El suicidio; Emile Durkheim

Estudios sociológicos. Literatura sociológica. Método científico. Investigación de causas. Condiciones sociales favorables

  • Enviado por: Laura González Fernández
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información


DURKHEIM, Emile: (1998) El suicidio. 5ª Edición. Madrid. Akal.

En el presente libro, el autor intenta, como él mismo expresa en el prólogo realizar un estudio sociológico basándose en el método científico, para demostrar así que la Sociología es verdaderamente una ciencia. (Cfr. pp. XXVI-XXVIII) La hipótesis que el autor pretende defender es que el suicidio no es tanto un asunto individual cuanto social.

“Cada sociedad tiene, pues, en determinado momento de su historia, una aptitud definida para el suicidio”. (p. 10)

“No es nuestra intención hacer un inventario, tan completo como sea posible, de todas las condiciones que puedan integrar la génesis de los suicidios particulares; solamente tratamos de buscar aquellas de las que depende este hecho definido que hemos llamado la cifra social de los suicidios. (...) En consecuencia de ello, entre los factores del suicidio los únicos que le conciernen son aquellos que hacen sentir su acción sobre el conjunto de la sociedad”. (pp. 15-6)

“Hemos determinado... que para cada grupo social existe una tendencia específica al suicidio, que nos basta a explicar la constitución orgánico-sociológica de los individuos y la naturaleza del medio físico. Por eliminación, resulta que el suicidio debe depender necesariamente de causas sociales y constituir por esto un fenómeno colectivo”. (p. 131)

Para todo ello, Durkheim consulta los datos, recogidos por el Ministerio de Justicia, por M. Tarde y por M. Maus, respecto de las características físicas de cada región o país (temperatura, clima...) y de los habitantes y suicidas: estatus socio-económico, índice de suicidios, de enfermedades mentales, estado civil, nº de hijos, edad, religión que practican, entre otras.

Todos estos datos vienen recogidos de formas diversas que el autor baraja y compagina como más le interesa para mostrarnos los datos relativos a los puntos tratados en los diferentes momentos de la obra.

La primera dificultad con que se encuentra es definir el término “suicidio” y establecer una clasificación para lo que recurre no al método utilizado para consumar el suicidio, sino a las causas que lo motivan.

“Desgraciadamente, una clasificación de los suicidios razonados, según sus formas o caracteres morfológicos, es impracticable, puesto que los documentos necesarios para ella faltan casi por completo. (...) Por lo demás, teniendo en cuenta la manera de producirse la mayor parte de los suicidios, resulta que las observaciones exactas son casi imposibles.

Por otro camino, sin embargo, podemos llegar al fin propuesto. Bastará con invertir el orden de nuestras investigaciones. En efecto, sólo puede haber tipos diferentes de suicidios en cuanto sean diferentes las causas de que dependan. (...) En consecuencia, podemos constituir los tipos sociales del suicidio clasificándolos, no directamente y según sus caracteres previamente descritos, sino ordenando las causas que los producen. (...) Esto no constituye una inferioridad, pues se penetra mucho mejor en la naturaleza de un fenómeno cuando se sabe su causa, que cuando se conocen sus caracteres, aun los más esenciales”. (pp. 132-3)

Parece ser ésta la única forma posible de investigar las causas del suicidio, consultar los datos ya recogidos desde otros organismos, y después conjugar los factores para comprobar su incidencia en la realidad previamente observada.

Sin duda es éste el mayor hallazgo de Durkheim: la condición social del suicidio. Para ello ha recurrido a tres fases: la consideración de los factores extrasociales, para luego desestimarlos; el análisis de las causas sociales y la clasificación de los suicidios a la que ya hemos hecho mención y, por último, el suicidio como fenómeno social y sus consecuencias en la práctica.

El fenómeno que se propone explicar no puede ser debido más que a causas extrasociales de una gran generalidad, o a causas propiamente sociales. Nos plantearemos por lo pronto la cuestión de cuál es la influencia de las primeras y veremos que es nula o muy restringida.

Determinaremos enseguida la naturaleza de las causas sociales, la manera como producen sus efectos, y sus relaciones con los estados individuales, que acompañan las diferentes especies de suicidios.

Hecho esto, estaremos en mejores condiciones de precisar en qué consiste el elemento social del suicidio, es decir, esta tendencia colectiva de que acabamos de hablar y cuáles son sus relaciones con los otros hechos sociales y por qué medios es posible reaccionar contra ella”. (pp. 15-6)

Es incalculable el valor de esta obra en la literatura sociológica, como incalculable el salto que supuso la demostración de la cientificidad de la Sociología por parte de Durkheim. Es un paso adelante en la doctrina, un confiar en las verdaderas posibilidades de los sociólogos, no como meras divagaciones metafísicas, sino como verdaderos procesos de investigación científica, con lo que supone de análisis de la realidad (presente y pasada) y capacidad de predicción.

Por tanto, no podemos olvidar la influencia posterior de la obra de Durkheim en el desarrollo de la sociología como ciencia social. Es por ello por lo que no puede quedar fuera de nuestro conocimiento el estudio de esta obra, no tanto por lo que del suicidio se pueda conocer en su lectura, sino porque sigue el método científico en su desarrollo y potencia en los lectores el esquema mental necesario para cualquier investigación o estudio sociológico que se quiera realizar posteriormente.

Por una parte, la obra de Durkheim puede resultar densa en los capítulos en los que se citan tantas cifras y se comentan tantos cuadros, quedando el lector saturado, en cierta medida, e incapacitado para una visión global de todo lo que se le quiere hacer ver. Por otra, consigue el autor, con un lenguaje no demasiado técnico, familiarizar a todos con el tema de estudio. La estructura de la obra facilita la lectura y comprensión de los pasos dados y de la desestimación de causas de suicidio.

Quizá en algún momento pudiera parecer que el ser humano queda atado a las condiciones sociales que vive, pero Durkheim también aclara que, aunque haya unas condiciones favorables al suicidio, no todos los individuos reaccionan de la misma manera, por lo que hay que considerar que algunos elementos quedan fuera del control de la sociedad.

Para concluir, mostrar mi acuerdo con el método seguido por el autor, dado que con el estilo propuesto facilita la tarea y la desglosa logrando no perderse en divagaciones. Consigue también aterrizar con el problema o, mejor aún, hacer ver la diversidad de puntos a tener en cuenta y la complejidad de los mismos, sin llegar al desánimo.