El tiempo y la promesa; Concha López Narváez

Literatura española contemporánea siglo XX. Narrativa y novela infantil e histórica. Argumento. Personaje

  • Enviado por: Raúl
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad
publicidad

Trabajo de Lengua

Libro de:

Bruño

-Titulo del libro: El tiempo y la promesa

-Editorial: Bruño

-Autor: Concha López Narváez

(Resumen del autor) Nació en Sevilla en 1939.Esta casada y tiene cuatro hijos. Estudió la carrera de Filosofia y Letras, y se licenció en la especialidad de Historia Americana. Durante varios años dio clases de BUP y se dedicó a la investigación histórica. Ha escrito diecisiete libros y varios cuentos. Le han sido concedidos ocho premios de literatura infantil y juvenil.

La historia se sitúa en la ciudad de Vitoria por el año 1492. Allí había un pequeño barrio donde vivían tres buenos amigos llamados Juan, Fernando e Isaac.

Nuestra historia comienza cuando los tres amigos están jugando y riendo en la cima de un monte. Cuando los tres vuelven a casa ven en el tejado a Francisco de Toledo, un muchacho del barrio, mirando por el chimeneo. Cuando marchaba insultó a Juan llamándole Judio y los tres vuelven a casa.

Cuando Juan entró en casa le contó lo sucedido a su madre, que se puso muy pálida. Su padre le bajó rápidamente al almacén de la tienda y allí le explicó que toda la familia era judía pero lo mantenían en secreto por miedo. Juan no pudo creerlo y se fue a reposar.

El domingo de Pascua, fiesta grande para los judíos, la casa de Juan relucía, todo estaba limpio y ordenado, y sobre todo el almacén. Lo que antes eran viejas estanterías ahora es una mesa cubierta de mantos, con hermosos candiles y la mesa puesta. Esa noche fue mucha gente a su casa a celebrar la fiesta. Rezaban a su Dios y bebían vino.

Aquella fue una noche muy especial para Juan. Todo estaba bien pero de repente se oyeron fuertes golpes en la puerta. Eran Francisco de Toledo y su madre que traían un poco de anguila, alimento prohibido para los judíos. La madre de Juan se puso muy pálida y él, para salir del apuro, comió la anguila a pesar de pecar.

Juan, desde aquél día, vivía con un miedo tremendo. No se atrevía a salir con sus amigos por si acaso se ponía malo. Un día en el monte se puso a llorar. Sus dos amigos subieron donde él estaba y le preguntaron que era lo que lo ocurría. Entonces Juan les reveló su secreto: que era judío. Los dos amigos intentaron consolarle aunque a Fernando no se le daba muy bien.

Cuando se hubo calmado la cosa y Juan se había tranquilizado, vieron a dos personas entre los arbustos. Se subieron a una encina a mirar y vieron a un hombre y una mujer. El hombre era un cristiano famoso en la zona y la mujer era judía. Los tres se impresionaron pero decidieron mantener en secreto lo que habían visto. Entonces Juan contó una historia sobre un judío y una cristiana.

Al regresar a Vitoria, oyeron al pregonero pregonando un edicto de los “Reyes Católicos” en el que se obligaba a todos los judíos a abandonar el país. Muchos fueron los que cambiaron de religión. Incluso en la casa de Rubén, un joven aprendiz de médico, todos excepto él se cambiaron de religión para no tener que abandonar su casa, su país.

Rubén se escapó y se ocultó en los montes. Como no volovió los tre amigos le buscaron y cuando le encontraron apenas tenía fuerzas para moverse. Había caído enfermo y descubrieron que tenía granos bajo los brazos. Fue el principio de un brote de peste que acabó con su vida y con otras muchas, incluida la de la madre de Juan.

El día del entierro, por la noche, el padre de Juan le llamó para hacer lo que los judíos hacen en esos casos: ir al cementerio para desenterrar al que ha muerto y enterrarlo en el monte de los judíos. Cuando la estaban enterrando nuevamente Juan vió que había alguien entre los arbustos. Era Francisco de Toledo que echó a correr hacia la ciudad.

Juan le siguió corriendo todo lo que podía pero no le alcanzaba. De repente, alguien salió corriendo tras de Francisco y se le tiró encima, y le ató las manos y le tapó la boca. Entonces Juan se dió cuenta que era Fernando que había visto previamente a Francisco y sospechaba algo.Ambos temían que Francisco les delatara y no sabían cómo desatarle sin que les vieran. Pensaron entonces que les podía ayudar Isaac, que solía ir a recoger flores al monte muy temprano. Fueron a buscarle y le contaron lo sucedido.

Pasaron unos días y cuando Isaac fue a desatar a Francisco, éste no tenía fuerzas fuerzar ni para moverse, tenía la peste. Cuando su madre se entero confesó que le había mandado ella misma a expiar a sus vecinos Francisco murió a los pocos días y poco después con la llegada del buen tiempo la peste fue desapareciendo.

Más tarde se acabó el plazo del edicto de los Reyes Católicos y sin ninguna rectificación. Los judíos se vieron obligados a marcharse del pais. Los días anteriores al viaje cambiaron sus bienes por cosas que se pudieran llevar consigo. El día antes de la marcha, Isaac y su padre fueron a despedirse de su madre a Judizmendi (el monte de los judíos) y cuando volvían a Vitoria vieron un incendio en su barrio. No intentaron salvar su casa puesto que no la íban a necesitar más.

El día de la marcha fueron muchos los cristianos que acudieron a despedir a los judíos, entre ellos Juan , que se había convertido al cristianismo y Fernando. Al final los judíos les piden un último favor: que respetaran y no tocaran hizo el monte Juzmendi, lugar donde tenían enterrados a sus muertos. El pueblo cristiano les hizo esa promesa, promesa que nunca se ha roto hasta nuestros días.

Me ha gustado maucho el pesonaje de Isaac, el muchacho que siempre esta dispuesto a ayudar, porque cuando Juan les confiesa que es Judio le intenta animar y hace entrar en razón a Fernando.

Tambien me gusta la forma en que la escritora a orientado el libro desde el punto de vista de Juan.

No me ha gustado mucho el asunto de las muertes por la peste y que el libro tenga a personajes malvados como Francisco de Toledo y su madre.

Tampoco me gusta que todos los Judios al final se tengan que quedar sin lo que poseían.

Es un libro muy interesante y con un vocabulario muy sencillo y apto para los jóvenes. Es interesante que las palabras difíciles de entender estén señaladas con un número y luego puesto el significado debajo. Eso facilita la lectura.

La historia que nos cuenta la autora está basada en un hecho histórico y real de los tiempos de los Reyes Católicos. Por eso se toma más en cuenta la lectura. El hecho de que tenga varios dibujos hace que te metas mejor en la historia y lo hace más entretenido.

El ritmo del libro es muy bueno porque hay muchos diálogos y no solamente descripciones. También es interesante la variedad de personajes y situaciones que nos hacen recordar la historia de nuestro pasado. La historia mantiene su interés hasta el final, uno no se espera lo que va a suceder.