Emperadores romanos y mapas de Roma y Grecia

Antigüedad Clásica. Civilización Romana. Gobierno autocrático

  • Enviado por: Shafio
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 8 páginas
publicidad
publicidad

Emperadores romanos

Y mapas de Roma y Grecia

Trabajo de historia

Fecha:23 de julio del 2008

Introducción

El Imperio Romano fue una etapa de la civilización romana en la Antigüedad clásica caracterizada por una forma de gobierno autocrática.

Roma, que extendió su control en torno al Mar Mediterráneo. Bajo la etapa imperial los dominios de Roma siguieron aumentando, llegando a su máxima extensión durante el reinado de Trajano, abarcando desde el Océano Atlántico al oeste hasta las orillas del Mar Negro, el Mar Rojo y el Golfo Pérsico al este, y desde el desierto del Sahara al sur hasta las tierras boscosas a orillas de los ríos Rin y Danubio y la frontera con Caledonia al norte.

El Imperio De Augusto 27 a.C. - 14 d.C.

Gobernó del 27 antes de cristo hasta el año 14 después de cristo. Con el orden, reinó la prosperidad en Roma, y la ciudad se pobló de monumentos. Augusto pudo vanagloriarse de haber encontrado una ciudad de ladrillos y haber dejado una ciudad de mármol. Se dedicó especialmente a la organización del servicio de las aguas, hizo construir acueductos. Quiso restablecer las antiguas prácticas religiosas.

Las provincias ganaron mucho con el establecimiento del imperio. Los provincianos tuvieron además el derecho de elegir asambleas que podían dirigirse directamente al emperador. El mismo Augusto hizo numerosos viajes para darse cuenta de sus necesidades. Se construyeron carreteras, se ejecutaron grandes trabajos y la seguridad sentó sus reales en todas partes. Los vencidos reconocieron los beneficios de la dominación imperial, que dieron en llamar la pax romana.

El Imperio De Tiberio 14 d.C. - 37 d.C.

Tiberio nació en Roma el 16 de noviembre y gobernó del 14 al 37 d.C. fue el segundo emperador romano desde la muerte del primer emperador César Augusto en 14 hasta su propia muerte en 37. Claudio por nacimiento al ser hijo de Tiberio Claudio Nerón y Livia Drusilla, se emparentó con la familia imperial cuando su madre se divorció de su padre y contrajo matrimonio con Octavio Augusto en 39 a. C. Tras este matrimonio Tiberio se casó con la hija de Augusto, Julia la Mayor y fue posteriormente adoptado por Augusto convirtiéndose en un Julio. Augusto le adoptó formalmente el 26 de junio del año 4, momento en que se le concedieron poderes tribunicios por diez años. A medida que pasaban los años, Tiberio vio desaparecer progresivamente a todos sus posibles rivales en la sucesión gracias a oportunas muertes. Los sucesores de la dinastía de Augusto y Tiberio, conocida como la Dinastía Julio-Claudia, continuarían con esta mezcla de las dos familias durante los siguientes cuarenta años, hasta la caida del emperador Nerón

El imperio de Caligula

Gobernó del 37 al 41 d.c.

Política de seguridad

El nuevo emperador, para evitar problemas dinásticos nombró a Tiberio Gemelo princeps iuventutis y lo adoptó y nombró heredero. Para evitar también que Tiberio Gemelo reclamase lo que le correspondía, el mandato conjunto, hizo que lo asesinaran en 38 o lo indujo al suicidio. La misma suerte sufrió el prefecto del pretorio Macrón. Probablemente Calígula no confiaba en determinados personajes que pudieran, por su poder, carisma o riqueza eliminarlo. También obligó a su primer suegro Sileno, que se cortara el cuello. Condenó falsamente a dos de sus hermanas por ser partícipes de la conspiración de Marco Emilio Lépido contra él. Más que de crueldad, en este caso, se puede hablar de maquiavelismo en la política de este joven.

Política económica

Hay que recordar además que Calígula respetó el testamento de Tiberio, a pesar de que había sido formalmente anulado por el Senado, y entregó a todo el mundo lo que allí se establecía. También hay que tener en cuenta que se organizaron banquetes y fiestas para mantener al pueblo tranquilo y contento. A todo ello hay que añadir además algunas extravagancias, citadas por historiadores contemporáneos, como el establo de su caballo de marfil y mármol, los 2 millones de sestercios donados a un auriga y el millón dado a Livio Geminio (que había jurado haber visto a Drusilla ascender a los cielos y hablar con los dioses). También contribuyó la abolición de la tasa sobre la compraventa. Con el objetivo de mejorar la situación económica, Calígula, como otros muchos emperadores que le sucedieron, expropió el patrimonio de muchos senadores acusándoles de conspirar contra él (lo que no siempre era falso). En total se gastó 3.000 millones de sestercios.

Política judicial

Fueron bastantes las medidas interesantes que adoptó este emperador, empezando por la abolición en su primer año de gobierno de la ley de Lesa majestad, ley muy odiada por los senadores, aunque la reinstauró en 39. También fue muy interesante el proyecto que se lanzó en 38 de restituir al menos formalmente las antiguas prerrogativas a los comicios y magistraturas, lo que tuvo como consecuencia directa que el pueblo elegía a los magistrados. En general se puede dividir la política judicial de este emperador en 2 períodos, el primero muy liberal y populista, buscando el acuerdo con los senadores y el segundo en el que el princeps hacía todo lo necesario para mantener el poder.

Política exterior

Reinos aliados

Poco después de su proclamación de emperador el rey del Imperio Parto le rindió homenajes en Roma.

Con los reinos aliados no siguió una línea política uniforme, se basó mucho en la simpatía y confianza que cada soberano por separado le transmitía. Condenó al exilio a Mitrídates, rey de Armenia; condenó a muerte a Tolomeo, rey de Mauritania y convirtió su reino en provincia; nombró rey de Comagene, región que había pasado a ser provincia en 18, a Antíoco IV, al que dio 100 millones de sestercios.

Otorgó reinos a los tres jóvenes príncipes tracios que había conocido en su juventud en casa de su abuela Antonia: a Polemón el reino del Ponto y del Bósforo, a Rhoimetalkes la mitad del antiguo reino de Tracia y a Kotys Armenia Menor.

Ayudó con todos sus medios a Herodes Agripa, al que confió en un primer momento Palestina noroccidental, que desde la muerte de Herodes Filipo II (34) estaba bajo el control directo de Roma, luego también los territorios del tetrarca de Galilea, Herodes Antipa, acusado de querer apoderarse de los territorios de Herodes Agripa, que primero será exiliado y luego eliminado en 40.

Política militar

Calígula tenía importantes antepasados que habían alcanzado gloria militar, lo que hace que fuera probable tratara de emular e incluso de superar sus gestas. Si Druso y Germánico se habían concentrado en Germania, él, para superar sus gestas debía, no sólo conquistar esa región, sino cruzar el océano y llegar a Britania. Fue el primer emperador tras las campañas de Augusto en Hispania en 26-25 a. C. que dirigió un ejército en batalla.

Si creemos a Suetonio hizo levas en todo el Imperio y amasó una cantidad ingente de avituallamientos. Según Dión Casio movilizó para sus campañas entre 200.000 y 250.000 hombres. En 39 Calígula reprimió una revuelta de sus tropas en el alto Rhin y se dirigió hacia la costa septentrional de Galia, al parecer con la intención de invadir Britania. Sin embargo dio órdenes a sus tropas de entrar en el agua a buscar conchas, según dice Suetonio; lo más probable, en cambio, debió ser que decidiera abandonar una expedición mal preparada.

Muerte

Calígula muere asesinado en una conspiración de Pretorianos encabezados por dos tribunos: Casio Querea y Cornelio Sabino. Fue el 24 de enero de 41. En aquella noche los pretorianos lo atacaron. Uno le seccionó parte del cuello, otro le clavó su espada en el pecho y Calígula sufrió hasta unos 30 cortes. Entre los pretorianos decían: "!Dádle una vez más!", "!Dádle una vez más!", frase favorita del emperador cuando iba al circo. La guardia germana de Calígula arremetió contra sus asesinos matando a algunos de ellos además de varios senadores inocentes. También perdieron la vida su mujer Milonia Cesonia y su hija pequeña Julia Drusilla, a la que sus asesinos le estrellaron la cabeza contra una pared. Le sucedió su tío Claudio.

Murió con 28 años dejando a sus espaldas miles de víctimas.

El imperio de Nerón

Gobernó del año 54 hasta el 68 después de cristo.

Durante su gobierno, Nerón centró la mayor parte de su atención en la diplomacia y el comerció, eh intentó aumentar el capital cultural del Imperio. Ordenó la construcción de diversos teatros y promovió los juegos y pruebas atléticas.

El reinado de Nerón se asocia comúnmente a la tiranía y la extravagancias le recuerda por una serie de ejecuciones sistemáticas, incluyendo la de su madre y su hermanastro Británico y sobre todo por la creencia generalizada de que mientras Roma ardía él estaba componiendo con su lira, además de como un implacable perseguidor de los cristianos.

Aunque, bajo su gobierno, no se cometieron las cotidianas crueldades de sus antecesores, varias circunstancias confluyeron para hacer de Nerón, el emperador más conocido y el más denigrado de todos. Se estima que esta calificación errónea se relacionaba con el hecho de que, durante su gobierno, murieran decapitados y crucificados los apóstoles Pablo y Pedro, representantes primigenios de aquella nueva religión que había surgido en Palestina, fundada por Jesús de Nazaret. Así, el fin trágico de los apóstoles y el de otros muchos cristianos seguidores, propició la ennegrecida leyenda de Nerón. A partir de este hecho, la historiografía cristiana, lo consideraría como el precursor de las persecuciones posteriores a los seguidores del cristianismo

El emperador tito

Tito Flavio Vespasiano ,emperador romano entre 79 y 81, perteneciente a la dinastía de los Flavios, y también conocido comúnmente como Tito. Era el hijo mayor del emperador Vespasiano con el que compartió el poder antes de sucederle. Es famoso por haber tomado Jerusalén durante la Revuelta Judía de la década de los 70 del siglo I, tras un asedio de cinco meses, destruyendo el templo y arrasando la ciudad. De esa época arranca la dispersión de los judíos por el Mediterráneo (la diáspora). El arco de Tito en Roma, que se conserva en muy buen estado, fue erigido para conmemorar esa victoria por su hermano Domiciano, cuando llegó a emperador.

Durante la campaña de Judea, Tito se había enamorado de Berenice, hija del rey Herodes Agripa I, que compartía con su hermano Agripa II el poder (según los Hechos de los Apóstoles). La condujo a Roma, ante la desaprobación de los romanos, hubo de renunciar a casarse con ella. Su separación es el tema de sendas tragedias de los dramaturgos franceses Pierre Corneille (Tito y Berenice) y Jean Racine (Berenice).

De gran bondad y generosidad, Tito fue enormemente popular durante su corto reinado, a pesar de las grandes catástrofes que se dieron durante su mandato: la erupción del Vesubio en 79, la peste y un incendio que destruyó parte de Roma el año siguiente. Fue llamado por sus contemporáneos "amor y delicia del género humano".

Bajo su reinado se terminó el Coliseo, que se había empezado a construir en el mandato de Vespasiano, y se construyeron las Termas que llevan su nombre.

Imperio de Adriano

Gobernó del 117 al 138 d.c.

Política militar

Muralla de Adriano

Adriano estaba contra la política de conquistas emprendida por Trajano, por lo que sus primeras medidas como emperador tendieron a abandonar definitivamente cualquier tentativa de preservar las conquistas inseguras realizadas por su predecesor en su última expedición contra el Imperio Parto. Conquistas éstas que el propio Trajano había sido forzado a abandonar tras una serie de reveses militares. Favoreciendo una política de defensa pasiva, Adriano también abandona parte de las conquistas de Trajano en Dacia, actual Rumanía, cediendo a los sármatas la planicie del Bajo Danubio y concentrando la ocupación romana en la región de Transilvania, protegida por la barrera natural de los Cárpatos. Según Dión Casio, también ordenó la demolición del puente construido por Trajano sobre el río Danubio, como forma de evitar una invasión de las provincias danubianas a partir de Dacia. En un intento por proteger las demás fronteras del imperio, mandó construir un gran número de fortificaciones, entre ellas la Muralla de Adriano, situada entre Inglaterra y Escocia.

Política interior

Denario de Adriano.

Fue un gran admirador de la cultura griega, siendo uno de los responsables de la propagación del helenismo del mundo antiguo. Hizo grandes viajes por el imperio, realizando obras y mejorando las infraestructuras y la economía de las provincias.

Ordenó la construcción del Panteón de Roma, reconstruido sobre otro previo, mucho menor, erigido por Agripa, pero manteniendo la fachada arcaica con el nombre del antiguo benefactor. La construcción estuvo a cargo de Apolodoro de Damasco, quien fue muerto por orden del Emperador hacia el año 130. En Tívoli mandó edificar su villa imperial: la villa de Adriano es una de las más famosas construcciones romanas; en ella se representan diversos lugares del mundo.

Fue un emperador viajero y, por donde pasaba, levantaba ciudades, construía calzadas, erigía monumentos. Estos monumentos tenían un significado político: su construcción generalmente significaba una alianza en pie de igualdad abstracta entre Roma y la ciudad donde se construían. Así, mandó terminar la construcción de un gigantesco templo a Zeus en Atenas, el "Olympieion", cuyo principio se remontaba a la época del tirano ateniense Pisístrato en el siglo VI a. C. El resultado de estas construcciones fue organizar un barrio al modo romano de urbanizar, de manera que él pudiera igualarse al fundador mítico de Atenas, Teseo. Esta Atenas "romana" estaba separada de la antigua ciudad por un pórtico en la entrada, en el que había inscrito: "Esta es la ciudad de Adriano, y no la de Teseo". Esta reelaboración de la legitimidad política en torno, no a la ciudad de Roma o de su Senado, sino a una cultura helénica común, que presagiaba ya en cierta manera al Imperio Bizantino, permitió al historiador francés Paul Veyne comparar a Adriano con un Nerón bien sucedido. Esta política encontraría su mayor contestación entre un pueblo que había opuesto históricamente la mayor resistencia a esta matriz cultural griega: Judea. Para muchos historiadores el gobierno de Adriano fue la era Dorada del imperio romano por entontrarse su periodo entre los conflictivos tiempos de los primeros emperadores y la decadencia del imperio ante las invasiones bárbaras de los siguientes emperadores.

Pronto encontraría su muerte, en el año 37, cuando se encontraba en la casa de un amigo llamado Lúculo, moriría estrangulado por Macrón -capitán de los pretorianos a la edad de 78 años. Había sido emperador de los romanos durante 23 años. Sin embargo, las causas de su muerte son diversas: la primera, el posible estrangulamiento con su propia almohada, la segunda, el posible envenenamiento por Cayo (conocido luego como el emperador Calígula), la tercera, posible muerte por inanición (habrían provocado que se muera por falta de alimentos). Sea como fuere, con el cuerpo aún caliente, en las calles la gente ya pedía a gritos «iTiberio al Tíber!», desahogando así su odio para con un emperador maldito

Claudio

Gobernó del año 41 al 54 después de cristo

Los primeros actos de su reinado prometieron un gobierno justo y bondadoso; pero en el 42, cuando se descubrió una conspiración contra su vida, fue su tercera esposa, Mesalina, quien se hizo con el control del gobierno durante algún tiempo, en el cual practicó crueldades y extorsiones sin reserva. Aparte de los excesos perpetrados bajo la influencia de Mesalina, su reinado fue el de un administrador inteligente, tanto en asuntos civiles como militares. Mauritania se convirtió en provincia romana; conquistó la isla de Británica, y los ejércitos romanos lucharon con éxito contra los germanos, fundando la denominada Colonia Claudia Ara Agrippinensis (actual ciudad alemana de Colonia), en honor de su cuarta mujer, Agripina la Menor .Judea y Tracia también se convirtieron en provincias romanas durante su reinado. Gastó sumas enormes, especialmente en la construcción del famoso acueducto Claudiano. Su administración se caracterizó por la pérdida de poder de la nobleza y por la práctica, más tarde común, de conceder responsabilidades y riquezas a los seguidores del emperador, incluidos antiguos esclavos (libertos), todo ello en el marco de un crecimiento en la centralización del poder imperial.