Elección de carrera

Orientación vocacional. Jóvenes. Aptitudes. Factores de desorientación. Alternativas

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 10 páginas
publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

publicidad

La elección de carrera es una situación por resolver muy importante que constituye la toma de una decisión para practicar los estudios universitarios. Esta situación requiere de un determinado período de tiempo para resolverla y elegir la carrera acertada.

A tu elección se ofrecen varios caminos. Terminas tus estudios de bachillerato y ante ti se abre la universidad con sus múltiples carreras: el ejército, el campo, la industria, el comercio, un empleo, una carrera técnica, la literatura y el arte. Se abren ante ti perspectivas más amplias que las carreras mismas: las formas de vida (política, espiritual, social, etc). Todo esto se presentará ante ti al iniciar tu vida en forma más personal e independiente.

Muchos jóvenes, por desgracia, no toman en serio esta situación, desperdician el tiempo que tuvieron para obtener información sobre las distintas carreras que existen, los programas, las escuelas y no aprovechan un espacio de tiempo para autoanalizarse y reflexionar sobre cuál carrera sería la mejor para ellos. Es entonces cuando la elección de carrera se convierte en un conflicto, ya que cuando apenas van saliendo de preparatoria toman conciencia sobre lo que quieren estudiar, y se hallan presionados por el tiempo o porque todavía no saben que carrera elegir.

La elección de carrera significa la elección de un modo de vida, por eso es una de las decisiones más importantes. Si elegimos la carrera errónea podremos tener insatisfacción personal, lo que llevaría a la amargura e infelicidad de una persona. En cambio, si nuestra decisión es correcta, esto contribuirá a tener una vida plena y de satisfacción consigo mismo.

Así vemos que de una buena elección de carrera, hecha con bases bien establecidas, dependerá en gran parte la felicidad o desgracia de la vida. La paz de la conciencia, la alegría; o bien turbaciones, tristezas, desfallecimientos, serán el premio o el castigo de una elección bien o mal hecha.

Al elegir una carrera debemos analizar nuestras aptitudes: si no tenemos facilidad para las matemáticas debemos dejar de pensar en ser ingenieros, si no tenemos gusto artístico, debemos dejar de pensar en ser arquitectos...

Nuestras aptitudes limitan el campo de nuestras posibilidades, excluyen determinadas carreras y modos de vida e incluso nos muestran nuestro camino en forma positiva.

Una decisión hecha sin reflexionar (incorrecta), trae repercusiones negativas. Muchos son los que se lamentan amargamente por estar donde no deben; es decir, por no haber tomado la decisión correcta. Malhumorados o neuróticos, reniegan de su situación. Quisieran volver atrás, pero muchas veces es tarde y no pueden recomenzar el camino. Como consecuencia, las personas que tienen estrecha relación con esa persona se alejan de ella porque su carácter comienza a disgustarles, y como se la pasa enojado temen que su enojo y amargura remate en ellos.

Otras consecuencias de la elección errónea de carrera son la pérdida de tiempo o esfuerzo, ya que si decides estudiar otra carrera cuando ya estudiaste un semestre o un año de otra que te diste cuanta que no te gustó, ese año ya está perdido y ya empleaste muchos esfuerzos mal gastados, porque lo más probable es que no te sirvan para la otra carrera que quieres estudiar. Aunque se dice que se puede considerar no como un tiempo perdido, sino como un tiempo ganado en aprender nuevos conocimientos. Otra situación que ocurre en estos casos es la pérdida de dinero por parte de la familia, ya que se invirtió en algo que no será productivo o necesario.

La mala elección de carrera repercute de un modo especial en la sociedad, ya que se alarga el tiempo de preparación de los profesionistas que necesita el país.

Por todo lo mencionado anteriormente, yo me dedicaré a aprovechar el tiempo que tengo para investigar los programas que tienen las universidades que me llaman la atención, que son la Universidad Panamericana y el ITESM (Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey), en este caso de Guadalajara, porque tengo familiares en esa ciudad. Yo me he analizado y creo que tengo habilidades en las matemáticas, además de que son de mi agrado y no se me dificultan mucho, lo que creo que la licenciatura en economía o en administración financiera serían las adecuadas para mí. Si al investigar en las universidades mencionadas me doy cuenta de que hay otras carreras que me llaman la atención, analizaré y compararé cada una de ellas y la que más me satisfaga es la que me dedicaré a estudiar, para así no tener repercusiones negativas en el futuro.

También me gusta mucho la actuación (nada que ver con las carreras anteriores), pero creo que en ese campo no tengo muchas posibilidades ya que la mayoría de las veces los que se desempeñan en ese campo tienen influencias que les permiten destacar. Por eso considero esta carrera como descartada, además de que ya se me está quitando la “lombricita” de querer estudiarla.

Existen diversos factores que influyen en la decisión de carrera, los cuales pueden ubicar o desubicar al estudiante. Entre estos factores se encuentran la familia y los amigos. La familia, que conoce bien al estudiante, muchas veces quiere que se cumplan las expectativas que se tienen sobre él, y si no eligen la carrera que ellos tenían en mente, se pueden desilusionar de su hijo, sobrino o lo que sea. Muchos padres desean que sus hijos estudien lo que ellos no pudieron o alcancen metas que ellos no lograron, por lo que con mucha ilusión tratan de persuadirlos a que estudien lo que ellos, por la época en que vivían o la situación económica en que se encontraban sus padres, no pudieron estudiar. También aconsejan a sus hijos que estudien una carrera que les de estatus social; es decir, que les deje una buena fuente de ingresos en el futuro. En mi caso mis padres me apoyan en la decisión que yo tome, porque no quieren influir mucho en mi decisión , ya que si lo hacen podría elegir algo que no me guste y después les puedo hechar la culpa de mis desgracia si al final no me satisfajo la carrera, pero yo se que al final de cuentas la decisión es mía y yo se que opiniones tomo o dejo para elegir la carrera adecuada. Cuando le comenté a mi mamá sobre la actuación, ella me comentó lo explicado unos párrafos más arriba, por lo que me desanimé y me puse a pensar, concluyendo que mi madre tenía razón, por lo que centré mejor mis ideas y me decidí por las otras dos carreras. Al principio quería administración de empresas, pero como es una carrera que creo que está muy saturada, opté por las otras dos. Una prima que estudia administración de empresas, me dice comentarios que me animan a seguir firme en la elección que he hecho, muchas veces me doy cuenta de lo que ella está viendo en su carrera, y como pienso que es muy parecida a administración financiera, sigo optimista. Estoy indecisa sobre a cuál universidad ingresar, hace poco se lo comenté a una tía, quien me dijo que ella consideraba que me fuera a otra universidad distinta del ITESM, ya que como ya conozco el sistema tal vez me siento presionada o atemorizada por lo que ocurrió hace un año (disturbio bipolar), cosa que no debería suceder pero es cierta.

Los amigos son otro factor influyente en la elección de carrera, muchas veces decidimos estudiar una carrera porque mi mejor amigo o amiga también la va a estudiar, y hasta ingresamos a la misma universidad. A veces nuestros amigos se van a estudiar fuera de la ciudad, y aunque no vayamos a estudiar lo mismo, nos vamos a la misma ciudad donde ellos para estar cerca y no perderlos. Éste no es mi caso, considero que los amigos están con nosotros en un tiempo determinado y estos se cambian por otros en las diferentes etapas de la vida, aunque también es importante seguir manteniendo comunicación con ellos aún estando lejos de nosotros. Si no estudiamos en el mismo lugar, no pasa nada, simplemente estableceremos relaciones con personas distintas y tendremos nuevos amigos.

Existen factores de desorientación, que son: el grado de facilidad o dificultad de la carrera, no incluye “x” materia, por lo que se sienten atraídos hacia ella (la carrera), te da un buen estatus social, es la carrera de moda y por eso la quiero estudiar, es muy femenina para un hombre o muy masculina para una mujer y los medios de comunicación que te afectan de tal manera que te pueden confundir.

Por ejemplo: muchos se deciden a ser ingenieros o médicos, porque les gusta más, o porque estas carreras dan más dinero. Escogen leyes o comercio porque son más fáciles y les dejan más tiempo libre. Siguen las carreras industriales porque se ven menos saturadas y tienen más porvenir económico. El gusto, la gana, el porvenir económico, son los factores decisivos.

Aplicando todo esto a mi vida personal, considero que mi decisión ha sido tomada porque son de mi agrado las carreras que hasta el momento he elegido. No ha sido influenciada mi decisión porque sea una carrera que esté de moda o porque sea muy femenina o masculina, tampoco por los medios de comunicación, tal vez en parte sea porque me puede dejar buenas ganancias pero en realidad no pensé mucho en eso cuando las estaba eligiendo.

Cuando estaba en primero de preparatoria, me sentía atraída y capaz de desempeñarme en carreras como la ingeniería industrial y de sistemas. Yo hacía servicio becario en la dirección de esta carrera, y al hacer cierto tipo de actividades que incluían mi servicio, me daba cuenta de las materias que se impartían, todas me agradaron pero al ver que al principio se daba química, me desanimé. Después de un tiempo me di cuenta de que esa carrera no era para mí, ya que es muy pesada y como soy una persona que se estresa y presiona mucho podría tener consecuencias negativas en mi ser.

La decisión debe ser tomada por uno mismo, de manera autónoma; es decir, una decisión personal y responsable asumiendo sus consecuencias, sin dejar que otros decidan por ti.

Si dejas que alguien decida por ti, es muy probable que esa no sea la elección correcta ya que tal vez ese no sea tu camino y al final no quieras aceptar que tu fuiste la que tomaste la decisión y te dejaste llevar por un mal consejo. Como estarás de mal humor por haber tomado una decisión equivocada que otra persona tomó por ti pero que le hiciste caso y consecuentemente la decisión fue tuya, culparás de tu desgracia a la persona que te recomendó estudiaras esa carrera si no tomas la responsabilidad de esta decisión.

Espero que ésto no me suceda, no deseo amargarme la vida por hacerle caso a otra persona. Por lo tanto me encargaré de decidir yo sola, retomando los mejores consejos de mis familiares o amigos pero sin dejar que ellos decidan por mí y responsabilizándome completamente de las consecuencias que tenga mi decisión.

El test es una seria de cuestiones que se realizan al estudiante para analizar sus habilidades y capacidades, dando como resultado ciertas ramas en las cuales la persona se podría desempeñar. Muchas veces nos dejamos llevar por el resultado del test, y estudias lo que te dice éste sin analizar la situación y pensar que es lo que tú te recomendarías. Además muchas veces este test no resulta cierto, ya que puedes salir bueno para la psicología pero a ti no te gusta o para físico-matemático y en realidad no estás interesado en esa carrera. Digo esto porque conozco situaciones en las que ha pasado: una prima quería estudiar administración de empresas, en segundo de preparatoria le hicieron el test y resultó ser buena para psicología, pero ella no hizo caso de ese resultado y actualmente se encuentra estudiando administración, está muy contenta y satisfecha con su elección. El otro caso es de una amiga que estudia en el ICO en tercero de preparatoria, igualmente en segundo grado le hicieron la prueba y resultó buena en literatura y artes (relacionadas con humanidades), pero ella sintió que no iba al caso con su personalidad y en tercero de preparatoria ingresó en la rama de administración, actualmente imagino que está contenta, ya que humanidades no le gusta para nada.

Espero tener la oportunidad de realizar un test, el cual utilizaré solo como una referencia para tomar mi decisión, al igual que mis conocidas no me dejaré llevar por el resultado, ya que éste puede estar relacionado con algo que no me gusta y si elijo esa carrera para estudiar lo más seguro es que no obtenga satisfacción.

El test o modelo de la toma de decisiones comprende seis pasos para llevar a cabo una elección sistemática y planeada, los cuales son:

  • Identificar y analizar la situación: es el planteamiento del problema, que es la elección de carrera.

  • Desarrollar alternativas: generalmente existen dos o más alternativas, es el paso más amplio en el que se requiere recabar información personal y profesiográfica (relativa a la carrera). Implica cuestionarse si seguir el estudio o trabajar, estudiar una carrera técnica o profesional, etc.

  • Por ejemplo: elijo estudiar una carrera profesional, en la cual tengo las opciones de economía y administración profesional. Acudo a distintas universidades para obtener información sobre las carreras y mantenerme bien enterada de los programas de estudio y el sistema de educación de la universidad.

  • Comparar alternativas: una vez recopilada la información se tiene la oportunidad de establecer semejanzas o diferencias entre las opciones para después determinar cuál es la mejor o más satisfactoria.

  • Ejemplo: una vez conocidas las características de cada carrera y los sistemas educativos de cada universidad, compararlas una con otra para elegir la que mas sea de nuestro agrado, en este caso podría resultar que me decida por administración financiera y la Universidad Panamericana, dependiendo de las características de las opciones que tengo.

  • Evaluar riesgos: comprende analizar las ventajas y desventajas que ofrecen cada una de las alternativas, además de las posibles consecuencias de la decisión a tomar.

  • Ejemplo: analizar los pros y contras respecto a una universidad de la otra y de una carrera de la otra, si resulta que el TEC tiene más ventajas que la UP, esa sería la mejor opción y si resulta administración financiera menos ventajosa que economía, se optaría por ésta alternativa. Aunque una universidad o una carrera tenga más ventajas que la otra, puede ser que a mayor ventajas, mayor presión al estudiar, por lo que es necesario tomar en cuenta las consecuencias de la toma de esta decisión.

  • Seleccionar la mejor alternativa: elegir la carrera que satisfaga el mayor número de necesidades que para uno sean relevantes.

  • Ejemplo: después de haberse informado sobre las características de cada alternativa, optar por la que más satisfaga nuestras necesidades, podría ser que el estudio de economía satisfaga la mayoría de mis necesidades, aunque administración financiera haya sido la que me gustó más. Aquí habría que analizar perfectamente la situación y mediante juicio propio decidirse por una.

  • Instrumentar la decisión: consiste en poner en práctica la decisión tomada.

  • Ejemplo: hacer el examen de admisión en la universidad que más me conviene, si lo pasamos habrá que inscribirnos en ella. Si elegí economía que es la que más satisface mis necesidades, matricularse en esa carrera.

    Es muy importante seguir los pasos del modelo para la toma de decisiones, ya que si no lo hacemos o nos saltamos algún punto, existen más posibilidades de caer en el error de elegir una carrera equivocada.

    La situación ideal sería entonces la elección de una carrera gratificante que me permita autorrealizarme en la moral, en la familia, en el trabajo, la espiritualidad y en la sociedad. Para lograr esa autorrealización es necesario tener una buena autoestima, sentir que pertenecemos a un grupo social, tener seguridad en nosotros mismos así como satisfacer nuestras necesidades básicas. Es por ello que la buena decisión de carrera influye en nuestra autorrealización.

    Por mi parte, con tiempo seguiré todos los pasos para la toma de decisiones detallada y pausadamente, analizando cada una de mis opciones muy responsablemente para que mi elección sea correcta y me permita autorrealizarme.

    “Elección de carrera”

    2