”

    • “Las causas y los efectos no pueden descubrirse por la razón sino únicamente por la experiencia”

    • “Todos los argumentos que se fundan en la experiencia están basados en la semejanza que descubrimos en los objetos naturales, la cual nos induce a esperar efectos semejantes a los que hemos visto seguir a tales objetos. El presupuesto de “el futuro será como ha sido el pasado” es totalmente indemostrable.

    • “La costumbre es la guía de la vida humana”. Es decir, la costumbre nos induce a la creencia de que volverá a repetirse el mismo acontecimiento.

    La creencia

    La creencia es un sentimiento de tipo particular que acompaña a una asociación de ideas. Pero a una asociación que “se impone en la mente, convirtiéndola en principio regulador de nuestras acciones”. Es decir, si una “impresión” nos indica lo que es real, una “idea” sobre el futuro, al estar acompañada por la “creencia”, posee prácticamente la misma intensidad y vivacidad, y nos hace obrar en consecuencia.

    La ciencia

    • Las matemáticas versan sobre relaciones de ideas y, por tanto, permiten realizar razonamientos demostrativos absolutamente seguros y ciertos a priori.

    • La física versa sobre hecho, que reduce a leyes. Su finalidad es permitirnos hacer previsiones sobre el futuro. Hume decide examinar dos de los conceptos fundamentales de la física de entonces: la idea de “conexión necesaria” y también la idea de “fuerza”.

    • La metafísica Hume rechaza la metafísica, considerándola un saber “abstruso, dogmático y que conduce a la superstición”. Hume adopta un escepticismo moderado. No es un escepticismo previo, sino un escepticismo consecuente, fruto del análisis de nuestras facultades mentales.

    ÉTICA

    El principal problema que plantea es el siguiente: “recientemente se ha suscitado una discusión relativa a la fundamentación general de la moralidad: si deriva de la razón o del pensamiento”. Hume reconoce que la razón juega un papel importante, ya que es ella quien puede analizar nuestras acciones. Pero eso no basta. El puro análisis racional nos deja indiferentes: no nos induce a preferir una acción en lugar de otra, es incapaz de impulsar a la acción. La razón nos instruye en las tendencias de las acciones, y la humanidad establece una distinción a favor de aquellas más útiles y beneficiosas. La hipótesis que Hume defiende es la que sostiene que la moralidad se determina mediante el sentimiento. Y define la virtud como “cualquier acción a cualidad mental que le produce a un espectador el sentimiento agradable de aprobación; y vicio, lo contrario”.

    La ética de Hume tiene doble característica:

    • Es emotivista o sentimental. Hume rechaza todos los intentos de fundar la ética en la razón.

    • Es una ética utilitarista. Lo que despierta es sentimiento de aprobación o reprobación ante una acción es el descubrimiento de la utilidad de la acción considerada.

    POLÍTICA Y RELIGIÓN

    La teoría política de Hume es mucho más consecuente con el empirismo que la de Locke. Los supuestos “estado de la naturaleza” y “contrato social” no son sino ficciones indemostrables. Es la utilidad de los seres humanos lo que explica la formación de las sociedades a partir de la célula familiar.

    La utilidad y el interés justifican igualmente la creencia religiosa. Hume realizó una crítica radical de las pruebas de la existencia de Dios. No se puede demostrar que la proposición “Dios no existe” encierre contradicción alguna. El principio de causalidad -que Hume ha criticado- no permite descubrir la existencia de una Dios único y personal.