El sombrero de tres picos; Pedro Antonio de Alarcón

Literatura española del siglo XIX. Novela Realista. Realismo y costumbrismo. Época. Estilo literario. Argumento

  • Enviado por: GurichE
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 18 páginas
publicidad
publicidad

...:Índice:...

Localización:

Época.................................................................................. 2

Genero............................................................................... 3

Autor........................................................................3, 4 y 5

Idea Básica.......................................................................... 5

Estructura del tema:

Situación y origen.......................................................... 6

El molino y sus moradores............................................ 7

La burla al corregidor........................................... 8 y 9

Como lo planean todo y la noche................. 10, 11 y 13

El corregidor haya su castigo...................... 14, 15 y 16

Como vivieron los personajes...................................... 16

Estilo.................................................................................... 17

Valoración Personal....................................................... 18

Localización:

Época:

Tres años después del nacimiento de Alarcón(1836), estalla el motín de la Granja y un grupo de sargentos progresistas imponen a la reina Maria Cristina la Constitución de 1812. Este hecho es significativo de lo que será la situación política española durante todo el siglo; el conflicto permanente entre las ramas liberales, la moderna y la progresistas .

El liberalismo ha triunfado, aunque los absolutistas continúen oponiéndose a él. La forma mas violenta de esta oposición el Carlismo. Faltaban tres años para que la primera de las cuatro guerras carlistas acabara con el convenio de Vergara.

Los años de “la modernización”, los de la Constitución de 1845 con sus restricciones al sufragio y a la soberanía nacional son los años en los que vive y escribe Alarcón.

En esta época surgen nuevos sectores sociales (clases medias, obreros industriales...) y en los estamentos dirigentes algo cambia: la Iglesia pierde poder económico y la aristocracia lo consolida enriqueciéndose con la compra de las propiedades eclesiásticas, a partir de la Desamortización de Mendizábal.

El liberalismo moderado se afianza sobre las nuevas clases, y lo que se ha llamado “forma moderada de la existencia” se prolongara hasta la restauración (1874-1902) : años grises, de prudencia y de orden (la guardia civil ha sido creada), de calma interior y patriotismo que exalta la guerra del pacifico o la intervención militar en Marruecos.

Más tarde en la revolución de septiembre se mostrará la fragilidad de la era moderada y esto hará que las clases populares y los numerosos partidos que se mantienen al margen, busquen respuestas durante todo el periodo revolucionario.

Género:

Esta obra de Pedro Antonio de Alarcón, pertenece a la narrativa. Es una novela narrada en su mayoría por un narrador omnisciente; ya que conoce los sentimientos y la psicología de estos.

La obra esta narrada en la mayor parte pero también tiene fragmentos dialogados compuestos por frases cortas, impersonales, exclamativas, etc...

Autor:

Nació en Guadix (Granada) el 10 de marzo de 1833, procedía de una familia noble venida a menos desde que durante la guerra de la independencia, le fueron confiscados sus bienes a su abuelo paterno por los invasores.

Alarcón pasó su infancia en esta ciudad y tras un fallido intento de que estudiara Leyes, sus familiares le orientaron hacia la carrera eclesiástica en el seminario Guadijeño, donde antes se había graduado de bachiller. El joven no tenia vocación religiosa y para él se abre un periodo de luchas internas entre las peticiones de sus padres y sus verdaderos deseos.

Durante su estancia en el seminario Alarcón leyó en abundancia y escribió algunas obras dramáticas: La constancia de una esposa, Una lección a los viejos enamorados, El día de San Lorenzo y la Conquista de Guadix.

En 1853 abandona todo y marcha a Cádiz, donde publica El eco de occidente.

La vida de Alarcón es muy agitada en los meses siguientes, hasta el punto de que cuando se produce la Vicalvarada, él se pone al frente en la insurrección en Granada, asaltando un deposito de armas, que reparten al pueblo, y creando un periódico, la Redención.

Su violencia verbal en el mismo hizo que se viera envuelto en un duelo a muerte con Heriberto García de Quevedo, que caballerosamente disparo a aire perdonándole así la vida.

A medida que se abren las puertas de Madrid, decrece su furor revolucionario y se centra decididamente en su creación literaria, aparte de sus compañeros granadinos trasladados a la capital, Alarcón accede al gran mundo de salones y círculos de moda y publica su primera novela: ELFINAL DE NORMA (1855).

Cuando O'Donnell inicia la aventura africana, en plena euforia de propaganda patriótica, Alarcón se alista como voluntario del ejercito de África. Pasado un tiempo tratara de justificar y dar alcance simbólico significativo a su alistamiento realmente mas obedeció a la propaganda que rodeó la campaña y a un impulso aventurero de autor de “Sombrero de tres picos”.

Alarcón trató de compaginar la actividad política con el cultivo de la literatura, fue diputado en varias ocasiones pero también conoció el destierro en 1866 con la protesta de los unionistas contra el gabinete de Narváez-González Bravo.

Desde 1873 Alarcón se vuelca en sus producciones literarias, escribiendo sus obras más notables: “El sombrero de tres picos”, “El escándalo”, “El niño de la bola”, “La prodiga”, “El capitán veneno”; sus tres colecciones de cuentos: Cuentos amatorios, Historias Nacionales, Narraciones inverosímiles...

Algunos de sus libros que agrupan sus escritos de crítica literaria son: Historias de mis libros, Juicios literarios y artísticos y Últimos escritos. Alarcón entró en la Real Academia Española de la Lengua en 1875.

Retirado de su casa de Valdemoro, murió en julio de 1890.

Idea básica:

En un pequeño pueblo habitaba un molinero que vivía con su mujer, y esta al ser muy hermosa captaba las miradas y los piropos de los hombres del pueblo.

Los celos del molinero le hacen creer que la mujer le engaña con el corregidor del pueblo, estos celos son infundados, porque su mujer le será siempre fiel

Una noche el molinero cree haber visto a su mujer y al corregidor juntos pero al final todo tiene una explicación en la que el único culpable era el mismo corregidor que preparo todo para estar a solas con la bella joven.

Estructura del tema en

apartados:

  • Situación y origen.

  • La historia comienza durante la celebración de una boda, en el momento en el que un zafio pastor de ovejas se dispone a contar un cuento no sin antes mencionar la pureza e ingenuidad del mismo ya que las muchachas casaderas al oír el titulo “El corregidor y la molinera” (titulo que Alarcón cambiaria por el “Sombrero de tres Picos”) hallarán la falsa deducción de que es algo verde. Nos situamos a principios del siglo XIX reinado por Don Carlos IV de Borbón.

    Alarcón nos relata una España antigua, arraigada en el pasado y dormida ante la posible invasión de Napoleón, pues lejos de temerle le admiran y esperan constantemente el correo que llega dos veces por semana, para poder informarse de sus hazañas por “La Gaceta”.

    Andalucía, ciudad en a que sucede la historia, no desentonan con el resto del país y por tanto Alarcón lo refleja en una amplia explicación de la que se puede deducir un cierto deseo y afán , sobre todo a las costumbres de tipo literario, que se puede deducir de la frase: “... se sacaban un entremés al doblar la esquina...”

  • El molino y sus moradores.

  • En aquel en aquel momento había un molino que era el lugar predilecto de descanso de los paseantes más característicos de la ciudad. Ya que el molinero era un hombre honrado y según la época que obsequiaba a los señores con su conversación y según la época de años les ofrecía desde habas, cerezas y guindas; hasta algún mantecado en navidad pasando por un trago de vino, en invierno el amor de la lumbre.

    Así y de esta manera el molinero se ganaba el don de escribanos, frailes y demás; y por su favor, sin contar el gasto de convites, hacia ahorros de todo tipo.

    Vivía en el molino; el molinero, que en contraste con su mujer era más feo y algo jorobado, sin embargo, a medida que lo ibas conociendo todo su interior era perfecto: tenia la frase adecuada para cada momento, era valiente y gracioso y el timbre de su voz vibrante y elástico, dulce y meloso y ...terriblemente irresistible fue difícil no cautivar a la molinera.

    Ella era una mujer de piel blanca y carnosa de elegante porte y estilo, que había enamorado de distinta manera, desde al venerable obispo de la Diócesis, pasando por el abogado académico, sus dos canónigos y su secretario hasta terminar por el Corregidor.

    Frasquita y Lucas, la molinera y el molinero, eran una pareja feliz compenetrada hasta el máximo. No por lo la fealdad de su marido mostraba su mujer menos cariño y no por los agasajos de los paseantes mostraban Lucas el menor rostro de celos.

    Esto, no significaba que él la quisiera menos a ella sino que el confiaba más en ella.

  • La burla al corregidor.

  • Una tarde del mes de octubre mientras la molinera estaba sentada a la sombra de una parra y su marido contaba las primeras uvas de la temporada, cuando vieron desde lejos al corregidor que quería a la molinera de muy mala manera, escoltado por su alguacil Garñuda. Y entre guasas Frasquita y el molinero quisieron reírse un rato de el corregidor y acordaron

    engañarle diciéndole que el molinero estaba dormido.

    -Dios te guarde, Frasquita -la saludo a media voz-

    A lo que ella le respondió con mil reverencias. EL corregidor estaba confuso, ¿Cómo se encontraba Frasquita tan sola?¿Seria esta su oportunidad de declararle su amor?

    -¿Y Lucas? ¿Duerme? -pregunto prudentemente-

    -Sí,mi Lucas se duerme incluso al borde del precipicio-contesto en voz muy alta-

    -Déjalo dormir, ven y ...siéntate aquí que tengo muchas cosas que decirte.-...-¡Frasquita! -murmuró al fin.

    -Me llamo -contesto la Navarra- ¿Y que?

    -Lo que tu quieras -dijo el-

    Ella le contestó lo que ya tanto se esperaba el corregidor, que lo que ella quería era que nombrase a su sobrino secretario del Ayuntamiento de la ciudad. Pero eso era imposible, ya que el actual tenia muchos amigos entre el cabildo y él se exponía a...

    -Me expongo, me expongo...¿a que me expongo yo por vos? -dijo el corregidor-

    -¿Me querríais a ese precio? -contesto ella-

    -No, si yo ya le quiero de valde -dijo el-

    -Le gusto... -contesto picara-

    -¡Que si me gustas...! ¡...de día...de noche...!

    -Y la corregidora...¿No le gusta a usted?

    -No tanto como tu....

    -Pero ...la quiere o no la quiere.

    -Te diré... que la quiero mucho... bueno la quería antes de conocerte.

    Entre estas y otras palabras el corregidor trató de apoderarse del brazo desnudo de Franquita, y esta casi sin darse cuenta lo empujo hacia detrás, haciéndole caer con silla y todo.

    En ese momento Lucas hace su aparición asomando la cabeza por las ramas del árbol y agradeciendo al corregidor el ruido que había hecho al caerse de la silla, pues le había salvado de la muerte, ya que se había dormido en la rama de un árbol.

    Frasquita rápidamente corre a levantar al ilustre poseedor del sombrero de tres picos que entre dientes susurró al oído de la mujer: “me las pagaras”. Dejando a la Navarra así de una pieza y algo asustada. En ese momento llega el obispo y una larga comitiva, y como si de una camisa se tratara Alarcón cambia rápidamente de escena, relatándonos ya la tarde caída y la vuelta de cada invitado a su hogar.

    Al día siguiente el corregidor, que ya había revelado su amor, ejecuta un plan con el fiel Garduña para poder estar una noche a solas con la molinera y le pide un favor a este que rápidamente le es concedido.

  • cómo lo planean todo y la noche tan loca.

  • Tras finalizar la reunión en el molino, todos los hombres volvieron a sus casas, no sin dejar de mencionar lo guapa que estaba Frasquita , o lo mucho que desearían ser, aunque solo fuera por una noche, el molinero.

    También el corregidor lo deseaba y en la intimidad de su sala, en el ayuntamiento, hablaba así a Garduña:

    -¿Conque decías que esta noche se podía arreglar todo?

    Pues bien, ya está hecho el nombramiento, mañana lo arreglaré con los regidores. ¿No que hago bien?

    -Eso, eso... .Su antecesor tampoco se paraba en bachillerias...

    El corregidor algo molesto, siguió con lo que realmente le interesaba:

    -Acabas de decirme que el molino del tío Lucas pertenece al termino del lugarcillo inmediato, y no al de esta población... ¿Estas seguro de ello?

    -Si -Contesto muy seguro- pero en cuanto el alcalde vea su firma hará cuanto yo le mande...

    -Te he dicho que te calles. A ver, lo que tienes que hacer es ir a casa y advertirle a mi mujer que no dormiré allí. Dile que... “trabajare” hasta muy tarde. Y tráeme la cena aquí.

    Luego iras al lugar en donde hablaras con el alcalde... crees tú que a eso de las 10 podré ya estar allí.

    -A las 9:30 puede llamar sin problemas al molino, yo me ocupo de que todo salga bien -contestó-

    A las nueve de aquella misma noche el tío Lucas y Frasquita, terminada la cena y todas las haciendas del molino se disponían a irse a acostar, cuando en ese instante se oyeron dos fuertes golpes que provenían de la puerta.

    -¿Quién es? -preguntó el tío Lucas-

    -¡La justicia!

    -Dios le guarde Toñuelo -respondió el molinero abriendo la puerta-

    -Tiene usted que seguirme inmediatamente -dijo-

    -¿Cómo seguirte?-...- ¡Alúmbrame Frasquita!

    Franquita hizo lo que la ordenaron y el molinero pudo ver:

    “Para el mejor servicio de nuestra majestad el rey, nuestro señor prevengo a Lucas Fernández, Molinero, que comparezca ante mi autoridad sin excusa ni pretexto alguno; todo ello bajo las penas correspondientes en caso de desobediencia.”

    EL ALCALDE:

    JUAN LOPEZ”

    -¿A que viene esto? -pregunto Lucas-

    -No lo se, el señor alcalde se lo dirá a usted con pelos y señales.

    -Dile que... iré mañana...

    -¡No señor! Tiene que venir ahora mismo sin perder un solo minuto.

    -Yo iré con vosotros -dijo Frasquita-

    -No puede ser, tengo la orden de llevar a su marido nada mas, e impedir que me siga usted.

    -¡Que cosas mas raras! -dijo el molinero-

    Tras esto la pareja se despidió efusivamente y el murciano salió tras Toñuelo.

    Ya iban a mitad de camino, el molinero y el alguacil cuando el primero diviso a lo lejos la silueta de Garduña, y la sospecha que había generado en el molino comenzó a tomar vida.

    Al llegar al Ayuntamiento, el alcalde, sin saber que decir al molinero, y ante la obligación de retenerte allí toda la noche, le invito a dormir en su casa y explicarle al día siguiente el asunto, pues dijo que era largo y que requería de la luz solar.

    El molinero con la cabeza, llevándole la corriente, y todos se marcharon a acostar.

    Cinco minutos después de esto el tío Lucas había equipado a su mula y se dirigió al molino. El hombre, claramente contrariado, iba pensando en el corregidor, en su mujer y reprochándose a la vez como podía dudar de ella.

    En estas y otras iba pensando, cuando oyó un rebuzno cercano, y pensando que era Toñuelo que se había percatado de su huida, intento calmar a su burra, que contradictoriamente soltó un rebuzno de satisfacción, acto seguido se oyó como el burro que había rebuznado primero salía al galope y el murciano respiro tranquilo.

    Pocos minutos después llego a su casa y... ¡horror!, las ropas del corregidor se hallaban tendidas en el suelo cerca del fuego...

    Subió sigilosamente las escaleras y vio con amargura como tras la puerta del dormitorio sobresalían algunos rayos de luz.

    Acerco el oído a la puerta para asegurarse aún más y... oyó... la tos inconfundible del... ¡Asqueroso corregidor!

    Con un aire de venganza en los ojos bajó los escalones rápidamente y quitándose su ropa se puso la del traidor que... estaba algo húmeda. Se observó ante un deteriorado espejo y vio con sorpresa su inigualable parecido con el Corregidor.

    En la mente de Lucas tan solo rondaba una idea: ¡La Corregidora tampoco estaba nada mal...!

    Ahora y después de la agitación anterior, os contaré lo que realmente pasó después del que tío Lucas partiese:

    -Una hora después de que Lucas marchase, Frasquita oyó unas voces que provenían del patio donde estaba el individuo.

    -¡Socorro! ¡Que me ahogo! -gritaban-

    Frasquita corrió pensando que era su marido, pero al ver al corregidor comprendió todo lo que había sucedido.

    -¡Fuera, fuera de aquí! - dijo-¡Que infamia! ¡Para esto ha mandado a llamar a mi marido! ¡Marcharse o no respondo de su vida!

    -¡Calla tonta!... ¿Qué sabes tú? Mira aquí te traigo el nombramiento de tu sobrino; ¡Quiéreme un poco! -dijo- Y no seas necia y me obligues a pegarte un tiro

    -No lo querría a usted -dijo furiosa la Navarra- ni aunque fuese el mismo rey. ¡Que se habrá creído este mamarracho!o-...-

    -¡Aire, aire, pronto! -volvió a decir- de usted no quiero ya ni la gloria...

    El corregidor no contestaba, pero su cara se ponía pálida por momentos y su cuerpo temblaba visiblemente.

    -¡Me muero! -balbuceo- ¡Llama a Garduña¡

    Así lo hizo la buena mujer, mas tarde le engaño diciéndole que iba a la ciudad a por un medico, realmente se dirigía al lugarcillo cercano donde creía que encontraría a su marido.

    A las 11 llegó allí, y al no encontrar a su marido en el lugar en el que el alcalde lo dejo, la molinera se asusto pensando que Lucas estaría en el molino y... hubiese...“herido” al corregidor. Asi que ella, el alcalde Don Juan López y Toñuelo partieron hacia allí.

    Al llegar hubo algo de confusión pues encontraron al Corregidor vestido con las ropas del molinero.

    Garduña les explico la posibilidad de que el molinero hubiera entrado en la casa y al ver al Corregidor en su cama a esas horas hubiese encontrado su honra manchada y tomando las ropas del Corregidor fue a la casa del mismo para desquitarse.

    -¡Quiera Dios que solo le dé por hablar con la

    corregidora! -dijo Garduña-

    -Calla insensato... -le interrumpió el Corregidor- Franquita crees que seria capaz...

    -¡Uy! ¡De eso y de mucho más! -contesto- ¡Corramos antes de que sea tarde!

  • El corregidor halla su castigo.

  • Llegaron poco después a la casa del corregidor, encontraron las puertas cerradas. Llamó Garduña y tras un largo rato su llamada fue contestada:

    -¿Quién?

    -¡Yo, abridme! ¡Vuestro amo! -dijo el corregidor-

    -Vaya usted con Dios, mi amo vino hace una hora y se acostó al momento. ¡Váyase usted a dormir también!

    El corregidor enfadado volvió a llamar diciendo lo mismo y hallando la misma respuesta recargada por una buena tunda de palos de sus propios criados.

    Apartada de esto Frasquita lloraba: ¡Lucas has podido dudar de mi! ¡Has podido estrechar en tus brazos a otra!

    Con todo este jaleo la corregidora se asomó al bacón y le pidió al molinero que paseasen.

    -Hola tío Lucas -saludo sarcásticamente-¿Ocurre algo en el molino?

    -Señora no estoy para guasas, necesito saber que ha sido de mi honra...

    -Eso no es cuenta mía -contesto-

    -Si señora, las mujeres son depositarias del honor de sus maridos -dijo-

    -Ah, no se, pregúntele usted a su mujer, esta ahí.

    -Mercedes, ¡Por los clavos de cristo! -grito el corregidor-¿Dónde esta ese hombre?

    -¿Quién mi marido...? Levantándose.

    -Merceditas que es lo que dices, si es verdad eres una picara, una... -dijo el corregidor-

    -¡Tío Lucas a mi no me grite o le mando a la cárcel!

    -A mi, al Corregidor, a la cárcel -dijo-

    -El Corregidor, -dijo la corregidora- llego a su casa después de acabar su trabajo para continuarlo mañana pero... supongamos que seas el corregidor...¿Podrías tu acusarme?

    La molinera intento darla explicaciones, pero la Corregidora la dijo: Calle, buena mujer dale usted explicaciones a su marido para mi es usted una santa.

    En ese momento apareció el tío Lucas pidiendo explicaciones a su mujer:

    -Tengo dos testigos de mi honra -dijo Frasquita-

    -¿Y quienes son? Dime sus nombres -ansioso el molinero-

    -Una se llama Piñona y otra Liviana.

    -Explícate, mujer. Esas son nuestras burras.

    -Recuerdas que cuando ibas de lugar al molino te detuviste a echar unas yescas y oíste un rebuzno. Pues era mi burra que había reconocido a la tuya y se saludaban como buenas amigas.

    -¡Ah, Frasquita mía! ¡Frasquita de mi alma! ¡Perdona la injusticia y deja que te de un abrazo!...

    -Yo también quiero explicaciones -dijo el corregidor-

    -No las daré hasta que descambiéis las vestiduras y solo las daré a quienes merezcan oírlas.-contesto-

    -Vamos a descambiar -dijo el molinero al Corregidor-

    Mientras los dos hombres se cambiaban la corregidora puso al corriente a la molinera de todo lo que había pasado cuando llego el molinero y de cómo decidieron vengarse.

    En esto salieron los hombres y la molinera al ver a su marido le tiro un pellizco de paz que le hizo ver las estrellas.

    -Merceditas, quiero una explicación -dijo el Corregidor a toque de bastón-

    La Corregidora sin hacer caso a su marido se despidió de la feliz y reconciliada pareja.

    Tras esto se dirigió a su marido y con aire frío le dijo:

    -Mil años que vivas ignoraras lo que ha pasado esta noche en mi alcoba. Por lo que a mi me toca no hay razón que me obligue a satisfacerte, si no fueras el padre de mis hijos te arrojaría por ese balcón como te arrojo de mi cuarto.

    Cuando la Corregidora entro en su recibidor, Don Eugenio, el Corregidor, murmuro cínicamente:

    -Pues señor, no esperaba yo escapar tan bien... Garduña me buscara acomodo.

  • cómo vivieron nuestros personajes.

  • El corregidor, que no volvió al molino fue destituido pro un mariscal francés y murió en la cárcel por no querer respetar a la dominación extranjera.

    Dña. Mercedes no se volvió a casar y educo perfectamente a sus hijos, durante sus últimos años se retiro a un convento.

    Juan López y Toñuelo se convirtieron en guerrilleros.

    El tío Lucas y Frasquita no tuvieron hijos pero siguieron amándose de igual modo y alcanzaron una edad muy avanzada, viendo la época en la que todo el mundo usaba ya los sombreros de copa que no les hicieron olvidar aquellos tiempos simbolizados por el sombrero de tres picos. Murieron al estallar la guerra de los siete años.

    Garduña se hizo afrancesado.

    Estilo de la obra:

    El sombrero de tres picos es prácticamente en toda su estructura de tipo nominar aunque en algunos capítulos tiene rasgos coloristas, como pueden ser los capítulos IV, V y en el VIII en los que se nos definen y presentas a los tres personajes principales, además de Garduña, el molinero, la molinera y el corregidor.

    Algunos ejemplos claramente nominales son: Cap.III-“...ofreciéndoles lo que le daba tiempo, ora habas verdes, ora rosetas de maíz, ora cerezas y guindas, ora lechuga en rama y sin sazonar, ora melones, ora uvas de aquella misma parra que les servia de dosel, castañas asadas y almendras, nueces, y de vez en cuando en las tardes muy frías un trago de pulso(dentro de la casa y a el amor de la lumbre); a lo que por Pascuas solía añadir algún pestiño, algún mantecado o alguna lonja de jamón alpujarreño...”

    Algunos ejemplos coloristas son: “...parecía un Hércules...”

    Aunque en la obra hay algunas descripciones en general podríamos calificarla como nominal pues en las mismas solo encontramos algunos adjetivos y muy tímidamente expresadas algunas metáforas comparativas.

    En el sombrero de tres picos las frases son de dos tipos: simples, separadas por comas (las podríamos calificar de yuxtapuestas), en los diálogos o algún comentario del autor entre diálogos, también en forma simple.

    También encontramos en las narraciones grupos de palabras yuxtapuestas del tipo: “...Porque lo que allí veía era la capa de grana, el sombrero de tres picos, la chupa color tórtola, el calzón de seda negra, el bastón, el espadín, los zapatos y los guantes del infame corregidor. En términos generales diremos que el lenguaje de Alarcón es sencillo y que aunque podemos encontrar frases de todo tipo son mas numerosas las simples.

    Valoración personal:

    El libro me ha gustado mucho por varios motivos:

    • El primero: Es lo bien que Alarcón no relata la psicología de cada personaje, empezando primero por sus aspectos físicos, forma de vestir y terminando por la manera de hablar, que hace diferenciar la personalidad de cada uno.

    También me gusta mucho la manera tan elegante en la que habla de las sospechas del molinero y mas tarde de las del corregidor, o de los trucos de los que se hace valer el molinero.

    • El segundo motivo por el cual me gusta es que la novela tiene una enseñanza moral, a través de la historia se va proyectando una vida en la que el Corregidor era mas o menos feliz, pero después de su intento de infidelidad es ignorado por su mujer, pierde el respeto de los criados y amigos, y además el privilegio de seguir asistiendo a las reuniones del molino.

    Creo que la historia llega a su culminación y a su mejor momento a comienzos de capitulo XV, es cuando realmente se empieza a desarrollar la historia.