El verdadero poder de las marcas; Stuart Crainer

Publicidad. Márketing. Mercadeo. Signos distintivos. Marca

  • Enviado por: Carloshdez
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad
cursos destacados
Máster Superior en Mediación Social e Intercultural
Divulgación Dinámica
El Master Superior en Mediación Social e Intercultural lo forman tres titulaciones en una sola acreditación. Estas...
Solicita InformaciÓn

Técnico en Intervención Social
Divulgación Dinámica
El curso de Técnico en Intervención Social sintetiza los diversos contenidos y experiencias sobre participación que...
Solicita InformaciÓn

publicidad

RESUMEN:

El libro nos explica todos los detalles referentes a las marcas, desde una serie de definiciones claras y genéricas hasta sus características más desconocidas. Entretanto, va enriqueciendo el estudio con la profundización sobre marcas reales y la gestión que se ha hecho de ellas. Grandes éxitos y grandes fracasos del mundo de las marcas.

La idea principal que el libro nos transmite, que da título al libro y a uno de sus capítulos, es el desorbitado poder que tienen la marcas en el mundo comercial. Para una empresa el cuidado de la marca debe ser primordial ya que depende en gran parte de ella. Un error mínimo por exceso, por defecto, por suficiencia o por cualquier otra circunstancia, puede diezmar en muy poco tiempo las ventas de un producto o la contratación de un servicio.

Otro de los puntos en los que el libro incide más es en lo que la creación de la marca pretende. Su primer fin es la obtención de la fidelidad del cliente. Interesa la creación de una marca porque de esta manera puede conseguir la compre o contratación continuada del producto o servicio. La fidelidad crecerá (y por tanto los beneficios) cuanto mayor sea el crédito, la confianza que los consumidores tengan en la marca. El autor nos explica las diferentes maneras de ganarse la fidelidad de los consumidores a través de casos reales en campos tan dispares como la cerveza, la aviación, el jabón, los pañales, las tarjetas...

Recalca también el autor la necesidad de que tu marca se diferencie, al menos en apariencia, de la de la competencia. A partir de ahí se juega con el precio, la imagen, la composición, el modo de anunciarlo... También se detiene en el problema del carácter global y local de las marcas, vital para su éxito. La gestión de una marca es una cuestión delicada en la que intervienen muchos factores, en su mayoría elementos cambiantes que no dependen de los productores pero que les afectan al influir sobre los consumidores.

El libro sitúa a las marcas en el mundo actual, un mundo constantemente cambiante en el que las marcas también deben adaptarse o perecer al quedar obsoletas. Marcas importantes han caído por una mala gestión o por el mantenimiento de una gestión que sólo funcionaba en el pasado. El mundo de las marcas es complejo y a veces, medidas que en fría lógica aumentar als ventas de inmediato, producen el efecto contrario por el deterioro que causan a la marca. Ejemplo de esto es el fenómeno relatado de “El viernes de Marlboro” en que el abaratamiento del producto produjo un efecto negativo en las ventas.

El autor no se limita a señalar los fines de las marcas y los problemas para su consecución, además aporta soluciones y métodos para superar esas dificultades. De hecho, los últimos capítulos del libro constituyen casi un manual para la gestión de una marca, dirigido más bien a los profesionales del mundo de la empresa. Aporta una gran cantidad de consejos prácticos para mantener su marca con una buena salud y de esta forma, lograr que su empresa avance cada día en fidelidad de los clientes y consecuentemente, en beneficios.

APORTACIÓN:

Aunque parezca obvio, la aportación fundamental que ha supuesto para mí la lectura de este libro es el cambio radical de lo que yo entendía por “marca” El libro me ha enseñado que la marca no se reduce a un logotipo atractivo y un nombre pegadizo, sino que la integran todos los elementos que confeccionan la imagen que nosotros, los consumidores, nos hacemos del producto. Lo que nos atrae hacia ellos o nos mantiene en su compra o contratación.

Otra de las cosas que he descubierto más a fondo a través de las páginas de el libro es la desmedida importancia de las marcas. Jamás imagine que pequeños errores de planificación acerca de un producto pudieran causar tan terribles consecuencias económicas para sus ofertantes. Probablemente no consideraba tan voluble al voluntad humana con respecto al consumo.

También ha cambiado mi visión de las campañas publicitarias, que hasta el momento había tenido por simples informadoras de la existencia de un producto o servicio, y en determinados casos, de sus virtudes. Parece ser mucho más complejo. Me he dado cuenta de que en efecto, confiamos mucho más en una marca conocida, por alto que sea su precio, que en un producto sin marca. Nos da más confianza, nos suprime la sensación de riesgo. Creo que esto es lo que definitivamente me ha ayudado a comprender la brutal importancia de mantener la buena salud de tu marca en el mundo empresarial y, al mismo tiempo, comprender mejor las astronómicas sumas que las grandes corporaciones gastan en publicidad.

Otra curiosidad que me ha descubierto este libro es la auténtica guerra que mantienen entre sí algunas empresas. Nunca se me ocurrió que estas corporaciones dedicaran tanto tiempo y dinero a conseguir hacer prevalecer su marca frente a la de sus rivales. Conflictos como el de Unilever y Procter & Gamble o las empresas productoras de refrescos de cola me asombraron enormemente, no tanto por el dinero que estos gigantes industriales invirtieron en las guerras, sino por la certeza de que sin esa inversión tal vez hoy asistiríamos a un panorama muy diferente en estos sectores. Estos ejemplos me han dado la certeza de que la defensa de la marca es una parte tan importante de la gestión de la empresa como el control de calidad del producto o la fijación de su precio.

Por último, también han atraído vivazmente mi atención algunas de las directrices que el autor da a quien quiera se un buen gestor de marca. En este apartado se mencionan cualidades que nunca hubiera señalado como vitales para esta tarea y que tras breve reflexión uno se da cuenta de que en efecto, lo son. Ejemplos de esto último serían las capacidades de dirigir el propio desarrollo o las ambigüedad que sigue a las épocas de cambio.

OPINIÓN CRÍTICA:

El libro me ha parecido una lectura muy interesante y enriquecedora, de haber sabido que el libro me iba a gustar tanto lo hubiera comenzado antes para tener más tiempo de disfrutarlo.

Me parece acertadísima la estructura de la narración, a través de pequeños epígrafes y con abundantes citas. Los casos prácticos ayudan a comprender muchísimo mejor lo que le libro expresa porque en su mayoría se trata de marcas conocidas y accesibles.

He disfrutado especialmente con los capítulos que tratan enteramente sobre casos concretos. El libro sigue bajo mi punto de vista un orden muy lógico, de menos a más complejo, introduciéndote primero en el tema explicándote muy claramente qué es una marca, desgranando después las características propias de estas y centrándose en la última parte en cómo obtener una gestión fructífera de estas.

Opino que ninguna persona dedicada a la comunicación o al mundo de la empresa debería dejar de leer este libro con el que aprenderá multitud de cosas útiles. Incluso independientemente de esto, a través de sus anécdotas el libro otorga una cultura general interesante a todo aquel que lo lee y ayuda a una mejor comprensión de la actual sociedad de consumo.

EL VERDADERO PODER DE LAS MARCAS

Stuart Crainer

CARLOS HERNÁNDEZ - ECHEVARRÍA MONGE PER. 1