El vizconde demediado; Italo Calvino

Litaratura universal contemporánea. Narrativa del siglo XX. Novela italiana. Argumento. Vida

  • Enviado por: El Aranda
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

publicidad

El vizconde demediado

Información del autor: Italo Calvino

Italo Calvino nació en Santiago de las Vegas, cerca de La Habana en Cuba, donde trabajaba su padre Mario, agrónomo, quien dirigía una estación experimental de agronomía. Su madre, Evelina Mameli, de origen sardo se había licenciado en ciencias naturales.

En 1925, sin embargo, volvieron a San Remo donde, dos años después, nació su segundo hijo, Floriano, quien años después llegó a ser un geólogo de fama internacional, además de docente universitario.

Durante su infancia, Calvino recibió una educación laica y antifascista, de acuerdo con la actitud de sus padres que se consideraban a si mismos libre-pensadores. Fue a la escuela infantil St. George College. Después, durante la elemental, a las Scuole Valdesi e hizo la secundaria en el regio Ginnasio-Liceo G.D. Cassini. Tras esto se matriculó en la facultad de agronomía de la Universidad de Turín, donde su padre enseñaba agricultura tropical.

Sin embargo, al poco tiempo, estallaba la Segunda Guerra Mundial y Calvino interrumpía sus estudios. En 1943, fue llamado al servicio militar por la República Social Italiana. Calvino desertó y se unió a la Brigadas Partisanas Gribaldi junto con su hermano. Mientras sus padres queban como rehenes de los alemanes.

Una vez acabada la guerra, se mudó a Turín, donde colaboró en unos cuantos periódicos, se matriculó en letras (se graduaría con una tesis sobre Joseph Conrad) y se afilió al PCI (Partido Comunista de Italia). Fue durante este período de su vida que entró en contacto con Cesare Pavese, quien hizo que fuese contratado por la editorial Einaudi, donde ya trabajaba Elio Vittorini.

El ambiente de la editorial fue fundamental en la formación cultural de Calvino. Ya en 1947 publicó su primera novela: Il sentiero dei nidi di ragno, basada en sus experiencias como partisano. Y en 1949, un volumen de cuentos: Ultimo viene il corvo. Las dos obras fueron escritas dentro de la estética del neorrealismo, a pesar de que, especialmente la primera, tiene un tono de fábula. De esta misma época, y también de temática neorrealista y obrera, con influencias visibles de Pavese, es una novela inconclusa que se tendría que haber titulado I giovani del Po. Calvino buscaba entonces una escritura objetiva e intentaba definir la condición del hombre de nuestra época.

En 1952, siguiendo el consejo de Vittorini, abandonó la literatura realistico-social y picaresca para dedicarse a una especie de narración aparentement fantástica pero que podía ser leída en diferentes niveles interpretativos. Se trata de la trilogía llamada I nostri antenati una representación alegórica del hombre contemporáneo. Forman parte de ella tres novelas: El vizconde demediado, El barón rampante y El caballero inexistente. La segunda, quizás la más famosa, es fruto de la decepción ideológica del autor que, tras la Invasión de Hungría por la URSS (1956) había abandonado el PCI y apartado el compromiso político.

A parte de esto, durante los primeros años sesenta, Calvino publicó dos artículos (Il mare dell'oggetività y La sfida al labirinto) con los que enunciaba una poética ético-cognoscitiva que intentava definir la situación del hombre contemporáneo dentro de un mundo cada vez más complejo y difícil de descifrar. Entraba así en contacto con una corriente naciente de neo-vanguardia, en cuya poética Calvino veía una profundización en las razones de la tecnología y la industria.

En 1963 publicó La giornata d'uno scrutatore, un libro que, de alguna manera, apareció fura de lugar y a destiempo. Mientras el llamado Gruppo 63 proponía textos rupturistas, Calvino publicó un texto que era todo lo contrario a los ideales neo-vanguardistas del citado grupo: una novela sociológica, psicológica e ideológica.

Aquel mismo año publicó Marcovaldo, ovvero le stagioni in città una recopilación de fábulas modernas en las cuales se evidencia el contraste naturaleza contra progreso.

En 1964 hizo un viaje a Cuba que le permitió visitar la casa donde había vivido con sus padres y realizar diversos encuentros, uno de los cuales fue con Ernesto Che Guevara. El 19 de febrero, en La Habana, se casaba con la argentina Esther Judit Singer, Chichita. Juntos se fueron a vivir a Roma, donde un año después nacerá su hija Giovanna. La atmósfera cultural italiana había cambiado mucho. La neo-vanguardia había consolidado sus posiciones de prestigio y el estructuralismo y la semiología se habían convertido en las ciencias sociales a las que todos se referían. De estos años son Le Cosmicomiche (1955), una recopilación de cuentos aparentemente de ciencia-ficción pero que en realidad se basan en una corriente fantástica y surreal. Y Ti con zero (Tiempo cero) de 1967 que comparte muchas de estas características.

En 1967 se trasladó a París, incrementó su interés por las ciencias naturales y la sociología y entró en contacto com el Oulipo, Ouvroir de Littérature Potentielle (Taller de Literatura Potencial). Il castello dei destini incrociati (1969), La taverna dei destini incrociati (1973), Le città invisibili (1972) y Se una notte d'inverno un viaggiatore (1979), las obras que pertenecen a su llamada época combinatoria, son una muestra de como influyeron en Italo Calvino estos contactos. El método de construcción de estas obras se basa en la utilización de las diferentes combinaciones de un cierto número de elementos (como las figuras del tarot en Il castello...) que dan orígen potencialmente a innumerables acontecimientos.

En 1980 volvió a Roma junto con su familia. En 1983 publicó Palomar, en el cual la anécdota se reduce al máximo, en favor de las reflexiones metafísicas y las descripciones.

Italo Calvino padeció un ataque de ictus cerebral en 1985, en Castiglione della Pescaia donde pasaba las vacaciones. Estaba trabajando en una serie de conferencias que tenía que dar en la Universidad de Harvard (y que serían publicadas postumamente con el título de Lezioni americane).Fue llevado al hospital de Santa Maria della Scala, pero no pudo superar la noche del 18 al 19 de septiembre y murió.

Resumen capítulo a capítulo

Capítulo I:

El vizconde Medardo de Terralba cabalga hacia al guerra contra los turcos junto a su escudero Curzio. En el camino el vizconde le hace muchas preguntas al escudero sobre cigüeñas que se comportan como aves carroñeras en los campos de batalla, sobre los caballos que mueren en la batalla y sobre lo que hacen los hombres con los cuerpos de los muertos, también le explica como se obtiene pólvora de la tierra aprovechando la que se derrama. Llegan a la ciudad en la que están los de su mismo bando y el rey del castillo le nombra teniente. Esa noche no pudo dormir el vizconde.

Capítulo II:

Se preparan para la batalla con los turcos y Medardo está muy nervioso y alegre por ser su primera batalla y no quería que acabase. Comienza la batalla y ya al principio dejan fuera de combate al caballo del vizconde al matarle un turco que iba a pie, le prestan un caballo que se escapa y entonces decide seguir la batalla a pie después de morir su escudero. Ve a un cañón que era muy lento y decide acercarse para matar a los que lo llevaban, entonces el cañón sorprendió al vizconde lanzándole una bala de cañón que hace que salte por los aires. Por la noche el carro que iba recogiendo a los heridos recoge al vizconde que luego en el hospital de campaña ven que solo tiene medio cuerpo, pero con vida.

Capítulo III:

El vizconde llega a Terralba con un gran recibimiento pero a él le da igual y entra en su habitación del castillo y se queda dentro mientras Sebastiana, la nodriza de la familia, le intenta hablar pero sin conseguir respuesta y entonces Sebastiana reconoce que ha vuelto la parte mala del vizconde. El vizconde Aiolfo, padre de Medardo, había amaestrado un pájaro para que pudiera entrar a sus aposentos, soltó al pájaro y Medardo le quitó un ojo y le rompió una pata y un ala, entonces Aiolfo se echó a llorar y a la mañana siguiente lo encontraron muerto.

Capítulo IV:

El vizconde empezó a salir del castillo, junto a su capa negra y su caballo, y se empezaron a dar cuenta que por donde pasaba iba dejando un rastro malvado cortando plantas, frutos y animales por la mitad. Una de sus maldades fue hacer construir una gran horca para ahorcar a unos cazadores, una banda de atracadores y a sus esbirros, en total veinte intercalando entre cada dos un gato que también sería colgado. Fue una crueldad que sintió todo el pueblo, pero al final se acostumbraron.

Capítulo V:

El chico que cuenta la historia es un sobrino del vizconde. Él y el doctor Trelawney, famoso por navegar junto al capitán Cook, iban juntos a hacer investigaciones al bosque y al cementerio en busca de fuegos fatuos para capturarlos. El narrador de la historia era libre ya que no tenia padres ni tenia obligaciones y entonces podía acompañar al doctor a donde fuera incluso al cementerio de una aldea cercana de la cual casi salen sin vida tras ser perseguidos. Un día buscando fuegos fatuos se encontraron con el vizconde el cual al ver que no conseguían nada decidió ayudarles haciendo que mas gente muriera en la horca injustamente, consiguiendo que aparecieran fuegos fatuos. Había cerca de ese lugar una aldea de leprosos llamada Pratofungo en la que iban todos los que se contagiaban de lepra. Uno de ellos, Galateo, iba al pueblo de cuando en cuando a recoger limosna que dejaban los aldeanos en sus puertas y luego se marchaban corriendo para no contagiarse. Al vizconde se le ocurrió la idea de hacer incendios hasta el punto de incendiar el castillo haciendo que Sebastiana fuera mandada a Pratofungo por muestras de lepra, aunque eran realmente quemaduras. También había una aldea de hugonotes que eran perseguidos por su religión, vivía una familia que trabajaba en las cosechas y cuya frase que siempre decía el padre era ¡peste y carestía! y ordenaba a toda la familia en lo que tenia que trabajar. Esaú era el hijo pequeño que era un pecador porque él quería y hacía muchas cosas malas y para que no le encontraran se iba a una cueva secreta hasta que pasaba todo. Un día de tormenta el vizconde fue a casa de los hugonotes y les pidió refugio aunque luego se marchó enfadado al saber que allí era odiado, pero fue bien recibido.

Capítulo VI:

El vizconde pensó que necesitaba alguien a quien amar y decidió enamorarse de una chica llamada Pamela la cual no quería nada con él ya que él solo quería encerrarla en el castillo para que no pudiera salir nunca. Sus padres si querían que se casara con el, entonces ella decidió ir a vivir al bosque al atarla sus padres un día en casa para que le vizconde se la llevara. Pamela fue muy feliz en el bosque alejada de sus padres pero no del chico que narra la historia, ya que le acompañaba.

Capítulo VII:

El chico que narra la historia decide ir a ver a Sebastiana al pueblo de los leprosos, pero le resulta difícil ya que tiene que estar a una cierta distancia de ellos para no contagiarse y además ellos no le hacen casi caso porque estaban de fiesta, bueno siempre lo estaban, y hacían todo tipo de cosas, como orgías. Después de encontrar a Sebastiana se bebe una infusión para que no contraiga la lepra, la descubrió Sebastiana al intentar no contraerla ya que ella no la tenía pero engañaba a los leprosos pintándose la cara. Ella le preguntó mucho por Medardo y también le contó al chico como eran las cosas en la aldea de los leprosos. Más tarde pescando en el río encuentra a su tío quitando supuestamente una araña roja de su cuello que al final le pica al vizconde en la mano izquierda inchándosele mucho pero tras ir a por un remedio que tenia Sebastiana encuentra al vizconde sentado y diciendo que no sabia nada de esa picadura y riéndose de él. Le preguntó al doctor cómo se le podría haber quitado el picotazo sin aplicar el remedio y le dijo el doctor al chico que ya se dará cuenta de porque ya que el doctor le había curado pero le había curado la mano izquierda. Un día de lluvia Pamela decidió refugiarse y encontró al vizconde dentro y entonces el vizconde le invitó a entrar mientras él tapaba la entrada con su capa negra y Pamela se quedó muy sorprendida y se da cuenta de que hay una parte mala del vizconde y una buena y se lo explicó a la parte buena ya que no sabía que existía una parte mala.

Capítulo VIII:

Todos ya sabían la existencia de una parte mala y una buena del vizconde. El chico acompañó al doctor Trelawney a hacer su ronda de visita de enfermos ya que había comenzado otra vez a hacerlo, pero a su paso se dieron cuenta de que el vizconde bueno había pasado antes que ellos por allí porque dejaba marcas con lo que le pasaba al enfermo en la puerta de cada casa. En su ronda oyeron que decían que el malo se acercaban y corrieron hasta que pasó delante suya y vieron que todas las señales que había dejado el vizconde bueno estaban destrozadas. Pamela seguía en el bosque a sus anchas y entonces se le acercó el vizconde bueno y le leyó un libro mientras ella se despiojaba ya que no le interesaba la lectura, entonces asomo el vizconde malo y partió por la mitad el libro aunque lo que él quería era partir la cabeza de el bueno en dos. Los hugonotes esperaban que algún día el bueno se acercara a visitarles, pero no les gustó su visita ya que les había dicho muchas cosas que no les interesaban, como lo de bajar el precio de la cebada.

Capítulo IX:

El vizconde bueno pide a Pietrochiodo, el carpintero, una máquina que viene a ser a la vez un órgano, un molino y un horno y también servía para sacar agua de los pozos y se podría llevar de pueblo en pueblo. Entonces el Malvado fue y le dijo al carpintero que diseñara una horca con la que ahorcar a alguien como de perfil como si tuviera solo medio cuerpo, más tarde dijo que mataran al Bueno porque era un vagabundo y estorbaba pero los guardias no lo mataron porque no querían matar al bueno sino al malo pero el bueno les dijo que no mataran a nadie ni le hicieran nada pero no sirvió de nada ya que los guardias murieron porque lo mandó el Malvado. La única que no se dejó convencer con las cosas del bueno fue Sebastiana que cuando le veía le decía las cosas malas que había echo y las buenas también para que se diera cuenta de que aunque las malas no las había echo él (la parte buena) las había echo el vizconde Medardo. Empezó a visitar a los leprosos más a menudo y los leprosos estaban hartos de él porque les iba diciendo que lo hicieran fiestas ni nada de eso hasta que se empezó a decir que la parte buena era peor que la mala.

Capítulo X:

El Malvado fue a buscar a Pamela y le dijo que le propusiera casarse al vizconde bueno con ella para ver si de verdad era tan bueno como para no dejarla sola, aunque era un plan que tenía el vizconde malo para poder casarse con Pamela indirectamente ya que las dos mitades se llamaban igual. Pero los padres de Pamela le dijeron que se casara con el vizconde malo de una vez y ella le dijo que si y que fueran preparando la ceremonia, entonces se encontró con el bueno y le pidió matrimonio, él dijo que si y prepararon la ceremonia. Pamela se iba a casar con los dos el mismo día para ver que pasaba y el pueblo no sabía con cual de los dos se iba a casar. El día de la boda Pamela estaba en la iglesia del pueblo pero el vizconde malo no pudo llegar a tiempo pero el bueno si y se dijeron el si quiero, entonces el vizconde malo entró a la iglesia y dijo que Pamela se había casado con Medardo de Terralba que era él entonces los dos vizcondes se pusieron cara a cara y propusieron un duelo para el día siguiente en el que los dos vizcondes lucharon con todas sus ganas contra el otro pero solo hiriendo cada uno al otro en la parte del medio, en la que antiguamente unía las dos partes, entonces el doctor Trelawney los unió de nuevo y formaron de nuevo el antiguo vizconde de Terralba. Al final el doctor Trelawney se fue con el capitán Cook que fue al puerto a recogerle y el chico que narra la historia se puso muy triste gritando que lo llevara con él. Y así acaba la historia.

Opinión Personal

El libro me ha parecido muy bien e interesante ya que simboliza que las personas tenemos dos partes, una buena y una mala, y que no puede ir cada una por su parte sino que tienen que estar las dos igual, en el mismo cuerpo sino sería un caos que cada parte fuera libre. Aquí vemos como el cuerpo malo de la persona, el vizconde malo, es el “ello” y carece de un “yo” para censurarlo y que no haga actos malos como se ha visto en el libro y también carece de un “super yo” porque el vizconde no decía que tenía la culpa de lo que había hecho. La parte buena carece de un “ello” que también es imprescindible en una persona ya que entonces carece de impulsos vitales, sexuales e impulsos de muerte.

El libro ofrece las dos caras de una moneda en la que podemos diferenciar la ira de una persona al no estar completo y el no hacer nada de la otra ya que le falta una parte, y al final se puede apreciar como el vizconde al estar completo vuelve a estar como al principio, algo confuso y se hace muchas preguntas sobre la vida e intenta descubrirlas y le lleva a más y más, una persona filosófica que piensa. Lo que más me hace pensar es que por un impulso del “ello” el ser se dividió en dos (eso lo vemos cuando el cañón le dispara al vizconde al querer matar a los hombres que lo llevaban).

Un libro muy interesante y entretenido que se puede recomendar a todo el que quiera comprender lo que quiere decir el “ello” “yo” y “super yo”.