Electra; Sófocles

Obras teatrales. Artes escénicas. Representación. Tragedia griega. Aristóteles. Análisis. Personajes. Argumento

  • Enviado por: Romina
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 5 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

publicidad

Historia del Teatro Universal I

Trabajo Monográfico

Electra” de Sófocles

Para comenzar, el trabajo monográfico consistirá en una evaluación sobre la tragedia de Sófocles “Electra”, en la cual, mediante la utilización del material de cátedra, evaluaré los puntos a tratar desde la poética de Aristóteles, el origen de la tragedia de Nietszche y la comparación de la misma con Ayax.

Para entender la obra es preciso entender al autor. Para Sófocles los diversos protagonistas son seres dolientes que sufren por el hecho de ser humanos. De este dolor, se deriva a la soledad y esto claramente se ve en “Electra” cuando sufre sola esperando a su hermano Orestes.

a) Primeramente, analizaré desde el punto de vista aristotélico. Éste propone que el héroe trágico es aquel hombre de carácter elevado, virtuoso, que cae en desgracia como consecuencia de errores cometidos; esto puede situarse en el capítulo 13 de la poética: “…es el caso del hombre que sin ser eminentemente virtuoso ni justo, viene a caer en desgracia (…) a los que están situados en alto grado de honra y prosperidad”. Estos errores son llamados Hamartía, y por medio de éstos llevan como consecuencia al héroe a cometer la desmesura, la cual denomina Hybris. A su vez, Aristóteles plantea en el capítulo 14: “los hechos de este tipo ocurren entre personajes que son amigos, enemigos, ni una cosa ni otra…” donde demuestra el tipo de relaciones que tendrá el héroe trágico con el resto de los personajes.

También es importante nombrar lo que Aristóteles denomina peripecia, la cual explica en el capítulo 10 y 11: “la peripecia es un giro de la acción en un sentido contrario al que venía siguiendo (…) según la verosimilitud o necesidad”, sea cual fuese la acción cometida. Al mismo tiempo, cabe destacar lo que denomina como anagnórisis: “reconocimiento…es una transición de la ignorancia al conocimiento, llevando consigo un paso del odio a la amistad y de la amistad al odio (…) el más bello reconocimiento es acompañado por peripecia”. Y por último, mencionaremos lo que Aristóteles plantea como el hecho patético: “es una acción que destruye o hace sufrir, por ejemplo las agonías representadas en escena…”.

Una vez establecidos los conceptos, es más fácil aplicarlos a la obra. En la tragedia “Electra”, puede verse que ésta es la heroína principal, ya que la tragedia entera es alrededor de lo que ésta vive, y a su vez, es la instigadora de cometer la venganza en nombre de su padre Agamenón, para salvar el honor de éste y el de la familia. Convence desde un principio a su hermano Orestes e intenta influenciar a su hermana Crisótemis. A su vez se observa cómo ésta pasa de la tristeza a la felicidad citando como ejemplo en la tragedia, en la página 312 en la que ella solloza porque supuestamente Orestes, su salvador, ha muerto, pero al encontrarse con éste, le demuestra que está vivo, por lo que recobra alegría y vigor. Pero por otro lado, también podría decirse que Orestes es héroe, ya que es él, el que comete el matricidio.

La hamartía en esta tragedia, podría decirse que puede compararse en cierto modo a la que ocurre en Ayax, la cual es el deseo de venganza y puede citarse de la obra, en lo que sería el primer episodio: “Sucumbiremos, si es preciso, vengando el honor de padre”; luego también puede verse claramente en el segundo episodio en la página 293, en el momento en que Electra y Clitemnestra discuten con el Corifeo presente, el cual señala aún más este sentimiento de Electra: “Observo que está exhalando cólera…” Este deseo de venganza, lo tiene contra su madre y el amante de ésta, Egisto, por haber asesinado a su padre, pero a su vez, por la forma en que la tratan como una sirvienta y por haber hecho alejar a su hermano Orestes por miedo a que lo maten. En Orestes, la hamartía puede verse en el prólogo de la tragedia, en la página 275, cuando dice: “En fin (…) y también tú, mansión paterna, pues vengo a purificarte por medio de la justicia…”; y a su vez puede verse en la página 319 de la tragedia, luego que Electra descubre que está vivo: “En cambio lo que vendrá (…) pondremos fin a la risa de los enemigos”.

Con relación a la hybris, la cual es realizada por Orestes, debido a que es el que asesina a Clitemnestra antes de que Egisto regrese al palacio, ésta puede ubicarse en la página 324 de la tragedia. A su vez, éste suele ser el hecho patético, puede ser discutible si sucede o no en escena, como en el caso de la tragedia de Ayax, pero a mi entender, en el momento en el que se canta mientras sucede el hecho patético, el espectador puede escuchar el canto de Clitemnestra que describe el momento previo antes de morir. Luego, una vez llegado Egisto, se puede observar recién en ese momento el cuerpo en escena, aunque esté cubierto por un velo, lo que demuestra que el hecho patético sucede en escena. Podría aclararse también que hay un momento previo a esta tragedia, por lo que, a su vez hay hamartía e hybris cometida por Egisto y Clitemnestra en el momento en que asesinaron a Agamenón. En el caso de Clitemnestra, la hamartía también sería un deseo de venganza impulsada por el odio hacia éste por haberla engañado con Casandra, haber sacrificado a su hija Ifigenia y haberla obligado a casarse con él; y por parte de Egisto, sería impulsado por el deseo de poder y resustituirlo en el mandato como rey.

Con respecto a la peripecia, puede observarse como ejemplo en el segundo episodio de la página 295, en el momento en que Ayo, entra a comunicar que aparentemente Orestes había fallecido. No sólo es peripecia por la entrada del actor, sino que, por como se venía desarrollando la escena, en la cual Electra y Clitemnestra discutían, pone fin a la discusión y cambia la acción de la heroína, ya que de cólera la hace pasar a la tristeza. Otro ejemplo de peripecia puede verse en la página 311 de la tragedia, en el momento en el que entra Orestes a escena, habla con Electra pero ésta aún no descubre su identidad. Luego, Orestes vuelve a producir un cambio en la acción al querer quitarle la urna a la heroína, en la cual, supuestamente, se encontraban las cenizas de su hermano; lo que provoca con el tiempo la anagnórisis de Electra, en la que se da cuenta que este extranjero en realidad es su hermano. Como ejemplo, puede citarse: “Suelta ahora esta urna a fin de que te enteres la totalidad del asunto”; “…lo que sostengo es el cadáver de Orestes”; “No la hay, pues del vivo no hay sepultura”; “Dime, ¿es que tú eres él?”; “Mira este sello de padre y entérate si digo la verdad”. Aquí puede verse un parecido a ese momento ideal que menciona Aristóteles en su poética, donde la peripecia sucede al mismo tiempo que el reconocimiento. En esta situación, no sucede al mismo tiempo pero una lleva en consecuencia a la otra.

b) Otro tema a tratar, es el punto de vista de Nietszche en su El origen de la tragedia de los elementos apolíneos y dionisiacos, paso a desarrollar: para Nietszche, la tragedia es mucho más que una obra artística, ya que constituye la esencia de la verdadera cultura, la cual es la lucha entre la vida (la embriaguez creadora), y su negación (la norma, lo racional), y es aquí donde diferencia ambos conceptos. Él, establece que lo apolíneo y lo dionisíaco “se encuentran apareados entre sí y en ese apareamiento acaban engendrando la obra de arte (…) de la tragedia ática”. Propone que lo dionisíaco se relaciona con “la embriaguez…naturaleza…la vida…la realidad embriagada…la música como tal, la violencia estremecedora del sonido”; y la contrapone a lo apolíneo, que es “la búsqueda de la razón…el arte del escultor…la divinidad de la luz…el mundo de imágenes del sueño…la música como oleaje de ritmo”. Esto lo establece en la tragedia para analizar los momentos en que ambos se observan y expone estos conceptos ya que estos dos dioses eran los más venerados por los griegos. En relación a Electra, al ser una obra de Sófocles, ambos pueden encontrarse en armonía. Pasando a ejemplificar un momento donde puede verse reflejado lo apolíneo, sería en el primer episodio en la página 286 de la tragedia, cuando el Corifeo relata “…porque en ambos puntos de vista hay provecho, si tú aprendieras a poner en práctica el de ésta, y ésta, a su vez, en el tuyo”. Luego continúa hablando Cristómesis “…en efecto, si no cesas en estas lamentaciones (…) por el contrario, vivas bajo techo abovedado (…) reflexiona y no me reproches nunca después…”; otro ejemplo podría ubicarse en la pong 320 de la tragedia cuando se presenta Ayo “Locos sin tasa (…) Es que ya no os interesa nada la vida (…) si no metido de lleno dentro de ellas”. En ambas citas, puede verse que el elemento apolíneo se relaciona con el uso de la razón. Otro ejemplo que alude en relación a la visión de los sueños podría ser, en la página 288 de la tragedia, cuando Cristómesis le comenta a Electra el sueño que su madre ha tenido “…ella vio por segunda vez la aparición de padre (…) Tal descripción se la oí referir a uno que estaba presente cuando Clitemnestra declaraba al Sol su sueño”.

Refiriéndome a lo dionisíaco, los ejemplos son claros a identificar, ya que de por sí Sófocles, personifica al coro por medio del Corifeo por lo que le da un lugar de mayor importancia a éste (que ya se puede ver tanto en el párodos como en el comienzo del primer episodio). A su vez en el segundo estásimo, puede verse otro ejemplo, en donde se observa presente lo dionisíaco al estar Electra cantando y lamentándose por su hermano muerto, acompañada del coro. Y por último, otro ejemplo a citar, sería el de la página 316 de la tragedia, donde el estásimo está precedido por los dos héroes trágicos. Por lo que al ser la danza y el canto característicos de los elementos dionisíacos, los ejemplos anteriormente citados aluden justificadamente a esto.

c) Desde el punto de vista aristotélico, se puede relacionar Electra con Ayax al verse como en un primer punto comparten la misma hamartía, el mismo deseo de venganza. En el caso de Ayax, es contra Agamenón (el cual es el padre de Electra), y en el caso de ésta, contra su propia madre. A su vez comparten la hybris, porque aunque Ayax en vez de matar a los reyes, haya matado animales, aún así tenía la intención; en el caso de Electra, Orestes tiene la intención pero termina matando a su madre. Una diferencia que puede encontrarse en ambas tragedias es que Ayax, al salir de su locura temporal provocada por Atenea decide quitarse la vida antes que vivir en vergüenza y deshonor, ya que ésta es la salida más heroica ante esa situación. En contra posición, en el caso de Electra y Orestes, a estos no les preocupa su destino, sino, simplemente, cumplir con la venganza, ya que la vida de ellos no podría empeorar más, por lo que no hay en estos esa característica del honor que posee Ayax como guerrero. Este ejemplo mencionado de Electra, puede encontrarse claramente descripto entre la discusión de ésta con su hermana Cristómesis.

Desde una analogía con respecto a la guerra de Troya, ambas tragedias se relacionan a través de la figura de Agamenón; para entenderlo, hay que retomar la historia previa al mito y a la guerra, paso a detallar: Tántalo era un rey, hijo de Zeus y de una ninfa, su propio hijo, Pélope se enamoró de Hipodamía la hija del rey de Arcadia. Tuvieron dos hijos Atreo y Tiestes, los cuales se llevaban fatal. Tras la muerte de Pélope, la asamblea de Micenas tenía que elegir entre uno de los dos para reinar. El vellón lo poseía Atreo, y Tiestes para conseguirlo, convenció a la mujer de Atreo, Aérope, para que se lo dé, entonces él se convirtió en el rey de Micenas, pero como su hermano tenía el favor de los dioses, Atreo pidió, que si al día siguiente el sol se ponía por el este, Tiestes tendría que renunciar al trono, así ocurre, por lo que Atreo se convierte en rey y destierra a su hermano. Tiestes maldice a los hijos de su hermano y dice que tendrá un hijo que lo vengará. Después de matar a Aérope, Atreo se casó con Pelopia y esta le dio un hijo, aunque en realidad ese hijo es de Tiestes, llamado Egisto. Tiestes le cuenta que él es su verdadero padre, por lo que Egisto mata a Atreo e intenta matar a Agamenón y a Menelao, los hijos de Atreo, pero aquí no lo logra. Agamenón estaba casado con la hermana de Helena, Clitemnestra. Pero la había forzado a ello, lo ha logrado a través de un crimen: Clitemnestra estaba casada con Tántalo y ya tenían incluso un ni­ño. Agamenón mató al padre e hijo y consiguió de los hermanos de Clitemnestra una reconciliación que le permitió el matrimo­nio con ésta. Por lo que, Clitemnestra, al ser obligada, comienza a desarrollar odio por él. Tuvieron como hijos a Ifige­nia, Electra, Crisótemis y Orestes. En un momento de la guerra de Troya, los barcos griegos no podían avanzar hacia Asia Menor por falta de vientos, hasta que descubren que la diosa cazadora Ártemis es quien en reali­dad se les opone. Ella exigía un sacrificio humano de Agamenón, por intentar ser más hábil que ella cazando. Ifigenia es quien solicitaba la diosa. Agamenón accede y se profundiza el rencor de Clitemnestra, sometida por segunda vez a la pérdida de un hijo por las manos de Agamenón. Mientras Agamenón estaba en Troya, Egisto y Clitemnestra se amaban, unidos especialmente por un odio común a Agamenón. Durante los años que duró la guerra, había disputas entre Aquiles y Agamenón por las prisioneras Criseida y Briseida (esta última concubina de Aquiles), el rey pide a cambio una por otra, por lo que Aquiles se niega a luchar. Una vez invadida Troya, Aquiles muere por la mano de Paris, amante de Helena, hijo del rey de Troya, Príamo. Al morir éste, Ayax al ser el primer guerrero después de éste, reclamaba su armadura. Agamenón y Menelao, al ser participes del consejo, decidieron otorgarla en cambio a Odiseo, ya que poseía la cualidad de estratega, que no era poseída por Ayax. Al ocurrir esto, Ayax quiere tomar venganza, pero no lo logra porque interviene la diosa Atenea. Después de diez años en Troya, Agamenón capturó a la profetisa Casandra como botín y tuvo dos hijos con ella. De regreso a Micenas, este rey vencedor fue recibido por Egisto, quien durante esa década de ausencia ya había seducido a Clitemnestra y conjurado una venganza. Preparó un banquete de bienvenida y con la ayuda de su amante dio muerte al rey, a Casandra y a sus hijos. Pero Clitemnestra tuvo un sueño en el que ve que su pequeño hijo Orestes vengaría a su padre, por lo que su hija Electra, por miedo a que maten a Orestes, decidió llevarle. Pero un día, Orestes volvió a la casa de Electra acompañado por su compañero Pílades y cuando al fin los hermanos se reconocen, planearon la venganza sobre la madre y el nuevo marido de ésta, Egisto.

Concluyendo, el teatro griego fue una de las mayores creaciones culturales del hombre vigente hasta nuestros días. A través del teatro, Sófocles pudo expresar como nadie las conductas humanas con sus miserias y sus grandezas. En esta obra, utilizó a los personajes como medio para expresar las fatalidades de la vida y la intervención del hombre como pleno poseedor de su propio destino sin la mediación de los Dioses, el hombre decide como vivir y como morir y sobre todo como resolver las vicisitudes de sus actos. Una nueva manera de entender la vida.

Bibliografía:

  • Aristóteles, Poética (Traducción Francisco de P. Samaranch), Madrid, Editorial Aguilar, 1966.

  • Nietzsche, Friedrich, El origen de la tragedia, Buenos Aires, Editorial Siglo XX, 1992.

  • Sófocles, Tragedias Completas, Ayax, Cátedra, 2000.

  • http://es.wikipedia.org/wiki/Electra

  • http://elblogdemara5.blogspot.com/2008/10/electra-de-sfocles-anlisis-resumen.html

Vídeos relacionados