El Suicidio

Psicosociología. Reseña histórica. Durkheim. Paciente. Psiquiatría. Factores de riesgo. Espectro suicidal. Adolescentes. Trastorno mental. Tentativas

  • Enviado por: Silencio
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 23 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

publicidad

Instituto CIEC

Viña del Mar

EL SUICIDIO

ÍNDICE

INTRODUCCIÓN.....................................................................................................3 y 4

BREVE RESEÑA HISTÓRICA DEL SUICIDIO.............................................................5

EL SUICIDIO SEGÚN EMILE DURKHEIM (Sociología)............................................6 y 7

EL INTENTO DE SUICIDIO (Ideas Generales).......................................................8

  • Evaluación del paciente suicida.........................................................8

EL SUICIDIO desde un punto de vista PSIQUIÁTRICO......................................9

  • Introducción...................................................................................................9

  • El Espectro Suicidal........................................................................................9 y 10

  • Factores de Riesgo Suicida..........................................................................10

  • Tabla de Indicadores de Riesgo Suicida....................................................11

    • La Suicidalidad no Fatal como Factor de Riesgo.....................................11

    1. El Intento Suicida...........................................................................................11, 12 y 13

    (I) Factores de Repetición del Intento Suicida.........................................13

    2. Las Ideas Suicidas.........................................................................................13

    (I) Tipos y porcentajes de trastorno mental en suicidio consumado.....14

    • Los Trastornos Psiquiátricos como Factor de Riesgo..................................14

    1. Unipolaridad y Bipolaridad...........................................................................14 y 15

    (I) Rasgos de Estados Unipolares y Bipolares..............................................15

  • Depresiones Psicóticas...................................................................................15 y 16

  • (I) Indicadores de Riesgo Inminente de Suicidio.........................................16

    SUICIDIO EN LA ADOLENCIA................................................................................17

    • Trastornos del Ánimo y Suicidio en la Adolescencia...................................17

    (I) Factores de Riesgo Suicida en Trastornos del Ánimo.............................17

    • Tentativas y Consumación de Suicidio en Adolescencia..........................17 y 18

    • Texto Psiquiátrico: “Súplica Adolescente”...................................................18 y 19

    • Texto Anónimo Obtenido de Internet..........................................................19 y 20

    CONSEJOS GENERALES SOBRE EL SUICIDIO.......................................................21

    CONCLUSIONES....................................................................................................22

    VOCABULARIO......................................................................................................23

    BIBLIOGRAFÍA.........................................................................................................24

    INTRODUCCIÓN

    Suicidio...

    ¿Por qué elegimos hacer este tema y no otro? ¿Cuáles fueron las causas que nos motivaron para investigar sobre el Suicidio y no otro tema? Creemos que todas las razones se pueden resumir en una sola idea: el tema es preocupante y es necesario abordarlo. Es cierto que los otros temas en la lista también eran de interés, pero este nos llamó más la atención debido a lo fuerte que resulta un suicidio. Nuestra definición inicial era la autoeliminación, pero ciertamente, llegamos mucho más allá que eso. De eso trata nuestro trabajo, de un estudio mucho más detallado del suicidio y principalmente el Suicidio en los adolescentes.

    Ahora bien. ¿Qué es el Suicidio?

    Definiciones se podrían sacar de muchas líneas que tratan sobre este -a nuestro parecer- interesante problema que afecta a la población mundial... La definición que nos interesa dar por el momento es una de las más básicas, que extrajimos de un sociólogo francés llamado Emile Durkheim. Según Durkheim, el Suicidio es toda muerte que resulta mediata o inmediata de un acto positivo o negativo realizado por la misma persona. Textualmente señala: “Hay Suicidio cuando la víctima, en el momento en que realiza la acción, sabe con toda certeza lo que va a resultar de él.”

    ... De inmediato van surgiendo términos como víctima. ¿Víctima de qué? Quizás podemos estar hilando muy fino pero es total y absolutamente conocido que las personas o víctimas que cometen acto de suicidio (independiente si lo logran o no) no están bien psicológicamente. ¿Razones? Muchas. Demasiadas y no todas están del todo claras. ¿Causas que producen el acto suicida? Son aún más pero todo depende del punto de vista con que se mire este tema. La Iglesia lo asocia a una falta de fe, por ejemplo; pero la sociología y autores como Durkheim buscan ligar más estos actos a causas relacionadas con el medio que rodea al individuo realizador de estos actos... La medicina (psiquiatría, psicología, neurología, etc.) tiene otras causas.

    De todo lo que hemos leído sobre el Suicidio, no nos interesaremos en escribir ni analizar en profundidad la postura de la Iglesia ante la autoeliminación. No así la importancia de las propias creencias que tiene el individuo que comete o intenta suicidarse. No es que tengamos un problema de religión, es simplemente que creemos que condenar el suicidio como lo ha hecho la Iglesia Católica durante siglos no es un buen camino para ayudar a estas personas que buscan el suicidio como salida. Solo eso.

    Volviendo a la visión del sociólogo Emile Durkheim, queremos aclarar que su ensayo sobre el Suicidio no sólo habla de factores sociales que influyen en el Suicidio sino que los clasifica en tres grandes tipos. Eso lo veremos en las siguientes páginas.

    Pero al punto de vista que estará enfocado principalmente este informe, será al Suicidio desde un punto de vista psiquiátrico, sus características, trastornos en la adolescencia que son causantes del suicidio... También vendrán un par de textos escritos por otros psiquiatras enfocados al suicidio en adolescentes. Y finalmente algunas cosas interesantes que encontramos en internet, destacando por ahora un escrito muy conmovedor...

    Digamos entonces que de eso tratará nuestro trabajo. La información ya está, las herramientas también, solo falta comenzar a leer.

    BREVE RESEÑA HISTÓRICA DEL SUICIDIO

    En la Europa Antigua, sobre todo durante el Imperio Romano, el Suicidio se consentía e incluso era considerado un acto honroso. Los antiguos romanos, bajo la influencia del estoicismo, admitían muchas razones legítimas para su práctica. El filósofo romano Séneca lo ensalzaba como el acto último de una persona libre.

    Sin embargo, para San Agustín, el suicidio era un pecado. Varios de los primeros concilios de la Iglesia cristiana decretaron que a aquellos que cometieran suicidio no se les podría aplicar los rituales ordinarios de la Iglesia tras su muerte. En la Edad Media, la Iglesia Católica Romana condenó expresamente esta práctica. En las legislaciones medievales se ordenaba la confiscación de todas las propiedades del suicida y el cadáver sufría todo tipo de humillaciones.

    Actualmente, el suicidio, está condenado en las religiones cristiana, judía e islámica.

    En 1897 Emile Durkheim postuló que el suicidio era un fenómeno sociológico, como resultado de una falta de integración del individuo en la sociedad, más que un puro acto individualista. Sin embargo, la tendencia actual considera el suicidio desde un punto de vista más psicológico en un lugar de una perspectiva moralmente colectiva.

    EL SUICIDIO SEGÚN EMILE DURKHEIM (SOCIOLOGÍA)

    La primera contribución importante al estudio del problema del Suicidio fue realizada a finales del último siglo por el sociólogo francés Emile Durkheim. En un intento de explicar los patrones estadísticos, dividió los suicidios en tres categorías sociales: Egoísta, Altruista y Anómico.

    El Suicidio Egoísta comprendía a aquellas personas que se suponía que no habían estado sólidamente integradas en ningún grupo social. Podía utilizarse la integración familiar o la falta de ella para explicar por qué los no casados eran más vulnerables al suicidio que los casados y por qué los matrimonios con niños era el grupo más protegido. Las comunidades rurales tenían una mayor integración social que las urbanas y por tanto menos suicidio. El protestantismo era una religión menos coherente que el catolicismo, y, en este caso, los protestantes presentaban una tasa de suicidio más elevada que los católicos.

    Según Durkheim, la única diferencia entre católicos y protestantes es que el segundo grupo admite el libre cuestionamiento con mayor libertad que el primero. Y va más allá al decir que el catolicismo concede al pensamiento y a la reflexión un menor espacio que el protestantismo, o sea, lo que busca es reinar sobre las conciencias. El protestante es más autor de sus creencias, la Biblia se deja en sus manos y ninguna interpretación de ella se le impone, esto hace más sensible el invidualismo religioso. En conclusión, lo vuelve un ser más egoísta.

    Lo anterior da para pensar entonces que quizás la solución a la problemática que plantea este sociólogo es llenar o copar al máximo la capacidad de reflexión interior del individuo con pensamientos colectivos o de creencias para que así no piense tanto en sí mismo. El individualismo que ha ido creciendo con fuerzas a lo largo del tiempo está provocando una excesiva reflexión y decisión por parte de las personas, que en parte es buena, pero también es considerada como una de las causas de este tipo de suicidio.

    Una de las grandes conclusiones de E. Durkheim sobre el Suicidio Egoísta es que mientras más numerosos y fuertes son los estados colectivos, más fuertemente está integrada la comunidad religiosa y más virtud preservativa tiene ésta. Pero lo importante no son los dogmas y ritos en sí, sino que éstos sirvan por su naturaleza para alimentar una vida colectiva de suficiente intensidad. Entonces queda claro que la religión no preserva el suicidio sino que es la actividad colectiva quien ayuda a contrarrestar este tipo de suicidio.

    Lo fundamental del Suicidio Egoísta es que se caracteriza por un sujeto que pierde toda clase de interés con lo que le une a la vida. Debido a esto Durkheim, establece que la relación que une al Suicidio Egoísta con el grado de desintegración social es inversa. Dado que el Suicidio Egoísta es el más frecuente en nuestras sociedades -según este sociólogo- es evidente que el grado de desintegración social es bastante. Vivimos en un tiempo en que priman los intereses individuales, quizá por la falta de tiempo cada vez es menor el grado de cohesión entre personas, salvo en entornos muy cerrados, como puede ser la familia (no siempre y cada vez menos). Este suicidio proviene de una individualización excesiva.

    El Suicidio Altruista es, el contrario del suicidio egoísta. Este suicidio representaba el grupo cuya tendencia al suicidio procedía de su excesiva integración en un grupo. E. Durkheim pensaba que este tipo de suicidio podría haberse esperado en algunas clases de la sociedad japonesa. También, nombra como ejemplo al ejército donde la conciencia del deber y la integración en el grupo (pequeña sociedad) es mucho mayor que en otros grupos sociales. El Suicidio Altruista es menos frecuente, lo cual es lógico ya que hoy día el pensamiento individualista es mucho más fuerte que el colectivo.

    Y el Suicidio Anómico es que se produce cuando un trastorno en el equilibrio de la integración de la persona con la sociedad le deja sin sus normas de conducta habituales. La anomia podría explicar la mayor incidencia de suicidio entre los divorciados en comparación con la de los casados y la mayor vulnerabilidad de los que han sufrido cambios drásticos en su situación económica.

    Este suicidio es propio de las sociedades desarrolladas y supone situaciones de desorden. Desordenes entre el individuo y la sociedad con que se relaciona que pueden causar verdaderos estragos. Supone, además, una pérdida de la propia identidad, los valores tradicionales se desmoronan.

    EL INTENTO DE SUICIDIO (Ideas Generales)

    La suicidalidad es un concepto que da cuenta de una amplia gama que incluye ideadores, intentadores y consumadores de suicidio. Pueden considerarse al menos tres dimensiones combinadas de una u otra forma en presencia de un comportamiento suicida:

  • La Detención y suspención definitiva de la conciencia y la muerte.

  • La Irrupción con suspensión transitoria de la conciencia para dejar de sentir.

  • Como Señal de Llamada para influir y movilizar a terceros.

  • El Suicidio es la muerte ocasionada intencionalmente.

    Las tentativas de suicidio, entendiendo por tal cualquier comportamiento autolesivo, son variadas en su motivación, letalidad y recurrencia. Entre los factores más importantes asociados al suicidio están la presencia de enfermedad mental (especialmente enfermedades afectivas, trastorno de personalidad y el abuso de sustancias), historia de suicidalidad familiar, eventos estresores significativos, enfermedades físicas progresivas, disponibilidad de armas de fuego, etc. Las causas psiquiátricas más corrientes de intento suicida son la depresión, la personalidad anormal, la ezquizofrenia y el abuso de sustancias.

    • Evaluación del paciente suicida

    Es difícil por las emociones en juego y las consecuencias que lleva consigo predecir correctamente si una persona intentará o repetirá el intento. Los factores asociados ya mencionados y los indicadores de riesgo si bien sirven como orientadores de menos a mayor riesgo, no descartan cierto margen de error. Averiguar antecedentes a los familiares y acompañantes así como divulgarles la ideación suicida posteriormente, no debiera ser impedimento para crear una atmósfera de intimidad, acrítica y empática, focalizada en la suicidalidad.

    EL SUICIDIO desde un punto de vista PSIQUIÁTRICO

    • INTRODUCCIÓN

    El Suicidio es la causa principal de mortalidad en los pacientes psiquiátricos y el peor desenlace de la práctica psiquiátrica. Los psiquiatras frecuentemente tratan pacientes altamente vulnerables a la autólisis. De hecho, más de la mitad de éstos ha debido lamentar la pérdida de algún paciente.

    Se sabe que la mayoría de los potenciales suicidas ha visitado al médico en el mes previo a su muerte y que en una proporción importante lo ha hecho la semana anterior, a menudo aportando indicios de su intención. Algo similar se observa en quienes han efectuado intentos de suicidio sin resultados de muerte.

    A pesar de la demostrada vinculación entre suicidio y enfermedad psiquiátrica y de los notables avances en el conocimiento de factores de riesgo y la terapéutica psiquiátrica, no hay evidencias de reducción de esta causa de mortalidad. Esto puede deberse en parte a la baja cobertura de los servicios psiquiátricos, pero también a problemas en la formación de recursos de salud. Otro factor es la carencia de programas de tratamiento a largo plazo de sujetos vulnerables. Esto es lamentable, dado que existen datos que demuestran el impacto epidemiológico de programas de educación médica en la detección y abordaje del riego suicida.

    Abordaremos entonces, el problema de la suicidalidad desde un punto de vista esencialmente psiquiátrico. El propósito es aportar elementos para la identificación de sujetos en riesgo de cometer suicidio y su prevención. Un mayor nivel de alerta contribuirá a la implementación oportuna de medidas de resguardo, así como al diseño de estrategias en pacientes cuya vulnerabilidad suicidal tiene a ser persistente.

    • EL ESPECTRO SUICIDAL

    La suicidalidad puede comprenderse como un espectro que abarca a las ideas y deseos suicidas (ideación suicida), las conductas suicidas sin resultado de muerte (intentos suicidas) y los suicidios consumados o completados. Si bien existen importantes diferencias demográficas entre quienes intentan suicidarse y quienes lo consuman (los primeros tienden a ser mayoritariamente mujeres jóvenes y los segundos varones de mayor edad), se considera que estos grupos conforman un continuo de creciente severidad y riesgo. Se ha demostrado que toda forma de suicidalidad conlleva un riesgo incrementado a morir por suicidio. Algunos psiquiatras han estimado que en pacientes hospitalizados que quienes son ideadores, amenazadores e intentadores de suicidio evidencian respectivamente, 30, 35 y 40 veces mayor riesgo de autoinfligirse la muerte.

    Tanto la ideación como los intentos de suicidio son heterogéneos. Así, las ideas suicidas pueden abarcar desde pensamientos de falta de valor de la vida a la planificación de un acto letal, pasando por deseos más o menos intensos de muerte o fantasías de suicidio. Las conductas de autodaño pueden abarcar desde gestos comunicativos sin intención definida de muerte, hasta tentativas tan severas que constituyen verdaderos suicidios frustrados. Últimamente se ha propuesto la categoría de “intento abortado”, definido por la presencia de intención suicida, en que la ejecución del acto es interrumpida sin consecuencias médicas o daño físico. Se ha reportado una elevada frecuencia de intentos abortados en pacientes psiquiátricos, los que se asocian a intentos efectivos y deben ser considerados una señal de riego autolítico.

    La suicidalidad (ideas e intentos suicidas) puede adoptar diversos cursos. En sus polos extremos, puede distinguirse una suicidalidad ocasional o aguda y una suicidalidad crónica. La primera suele presentarse asociada a cuadros como trastornos del ánimo o esquizofrenia; la segunda es característica de trastornos severos de la personalidad como el limítrofe. Una forma intermedia o episódica puede observarse en pacientes con trastornos psiquiátricos recurrentes o crónicos con agravaciones episódicas.

    • FACTORES DE RIESGO SUICIDA

    Los factores de riesgo suicida más relevantes para los psiquiatras son la existencia de antecedentes de conducta suicida previa o actual y la presencia de alguna patología psiquiátrica que confiera vulnerabilidad suicidal. Estas mismas son las circunstancias principales que demandan una estimación de riesgo por parte del médico. Otras características señaladas -como por ejemplo sexo masculino, adultez o edad avanzada, soltería, viudez o separación, desempleo, enfermedades médicas de evolución crónica y acontecimientos vitales negativos- son poco específicas para ser consideradas por sí mismas como indicadores útiles. Adquieren importancia, sin embargo, cuando se agregan a los atributos principales ya señalados.

    Indicadores de Riesgo Suicida (Tabla 1)

    Variable

    Alto riesgo

    Bajo Riesgo

    Sociodemográficas

    Edad

    Mayor 45 años

    Menos 45 años

    Sexo

    Varón

    Mujer

    Estado Civil

    Divorciado o Viudo

    Casado

    Empleo

    Desempleado

    Empleado

    Relación Familia

    Conflictiva

    Estable

    Salud

    Física

    Enfermedad Crónica

    Sano

    Hipocondría

    Sentimiento de Bienestar

    Abuso de Sustancia

    Bebedor Social

    Mental

    Depresión Más que Moderada

    Depresión Menos que Moderada

    Psicosis

    Neurosis

    Personalidad Anormal

    Personalidad Neurótica

    Desesperanza

    Optimismo

    Suicidalidad

    Ideación Suicida

    Frecuente, Intensa, Prolongada

    Transitoria, Baja Intensidad

    Intentos Previos

    Frecuentes

    Ocasionales

    Planificados

    Impulsivos

    Desprotegidos

    Sitio Protegido

    Ambigüedad hacia la Muerte

    Priman deseos de Cambio

    Medios Disponibles y Letales

    Medios con Baja Letalidad o Difícil Acceso

    Red

    Personal

    Pobres logros

    Buenos logros

    Poco Insight

    Mejor Insight

    Pobre Control de los Afectos

    Mejor Control de los Afectos

    Social

    Escasas Relaciones

    Buenas Relaciones

    Familia Irresponsable

    Familia Comprometida

    Creencias

    Ateo, Agnóstico

    Practicante

    • LA SUICIDALIDAD NO FATAL COMO FACTOR DE RIESGO

  • El intento suicida

  • Un intento de suicidio es uno de los fuertes predictores de suicidio. Quienes han efectuado una tentativa presentan un riesgo 100 veces mayor que el de la población general de autoeliminarse. Se estima que eventualmente el 10% pone fin a su vida, y alrededor del 30% de quienes cometen un intento lo reitera en el futuro.

    Una forma de expresar el riesgo suicida es mediante tasas estandarizadas de mortalidad (TEM), cuociente que divide los casos observados por los esperados para un determinado grupo. Un reciente análisis obtuvo una TEM por suicidio de 38, que es superior a cualquier enfermedad psiquiátrica.

    Se ha encontrado que el período de mayor vulnerabilidad al suicidio es el primer año tras la tentativa. Por otra parte, los intentadores exhiben tasas de morbimortalidad por diversas causas varias veces mayores a las esperadas, así como una evolución clínica comprometida en el largo plazo.

    Una historia de tentativas previas es un poderoso predictor de repetición, y su número se asocia directamente a mayor riesgo de reintentos. Antecedentes remotos tales como exposición a conducta suicida en la infancia separación temprana respecto de los padres y una niñez estimada como infeliz también elevan el peligro.

    Estudios en nuestro país han identificado un conjunto de variables predictivas de reiteración: tentativa(s) previa(s) al intento índice, un intento índice severo, historia familiar de trastornos por uso de alcohol /sustancias, calificación negativa de la infancia, sentimientos de decepción por la sobrevivencia y un bajo apoyo social. Tras un seguimiento, quienes repitieron tentativas se encontraban significativamente más desesperanzados al intento índice.

    La morbilidad psiquiátrica es frecuente en los intentadores. En 127 intentadoras de suicidio, prácticamente todas recibieron algún diagnóstico DSM (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders). La categoría más frecuente correspondió a los trastornos del ánimo, seguidos por los de adaptación. El 70% presentaba trastornos de personalidad, siendo el tipo límite el más frecuente. Sobre el 50% presentaba trastornos de ánimo comórbidos con trastornos de la personalidad.

    Los repetidores conforman diferentes subgrupos, con importancia pronóstica y terapéutica. Uno de ellos estaría integrado por repetidores crónicos (“high repeaters”), que reinciden ante cada desajuste psicosocial y cuyo método habitual es la ingestión de sustancias psicotrópicas. Otro segmento lo conformarían sujetos que cometen una seguidilla de tentativas en relación a una situación de conflicto (por ejemplo, dificultades conyugales). Otros psiquiatras han descrito un tercer tipo, constituido por sujetos que efectúan intentos aislados, intercalados por varios años, en relación a crisis interpersonales. La presencia de trastornos de personalidad es generalizada en los repetidores crónicos. Otro signo desfavorable es la ausencia de evaluación psiquiátrica o la interrupción de tratamiento.

    La severidad del intento es una variable altamente relevante para el pronóstico suicidal. Se ha demostrado que la severidad del intento -evaluada como intención suicida- se asocia al riesgo eventual de suicidio. Tras cinco años de seguimiento, quienes efectuaron tentativas severas evidenciaron tasas de suicidio dos veces mayores que los otros. Hallazgos concurrentes se constatan en autores de intentos planificados, de elevada letalidad, que involucran métodos violentos o más de uno en forma concurrente. Se ha encontrado que aquellos sujetos que cometieron un intento de letalidad moderada a severa o que llevó una intención suicida inequívoca, presentaron una tasa de suicidio que alcanzó un 21%.

    Los sujetos de mayor edad efectúan intentos más severos, y tienen mayor riesgo de autoeliminarse que grupos más jóvenes. Son comunes las recurrencias suicidales, así como las ideas de suicidio y la desesperanza. Estas características le confieren un perfil similar al de quienes cometen un intento suicida exitoso.

    (I) Factores de repetición del Intento Suicida

    • Intento(s) suicida(s) previo(s) Sexo Masculino

    • Abuso de alcohol/drogas Edad Mayor

    • Trastornos de personalidad Intento Severo

    • Antecedentes psiquiátricos Enfermedad Psiquiátrica Actual

    • Edad media de la vida Deterioro de la Salud

    • Separación conyugal/aislamiento social Deterioro Social

    • Desesperanza elevada Trastorno Crónico del Sueño

    • Decepción ante la sobrevivencia

    • Antecedentes de infancia

    *En cursiva factores asociados a repetición fatal

  • Las ideas suicidas

  • La ideación suicida puede considerarse una expresión temprana de vulnerabilidad y abarca desde manifestaciones vagas de poco valor de la vida hasta propósitos autodestructivos más definidos. Puede adoptar una cualidad persistente y asociarse a diversas variables psicológicas como depresión, autoestima baja, etc. Los ideadores de suicidio presentan una elevada prevalencia de patología psiquiátrica, como trastornos del sueño, por uso de alcohol/sustancias, de personalidad y conducta antisocial. Las ideas suicidas se asocian a variables psicosociales y a medio familiar caótico.

    Se ha informado frecuencias distintas de ideación suicida en la población general. En estudiantes de medicina chilenos, un 55,1% ha presentado grados diversos de ideación suicida durante su vida y un 28,6% el año anterior; el 7,1% ha presentado intentos suicidas. También en Chile frecuencia aún mayores de ideación suicida se han informado en adolescentes.

    Las ideas suicidas son más comunes entre quienes han intentado autoeliminarse, se asocian a la severidad del intento y con a mayor probabilidad de repetición. Al constituir un importante indicador de riesgo, las ideas suicidas deben explorarse cuidadosamente. Debe considerarse que las dos terceras partes de quienes se quitan la vida han comentado previamente su propósito. Tales expresiones pueden ser verbales o no verbales (por ejemplo preparativos, regalar objetos o bienes).

    (I) Tipos y porcentajes de trastorno mental en suicidio consumado (Tabla 2)

    T. del Ánimo

    Alcoholismo

    Esquizofrenia

    Otros Diágnosticos

    Total

    1959

    55

    8

    2

    9

    94

    1960

    30

    227

    12

    31

    100

    1974

    70

    15

    3

    5

    93

    1976

    37

    11

    27

    16

    96

    1993

    57

    58

    13

    23

    93

    • LOS TRASTORNOS PSIQUIÁTRICOS COMO FACTORES DE RIESGO

    La existencia de una enfermedad psiquiátrica es uno de los más sensibles predictores de suicidio. Repetidas investigaciones que han empleado el método de la autopsia psicológica concuerdan en el hallazgo de patología psiquiátricas en la casi totalidad de sujetos que han consumado su propia muerte. Desde los primeros estudios (ver tabla 2), las enfermedades más frecuentemente diagnosticadas en los suicidas son esencialmente tres: Esquizofrenia, Trastornos del Ánimo y Alcoholismo.

    En este informe nos referiremos solo a tres tipos de trastornos psiquiátricos: unipolaridad y bipolaridad, depresiones psicóticas y trastornos del ánimo en la adolescencia. Será a este último al que le daremos un mayor importancia, debido a que nos es bastante cercano ya que nosotros somos adolescentes.

  • Unipolaridad y Bipolaridad

  • Antes que nada, definamos los conceptos de Unipolaridad y Bipolaridad. Bipolaridad, según la psiquiatría es un tipo de trastorno del ánimo, de tipo maníaco, que oscila entre dos estados o polos absolutamente distintos y de variable duración. Una paciente bipolar puede estar en un momento muy estable y en algunos momentos muy depresivo. En tanto, la Unipolaridad es otro tipo de trastorno del ánimo pero de tipo depresivo o melancólico. En la siguiente tabla se muestran características de estos dos conceptos.

    (I) Rasgos de Estados Unipolares y Bipolares (Tabla 3)

    Unipolar (Melancólico)

    Bipolar (Maníaco)

    Rígido

    Flexible

    Introvertido

    Extrovertido

    Dependiente

    Autónomo

    Rutinario

    Cambiante

    Convencional

    Liberal

    Ordenado

    Desordenado

    Fantasía pobre

    Imaginativo

    Pragmático

    Tendencias esotéricas

    Consciente y responsable

    Relajado

    Ansioso

    Creativo

    Cuidadoso y precavido

    Arriesgado

    Tanto en pacientes unipolares como bipolares se observa un elevado riesgo autolítico. La suicidalidad se distribuye en grados de riesgo, cuyo nivel inferior lo ocupan aquellos pacientes que sólo han presentado episodios maníacos. En el extremo opuesto se encuentran los depresivos unipolares. Los pacientes bipolares exhiben un riesgo intermendio.

    Los bipolares maníacos que manifiestan suicidalidad más frecuente y severa son aquellos que se rediagnostican posteriormente como estados mixtos. La presencia de ansiedad severa es un factor que aportaría riesgo en todos los grados ya mencionados.

    Sin embargo, se ha demostrado que un buen tratamiento a pacientes unipolares y bipolares con litio y/o antidepresivos reduce al mínimo la cantidad de suicidios. Pero, la descontinuación de este tratamiento conlleva muchos riesgos de suicidalidad ya que produce un desequilibrio interno muy grande sobre todo en pacientes bipolares. Por cierto, cabe señalar, que el tratamiento con litio en pacientes bipolares suele ser mayoritariamente de por vida.

    2. Depresiones Psicóticas

    La presencia de síntomas psicóticos (psicosis=demencia) se asocian a depresiones ya establecidas severas, y a reincidencias en los suicidios más frecuentes. Esta suicidalidad suele ser particularmente violenta según se ha estudiado. Además, se ha observado tasas más elevadas de suicidio en depresivos psicóticos que no psicóticos, lo que reafirma un exceso de pacientes delirantes en entre los depresivos suicidados.

    ¿Qué tan significativa es la relación entre los síntomas psicóticos y las altas tasas de suicidio debido a esta causa?

    El suicidio siempre es realizado bajo la influencia de estados de ánimos poco alentadores, tristes, por decir lo mínimo. Una conclusión inmediata de estos estados de ánimos o pensamientos es que son muy poco objetivos. Ahora bien, si a esas visiones poco objetivas le sumamos una dosis de síntomas psicóticos tenemos un pensamiento absolutamente desviado de la realidad, de una realidad que es mucho mejor huir... ¿Y huir de que forma? A través del suicidio.

    En todo caso, siempre es necesario antes que cualquier cosa, determinar si el factor que produce la suicidalidad en el individuo es una depresión psicótica o una esquizofrenia, ya que de apariencia estas dos enfermedades son muy similares y si no se estudia con detención se puede perjudicar al paciente.

    En la siguiente tabla (tabla 4)se menciona los indicadores de riesgo inminente de suicidio en pacientes con enfermedades depresivas y con esquizofrenia.

    Indicadores de Riego Inminete de Suicidio (Tabla 4)

    Enfermedad Depresiva

    Esquizofrenia

    Intentos Previos

    Historia Individual Familiar

    Sexo Masculino

    Sexo Masculino

    Ideación Egodistónica, ya no se lucha por evitarla

    Funcionamiento Premórbido

    Culpabilidad Centrada en sí mismo más que otros o en situaciones involuntarias

    Alucinaciones exigentes

    Escasa conmoción al imaginarse fuera de este mundo

    Angustia presicótica, trema.

    Ansiedad más que inhibición

    Agresividad e Impulsividad

    Información de Familiares de abuso de sustancias y alcohol

    Abuso de alcohol y sustancias

    Serenidad, señal de decisión revocable

    Depresión y desesperanza post -brote

    Despedida a familiares, reparto de objetos personales y envío de cartas.

    Ideas de perjuicio, catastróficas

    SUICIDIO EN LA ADOLESCENCIA

    • Trastorno del ánimo y suicidio en la adolescencia

    Los trastornos del ánimo constituyen el diagnóstico más frecuentemente encontrado en adolescentes suicidas, sumándose el abuso y/o dependencia al alcohol u otras sustancias. Al comprar víctimas adolescentes con jóvenes sanos se obtiene un conjunto de factores de riesgo, incluyendo la depresión mayor, estados bipolares mixtos, abuso de sustancias y trastorno de conducta. Se diferencian, además, en historia familiar (de depresión, abuso de sustancias y conducta suicida), y estrés familiar (discordia con los padres, abuso físico). En adolescentes hospitalizados, las tendencias suicidas se asocian a diversos síntomas depresivos.

    (I) Factores de Riesgo Suicida En Trastornos del Ánimo.

    1. - Conducta Suicida Previa; ideación suicida.

    2. - Historia Familiar de Suicidio.

    3. - Desesperanza elevada; ausencia de reactividad.

    4. - Ausencia o insuficiencia de tratamiento psiquiátrico.

    5. - Acontecimientos de pérdida.

    En adolescentes que ya presentan historia de trastorno del ánimo, el riesgo autolítico se ve incrementado por un episodio depresivo actual, abuso de sustancias, intentos suicidas pasados, historia familiar de depresión, tratamiento con tricíclicos y disponibilidad de armas de fuego. Al comparar adolescentes con ideas e intentos de suicidio versus quienes lo consuman, se encuentra en los últimos una frecuencia mayor de estados bipolares, así como la ausencia de tratamiento psiquiátrico y disponibilidad de armas. Este perfil delinea a un grupo con riesgo extremo de suicidio, con elevada capacidad de lograr la muerte por si mismos.

    • Tentativas y Consumación de Suicidio en Adolescentes

    El suicidio de adolescentes ha pasado a constituir un problema importante de salud pública. Su incidencia se ha triplicado en los países occidentales en los últimos treinta años, y está entre la segunda y tercera (12%) de las causas de muerte de jóvenes de 15 a 19 años de edad. Se destacan los aspectos epidemiológicos del suicidio, los factores precipitantes, los métodos autodestructivos utilizados, el significado psicopatológico de la conducta, las características de los adolescentes suicidas y las circunstancias familiares que rodean al hecho.

    Los adolescentes llevan a cabo actos suicidas con diferentes métodos. Estos incluyen armas de fuego, medicamentos o venenos, ahorcamiento, salto desde altura, intoxicación con monóxido de carbono, lanzamiento al tráfico vehicular, incineración, asfixia por inmersión, apuñalamiento. En 20 casos de tentativas de suicidios en adolescentes atendidos en el Hospital San Juan de Dios, de Santiago, el método más utilizado fue la ingestión de medicamentos, especialmente ansiolíticos y neurolépticos.

    Entre los factores precipitantes en conductas suicidas en los adolescentes se mencionan las crisis disciplinarias y legales, pérdidas y conflictos interpersonales, exposición al suicidio o conducta suicida de familiares o amigos, acumulación de circunstancias vitales adversas y, en un pequeño número de casos, lecturas sobre suicidio en periódicos o novelas.

    Se afirma que la mayoría de las tentativas de suicidio en adolescentes se presentan en ausencia de un trastorno psiquiátrico específico, siendo más bien expresión de problemas psicopatológicos del medio que rodea al sujeto. Estos jóvenes muestran algunas características psicosociales disfuncionales, que incluyen sentimiento de desesperanza, dificultades en el control de impulsos, escasas habilidades sociales de resolución de problemas y modulación afectiva. La desesperanza ha sido correlacionada con la severidad del intento de suicidio. Sólo en 20 a 25% de estos casos se ha encontrado asociación entre tentativas autodestructivas y trastornos psiquiátricos, tales como desórdenes afectivos, conducta antisocial y abuso de alcohol y drogas. Sólo una minoría tiene problemas de adaptación y rendimiento escolar.

    • Texto Psiquiátrico: “Súplica Adolescente”

    Por Anamaría Abud - Sicóloga Clínica

    Una sobredosis de analgésicos o sedantes.

    Una forma de súplica, un llamado de auxilio.

    Es el intento de suicidio.

    Los adolescentes son los que más le dan vueltas a la idea. El impulso responde no sólo a los sentimientos autodestructicos sino que, la mayoría de las veces, es una forma de agresión hacia los padres u otras personas significativas.

    Buscan controlar o manipular sus comportamientos; provocar sentimientos de culpa en los demás y hacerlos lamentar no haber actuado del modo que él o ella anhelaba.

    Existen múltiples circunstancias que inducen al adolescente al suicidio: peleas con familiares o pololo, sentimiento de no ser amado o aceptado por la familia, depresión nerviosa, embarazo, muerte de un ser querido, etc.

    Pero no todos los jóvenes pueden tender al suicidio como única solución a sus problemas. Existen ciertas características de personalidad que, agravándose, gatillarán esta decisión: personas depresivas, con fuertes dificultades para integrarse al círculo familiar o de amistades, con graves problemas para establecer una buena comunicación.

    Hay jóvenes que, por su modo de ser, tienden a ser rechazados. Otros tremendamente inseguros y poco asertivos. Todo esto puede acarrear que se elija el intento de suicidio como una forma de escape, dependiendo de cuán graves son estos sentimientos.

    Basta analizar las circunstancias que rodearon al hecho para identificar la intención y las posibles soluciones al problema.

    Aun cuando la mayor parte de los intentos de suicidio no son sinceros y afortunadamente fracasan, ninguno debe ser tomado con ligereza.

    Hay que analizarlos y considerarlos seriamente. En ningún caso reprobar, desacreditar o burlarse del fracaso del intento.

    Si no se da importancia al hecho, el joven podría intentar un método certero al confirmar que los padres o implicados siguen sordos al mensaje y no piensan hacer nada por modificar la situación.

    Es cierto que, en estas circunstancias, el adolescente puede explotar la situación dramatizando sus emociones y sentimientos. Sin embargo, como puede descartarse la más remota posibilidad de que trate de suicidarse nuevamente, es imprescindible adoptar un tratamiento serio, haciéndoles sentir así lo importantes y queridos que son.

    Es bueno que todos los adolescentes con esta estructura de personalidad, y quienes conviven con ellos, sepan que la tendencia al suicidio existe. Que en el momento de descubrir a uno de ellos en esa acción hay que disuadirlo de inmediato y transmitir la información a la familia lo más rápido posible.

    Los padres deben buscar ayuda profesional con prontitud y estar dispuestos a algunas sesiones de terapia familiar cuando corresponda.

    Si los intentos de suicidio están motivados por una depresión aguda, el profesional tratante determinará la necesidad de una terapia medicamentosa o de hospitalizar al paciente y administrar el tratamiento.

    • Texto Anónimo Obtenido de Internet

    ... Siento que no voy a ser capaz de reinsertarse en la escuela, que voy a perder el año por fracasado que no entiende, y, peor aún que ya no está interesado en entender... ¿Para qué esforzarme tanto? No valgo ni vale la pena luchar. Mejor es morir y mandar todo a la basura. Quiero morirme. No veo la razón de mi existencia. Tengo depresión, me hospitalizaron y sólo sirvió para prolongar esto y reafirmar aun más mi decisión. Se ha borrado todo lo bueno por esta pena, angustia, el deseo de no vivir más.

    Sé y lo tengo presente que hay mucha gente que me quiere. Mas de nada sirve el amor externo si yo no me quiero, no me acepto... Es que en mí no hay nada válido ni sólido para aceptar.

    No creo en ninguna esperanza.

    No quiero nada más.

    Fracasé. Y fracasé hasta el último día que viva, porque yo soy el Fracaso. Algo que merece y debe morir, algo que nunca debió haber existido. No me arrepiento de lo que he escrito, me arrepiento de no haberme dado cuenta y haber acabado con esto antes... Quizás, hubiera sido menos doloroso...

    ... Sabemos y tenemos claro que esto es un informe y no una comprensión lectora, pero textos como el leído antes, dan para reflexionar y tomar en cuenta todo lo que solo parece teoría, pero que queda de manifiesto en estas cortas pero fuertes líneas...

    • Consejos Generales Sobre el Suicidio.

    Si alguien se encuentra en estado deprimido o al borde del suicidio, nuestra respuesta inmediata debe ser ayudar. Ofrecer un consejo, intentar buscar soluciones son un excelente ejemplo de ayuda.

    Sin embargo, mejor sería callar y escuchar; las personas que están pensando en suicidarse no quieren oír respuestas o soluciones. Buscan un refugio donde poder expresar sus temores y preocupaciones, para ser ellos mismos.

    Hay que saber escuchar y tratar de entender los sentimientos que están llevando a la persona a buscar el suicidio como salida.

    Las personas que están al borde del suicidio quieren básicamente tres cosas:

  • Que alguien les escuche

  • Alguien en quién confiar

  • Alguien que se preocupe

  • CONCLUSIONES

    Con este trabajo hemos apreciado lo fuerte que es el Suicidio.

    También hemos conocido en profundidad algunos de los factores que lo provocan y las características que tienen las personas al borde del suicidio, que ejecutan el suicidio y que mueren a causa del suicidio.

    Nos parece necesario, crear una mayor conciencia en las autoridades para evitar así que la cantidad de suicidio tanto como a nivel nacional como mundial, disminuya. Se han tomado medidas, pero en cuanto a recursos médicos de tipo psiquiátrico principalmente queda mucho por hacer.

    Quizás sea difícil acabar con el suicidio en la sociedad actual, pero no por ello creemos que se debe dejar de poner énfasis en campañas que sirvan de ayuda, consejo y apoyo a las personas que busquen el Suicidio como solución a su vida.

    Creemos que tal vez sea correcto en parte la teoría del sociólogo francés que se refería a que el individualismo provocaba más suicidios, pero consideramos necesario que los individuos de hoy en día tengan su espacio para el desarrollo interior, sin embargo, si este desarrollo se ve interrumpido por alguna patología de tipo psiquiátrica, pensamos que lo mejor es que sea tratada por un especialista.

    Finalmente, concluimos que el suicidio se puede prevenir, siempre y cuando la persona se abra a los demás y pida ayuda, o bien, sea tratada por un especialista. Quizás la vida se vea muy complicada en algunos momentos, pero no por ello se debe interrumpir u optar por una salida tan drástica.

    VOCABULARIO

  • - SUICIDIO: es la muerte ocasionada intencionalmente.

  • 2.- SUICIDALIDAD: ideas e intentos suicidas.

    3. - PERSONALIDAD LIMÍTROFE O LÍMITE: patrón generalizado de relaciones personales, autoimagen y emocionalidad inestables, con impulsividad marcada que comienza durante la adultez temprana, y que aparece en múltiples contextos, como por ejemplo en pequeños cuadro de psicosis.

    BIBLIOGRAFÍA

    1. - Resumen de Ensayo sobre El Suicidio de Emile Durkheim.

    2. - “Psicoanálisis y Sociología” por Dr. Ramón Florenzano. (Abril `01)

    3. - Sitio Web www.psiquiatria.com

    4. - Sitio Web www.psiconet.com

    5. - Sitio Web www.santojanni.org

    6. - Biblioteca del Congreso Nacional de Chile. (http://www.congreso.cl)

    7. - “La Horrorosa Belleza del Suicidio” por Mario Elkin Ramírez ('98)

    8. - “Suicidio” por Mariano Juliá (Trabajo para 3º de Ética)

    9. - Befrienders International.

    10. - Psiquiatría Clínica (Sociedad de Neurología, Psiquiatría y Neurocirugía de Chile)

    11. - Ministerio de Salud de Chile (www.minsal.cl)

    12. - Instituto Nacional de la Juventud (www.inj.cl)

    13. - Compendio de Psiquiatría. Editorial Salvat.

    22