El sombrero de tres picos; Pedro Antonio de Alarcón

Literatura española del siglo XIX. Novela realista. Realismo. Costumbrismo. Argumento y tema. Personajes

  • Enviado por: Baquero
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 11 páginas

publicidad
publicidad

El sombrero de tres picos:

1º De cuando sucedió la cosa:

En esta primera parte el autor describe la situación política y militar, que por aquella época no era otra que el reinado en España de Carlos 4º, mientras que las costumbres de los mayores seguían siendo a la antigua, con rancias costumbres y en paz y armonía con Dios, mientras que los frailes seguían con los privilegios ante el gobierno pero tenían que pagar forzosamente muchos tributos

España vivía en el antiguo régimen en todas las esferas de la vida pública.

2º De cómo vivía entonces la gente:

Se empieza describiendo la vida en Andalucía:

  • Las personas de suposición se levantaba temprano para ir a misa

  • Almorzaban a las 9 de la mañana: un huevo frito, una jícara de chocolate

  • Después de comer era costumbre echarse una siesta

  • Cerraban las puertas de sus casas antes del toque de queda y cenaban ensalada y guisado

Al final el autor alaba aquella época en la que cada uno tenía sus cosas y había gente de todas las razas y clases y vivían en paz y harmonía

3º Do ut Des:

Había un famoso molino que hoy en día ya no existe el cual estaba limitado por un traicionero río, este molino estaba situado cerca del pueblo en las montañas, y sobre el la tierra era muy fértil, por ahí cerca había un camino por el cual paseaban los transitantes y cuando llegaban por donde estaba el molino descansaban en el, era un sitio muy frecuentado por diversas razones

1º Porque el camino estaba menos colapsado que otros

2º Porque en el molino había una plaza de piedra con muchas parras y por tanto había mucha sombra

3º porque el molinero era buena gente conocido por todos y solía obsequiar a sus visitantes con cerezas, lechugas etc.

Pero el molinero no era rico no mucho menos sino los que hacia es agradar a sus visitantes como cobradores de impuestos para sacar algo a cambio de ellos, así si necesitaba frutos alababa a un fraile y luego le pedía el favor de que se los diera, de esa manera se despreocupaba de ganar el dinero suficiente para comprarlo, lo mismo hacia si necesitaba leña o si no quería pagar el censo etc.

4º Una mujer vista por fuera:

Una de las razones de que la gente frecuentara el molino del tío Lucas era el poder ver a la señora Frasquita que era como denominaban los clérigos la obra mas bella que habían hecho las manos de Dios

Pero esto tenia sus consecuencias que no eran otras que las de que los visitantes intentaran coquetear con la señora delante de las mismísimas narices del tío Lucas, pero esto al tío Lucas no le sentaba mal todo lo contrario sino que le honraba poseer una mujer tan deseada

La señora rondaría los treinta años, de dos varas de estatura y recia a proporción, parecía un Hércules en mujer pero lo que más destacaba de ella era su ligereza y movilidad, tenia 5 hoyuelos, su cara siempre radiaba salud y alegría

Pero ni el tío Lucas ni Frasquita eran andaluces, ella era navarra y el murciano, en Estella el tío conocía a la señora y se casaron, posteriormente se trasladarían hasta el molino que les haría tan felices y dichosos.

La señora cuando se traslado a Andalucía, como no era andaluza no tenía sus hábitos y por tanto vestía con mas sencillez y desenfado y elegancia que ellas.

Llevaba falda o por los pies o sumamente corta con el pelo recogido, tenia las orejas diminutas y el tono de voz era el de un melodioso instrumento

5º Un hombre visto por fuera y por dentro:

El tío Lucas era la persona más fea del mundo, pero era la mejor persona habida y por haber, la más simpática y agradable.

Tal era su simpatía que la señora Frasquita no se pudo resistir a su sonrisa picaresca y a la vez dulce del tío Lucas y eso que la señora estaba rodeada de señores de bienes.

El tío Lucas era pequeño, barbudo, orejón, chepado y moreno, pero eso si tenía una mandíbula perfecta, pero la verdadera belleza la llevaba dentro, poseía una voz varonil, persuasiva

Tenía un carácter sátiro y burlesco, en definitiva así era el tío Lucas

6º Habilidades de los dos cónyuges:

El tío amaba locamente a su mujer con la cual no había tenido ningún hijo porque según él al mimar a uno se descuidaría al otro, esto no les preocupaba al contrario parecían dos jóvenes chiquillos los cuales no se separaban uno del otro

La señora Frasquita sabia hacer de todo por lo que el molino estaba muy bien cuidado atendiendo a todas las necesidades, pero el tío no era menos, tenía un gran ingenio, era un manitas y hasta había conseguido hacer bailar a un perro, también lo que contribuía a que el molino fuese casi perfecto era que estaba rodeado de tierras con flores exóticas con frutas de todo tipo, también tenia animales de todo tipo como palomas, taller de carpintería etc.

7º El fondo de la felicidad:

El tío confiaba tanto en la señora que creía hasta que ella le quería más a él que viceversa.

La señora era muy celosa ya que siempre estaba pendiente del tío, cuando se retrasaba le pedía cuentas y estaba intranquila pensando en que estará haciendo, sin embargo el tío Lucas era un caballero que no le pedía cuentas a la señora, tenia plena confianza en ella y tal era la suya que la dejaba días enteros sola incluso sabiendo que los señores se les insinuaban, pero eso a él no le molestaba eso, todo lo contrario le adoraba saber que poseía a una mujer tan deseada

8º El hombre del sombrero de 3 picos:

Eran las dos de una tarde de octubre y a esa hora todas las principales personas de la ciudad y habían comido y pasaba pues por la plaza un hombre con una capa larga negra y un inconfundible sombrero de tres picos que pertenecían al inigualable tanto por el día como por la noche al corregidor.

Este señor era aún más chepado que Lucas, de estatura media y las piernas abiertas de tal manera que cuando andaba parecía mecerse de un lado hacia el otro, no tenía dientes, pero parecía tener una cara tal que cuando era joven no le faltaron pretendientas, este señor se llamaba Eugenio y había nacido en Madrid de familiares ilustres, tenía alrededor de los 55 años y unos 4 de corregidor. Aunque siempre llevaba una capa que le cubría todo se le podía observar que levaba unas medias blancas con unos zapatos con hebilla, y se apoyaba en una garrota, siempre iba acompañado por el alguacil que se llamaba Guadaña y como su nombre indica era un hombre larguirucho con cuello largo que miraba a todas partes girando su largo cuello como si de un detective se tratase, vestía con un sombrero de tres picos pero mas pequeño que el del corregidor, este hombre parecía la sombra del señor Eugenio.

9º Arre, Burra:

Una mañana temprano pasaba el corregidor por un camino en busca de la señora Frasquita, todo el mundo le tenia miedo y al pasar cerca de ellos se preguntaron ¿cómo irá tan temprano a ver a la señora Frasquita y además solo? Esto es causa de habla entre las personas del pueblo. El señor Manuel se pregunta todo esto, de forma irónica ya que la señora Frasquita estaba casada sin embargo la mujer de Manuel sale a defender a la señora diciendo que no cree capaz a la señora de ponerle los cuernos al tío, sin embargo si ve capaz de intentarlo al corregidor al cual describe como un faldero. Manuel piensa que no puede ser posible que le este poniendo los cuernos ya que conoce a l tío y sabe de su fuerte temperamento y además es un hombre de bien y a éstos nunca les ocurren cosas de estas, con lo que cambian de conversación.

10º Desde la parra:

Estando la señora Frasquita barriendo y el tío Lucas subido en una parra discutiendo del cortejamiento del corregidor a su mujer, el tío Lucas lo ve llegar desde lo lejos y se lo hace saber a su señora la cual no se creía que el corregidor andaba detrás de ella, para demostrárselo a su mujer el tío Lucas le propone que no le diga que esta subido a la parra para así poder escuchar lo que el corregidor le diga a su mujer, ya que Lucas estaba segura de que venía a declararse a su mujer, a lo que su mujer acepta a carcajada limpia diciendo: “verás lo bien que no lo vamos a pasar”.

11º El bombardeo de Pamplona:

Cuando el corregidor llegó pudo observar que el tío Lucas no estaba y para asegurarse le Pregunto a la señora que donde estaba a lo que ésta le respondió que estaría dormido en cualquier sitio al oír esto al corregidor le vibraba todo el cuerpo de pensar que iba a estar a solas con ella, la señora Frasquita sin cortarse un pelo empezó a provocarle y el corregidor solo podía quedarse callado contemplando tal belleza, esto dura unos instante hasta que el corregidor suspiró y se le insinuó a la señora y esta ni corta ni perezosa aprovechó para sacarle algo a cambio, ya que la señora tenía un sobrino y la señora quería traerlo al pueblo y hacerlo secretario, y esto fue lo que le pidió al corregidor el cual se lo negó y la señora insistió de manera que el Corregidor le preguntó que si ella le quisiese a ese precio, a partir de ahí el corregidor se declaró, al señora Frasquita metiendo baza le pregunto por su mujer a lo que este le respondió que desde que la conoció (a Frasquita) se olvidó de su mujer, que la quiere pero no tanto como a la señora Frasquita que por ella lo daría todo, en ese momento el corregidor se abalanzó sobre la señora tocándole así sus pechos y al momento se levantó la señora y tiro al corregidor al suelo entre carcajadas disimulando como si la culpa de su caída hubiese sido la rotura de la pata de la silla, al mismo instante bajó de la parra Lucas el cual preocupado intentó ayudar a levantar al corregidor sin que éste levantar sospecha de que lo había escuchado todo, y lo hizo poniéndole la excusa de que se había quedado dormido encima de la parra y que si no se hubiese caído el corregidor no se hubiese despertado pudiéndose así haberse caído. El tío Lucas lo hizo tan bien que ni siquiera el mejor lince le hubiese pillado, el corregidor enfurecido se levantó y viendo el enfado de éste la señora sacó a relucir sus encantos y le pidió perdón dejando así al corregidor embobado y aceptando sus disculpas

12º Diezmos y primicias:

Después de este suceso el tío Lucas le ofreció un racimo de uvas al corregidor el cual después de ver ala señora con el racimo de uvas en sus manos y contemplar su belleza no pudo resitirse pero antes de que las probara llegó el obispo el cual se quedó contemplando la hermosura de la señora Frasquita, y después dijo dadme los diezmos y primicias para la Iglesia, el tío le ofreció el racimo y él lo tomó, posteriormente entraron en la casa y partieron una torta a partes iguales y mientras comían hablaban de las posibles guerras entre Napoleón y Austria y estuvieron ahí durante media hora.

13º Le dijo el grajo al cuervo:

Hora y media después todos estaban de vuelta a la ciudad, un abogado y dos canónigos acompañaron al corregidor hasta la puerta del ayuntamiento donde el dijo que tenia que trabajar, mientras en su regreso a casa el abogado y los dos canónigos pasaron por unas calle las cuales estaban oscuras y sin luz porque todavía no se había inventado. En su camino se encontraron a una pareja que al verlos cesaron su “actividad amorosa” por miedo a las represalias, durante este trayecto los tres se preocupan por el qué dirán al llegar tan tarde a sus casas por culpa de haberse quedado tan tarde en el molino. Pero todos intentan excusarse diciendo que si iba hasta el mismísimo obispo no tiene nada de malo, a lo que después cambiando de tema comienzan a hablar de la señora Frasquita y de lo guapa que estaba y empezaron a decir que le gustaba al corregidor pero se acabaron de dar cuenta que también les gustaba a ellos

14º Los consejos de la Garduña:

Mientras el corregidor acompañado de Garduña estaban hablando acerca de la señora Frasquita, y Garduña le dice al corregidor que por lo que éste le ha contado la señora está enamorado de él, pero el corregidor no está tan seguro ya que piensa que él es más feo que Lucas, pero Garduña le hace ver que no y que además tiene un as en la manga que es el nombramiento del sobrino de la señora ya que esta sería capaz de hacer cualquier cosa por esto, por lo que el corregidor se pone en marcha y escribe una carta para el nombramiento del sobrino de la señora y lo mismo hace escribiendo una carta al alcalde para que haga algo con el molno ya que no forma parte del territorio de la ciudad sino que está mas allá. Después se ponen a planificar como ir por lo noche a visitar a la señora sin que su mujer ni Lucas se den cuenta y el corregidor ordena que emborrachen a los que están allí para que no se den cuenta de nada y así al final poder marcharse antes de que vuelva el tío Lucas.

15º Despedida en prosa:

Cuando habían acabado ya de noche sus tareas en el molino se disponían a cenar la señora y el tío Lucas cuando sonó la puerta, era un mensajero que traía una orden para que el tío fuese inmediatamente al ver al alcalde sin preguntar el porque, esto les extraño a ambos. La señora intentó ir con ellos pero se lo impidieron diciéndole que solo era asunto de Lucas, por lo tanto cogió una burra Lucas y se marchó par ver al alcalde

16º Un ave de mal agüero:

En su camino hacia la casa del alcalde Lucas y el corregidor se encontraron una sombra inconfundible que era la de Guadaña entonces todo le empezó a encajar al tío Lucas, pero su confianza en la señora le impidió ponerse celoso.

17º Un alcalde de monterilla:

Cuando llegaron a la casa del alcalde este lo recibió amistosamente lo cual le hizo sospechar al tío ya que normalmente solía ser grosero con los inferiores a él, esto le hizo afianzar mas su teoría. El alcalde le propuso que se quedara a dormir y Lucas aceptó de modo que ninguno sospechó nada de que Lucas se había dado cuenta de lo que estaban tramando.

18º Donde se verá que el tío Lucas tenia el sueño muy ligero:

En cuanto lo dejaron solo al tío Lucas cogió una burra y la sacó de donde estaban y una vez fuera marchó rápidamente por un camino hacia su molino sin que nadie se diese cuenta

19º Voces clamantes in deserto:

Mientras se dirigía camino a su casa Lucas se empezó a arrepentir de desconfiar de su mujer ya que si ella siendo tan guapa estaba con él tan feo sería por algo, entonces se paró y la burra rebuznó y el sonido se escuchó en todas partes y el alguacil que seguía al tío Lucas se dio cuenta y huyó del mismo modo que lo hizo Lucas, el cual siguió su camino a su molino. Lucas tuvo una sorpresa al llegar al molino y descubrir que la puerta estaba abierta

20º La duda y la realidad:

Cuando entró por la cocina pudo observar que no había nadie en ese momento Lucas se estaba haciendo miles de preguntas acerca de su mujer, pero cuando observó toda la ropa del corregidor colgada en el ropero el tío enfureció cogió un fusil en su mano y se dirigió hacia arriba donde se encontraba el dormitorio, durante un momento dudó acerca de que le estaban engañando y por un momento se alegró ya que no oía a nadie dentro de la habitación pero al momento escuchó un tosido el cual era del corregidor. Lucas se asomó por la mirilla y solo pudo observar la cabeza del corregidor en la almohada de la cama, esto demostró que Lucas llevaba razón y su mujer le estaba engañando con el corregidor, en ese momento se enfureció el tío Lucas aún más. Durante un instante estuvo pensando el que hacer, ya que si los mataba a él lo colgarían y lo despreciarían por celos, cuando pasaron unos instantes echó a reír y dijo ya lo tengo: “la mujer del corregidor también es guapa”. Es decir que sus intenciones eran engañar a su mujer con la mujer del corregidor

21º En guardia caballero:

Pero lo que realmente pasó antes de que el tío Lucas llegase a el molino fue que el corregidor se presentó en el molino choreando de agua diciendo que casi se ahoga y con el papel del nombramiento del sobrino de la señora Frasquita, pero a ésta que no es nada tonta se da cuenta de lo que el corregidor trama y no consiente abrirle. Tras las amenazas por parte de unos y de otros la señora le abre la puerta y este le dice que se está muriendo y de repente cae como muerto, la señora no sabe lo que hacer y sale hacia a fuera donde estaba Garduña (el corregidor se lo había dicho que estaba allí) y le dice que valla a ver a su amo que se esta muriendo y que ella mientras va a avisar a un médico (esto último era una excusa para poder ir a buscar al tío Lucas)

22º Garduña se multiplica:

Al llega Garduña allí y ver al corregidor así le preguntó lo que le pasaba y este le contestó que estaba muerto de frío por lo que el alguacil le quito las ropas y las colgó y llevo al corregido a la habitación del tío Lucas para que se calentase. Al rato el corregidor comenzó a regañar al alguacil porque su estrategia no le había servido para nada y a lo que le respondió Garduña: no habrá sido para tanto cuando la señora ha ido ha buscar un médico para usted. Entonces el corregidor se asustó aún mas ya que se dio cuenta de que donde iba realmente era a la casa del corregidor a contarle a su mujer lo que había pasado, por lo que el alguacil salió disparado a buscar a la señora mientras que el corregidor descansaba en cama ajena, fue en ese momento cuando llegó el tío Lucas

23º Otra vez el desierto y las consabidas voces:

En su camino la señora Frasquita escuchó un rebuzno, por lo que pensó que le estaban siguiendo y aquel su marido no podía estar parado a esas horas en mitad del campo y por ahí no había ningún cortijo, por lo que por prevenir se salió del camino y continuó por el sembrado hasta que llegó a la casa del alcalde sobre las 11 de la noche.

24º Un rey de entonces:

Cuando llegó a la casa del alcalde y este salió la señora le pidió que quería ver a su marido, mientras que el alcalde se hacia el loco como si no supiese nada. El alcalde mandó llamar a Lucas pero cundo no lo encontraron todos se pusieron nerviosos sobre todo la señora ya que pensaba que si su marido encontraba allí al corregidor lo mataba, por lo que salieron rápidamente a buscarle al molino (sabían que estaba allí porque el espía que se creía que le seguía a la señora no era otro que Lucas que se cruzaba con ella)

25º La estrella de Garduña:

Cuando Garduña llegó a la casa del alcalde comprobó que no estaba la señora y ordenó que no dejaran pasar a nadie, por lo que el alguacil disgustado por haberse equivocado se marchó y en su camino se cruzó con Lucas el cual iba disfrazado como e corregidor pero Garduña no se dio cuenta.

26º Reacción:

Una vez llegó Garduña al molino le contó todo al corregidor el cual se alegró ya que tenía previsto encarcelarlos a los dos (Lucas y Frasquita) posteriormente el corregidor ordenó al alguacil que le trajera la ropa seca para vestirse.

27º Favor al rey:

Cuando llegaron todos al molino vieron a un hombre escapar con la ropa del tío Lucas puesta por lo que pensaron que era el , todos se echaron encima de él hasta que por fin gritó el corregidor y todos se dieron cuenta de que era él y el explicó que le había robado la ropa el tío Lucas y por eso llevaba su ropa porque no tenía otra. Dicho esto el alguacil dedujo que el tío Lucas estaba disfrazado de corregidor y se dirigía a la casa del éste a contarle todo a su mujer , y también añadió que a lo mejor no se contentaba solo con contarle a la corregidora lo que había pasado

28º Ave María Purísima...

Al llegar allí llamaron y nadie contestaba hasta que una criada se asomo y les dijo que se marcharan que su amo hacía tiempo que había llegado y se había acostado, en ese momento la señora Frasquita rompió a llorar el corregidor insistía en que le abriesen por lo que salieron los criados y le propiciaron su 2ª paliza de la noche, se armó la de mil demonios mientras que la señora apartado continuaba llorando y dándole vueltas de porqué su marido había desconfiado de ella

29º Post nubila... Diana:

La corregidora se asomó y dijo que el corregidor (Lucas) les permitía que subieran, mientras subían el corregidor estaba nerviosismo y no hacia mas que pensar que habían manchado su nombre.

30º Una señora de clase:

Mientras subían la señora corregidora estaba esperando frente a la puerta con los mejores atuendos de su época y con mucha clase era una mujer joven y era descendiente de los conquistadores de la ciudad, sus padres le obligaron a casarse con el corregidor, ella quería ser monja pero se sacrificó. La señora había hecho de la habitación una majestuosa como si de un cuento se tratase.

31º La pena del talión:

Cuando llegaron todos arriba la señora negaba que el corregidor al que trataba como si fuese Lucas fuese su marido, tal era así que mandó que lo encerraran, pero el corregidor insistía en que se las iba a pagar entonces la corregidora hizo pasar a Frasquita en ese momento las dos señoras se miraron y hubo algo entre ellas que les dio confianza mutua. La corregidora dijo entonces, suponiendo que tu ere mi marido que haces pues a estas horas fuera de tu casa sin tu mujer, con otras vestimentas y con otra señora, entonces entro el tío Lucas vestido con la ropa del corregidor y su bastón.

32º La fe mueve montañas:

Lucas se quitó el sombrero y todos se quedaron atónitos al comprobar el gran parecido de Lucas con el corregidor y éste le dijo a Frasquita ¿ le has enviado a tu sobrino el nombramiento? A lo que Frasquita se levantó y le dijo a Lucas me das asco, entonces rompió a llorar y la corregidora la abrazó como si fuese su madre a lo que el corregidor aprovechó para hacerse el inocente y también rompió a llorar, todos lloraban pero ninguno se explicaba.

33º Pues ¿ y tú? :

Lucas que también estaba llorando le pidió cuentas a su mujer y del mismo modo ella a él, aquello fue un sinfín de preguntas ¿y tú? Se repetían las dos pareja y esto hubiese continuado si la corregidora no hubiese puesto orden entonces ésta le pidió a la molinera que se explicara y esta le dijo que tenía dos testigos sus burras y le contó a Lucas l de que se cruzaron y las burras rebuznaron como saludándose entre ellas como buenas amigas, entonces Lucas entró en razón y le pidió perdón a su mujer, entonces ésta le pidió que le explicara porque había desconfiado de ella y la corregidora intervino por el para explicarlo pero les pidió que se cambiaran de ropa

34º También la corregidora es guapa:

A la corregidora comenzó a explicarle que pillaron al tío Lucas debajo de la cama de la corregidora y como creían que era un ladrón lo detuvieron y se lo llevaban a la cárcel hasta que les contó lo de su mujer y el corregidor, de modo que trataron de ponerse de acuerdo para que cuando volvieran, el tío Lucas se hiciese pasar por el corregidor. La corregidora le explicó a la molinera que no le extrañaba lo de su marido ya que se figuraba que estaba detrás de ella, cuando se les pasó el sofocón las dos mujeres echaron a reír.

35º Decreto imperial:

Entraron el tío Lucas y el corregidor ya cambiados de ropa y la molinera se acercó al tío y le dio un pellizco como símbolo de paz. A lo que el corregidor le dijo a su mujer: se entienden todos ellos, menos nosotros. El corregidor continuadamente le pidió explicaciones a su mujer y ésta ignorándole acompaño a Lucas y a su mujer a la salida para despedirlos, el corregidor se lo intentó impedir alegando que como no le explicara lo que estaba pasando detendría a Lucas pero nadie le hacía caso. Cuando se habían marchado el tío Lucas y su mujer, la corregidora volvió y le echó la bronca al corregidor y éste siendo el mayor cínico entre los mas dijo: “ pensaba que sería peor”

36º Conclusión, moraleja y epílogo:

Mientras volvían y salía el alba, Lucas le pidió a su mujer que diese las ropas de su cama y le confesó que quería tener hijos con ella. Por la tarde se juntaron en la plaza todos los altos cargos y el obispo les hizo saber al molinero y a su mujer que el corregidor iba a pagar lo que había hecho y que aunque hubiese pasado lo que fuese seguirían yendo a su molino, pero le pidieron a la molinera que fuese menos provocativa, luego todos comenzaron a comer uvas de la parra que tenía el tío Lucas hasta que esta ya no daba mas de sí

La última parte el autor pasa explicando como continuaron todos su vidas después de lo que ocurrió.