El túnel; Ernesto Sábato

Literatura argentina siglo XX. Ensayo. Celos. Desconfianza. Argumento. Personajes

  • Enviado por: Lore
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 11 páginas
publicidad
publicidad

Los celos obsesivos en El Túnel

 En nuestro tema evocado de esta obra queremos observar en forma particular una especial y creciente obsesión enfermiza que nos muestra la importancia excesiva por algo o alguien que llega a tal punto de angustia donde solo vive el día a día con la incógnita del pensar en la persona u objeto en cuestionamiento, a causa de esto se descubren dudas rebuscadas y mal interpretadas que llevan a la desconfianza, que es causa de la incomunicación entre las partes en cuestión ya que la falta de comunicación lleva a la lejanía, esta a su vez a la anterior dicha desconfianza, que miraremos como la forma de dar a mostrar una inquietud acerca de algo, o alguien, que nos lleva a analizar situaciones talvez inexistentes o imaginarias, es hallar desesperación y descontrol al encontrarse en un estado de inseguridad , que se refleja muchas veces en gente inestable, dudosa e inquietante, amarrada a las redes de la desconfianza, esa desesperante y enfermiza obsesión de las mismas personas que día a día vemos en muchos casos de violencia física y sicológica, además de asesinatos por causa de todos estos sentimientos que van recorriendo el camino que los conduce finalmente a los celos, pero si todos sentimos celos de algo en alguna ocasión no llegamos a tal punto de asesinar, entonces estaríamos hablando de algo más que celos, algo como celos enfermizos que llevan a la obsesión terminando así con actos impulsivos que envuelve al victimario en una ciega actitud de dudas descontroladas haciéndolo actuar de cierta forma que deja consecuencias en la víctima. Los celos se podrían definir como un estado emotivo ansioso que padece una persona y que se caracteriza por el miedo ante la posibilidad de perder lo que se tiene, o se considera que se tiene, o se debiera tener (amor, poder, imagen profesional o social...).

Las personas muy celosas son, frecuentemente, apasionadas, ansiosas, un poco sadomasoquistas y neuróticas, y proyectan en su entorno humano sus propias tendencias a la infidelidad. Buscan con detalle todas las pruebas de su presunto infortunio y se muestran opuestos a los argumentos racionales que les trasmiten las personas cercanas con las que se abren y dan conocer.

Los celosos delirantes que se sienten abandonados, menospreciados y burlados, pueden llegar hasta la tragedia de perseguir con odio a su "amor" y no dudarán en atacarlo. De ahí que este sentimiento de los celos genere tantos problemas, no sólo en la seguridad física de las personas directamente afectadas por casos criminales sino también en el equilibrio emocional de otras muchas cuyo bienestar psicológico se ve amenazado.

Cuando en una pareja surge el miedo a la separación, éste se manifiesta en forma de celos, de persecución al cónyuge en su hipotética infidelidad, controlándole y pretendiendo obligarle a que sea fiel. Cuanto más persigue a su pareja con celos, tanto más se siente impulsado el perseguido o perseguida a demostrar su autonomía, esforzándose en alejarse y no dejarse obligar y someter. Y cuanto más lo hace, tanto más busca el celoso reclamarle como posesión propia y secuestrar su libertad de movimientos y de sentimientos.

Los celos como veremos mas adelante se concretan en el personaje de Juan Pablo quien está siempre preguntando el “Por Qué”, siempre desea saber la verdad, pero aunque se la dijesen él nunca la aceptaría. Es un enamorado obsesivo, esto deja de ser amor y pasa a ser una obsesión por dominar a la pareja y la vida de ella.

Por lo mismo, es un ser celoso de todo. Siempre analiza todas las situaciones y eso le lleva a desarrollar una mente perturbadora que imagina lo que quiere. Imagina a su gusto para causarse un dolor especial ante la triste idea de que su amada no se permita a si misma estar con el y lo mantenga a su lado con solo mentiras.

“Tenía que dejarme guiar únicamente por la lógica; debía

llevar sin temor, hasta las últimas consecuencias, las frases

sospechosas, los gestos, los silencios equívocos de María".

“Pensé que alrededor de María existían muchas sombras

La novela a tratar de Ernesto Sábato llamada  El Túnel  nos presenta una historia-tragedia de desventuras de amor, que es relatada en primera persona por el victimario Juan Pablo Castel donde comienza narrándonos lo que el ha hecho y de lo que se va a tratar el libro, con el único fin de que por lo menos algún lector pudiera comprender su crimen y no crucificarlo de inmediato sin saber ni intimar con los capítulos relatados por el. Éste se encuentra pagando su condena con una postura un tanto arrepentida y es cuando comienza a contarnos su historia donde los protagonistas actúan y se relacionan en torno a la pasión desbordada de sentimientos  que duramente mucho tiempo estuvieron ausentes en el protagonista y narrador de la novela.

A causa de tanta rebosada pasión y emociones descontroladas de María y Juan Pablo, llegaron a tal punto en que las cosas se invierten del amor al “odio”, pasando lentamente por la desconfianza, inseguridad y resentimientos que desemboca en pensamientos, hechos  y reacciones que se muestran entre las líneas  de la novela donde se ven los sentimientos confusos y perdidos que se carcomen por repudio y el rechazo.

”¡Que desprecio sentía entonces por ella!”

"Qué implacable, qué fría, qué inmunda bestia puede

haber agazapada en el corazón de la mujer más frágil".

El tema que exponemos se da inicio luego de establecer una relación más cercana entre Castel y María , que comenzó al percatarse que el único ser solitario que realmente vio lo que a el le interesaba que los demás vieran en su obra artística, la cual fue el puente y punto de encuentro de ellos dos y de su futura relación de cargada pasión, donde Juan Pablo en un comienzo veía simplemente a una mujer hermosa pero con cierta madurez escondida en su juventud, misteriosa y de mirada cargada de pesadumbre. Pero luego se implantaron curiosidades en consecuencia de  ver realmente como vivía su amada y al percibir ciertos engaños y mentiras involuntarias.

A causa de los constantes cuestionamientos que Juan Pablo hacía por una y otra causa, se anido en él la angustia que lo ahogaba  día a día, la angustia de que ella no lo amara y en vez de esto de que se burlara de él, y que todo sea una absurda mentira por parte de ella, luego esa angustia que forjan las dudas se fortalecieron dentro de él y lo demostraba en sus actitudes hacia María, mezclando cuestionamientos y luego arrepentimiento, ya que nuestro cambiante protagonista una vez que se mostraba frío y hostil se invertía nuevamente en la penumbrosa vergüenza que lo opacaba en humillación interna demostrándolo claramente en sus extrañas actitudes y poniendo al descubierto por completo su espíritu vicioso de posesión y enfocando mucho más sus celos obsesivos y enfermizos.

“Mis dudas y mis interrogatorios fueron envolviéndolo todo, como

una liana que iba enredando y ahogando los árboles de un parque

en una monstruosa trama".

“Comencé preguntándole porque se había casado con el.

-Lo quería- me respondió .

-Entonces ahora no lo querés

-Yo no he dicho que haya dejado de quererlo- respondió

-Dijiste “lo quería”. No dijiste “lo quiero”.

-Hacés siempre cuestiones de palabras y retorcés todo hasta

lo increíble protestó María-. Cuando dije que me había casado

porque lo quería no quise decir que ahora no lo quiera.

-Ah, entonces lo querés a él- dije rapidamente, como queriendo

encontrarla en falta respecto a declaraciones hechas en interrogatorios

anteriores.

Calló. Pareció abatida

-¿Por qué no me respondés?- pregunté.” (Cáp. XIX)

Castel en un principio soñaba con la idea de que María sea aquella importante persona con la cual esperaba compartir su vida, sus sueños, sus tristezas, sus pasiones ya hace tiempo guardadas y escondidas en su arte que era para él la pintura, pensaba que aquella mujer venía a su la do por un camino paralelo al de él, que entraría a su mundo “de extrañas ventanas y había entrevisto el espectáculo de mi insalvable soledad”, creía haber encontrado por fin alguien que pensara semejante a él y comenzó día a día a pensar en María, imaginando situaciones ficticias, soñando con el encuentro verdadero, a ilusionarse con diversas ideas, obsesionándose con la fantasía de poseerla y tenerla dentro de sus cuatro paredes en su mismo departamento, enclaustrada y encapsulada en una utopía creada en sus pensamientos escondidos en la encrucijada de sus ilusiones.

“Entre este ser maravilloso y yo, hay un vínculo secreto.”

Al darse cuenta tiempo de después que María pertenecía en realidad al “ancho mundo, al mundo sin límites, de los que no viven en túneles” y entonces mientras él avanzaba en su pasadizo, “ella vivía afuera su vida normal, la vida agitada que llevan esas gentes que viven afuera, esa vida curiosa y absurda en que hay bailes y fiestas y alegría y frivolidad”; de esta manera nuestro protagonista triste, solitario y sin esperanzas se rinde ante la desilusión que le entregaba el darse cuenta que la persona en quien llevaba puestas tantas ilusiones y sueños, no era quien creía ser, María Iribarne lo derrumbó de esta manera y de cierta manera quiso sin querer abrirle los ojos mostrándole a lo mejor un camino distinto, un camino que le enseñaba que no todos pueden ser como él quiere que sean, aunque probablemente Juan Pablo nunca llegó a comprender esto.

“Durante los meses que siguieron, solo pensé en ella, en la posibilidad

de volver a verla. Y, en cierto modo, solo pinté para ella Fue como

si la pequeña escena de la ventana empezara a crecer y a invadir

toda la tela y toda la tela y toda mi obra” (Cáp. III)

“La verdad es que muchas veces había pensado y planeado

minuciosamente mi actitud en caso de encontrarla.”(Cáp. IV)

“Quizá sintió mi ansiedad, mi necesidad de comunión porque

por un instante su mirada se ablandó y pareció ofrecerme

un puente; pero sentí que era un puente transitorio y frágil

colgado sobre un abismo”

Ahora bien, con el paso de los meses logró un encuentro con ella, y con el pasar de los días comenzaron a socializar y a tener una relación mas cercana e íntima después de su larga espera solitaria, donde muy pronto empezó a dudar muchas cosas, ya que según Castel ella le contestaba extrañamente con actitudes peculiares.

“Este inesperado viaje al campo despertó la primera duda. …..

¿Porque esos cambios de voz en el teléfono el día anterior?

¿Quienes eran esas gentes que “entraban y salían” y que

le impedían hablar con naturalidad? Además, eso probaba que

ella era capaz de simular. ¿Y porque vaciló esa mujer cuando

pregunté por la señorita Iribarne?”(Cáp. XII)

Juan Pablo, en un comienzo, al no saber y al no sospechar que su amada estaba casada hace ya bastante tiempo con otro hombre un tanto mayor, de una u otra manera el presentía algo por su afán de analizar todo, por lo tanto sentía un engaño en ella, un engaño que lo inundaba de curiosidad y que finalmente lo ahogaba en preguntas a las cuales no lograba hallar finalmente respuesta que le sean satisfactorias. Al enterarse de esto sobre María, Castel sintió con gran impotencia un agobiante sentimiento de celo, que con el avance de la novela éste llega a la deducción de que la solución a sus problemas sería acabar con esa vida que tanto daño le hacía y en un momento de fuertes, humillantes y bajas acciones a causa de su angustia, él prefirió optar por el termino de la vida de su amada, quizás con el fin de que nunca más pueda lograr engañar a alguien y con el fin egoísta de que nadie aparte de él, la poseyera, dentro de sus razones para cometer este crimen era que su muerte afectaría mucho menos que todos los engaños hechos y que pudiera seguir haciendo en un futuro, aquí muestra su postura egoísta e individualista un poco jugando como ser Dios.

“¿Un individuo es pernicioso? Pues se lo liquida y se acabó. Esto

es lo que yo llamo una buena acción Piensen en cuanto peor es para

la sociedad que ese individuo siga destilando su veneno y que en

vez de eliminarlo se quiera contrarrestar su acción recurriendo a anónimos

, maledicencias y otras bajezas humanas.” (Capítulo I)

"Por un instante, su mirada se ablandó y pareció ofrecerme un puente,

pero sentí que era un puente transitorio y frágil colgado sobre un abismo".

“…Y cuando estuve a su lado, me dijo tristemente:

-¿Qué vas a hacer Juan Pablo?

Poniendo mi mano izquierda sobre su cabello le respondí:

-Tengo que matarte, María. Me has dejado solo.

Entonces, llorando, le clave el cuchillo en el pecho. Ella apretó las

mandíbulas y cerró los ojos y cuando yo saqué el cuchillo chorreante

de sangre, los abrió con esfuerzo y me miró con una mirada dolorosa

y humilde. Un súbito furor fortaleció mi alma y clavé muchas veces el

cuchillo en su pecho y en su vientre.”(XXXVIII)

Nuestro particular artista, frecuentemente en la mayoría de sus encuentros se sentía demasiado lejos de las dimensiones en que vivía María y nunca lograba encontrar la faceta más profunda, real y oculta que cubría los verdaderos sentimientos que ella llevaba y sentía dentro de su corazón hacia él, mientras que Castel creía que estos sentimientos viajaban del inconsciente de María hacia él con el fin de dañarlo; por esta razón Juan Pablo siempre intentaba averiguar más y más todos los porqué del distanciamiento entre ellos dos, con constantes e insinuantes preguntas que lo llevaba lejos hasta sentirse derrotado y caer finalmente en el túnel de la desconfianza e inseguridad, incluso muchas veces llegó a ser hiriente en sus continuas discusiones, las cuales fueron bastante decisivas en cuanto al estado de su relación de amantes. Su angustia lo ahogaba de tal manera que se perdía en una profunda desesperación de inconmensurables límites.

“ En el fondo sos capaz de engañar a tu marido durante años …

…, ¿Por qué no has de engañarme a mi también? “

“ Por un instante, sentí el deseo de llevar la crueldad hasta el

máximo y agregue.. - Engañando a un ciego. …… Ya antes de

decir esta frase estaba un poco arrepentido. …., Algo se había

roto entre nosotros ….”

“¡Si! - grité - ¡Yo lo engañaba a usted y ella nos engañaba a todos!

¡Pero ahora ya no podrá engañas a nadie! ¿Comprende? ¡A nadie!

¡A nadie! - ¡Insensato! - aulló el ciego con una voz de fiera…”

A causa de estas fuertes discusiones, que pueden ser vistas un poco “infantiles”, Castel pierde el control por la soledad que sintió y el arrepentimiento, que cayó en el alcohol siguiendo con conseguir prostitutas para intentar olvidar su pasado, y además de todo lo anterior dentro de su misma desesperación llegó a tener la fatal idea de acabar con su vida, cosa que jamás llevo a cabo.

Todo esto es un claro ejemplo de todas las constantes contradicciones que se paseaban en sus pensamientos que el mismo asumía con despecho y mostraba su inseguridad la cual pudo haber brotado mucho antes de el momento en que se dio cuenta que María era capaz de poner en práctica el engaño con él hacia su propio marido sin remordimiento alguno; al igual que las constantes ocasiones en que María le pedía a Castel que se alejase de ella sino saldría lastimado, razón que hace pensar mas en plantearse la idea de que si ella era capaz de engañar a su marido ciego nada le costaría engañarlo a él con otro hombre, también la posibilidad de que en realidad engañaba a muchos, no solo a el; así también pues asumía como un hecho ya dado el que ya lo estuviese practicando el engaño mientras ella se escabullía de su mirada y de su presencia, que después pasó a ser para ella una verdadera tela de araña de sofocamiento .

María muchas veces, por lo que logramos percatar de la lectura del libro, se sentía como agobiada por la persistencia de las preguntas e interrogatorios a los que la sometía Juan Pablo, por esta misma razón percibimos como unas ganas de huir de él, pero ¿Hacia dónde huiría para poder esconderse de él?. Su hogar se siente frío como rodeada de desconocidos, su marido un simple amigo…debía huir a la estancia, una de las cosas que hacía a María distinta de Castel era su sentimiento maternal hacia los demás y que muchas veces confundía amor y comprensión, compasión y compañía, muy insegura y que necesitaba ser útil para el mundo y por eso buscaba compañía en personas incomprendidas.

"Cuántas veces esta maldita división de mi conciencia ha sido

la culpable de hechos atroces. Mientras que una parte me

lleva a tomar una hermosa actitud, la otra denuncia el fraude;

mientras que una me lleva a insultar a alguien, la otra se conduele

de él y me acusa a mí mismo de lo que denuncio en otros...".

Nuestra novela nos presenta tantos conflictos y planteamientos existenciales, tantos celos, tantas dudas y desconfianzas, que el solo hecho de creer que habían tenido pequeños momentos en los que se habían convertido en uno, que iban unidos caminando a través de la senda oscura de un misterioso túnel en el cual María jamás formó parte y en el cual Castel siempre vivió en soledad ya que para el no era necesario salir de este, ala sociedad, al mundo; y todo tornó a verse nublado y destruido por un sentimiento extraño que acabó en una arrebatada y trágica muerte.

Juan Pablo llega a su fin, su manía por analizarlo todo le había llevado a la condena. Mata al ser que mas quería en el mundo. A la única persona que logro entenderle.

Ligerezas como el aire son para el celoso fuertes confirmaciones,

como un testimonio de las Sagradas Escrituras.” (Shakespeare)

Esto se ve mucho en el libro, simples acciones por parte de María son grandes preocupaciones y especies de rompecabezas para Castel que claramente exageraba cada una de estas situaciones, poniendo en claro su difícil, compleja personalidad y su bajo nivel de tolerancia.

“El amor es fuerte como la muerte; los celos son crueles como la tumba.”(Salomón)

Esta cita nos deja más que claro que el amor puede ser distorsionado de tal forma que llega a ser muy hiriente, luego cruel y frío, como llegó a ser Juan Pablo con el simple fin de averiguar más allá de la sencilla sonrisa que María le brindaba, tejiendo cosas en su cabeza que eran solo invención de una mente confusa.

“El celoso ama más, pero el que no lo es ama mejor.”(Molière)

Esta frase nos expresa claramente que los celos no son la mejor forma de amar sino una manera muy dañina de demostrar a la otra persona todo aquello que guardamos dentro y que se desea entregar, solo que a nadie le gusta ser querido de ésta manera, por esto mismo es que se produce un rechazo y fastidio hacia quienes se comportan de esta manera, cosa que es claramente ejemplificada en la novela atendida.

“El que no tiene celos no está enamorado.” (San Agustín)

En la cita aquí mencionada nos percatamos que contradice un tanto nuestra postura tan rígida y determinante, ya que une los celos con el amor como si fuera algo muy lógico y sencillo, pero que después de internarnos tan a fondo en esta novela no nos parece una afirmación tan básica.

“Los celos son, de todas las enfermedades del espíritu, aquella a la cual más cosas sirven de alimento y ninguna de remedio.” (Montaigne)

Los celos pueden ir aumentando por una u otra causa, el celoso las suma y suma formando un total, no importándole cuanto de real o ficticio tenga y al contrario de esto nos hemos dado cuenta, gracias a estas líneas de Montaigne anteriormente citadas que el personaje celoso no ve los puntos a favor que la otra persona le presente, se ciega ante esas posibilidades de perdón, en fin, lo que el vicio de el celo nos deja es que no permite enmiendas, solo piensa y ve lo que él quiere acerca de la otra persona, la víctima en nuestro caso.

“Los celos cuando son furiosos, producen más crímenes que el interés y ambición.”(Voltaire)

En realidad esta cita calza al pie de la letra con la argumentación que hemos tomado, pues nos explica sin preámbulos como son en sí los celos cuando se expanden a resentimientos y deseos impulsivos, ya que pasan a ser de una u otra manera tan dañinos que terminan en los bien llamados “crímenes pasionales.”

“Celos son hijos del amor, mas son bastardos, te confieso.” (Lope de Vega)

Esta última cita nos hace meditar que el caso de los celos humanos es algo tan sencillo como complejo ya que con esta simple frase de Lope de Vega nos quedamos con una sensación de incertidumbre pues a pesar de nuestros retorcidos pensamientos terminamos por resolver algo simple como que sin amor jamás pudo haber celos, son términos que van tomados de la mano, uno no existe sin el otro, nuestra resolución de esta cita es que de el amor llegan los celos, pues donde no existió amor no queda nada mas.

Dentro de la obra tratada de Sábato nos percatamos que las pasiones desenfrenadas e impulsivas conducen a cualquier hombre directamente a al pozo de la destrucción. Si somos capaces de darnos cuenta que cada ser es un mundo único e irrepetible, un mundo aparte donde es posible destacar para afirmar valores y anti-valores que solamente cada dueño de su mundo pude llegar a descubrirlo para descifrar así sus propios enigmas.

Toda esta historia desde nuestro punto de vista nos confunde, nos hace cuestionarnos sobre el creer o no creer, el confiar o el dudar, si entregar nuestra propia interioridad dándonos por completo con una confianza totalmente entregada o encerrarnos en nosotros mismos por un único miedo a llegar por alguna eventualidad a ser dañados, estando en una situación de completa inocencia, siendo víctimas de una extraña sicopatía amenazante que es producida por una mente bastante particular; una mente que ordena saciar tu felicidad a costa de los demás, no importando el pensamiento o los sentimientos de la otra persona involucrada en el hecho, que quiere manejar controlando en cuerpo, alma y mente a otro ser tan autovalente e independiente como el, el temor de convertirse en la obsesión de otra persona a quien quizás solías amar; o acaso ¿nos podemos llegar a imaginar ser la víctima de una persona así?, pues es difícil saber o sospechar que alguien con estas características nos pueda rodear.

También pensar en todo esto nos da cabida para ser capaces de hacernos el cuestionamiento si el hecho de conocer tan profundamente los pensamientos de ciertas personas es beneficioso para nosotros o al contrario, resulta ser más confuso, si el conocer tan a fondo con ciertas personas nos enreda y entramos en una desconfianza amarga confusa…..

“…en todo caso había un solo túnel, oscuro y solitario: el mío, el túnel

en el que había transcurrido mi infancia, mi juventud, toda mi vida…”

¿Entendimiento? Juan Pablo Castel nos cuenta su historia con el primordial fin de que el lector logre entender su historia, sus razones, sus hechos, sus pensamientos, su crimen, su confusión… ¿Podríamos lograr entrar en comprensión con respecto al crimen de Castel luego de conocer esta historia de pasión, tragedia y celos obsesivos tan a fondo? O en el hipotético caso de que estemos dentro de la misma historia ¿tendríamos la fuerza de poder ceder el perdón a quien según nuestros juicios no ha actuado bien?

Pues solo queda pensar y meditar unos instantes sobre nuestras diferentes posturas frente a estos casos que suelen dejarnos, tal vez, una pequeña muestra de incomprensión hacia quienes actúan según sus pasiones e instintos.

ZUM FELDE, Índice Crítico de la Literatura Hispanoamericana.

El proceso mental -de un personaje con exactitud magistral... Es casi una hazaña novelística que haya logrado un relato tan intenso con un tema literariamente tan trillado como el de los celos... tema casi agotado después de los magistrales ejemplos citados (Proust, Tolstoi).

CELOS

OBSESIVOS

EN

EL TÚNEL

( Ernesto Sábato )

9