El zorro; Isabell Allende

Literatura hispanoamericana contemporánea. Escritores hispanoamericanos. Narrativa. Novela latinoamericana. Argumento

  • Enviado por: Mario Andrés Salgado F
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 12 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información


ARGUMENTO

Esta primera parte transcurre entre los años 1790 a 1810, en Alta California, en la misión de San Gabriel. Esta misión era dirigida por el padre Mendoza, franciscano y su labor era propagar la doctrina de Cristo entre los indios Chumas, shoshone y otros. El misionero trabajaba codo a codo con los indios: en el campo, en el curtido de cueros, molienda de maíz, curaba heridas, enseñaba catecismo y aritmética, sacaba muelas, hacía vino, escribía notas en sus cuadernos, etc. Por esos días, llegó a oídos del padre Mendoza que varias tribus de otros lados se habían sublevado, guiados por un guerreo que se hacía llamar Lobo Gris. Ante esto, escribió una carta al capitán A. de la Vega, pidiéndole ayuda. Una vez que el capitán llegó, a galope unos días después, se iniciaron los preparativos de defensa: barricadas de sacos de arena en las puertas de la iglesia, armas de fuego en lugares estratégicos, ya que no disponían de mucha gente. Los indios fueron encerrados en un edificio muy seguro, para evitar que a la hora de la batalla colaboraran con el enemigo. Los indios atacaron un día miércoles al mediodía y después de ataques por ambos lados, cayó su jefe Lobo Gris, por lo que los indios se sintieron desprotegidos sin su jefe y retrocedieron. Una vez devuelta la normalidad a la misión, el padre Mendoza perdió una oreja, por lo cual de ahí en adelante usó el pelo largo.

Una vez finalizada la batalla y apresado Lobo Gris, se dieron cuenta que estaba vivo, por lo que procedieron a limpiarlo y a curarle sus heridas. En es instante, se dieron cuenta que era una mujer. Su nombre era Toypurnia ( hija de lobo ) y tenía 20 años. Su madre, Lechuza Blanca era la curandera de la tribu y su padre un desertor de un barco español. Fue criada como los hombres: con arco, flechas y lanza, porque cuando su madre se bañaba en el río al dejarla bajo un árbol, fue raptada por un animal. Apareció a los pocos días, sucia, desnuda y gruñendo como perro y con olor a fiera.

La joven se debatió varios días entre la vida y la muerte y era don A. de la Vega quien la cuidaba y alimentaba y también en su posterior recuperación. Esto hizo que naciera entre ellos un sentimiento poderoso, que mas tarde culminaría en matrimonio. Como era mujer mestiza, no podía ser ahorcada, por lo que el capitán de la Vega acudió al gobernador de A. California para que la condenara. Este residía en Monterrey y se llamaba Pedro Fages y era casado con Eulalia de Callis. El gobernador consintió en cambiar la pena de muerte por 20 años de prisión en la cárcel de Monterrey. Allí fue bautizada con el nombre de Regina María de la Inmaculada Concepción , y pasó a llamarse simplemente Regina.

Tres años más tarde Pedro Fages renunció a su cargo para regresar a la civilización, México. Todos acudieron a dar la bienvenida a Pedro y su esposa y A. de la Vega fue el encargado del orden durante la estadía de los gobernadores en el pueblo ( en su paso hacia México por la Misión San Gabriel ). Allí reconoció por sus ojos azúcar quemada a Regina, quien era dama de compañía de doña Eulalia. Allí mismo le confesó su amor, Regina aceptó porque siempre lo había amado desde que agonizaba en la bodega de vinos del padre Mendoza. Fueron casados por el padre Mendoza. Pedro Fages se mostró generoso con A. de la Vega y le dio títulos de propiedad de un rancho y varios miles de cabezas de ganado. Ya convertido en hombre rico, casado, renunció al ejército del rey y un año después fue elegido alcalde de la Reina de los Angeles. Allí construyó una casa de adobes, sólida, pero muy rústica, al igual que sus muebles. Empezó, también a criar caballos de raza e instaló un apequeña fábrica de jabón y se dedicó a experimentar con carne, ahumándola para hacerla sabrosa y que durara sin descomponerse.

Regina por su lado, aprovechando lo ocupado que estaba su marido, empezó a tener una vida diferente: andar a caballo, bañarse desnuda en el mar con los delfines, usar ropas no adecuadas a su condición, andar descalza, en fin se sentía más cómoda con los neófitos que servían en la hacienda de su esposo.

El año 1795, quedó embarazada, y empezó a andar acompañada de una india llamada Ana. Esta también estaba embarazada, no tenía marido y no se sabía la identidad del hombre que la sedujo. Ambas se hicieron muy amigas, incluso dieron a luz en la misma semana. Ana tuvo a su hijo sin mayores tropiezos, en cambio Regina estuvo al borde de la muerte y fue el padre Mendoza quien finalmente logró sacar al bebé de las entrañas de su madre. Ella le puso Diego. El hijo de Ana se llamó Bernardo. Regina se recuperó gracias a las pócimas que le dio su madre. Ana, con su habitual buena voluntad amamantó el primer tiempo a Diego, por lo que él y Bernardo se convirtieron en hermanos del alma por el resto de sus vidas.

Como Alejandro de la Vega no disponía de mucho tiempo para estar cerca de su hijo, este y Bernardo empezaron a ser educado a la usanza india: los llevaba a la aldea india a visitar a Lechuza Blanca, aprendieron a pescar, a cazar, recorrían las cuevas cercanas a la hacienda, les enseñó a leer los símbolos tallados hacía miles de años en las paredes .etc.

En forma paralela, A. de la Vega comenzó a educar a su hijo como hidalgo y que coincidió con la muerte de Pedro Fages, de un infarto, producto de una de sus rabietas. Eulalia, después de sumirse en la más grande de las penas, se fue a vivir a Barcelona, ya que allí estaba su familia directa. A poco andar, murió su único hijo, de peste. Por ello, decidió donar todos su hermosos vestidos, sombreros, tacones y chucherias a Regina, a Alejandro de la Vega le envío un florete italiano . amén de otras cosas. Esto lo motivó a mandarle hacer un florete pequeño a Diego, quien demostró tener un talento natural para ello.

Diego y Bernardo solo se separaban para dormir, ya que compartían todas sus actividades diarias. A. de la Vega consideró que era necesario crear una escuela, para que su hijo y los de otros españoles pudiesen asistir a ella. Cuando Diego cumplió 9 años, esta abrió sus puertas. No podía asistir Bernardo por su condición de indio. Entre sus compañeros, estaba García, hijo de un soldado español gordito y que era el hazmerreír de la clase. Diego se transformó en su protector. De hecho, e cierta ocasión, en que Carlos Alcázar, el más temido del curso lo desnudó, lo impregnó con miel y lo ató aun árbol, lo salvó cambiándolo por un oso. El oso pudo cazarlo y pasearlo con sombrero por el pueblo, gracias a una pócima que le robó a su abuela Lechuza Blanca que hacía dormir. Fue la misma que se usó para cortarle la pierna al padre Alvear, santo varón que había viajado del Perú a conocer la misión y que en un terremoto que hubo le cayó el techo de la iglesia, lo que obligó a realizar la mencionada operación.

En uno de los viajes a México del capitán A. de la Vega, su casa fue atacada por piratas, quienes quemaron la casa, y mataron a Ana, madre de Bernardo. Este se salvó, gracias a que ella lo metió dentro de un canasto. Diego y su madre también lo hicieron, porque Diego conocía los túneles que le había mostrado su abuela. Producto de esto, Bernardo no habló, y Lechuza Blanca se lo llevó a su aldea, donde empezó de a poco a manifestar interés por las cosas, incluso aprendió a tocar flauta. Allí conoció a Rayo de la Noche, una hermosa niña india que le enseñó la historia de su pueblo. Finalmente, una vez que se consideró estaba sano, volvió a la hacienda de los de la Vega.

La casa, luego del incendio fue reconstruída y decorada con alfombras, cortinas, muebles y cerámicas importadas.

A los trece años, Regina consideró que era hora que ambos niños se hiciesen hombres. Por ello los llevó a la aldea de su madre para que cumplieran una serie de pruebas de sobrevivencia, llevando solo mantas y un cuchillo. Envió uno al este y el otro al oeste. Sin embargo, Diego fue mordido por una víbora y fue un zorro quien guió a Bernardo hacia donde se encontraba herido y casi al borde la muerte.

Luego vino la celebración de los 15 años de Diego, lo cual fue motivo de una gran fiesta en la hacienda. Luego su padre, planeó enviarlo a estudiar a México, por lo cual escribió a su amigo Tomás de Rodeau, pero este se había ido a vivir a Barcelona, por lo que partió a esas tierras con su amigo Bernardo.

II PARTE:

EL barco Santa lucía hizo el trayecto desde los Ángeles hasta Panamá, con el capitán José Díaz. Una vez que se acostumbraron Diego y bernardo a los movimientos del barco, los marineros empezaron a sentir cariño y a proteger a los muchachos. Diego jugaba a los naipes con ellos, pero apostando garbanzos, porque no se podía dinero con tal de no producir riñas entre ellos. Diego era hábil y talentoso para hacer trampas. Pensaba Diego de que por fin eran libres y que no tenían quien los mandara.

Lo más útil de la travesía en barco fue la libertad que tuvieron para ejercitarse en proezas atléticas y desarrollar la habilidad que tenían desde pequeños, también les enseñaron a hacer nudos.

En un instante Bernardo se acercó a ver los tiburones, y en un descuido cayó al mar, pero el capitán no quería perder tiempo en rescatarlo, pero como era el hermano de sangre de diego, este se tiró al mar, para que salvasen a su hermano. Finalmente los salvaron pero solo porque Alejandro le pidió al capitán que cuidase de su hijo.

Al llega a Panamá Diego estaba encantado con la cuidad, pero Bernardo le impidió terminar en los brazos de una mujer de buena voluntad y mala reputación. Es por esto que Bernardo no pudo dormir bien cuidando a su hermano.

Para cruzar el atlántico se subieron a barco La Madre De Dios con su capitán Santiago de León quien se entretenía copiando los mapas y agregando sitios de su propia invención. Los pasajeros d ese barco eran Diego Bernardo, un auditor y su hija de 30 años y fea.

Santiago de León después de u tiempo pasaba horas conversando con Diego. Era un lector insaciable que cambiaba los libros en cada puerto. Este hombre tenía una mentalidad renacentista y decía que el monarca no tenía poder, algo que nunca había escuchado de palabras de su padre o del padre Mendoza, ya que decían que le monarca era sagrado. El capitán puso en duda la divinidad de los reyes, la sagrada escritura y al existencia de Dios, algo impensable para Diego.

Diego cansado de lo naipes, discurrió asustarlos con historias de terror inventando la presencia la fondo del mar de los muertos vivos. En un noche después de contar varias historias discurrió disfrazarse entero de negro, con mascara y guantes. Ya que algunos lo vieron provocaron un caos en el barco, haciendo que el capitán llamara la atención a Diego.

Después de haber leído todos los libros a bordo, se dirigió donde Galileo Tempesta, el cocinero del barco para que le enseñase cocina, pero lo q mas le enseño fue magia.

Paso el tiempo…..

Cuando llegaron a Barcelona, los fue a buscar Jordi el cochero de Tomas de Romeo. Cuando llegaron a la casa quedaron impresionados del lugar, a Diego lo dirigieron al piso noble y a Bernardo al de los sirvientes.

Tomás tenia dos hijas: Juliana la mayor e Isabel la menor. Juliana, le robo el corazón a Diego, era preciosa tenia muchos pretendientes y Nuria era la encargada de cuidarla.

Como le había prometido Tomás, Diego comenzó a tomar clases con Manuel Escalante, maestro de esgrima, quien con el pasar del tiempo se tuvieron un gran cariño, y se dieron cuenta de que tenían un espíritu muy parecido. le enseño esgrima de lunes a sábado a las ocho en punto, si una vez no iba esto terminaba.

Un amigo del tío Tomás, quien estaba muy vinculado con napoleón Bonaparte, llamado Roland Duchamp, más conocido como Chevalier, hizo que Tomás estuviese muy a favor de las medidas tomadas por los fanceses. Lo que lo perjudicaría mucho más adelante. Este hombre tenía una hija que compartía con Juliana, pero diego intentaba sacarle celos a juliana pero fue en vano.

En una de las cuentas visitas de Diego a la casa de Eulalia de Callís, se encontró con Rafael, quien al percatarse de la forma en que jugaba, se diño cuenta de las trampas que hacía. Rafael amaba a juliana como muchos hombres pero era el más preocupante para Diego, lo había pillado dos veces, arreglando situaciones para quedar bien con juliana. Al fin y al cabo estos dos hombres, se batieron a duelo. Se enfrentaron con pistolas y cada un tenía un tiro, Rafael, disparó primero y le llegó en el brazo a Diego, después Diego disparó, pero llego al piso.

Como Bernardo era silencioso y muchas veces pasaba desapercibido, iba caminando por la cuidad y se percato de una situación en donde a una gitana le estaban tirando el pelo, Bernardo fue en ayuda de ella y por su ayuda, esta lo invitó a charlar. Al fin y al cabo se dio cuenta que era hermana de Pelayo, quien hacia trabajos sucios pata Rafael, y logró tener más información acerca de lo que hacía Rafael. Al pasar el tiempo Diego tuvo relaciones sexuales con Amalia esta gitana viuda quien recordaba a su marido estando con Diego. Pero después de u tiempo esta relación se termino porque Diego le tuvo que confesar que amaba a Juliana. Diego y bernardo actuaban en el circo de estos gitanos, en donde una vez fue juliana, Isabel y Nuria. Isabel descubrió que los trapecistas eran ellos.

Después de varios años de aprendizaje con Manuel Escalante, le dio a conocer al grupo al que pertenecía y era el de La Justicia, que tenía como fin salvara a los acusados. Como Diego tenia alma de luchador, quiso pertenecer a este grupo y la ceremonia de iniciación constaba de presentarse ante un hombre, en donde los dos estaban al interior de u círculo dibujado en el piso y uno de los dos debía botar al otro al piso con ambos hombros en el suelo, pero no debían tener ningún rasguño, o sino perdía. Ganó Diego, después enfrentó a dos hombres con la espada y después paso una prueba de conocimiento acerca de La Justicia.

Como perteneciente a este grupo, lo primero que hizo fue salvar a 5 personas entre ellas la gitana que estaba prisionera, y lo hizo metiéndose ala casa de Chevalier, en donde enmascarado le pidió que firmase un documento en donde perdonaba a todos los prisioneros, o sino su hija iba a salir perjudicada. Finalmente firmo el papel, y el Zorro se fue feliz después de hacer su primera hazaña en el bien de los demás, dejando la huella del Zorro. Después de eso muchos empezaron a hablar de este hombre enmascarado.

III PARTE:

En la época en que Diego retozaba con Amalia, su corazón estaba entregado por entero a Juliana. Gracias al encanto natural de Diego y su pasmosa buena suerte, ha sido amado, incluso sin proponérselo, por docenas de mujeres. Sin embargo, el Zorro no se prenda de ellas, porque prefiere los romances imposibles.

Diego sólo recuerda a las mujeres que lo han martirizado con su indiferencia, como la incomparable Juliana. Se habría enfrentado a un dragón por ella, pero no los había en Barcelona y debió conformarse con Rafael Moncada.

Juliana y Diego dormían bajo el mismo techo, pero llevaban vidas separadas y no abundaban ocasiones de verse en esa mansión de tantas piezas vacías. Rara vez se encontraban solos, porque Nuria (su hermana) vigilaba a Juliana, e Isabel espiaba a Diego.

Creía que la indeferencia de ella era una estratagema para disimular sus verdaderos sentimientos. Isabel se entretenía pintando acuarelas del paisaje y retratos de personas, era su único talento y esto hacia que la gente le tomara más cariño a ella que a su hermana Juliana, a pesar de que la ultima hacia obras de caridad con los pobres.

Juliana hacia la vida ociosa de las señoritas de esos años. No podía salir ni a confesarse sin chaperona, Nuria era su sombra. Iba a los bailes con su padre (Tomás de Romeu) y a veces los acompañaba Diego, a quien presentaban como el primo de las Indias. Juliana no presentaba el menos apuro por casarse, a pesar de que los enamorados hacían fila y sólo le faltaban un par de año para cumplir los veinte, edad limite para conseguir novio. Diego hacia los mismos cálculos y concluía que el tiempo actuaba a su favor, porque cuando ella viera que se estaba marchitando, se casaría con él para no quedarse solterona.

Ese año, en la misma época en que Napoleón se lamía las heridas de la derrota de vuelta en Francia, Eulalia de Callís envió a su sobrino, Rafael Moncada, a las Antillas con la misión de extender el negocio del cacao.

La misión del sobrino consistía en tejer una red de contactos comerciales en las ciudades más importantes, desde Washington hasta Paris.

Rafael solicitó una audiencia con Tomás de Romeu antes de irse a las Antillas, donde expresó su deseo de obtener la mano de Juliana al regreso de su viaje.

Diego estaba feliz. El viaje de ese peligroso rival le presentaba una oportunidad única de ganar terreno en la carrera por la mano de Juliana. Buscando pretextos para estar más tiempo con ella, Diego decidió participar en las clases de danza y llegó a ser un bailarín elegante y amistoso.

Juliana aguardaba al héroe de sus libros, valiente y trágico y no se le pasaba por la mente que ese pudiera ser Diego de la Vega. Tampoco era Rafael Moncada.

Moncada regresó en noviembre de 1813 más rico que antes, porque su tía le concedió un porcentaje elevado del negocio de los bombones.

Romeu habló con Moncada para solicitarle otra postergación y le ordenó a Juliana que decidiera dentro de 2 semanas o sino, aceptaría la propuesta de Moncada.

Un día las 3 hermanas iban por el pueblo y 3 hombres las interceptan, a lo que llega Moncada y las defiende quedando como un héroe, pero luego Diego y Bernardo descubren que todo fue un montaje de Rafael para quedar bien con las niñas, y Diego asume frente a Amalia que estaba enamorado de Juliana enfrente de ella. Amalia le reveló que el asalto había sido planeado, su hermana y ella nunca estuvieron en peligro y la mancha de sangre en el pantalón de Moncada era producto de un trozo de tripa de gallina que fingió ser sangre de él.

Juliana se niega a casarse con él y este se retiró de la casa lívido, aunque en control de sus buenos modales.

Moncada les pedía a los gitanos que hicieran el trabajo sucio y luego los acusaba de introducir armas de contrabando en la ciudad y conspirar contra el gobierno, esto lo confesaba en cartas que le escribía al jefe militar de La Ciudadela (una especie de campo de concentración donde mataban a los traidores).

Los gitanos se van de la ciudad y Amalia predice que quizás el destino de Juliana sea casarse con Moncada, a pesar de saber que clase de tipo es.

El Padre Mendoza envía una carta (la que envía cada 6 meses contando las novedades) y le dice a Bernardo que Rayo en la Noche llegó a visitarlo con su hijo de un poco más de 2 años, a lo que Bernardo decide partir a las América porque estaba seguro de que ese hijo era suyo.

Fernando VII vuelve al poder de España, luego de la derrota de Napoleón, ahí Rafael Moncada entra el ejercito, donde los títulos y conexiones de su tía le garantizaban un ascenso rápido. La familia de Romeu estaba muy mal económicamente y deciden irse a unas tierras en Lérida. Diego estaba tan absorto en las misiones de La Justicia (una especia de grupo organizado, en contra de la inquisición), que dejó de asistir al colegio de Humanidades, donde la educación como en el resto del país, estaba censurada.

Y detienen a Manuel Escalante (el maestro de esgrima de Diego) a lo que este junto a los demás miembros de La Justicia (que se habían hecho pasar por guardias) se hace pasar por Rafael Moncada para poder sacarlo del calabozo, lo hace dándoles de la poción de su abuela que juro solo usar para salvar vidas y así emborrachó a los guardias. Luego de salir se abrazaron por primera y ultima vez.

El Alférez que había sido emborrachado también, informó que Eulalia y Rafael estaban involucrados en el hecho, porque de ellos provenía el fatídico barril de vino.

Después de un tiempo Juliana, Isabel y Nuria regresaron a Barcelona con la noticia de que Tomas de Romeu había sido arrestado, ellas solo sabían que había sido acusado de traición y que lo habían enviado a la Ciudadela.

Juliana le va a pedir a Rafael que lo ayude y a cambio ella se casaría con él, debido a su situación económica le piden ayuda a Eulalia de Callís y lo que les ofrece es comprarles sus terrenos a cambio de que se vayan lejos. Las niñas van a ver a su padre y él les confiesa que Rafael lo habia denunciado, lo había escuchado de sus captores.

Matan a Tomas de Romeu, pero Juliana igual se casaría con Rafael, pero este le dice que es mejor que su matrimonio lo pospongan, porque en verdad prefiere tenerla como amante y Juliana le pide una recompensa por haber matado a su padre. Diego había espiado la escena, y lo enfrentó al ver que Moncada toma a Juliana y le da un beso, a lo que Isabel también interviene y lo vencen encerrándolo en un cuarto secreto de Tomás.

De esta forma parten a California nuevamente.

IV PARTE:

Encierran a Rafael Moncada en un cuatro secreto en la casa de Tomás de Romeau que ahora le pertenece a Eulalia de Callís porque a Tomás lo ejecutaron  murió en una fosa común como un vil criminal, dejan instrucciones a Eulalia para que lo salve y Diego de la vega, Isabel, Juliana de Romeau junto con Nuria escapan, toman uno de los carros de la casa y parten rumbo al puerto de la Coruña, era pleno invierno.

En el camino que era pleno invierno se hicieron pasar por peregrinos para no levantar sospechas ya que iban prófugos de la ley, los franceses se habían retirado de España así que la gente estaba peregrinando para agradecer a los santos) las hermanas de Romeau tenían una orden de arresto y Diego prometió a Tomás que las llevaría sanas y salvas a América.

Se alojaron en varias casas de gente  nunca le dijeron que no, a que una señora decía q por negar alojamiento Jesús nació el un pesebre, primero se alojaron en la casa de una señora muy pobre con una hija loca que les dio lo poco que tenia de comer  les dijo q tuvieran mucho cuidado a quién le pedían hospedaje había un señor sin nariz y otro con la tremenda cicatriz en la cara que habían matado a su marido, diego tenia casi 20 años, Rafael Moncada estaba lejos entonces se decidió a conquistar a Juliana, se alojaron en casas, conventos e iglesias, cada sorbo de comida era un regalo divino, llegaron por desgracia a la casa de los dos hombres descritos anteriormente por la señora pobre  ellos trataron de asaltarlos, se defendieron y se fueron tranquilamente.

Luego se encontraron con una familia de gitanos los roma (al parecer que conocían a Pelayo y Amalía) ellos iban al puerto de la Coruña y les pidieron viajar con ellos, al principio dudosos luego aceptaron, los muchachos aprendieron de sus costumbres, cultura, cocina, hechizos y preparación de hierbas, Pelayo le regala una espada a diego la q nombró “Justina” ya que siempre estaría al servicio de causas justas (textual)

Luego estaban a punto de llegar a Coruña y a Isabel se le ocurre ir a Compostela, Diego se encuentra con Galileo Tempesta luego de 5 años sin verlo, trabajaba de chef en un barco (madre de dios) y transportaba armas a América, el concertó una reunión con el capitán Santiago de León y el aceptó q fueran en el barco ilegalmente, o escondidamente.

Todos hacían labores en el barco, cocinaban, hacían aseo etc.

A Isabel secretamente le gusta diego pero no lo dice, que igual estaba celosa porque se da cuenta de que a Diego le gusta su hermana Juliana. Iban por altamar tranquilamente cuando los asalta un barco de corsarios, son tomados prisioneros bajo las manos de Jean Laffite (francés) y su hermano Pierre.

Los trató bien y los llevó a Barataria un territorio de piratas en q se traficaban esclavos y se practicaba contrabando.

Jean tenia perfectos modales, era muy sofisticado para sus cosas por lo tanto a Juliana le pareció atractivo, se dio cuenta de que con Rafael Moncada había perdido el tiempo.  Diego cuando trataba de conquistarla o seducirla lo había desperdiciado así que decidió q se le iba la vida y se tenia que casar Luego descubre que Jean es casado con una mujer q esta enferma y tiene un hijo llamado Pierre.

Madame Odilia que iba como esclava en el barco le confiesa que es suegra de Jean y le dice que su hija está muerta por tanto ella autoriza a que Jean se case con ella siempre y cuando quiera al hijo y aprenda a hacerle el amor para que siempre esté bien complacido.

Pierre le dice a su hermano Jean que está perdiendo la habilidad para los negocios entre los demás piratas por votación lo destituyen y eso por esto que decide que su futuro es casarse con Juliana e irse a Texas a realizar actividades menos ilegales.

Por supuesto que Diego estaba muy celoso aunque igual admiraba al corsario por su cultura y sus modales finos. Diego dijo- yo prometí a Tomás que llevaría a sus hijas sanas salvas a América así que Juliana está loca la voy a llevar a América como sea.

Algunos detalles:

Cuando atravesaron España era en pleno invierno por tanto el viaje fue muy duro para ellos

Diego trataba de invocar a bernardo con telepatía pero no resultaba, lo extrañaba mucho.

Isabel siempre tratando de hacer cosas de hombres como andar a caballo y esas cosas.

Diego perdió el medallón que le había regalado lechuza blanca y arriesgó su vida peleando con esclavos ebrios para recuperarlo, lo recuperó por supuesto.

IV CAPITULO

Diego de la vega esta furioso porque no le resultan sus planes, y llora de pena porque Juliana se quedaría con Jean Laffite, quien también la cortejaba. Isabel por otro lado esta preocupada por todos los tratos que se le daban a los esclavos ya que ahora eran libres y no sabían como vivir su libertad..

Juliana le comenta a Diego y a Isabel que Catherin Villars la esposa de Jean Laffite, estaba muy enferma y le había encargado q ella que cuidara de su hijo cuando muriera. Esto molesta a Diego porque sabe que Juliana quiere mucho a Laffite.

Y finalmente muere Catherine y Jean Laffite queda triste pero libre a la vez, y decide planear su vida junto Juliana, se irían vivir a Texas donde el podría practicar sus trabajos ilegales sin mayor problema.

Juliana decide quedarse con Lafitte, y diego se molesta y se siente mucho esta apenado quiere luchar por juliana, pero era tarde ellos ya se habían casado, era imposible separarlos..

Entonces decide marchar, aborda muchos barcos y vuelve a California, al regresar se encuentra con Bernardo quien lo lleva a la hacienda. Cuando llega se da cuenta que todo ha cambiado , sus padres ya no viven juntos desde que el se marcho a España a estudiar.

Carlos Alcázar, el niño que antes tenia una pandilla, ahora era el gobernador y García, el niño gordo; un sargento.

Su padre había sido acusado de traidor y estaba en la cárcel, su madre había vuelto donde los indios y donde Lechuza Blanca.

Diego decide ir en busca de su padre y le pide ayuda a bernardo y a su madre y abuela.. ellas le dan apoyo.

Diego y bernardo parten un día hacia el viejo escondite que tenían cuando pequeños, estaba todo intacto, tal como ello lo habían dejado. Estuvieron un pequeño rato observando al capitán Moncada. Diego el confiesa a bernardo su deseo por convertirse en el zorro y le pide que se una a el, bernardo acepta.

Luego volvieron y pidieron ayuda a su madre, Lechuza Blanca le ofreció a su hermano como apoyo, porque el trabajaba en aquella cárcel y conocía muy bien las celdas y deciden planear una estrategia para liberar a su padre..

Diego se disfrazaría de cura e iría a los calabozos ( el diablo) , y desde aquel lugar se comunicaría con su padre, y le contaría su plan..

Al poco tiempo Diego se disfraza de cura y camina por la entrada principal, lo sale a recibir una carreta que también venia llegando, en ella venia Lolita, prima de Carlos Alcázar. A diego le sorprendió su belleza y se acordó que ella le escribía poemas cuando pequeños.

En la noche Diego decidió junto a Arsenio ( hermano de Lechuza Blanca ) que seria el momento de disfrazarse de el zorro, para rescatar a su padre. Y pone una bomba en los calabozos, cuando estallara Bernardo y Arsenio sacarían a todos los hombres y especialmente a su padre.

Y así fue, pero Diego también se preocupo de ir en busca de Alcázar, el gobernador de la ciudad, que había sido “acusado” de ladrón, pero no se le había comprobado, se supone que el tenia unas perlas que robaba a España, y explotaba a los indios para trabajar en busca de ellas en el mar.

Diego observa que Carlos Alcázar huye hacia su oficina, en busca de perlas y lo alcanza entre el humo que hay en el edificio por el estallido de la bomba, y lo encuentra. Le dibuja la Z, en la cara, y luego toma las perlas y se marcha, se dirige mas tarde a despedirse de Lolita y a ver que su padre estuviera a salvo.

Luego marcha a la casa del cura y le entrega las perlas, le asegura que no le hará daño y que debe confiar en el, aunque el padre duda acepta igual las perlas.

Días después regresa a California, como Diego de la vega, y va donde el cura, para preguntarle si hay noticias de su padre, el le responde que el zorro dijo que estaba a salvo.

A Diego los días siguientes lo denuncian, de que el es el zorro, y lo encarcelan por dos días, le pide ayuda a García para que lo saque, un día lo llevan hacia donde esta Moncada y el lo enjuicia y golpea, hasta que muy pronto aparece, Bernardo disfrazado de el zorro en el patio y logra terminar con las dudas que culpaban a Diego de ser él el zorro. Todos los soldados de Moncada salen a perseguirlo, pero finalmente lo pierden de vista.

Diego queda solo con un soldado que amenaza con matarlo y nuevamente, vuelve a aparecer Bernardo disfrazado de el zorro .para salvarlo. Golpean al soldado y lo atan, cuando vuelve Moncada no los encuentra.

Diego se esconde en la cueva junto a su caballo tornado que había sido regalado por bernardo cuando volvió a California. Y pensó un momento en Lolita. Pero luego se distrajo para ver a Moncada. Pensó en bernardo. Y de pronto se le vino a la mente disfrazarse del zorro e ir a conversar con Moncada, y así fue, invadió su sala, y pronto comenzó una lucha que ni los soldados pudieron vencer.

Diego hizo que Moncada firmara en un papel, su propia sentencia por haber robado las perlas. Luego se marchó en su caballo ( tornado ).

Diego se junto con Bernardo, una vez que Moncada ya había huido de California en un barco.

Diego le pregunto a Bernardo como lo había hecho para huir por los campos y casi al mismo tiempo llegar a la casa a salvarlo, y entonces bernardo se sorprendió el no había sido, y justo en ese instante aparece Isabel ella había sido, todos rieron, decidieron que diego seria el zorro y los otros dos los ayudantes.

FINAL FINAL

Habla Isabel contando lo importante que fue para ella la historia del zorro pero ahora decidía abandonarla.

Nuria estaba vieja. Toypurnia,, Alejandro de la Vega y el Padre Mendoza habían muerto.

Alejandro de la Vega: Padre de diego

Lobo gris: madre de diego en su nombre indio, bautizada por la iglesia como Regina, y su nombre aborigen Toypurnia.

Lechuza Blanca: Madre de Toypurnia.

Bernardo: Hijo de la India Ana, doncella de Regina.

Pedro Falles y Eulalia de Callis: Matrimonio amigo de Alejandro de la Vega.

En su nueva novela, (ZORRO), Isabel Allende se imagina la historia de Diego de la Vega y cómo se convirtió en el veloz y ágil rebelde y defensor de los marginados. En una inspiradora asociación entre autor y personaje, ZORRO es una historia muy entretenida que al mismo tiempo examina la dualidad de un complejo personaje que se encuentra en medio de dos culturas.
Hijo de un aristócrata español y de una guerrera indígena, Diego de la Vega nace en lo que ahora es California del sur, no mucho después de la Revolución Americana (estadounidense). Como testigo del maltrato que las poblaciones nativas reciben de los europeos que se han radicado en Alta California, Diego experimenta los conflictos de su mezcla de razas desde una temprana edad. Mandado a Barcelona durante su adolescencia para obtener una educación europea adecuada, Diego recibe su primer bocado de rebelión política de su maestro de esgrima, quien también lo entrena en el ejemplar manejo de la espada que lo convertirá en leyenda.
Las aventuras de Diego incluyen duelos, batallas con piratas y rescates inimaginables aún antes de que retorne a Norteamérica a emprender la misión de reclamar la tierra que es suya por derecho de nacimiento.
Al narrador de ZORRO lo envuelve un velo de misterio y sólo se desenmascara al final. “Estoy impulsado a narrar estas aventuras porque sería inútil que Diego hubiera arriesgado su vida por la justicia si nadie se enterara sobre ello”, explica quien cuenta la historia. “El heroísmo es un oficio mal remunerado y casi siempre lleva a una muerte temprana, que es por lo que incita a fanáticos o a personas que tienen una fascinación peligrosa con la muerte. Hay muy pocos héroes con un corazón romántico y con una naturaleza divertida. Déjenme decirlo sinceramente: no hay ninguno como el Zorro”.
Allende llega a la máxima simplificación de su escritura. La escritora chilena que se ha ido despojando, libro a libro, de los iniciales barroquismos de “La casa de los espíritus”, llega en “Zorro” a un esquematismo que es prácticamente el de la pura acción de los viejos folletines o de las revistas de “historietas”, como las tan tradicionales que documentaban las aventuras del primer espadachín “chicano”.
En los tres siguientes fragmentos Isabel Allende describe la primera aparición pública de este rebelde que se convertiría en superhéroe.

Zorro entra en escena
Diego vestido con su traje negro de acróbata, capa y máscara, atuendo que él llama su disfraz de Zorro, aprovechó las sombras para aproximarse al edificio. En un chispazo de inspiración se había pegado un bigote, obtenido del arcón de los disfraces del circo, una pincelada negra sobre la boca. La máscara sólo le cubría la parte superior del rostro y temió que el Chevalier pudiera reconocerlo; el fino bigote cumplía la función de distraer y confundir. Se sirvió del látigo para trepar al balcón del segundo piso y una vez adentro no le fue difícil ubicar el ala de las habitaciones privadas de la familia, porque había acompañado a Juliana e Isabel en varias visitas. Eran alrededor de las tres de la madrugada, hora tardía en la cual ya no circulaban criados y los guardias cabeceaban en sus puestos. La mansión nada tenía de la sobriedad española, estaba alhajada a la moda francesa, con tantos cortinajes, muebles, plantas y estatuas, que Diego podía atravesarla entera sin ser visto. Debió recorrer incontables pasillos y abrir una veintena de puertas antes de dar con el aposento del Chevalier, que resultó de una sencillez inesperada para alguien de su poder y alcurnia.

La primera hazaña:
A pesar de la droga, el francés despertó de inmediato, pero antes de que alcanzara a gritar, Diego le tapó la boca con la mano enguantada.
-Silencio o morirá como una rata, excelencia- susurró.
Le puso la punta de la espada en el pecho. El Chevalier se incorporó hasta donde se lo permitió la espada y señaló con una inclinación de la cabeza que había comprendido. Diego le expuso en un murmullo lo que pretendía.
-Me atribuye demasiado poder. Si ordeno la libertad de esos rehenes, mañana el comandante de la plaza tomará otros- replicó el Chevalier en el mismo tono.
-Sería una lástima si eso ocurre. Su hija Agnes es una niña preciosa y no deseamos hacerla sufrir, pero como su excelencia sabe, en la guerra mueren muchos inocentes.

Mutis por el zorro
-Hasta la vista, excelencia. Le ruego que le dé mis saludos a la bella Agnes- se despidió el Zorro.
Contaba con el que Chevalier creyera su amenaza y no armara alboroto antes de lo previsto, pero por precaución lo ató y amordazó. Trazó una gran letra zeta con la punta de la espada en la pared, enseguida dijo adiós con una reverencia burlona y se descolgó por el balcón.