El vuelo de la inteligencia; José Antonio Marina

Psicosociología. Capacidad intelectual. Superdotados. Teoría cognitiva y evolucionista. Cerebro. Anomalías

  • Enviado por: Elisabet
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 9 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información


RESUMEN

En esta obra José Antonio Marina, intenta que entendamos mejor lo que es la “inteligencia”, empieza diciéndonos que la inteligencia humana tiene que ser una mezcla de conocimiento y valor. La inteligencia humana comparte con los animales muchas funciones, como el cerebro, la vista, las relaciones... El cerebro es el lugar donde se encuentran los movimientos, los deseos, sentimientos...

Los humanos y los animales aprenden de manera muy parecida, los animales aprenden lo que la situación y sus necesidades le fuerzan a aprender, los humanos también aprenden así, pero pueden decidir lo que quieren aprender.

Un gran logro de la inteligencia humana, es prever que lo que va a suceder, esta habilidad permite a los humanos contemplar el mundo de manera diferente, cada cual interpretará la realidad de acuerdo con sus proyectos.

La inteligencia entra en acción para buscar salida, es decir, una solución. De modo que no se puede separar la inteligencia de la acción, de los sentimientos, la voluntad... La valentía, la decisión, el ánimo forman parte de la inteligencia humana.

La influencia genética y la influencia educativa, influyen a partes iguales en el proceso de construcción de la propia inteligencia.

El ser humano empezó a hablar hace ciento veinte mil años, durante los primeros cien años el humano fue inventando signos, que le capacitaron para inventar nuevos signos. La función principal de “hablar” es comunicarse. Con el lenguaje no sólo hacemos preguntas, sino que también damos órdenes.

El lenguaje no solo transmite el modo que tiene una cultura de interpretar el mundo, sino la experiencia que el hombre ha adquirido de sí mismo. Poner nombres a las cosas no nos proporciona una nueva información, sino una nueva manera de manejar la información.

La inteligencia aparece cuando somos capaces de iniciar, controlar y dirigir nuestras operaciones mentales. El control de la conducta se va configurando en varias etapas:

  • Comienzo de la autonomía personal y de la creatividad.

  • Proceso de reeducación.

  • Tiempo para deliberar, aprovechar las experiencias propias y ajenas.

Cuanto el humano más conozca la realidad, sepa evaluarla, sea capaz de abrir mas caminos o más posibilidades en ella, será más inteligente y más libre.

La inteligencia es la capacidad de resolver problemas vitales, por lo que no puede ser considerado muy inteligente quien no sea capaz de decidir.

La inteligencia consigue sus fines con astucia, para triunfar, debe saber que por lo menos que los pequeños triunfos alegran y dan ánimo para renovar la decisión, por eso si se pone metas difíciles y las consigue el orgullo será mucho mayor.

La inteligencia que proyectamos tiene que saber aprender y, tiene que disfrutar aprendiendo. A la inteligencia le gusta aprender, conocer, crear cosas nuevas... Necesitamos aprender muchas cosas por que el único modo de aumentar nuestra autonomía, de impedir que nos engañen. Siempre comprenderemos algo a partir de lo que ya sabemos y quien sepa muy poco, comprenderá muy poco.

Los sentimientos nos informan acerca de nosotros mismos y de nuestra circunstancia, de nuestros triunfos y nuestros fracasos. Un mismo suceso puede desencadenar sentimientos diferentes en diferentes sociedades.

Ningún hombre solo habría podido inventar el lenguaje, por que sólo podemos ser libres viviendo en sociedad, todo ello es indispensable para algunas importantes decisiones de la vida diaria.

La inteligencia de un grupo puede definirse como la capacidad de mejorar o empeorar los resultados individuales.

Los seres humanos actuamos fundamentalmente por dos motivos:

  • Motivaciones extrínsecas a la acción.

  • Motivaciones intrínsecas.

  • Motivación trascendente.

Para conseguir sus propios fines la inteligencia personal se ve obligada a colaborar con los fines de otros.

Inteligencia compartida:

  • Interpretamos las palabras sin darnos cuenta de que estamos interpretándolas.

  • Usamos nuestro propio sistema de códigos, nuestras creencias, nuestros perjuicios para descifrar dichas señales.

  • Mujeres y hombres suelen esperar cosas distintas del lenguaje.

  • Toda comunicación es evaluada a la vez, y de manera entremezclada, en dos planos: cognitivo y afectivo.

La inteligencia capaz de acercarse a la felicidad sólo puede desarrollarse y ejercerse en una sociedad también inteligente.

El esfuerzo por construirla dignidad humana es lo más hermoso, noble y útil que el humano ha inventado. La más clara posibilidad que el humano sea feliz.

INFORMACIÓN SOBRE LA INTELIGENCIA.

1.- ¿Qué es la inteligencia?

La inteligencia es la capacidad del ser humano para adaptarse al entorno y a situaciones nuevas, especialmente, la capacidad de modificar dicho entorno de acuerdo a sus necesidades y deseos (de origen biológico, cultural o/y personal).

2.- Medida de la inteligencia

2.1 - Los tests; utilidad y contradicciones:

El test surge como un instrumento de valoración individual de capacidades. Se trata de un herramienta de exploración psicológica, que permite al profesional obtener una serie de datos puntuales acerca del sujeto que lo realiza.

Lo positivo de los tests es que:

  • Son un indicador de un momento y unas circunstancias determinadas.

  • Son el punto de partida para establecer qué debe mejorar una persona en su desarrollo personal.

  • Permiten obtener una gran cantidad de datos de la persona en muy poco tiempo.

En cambio, los tests también tienen una serie de contras:

  • No valoran el proceso mental realizado, sólo el tiempo y el número de aciertos. Sólo miden algunas capacidades, no todas.

  • Hay variables que no pueden controlarse y que, sin embargo, distorsionan los resultados.

  • No son generalizables ni a todos los países ni para todas las clases sociales, los resultados varían notablemente dependiendo del concepto de la realidad de cada persona.

Como dato anecdótico y ejemplo de este último punto; a principios del siglo XX, el norteamericano Henry Goddard introdujo en Estados Unidos el test Binet-Simon. Con él se “demostró” que un 80% de los inmigrantes que el país recibía eran “débiles mentales”. La realidad era que el test no estaba adaptado a los patrones socioculturales de los miles de italianos, polacos, rusos o suecos que llegaban a Estados Unidos buscado una vida mejor.

2.2 - Un poco de historia:

A comienzos del siglo XX, y establecida la escolarización generalizada en Europa, se puso de manifiesto la necesidad de establecer un baremo medio de los contenidos educativos que se impartirían en las aulas. Por eso, el ministerio francés de Educación Pública encargó en 1905, al psicólogo Afred Binet, un seguidor de los estudios de Francis Galton acerca de la creación de test estandarizados, y al pedagogo Theodore Simon, la realización de una serie de pruebas que se pudieran aplicar a los niños. Fue el primer test elaborado para determinar el nivel mental o de inteligencia.

2.3 - Principios generales de A. Binet y T. Simon:

Los principios generales en los que se basó Alfred Binet y Theodore Simon para la elaboración de sus pruebas de inteligencia fueron estos:

1.- En los niños y adolescentes la inteligencia está estrechamente ligada a la edad. Es decir, en general, a mayor edad cronológica mayor edad mental.

2.- El principio anterior no es aplicable a todos los sujetos. No todas la personas de la misma edad cronológica desarrollan su inteligencia al mismo ritmo.

3.- La media de la inteligencia se realiza teniendo en cuenta las dos edades, tanto la cronológica como la mental.

Fue el psicólogo alemán Wilhelm Stern quién determinó el concepto de edad mental. Dividiendo la edad mental por la cronológica del individuo, y multiplicándola por 100, se obtenía un número al que llamó Cociente de Inteligencia (CI), llegando a establecer distintos niveles:

  • Entre 90-120: inteligencia normal.

  • Entre 120-130: inteligencia de superdotado.

  • Entre 130- +: inteligencia de genio.

Por tanto, ( EM ÷ EC ) · 100 = CI

2.4 - Anomalías por exceso, genios y superdotados:

Muchos genios y superdotados se caracterizan por su fracaso escolar. Esto se produce debido a que se adaptan mal al ritmo que lleva el resto de la clase. Como son muy rápidos aprendiendo, se aburren y acaban teniendo comportamientos inadecuados.

Otra causa es que el crecimiento de estos niños no se produce de forma armónica: hablan y razonan igual que adultos, pero se comportan como niños. Por lo que suelen sentirse solos y es difícil que tengan amigos de su edad.

2.5 - La inteligencia y sus factores:

Definiremos factores (de la inteligencia) a las distantes aptitudes o habilidades que forman la inteligencia. Varios han sido los psicólogos que se han dedicado al estudio de la inteligencia y de estos elementos que intervienen en ella.

Concepción bifactorial de la inteligencia. Sperman definió en 1906 la inteligencia en base a dos factores: un factor general (factor “G”) como aquella que abarca las distintas aptitudes y un factores específicos (llamados factores “S”) de un sujeto.

Más tarde, el psicólogo Thrustone elaboró en 1938 su teoría multifactorial. Con ella defendía poder estudiar individualmente los distintos factores que intervienen en la inteligencia.

Los llamados test de factor “g” estudian una inteligencia individual, analizando los siguientes elementos:

  • Comprensión verbal (V): capacidad para comprender palabras, frases,...

  • Fluidez verbal (W): dominio del vocabulario y el uso que se hace de él para expresarse.

  • Factor numérico (N): la habilidad con la que se resuelven cálculos matemáticos con exactitud.

  • Factor espacial (S): capacidad para imaginar formas y figuras en el espacio.

  • Memoria (M): aptitud para retener información y recordarla.

  • Razonamiento (R): habilidad para extraer conclusiones de un hecho concreto.

  • Agudeza perceptiva (P): el menor o mayor grado con que captamos la realidad que nos rodea.

Mediado ya este siglo, 1967, y con la intención de mejorar esta concepción multifactorial, A. Guilford elaboró una teoría tridimensional en la que afirmaba que la inteligencia carece de factores, pero posee dimensiones, concretamente tres: operaciones, contenidos y productos. De esta manera, se pasó de un estudio que se limitaba a los aspectos cuantitativos de la inteligencia a una orientación que subraya los aspectos cualitativos de la misma.

2.6 - Otras escalas y test: Wechsler; TAT.

Frente a los test factoriales, de los que hemos hablado anteriormente, el psicólogo estadounidense David Weschsler publicó, de 1939 a 1967, varios modelos de escala de inteligencia, para niños y adultos, con nuevos patrones para fijar el CI.

Las escalas de Wechsler son más flexibles y dan más información, de manera que se pueden ajustar mejor al perfil de la persona y sus aptitudes. Por ello es uno de los test más utilizados como herramienta de diagnosis en psicología clínica.

TEORÍA COGNITIVO-EVOLUCIONISTA:

Defendida por Piaget y por Vygotsky, afirma la existencia de ciertas etapas en el desarrollo del lenguaje. La Psicología evolutiva estudia el proceso de desarrollo de las distintas capacidades del sujeto (percepción, lenguaje, inteligencia...) en relación con su edad.

Primera etapa. Inteligencia práctica: (0-2 años) El niño no posee todavía la capacidad de representarse la información y situación con las que se encuentra, hace usó solamente de una inteligencia práctica y desarrolla las siguientes capacidades:

- Coordinación de las diferentes actividades sensoriales

- Distinción entre medios y fines: Viene dada porque le niño distingue la relación causa-efecto.

- Permanencia del objeto: Íntimamente relacionada con la primera capacidad desarrollada por el niño, éste comprende que el objeto existe aunque él no lo perciba.

Segunda etapa. Inteligencia intuitiva: (2-7 años) Se desarrolla el pensamiento conceptual, el niño tiene la permanencia del objeto y es capaz de crear un concepto, en esta etapa es cuando el niño aprende más. En esta etapa se desarrolla el lenguaje y el niño adquiere la capacidad de representación, el niño trata de representar mentalmente y de forma intuitiva la realidad. sus explicaciones son animistas, artificiales y egocéntricas (en orden cronológico).

Animismo: Tendencia a dotar de vida a todos los seres.

Artificialismo: Tendencia a creer que todas las cosas han sido fabricadas por el hombre (para el niño es el padre) o por Dios (el niño no tiene todavía claro el concepto de Dios).

Egocentrismo: Tendencia a ver las cosas desde el punto de vista propio y no el de los demás, el niño pasa del artificialismo del padre a creer que todo es suyo.

Tercera etapa. Inteligencia lógico-concreta: (7-11 años) se adquiere la capacidad de realizar operaciones mentales pero siempre concretadas en algo material.

Una operación mental es una actividad representativa y reversible, se deben a las capacidades que ha adquirido el niño de clasificación ordenación, transitividad y reversibilidad.

Cuarta etapa. Inteligencia lógico-formal: (desde los 12 años) Esta etapa se caracteriza por la capacidad de pensar más allá de la realidad concreta, (esta capacidad se va perdiendo con la edad). El adolescente es capaz de teorizar, formar hipótesis y comprobarlas, formar conceptos de segundo orden etc.

Piaget considera que a los 15 años todas las capacidades están ya desarrolladas y que a partir de entonces lo único que hacemos es perfeccionarlas.

3. - En definitiva:

  • La medida de la inteligencia es una actividad compleja ya que en ella intervienen multitud de factores.

  • La comprobación de dichas aptitudes (V, W, N, S, M, R, P,...) se realiza por medio de tests y juntas forman lo que denominamos con el nombre de inteligencia general.

  • Dichas pruebas deben estar adaptadas al nivel sociocultural del sujeto que las realiza.

  • Además de los aspectos cuantitativos es necesario considerar los aspectos cualitativos y dimensionales de la inteligencia de manera acorde a la evolución de la persona.

  • EN CONCLUSIÓN.

    El libro de José Antonio Marina, es didáctico, por el se puede estudiar perfectamente ya que en todo momento muestra información sobre la inteligencia y aclara cada concepto con ejemplos explicativos para que te resulte más fácil entenderlo.

    En fin, que el libro es pura información.