Émile Zola

Literatura universal contemporánea. Siglo XIX. Narrativa. Naturalismo frances. Novela francesa. Biografía. Obras

  • Enviado por: Arturo
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad
publicidad

ËMILE ZOLA

Este novelista y fundador del movimiento naturalista, nació el 12 de Abril de 1840 en París. Al quedar huérfano de padre a los 5 años, la difícil situación familiar le obliga a buscar un empleo al terminar sus estudios secundarios para ayudar a su madre. Trabajó en la Librería Hachette, donde entró como empaquetador y terminó siendo jefe de publicidad en 1862. Allí conoció a importantes figuras de la época y comenzó su vocación; publicó algunos libros dentro del gusto romántico y artículos de critica de arte, pero fue seducido por la doctrina de Claude Bernard en su Introducción al estudio de la medicina experimental (1865), evolucionó rápidamente hacia la doctrina realista; E incluso concibe la idea de una gran novela cíclica, Les Rougon-Macquart (Historia Natural y Social de una familia Bajo el Segundo Imperio), que e será la ilustración de sus teorías naturalistas. Zola se haya profundamente influido por las tesis del Doctor Lucas, en su Tratado Filosófico y Fisiológico de la Herencia Natural y pretende traspasar a la creación novelesca las leyes de la herencia y de la influencia del ambiente como determinantes del comportamiento humano.

A este plan de conjunto van respondiendo a partir de 1871 los distintos volúmenes de Rougon-Macquart, donde va presentando diversos personajes de dicha familia, distintamente condicionados por los factores antes expuestos y que a la vez sirven de pretexto para una concienciuda descripción de los mas diversos ambientes. De este modo pretende demostrar que las motivaciones humanas son el resultado de una serie de fenómenos que es preciso estudiar para llegar a un conocimiento mas preciso del hombre. Su novela cíclica será una nueva Comedia Humana, pero además tendrá la ambición de ser una Novela Experimental.

La aparición de L`Assommoir (La Taberna), 1871, suscita violentas polémicas ya esbozadas con obras anteriores y consagra definitivamente al escritor. A pesar de una violenta oposición, los adeptos de la nueva escuela se agrupan en torno a él, su casa de Médan, en los alrededores de París, constituye el centro de reunión de los nuevos autores que en 1880 publican Les Soirées de Médan (las veladas de Médan), conjunto de cinco cuentos que es la ilustración practica de las teorías que el propio Zola se encargará de exponer en sus libros Le roman expérimental (La novela experimental), Le Naturalisme Authéâtre (El naturalismo en el teatro), 1881, y Les Romanciers Naturalistes (Los novelistas naturalistas) 1881. Al mismo tiempo va dando cima gracias a un constante trabajo y dedicación a su gran novela que termina en 1893 con Le Docteur Pascal (El Doctor Pascal), alternando con diversas obras de teatro, algunas de ellas extraídas de sus novelas. En este momento Zola tiene 53 años y va a derivar hacia un tipo de literatura menos objetiva y más polémica, por medio de la cual pretende demostrar los defectos de una sociedad que le ha reprochado las exageraciones y negras tintas de sus obras.

A este propósito responden Tres Ciudades: Lourdes (1894), Roma (1896) y París (1897. Paralelamente va a adoptar una valiente aptitud de compromiso político que se materializa en las polémicas surgidas a propósito del asunto Dreyfus y en la carta titulada J`Accusse publicada por el periódico L`Aurore del 13 de Enero de 1898 y que le hace ser condenado a un año de cárcel y tres mil francos de multa, pero al mismo tiempo es la señal del comienza de una campaña que terminara con la revisión del proceso y la rehabilitación de Deyfrus. Sus ultimas obras se inscriben dentro de esta línea socialista y humanitaria; Les Cuatre Evangiles: Fecondité (1899), Travail (1901), Vérité (1903 publicada después de su muerte) y Justice (inacabada).

La empresa de Zola como novelista supone el final de una evolución comenzada por Balzac, por lo que se refiere a dar testimonio de la realidad. Pero, como el mismo afirma en repetidas ocasiones, únicamente se trata de reflejar el cómo de las cosas sin preocuparse del porque; << quiero explicar como una familia, un pequeño grupo de seres se comporta, en una sociedad, dando nacimiento a diez, veinte individuos que a primera vista parecen diferentes, pero cuyo análisis muestra íntimamente ligados los unos a los otros. La herencia tiene sus leyes como la gravedad >> (Prologo a la fortuna de los Rougon. << He hecho simplemente, sobre dos cuerpos vivos, el trabajo que los cirujanos hacen sobre los cadáveres >>. (Prologo de Tehérése Raquin. En realidad todas estas desorbitadas pretensiones científicas constituyen hoy día la parte más deleznable de la obra zoliana y le llevan para mejor probar sus tesis al estudio de casos demasiados excepcionales y a análisis excesivamente sumarios. Pero, por otra parte, existe una acertada tentativa de mostrar, a partir de unos determinados datos vitales, la interdependencia del hombre con su ambiente.

Estas preocupaciones de tipo social, conducen a Zola a recorrer una galería de personajes y de clases sociales que los autores anteriores, había reivindicado como protagonistas de la novela.

En su ciclo de los Rougon van a ir desfilando como un extraordinario documento histórico y sociológico los ambientes más diversos- el mundo de los banqueros, en L`Argent (el dinero), 1891, de los burgueses en Pot-Bouille (1882) de los artistas el L`Oeuvre (la Obra) (1886), del proletariado en L´Assommoir (la taberna) del minero en Germinal (1885); de la Prostitución en Nana, 1880, etc- Que, junto con las taras familiares constituirán el doble determinismo a que estarán sujetos todos los personajes

Paradójicamente Zola alcanza su más alta dimensión no en la descripción de tipos individuales, sino en la pintura de multitudes- la huelga de los Mineros en Germinal, la masa de La Taberna - a las que anima con un poderoso genio épico y que a partir de él podrán ser consideradas también como auténticos protagonistas de novela en las obras de Jules Romains, John Dos Passos o Jean Paul Sartre.

Desde el punto de vista formal, el autor es ajeno a las preocupaciones estéticas de Flaubert; << si se quiere tener mi opinión bien clara, es que hoy día se da una preponderancia exagerada a la forma >> (La novela experimental. Todo su propósito consiste en dar una imagen lo más verídica posible del mundo que pretende reflejar transcribiendo incluso literalmente su lenguaje, lo cual le valió no pocos ataques, a pesar de sus protestas de realizar <<un trabajo puramente filológico, del mas vivo interés histórico y social>>.

En definitiva, puede afirmarse que Zola incurre en flagrantes desigualdades y defectos, siendo los mas patentes aquellos en que mas tributario se muestra de su época, que muchas veces sabe superar airosamente gracias a su excepcional talento. Sin embargo, también ha tenido aciertos de técnica y contenido, definitivamente incorporados a la novela posterior, sin olvidar su prefiguración del tipo de escritor comprometido, que tan valientemente encarnará en los últimos años de su vida. La muerte le sobrevino en París el 29 de Septiembre de 1902 y sus restos fueron trasladados al Panteón de Hombres Ilustres el 6 de Junio de 1908.

4