El sí de las niñas; Leandro Fernández Moratín

Literatura española del siglo XVIII. Neoclasico. Teatro. Argumento. Personajes

  • Enviado por: Huevi
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 1 páginas
publicidad
publicidad

El SÍ DE LAS NIÑAS

Leandro Fernández de Moratín escribe esta obra a finales del siglo XVIII y principios del XIX, durante el neoclasicismo. Es posiblemente su obra más conocida de entre todas las que escribió, de géneros líricos, narrativos y teatrales. Todo el teatro de Moratín tiene una intención moralizadora y se mueve en un ambiente que resalta las características negativas de la sociedad tratando temas como la libertad de elección en el matrimonio y la necesaria igualdad de los cónyuges en edad y situación social.

Sus principales características son: su carácter didáctico, la ridiculización de los temas sociales y el uso de la regla clásica de las tres unidades:

  • Tiempo: El desarrollo de la acción se amplia a diez horas. Desde las siete de la tarde hasta las cinco de la mañana siguiente.

  • Lugar: El único escenario de la acción es una posada de Alcalá de Henares.

  • Acción: desarrolla una sola historia, la del casamiento de Doña Paquita con Don Diego.

Doña Paquita es una joven educada en un convento de monjas, tiene dieciséis años y está prometida con Don Diego, un hombre adinerado, de cincuenta y nueve. El casamiento ha sido concertado entre Don Diego y la madre de ésta, Doña Irene, en el cual, la prometida no ha tenido ocasión de opinar sobre su futuro. Paquita está a su vez enamorada de un joven militar, Don Carlos, sobrino de Don Diego. El enamorado, con el objetivo de impedir la boda, acude a ver a su amada a una posada, sin saber que era su tío su futuro marido, quien desconocía el amor entre ambos. Por las sospechas que tenía, Don diego, ordena a su sobrino que regrese al regimiento y éste se dispone a obedecer, renunciando a la vez al amor de su amada. Para informar a Doña Paquita, le envía una carta, la cual llega a manos de Don Diego, que, comprendiendo el amor entre los jóvenes, decide renunciar a su matrimonio con la joven, y haciendo llamar a su sobrino, hace posible la unión entre los dos enamorados.

Los personajes principales giran en torno a la idea del casamiento irregular:

  • Don Carlos, es el sobrino de Don Diego, prometido de doña paquita. contra su tío. Contrasta su valor en la batalla y su timidez ante su tío. Es un joven apasionado y valiente que no dudará en luchar por su amor contra Don Diego y contra la opinión de la sociedad.

  • Paquita es una muchacha coqueta y discreta que es obligada a casarse con un hombre mayor que ella.

  • Don Diego es el personaje que desencadena la acción. Se le puede considerar el verdadero protagonista de la obra.

  • Doña Irene, madre de Doña Paquita, representa un personaje autoritario y ridículo que refleja la autoridad de los padres de la época sobre sus hijos.

Moratín utiliza recursos semánticos como la metáfora, Ej. “…ella que no sabe lo que es el mundo, que no ha salido todavía del cascarón”; la ironía, mediante la cual expresa lo contrario de lo que piensa, Ej. “Sí, señora, bien lo oigo, pero no lo querría interrumpir a usted”; hipérbole, para exagerar un término, aumentando o disminuyendo su significado, Ej. “…que si no por esta vez no veía yo el nº tres ni las plagas de Faraón que tiene dentro”; comparación, establece una relación entre dos términos, Ej. “Pues yo, a Dios gracias, he dormido como un emperador”. Y algunos recursos morfosintácticos como: hipérbaton, alterando el orden normal de la frase, “Si, hombre, algo más hay de lo que has visto”; anáforas, repitiendo una palabra o un grupo al comienzo de varias frases, Ej. “…he tenido frecuentes noticias de ella, he leído muchas de las cartas que escribía, he visto algunas de su tía la monja…”

Sigue la estructura habitual, planteamiento (primer acto), nudo (segundo acto) y desenlace (tercer acto).

El carácter de la obra es didáctico, plantea un problema cotidiano y desprende una enseñanza, ya que su fin es criticar la autoridad que ejercen los padres sobre sus hijos respecto al matrimonio, obligándoles a tomar por marido al mejor partido económico. Esta obra adelanta la igualdad de la mujer en la sociedad, animando pues, a rectificar las costumbres y tradiciones de su tiempo.