El sindrome de down

Educación especial. Integración social. Aborto. Deficiencias infantiles

  • Enviado por: Juan Alberto Benitez Crespo
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

Recensión sobre “ el síndrome de Down “

Juan Alberto Benitez Crespo

La verdad es que tras leer el artículo ,uno da muchas vueltas a la cabeza y se pregunta ¿ qué haría yo si mi hijo fuese deficiente ?.

Los padres no están preparados para la noticia de que su hijo tiene síndrome de down.Normalmente les sucede una cadena de sentimientos y reaccciones entre las que se puede destacar el aturdimiento y la necesidad de obtener información objetiva y real sobre el síndrome de Down.

Es muy importante advertir a todas las familias con hijos con síndrome de down que su hijo es un individuo tan distinto de los demás como lo puede ser cualquier otro niño,y las reacciones y sentimientos de usted y de su familia serán los de su hijo.

Cuando una mujer embarazada está esperando un niño,normalmente se imagina que será un niño sano,que colmará muchos de los sueños e ilusiones de sus padres.Muchos de los padres antes de que el niño nazca,ya han construido un futuro para su hijo,formado por muchos planes que los padres no pudieron cumplir.

Cuando los padres reciben la noticia los sentimientos de conmoción e incredulidad les dejan aturdidos hasta que asimilan la realidad.Las reacciones instintivas que conlleva son una sobreprotección y una repulsa a la anormalidad.Los padres se vuelven excesivamente sensibles por cualquier comentario relativo al bebé.La familia es el mejor núcleo formativo para el niño deficiente.Pero no se le debe hacer un mero receptor de la ayuda familiar.

Lo mejor es integrarlo en todas las actividades posibles como uno más.No intentar tratar al niño como si fuera normal,sino con la mayor normalidad posible.

Hay más posibilidades de que los niños con síndrome de down lleguen a ser niños agradables y que no sean más difíciles de manejar que otros niños,a que se desarrollen con problemas de comportamiento.

Hay una posibilidad mucho mayor de que aprendan a caminar,a vestirse,a comer por su cuenta y a ir al retrete antes de la edad de 5 años,y de que puedan hablar y mantener conversaciones,que entablen amistades y desarrollen una serie de intereses,a que tengan una discapacidad mental severa,con poca habla y escasas habilidades e intereses.

Todos estos factores dependen en gran medida de las oportunidades disponibles para que puedan desarrollar su potencial.

Debido al desarrollo más lento y al tener dificultades de aprendizaje y de captar el sentido del mundo que les rodea,los padres generalmente encuentran que deben supervisarlos durante más tiempo.Pero no todos los padres salen adelante.

Una de cada diez familias decide no llevarse al niño a casa ,no pueden enfrentarse con la idea de tener un bebé con el síndrome de down.Estos niños suelen ir a instituciones u organismos oficiales que cuentan con la infraestructura y personal adecuado para el tratamiento de los mismos.Parece mentira que una persona por el hecho de ser deficiente,carezca del derecho a crecer en una familia recibiendo el cariño y estímulo de todos los miembros ,favoreciendo así una mayor integración en la sociedad.

Por desgracia el trato desfavorable a los deficientes se ha dado mucho a lo largo de la historia.

Ya en la 1ª y 2ª guerras mundiales Mengele ( uno de los verdugos del campo de concentración de Autswitz ) apodado el angel de la muerte ,se ensañaba especialmente con los deficientes a los que torturaba y destinaba a los más crueles experimentos,en el más pauperrimo hacinamiento muchos de ellos morían de hambre,de frío cuando no presos de terribles dolores,consecuencia de los experimentos a los que eran sometidos como cobayas humanas.

Pero si no remontamos a la actualidad el fantasma de la Eugenesia ( utilización de las leyes biológicas para el perfeccionamiento de la raza,con el consiguiente rechazo de los más débiles ) se mueve entre los miembros más relevantes de la cúpula médica americana.

Por ejemplo en 1990 , Joycelyn Elders ,directora del servicio de sanidad de la administración Clinton, declaró que el aborto había tenido un efecto positivo en la salud pública por reducir el número de niños afectados con severas discapacidades.A su declaración añadía el siguiente dato: “ Los niños con síndrome de Down en el estado de Washington disminuyeron en un 64 % gracias al aborto legal “.

Realmente me parece aberrante que en el afán de “ purificar “ la raza se justifique el aborto como solución y erradicación de toda deficiencia.Es realmente vergonzoso que un país que es la primera potencia mundial justifique el asesinato,pues eso es lo que es el aborto.

Pero no sólo es en Estados Unidos donde se cometen estas atrocidades.en los hospitales holandeses los niños con síndrome de Down son rutinariamente privados de alimento hasta la muerte.Con relación a este punto,se sabe que en 1975 el 77 % de los jefes de pediatría de los EEUU también privaban de comida y tratamiento a los niños con alguna discapacidad.

Como muy bien decía G.Orwell :

“ El valor de un niño concebido no radica en la eficacia de lo que realiza,sino en la dignidad de lo que posee : SU PROPIA IDENTIDAD “

Cuando la fragilidad de un niño,con deficiencias de cualquier clase,no inspira la debida protección sino que se plantea como el vertido del que hay que deshacerse,la sociedad entera comienza a enfermar,se cambia la definición de ser humano y los hombres nos convertimos en unos meros depredadores,donde los únicos que tienen posibilidad de sobrevivir son los más dotados,los más poderosos.