Eloísa está debajo de un almendro; Enrique Jardiel Poncela

Literatura española contemporánea del siglo XX. Comedia de enredo y teatro de preguerra. Argumento. Personajes

  • Enviado por: Biter69
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

Trabajo del libro de lectura de castellano:

Eloísa está debajo de un almendro

(Comentario de la obra)

4º de E.S.O.

Esta es una obra que no se puede clasificar dentro de los movimientos que hemos estudiado, ya que a la vez que sigue claramente algunas de las reglas de unos i otros de estos movimientos, también rompe en todos los sentidos con algunas de estas reglas para pasar a adaptarse al las reglas de otro de ellos completamente contrario.

Una de las principales características es que el autor ha sabido compaginar perfectamente tragedia y comedia: toda la obra está basada en la comedia, pero sin mezclar la tragedia, es capaz de mantener un misterio poco preocupante y que no afecta a la comedia para al final, en el desenlace, sacarla a relucir acentuando cada vez más el misterio hasta que se descubre del todo, este, y con él la tragedia con la muerte años atrás de Eloísa, la madre de Marina, la protagonista. Además también se mezcla gente de clases altas y bajas, como los Briones y los Ojeda, y, los criados y la gente del cine.

Además, también llama la atención, que el autor respeta una de las tres reglas clásicas de Aristóteles, pero la tercera no; como Aristóteles propuso, la acción se desarrolla en algo menos de veinticuatro horas, pero en cambio, y en contra de lo que el propuso, esto sucede en diversos lugares diferentes, y transcurren a la vez dos acciones diferentes, la principal, basada en el misterio, que es la razón de ser de la obra, pero que sabe quedarse en segundo plano hasta el final de la obra cuando interesa que pase al protagonismo, y que hasta entonces cede la mayor parte del argumento a la otra acción. Y la secundaria, que es secundaria pero en gran parte de la obra acapara casi toda la atención del lector, prácticamente dejando a la principal, aunque tan sólo durante un tiempo en segundo plano. Sin la secundaria, la acción principal, el argumento y la obra en sí no podrían existir.

La estructura está claramente basada en las reglas que impuso Lope de Vega en el siglo XVII para el teatro barroco, tres actos, (en este caso prólogo, acto primero y acto segundo), en cada uno de los cuales representan las tres partes básicas de toda historia, (planteamiento, nudo y desenlace).

Lo más fácil de reconocer en esta obra es el estilo, ya que sólo hay que distinguir si está en verso o en prosa, y eso es evidente en todos los textos nada más verlos, gracias a la distribución de estos y aún más al leerlo y ver si riman o no, se detecta en seguida, y en esta obra, respecto al estilo se sigue el modelo clásico, es decir la prosa.

En “Eloísa esta debajo de un almendro”, los personajes, están repartidos de una forma muy curiosa, y no siguen claramente el esquema de personajes de las épocas anteriores, aunque en algunas cosas, éste es similar. Para empezar, el galán y la dama cambian los papeles, la dama pasa a ser protagonista, y adopta la características típicas del galán (guapa, inteligente, honesta, valiente, alocada, un poco loca...), y viceversa, no hay nadie que ejerza claramente de antagonista, por lo que una vez más no se adapta a las reglas, al igual que con el gracioso y la criada, que en vez de ser criados son familiares, y más concretamente la tía de una y el tío de la otra, pero los dos se adaptan al perfil psicológico de su orígenes: el gracioso, al invertir los papeles, vendría a ser “el gracioso”, y por tanto la tía Clotilde, se puede decir que es como en las reglas barrocas, una especie “criada” de Marina, y que sirve de contraste con ella: aunque es muy elegante comparada con ella se queda corta, fea, cobarde..., pero muy ingeniosa, y el tío Eziquiel, que representa un poco “la criada”, es el acompañante de Fernando y hace la misma función que Clotilde, y como suele pasar se acaba enamorando se ella, y ésta, también de él, pero la gran excepción es el padre (Edgardo), en vez de ser el típico señor viejo, con barba y otros rasgos señales de sabiduría, que lucha por el honor, es lo más deshonroso que hay, es un viejo loco, que de sabio no tiene un pelo, y de honor aún menos, y todo esto, queda perfectamente reflejado en su forma de ser: un poco pasa de todo, y le da igual lo que pase a su alrededor, siempre quiere seguir la misma rutina, y lleva veintiún años acostado..., pero él, es el que tiene la clave para descubrir todo el misterio, el rey, lo podríamos identificar un poco con Luisote, el policía, aunque no tan contundente, pero tiene la misma función, llega al final para descubrir todo y reestablecer el orden. Además también hay otros personajes importantes, como Fermín , Leoncio y Práxedes (los criados de los Briones), Dimas (el criado de los Ojeda), Micaela (la hermana del padre y autora del crimen), Julia (la hermana de Marina)... y otros no tan importantes que sólo sirven para complementar la historia y contribuir al humor como la gente del cine, y a partir de aquí hay un gran lío y coincidencias que ligan a todos los personajes, como el antiguo amor entre Edgardo y Clotilde... que complementan la obra y le dan humor, credibilidad e incredibilidad a la vez, la hacen más interesante..., en definitiva la convierten en una obra literaria.