El viejo y el mar; Ernest Hemingway

Literatura universal contemporánea del siglo XX. Narrativa. Novela norteamericana. Lucha del ser humano. Argumento. Personajes. Biografía

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 3 páginas
publicidad
cursos destacados
Doctorado en Lengua Española y Lingüística General
UNED
El Programa de DoctoradoLENGUA ESPAÑOLA Y LINGÜÍSTICA GENERAL, del Departamento de Lengua Española y Lingüística...
Solicita InformaciÓn

Técnicas y Análisis de Textos Medievales: la Formación de los Géneros Narrativos
UNED
El curso girará en torno al análisis de los textos medievales en el proceso de construcción de los géneros o...
Solicita InformaciÓn

publicidad

Nombre del autor: Ernest Hemingway

Biografía:

Otras obras de este autor:

  • Adiós a las armas, presenta en todas sus partes descripciones que a uno, como lector le provocan imaginación y fácilmente uno las puede recrear en la mente. Esto quiere decir, el autor presenta una descripción muy bien hecha, con los detalles más mínimos, no dejando nada de lado. Una obra que esta realizada sobre la base y la historia del autor en la primera guerra mundial.

El autor, pareciera que quiere presentar diferentes temas para las cinco partes que presenta en el libro, por ejemplo, en la primera presenta el temor, el miedo en la guerra; o en la segunda parte en donde se restringe casi ha hablar solo sobre el amor entre él(en este caso es Federico Enrico) y Catherine Barkley(quien se supone que es su segunda esposa Pauline Pfeiffer).

  • Las nieves del Kilimanjaro,

  • Por quien doblan las campanas, Esta novela surge como fruto de la experiencia de Hemingway durante su estadía en Madrid, conduciendo una ambulancia y enviando artículos a Canadá sobre sus impresiones de la guerra. Es el “despertar” del escritor luego de diez años de aislamiento voluntario de su patria.

Esta novela narra las aventuras de Robert Jordan, un escritor y combatiente norteamericano cuya misión consiste en trabar relación con los guerrilleros para volar un puente y facilitar la estrategia militar republicana.

Robert conoce al jefe guerrillero, Pablo, a Pilar, su compañera y a una muchacha que huía de los horrores de la guerra, llamada María (había presenciado el ajusticiamiento de sus padres). Surge entre ella y Robert una intensa relación amorosa. Luego de la destrucción del puente, es herido en una pierna por lo cual pide que lo abandonen al ser un estorbo para sus camaradas si continúan el camino con él.. Se queda entonces solo y espera poder estar vivo cuando las tropas enemigas lo encuentren. Dentro de él se está librando la muerte como parte de su destino. Con una expectativa nueva Hemingway analiza el comportamiento humano, especialmente, la parte de aquel que corresponde a valores como la solidaridad, utilizando la vía de la guerra, las injusticias y las equivocaciones.

  • París era una fiesta,

  • Muerte en la tarde,

Editorial: Editores mexicanos unidos, s.a.

Fecha de la publicación: 1952 en Estados Unidos

Numero de paginas: 90 paginas

Titulo de la obra: El viejo y el mar

Forma en esta escrita: Prosa

Genero literario: Narrativo

Teman que abordan: La elección de fortaleza ante el infortunio y la desesperanza, es decir, que nunca nos debemos rendir frente algo que podemos lograr y siempre tener en mente que podremos lograr lo inesperado

Lenguaje que el autor pone en boca de los personajes: lenguaje coloquial, regional

Estilo del autor: Sencillo pero difícil

Ambiente: Es alegre Y da al lector una motivación para salir adelante

Tiempo:

Tipo de narrador: Omnisciente: lo narra como si fuera un testigo y pareciera que sabe todo sobre el personaje

Personajes:

  • Protagonistas: El viejo

  • Secundarios: Manolo y el pez

  • Incidentes: Los pescadores y los papás de Manolo

Desarrollo del argumento: Santiago, un viejo pescador, hace 84 días que pesca en un bote sin atrapar un pez. Durante los 40 primeros días su soledad se mitigó por la presencia de un muchacho, su mejor amigo, quien no pudo acompañarlo más tiempo y lo dejó solo, en la mitad del mar. Todo en Santiago es viejo. Su cuerpo, su rostro, su ropaje, el bote en que navega, los útiles de pesca. Hastiado por su larga espera el viejo regresa a la playa y aguarda un tiempo. Entonces, de nuevo ayudado por su amigo se hace a la mar y tras unas cuantas horas, cuando ya ha perdido de vista la costa, un pez muerde el anzuelo. Santiago nunca pudo imaginarse la dimensión de su fortuna. Aquel pez no era un animal común y corriente de los que atrapan tantas veces los pescadores y marineros. En esta ocasión se trata de un hermoso pez espada, más grande que el propio bote en que se desplaza Santiago, dispuesto a combatir hasta la muerte y arrastrar consigo, si fuera necesario. La batalla con el enorme ejemplar pronto adquiere dimensiones épicas.

Arrastrado por el animal, Santiago recorre incontables Kilómetros mar adentro. La decisión del anciano, sin embargo, sigue imperturbable. Jamás ha visto un pez así y tampoco ha oído hablar de él. De cualquier manera debe matarlo, aunque pronto las energías del viejo se ven drásticamente menguadas, las circunstancias de la lucha, el poder insobornable de su contrincante y su propia naturaleza.

Santiago sabe que el pez lo está matando. Pero lejos de maldecirlo o maldecir su suerte, comprende la inmensidad del derecho que lo asiste. Ya no le importa cual de los dos haya de morir. Cualquiera tendría derecho. Sin embargo, tras enconada lucha las fuerzas del pescador ganan, y ebrio de felicidad ata al gigante pez al costado de su barca y se dirige al puerto; ya aparecen las construcciones de la ciudad brumosas a lo lejos, cuando un terrible presentimiento hiela su sangre entre las venas. Ha visto o creído ver la ominosa figura de un escualo sobre el agua.

Sigue su rumbo, esperanzado en que aquella imagen no fuera otra cosa que su imaginación, pero ve cruzar frente a la proa las inequívocas y temibles aletas de varios tiburones, que olisqueando a kilómetros la pista de la presa, cercan por manadas el bote y se aprestan a la rapiña. La desilusión de Santiago es tan grande como fue su alegría. Bien sabe el viejo que el honor de un pescador, es llevar a la playa sus presas. No le basta pescarlas, no le basta haber luchado y vencido si el pez capturado no puede llegar a la arena. Todos los esfuerzos habrían sido vanos. Así armado con la súbita determinación que pudo encontrar en medio de fatiga, arremete contra los depredadores con la única fuerza de sus remos. Pero es inútil. Las fieras consiguen su propósito y el viejo pescador alcanza tierra con el desolador espectáculo del bello pez completamente devorado. Solo la cabeza, la cola y el esqueleto atestiguan la dimensión de su batalla.

Desalentado profundamente, Santiago quisiera allí mismo morir para olvidar sus penas, pero las palabras juntas y cordiales de su amigo le devuelven en algo la alegría perdida. No fue el pez quien lo derrotó. Frente a él, combatiendo contra sus enormes fuerzas, el viejo Santiago supo responder y vibrar. La comunidad entera reconoce entonces la grandeza de ánimo del viejo, capaz de afrontar la desdicha y la alegría sin ser avasallado por ellas. No en vano Santiago ha sido siempre considerado ejemplar y magnífico. Enfrentando a su soledad soporta, como pocos, el peso abrumador de su pena y su esperanza.

Que tipo de estructura literaria es: Una novela

Comentario personal:

3 Preguntas al autor Ernest Hemingway:

1° En que estaba pensando cuando escribió el libro?

2° Usted se identifica con uno de sus personajes del libro el viejo e mar?

3° Cuales son sus motivaciones para realizar este libro?